Cómo motivar a un niño a estudiar

Como motivar a los niños a estudiar

Cómo motivar a un niño a estudiar

Hoy vamos a abordar sin duda uno de los temas que más os preocupa a los padres y que nos ha sugerido una seguidora de Me encanta Murcia.

Expresiones como “no tiene interés”, “le da todo igual”, “es una batalla diaria comenzar a hacer los deberes con él/ella”, “se distrae constantemente”, “se olvida de apuntar los deberes”, etc, son quejas habituales en mi tutoría, de los padres interesados en conocer qué tienen que hacer para mejorar esta situación.

Quiero antes de nada, decir que no tengo la varita mágica pero os proporcionaré todo lo que está a mi alcance tanto personal como profesional.

Y quiero que tengáis en cuenta que no hay una respuesta única sino que existen tantas soluciones como niños hay, ya que cada uno de ellos tiene sus propias peculiaridades y circunstancias.

Aún así, voy a intentar aportar algunas ideas generales que nos sirvan de guía para nuestro objetivo.

1- Conozcamos el problema

Lo primero que debemos entender es que la falta de interés por aprender ,no es responsabilidad absoluta de la menor o mayor capacidad intelectual que tengan los nińos ,también influye la motivación que tengan hacia lo que tienen delante.Aquí viene muy bien esa frase que dice: “hace más el que quiere ,que el que puede”.

Así pues dicho esto,cuando los nińos vienen al “colé” y tienen que empezar a asumir aprendizajes, hacer unos exámenes y aprobar, sus resultados van a venir determinados por dos grandes factores:

1- Su capacidad intelectual. Es decir, su potencial de aprendizaje.

2- Su motivación para el estudio.

Por poner un ejemplo, los niños calificados como “superdotados” que se caracterizan, entre otras cosas, por un elevado potencial de aprendizaje, pueden tener fracaso escolar.

Una de las causas es que su nivel de motivación se centra fuera de la escuela.

Podríamos pues concluir que la motivación para el estudio es el factor de mayor peso para saber de ante mano cuàl va a ser el rendimiento escolar de un niño/a.

2.¿Qué hacemos?

a) Saber cuales son las características del niño/a.

Cuando detectamos los primeros síntomas de apatía hacia el “colé” o dificultad en el aprendizaje, junto con motivarle en los deberes, deberíamos efectuar una evaluación para identificar de donde vienen estas posibles dificultades .

Ya que existen nińos que aprenden más por lo visual,otros son más auditivos.Dependiendo de esa evaluación seremos capaces de darle los recursos y medios que necesita para tal aprendizaje.

b) Preguntarnos cuando empezó la desmotivación

Es repentina o es una actitud construida.Es muy diferente cuando la desmotivación ocurre en un momento determinado.El niño que baja repentinamente en sus notas puede señalarnos la intrusión de factores externos.

Estos pueden ser de tipo familiar (problemas económicos, rupturas matrimoniales, etc.) pero también escolares. A veces nos encontramos con niños que son víctimas fáciles de otros compañeros o incluso algunos que deciden bajar de notas para ser mejor aceptados en el grupo.

Si no somos capaces de detectar estos problemas difícilmente podremos ayudar a motivarlo.

c) ¿Estamos exigiendo algo que no hacemos nosotros?

Los niños siempre aprenden más por lo que ven en sus modelos de referencia (normalmente padres/madres) que por lo que les decís.

Esto quiere decir que si queremos motivar al nińo, debemos ser los primeros en dar ejemplo. Cómo puedo pedirle que lea un libro, que haga sus deberes, que se esfuerce, si nunca nos ha visto coger un libro y disfrutar de su lectura y además se lo pedimos tumbados en el sofá viendo la televisión.

Aunque el padre pueda alegar en su defensa que él ya ha trabajado y ahora se merece un descanso, de poco servirá si queremos motivar a nuestro hijo hacia el esfuerzo.

No se trata de hacer teatro sino de pedírselo con sinceridad, sentándonos con él, diciéndole lo felices que nos sentimos de poder ayudarlo y lo importante que es para nosotros verle hacer los deberes o estudiar.

Dedicarles  tiempo  a los niños es fomentar en ellos la motivación. Si como adultos no hemos sabido transmitir ilusión, pautas, objetivos, constancia y también por que no,lo que ya hablamos en el post anterior,recompensas, no estaremos en las mejores condiciones para motivar a nuestros hijos.

d) Ambiente para el estudio

Es muy importante para motivar a los niños en el estudio que tengan un espacio en una zona silenciosa y fuera sin nada que los distraiga (ruidos, ventanas a la calle, etc).

Factores como una adecuada iluminación y temperatura resultan muy importantes para su adecuado rendimiento.

En la medida de lo posible podemos dejar al niño que personalice su rincón de estudio según sus preferencias (colgar algún cartel, dibujo, etc.) esto le hará sentir en un lugar más próximo y personal.

e) Pautas generales

Vamos ahora a intentar dar algunas pautas generales para mejorar la motivación hacia el estudio de nuestros hijos.

 Para motivar al niño es imprescindible que perciba que puede conseguirlo y para ello necesita que nos sentemos y con el/ella y entre todos:

Establezcamos los objetivos a conseguir. Estos deben ajustarse a la realidad de la situación y las posibilidades del niño y sus circunstancias.Aconsejamos (especialmente en niños pequeños) establecer objetivos a corto plazo (mejor centrarse en el trimestre que en las notas finales del curso).

Este proceso debe efectuarse con la participación activa del niño, preguntándole o dejándole opinar al respecto para que se sienta partícipe del proyecto y no un mero receptor de órdenes.Evidentemente cuanto más pequeño es el niño o peor es la situación (muchos suspensos, larga historia de fracaso escolar o desinterés, absentismo, etc.

) los padres deberán asumir más el papel de toma de decisiones. Aún así recomendamos implicar al niño de una forma u otra.

Desarrollemos y apliquemos nuestro plan para conseguirlos.Una vez fijados los objetivos vamos a ver que hacemos para conseguirlo:

Marcar primero un objetivo final (aprobar todas las asignaturas del trimestre o curso –según edad-) y objetivos parciales (por ejemplo, estudiar cada semana una lección de Historia, etc.).

Y después debemos estructurar y concretar paso a paso,dejando establecido como vamos a organizar los tiempos de estudio(horario), el lugar y como vamos a efectuar la supervisión,cual de los padres, familiar u otro le dará apoyo o supervisión y cómo va a hacerlo,evitando la dependencia.

Algunas estrategias que nos ayudarán en el plan:

Escribirlo en un papel a modo de compromiso de todos. Tenerlo por escrito evita discusiones posteriores sobre lo que se ha pactado o no y es una forma de formalizar el compromiso.

Al empezar el curso o poner en marcha el plan cambiar un poco la habitación o lugar donde estudia el niño. Podemos incorporar una nueva luz, cambiar cosas. Esto creará en él una cierta percepción de cambio y una motivación extra.

Cuando concretemos los tiempos de estudio, tener en cuenta las características personales del niño. (Si necesita más o menos descansos).

– Un recurso que suele funcionar muy bien es que el niño,se comprometa delante de alguien importante para (padrino, tío, abuelo u otro) a llevarlo a cabo.

Debemos estar tranquilos y ser pacientes, evitar mensajes derrotistas o de desaliento cuando las cosas van mal y el nińo está cansado o no quiere. En estos casos podemos buscar una actividad que le guste al niño (jugar a cualquier cosa, dar un paseo, etc.) para cuando acabe los deberes.

Antes de recriminarle el incumplimiento del plan, hacerle ver los aspectos en los que ha avanzado positivamente, esto le dará seguridad y verá que todavía confiamos en él.

Debemos ser constantes y perseverantes pero nunca perder la calma.

f) Tener expectativas razonables

Hemos comentado ya la importancia de conocer las características del nińo y antes de plantearle metas específicas debemos conocer sus posibilidades,ya que,frecuentemente nos encontramos fracasos escolares en las aulas de nińos que se les exige demasiado a causa de un problema no identificado (dislexia, disgrafía, lateralidad cruzada, etc.). La motivación, pues, debe basarse en expectativas realistas.

No lo engañe nunca. Las expectativas que la transmita tienen que estar a la altura de lo que realmente el niño puede conseguir, nunca por encima de ellas ya que podría producir frustración y baja autoestima.

g) La escuela es importante

Cuando los padres se involucran activamente en el aprendizaje de los hijos, le están comunicando de una forma muy clara que tienen interés en ayudarle y que son importantes. Una buena manera de transmitírselo es:

Asistiendo regularmente a las reuniones del colegio. 

Estableciendo una relación adecuada con el/la profesor/a de su hijo. Hágala partícipe del plan de estudios que hemos puesto en marcha y de los objetivos y estrategias que hemos acordado.

-Si es el Niño ha presentado problemas a la hora de hacer o apuntar los deberes, intenten establecer comunicación diaria (al menos hasta que se normalice la situación) mediante la agenda escolar u otro medio.

Procuren mantener siempre una opinión positiva y colaboradora con la escuela.

Intercambien información acerca de los avances del niño. El/la profesor/amaestra puede comunicar que ha hecho bien los deberes o se ha comportado bien y en casa felicitarlo por ello.

Bueno amigos/as espero que este post os haya servido de ayuda,y quisiera deciros que no desesperéis ,recordar que no hay cambios rápidos sino constancia y esfuerzo.Los resultados llegarán aunque cuesten.

Un saludo y hasta el próximo post.

Источник: https://meencantamurcia.es/como-motivar-los-ninos-estudiar/

8 trucos para motivar a los niños a estudiar

Cómo motivar a un niño a estudiar

A veces es un poco difícil motivar a los niños a estudiar, pero eso no significa que sea imposible.

Como padres nos preocupa que nuestros hijos adquieran conocimientos adecuadamente y obtengan buenas notas, es por eso que nuestra participación en su vida escolar también será muy importante para su rendimiento. Con estos trucos que te presentaremos a continuación lograrás que tu hijo se sienta motivado a la hora de estudiar.

Trucos para motivar a los niños a estudiar

Cuando un niño se enfrenta al reto de ir al colegio para adquirir conocimiento y hacer exámenes, sus resultados estarán sujetos a dos factores muy importantes: su capacidad intelectual y su motivación para estudiar. Si está presentando problemas con el segundo factor, estos consejos para motivar a los niños a estudiar te serán muy útiles:

  1. Comenta con el niño diferentes experiencias de otras personas que hayan tenido éxito en cualquier profesión (deportistas, abogados, ingenieros). Esto le permitirá a tu hijo comprender que su esfuerzo traerá frutos al final y valdrá la pena estudiar para lograrlo.
  2. Fíjale objetivos a corto y largo plazo. Cuando, por ejemplo, se marque como objetivo sacar un 10 en alguna materia como matemáticas, debe dejarlo por escrito en un lugar visible. Esto causará que el niño visualice el logro de esta meta y lo tenga siempre presente.
  3. Es importante reconocer el esfuerzo y celebrar sus logros. Frases tan sencillas como “estoy muy orgullosa de ti” o “sabía que eras capaz de lograrlo” son palabras muy importantes para el niño.
  4. Si obtiene una nota que no era la esperada, aliéntalo a continuar y salir adelante. No puedes cometer el error de comparar su capacidad con la de algún hermano o hijo de una persona cercana que tenga mejores resultados que los de él. Recuerda que cada niño tiene su tiempo de aprendizaje.
  5. Si le ofreces algún premio por un logro, debes asegurarte de que sea de su gusto. Es mejor incluso pequeños premios por logros a corto plazo. Para que estos premios no se vuelvan costumbre, ofrécelos cuando quieras que el niño cumpla con alguna tarea o examen que le resulte difícil.
  6. No debes comentar en público si tu hijo tiene bajo rendimiento. Lo único que causará es que el niño se sienta humillado y se desmotivará por completo, por lo que tendrá menos ánimo para estudiar.
  7. No es bueno que los niños escuchen a sus padres criticar las técnicas de enseñanza de los profesores, y tampoco escucharlos decir que la enseñanza es deficiente.
  8. Es positivo que los niños vean asistir a sus padres a las reuniones que se realizan en el colegio, que participen en las actividades y que colaboren con los profesores constantemente. Esto causa que el niño sienta que te preocupas por él y quieres que se sienta cómodo.

¿Cómo detectar que un niño está desmotivado?

Muchos padres buscan ayuda psicológica para detener la motivación en sus hijos, lo que no está mal, pero también la solución puede estar en nuestras manos. Si ves estos síntomas en el niño, puede estar sufriendo desmotivación:

  • No tiene interés por realizar ninguna actividad.
  • Se muestra apático y con falta de energía.
  • No se muestra receptivo para realizar cosas nuevas.
  • No siente pasión por ningún pasatiempo o actividad.
  • Parece ser un niño perezoso.
  • No tiene iniciativa para realizar tareas por sí mismo, solo realiza las tareas que se le exigen.
  • No parece estar feliz con ninguna actividad.
  • Todo lo hace rápido para salir del paso.
  • No siente ilusión por nada de lo que sucede en su entorno.
  • No tiene ganas de hacer las cosas bien.
  • Tiene la sensación de que no es entendido por las personas de su entorno.
  • No tienen claro qué espera su entorno de ellos.
  • No percibe que su esfuerzo sea valorado.

“La técnica de los cuadros de incentivos es muy útil para mejorar  y valorar el comportamiento de los niños”

¿Qué causa que los niños se desmotiven?

La desmotivación en los niños es algo normal, mientras no se alargue con el tiempo. Incluso a los adultos nos ocurre que nos desmotivamos en algún momento de nuestras vidas y eso provoca que no realicemos nuestras actividades con toda nuestra energía, tal y como ocurre también con los niños. Pero, ¿qué puede causar que un niño se desmotive?

  • No reciben la atención que necesitan de parte de sus padres.
  • No encuentran sentido a las cosas que hacen durante el día.
  • Realizan únicamente las tareas que su entorno les exige y no las que ellos quieren.
  • Las tareas que les piden son difíciles de hacer y esto les causa frustración.
  • Tienen algún problema psicológico que no les permite avanzar.
  • Se desenvuelven en un ambiente donde no existe motivación.
  • En casa las normas son muy rígidas.
  • El nivel de exigencia de los padres es de gran nivel.
  • El estilo de crianza es autoritario.

Cada niño tiene su capacidad de entendimiento y su tiempo para madurar. Motivar a los niños a estudiar es de vital importancia para que puedan lograr cada uno de sus objetivos. Debemos apoyarlos y acompañarlos para que no se desmotiven ante cualquier situación.

Te podría interesar…

  • Cortese, A. (2011). Técnicas de estudio. Metodología de la investigación. 
  • Narváez, M. R. T., Guzmán, I. T., González, M. D. C. U., & Robayo, A. M. M. (2009). Hábitos de estudio vs. fracaso académico. Revista educación, 33(2), 15-24. https://www.redalyc.org/pdf/440/44012058002.pdf
  • Ramos, C. B. (2007). La incidencia de las TICs en el fortalecimiento de hábitos y competencias para el estudio. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, (23), a077-a077. http://edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/497
  • Art Markman Ph.D. (2012). Developing Good Study Habits Really Works. Sychonomic Bulletin & Review.
  • Robert Bjork y Nate Kornell. (2007). Principles of cognitive science in education: The effects of generation, errors, and feedback. Psychonomic Bulletin and Review.
  • Quintanilla Paz Soldán, F. ( última consulta octubre 2019). Hábitos de estudio. [ material de apyo al tutor]. Recuperado de: www.prepa8.unam.mx
  • VIU. (17 noviembre 2015). Lad técnicas de estudio mejor valoradas pata niños. Recupetado de: www.universidadviu.es

Источник: https://eresmama.com/8-trucos-para-motivar-a-los-ninos-a-estudiar/

Cómo motivar a mi hijo adolescente para que estudie ⋆ WebPsicólogos

Cómo motivar a un niño a estudiar

La transición de primaria a secundaria es de las más significativas para el niño en edad escolar. Uno de los cambios característicos del paso de 6º curso a 1º ESO es la “repentina” desmotivación hacia la tarea de estudiar, pues los contenidos curriculares (las asignaturas) aumentan en cantidad y complejidad.

Motivar a un adolescente para que estudie es de las cosas más difíciles con la que los padres se enfrentan en la educación de sus hijos. Por una simple razón: estudiar es MUY ABURRIDO y más si no sabes cómo hacerlo.

Otro factor que afecta especialmente a la falta de motivación hacia el estudio es la dificultad que tienen los adolescentes a la hora de valorar las recompensas a largo plazo.

Y estudiar, amigos, es una carrera de fondo, no de velocidad; y los frutos los recogemos, en ocasiones, DEMASIADO TARDE.

S.O.S. Adolescencia a la vista (parte I) 

Cómo poner límites a un hijo adolescente

Cómo comprender a un hijo adolescente : Saber escuchar

Cómo comprender a un hijo adolescente : Saber responder

Argumento 1: “Por qué estudiar”

En este tema tenemos que ser directivos y firmes. Le explicamos a nuestro hijo que la vida no es sólo juego. Todo lo que uno posee o hace (ropa, móvil, ordenador, ir al cine…) ha costado un esfuerzo PREVIO por parte nuestra, un dinero y horas de trabajo.

Él no tiene que buscarse la vida aún, pero sí tiene EDAD para empezar a descubrir que en un futuro no muy lejano, para disfrutar de las cosas materiales y experiencias de ocio tendrá que ganar dinero y que para ello deberá trabajar (por desgracia!). Y su trabajo AHORA es, precisamente, estudiar.

Aunque a su vez, le hacemos ver que el tiempo no es SÓLO obligaciones y “currar” sino que tras el duro esfuerzo vienen las recompensas y el descanso merecido; por lo que también tendrá momentos de ocio que se le respetarán si cumple con su OBLIGACIÓN. Esto se puede extrapolar al tema de las tareas y responsabilidades en el hogar.

En casa vivimos todos y TODOS tenemos que echar una mano (dentro de nuestras posibilidades y edad, por supuesto).

Argumento 2: “Para qué estudiar”

Evidentemente para tener oportunidades de empleo.

Esto no es sencillo de inculcar y requiere una labor paralela de orientación vocacional, porque si le preguntas a un adolescente por cómo se ve dentro de 20 años seguro que responde que la vida le sonreirá, y ganará dinero de sobra casi sin hacer nada.

Desmontar esta fantasía con ejemplos cercanos (conocidos que no tengan trabajo porque no están suficientemente formados o que tienen que trabajar en algo que no les gusta porque ahora te piden carrera, máster e idiomas para ser “mileurista”), puede ayudar a que toquen un poco de pies en la realidad. Y ayudarle a descubrir sus habilidades e intereses por temas a los que se podría dedicar laboralmente dentro de unos años es un buen comienzo para que le encuentre sentido a la ardua tarea de estudio.

 Manual para ser feliz y triunfar en 10 pasos

Si quieres conocer más, sobre como percibe el mundo tu hijo/a adolescente, puedes ver este interesante video sobre el funcionamiento del cerebro durante esa etapa clave de su vida.

Casos especiales…

Una opción más radical, ante los casos más graves (absentistas y repetidores que han agotado la vía ordinaria en la ESO para titular) es llevártelo al campo unos días a trabajar “de sol a sol” y decirle que eso es lo que le espera si no tiene una formación académica. Es fuerte pero os aseguro que he vivido casos en los que ha sido MUY EFECTIVO.

¿Jóvenes sin valores o adultos sin escrúpulos?

Algunas claves sobre la motivación

Lo importante para fomentar la motivación de una persona es que sea intrínseca, es decir, que nazca de la necesidad de la propia persona, porque lo externo a uno mismo, no hace que yo me esfuerce para alcanzar una meta que no es la mía. Traducción: si vuestro hijo se queda en el “yo estudio porque me lo dicen mis padres y no porque yo quiera” no habrá muchos avances.

Por último, aunque suene políticamente incorrecto, el adolescente funciona, muchas veces con premios.

Buscad reforzadores, algo que desee con todas sus fuerzas: salidas el fin de semana con amigos, dinero, móvil, clases de canto…  y “jugad” con ellos como premios por el esfuerzo realizado (incluso aunque los resultados no sean sobresalientes).

Y no os olvidéis de ofrecer cariño, tanto en los premios como en la retirada de los mismos pues las expresiones de amor hacia vuestro hijo NUNCA deben emplearse como moneda de cambio.

Quizás también te interese:

Bajo rendimiento escolar: Variables internas

Bajo rendimiento escolar: Variables externas y metodológicas

Medidas contra el bajo rendimiento escolar

Источник: https://www.webpsicologos.com/blog/como-motivar-mi-hijo-para-que-estudie/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: