¿Cómo saber si mi hijo adolescente es gay?

Mi hijo es homosexual, cómo apoyarlo

¿Cómo saber si mi hijo adolescente es gay?

La adolescencia es ese momento de cambios en el que los jóvenes descubren su identidad sexual. En algunos casos el niño se identifica como homosexual y esto puede generar una serie de angustias o dificultades tanto para el joven como para el entorno, pero no hay de qué preocuparse.

La homosexualidad es la orientación sexual que manifiesta una interacción y atracción física y emocional hacia individuos del mismo sexo.

 Este descubrimiento no sólo es importante para el niño o adolescente, también lo es para los padres pues descubren que tienen un hijo gay o una hija lesbiana.

Ante esta situación surgen innumerables preguntas cuyas respuestas varían en función de diferentes aspectos como las creencias religiosas, ideales fuertemente arraigados sobre la familia tradicional o, quizá, el miedo a lo que les pueda pasar en la escuela.

¿He hecho algo mal?

Es una pregunta habitual, sin embargo, que un hijo sea homosexual no es nada malo. Nadie sabe cuáles son las causas de los diferentes tipos de sexualidad pero, a día de hoy, es más que normal que una persona descubra abiertamente su orientación sin ningún tipo de tabú y en nuestra mano está normalizarlo.

¿Lo pasará mal en su vida?, ¿repercutirá a la hora de encontrar trabajo, ¿sufrirá agresiones en la escuela?

Afortunadamente la homosexualidad está cada vez más aceptada en nuestra sociedad, pero cabe la posibilidad de que esto ocurra. Todo va a depender de dónde elija vivir, cómo sea el ámbito que le rodea y cómo se comporte.

Es importante que los padres mediante el amor y la confianza hagamos que los menores se encuentren seguros y apoyados en casa, eso les ayudará a afrontar con mayor confianza y seguridad en sí mismo cualquier problema que surja a raíz de su condición sexual.

¿Se lo decimos a la familia y amigos?

Siempre está el típico miembro o amigo de la familia que pregunta a los jóvenes por sus parejas y, generalmente, se hacen estas cuestiones con connotaciones heterosexuales. Es normal que nos planteemos hablar con nuestro círculo sobre el tema, pero antes de contarlo deberíamos aceptarlo nosotros mismos y, por supuesto, tener el permiso de nuestros hijos para tratarlo con otra gente.

1. No estás solo

Como padres, debemos demostrar a nuestro hijo que estamos a su lado y que tiene nuestro apoyo incondicional. Existen numerosos recursos que nos ayudarán a encaminarnos hacia el entendimiento y la aceptación, como por ejemplo grupos de familiares en la web.

2. Reconoce la fortaleza y el valor de reconocer su homosexualidad

Asumir la sexualidad y contárselo a los padres requiere un gran esfuerzo por parte del adolescente. Depende de nosotros responder con valor, compromiso y amor. Si nos enteramos de su orientación por otra fuente hay que evitar confrontarlo y darle su espacio para que encuentre su momento.

3. Tu apoyo es muy importante

La reacción de los padres a su orientación o identidad de género tendrá un impacto significativo en sus vidas. Los jóvenes rechazados por su familia están en mayor riesgo de sufrir depresión, abuso de sustancias o, incluso, suicidio.

4. Da la cara por tu hijo si lo molestan fuera del hogar

Puede ocurrir que fuera del hogar sufra algún tipo de acoso a raíz de su orientación sexual. Nosotros como adultos no podemos consentir que esto ocurra y deberemos tomar las medidas necesarias y acudir a quien haga falta. Aseguremos a nuestros hijos que estamos de su lado.

5. La homosexualidad no es pecado

Hay que reconciliar la situación con nuestras creencias religiosas. Algunas iglesias cristianas han dejado de considerarlo como pecado y, de hecho, el propio Papa Francisco ha expresado abiertamente su aceptación hacia la población LGTBI.

6. No trates de cambiar la orientación sexual de tu hijo o hija

La homosexualidad no es antinatural ni opcional. Según la Asociación Americana de Psicología (A.P.A), una de cada 10 personas es homosexual y no eligen su condición. Los expertos en salud mental alertan sobre el riesgo que conllevan las terapias de conversión, son ineficaces, inmorales y conducen a la depresión, por lo que no son una opción.

La orientación sexual de tu hijo forma parte de su identidad, por lo que debe ser respetada y aceptada incondicionalmente. Si es algo que te genera malestar o incertidumbre, busca asesoramiento y trabaja esos aspectos en ti mismo, no le traslades tus temores o rechazo. Él merece lo mejor de sus padres y, eso, es su aceptación y apoyo incondicional.

Úrsula Perona
Psicóloga infantil
Colaboradora de Sapos y Princesas

ConsejosEducación en casaAdolescencia (13-17 años) Preadolescencia (11-12 años) Psicología positiva Sexualidad

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/mi-hijo-es-homosexual-que-hago/

¿Tu hijo te ha dicho que es homosexual? Acompáñalo y muéstrale todo tu apoyo

¿Cómo saber si mi hijo adolescente es gay?

A pesar de que hoy en día la homosexualidad es un hecho cada vez más aceptado socialmente, para muchas personas representa un problema de aceptación y convivencia social. Especialmente para los más pequeños, a quienes puede costarles aceptarlo y, sobre todo, afrontar la reacción de sus compañeros y familiares.

Muchas personas empiezan a darse cuenta de su homosexualidad durante la adolescencia o incluso un poco antes. A pesar de que la sociedad es cada vez más abierta y tolerante frente a las personas homosexuales, y parece que su aceptación social aumenta, aún hoy día muchas personas viven su condición homosexual como un problema.

En el caso de los adolescentes homosexuales (o preadolescentes) pasan en general por un largo proceso de aceptarse a sí mismos que puede ser largo y difícil. Especialmente, porque algunas veces el entorno no les facilita el proceso de aceptación.

Un adolescente gay siente dificultades para explicar a sus padres la naturaleza de sus sentimientos, y de hecho, antes de hacerlo, es probable que trate de engañar a los demás, y sobre todo a sí mismo.

Por ello, es importante que la familia transmita confianza a los niños, y sepa comunicar que siempre ofrecerá apoyo al hijo sea cuál sea su orientación sexual. De este modo, temerán menos comunicarse con los padres y estos podrán ayudarle mejor si el hijo lo precisa.

En cualquier caso, cuando los adolescentes explican su homosexualidad a los padres, esperan que la familia les acepte tal y como son.

El momento de conocer la noticia

Por muy preparado que se esté, y por muy sensibles que sean los padres con esta posibilidad, la noticia inicial siempre provoca una sorpresa, y debe ser asimilada.

Una reacción típica de los padres puede ser tratar de reinterpretar lo que el hijo les ha dicho, o preguntarle varias veces si está seguro. Es un hecho a evitar, pues por más veces que se pregunte, la realidad no va a cambiar.

Los padres deben saber que, en realidad, la homosexualidad es una expresión más de la sexualidad humana, y por lo tanto no es un hecho degradante ni se trata de una enfermedad.

Además, los padres deben comprender que el hijo o hija no ha elegido ser homosexual.

Simplemente es una realidad, y tu hijo debe vivir de acuerdo con ella, respetándose a sí mismo, a los demás y tratando de ser feliz y hacer felices a los suyos.

En este punto, es importante que tengas presente que la sexualidad no es orientable ni modificable, y tratar de cambiar a un hijo en este sentido es siempre un error.

Culpabilidad y miedos

Puede darse el caso de que los padres se sientan culpables, o incluso que traten de culpabilizar a la pareja.

Un hecho que debe evitarse, pues nadie tiene la culpa de la homosexualidad ni, de hecho, existe “la culpa”.

Otro sentimiento que puede invadirte si tu hijo te explica su homosexualidad es el miedo a que sea diferente y al trato que puedan darle los demás. Los siguientes tres consejos pueden ayudarte a deshacerte de este sentimiento:

  • Tratad de aprender y crecer juntos como personas, dejando el miedo a un lado. Descubrid poco a poco la nueva realidad y conocedla lo mejor posible. Comprender mejor la realidad de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales elimina muchas de las preocupaciones que los padres pueden sentir.
  • Orienta tu comprensión hacia tu hijo, y observa qué actitudes o palabras pueden herirle.
  • Evita sentir frustración por no haber detectado la homosexualidad en tu hijo. Recuerda que es una realidad que no puede cambiar, así que haberlo sabido antes no te habría permitido impedirlo.

Aceptación de la realidad

Los padres deben llegar a esta fase. Así, la comunicación con el hijo sobre el hecho de su sexualidad les resultará, poco a poco, algo natural y carente de cualquier dramatismo. Una vez más, en este punto, la comunicación se presenta como algo fundamental.

Un hecho importante es reconocer el esfuerzo, y muchas veces, la angustia que habrá tenido que sufrir un hijo para aceptarse tal como es. Que los padres lo admitan es algo que puede ayudarle mucho, así como pedirle disculpas si en algún momento no se le ha prestado toda la comprensión que se le podía dar.

Un punto destacable es no volver atrás, a otros puntos del proceso.

Volver a intentar negar la realidad, volver a examinar las posibles causas de la homosexualidad o sentir culpabilidad de nuevo son cosas que pueden hacer que el adolescente no se sienta aceptado nunca.

Otra actitud a evitar es la resignación de carácter fatalista (mi hijo es así, no ha podido evitarlo, qué se le va a hacer). Recuerda que una tendencia sexual no es ni una suerte ni una desgracia, simplemente es un hecho con el cual convivir.

Referencia bibliográfica:

Guía para padres y madres: ¿Qué hacer cuando un hijo o una hija nos dice: mamá, papá, soy gay; papá, mamá, soy lesbiana? Familias por la diversidad, Arco Iris Federación Andaluza. 2013.

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/tu-hijo-te-dicho-homosexual-acompanalo-muestrale-todo-tu-apoyo

La orientación sexual

¿Cómo saber si mi hijo adolescente es gay?

  • Tamaño de texto más grande

La adolescencia es el amanecer de la atracción sexual. Esto ocurre debido a los cambios hormonales propios de la pubertad. Estos cambios afectan tanto al cuerpo como a la mente, de modo que el mero hecho de pensar que alguien es atractivo puede causar excitación sexual.

Estas nuevas sensaciones pueden ser intensas, desconcertantes y, a veces, incluso, arrolladoras. Los adolescentes están empezando a descubrir qué significa sentir atracción romántica y física por otra persona. Y reconocer la propia orientación sexual forma parte de este proceso.

¿Qué es la orientación sexual?

El término orientación sexual se refiere al sexo (masculino o femenino) hacia el que una persona se siente atraída. Hay varios tipos de orientación sexual que se suelen describir como:

  • Heterosexual (o «hetero»). Las personas heterosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del sexo opuesto: los hombres se sienten atraídos por las mujeres, y las mujeres sienten atraídas por los hombres. A veces, se conoce a los heterosexuales como «hetero».
  • Homosexual (gay o lesbiana). Las personas homosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del mismo sexo: las mujeres sienten atracción por las mujeres y los hombres sienten atracción por los hombres. El término «gay» se suele usar para referirse a una persona homosexual (sea hombre o mujer). A las mujeres homosexuales también se las llama lesbianas.
  • Bisexual. Las personas bisexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros de ambos sexos.

¿Podemos elegir nuestra orientación sexual?

Ser heterosexual, homosexual o bisexual no es algo que una persona pueda elegir ni elegir cambiar.

De hecho, las personas no eligen su orientación sexual, del mismo modo que no pueden escoger su estatura ni su color de ojos. Se calcula que aproximadamente el 10 % de la gente es homosexual.

Las personas gays están presentes en todos los ámbitos de la vida, todas las nacionalidades, todas las etnias y todos los grupos sociales y económicos.

Nadie entiende por completo qué es exactamente lo que determina la orientación sexual de una persona, pero lo más probable es que se deba a una variedad de factores biológicos y genéticos.

Los expertos médicos y organizaciones como la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) consideran que la orientación sexual forma parte de la naturaleza de una persona.

Ser gay no se considera un trastorno mental ni una anomalía.

A pesar de los mitos y de los conceptos erróneos, no hay pruebas de que la homosexualidad esté causada por las experiencias vividas en la primera infancia, el estilo de crianza ni la educación recibidas.

Los esfuerzos por cambiar la orientación sexual de una persona de homosexual a heterosexual (a veces conocidos como «terapia de conversión») han demostrado ser ineficaces y pueden ser perjudiciales. Los profesionales de la salud física y mental advierten de que no se debe hacer ningún esfuerzo para cambiar la orientación sexual de una persona.

¿A qué edad «lo saben» los niños?

Identificar la propia orientación sexual, sea heterosexual u homosexual, es algo que los niños o los adolescentes suelen reconocer con seguridad desde muy pronto. Algunos adolescentes homosexuales dicen haberse enamorado de personas del mismo sexo en la infancia, del mismo modo que sus compañeros heterosexuales se enamoran de personas del sexo opuesto.

En secundaria, muchos adolescentes gays ya reconocen su orientación sexual, independientemente de que la hayan revelado a otras personas o no. Aquellas personas que, al principio, no se daban cuenta de que eran homosexuales suelen decir que siempre se habían sentido diferentes de sus compañeros, pero no sabían exactamente por qué.

Tomar conciencia y aceptar la propia orientación sexual puede llevar un tiempo. Tener pensamientos sexuales hacia personas del mismo sexo y del sexo opuesto es algo bastante frecuente cuando los adolescentes exploran su emergente sexualidad.

Algunos adolescentes pueden experimentar con el sexo, teniendo incluso experiencias sexuales con miembros de su propio sexo, mientras están explorando su sexualidad.

Pero estas experiencias, por sí solas, no significan necesariamente que el adolescente sea homosexual o heterosexual. Para muchos adolescentes, estas experiencias solo forman parte del proceso de explorar su emergente sexualidad.

A pesar de los estereotipos de género, los rasgos masculinos o femeninos no permiten predecir necesariamente si alguien es heterosexual u homosexual.

Una vez toman conciencia de la propia orientación sexual, algunos adolescentes homosexuales pueden sentirse muy cómodos y aceptar su sexualidad, mientras que a otros les puede resultar confuso y difícil de aceptar.

Cómo se pueden sentir los adolescentes homosexuales

Al igual que sus compañeros heterosexuales, los adolescentes homosexuales se pueden estresar por los estudios, las notas, la universidad, el deporte, las actividades, los amigos y el hecho de «encajar».

Pero, además de eso, los adolescentes homosexuales suelen tener que hacer frente a un estrés adicional, con cuestiones como tener que ocultar quiénes son, la posibilidad de que los acosen por ser gays o de enfrentarse a prejuicios y estereotipos por haber sido sinceros sobre su orientación sexual.

Se suelen sentir diferentes de sus amigos cuando la gente heterosexual que los rodea empieza a hablar de sentimientos románticos, citas y sexo.

Es posible que sientan que todo el mundo espera que sean heterosexuales. O pueden sentir que deben fingir sentimientos que no tienen solo para quedar bien y «encajar».

O tal vez sientan que deben negar quiénes son y ocultar una parte importante de sí mismos.

A muchos adolescentes homosexuales les preocupa si serán aceptados o rechazados por sus seres queridos o si la gente se sentirá molesta, enfadada o desilusionada con ellos.

Este miedo a los prejuicios, la discriminación, el rechazo o la violencia puede llevar a algunos adolescentes que no son heterosexuales a llevar en secreto su orientación sexual, incluso ante amigos y parientes, que podrían brindarles apoyo.

Es posible que a los adolescentes homosexuales les lleve un tiempo procesar sus sentimientos y aceptar este aspecto de su propia identidad antes de revelar su orientación sexual a otras personas. Muchos deciden explicar cuál es su orientación sexual a unos pocos amigos y familiares que los comprenden y los apoyan. Esto se conoce como salir del armario.

Para la mayoría de la gente, salir del armario requiere valentía. En algunas situaciones, los adolescentes que declaran abiertamente su homosexualidad se exponen más a sufrir la intimidación y el acoso que aquellos que no lo hacen.

Pero muchos adolescentes gays, lesbianas y bisexuales que salen del armario ante amigos y familiares se sienten plenamente aceptados por ellos y por su comunidad. Se sienten cómodos y seguros por sentir atracción hacia personas del mismo sexo.

En una encuesta reciente, los adolescentes gays que habían salido del armario indicaron que se sentían más felices y menos estresados que quienes no lo habían hecho.

Cómo se pueden sentir los padres

La adolescencia es una etapa de transición, no solo para los adolescentes sino también para sus padres.

Muchos padres afrontan la emergente sexualidad de sus hijos adolescentes con una mezcla de confusión y angustia. Pueden sentir que no están nada preparados para la próxima etapa de la paternidad.

Y, si su hijo es homosexual, esto puede suponer toda una serie de nuevas preguntas e inquietudes.

Algunos padres se sorprenden al enterarse de la verdad, porque siempre habían creído que su hijo era heterosexual. Otros se preguntan si la noticia será cierta o si su hijo no estará aún seguro del todo.

Hasta es posible que se pregunten si hubo algo que hicieron o dejaron de hacer para causar la homosexualidad de su hijo, aunque no lo haya.

No hay pruebas que demuestren que la homosexualidad sea el resultado de la crianza o de la educación.

Afortunadamente, muchos padres de adolescentes homosexuales entienden y aceptan a sus hijos desde el principio. Sienten que ya lo sabían desde siempre, incluso antes de que su hijo adolescente se lo explicara. Suelen estar contentos de que su hijo haya elegido confiar en ellos y sentirse orgullosos de que haya tenido la valentía de explicárselo.

Otros padres sienten tristeza, desilusión o incapacidad para aceptar la orientación sexual de su hijo adolescente. Pueden estar preocupados por la posibilidad de que su hijo reciba acoso, marginación y/o malos tratos.

También pueden ser hiperprotectores con su hijo, temerosos de que los demás lo juzguen o rechacen. A algunos padres, también les cuesta aceptar la orientación sexual de su hijo por sus propias creencias religiosas o personales.

Lamentablemente, algunos padres reaccionan con enfado, hostilidad y rechazo.

Pero muchos padres solo necesitan tiempo para adaptarse a la noticia. Y es aquí donde los grupos de apoyo y otras organizaciones pueden ayudar. Puede tranquilizar el hecho de conocer a personas abiertamente homosexuales que llevan vidas felices y productivas.

Con el paso del tiempo, hasta los padres que pensaban que no podrían aceptar la orientación sexual de sus hijos adolescentes se sorprenden al descubrir que pueden llegar a comprenderlos.

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: mayo de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sexual-orientation-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: