Cómo sacar el mejor potencial de cada niño por Rosa Jové

Cómo formar niños competentes: Ayudar a los hijos a desarrollar sus capacidades

Cómo sacar el mejor potencial de cada niño por Rosa Jové

Competencia es la capacidad efectiva de conseguir las metas propuestas. Formar niños competentes es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los padres.

Las personas competentes son capaces de observar lo que requiere una situación determinada y proceder en consecuencia sin perder el enfoque.

Suelen actuar con sentimiento, incluso con inspiración, pero no permiten que las emociones les hagan perder el rumbo.

Cuando hablamos de adultos, la competencia es un requisito esencial para lograr el éxito profesional y personal. Por tanto, formar niños competentes es el primer paso para ayudar a los hijos en su desarrollo interno.

Los niños con esta aptitud son capaces de manejar los desafíos emocionales con éxito.

Pueden abordar los obstáculos de manera apropiada según la edad y la etapa de desarrollo en la que se encuentren, gestionar la situación, y emerger con más confianza una vez superados.

En otras palabras, abordan las dificultades internas y externas para seguir enfocados en la tarea y lograr los objetivos propuestos. Pero, ¿cómo se pueden formar niños competentes?

1. Dejar que haga las cosas por sí mismo

Los padres debemos aprender a controlar nuestra propia impaciencia. Desde edades muy tempranas podemos dejar que nuestros hijos investiguen y exploren libremente. Eso no significa que no les vigilemos o les ayudemos si la situación lo requiere. Es simplemente acompañarles y dejarles hacer.

Si se quiere subir a un columpio no impedírselo. Podemos permanecer cerca para evitar accidentes pero sin limitarle, aunque sea de manera involuntaria, por nuestros propios miedos.

2. Incrementar su confianza con pequeños retos

Permitir a los hijos abordar algunos desafíos con nuestra ayuda es muy positivo si queremos formar niños competentes. Estos pequeños éxitos le harán aumentar su nivel de confianza.

Los investigadores del desarrollo emocional llaman andamiaje al apoyo que se da al niño para que realice una tarea o alcance una meta que no lograría de otra forma. El hecho de que cuenten con nuestra ayuda a la hora de asumir estos retos les hará saber a nuestros hijos que siempre hay ayuda disponible si la necesitan.

3. No ponerles a prueba

Cuando enseñamos a nuestros hijos no es conveniente ponerles a prueba ya que están aprendiendo. Por ejemplo, estamos enseñando a nuestro hijo los colores. Le preguntamos y algunos se los sabe pero otros no. Para ti no es más que un color pero para él es un fracaso. Especialmente si percibe nuestra decepción cuando no atina.

Cuando queremos enseñarles algo, no es necesario ponerles a prueba ya que no es la manera más efectiva de enseñar. Si intentamos formar niños competentes debemos entender que los niños aprenden cuando descubren las cosas por sí mismos.

4. Empatizar en lugar de evaluar

Cuando alardeamos de los logros de nuestros hijos delante de los demás le estamos haciendo pensar que, a menos que sea brillante y precoz, es una decepción. Estas actitudes pueden generar en el niño la necesidad de impresionar a quienes les rodean. El problema es que no es algo sobre lo que ellos siempre tienen el control y se acaban frustrando.

Dar mucha importancia a los logros de los niños hace que se sientan evaluados, que se preocupen en exceso por su rendimiento y que incluso se nieguen a probar cosas nuevas.

Si queremos formar niños competentes los padres podemos empatizar con sus emociones cuando supera un reto por sí mismo; en lo orgullosos que estamos de que no se rinda fácilmente; y animarle para que no se rinda ante las dificultades.

5. Valorar los esfuerzos y no los resultados

Los elogios en exceso pueden perjudicar el desarrollo de la capacidad de competencia de niño. No hay que perder la perspectiva. Debemos entender que aunque haya hecho algo increíble lo importante es que sigan intentando hacer cosas, practicando, mejorando y aprendiendo que el trabajo duro da sus frutos.

Los errores son parte del proceso de aprendizaje y rescatar siempre a los niños puede evitar que aprendan lecciones importantes. Cómo padres podemos ayudarles en cada paso del camino para organizar sus ideas o su trabajo aunque deben hacerlo ellos.

6. Gestionar la frustración y formar niños competentes

La práctica hace la perfección. Enseñarles a perseverar cuando las cosas se ponen difíciles es una herramienta para evitar caer en el desánimo y la frustración ante el primer contratiempo.

Las frustraciones son inherentes al crecimiento y hacer las cosas por ellos no es bueno a largo plazo. Ofrecerles nuestra empatía ante las dificultades es un factor vital para el desarrollo equilibrado de su capacidad de superación.

7. Fomentar: optimismo, responsabilidad y persistencia

Hay que reducir el número de veces que nuestro hijo recibe e mensaje de que sus acciones no importan. La competencia y las emociones de dominio tienen mucha relación con el poder. Todos los niños experimentan límites razonables sobre su poder personal, pero cuanto mayor es, tiene más posibilidades de verse a sí mismo como una persona capaz.

Desarrollar la capacidad de competencia es realmente una mezcla de confianza, ingenio, perseverancia, maestría, inteligencia emocional y otros rasgos. Los niños que se consideran competentes se sienten capaces y poderosos. Es más probable que sean ingeniosos, que crean en sí mismos, que intenten desafíos difíciles y muestren mayor resistencia ante los reveses de la vida.

ConsejosEducación en casaInteligencia emocional

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/como-formar-ninos-competentes-ayudar-a-los-hijos-a-desarrollar-sus-capacidades/

Los 6 mejores libros para padres y madres

Cómo sacar el mejor potencial de cada niño por Rosa Jové

La crianza y educación de los hijos durante su paso por la etapa de la infancia es una de las tareas más complejas. Es todo un reto enfrentarse a responsabilidades como educar en valores, llevar a cabo sus cuidados fundamentales, combinar la protección con el darle autonomía, velar por su aprendizaje, y muchas tareas más.

Afortunadamente, existen una serie de obras de literatura pensadas para ayudar a los adultos a lo largo de este proceso de acompañamiento físico y emocional. En estas líneas veremos varias de las más recomendables; diferentes libros para padres y madres que les pueden servir de apoyo para no perderse y usar estrategias educativas eficaces.

Los mejores libros para padres y madres

Estos son algunos de los libros que te pueden interesar si tienes hijos e hijas que pasan por la niñez o la adolescencia.

1. Guía para papás y mamás en apuros (Miguel Ángel Rizaldos)

Este es un libro pensado para ser una herramienta práctica para entender mejor qué hacer y cómo hacerlo en lo relativo a la crianza y educación de los niños y niñas.

Padres, madres y educadores pueden beneficiarse de esta obra, entre otras cosas porque su estructura esquemática lo convierte en un libro fácil de consultar en momentos puntuales yendo directamente a la sección deseada, aunque es recomendable leerlo entero.

El autor de esta obra, Miguel Ángel Rizaldos, es, además de padre, psicólogo con más de 25 años de experiencia atendiendo a pacientes y familias, y en las páginas de Guía para papás y mamás en apuros resume varios de los principios generales de la psicología infantil para poder adaptarse bien a las necesidades de los más pequeños de la casa.

Además, en las últimas secciones de este libro hay varios consejos orientados no a la educación y el apoyo a los hijos, sino a saber cómo velar por el propio bienestar psicológico como padres, tutores o educadores; a fin de cuentas, cómo se siente uno mismo frente a una responsabilidad tan grande influye mucho en la calidad de la relación con los niños y niñas.

2. Los tres tesoros de Martín (Marina Marta García Fuentes)

Este es un libro escrito por la psicóloga Marina Marta García Fuentes, y pensado para que padres y madres lo lean con sus hijos más pequeños. Se trata de una historia que pone el foco en la regulación de las emociones por parte de los niños y niñas, especialmente de los que tengan problemas para gestionar la tristeza, el enfado o el miedo.

En definitiva, un cuento terapéutico muy útil para la familia y para los profesionales, y que si bien no puede sustituir la visita a profesionales de la terapia infantil y de la salud mental en general, ayuda a entender por qué en ocasiones nos sentimos mal incluso cuando no deberíamos estar sufriendo. Además, previamente a la publicación en papel de esta obra, este cuento tuviese 4 millones de visualizaciones en Internet.

  • Para leer más sobre esta obra, haz clic aquí.

3. El cerebro del niño explicado a los padres (Álvaro Bilbao)

El cerebro es el conjunto de órganos que está en la base de la conducta, los sentimientos y los pensamientos, así que nunca está de más saber cómo funciona en una etapa vital tan importante como la infancia.

En este libro, Álvaro Bilbao explica de manera clara y sencilla qué particularidades son las que definen al cerebro infantil en desarrollo, y cuáles son las implicaciones que esto tiene a la hora de criar y educar a los pequeños.

Además, teniendo en cuenta que los primeros años de vida son el momento en el que se definen muchos de los rasgos psicológicos que permanecerán estables en la adultez, conviene tener esta información para adaptarse bien a sus capacidades, sin exigirles cosas poco razonables ni desaprovechar su potencial.

  • Para saber más sobre el libro, haz clic aquí.

4. La crianza feliz: cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años (Rosa Jové)

Este es uno de los libros sobre crianza más interesantes, porque ahonda en un tema fundamental en el proceso de brindar apoyo y seguridad a los hijos pequeños: el apego.

Cómo gestionar las rabietas, cómo propiciar que explore el entorno de una manera segura, de qué manera comunicarse con el pequeño cuando apenas es un bebé, cómo interpretar el llanto, qué hacer con el chupete… Temas que parecen sencillos pero que son fundamentales en el día a día, y que darán forma al modo en el que vayamos tejiendo una relación materno-filial o paterno-filial.

  • Si quieres ller más sobre esta obra o te interesa adquirirla, haz clic en este enlace.

5. Educar en el asombro (Catherine L'Ecuyer)

Un libro para padres y madres que hace suya la filosofía «menos es más» para dar propuestas acerca de cómo gestionar el bombardeo informativo que llega a nuestros hijos a través de Internet y los grandes medios de comunicación.

Educar en el asombro ofrece una propuesta educativa en la que se deja que los pequeños desarrollen su sentido de la curiosidad y exploren el mundo desde su propia autonomía, sin limitarse a ser receptores de titulares y noticias sensacionalistas.

  • En este enlace encontrarás más información sobre la obra.

6. Educar sin perder los nervios (Tania García)

Criar a un hijo o hija suele ser una tarea que muchas veces resulta extenuante.

Y no es para menos, porque no solo tenemos que proporcionar los esperables recursos materiales y la información necesaria para que aprendan; también hay que saber cómo gestionar la expresión de sentimientos y cómo enfrentarse a situaciones de ambigüedad e incertidumbre fruto de convivir con una persona que piensa de un modo muy diferente a como lo hacemos nosotros.

Este libro tiene como objetivo que los padres y madres eviten caer en los errores más comunes de la crianza de los hijos, embarcarse en su educación emocional y cognitiva adaptándose a su ritmo, y establecer el vínculo afectivo del mejor modo posible, sin favorecer la aparición de discusiones y conflictos totalmente evitables.

  • Haz clic aquí para leer más sobre este libro.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/libros-para-padres

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: