¿Cómo será mi hijo?

¿Quieres saber cómo será tu hijo de mayor?

¿Cómo será mi hijo?

Los test genéticos actuales permiten no solo prevenir patologías hereditarias sino también conocer los aspectos físicos y de conducta de nuestro hijo para poder mejorar su educación y desarrollo emocional en el futuro.

¿Cómo será mi hijo de mayor?, ¿Será alto o bajo?, ¿Creativo o lógico?, ¿Nocturno o diurno? Un sencillo análisis de ADN (con una muestra de saliva) nos permitirá averiguar algunas capacidades cognitivas y atributos físicos de nuestros hijos. Con los nuevos test genéticos estarás más preparado para educar a tu hijo ya que conocerás de antemano en lo que probablemente destaque y también lo que le cueste más, adelantándote a sus obstáculos.
 

A través del conocimiento de la composición genética de nuestros hijos podemos descubrir la influencia de los rasgos ambientales y de su forma de vida, así como el impacto de lo que comen, beben, el sitio en el que viven, su estilo de vida y lo activos que son.

Saber su patrón de crecimiento, su potencial atlético, pronosticar si un niño tiene tendencia genética a necesitar gafas o su grado de rendimiento de memoria, son cuestiones que pueden guiarnos a la hora de elegir qué deportes son mejores para él, potenciar sus habilidades, o determinar los comportamientos que debemos reforzar.

Pero, ¿cómo utilizar esa información? Consuelo Prieto, responsable médico de los seguros de salud Néctar, responde a esa duda: “Los test reflejan la predisposición genética de nuestros hijos a tener un comportamiento o rasgo físico concreto, describen las probabilidades, pero no son determinantes. La expresión de un rasgo en particular (fenotipo) está influenciada además de la genética por el ambiente y los estilos de vida, por ello es muy útil disponer de esta información desde que son pequeños, para tomar decisiones con mayor rapidez, comprender ciertas actitudes o potenciar algunas facultades a las que están genéticamente predispuestos. La finalidad de estos test es proporcionar información útil, adelantarnos algunas claves de su personalidad y comportamientos, de manera que pueda ser una herramienta más que nos ayude en su educación”.

¿Qué averiguaré en el análisis de ADN?

1. Físico

– Su capacidad atlética y la velocidad de resistencia.

¿A qué deporte puedo apuntarle? El test puede decirnos si la composición genética de nuestro hijo está más cerca de ser la de un velocista que la de un corredor de resistencia a través del ACTN3 o “gen de la velocidad”. Al conocerlo, podemos optimizar su enfoque en el entrenamiento deportivo o que deporte practicar en base a su ventaja natural.

Miopía. Esta prueba de ADN puede explicar por qué tu hijo es miope, e incluso predecir si tiene cierta tendencia genética a que vaya a necesitar gafas. La miopía, aunque es en ocasiones el resultado de algunos factores ambientales, también se encuentra codificada genéticamente en su ADN.

Altura.

¿Cuánto puede crecer tu hijo? Conociendo cómo será de alto tu hijo, entenderás mejor sus etapas de crecimiento y podrás orientarle hacia las actividades extracurriculares más acordes a su altura.

También puedes ayudarle conociendo qué alimentos son los más idóneos para el crecimiento (entre el 20 y el 40 % de la altura se puede atribuir a efectos ambientales, principalmente la nutrición).

¿Diurno o nocturno? Aunque existen diversos factores que afectan a nuestro reloj interno, recientes investigaciones han descubierto que el ADN también tiene un papel importante.

Los ritmos individuales de sueño y actividad están determinados por los “genes reloj”… el reloj de tu hijo puede preferir la noche o el día, algo que también ayudará a que entiendas ciertos comportamientos o a enfocar algunos hábitos.

Memoria. ¿Recordará los días importantes? ¿Tendrá buena retención de contenidos para sus exámenes? ¿Tendrá mejor memoria verbal o de trabajo? Las respuestas a estas preguntas sobre la memoria de tu hijo te ayudarán a saber cómo orientarle en sus estudios y qué aspectos reforzar.

2. Comportamientos

Modelos de aprendizaje.

¿Tiene tu hijo en cuenta las experiencias vividas a la hora de tomar una decisión? Algunas personas muestran tendencia hacia el modelo de aprendizaje por explotación (aprenden de una decisión pasada con resultado positivo, con reticencia a experimentar resultado negativo), otras, por la exploración, evaluando opciones que producen un mejor resultado. ¿Hacia qué modelo se orienta tu hijo?

Evitar los errores.

¿Tiene tu hijo dificultades para aprender de sus errores? Con estos test podrás conocer si en sus genes tiene la capacidad de mejorar aquello que le ocurre en el pasado, vinculada a la mutación de un gen.

El papel de los errores tiene mucho que ver por ejemplo en el aprendizaje de idomas: el idioma será adquirido mejor si luchamos contra la tendencia natural a evitar errores.

Tendencia al riesgo. ¿Tu hijo hace cosas peligrosas? ¿Le gusta el riesgo? Su comportamiento en busca de este tipo de sensaciones puede estar motivado en gran parte por su ADN.

Asumir riesgos también se refiere a la tendencia a involucrarse en conductas que pueden ser perjudiciales o peligrosas con el fin de lograr un resultado percibido como positivo como conducir rápido o tomar ciertas sustancias.

Apoyo social. ¿Tu hijo es una persona sociable? ¿muestra tendencia a buscar el apoyo en los demás para afrontar sus problemas o prefiere solucionar las cosas por su cuenta? La tendencia de una persona para confiar en los demás es uno de los predictores del bienestar…sabiendo cómo es tu hijo en este sentido puedes ayudarle a mejorar su comportamiento social.

Los tests genéticos se pueden hacer desde bebés hasta los 14 años. Cuanto antes se hagan mejor. Su precio suele rondar los 70 euros, pero algunos seguros de sallud como Néctar, los regalan a sus nuevos asegurados o si traes a un amigo. 

Continúa leyendo

Источник: https://www.miarevista.es/ninos/articulo/quieres-saber-como-sera-tu-hijo-de-mayor-291460974676

¿Cómo será mi bebé? El juego de la genética

¿Cómo será mi hijo?

Cuando estás embarazada pasas mucho tiempo pensando. Pensar en cómo será mi bebé o a quién se parecerá al combinar nuestros genes es de los pensamientos más amables en los que podía ocupar mi tiempo.

Porque, para ser sincera, la mayor parte del tiempo mis pensamientos eran de incertidumbre y preocupación. Que he tenido mis razones pero, aún así, pensar en cosas más banales me venía genial. 

Las leyes de Mendel y la genética

Aunque yo soy de letras de convicción, hay muchos temas de la rama de ciencias que siempre me han encantado.

El de las leyes de Mendel es uno de los que más disfruté en la escuela y de las pocas cosas de las que aún me acuerdo bastante.

Mendel era un señor que se dedicó a juntar guisantitos y gracias a ello nos dejó una enorme contribución a la humanidad: entender cómo funciona esto de la genética.

En realidad, como sucede con muchos descubrimientos, no fue hasta varias décadas después en las que se desarrollaron las bases de su trabajo.

Pero igualmente le reconocemos como padre de esta rama de la biología que ha servido para aclarar tantas incógnitas y que abre tantos caminos interesantes.

Qué dice la genética sobre nuestros rasgos

La genética es un campo apasionante y muy extenso del que yo solo entiendo algunas cosas de modo muy superficial.

En los que respecta a la reproducción humana, hay algunas cosas que tengo claras sobre cómo heredamos de nuestra familia nuestro aspecto, nuestra forma de ser, incluso nuestra tendencia a padecer o no determinadas enfermedades.

Resumiendo mucho, debemos saber que cada persona heredamos dos «copias» (alelos) de cada gen: una copia de nuestra madre y una copia de nuestro padre.

Los alelos no son iguales:

  • Unos son dominantes, aquellos que se imponen siempre frente a otro alelo distinto. Basta con que aquella un alelo dominante para que se muestre esa característica.
  • Otros son recesivos, lo que significa que para que puedan manifestarse necesitan de dos copias.

Son alelos dominantes:

  • Los del pelo oscuro.
  • Los del pelo rizado.
  • Los de los ojos marrones.
  • Los del color más oscuro de la piel.
  • Los de los grupos sanguíneos A y B.

Son alelos receptivos:

  • Los del pelo liso.
  • Los colores de pelo rubio y pelirrojo.
  • Los ojos de color azul.
  • El grupo sanguíneo 0.
  • El color claro de piel.

Así que esto es, a grosso modo, lo que explica a quién nos parecemos y a quién se parecerán nuestros hijos.

También habría que tener en cuenta que algunas características físicas son el resultado de variantes de más de un gen y que en muchas de ellas influye el ambiente al que estamos expuestos durante nuestra infancia.

En fin, que podemos hacer cábalas pero siempre teniendo claro que hay un componente de «azar» que no podemos controlar. Obviamente dos padres rubios van a tener un hijo rubio porque para ser rubios son portadores ambos de alelos de pelo rubio. Pero incluso el tono puede ser diferente en este bebé con respecto a sus padres.

Entendiendo que cada persona recibimos un alelo de nuestro padre y otro de nuestra madre y dependiendo de si estos son dominantes o recesivos podemos explicar que a veces se hereden rasgos «sorprendentes» o que los nietos se parezcan más a sus abuelos que a sus padres, por poner un ejemplo.

Otros factores

Además de la genética, ten en cuenta que lo que determinará a quién se parecerá tu bebé también se verá influido por factores externos y ambientales.

La aportación genética del padre y madre son importantes, mucho, pero también lo son estos factores, que marcarán el desarrollo de tu hijo.

Mis «predicciones» 

Como a mi este tema me gusta mucho, le di bastantes vueltas, sobre todo embarazada del Mayor.

Veamos lo que les aportábamos nosotros a nuestros hijos:

  • Rama materna: Yo soy rubia, de piel muy clara, y tengo los ojos oscuros. En mi familia hay más rubios de piel clara o muy clara como yo, pero mi madre es bastante morena (de piel, de pelo y de ojos). Mi padre tiene los ojos verde claro y mi abuelo materno los tenía azules.
  • Rama paterna: Mi marido es de pelo moreno (pero era rubio de mayor), tiene los ojos verde-miel y la piel clara (aunque no tan clara como yo). En su familia no hay ningún rubio que sepamos y algunos tienen la piel bastante tostada. Uno de sus abuelos tenía los ojos azules.

¿Cómo podrían salir nuestros hijos?

Según mis cálculos, casi cualquier opción era posible:

  • En cuanto al pelo, yo veía muy claro que mis hijos iban a tener el cabello oscuro, porque mi gen recesivo no iba a ser suficiente aportación.
  • En cuanto a la piel, sí que pensaba que tendrían la piel clara porque nosotros la tenemos así, y aunque esos genes son recesivos, al aportar dos, «ganaría» la piel clara.
  • Los ojos me causaban más dudas, porque en nuestras familias había un poco de todo. En cualquier caso, teniendo yo los ojos marrones muy oscuros, apostaba por mi color marrón o, en todo caso, por algún tono verdoso no demasiado claro.

En definitiva, que, mirando sobre todo a mi familia política, no descartaba tener hijos de pelo moreno, ojos oscuros y piel más tostada que la mía. Vamos, que no se hubieran parecido a mi en nada

Источник: https://mamacontracorriente.com/como-sera-mi-bebe/

⇒¿Cómo será mi hijo?⇐ 6 claves genéticas para descubrirlo

¿Cómo será mi hijo?

| cedida

Si bien no es el único factor que contribuye a determinar cómo somos, la genética influye de forma clave en nuestro aspecto y en nuestra psicología. No sólo el color de los ojos, el pelo o la piel se hereda, sino que rasgos de personalidad como la extraversión y la estabilidad emocional dependen en gran medida de los genes que nos transmiten nuestros progenitores.

En este artículo te ayudaremos a responder a preguntas que con toda probabilidad te habrás hecho si estás esperando un bebé: ¿cómo será mi hija o hijo? ¿A quién se parecerá, tanto física como mentalmente? Para ello te presentamos 6 claves que pueden ayudarte a hacerte una idea aproximada, si bien la herencia genética tiene un grado de aleatoriedad importante.

  • Ejercicios para embarazadas (ideales para mantenerse en forma)

¿Cómo será mi hija o hijo? Rasgos físicos y psicológicos

No se puede predecir de forma definitiva cómo será nuestro futuro bebé; sin embargo, sí podemos deducir algunas pistas a partir de nuestros propios rasgos físicos y psicológicos, de los del otro progenitor y de familiares cercanos de ambos.

Veamos de qué modos se heredan aspectos como el color de la piel, del pelo o de los ojos, la estatura, el peso, la personalidad y la inteligencia. Es importante tener en cuenta, además de la relativa aleatoriedad de la transmisión y de la expresión genética, la importante influencia de los factores ambientales, en especial en el caso de los rasgos psicológicos.

1. Color de piel

Antes de empezar a hablar sobre la herencia genética de rasgos físicos es importante hablar de los alelos dominantes y recesivos en que se manifiestan los genes.

De forma muy resumida y simplificada podemos decir que cada alelo, o forma de expresión de un gen, puede ser dominante o recesivo con respecto a otros.

La mayoría de rasgos dependen de conjuntos de genes, no de uno solo.

Así, por ejemplo, en el caso del color de la piel los estudios indican que los tonos oscuros se expresan de forma prioritaria en relación a los más claros.

En consecuencia, existe una mayor probabilidad de que el bebé de una persona con la piel oscura y otra con la piel clara tienda a parecerse al primer progenitor, si bien los genes del segundo reducirán la intensidad de la pigmentación.

2. Color de pelo

Los tonos de pelo oscuros son dominantes con respecto a los claros; por tanto, la probabilidad de que el bebé tenga el pelo moreno si uno de los padres lo es resulta muy elevada.

 El pelo rubio y pelirrojo son considerados rasgos recesivos y, si bien pueden aparecer incluso con varias generaciones de separación, es bastante común que los hijos tengan el pelo oscuro aunque el de los dos padres sea claro.

3. Color de ojos

Como sucede con el pelo y la piel, los tonos de ojos oscuros dependen de alelos muy dominantes.

Los ojos verdes y los azules, que están muy relacionados, se reproducen en los hijos prácticamente siempre que están presentes en ambos padres; por contra, si uno de los progenitores es de ojos oscuros y el otro de ojos claros, es más probable que los del pequeño sean oscuros.

  • Depresión posparto: qué es, síntomas, causas y tratamiento

4. Otros rasgos físicos

Existen distintos rasgos físicos específicos que son dominantes, de modo que es altamente probable que se manifiesten en el bebé aunque sólo estén presentes en uno de los padres. Entre estos encontramos las pecas, los hoyuelos, la línea capilar, la nariz grande, las pestañas largas, los labios gruesos y los lóbulos de la oreja unidos a la cara.

5. Personalidad

La personalidad se puede definir como un patrón relativamente estable de conducta, cognición y emoción.

En su desarrollo influyen tanto factores de tipo biológico y hereditario como otros socioculturales; en este sentido podemos distinguir entre el temperamento (la base cerebral, fisiológica y hormonal de la personalidad) y el carácter, que se desarrolla a partir de la interacción con el entorno.

En relación al temperamento cabe destacar la importancia de la herencia genética en algunos rasgos de personalidad, en particular en el grado de estabilidad emocional y en el de extraversión: estudios genéticos sugieren que la herencia explica entre el 40% y el 60% de las diferencias interindividuales en estas dimensiones (Tellegen et al., 1988) .

6. Inteligencia

La inteligencia un constructo complejo y cuyo significado varía mucho entre individuos; por ejemplo, mientras que muchas personas consideran que la inteligencia emocional es tan relevante como la espacial o la matemática, otras la ignoran y consideran que el término tiene un significado más limitado y tendente a lo racional y numérico. Además los célebres tests de inteligencia son cuestionados por muchos expertos en psicología.

Como sucede con la personalidad, se cree que aproximadamente la mitad de la variabilidad en la inteligencia depende de la herencia genética, entendida desde un punto de vista numérico a través del concepto del cociente intelectual o CI. Esta influencia es más notable en el caso de la inteligencia fluida (razonamiento y resolución de nuevos problemas) que en el de la cristalizada (conocimiento acumulado a lo largo de la vida).

  • Los 10 tipos de inteligencia según la Psicología

Referencias bibliográficas:

  • Tellegen, A., Lykken, D. T., Bouchard Jr, T. J., Wilcox, K. J., Segal, N. L.& Rich, S (1988). Personality similarity in twins reared apart and together. Journal of Personality and Social Psychology, 54(6): 1031–9

Источник: https://viviendolasalud.com/maternidad/como-sera-mi-hijo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: