¿Cómo tratar a los niños impulsivos?

Impulsividad en niños. Consejos para ayudar al niño impulsivo a controlarse

¿Cómo tratar a los niños impulsivos?
Skip to content

Impulsividad en niños: Los niños impulsivos son todo un terremoto, lidiar con ellos puede ser agotador.

No obedece las normas, le cuesta seguir instrucciones, no saben esperar, en cualquier momento aparece una rabieta, dejan las cosas a medias, etc.

Los niños impulsivos parecen tener una energía desbordante que se escapa de cualquier control y para las familias es agotador.

La impulsividad en niños

La impulsividad en niños es un rasgo del carácter contrario a la reflexividad que junto a otros rasgos va a definir la personalidad de una persona. La impulsividad por lo tanto es una característica de algunas personas, que los define y que no pueden evitar. Entendamos un poco más la impulsividad:

  • La impulsividad puede entenderse como un estado de activación neurobiológica. El cerebro de las personas impulsivas libera un mayor número de sustancias (neurotransmisores, hormonas,..) que preparan para la acción, para una reacción motora inmediata. Esto da lugar a una acumulación de energía que ha de liberarse de algún modo.
  • Además la impulsividad también conlleva un déficit del control inhibitorio. Las personas impulsivas tienen dificultades para controlar, para inhibir ciertas conductas. Esto da lugar a actuar sin pensar, ya que tienen dificultades para pararse pensar y controlar su conducta, dirigirla e inhibir los impulsos que pudieran resultar perjudiciales.

Los niños impulsivos

Lo primero que debemos tener en cuenta sobre los niños impulsivos es que tienen grandes dificultades para controlarse. Tienen una gran cantidad de energía, su cerebro no cesa de liberar sustancias que les preparan para la acción, que tiene que salir y además tienen déficit en los mecanismos de control inhibitorio.

Aunque cada niño es distinto, los niños impulsivos tienen algunas características que nos pueden ayudar a reconocerlos:

  • Los niños impulsivos son niños que primero actúan y luego piensan. Tienen muchas dificultades para pararse a pensar antes de actuar.
  • Suelen interrumpir a las personas, no pueden esperar a que el otro termine de hablar. También suelen responder a las preguntas antes de que se haya terminado de formular.
  • Tienen muchas dificultades para esperar su turno en los juegos.
  • Les cuesta tolerar la frustración, por eso tienen mal perder, aceptan mal las críticas y las regañinas.
  • Su autocontrol es muy escaso, por eso tienen a desobedecer a los adultos.
  • Cuando tiene que esperar o estar quieto es habitual que moleste a los demás, que se mueva, que tire del pelo a otros, que les quite cosas, etc.
  • Les cuesta anticipar las consecuencias de sus actos y suelen hacer cosas peligrosas.
  • Aunque entiendan que deben controlarse, tienen muchas dificultades para hacerlo.
  • Los niños impulsivos suelen tener problemas para relacionarse con los demás, se pelean con mucha frecuencia y su actividad puede alterar el clima y las relaciones familiares.

La impulsividad en los niños suele asociarse al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), siendo entendido como uno de sus síntomas principales.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Consejos para ayudar controlar la impulsividad en niños

  • En primer lugar debemos comprender que el niño impulsivo no puede controlarse, no es que no pueda hacerlo. Su cerebro le predispone para la activación inmediata y esa energía se libera en forma de rabietas, contestaciones, malas conductas, etc. Eso no quiere decir que debemos tolerar y aceptar las malas conductas del niño, sino comprenderle, ayudarle y tener mucha paciencia.
  • Aunque tenga más dificultades podemos entrenarle para ello. Podemos enseñarle alguna técnica que le permita tomar el control como la técnica del semáforo (en rojo paramos, en amarillo pensamos y en verde actuamos), la del volcán (que se imagine como un volcán en erupción e intente parar la erupción), la técnica de la tortuga, etc.

Juego educativo: la técnica de la tortuga

  • Los adultos deben mantener la calma cuando se produzcan episodios de impulsividad. A menudo entramos en una dinámica de tensión que solo empeora la situación. Se trata de mantener la calma y la firmeza.
  • Enseñarle técnicas de relajación como la respiración, mindfulness, etc.

Mindfulness o meditación para niños: Actividad de iniciación 

Impulsividad en niños. Consejos para ayudar al niño impulsivo a controlarse Clic para tuitear© 2019 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ Impulsividad en niños. Consejos para ayudar al niño impulsivo a controlarse ] Escuela de padres por Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga @educa_aprende

Источник: https://educayaprende.com/impulsividad-en-ninos/

TDAH

¿Cómo tratar a los niños impulsivos?

  • Tamaño de texto más grande

TDAH significa trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se trata de un trastorno médico. El desarrollo y la actividad del cerebro de las personas con TDAH presenta algunas diferencias que afectan la atención, la capacidad de sentarse quieto y el autocontrol. El TDAH puede afectar a un niño en la escuela, en el hogar y con los amigos.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

En algún momento, a todos los niños les cuesta prestar atención, escuchar y seguir instrucciones, sentarse quietos o esperar su turno. Pero en los niños con TDAH, las dificultades son mayores y ocurren más a menudo.

Los niños con TDAH tal vez tengan síntomas de una, dos o tres de las siguientes categorías:

  • Falta de atención. Los niños con falta de atención (se distraen con facilidad) tienen dificultad para centrar su atención, concentrarse y mantenerse enfocados en una tarea. Tal vez no escuchen bien las instrucciones, se pierdan detalles importantes y no terminen lo que comenzaron. Es posible que sueñen despiertos o pierdan el tiempo. Quizás parezcan distraídos u olvidadizos y no recuerden dónde dejaron sus cosas.
  • Hiperactividad. Los niños hiperactivos son inquietos, movedizos y se aburren con facilidad. Tal vez tengan dificultad para sentarse quietos o permanecer callados cuando es necesario. Es posible que hagan las cosas a las apuradas y cometan errores por descuido. Quizás trepen, salten o jueguen violentamente cuando no deberían hacerlo. Sin querer, es posible que actúen de formas que molesten a los demás.
  • Impulsivo. Los niños impulsivos actúan demasiado rápido antes de pensar. Con frecuencia interrumpen, quizás empujen o agarren a otros y tengan dificultad para esperar. Es posible que hagan cosas sin pedir permiso, tomen cosas que no les pertenecen o actúen de forma arriesgada. Tal vez tengan reacciones emocionales que parezcan demasiado intensas para la situación.

A veces, los padres y maestros notan síntomas de TDAH cuando el niño es muy pequeño. Pero es normal que los niños pequeños sean distraídos, inquietos, impacientes o impulsivos; estas características no siempre indican que un niño tiene TDAH.

La atención, la actividad y el autocontrol se desarrollan poco a poco a medida que los niños crecen. Los niños aprenden estas habilidades con la ayuda de los padres y los maestros.

Pero algunos niños no mejoran mucho en los aspectos de prestar atención, calmarse, escuchar o esperar.

Cuando estas características continúan y comienzan a causar problemas en la escuela, el hogar o con los amigos, es posible que se trate del TDAH.

¿Cómo se diagnostica el TDAH?

Si cree que su hijo tiene TDAH, programe una cita con el médico de su hijo. Él le hará a su hijo una evaluación, que incluye la vista y el oído, para asegurarse de que los síntomas no se deban a otra cosa. Si es necesario, el médico puede remitir a su hijo a un psicólogo o psiquiatra.

Para diagnosticar el TDAH, los médicos comienzan haciendo preguntas sobre la salud, el comportamiento y la actividad del niño. Hablan con los padres y los niños acerca de las cosas que han notado. Es posible que el médico le pida que complete una lista de verificación sobre el comportamiento de su hijo y que le pida que también le dé una lista al maestro.

Después de reunir esta información, los médicos diagnostican TDAH si resulta claro lo siguiente:

  • La distracción, hiperactividad o impulsividad del niño superan lo habitual para la edad.
  • Los comportamientos han estado presentes desde que el niño era pequeño.
  • La distracción, hiperactividad e impulsividad afectan al niño en la escuela y en el hogar.
  • El chequeo médico demuestra que estas dificultades no se deben a otro problema de salud ni a un trastorno del aprendizaje.

Muchos niños con TDAH también tienen problemas de aprendizaje, conductas oposicionistas y desafiantes, o problemas de ansiedad o mal humor. Los médicos suelen tratarlos junto con el TDAH.

¿Cómo se trata el TDAH?

El tratamiento para el TDAH suele incluir lo siguiente:

  • Medicamentos. Esto activa la capacidad del cerebro para prestar atención, calmarse y usar más el autocontrol.
  • Terapia conductual. Los terapeutas pueden ayudar a los niños a desarrollar las habilidades sociales, emocionales y de planificación que aún no tienen debido al TDAH.
  • Entrenamiento para los padres. Por medio del entrenamiento, los padres aprenden mejores maneras de responder a las dificultades de comportamiento que forman parte del TDAH.
  • Apoyo en la escuela. Los maestros pueden ayudar a los niños con TDAH a que les vaya bien y disfruten más de la escuela.

El tratamiento adecuado ayuda a mejorar el TDAH. Los padres y maestros pueden enseñarles a los niños más pequeños a controlar mejor su atención, su comportamiento y sus emociones. A medida que crecen, los niños deben aprender a mejorar su atención y autocontrol.

Cuando el TDAH no se trata, a los niños les resulta difícil salir adelante. Esto puede derivar en baja autoestima, depresión, comportamiento oposicionista, fracaso escolar, comportamientos de riesgo o conflictos familiares.

¿Qué pueden hacer los padres?

Si a su hijo le diagnostican TDAH:

  • Involúcrese. Aprenda todo lo posible sobre el TDAH. Siga el tratamiento que le recomiende el profesional del cuidado de la salud de su hijo. Acuda a todas las citas recomendadas de terapia.
  • Dele los medicamentos de manera segura. Si su hijo está tomando medicamentos para el TDAH, déselos siempre en el horario y las dosis recomendadas. Conserve los medicamentos en un lugar seguro.
  • Trabaje con la escuela de su hijo. Pregúnteles a los maestros si su hijo debería tener un IEP. Reúnase frecuentemente con los maestros para averiguar cómo le está yendo a su hijo. Trabajen juntos para ayudar a su hijo a salir adelante.
  • Criar a un niño objetivamente y con cariño. Aprenda qué enfoques de crianza son los mejores para los niños con TDAH; y cuáles pueden empeorar el TDAH. Hable de forma abierta y alentadora acerca del TDAH con su hijo. Céntrese en las fortalezas y las cualidades positivas de su hijo.
  • Conéctese con otros para recibir apoyo y conocimiento. Únase a una organización de apoyo para el TDAH para obtener novedades sobre tratamientos y otra información.

¿Cuáles son las causas del TDAH?

No está claro qué es lo que provoca las diferencias del TDAH en el cerebro. Existen evidencias claras de que el TDAH es casi siempre hereditario. Muchos niños con TDAH tienen un padre o un pariente con TDAH.

El TDAH no se debe a que el niño pasa demasiado tiempo delante de una pantalla, a una mala crianza ni a la ingesta excesiva de azúcar.

El TDAH puede mejorar cuando los niños reciben tratamiento, comen alimentos saludables, hacen ejercicio físico, duermen lo suficiente y tienen padres que los apoyan y saben cómo responder al TDAH.

Revisado por: Shirin Hasan, MD

Fecha de revisión: noviembre de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/adhd-esp.html

Entender la conducta impulsiva de su hijo

¿Cómo tratar a los niños impulsivos?

¿Cuántas veces ha observado a niños actuando sin pensar? Probablemente muchas veces. La mayoría de los niños son impulsivos a veces y dicen o hacen cosas antes de que puedan evitarlo. Por ejemplo, podrían decir algo inapropiado o correr tras un balón en la calle sin estar atentos a los autos.

¿Qué ocurre con los niños que parecen ser incapaces de “poner un freno mental”? Si su hijo interrumpe a las personas, agarra cosas sin permiso y toma riesgos físicos con frecuencia, puede que usted se pregunte cuál es la razón. ¿Inmadurez? ¿Imprudencia? ¿O se trata de otra cosa?

Aprenda sobre la impulsividad y cómo usted puede ayudar a su hijo a controlarse mejor.

Cómo es el comportamiento impulsivo

¿Cómo luce la impulsividad? Cuando ocurre de vez en cuando, puede parecer un comportamiento común del niño. Sin embargo, cuando ocurre a menudo parece lo que en realidad es: dificultad para controlarse.

La impulsividad no se evidencia de la misma manera en todos los niños y puede cambiar cuando crecen. Cuando los niños son impulsivos, podrían:

  • Hacer cosas tontas o inapropiadas para llamar la atención.
  • Tener dificultad para seguir reglas de manera consistente.
  • Ser agresivos con otros niños (en niños pequeños es común que golpeen, pateen o muerdan).
  • Tener dificultad para esperar su turno en juegos y conversaciones.
  • Agarrar cosas que pertenecen a otras personas o empujar en la fila.
  • Reaccionar excesivamente ante la frustración, la decepción, los errores o la crítica.
  • Querer tener la última palabra y ser el primero.
  • No entender cómo sus palabras y su comportamiento afectan a otras personas.
  • No entender las consecuencias de sus actos.
  • Ser más arriesgados en lo que respecta a las citas románticas, el sexo, conducir, el uso de drogas y de alcohol.

El comportamiento impulsivo suele hacer ver a los niños como si tuvieran menos edad de la que realmente tienen. Así que usted podría observar comportamientos que esperaría hubieran desaparecido hace tiempo. Por ejemplo, un niño de 8 años podría tener el autocontrol de un niño de 5.

Qué puede causar la impulsividad en los niños

La impulsividad puede ocurrir por varias razones. A veces es cuestión de inmadurez. No todos los niños se desarrollan al mismo ritmo, y algunos tardan más que otros en desarrollar la capacidad de detenerse y pensar antes de actuar.

La falta de sueño, el estrés y la frustración son otras de las causas de la conducta impulsiva. Los niños pueden actuar impulsivamente cuando tienen problemas en la escuela o en su vida diaria. Los niños pequeños no siempre tienen las palabras para expresar lo que sienten y puede que no sepan por qué están estresados o frustrados.

En algunos niños puede que haya algo más que esté causando que actúen impulsivamente. Una de las causas más comunes es el TDAH. Muchos niños y adultos tienen TDAH, y dado que se transmite genéticamente, podría ver algunas de estas conductas en otros miembros de la familia.

El TDAH dificulta poder controlar las emociones intensas como la rabia. Por ejemplo, cuando los niños con TDAH se enojan, podrían patear los muebles o decir algo desagradable.

También hay condiciones mentales, como las fobias (miedos intensos e irracionales) y los trastornos del ánimo, que podrían causar conductas impulsivas en los niños.

Es fácil hacer suposiciones acerca de qué causa la conducta impulsiva. Por ejemplo, si el niño hace un comentario grosero, las personas podrían pensar que el comentario tiene la intención de insultar. Sin embargo, en muchos casos el niño no intenta ser rudo o agresivo. Solo necesita más ayuda y práctica para aprender a pensar antes de actuar.

Sin importar qué esté causando la impulsividad en su hijo, existen maneras de ayudarlo a mejorar y adquirir confianza en sí mismo. Tener más control sobre sus actos puede hacerlo sentir más “maduro” y aumentar su autoestima.

Cómo ayudar a los niños a controlar su impulsividad

Existen muchas maneras de ayudar a su hijo. Un buen comienzo es tomar notas de lo que usted observa en la casa, ya que le dará una mejor idea de por qué tiene dificultades.

Por ejemplo, si cree que la impulsividad de su hijo está relacionada con la frustración pruebe usar un registro de la frustración. Esta herramienta puede ayudarlo a dar seguimiento a los comportamientos que está observando a lo largo del tiempo y descubrir patrones.

Si identifica un patrón que persiste es recomendable comentárselo a alguien. El maestro o el médico de su hijo pueden proporcionarle información y sugerencias valiosas de cómo ayudarlo.

Si cree que su hijo pudiera tener TDAH, revise cuáles son los próximos pasos a seguir. Si su comportamiento parece “fuera de control” y no está seguro del porqué, averigüe qué hacer. Esto podría incluir una evaluación gratuita en la escuela, la cual puede orientarlo en la dirección correcta para obtener ayuda y en la identificación de los retos y las fortalezas de su hijo.

Aunque no esté seguro de por qué su hijo actúa impulsivamente, usted puede desarrollar destrezas en la casa. Revise estrategias para:

Ser impulsivo o tener cualquier otro comportamiento que sea problemático puede afectar la manera en que se sienten los niños acerca de ellos mismos.

Explique a su hijo que muchas personas tienen esas dificultades y que el autocontrol puede mejorar con la práctica.

Hable sobre las fortalezas de su hijo, y no deje de celebrar hasta los pequeños logros de su hijo a medida que desarrolla autocontrol.

Email

Print

Sms

Share

El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea. Muchos de ellos tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente.

Bob Cunningham (EdM) es director ejecutivo del desarrollo del aprendizaje en Understood.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/learning-thinking-differences/child-learning-disabilities/hyperactivity-impulsivity/understanding-your-childs-trouble-with-impulsivity

Niños e impulsividad: actividades para ayudarlos

¿Cómo tratar a los niños impulsivos?

Es habitual que hoy en día encontremos en nuestras consultas niños y niñas con un alto grado de impulsividad o con un déficit en el control de sus funciones ejecutivas, mostrando dificultades en organizarse, planificar o estructurar una tarea; así como en tomar decisiones correctas que hayan estado elaboradas y pensadas con anterioridad.

¿Por qué surge la impulsividad en los niños?

En muchas ocasiones, la impulsividad surge como respuesta a una mala gestión emocional, en la mayoría de veces un exceso de emoción, como por ejemplo estar sobre excitado o demasiado enfadado.

Cuando esto sucede, se suele hacer mucho hincapié en exponer a los niños qué es aquello que no han realizado bien en vez de poderles dar alternativas a ello o estrategias previas al momento en el que actúen para poder determinar qué consecuencias conlleva eso que quieren hacer. Si logramos transformar los “NO” en actividades o juegos que sean más atractivos para los ellos, ayudaremos a que vivan esta dificultad de una manera más positiva y, asimismo, podremos afianzar el vínculo con ellos.

Ejemplo para gestionar la impulsividad en niños

Una actividad muy sencilla que utilizamos los psicólogos infantojuveniles para conseguirlo, y que da muy buenos resultados, es la de usar el botón del “Pause”, muy útil para frenar la impulsividad del niño justo antes de realizar una conducta que no será beneficiosa para él.

Esta actividad es muy divertida y entretenida para los niños puesto que los elementos principales para desarrollarla serán el mando a distancia de la televisión, la televisión y nuestro propio cuerpo (si la actividad la realizan los padres desde casa) y nosotros en la consulta podremos utilizar vídeos de y un ordenador.

El objetivo principal de este ejercicio para niños impulsivos es relacionar el estado emocional del niño con su capacidad para tomar decisiones.

Para ello, nos basaremos en hacer entender al niño que, igual que ponemos el “pause” cuando queremos parar una película, unos dibujos o un vídeo, nosotros podemos poner “pause” a nuestro cerebro.

Es muy importante que previamente trabajemos con él en qué situaciones le pediremos que lo utilice.

Los niños impulsivos y la regulación emocional

Nos podemos ayudar de unos dibujos que muestren un cerebro sonriendo cuando las emociones están bien reguladas y un cerebro triste cuando las emociones están mal reguladas, ya sea, por ejemplo, debido a un exceso de alegría, un exceso de enfado o por un disgusto.

Posterior a esta explicación, hay que enseñar al niño que cuando estas emociones están mal reguladas el cerebro termina por tomar una mala decisión, puesto que queda bloqueado y no sabe que es lo que debe hacer.

Será muy importante en este punto contar con muchos ejemplos de situaciones en las que al niño le haya sucedido esto que le estamos contando, así que la coordinación con la familia y la escuela será básica en esta actividad.

Una vez contada la historieta sobre su cerebro, se le explica que para poner remedio a esta impulsividad lo que tiene que hacer es darle al «pause» al cerebro, ayudarlo a calmarse y a tomar una buena decisión. En este momento, empezamos a poner un vídeo de alguno de sus dibujos favoritos y le damos a pausar. Seguidamente, le cedemos el turno al niño para que vea que él también tiene este poder.

Cuando el niño haya jugado un rato con el vídeo, nos pondremos manos a la obra con la parte  más práctica. Para ello, le pediremos que se levante y que empiece a saltar por el despacho y que cuando oiga: “¡PAUSE!” deberá detenerse. Podemos jugar un rato y luego pedirle que lo haga al revés, es decir, nosotros saltamos y el niño nos da la orden de parar.

Finalmente, después de estar un rato jugando a esto, es hora de volver a sentarse y enseñarle que igual que hemos hecho con el cuerpo lo podremos hacer con la mente.

Para ello, le diremos que primero serán sus padres quienes le dirán «pause» cuando esté a punto de hacer una conducta poco adecuada.

Una vez el niño se haya adaptado a la nueva técnica, poco a poco se le pedirá que intente hacerlo de manera autónoma siendo él quien se diga “pause” en forma de pensamiento.

Para asegurarnos de que ha quedado todo claro, podemos retomar todos los ejemplos que se le habían dado sobre situaciones en las que no se había regulado emocionalmente bien y pedirle que nos diga en qué momento debería haber usado el pause y qué conducta alternativa podría usar.

Источник: https://www.isep.es/actualidad-psicologia-clinica/ninos-e-impulsividad-actividades-para-ayudarlos/

De un vistazo

  • La conducta impulsiva está relacionada con la incapacidad de su hijo para poner “un freno” antes de actuar.
    • Por lo general, la impulsividad es un signo de una condición cerebral como el TDAH.
    • Hay ciertos pasos que usted puede seguir en la casa y en la escuela para mejorar la conducta impulsiva de su hijo.

Criar a un niño que salta desde un escalón demasiado alto o se enfurece repentinamente puede ser complicado y agotador. Pero si no puede evitarlo, quizá tenga el  trastorno por déficit de atención con hiperactividad(TDAH) u otra condición. Infórmese acerca de las causas de la conducta impulsiva y cómo podría ayudar.

Lo que podría estar viendo

Los niños que son impulsivos tienen problemas para detenerse a pensar antes de actuar. Podrían decir cosas inesperadas, interrumpir a otras personas, tener dificultad para esperar su turno o hacer cosas peligrosas.

La conducta impulsiva no se evidencia con las mismas características en todos los niños. Y los síntomas pueden cambiar a medida que los niños crecen.

Estas son algunas características que usted podría estar observando en su hijo:

  • Hace tonterías o cosas inapropiadas para llamar la atención de los demás
  • Tiene dificultad para cumplir reglas de manera consistente
  • Se comporta de manera agresiva con otros niños (golpear, patear o morder es común en los niños pequeños)
  • Tiene problemas para esperar su turno en los juegos y en las conversaciones
  • Agarra cosas de otras personas o empuja a otros cuando está esperando en una fila
  • Reacciona excesivamente a la frustración, decepción, errores y críticas
  • Quiere tener la última palabra y tener el primer turno
  • No entiende cómo sus palabras o conductas pueden afectar a otras personas
  • No entiende las consecuencias de sus actos

Qué puede causar la conducta impulsiva

La causa más probable de la conducta impulsiva es eltrastorno por déficit de atención con hiperactividad. Esta es la condición cerebral más comúnen la infancia. Afecta aproximadamente del 8 al 10 por ciento de todos los chicos con edades comprendidas entre los 3 y los 17 años. Los niños tienen tres veces más probabilidad de ser diagnosticados conTDAHque las niñas.

Algunos niños con TDAH actúan y hablan sin pensar, debido a que sus cerebros funcionan de un modo diferente que el de los niños que no tienen este trastorno. La parte del cerebro que controla los impulsos se desarrolla más lentamente de lo normal. Es por esto que los niños con TDAH con frecuencia parecen menos maduros que sus compañeros.

A pesar de que los síntomas podrían atenuarse a medida que crecen, esto no sucede en todos los niños. Existen estrategias que usted puede utilizar en casa y apoyos que pueden ser utilizados en la escuela para ayudar a su hijo a controlar sus impulsos.

Hay otras condiciones en las que la impulsividad también es uno de los síntomas. Además, los niños pueden tener más de una condición. Estas son algunas dificultades de aprendizaje que causan conductas impulsivas en los niños:

  • Trastornos del lenguaje o de la comunicación, o retrasos en el desarrollo del lenguaje:Los niños que tienen problemas para comunicarsepodrían actuar impulsivamente o parecer impulsivos. Ellos podrían no entender las instrucciones, de modo que tampoco esperan que les den instrucciones y simplemente actúan. Quizás se portan mal porque se sienten frustrados porque las otras personas no los entienden. Algunos niños no entienden cómo funciona la conversación, y por lo tanto no saben cuándo parar de hablar o cómo no salirse del tema.
  • Dificultades del funcionamiento ejecutivo:Las funciones ejecutivasson un grupo de habilidades mentales que nos ayudan a organizar y a actuar basados en la información que tenemos. Una de estas habilidades es el control de los impulsos. Si su hijo tiene limitaciones en esta área, podría llegar a tener problemas para controlar su comportamiento. La “disfunción” ejecutiva no es considerada por sí misma un trastorno, pero muchas veces se presenta junto a las dificultades de aprendizaje y de atención.

Obtener respuestas

Entender por qué su hijo tiene problemas para controlar sus impulsos puede requerir una labor de detective.Hacer un seguimiento de sus síntomasy sus conductas es un buen primer paso. Sus notas serán de mucha utilidad cuando hable con los profesionales acerca de sus inquietudes.

Estos son algunos de los pasos que usted puede seguir para averiguar qué es lo que está causando las conductas impulsivas de su hijo:

  • Hable con el maestro de su hijo.Este es un buen lugar para empezar a obtener información. Usted ya sabe lo que está viendo en su casa y el maestro puede decirle lo que ha estado pasando en la escuela. Esta información puede ser muy útil si usted tiene pensado obtener un diagnóstico y necesita hablar con otros profesionales. Incluso, si usted no estuviera planeando esto, el maestro podría intentar diferentes estrategias para ayudar a su hijo en el salón de clases.
  • Hable con el doctor de su hijo.Lleve su libreta de notas para que converse sobre lo que ha observado. El médico probablemente querrá descartar causas médicas que pudieran estar causando la impulsividad de su hijo. Esto podría incluir evaluaciones para el TDAH y los trastornos de comunicación. El doctor también podría referirlo con un especialista, como un pediatra especializado en el desarrollo de la conducta.
  • Consulte con especialistas.Hay una gran cantidad de especialistas que podrían ayudarlo a averiguar qué es lo que está detrás de la impulsividad de su hijo. Un neurólogo podría buscar problemas médicos a nivel del cerebro como el TDAH. Un patólogo del habla buscaría la presencia de trastornos del lenguaje y un profesional de la salud mental podría buscar signos de ansiedad o depresión. También podrían recomendar que su hijo sea evaluado por un especialista en aprendizaje.
  • Considere una evaluación educativa.Usted o el maestro de su hijo pueden solicitar que la escuela loevalúepara determinar cómo sus dificultades están afectando al aprendizaje. Dependiendo de los resultados, su hijo podría obtener recursos de apoyo que se ajusten a sus necesidades. Estos podrían incluir el entrenamiento de sus habilidades sociales y recompensas basadas en un plan de comportamiento. Si la escuela está de acuerdo con esto, la evaluación será gratuita.

Si su hijo es diagnosticado con TDAH, hay una gran cantidad de tratamientos eficaces que pueden ayudar. El doctor le explicará las opciones y supervisará el progreso de su hijo. La escuela podría ofrecer recursos de apoyo como elplan 504que ayudará a su hijo a prosperar en la escuela.

La decisión de obtener o no un diagnóstico depende completamente de usted.

Lo que usted puede hacer ahora

Estar en contacto y trabajar con los profesionales puede ayudarlo a obtener respuestas acerca de la causa de la impulsividad de su hijo. Sin embargo, usted no necesita tener un diagnóstico para que las cosas empiecen a mejorar para usted y su hijo. Estas son algunas sugerencias:

  • Infórmese lo más que pueda.Entender las conductas impulsivas de su hijo facilita encontrar la ayuda que necesita. Además, lo ayudará a recordar que su hijo no está actuando así a propósito.
  • Observe y tome notas.Llevar un registro de cuándo su hijo es impulsivo le proporcionará información muy valiosa. Sus notas pueden ayudar a que usted y los profesionales que están trabajando con su hijo descubran lo que está pasando.
  • Señale cuáles son las conductas no deseadas.Su hijo podría no darse cuenta de que es impulsivo. Con calma, señale estas conductas en privado para ayudarlo a “verlas”, inclusive después de que han ocurrido. Con el tiempo, él será capaz de reconocerlas y tal vez darse cuenta antes de que ocurran. (Tenga presente que algunos niños no serán capaces de controlar la impulsividad solo con esforzarse más, así que consulte con los profesionales médicos si continúa siendo motivo de preocupación).
  • Señale cada vez que se comporta bien.La mayoría de los niños que tienen poco control de sus impulsos quisieran portarse bien. Por eso, elogie a su hijo cuando él sea capaz de manejar sus impulsos. Converse con él acerca de cómo se siente y cómo sus conductas afectan a las otras personas.
  • Conéctese con otras familias.La impulsividad esun síntoma fundamental del TDAH, la condición cerebral más común en la infancia. Esto quiere decir que muchas familias están lidiando con esta condición. Sin embargo, sin importar cuál es la causa de los problemas de su hijo, usted no está solo. En nuestracomunidadpuede hablar con personas que lo entienden y pueden ofrecerle apoyo y consejos.
  • Obtenga consejos de nuestros expertos.Encuentre información y sugerencias de nuestros expertos sobre una amplia variedad de situaciones preocupantes. Obtenga consejos sobre cómo lidiar con la impulsividad y las conductas peligrosas en nuestra secciónEntrenamiento para padres.

Si su hijo tiene dificultad para controlar sus impulsos, no se debe a algo que usted haya hecho o dejado de hacer.

Las diferencias en el cerebro de su hijo le dificultan controlar sus conductas y sus respuestas. No obstante, usted puede ayudarlo a adquirir control.

Conocer la causa de sus dificultades puede facilitar que encuentre las estrategias y los tratamientos que funcionen mejor para él.

  • La conducta impulsiva no es el resultado de una mala crianza. Por lo general, es causada por una condición cerebral.
    • El TDAH es la condición más común asociada con la conducta impulsiva en la infancia.
    • Colaborar con profesionales lo ayudará a crear un plan para manejar los síntomas de su hijo y aprovechar sus fortalezas.

Ansiedad y depresión por Centers for Disease Control and Prevention

Información básica sobre el trastorno del espectro autista por  Centers for Disease Control and Prevention

Apraxia o dispraxia verbal: Descripción y orientaciones de intervención. Por María Gortázar Díaz 

Dislexia Diagnóstico y tratamiento Escrito por el personal de Mayo Clinic

Apraxia del habla infantil Escrito por el personal de Mayo Clinic

La ansiedad en el salón de clases por Rachel Ehmke

Contener los berrinches versus manejar las crisis emocionales por Amanda Morin

Cómo desarrollar las habilidades sociales en los niños por Valeria Sabater

Trastornos de ansiedad y TDHA por healthychildren.org American Academy of Pediatrics

Elizabeth Harstad, M.D., M.P.H.,es pediatra del desarrollo conductual en Boston Children’s Hospital.

Источник: http://ceril.net/index.php/articulos?id=706

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: