Cómo tratar las alergias en el embarazo

Cómo tratar las alergias en el embarazo

Cómo tratar las alergias en el embarazo

Muchas mujeres sufren alergias a diversas sustancias, aunque una de las alergias más frecuentes en España es la rinitis estacional o alergia al polen. Al quedarse embarazadas muchas se preguntan si podrán tomar la medicación, si la alergia afectará al feto o si el embarazo hará que sus síntomas empeoren.

Indice

Síntomas de las alergias

Para poder tratar adecuadamente una alergia, el primer paso es reconocer los síntomas y saber el tipo de alergia que tienes:

– Picor nasal constante

– Picor de ojos

– Dificultad para respirar

– Estornudos constantes

– Alteraciones de la piel

– Mucosidad acuosa

– Ojos llorosos

– Sensación de estar resfriada

Estos síntomas suelen ser comunes en la alergia al polen, los ácaros, el polvo, el pelo de los animales y en general a todo lo que florece durante la primavera.

Impacto de las alergias de la madre en el embarazo

Las alergias que tenga la mamá antes de quedarse embarazada no suponen un riesgo para el bebé, pero sí deben estar controladas ya que, cualquier problema de salud que tenga la madre en estos meses, si no se trata adecuadamente, puede acabar afectando a la gestación y al feto.

Por eso, es muy importante que las mujeres que tienen alergias o asma previas al embarazo consulten con su alergólogo en cuanto sepan que están embarazadas los pasos a seguir en estos meses.

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, un tercio de las embarazadas que sufren alergia no manifiesta complicaciones durante estos meses. De hecho, muchas de ellas mejoran ya que las alergias tienen una relación directa con las hormonas, y los cambios hormonales de estos meses pueden favorecer esta mejoría de los síntomas alérgicos temporal.

Sin embargo, también hay embarazadas a las que les ocurre lo contrario y sus síntomas empeoran en estos meses. No hay estudios pero los expertos piensan que un tercio de las embarazadas mejora, otro tercio empeora y otro tercio sigue igual. Si las alergias son más de tipo respiratorio como el asma o la alergia al polen, los síntomas suelen empeorar. 

Otra posibilidad es que la alergia surja a causa del embarazo.

Es lo que pasa con la conocida como “rinitis del embarazo”, una inflamación de la mucosa nasal que aparece por la dilatación de los vasos sanguíneos y el aumento del volumen de sangre que ocurre durante el embarazo, pero que no tiene relación con una alergia real.

Puede aparecer en cualquier momento de estos 9 meses y desaparece tras dar a luz. Es un poco molesta porque impide respirar correctamente pero no suele tratarse más que con lavados nasales.

 Esta alergia es debida al incremento de los estrógenos y al mayor flujo sanguíneo, que inflama las mucosas nasales y las irrita, generando así más mucosidad. A priori, no presenta ningún inconveniente ya que la mayoría de fármacos utilizados no afectan al desarrollo del feto. Sin embargo, es bastante incómoda para la madre.

¿Se puede tomar medicación para la alergia estando embarazada?

En principio no hay ningún inconveniente y la mayoría de antihistamínicos y fármacos que se usan en medicina para tratar los síntomas alérgicos no son perjudiciales para el feto. No obstante, como decíamos, conviene siempre hablar antes con el médico o experto en alergología y nunca automedicarse. Lo normal es que se recurrar a medicamentos de categoría B y con efecto local.

También pueden usarse en el embarazo los medicamentos para el asma, solo hay que controlar bien la dosis, pero no deben abandonarse ya que es más peligrosa un asma sin tratar.

Asimismo, puedes recurrir a los medicamentos homeopáticos para tratar los síntomas de las alergias. Son muy útiles combinados con los fármacos habituales.

Lo que no se debe es comenzar un tratamiento de vacuna de alergia estando embarazada. Sin embargo, si la mujer embarazada ya estaba recibiendo una vacuna de alergia con buena tolerancia, debe seguir administrándose pues no se ha visto que sea perjudicial.

Además, siempre que sea posible debes intentar evitar la exposición a los alérgenos para evitar las crisis. Por ejemplo, si tienes alergia al polvo, delega la tarea de limpiar en otra persona. Si tu alergia está relacionada con el polen, evita los paseos en lugares con muchas plantas en los meses de floración o usa mascarilla.

En cuanto a las alergias a ciertos alimentos, hay que seguir con la misma dieta que se seguía antes del embarazo, evitando totalmente los alimentos que pueden causar alergia. Si tu médico considera que eso puede afectar a la nutrición del bebé, te recomendará suplementos alimenticios.

Rinitis

Definición:

Inflamación de la mucosa nasal, producida por una infección viral o reacción alérgica.

Síntomas:

Se manifiesta por secreción acuosa, obstrucción de las fosas nasales y picor nasal.

Tratamiento:

Antihistamínicos y esteroides tópicos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/como-tratar-las-alergias-en-el-embarazo-7450

Alergias de la piel en el embarazo: urticarias y otras molestias

Cómo tratar las alergias en el embarazo

Aproximadamente una de de cada cinco mujeres experimentan cambios en su piel durante el embarazo, que pueden incluir acné, oscurecimiento de la piel y estrías.

Si bien es cierto que estas marcas de belleza pueden molestar estéticamente, no deben preocupar y son totalmente normales.

Algo menos común, aunque también frecuente es la aparición de ronchas en la piel o urticaria, que se deben a los cambios hormonales y que suelen desaparecer tras el parto.

Urticaria en el embarazo

Además de estirarse para acoger al bebé que crece en el interior, provocando sequedad y picor, la piel de la futura mamá también puede sufrir granitos y rojeces: erupciones cutáneas que desaparecerán tras el parto, cuando el nivel hormonal vuelva a su estado anterior.

Estas pequeñas lesiones, que se manifiestan a veces con un picor muy incómodo, no son peligrosas para la madre ni para el bebé. Suelen aparecer en el último mes de embarazo y en alguna extraña ocasión permanecen durante el puerperio.

Lo que ocurre es que el vaivén hormonal y los cambios propios de la gestación, (como la sequedad y estiramiento de la piel) provoca que el organismo se vuelva más sensible a agentes patógenos y la embarazada acuse más brotes de urticaria.

Las causas más frecuentes que la provocan pasan por una reacción alérgica a 'casi' cualquier cosa: a algún alimento (como lácteos, frutos secos o mariscos), a una picadura de insecto, a un medicamento, a un producto químico, al polen o al pelo de algún animal.

Como puede empeorar o activarse por el rascado, el estrés o la presión sobre la piel, es importante hidratarla para no empeorar las erupciones.

Erupción polimorfa del embarazo

Conocida como PUPP (Pápulas y Placas de Embarazo Urticariales Pruriginosas) esta enfermedad inflamatoria de la piel puede llegar a padecerla una de cada 150 mujeres embarazadas. Se reconoce por las pápulas rojas que sobresalen en la piel. Suelen aparecer en el abdomen (donde hay estrías) y pueden extenderse por los brazos y las piernas, provocando mucha comezón.

Algunas investigaciones apuntan a que las PUPP están relacionadas con una condición genética, ya que parece ser hereditaria, pero la causa que la provoca aún es desconocida.

Es más frecuente en madres primerizas (entre las semanas 36 y 39) y no suele volver a repetirse en embarazos posteriores.

Se presenta de formas variables: al principio se manifiesta como pápulas urticariformes (placas rojizas edematosas) que afectan a las estrías de distensión y que suelen picar mucho. Después, las lesiones varían de morfología (de ahí la denominación «polimorfa»), pudiendo parecerse a granitos de picaduras de insecto, ampollas….

Suelen localizarse en el abdomen (donde hay estrías), y se extiende a los muslos y nalgas. En algunas ocasiones también aparecen en brazos y otras partes del cuerpo e incluso en la cara.

Hay que consultar con el ginecólogo para que recete el tratamiento más adecuado.

Colestasis de embarazo

Afecta a 1 de cada 50 mujeres es la colestasis del embarazo y se reconoce porque aparece un picor intenso en la piel acompañado de náuseas, vómitos, y, en casos extremos, ictericia. Este último síntoma puede indicar que hay problemas en el hígado, por lo que se recomienda acudir inmediatamente al médico porque se asocia a un incremento de prematurez o incluso muerte fetal.

El prurito de la colestasis intrahepática del embarazo se distingue porque es generalmente nocturno y afecta las palmas y plantas (a diferencia del prurito psicológico).

¿Cómo prevenir y tratar la urticaria durante la gestación?

Es habitual que las erupciones leves desaparezcan solas, siempre que no se frote la zona afectada para no empeorarlas. Es recomendable no usar jabón (o muy poco) y sí mantener la piel bien hidratada para combatir la sequedad y el picor.

Si la erupción se debe a una reacción alérgica, es posible que el médico recete algún tratamiento antihistamínico seguro que no afecte al bebé y algún producto tópico para aliviar la picazón.

Además, no solo hay que evitar los alimentos o patógenos que produzcan alergias porque durante el embarazo la mujer es más susceptible.

También hay algunos consejos que ayudan a minimizar la urticaria en la gestación:

  • Evitar los baños calientes y duchas de agua caliente.
  • No usar ropa ajustada.
  • Tratar de no rascarse la piel.
  • Evitar el estrés y practicar técnicas de relajación.

Y lo más importante: consultar siempre con el médico y nunca tomar medicamentos sin prescripción. Porque no todos los medicamentos son compatibles con el embarazo.

Vía | Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy Association)

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La piel necesita cuidados especiales tras el parto, Alergia primaveral durante el embarazo: consejos para aliviar los síntomas

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-de-la-madre/alergias-piel-embarazo-urticarias-otras-molestias

Cómo afecta la alergia a la embarazada y al bebé

Cómo tratar las alergias en el embarazo

La alergia es un conjunto de enfermedades cuyos síntomas se desarrollan cuando el paciente entra en contacto con la sustancia a la que es alérgico. Las personas no alérgicas toleran sin problemas la exposición a estas sustancias.

El origen de una reacción alérgica no está, por tanto, en el agente que la produce, sino en el propio individuo.

Por eso, se considera quela condición de ser alérgico en gran parte es constitucional, depende de una predisposición individual que frecuentemente es hereditaria y que se denomina atopía (que literalmente significa «fuera de lugar»). Las sustancias que producen estas reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Cómo se desencadena la alergia

La inmunoglobulina E (IgE) es un tipo de anticuerpo presente en todas las personas.

En los individuos alérgicos, estos anticuerpos IgE reconocen y se unen a los alérgenos; esta unión induce a que ciertas células liberen mediadores químicos, en particular la histamina, que producen una respuesta inflamatoria, responsable en última instancia de los síntomas típicos de la reacción alérgica. Los anticuerpos IgE que reconocen un determinado alérgeno se producen tras una o varias exposiciones al mismo. Este proceso se llama sensibilización.

Durante estas exposiciones iniciales se tolera el contacto con el alérgeno, pero una vez  generados los  anticuerpos IgE específicos  para esa sustancia, es decir, cuando el individuo se ha sensibilizado, si se produce un nuevo contacto, se desencadenará la reacción alérgica.

La piel y las vías respiratorias son los dos órganos que con mayor frecuencia se ven involucrados en las reacciones alérgicas por ser la primera zona de contacto.

Dependiendo del órgano afectado, hablaremos de dermatitis (piel), de conjuntivitis (conjuntiva ocular), de rinitis (mucosa nasal) o de asma (bronquios).

En el caso de las reacciones a alimentos, a medicamentos o a picaduras de insectos, las manifestaciones pueden aparecer implicando a distintos órganos simultáneamente (piel y mucosas, vías respiratorias, tracto digestivo…) conformando un cuadro con síntomas generalizados que se llama anafilaxia.

Cómo afecta la alergia a la embarazada

Las enfermedades alérgicas son propias de personas jóvenes, gran parte de ellas en edad fértil, por lo que es frecuente que las padezcan mujeres embarazadas y mujeres en período de lactancia. Son  enfermedades crónicas, muchas veces ocasionadas por múltiples causas, que habitualmente necesitan de tratamientos prolongados.

Durante el embarazo, hay que buscar la forma óptima de conseguir el bienestar de la madre sin riesgo para el bebé.

No hay que olvidar que cualquier enfermedad que padezca la madre, si no está debidamente controlada, supone un doble riesgo, puesto que afecta a ambos, madre y e hijo.

Las enfermedades alérgicas no son la excepción: la mujer embarazada precisa una atención especial, aunque las reacciones alérgicas de las embarazadas obedecen a las mismas causas y se producen por los mismos mecanismos que las de la población general.

El tratamiento de las enfermedades alérgicas descansa en tres pilares: los medicamentos, las vacunas antialérgicas (inmunoterapia específica) y el control ambiental.

El arsenal terapéutico contra las enfermedades alérgicas de las embarazadas es prácticamente igual al utilizado en el resto de la población, pero hay que escoger los medicamentos con cuidado, eligiendo aquellos que sean seguros tanto para la madre como para el feto.

La valoración del riesgo de utilizar un medicamento durante el embarazo es complicada.

No sólo depende de la capacidad intrínseca del fármaco de producir daño al feto, sino también de la fase del embarazo en que se utilice, de la dosis y de la duración del tratamiento.

El período de mayor riesgo es el primer trimestre, dado que en esta etapa se forman la mayoría de los órganos.

Las vacunas antialérgicas pueden seguir utilizándose durante el embarazo, pero no se debe iniciar una vacuna antialérgica durante la gestación. Si la mujer ya estaba recibiendo la vacuna cuando se quedó embarazada, puede continuar la administración de la misma sin problemas.

Las medidas de control ambiental y las medidas de evitación de alérgenos deben intensificarse durante el embarazo.

Cuanto menos se exponga la mujer embarazada a las sustancias que le producen alergia, menos síntomas presentará y menos fármacos necesitará para su control. Esta es la forma más segura de tratamiento, evitar el alergeno.

El principal inconveniente es que muchas veces no se puede eliminar por completo la exposición a las sustancias que le producen alergia a la embarazada.

Artículos Relacionados Enfermedades en el embarazo Las mujeres en edad fértil son el grupo en mayor crecimiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). La prevalencia en España de gestantes infectadas por el VIH se estima entre 1,6 y 1,9 por cada 1.000 embarazadas. Cómo se transmite el VIH al bebé En ausencia de… Enfermedades en el embarazo La diabetes gestacional se define como cualquier grado de intolerancia a la glucosa detectado durante el embarazo y que puede requerir tratamiento con insulina o sólo con dieta. Según la American Diabetes Association (ADA) y la International Diabetes Federation (IDF), entre un 7 y 12% de… Enfermedades en el embarazo La diabetes gestacional es una patología bastante frecuente durante el embarazo. Controlada, no suele causar problemas. Con la ayuda del doctor José Luis Bartha, jefe del servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid) y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, explicamos por… Enfermedades en el embarazo Gracias a los tratamientos antirretrovirales y a las medidas preventivas como la cesárea electiva en los casos indicados, la profilaxis intraparto, la lactancia artificial y el tratamiento al recién nacido infectado, se ha conseguido reducir prácticamente a 0% el porcentaje de transmisión…

Источник: https://www.natalben.com/enfermedades-cronicas-embarazo/alergia

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: