¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

¿Cómo hacer que el niño deje el biberón?

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

El biberón y el chupete pueden ser compañeros inseparables de un niño, esos con los que está a gusto en todo momento.

A las madres nos consuela que nuestro bebé se relaje y se sienta acompañado por su “amigo” fiel, pero llega un momento en el que crece y debe pasar a una nueva fase.

Si optaste por el biberón en lugar de por la lactancia materna, te interesa lo que te vamos comentar a continuación.

Unos pequeños cambian del biberón al vaso o la tacita apenas le mostramos cómo beber la leche, el agua y los zumos así como lo hacen mamá, papá, un hermano mayor… otros lo dejan por sí solos. Sin embargo, a no pocos les cuesta un tanto de trabajo despedirse de ellos. Si este último es el caso de tu hijo te ofrecemos algunos consejos que podrán ayudarte en este proceso.

¿Hay que estimular al niño para que deje el biberón?

En realidad, es necesario dejar su propio ritmo para que deje el biberón puesto que obligarle a hacerlo cuando no se siente preparado es del todo contraproducente para su desarrollo. Aunque merece la pena mencionar que cuanto más crezca el niño más complicado se le hará desprenderse de su preciado biberón.

Para un niño pequeño el biberón significa un momento de relajación donde está acompañado de mamá o de papá, o incluso se lo puede tomar sin ayuda… pero relajado y disfrutando del momento. Puede usar el biberón además de para alimentarse con leche o zumos, para relajarse y dormirse o para jugar con él.

No es recomendable permitir que el niño esté con el biberón por su cuenta puesto que, si juega demasiado con el biberón sin tragar el líquido, los azúcares del mismo podría ocasionarle caries indeseadas.

A estos pequeños les gusta masticar la goma de la tetina del biberón e incluso pueden preferir la facilidad de succión a la masticación.

Esto último podría ser un problema para poder introducir los alimentos sólidos en su dieta. 

Cuándo es el mejor momento para pasar a la taza infantil

A partir de que cumpla el primer año es un buen momento, pero dependerá sobre todo de su maduración y de si realmente le ves preparado o no para dar este paso. Al principio podemos comenzar a darle algunos sorbos de agua para que vaya aprendiendo, el zumo, un yogurt… hasta pasar a la leche si es lo que queremos al final. Comprueba que realmente sabe sorber en vasito.

Conseguir que el niño deje el biberón

Si crees que tu hijo/a está preparado/a para dejar el biberón, entonces te vamos a dar algunos consejos para que el proceso sea más fácil para todos. No pierdas detalle y recuerda respetar siempre sus ritmos.

  • Permite que escoja su propio vaso para beber, de esta manera se sentirá involucrado y podrá aceptar el cambio con una mejor actitud que si se lo impones tú. Lo ideal es tener solo 1 o 2.
  • Muestra el vaso a tu hijo con entusiasmo y enséñaselo con frases que le estimulen o le motiven a querer beber en ese recipiente. Le puedes decir cosas como: ¡mira que vaso más bonito tienes para tomar tu leche! ¡Qué colores tan bonitos!
  • Permite que tu hijo sostenga el vaso y lo pueda observar y explorar a su ritmo. Si quiere jugar con él, por supuesto déjale un ratito que lo haga sin impedimentos.
  • Una vez que lo haya explorado, vierte un poco de agua, leche u otro líquido que reconozca fácilmente y muéstrale cómo se utiliza. Después dáselo para que haga lo mismo. Si es necesario guíale con tus manos para sujetas juntos el vaso hasta que se familiarice con la técnica.
  • Si se derrama un poco de líquido, no te enfades. Reíros juntos, limpiad lo derramado y anímale a que lo vuelva a intentar.

Una vez que el proceso está iniciado y tu hijo a aceptado de buen grado el beber en un vaso infantil, guarda los biberones y no vuelvas a ellos.

Aunque si echa de menos el biberón puedes usarlo una vez al día, como para tomarse su leche antes de ir a dormir, pero el resto (agua o zumos) que lo tome en su vasito.

Poco a poco haz la transición de manera progresiva para que se adapte sin problemas. 

¿Qué hacer si mi hijo no quiere dejar el biberón del todo?

Si tu hijo se ha adaptado bien al proceso de beber en su vaso para el agua y los zumos, pero aún quiere seguir tomando su biberón, como te comentamos más arriba no pasa nada porque le dejes un poco más que tome su leche en su biberón, por ejemplo por la noche antes de ir a dormir

Ten en cuenta que este se enmarca dentro de las rutinas que tu niño tiene establecidas para irse a dormir, y no va a ser tan fácil quitarle el biberón sin quitarle también el sueño. Además, que tu hijo solo tome el biberón para tomarse la leche únicamente para irse a la cama, tampoco es tan malo ¿verdad?

Pero claro, si tu propósito es hacer que deje a atrás la tetina de una vez  por todas, entonces deberías comenzar cambiándole las rutinas para irse a dormir: un baño, ponerle una canción, cantarle, leerle, acariciarlo durante un buen rato… las rutinas dependerán de cómo sean en tu familia. Adáptalas según vuestras necesidades diarias.

Источник: https://eresmama.com/nino-deje-biberon/

Mi hijo tiene más de dos años y aún toma biberón, ¿qué debo hacer?

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

Hay niños que siguen enganchados al biberón cuando ya no son bebés. Los padres se preocupan por este apego a la tetina alimenticia porque no tiene aceptación entre los pediatras y suele resultar chocante para el entorno familiar del niño, por lo que los progenitores se sienten cuestionados.

¿Son demasiado permisivos o deben retirar el biberón al niño de manera drástica y sin concesiones? En este sentido, un examen de conciencia por parte de los padres puede dilucidar si tras el biberón se esconde una forma de infantilizar al niño o de facilitar el día a día con respecto a la alimentación de sus hijos, ya que “muchas veces somos los padres los que insistimos con el biberón. En unas ocasiones, porque nos da tranquilidad asegurar la ingesta calórica a base de leche cuando todavía no comen grandes cantidades de otros alimentos. En otras ocasiones, porque en nuestras aceleradas vidas necesitamos que la ingesta sea rápida y eficaz y la forma más eficaz de ingerir calorías es tomarse un biberón de leche con cereales”, explica Cristina Cordero, neuropediatra y directora del Programa de Asistencia Neuropediátrico, Neuroymás.

La Academia Americana de Pediatría desaconseja prolongar el uso del biberón más allá de los 18 meses de edad. “El problema fundamental, argumentan, es doble, una hipotética deformación del paladar, así como la aparición de caries precoz.

Pero, hay una contradicción con los preceptos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos oficiales, que aconsejan mantener la lactancia materna al menos durante dos años, siempre que se pueda y desee.

Incorporar leche con un biberón o succionar de un seno materno, podrían generar efectos similares. No hay pruebas consistentes ni de una cosa ni de la otra.

Lo que sí está claramente desaconsejado es succionar zumo de frutas de manera regular con un biberón, pues se multiplica el riesgo de caries, al quedar los azúcares libres del zumo más tiempo en contacto con el esmalte dentario”, explica la neuropediatra, Cristina Cordero.

Para tomar la decisión sobre si se retira el biberón o se mantiene un tiempo más, es importante tener en cuenta las peculiaridades del niño y sus hábitos alimentarios.

“Si es un buen comedor, tiene una alimentación variada, incorpora alimentos nuevos a diario y muestra curiosidad por su sabor, probablemente, no haya ningún problema en que por la noche reclame un biberón.

Si por el contrario, es mal comedor, se niega a probar alimentos nuevos, le cuesta tomar el alimento sólido y sus padres se desesperan en cada comida, la ingesta de biberones no facilita nada el crear unos correctos hábitos alimentarios.

En este caso, probablemente, la familia anda metida en un círculo vicioso que se mueve entre la angustia que sienten los progenitores ante la negativa del niño a comer y sus necesidades calóricas, que terminan por cubrirse con los biberones, por lo que el niño no encuentra la necesidad de probar los otros alimentos que le presentan”, comenta Cristina Cordero.

El error con respecto a los biberones es convertirlos en la única dieta del niño a partir de los 6 meses de edad, porque “la leche no aporta las vitaminas y minerales suficientes como para garantizar el crecimiento y desarrollo del niño.

Por ello, la alimentación complementaria juega un papel fundamental a esa edad. Si la dieta se ciñe solo a la toma de biberones, estará repleta de carencias nutricionales.

No obstante, no es recomendable retirar el biberón de manera drástica, sino gradual”, aconseja la neuropediatra, Cristina Cordero.

Trucos para que el niño se olvide del biberón

Los biberones se pueden sustituir de manera paulatina por líquidos en vasos, que pueden tener un adaptador o boquilla para al niño le resulte más fácil la ingesta. No obstante, este truco funciona sobre todo con los niños menores de dos años. Resulta más complicado que el cambio se acepte de buen grado a partir de esa edad.

El apoyo de los progenitores en este proceso de transición, al igual que ocurre con la retirada del pañal o el cambio de la cuna a la cama es fundamental. Los adultos son quienes preparan y allanan el terreno a los pequeños para facilitarles el camino con estos cambios. Las felicitaciones motivan al niño y le transmiten confianza para conseguir soltar el biberón.

Regalar al niño un vaso que le guste especialmente y presentárselo como símbolo de su madurez puede animar a que se olvide del biberón.

Otros trucos que pueden funcionar son diluir la leche con más agua para que el sabor no le resulte tan familiar, cambiar las tetinas del biberón u ofrecer un líquido que le guste especialmente en el nuevo vaso. Cuando los progenitores y el niño estén preparados, es el momento de despedirse de todos los biberones de la casa, sin excepción.

Los pasos dados para que el biberón se convierta en un recuerdo deben ser firmes. No conviene dar marcha atrás, porque el niño se aferrará a la creencia de que puede recuperar su terreno siempre que se lo proponga.

Los lactantes suelen presentar una curiosidad natural hacia los nuevos alimentos entre los 7 y los 8 meses de edad. En este momento, hay que aprovechar para presentar al niño alimentos con sabores diversos y diferentes texturas, antes de que pierda el interés, retome el gusto por el biberón y se convierta en un hábito más difícil de cambiar.

El pediatra opina sobre niños y biberones

Iván Carabaño, miembro de la Asociación de Pediatría del Hospital 12 de octubre de Madrid:

Hay quien dice que el hecho de que un niño succione de un biberón es un rasgo de madurez escasa. No obstante, muchas botellas de agua envasada, incluso refrescos, tienen sistemas de dispensación basados en la succión directa. A diario, cientos de adultos calman su sed a través de estos artilugios. Desde mi punto de vista, se ha de aplicar el sentido común a este respecto.

Si nuestro hijo por la noche bebe un trago de leche a través de un biberón, pero en su día a día es responsable y juiciosamente autónomo, no veo en este hecho ningún conflicto. Siempre y cuando, se tenga claro el propósito de no infantilizar la vida de nuestros hijos.

No obstante, quiero que quede claro mi rechazo tajante a una dieta exclusivamente basada en la toma de biberones.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2019/06/14/mamas_papas/1560506280_348289.html

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

Hacer la transición del biberón al vaso normal puede ser una tarea algo complicada tanto para los padres como para los niños. La mayoría de los bebés al principio no querrán ni ver el vaso ya que están habituados al uso del biberón, que es mucho más cómodo y aparte de para comer, les sirve para mordisquear la tetina, jugar e, incluso, para algunos, dormir con él.

Sin embargo, la mayoría de los pediatras coinciden en que es fundamental retirar el biberón a tiempo porque su uso demasiado prolongado puede acarrear ciertas complicaciones como caries, obesidad, anemia por deficiencia de hierro y excesiva ingesta de lecha en detrimento de otras comidas. Los expertos coinciden que la transición se debe realizar a partir del año y no extender su uso hasta más de los 2 años.

Retirar el biberón no implica que de pronto los bebés no puedan beber uno o dos al día para desayunar o cenar, pero lo que se debe evitar es que cada vez que tengan sed se haga uso de él o que lo utilicen como sustituto del chupete cada vez que lloren o se enfaden. El biberón solo deber forma parte de la vida de los bebés como un instrumento de comodidad mientras no sepan usar el vaso, pero cuando tengan capacidad para beber como los adultos, el biberón debe desaparecer.
 

¿Por qué se debe dejar el biberón?

– Es un signo de que empiezan a mayores y más autónomos, esto les ayudará en todas las facetas de su día a día.
– En muchos casos el uso prologado del biberón genera la aparición temprana de caries.

Esto es porque tanto la leche en fórmula para bebés como los zumos contienen azúcares y los dientes al exponerse a estos durante largos periodos de tiempo se deterioran.

Esto ocurre especialmente si el bebé está acostumbrado a quedarse dormido con el biberón o se pasa gran parte del día chupándolo muy despacito (como si se tratara de un chupete).

– Según los pediatras, pueden padecer deficiencias en su alimentación si se sigue con el hábito del biberón cuando hayan cumplido el año y medio, aunque generalmente estos problemas no son graves. Los niños que no quieren soltar el biberón toman grandes cantidades de leche al día, por lo que a la hora de comer alimentos sólidos ya no tienen hambre.

El desarrollo del habla puede frenarse o ir más lento de lo habitual debido a que tener continuamente la tetina del biberón o del chupete dificulta la práctica.
 

¿Por qué los niños no quieren dejar el biberón?

– A muchos les conforta, al igual que el chupete. Esto les hace sentirse más calmado y protegidos.

– El biberón, además de para alimentarse, es un juguete. La tetina se puede morder, hace ruido cuando se agita, rueda, etc. Hay bebés que incluso se abrazan al biberón por las noches.

– Están acostumbrados al biberón y no quieren sustituirlo por otro objeto que no controlan.

¿Cómo hacer el cambio?

El cambio puede ser algo complicado para los niños que seguramente al principio tiren más de un vaso al suelo o directamente los rechacen porque quieren su “bibe”.

– La transición debe ser paulatina, no se puede pretender que el bebé de un día para otro acepte el vaso y sepa utilizarlo a la perfección.

– Lo primero es ofrecerle la nueva tacita en cada comida o cada vez que tenga sed hasta que la acepte en vez del biberón. Aunque no hay que negarle el biberón de manera tajante, si se niega a beber de otra manera, se lo seguimos dando pero hay que explicarle que ya es mayor y que debe empezar a beber con su vasito.

– El primer vaso debe ser de los de iniciación, que tienen asas y una tapita con pitorro para que sea más fácil de usar y no se derrame todo según se lo acerque a la boca. Cuando esto lo maneje, quitamos la tapa. Y después le ofrecemos un vaso sin asas (debe seguir siendo de plástico para evitar accidentes).

– Podemos ir a comprar el nuevo vaso o tacita con el pequeño para él elija uno que le guste. Al haberlo elegido él, le hará más ilusión empezar a usarlo.

– Podemos ofrecerle el biberón con las bebidas menos atractivas como el agua y usar el vaso para la leche o los zumos. Seguramente prefiera los segundos.

– No se debe dejar que los niños se acostumbren a dormir con el biberón, cuando llegue el momento de retirarlo será mucho más complicado y no conseguirán conciliar el sueño. Es mejor ofrecerle un chupete.

– Hay que ser persistente y no darle el biberón por prisa o para evitar que llore o se enfade. Si se lo lleva a todos los lados, le podemos dar un peluche en sustitución.

– La transición se debe llevar con paciencia y mucho cariño, cada vez que use su vasito nuevo habrá que felicitarle por ser “un niño mayor”.
 

¿Existen algún peligro al prolongar la retirada del biberón?

– Las caries del biberón son un tipo de caries muy agresiva que destruye los dientes de leche y puede llegar a dañar el germen del diente definitivo que se encuentra en el interior de la encía. Esto todo se  favorece si en el biberón nocturno se añaden cereales o caco o zumos envasados (o cualquier bebida azucarada).

– Mordida abierta: la succión prologada produce un estrechamiento maxilar que impide que los dientes superiores lleguen a contactar con los inferiores. Es importante que el hábito de succión del biberón o del chupete no se sustituta por el del dedo (ya que el chupete puede desaparecer pero el dedo no).

Mordida cruzada: esto puede que haga necesario el uso de ortodoncia ya que los niños con este padecimiento no pueden cortar de forma adecuada los alimentos.

Reeducar la lengua: la colocación de la malposición de dientes y lengua necesita de la intervención de un logopeda y, generalmente, conseguirlo es un proceso lento debido a que el trabajo es difícil.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/como-y-cuando-quitar-el-biberon-6380

Cómo quitarle el biberón y el chupete al bebé

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

El efecto relajante del chupeteo es consabido. De hecho, los no natos ya se chupan el pulgar en el seno materno. Cuando el bebé llora, a menudo basta con darle el chupete o el biberón para que se quede contento.

Es comprensible y razonable que los padres utilicen estos métodos para que su bebé se duerma o incluso para acallar sus propios nervios.

Mientras utilicen un chupete adecuado para la mandíbula y no rellenen el biberón con bebidas azucaradas ni ácidas, no hay nada que objetar.

Sin embargo, el bebé va creciendo y en algún momento tendrá que dejar el chupete y reducir el uso del biberón.

¿Cuándo y por qué hay que desacostumbrarlo?

Muchos dentistas y pediatras recomiendan ir quitándole paulatinamente al bebé el chupete y el biberón a partir del 15.º mes de vida aproximadamente. En teoría, esto puede empezar a hacerse en cuanto disminuye la necesidad de chupar.

El proceso se vuelve tanto más difícil cuanto más tiempo se ha acostumbrado el bebé y, a medida que va pasando el tiempo, las malas posiciones de los dientes son cada vez más probables.

El riesgo aumenta con el chupeteo constante a diario, ya que los médicos no desaconsejan que lo haga brevemente.

Desde el punto de vista médico y psicológico, el chupeteo debería terminar como muy tarde cuando tenga edad para ir a P3.

De lo contrario, el niño podría ser objeto de burlas y podrían movérsele los dientes anteriores de la mandíbula superior, lo que se conoce como «mordida abierta». Cuando se inicia esta posición viciada de los dientes, es hora de dejar el chupeteo.

Las posiciones viciadas no aparecen en todos los niños, pero si aparecen, pueden tener consecuencias importantes. Morder y masticar la comida se vuelve más difícil y los niños con mordida abierta duermen con la boca abierta. Esto provoca que se sequen las mucosas y que aumente la propensión a las caries y a las infecciones.

Para no entorpecer el desarrollo del habla, enseña a tu hijo a hablar siempre sin el chupete en la boca. De lo contrario, se acostumbrará rápido a un habla viciada debido al chupete, lo que hará que le cueste especialmente articular los sonidos sibilantes. Hablar sin su querido chupete también es el primer paso para que empiece a prescindir de él conscientemente.

Lo que estamos diciendo del chupete se aplica también al biberón.

Cómo despedirse del chupete y del biberón

El chupete y el biberón se han convertido en una parte esencial de la vida y para muchos niños es muy difícil prescindir de ellos. Dejarlos de golpe solo funciona en raras ocasiones.

Darle explicaciones a un niño pequeño no ayuda, ya que no entiende nada de posiciones viciadas de los dientes y trastornos del habla.

Lo que sí que puede funcionar es decirle que ya es mayor y que ya no necesita a sus hasta ahora fieles compañeros, aunque esto tampoco es garantía de éxito.

Por regla general es un proceso que puedes fomentar de forma activa. Primero puedes reducir los tiempos de chupeteo.

Con un año de vida, muchos niños ya pueden entender que solo podrán usar el chupete y el biberón en el coche o en la cama. Por supuesto, esto requiere paciencia y perseverancia.

Entre el primer y el segundo cumpleaños puedes hacer que el chupeteo solo se use como ayuda para dormir.

Hay algunos rituales que te pueden ayudar: durante el cuento de buenas noches, el chupete o el biberón aún pueden estar presentes, pero luego hay que dormir sin ellos.

Naturalmente, no todos los niños se deshabitúan tan fácilmente. No obstante, hay algunos trucos que te pueden ayudar.

Trucos

Hay muchas posibilidades, así que seguro que enseguida encontrarás la que mejor se adapte a tu hijo. En primer lugar, resulta muy práctico no tener chupetes y biberones por todas partes al alcance del niño. Esto induce a que los pida o a que los coja él mismo.

Muchas veces funciona la historia del hada del chupete: si el niño renuncia a él, el hada le trae un regalo. Por ejemplo, puedes ponérselo al lado para que lo vea cuando se levante después de la primera noche sin chupete.

Explícale una y otra vez la historia del hada que sale por la noche y que colecciona chupetes para llevárselos a los bebés pequeños que los necesitan. A lo mejor él mismo deja a su fiel acompañante junto a la ventana para que el hada lo pueda recoger.

O quizás haya un árbol de los chupetes cerca que podéis visitar juntos hasta que el niño esté preparado para dejar su chupete colgando de las ramas.

También puede ayudar pinchar la tetina con una aguja. De esta manera, el chupeteo se vuelve diferente y ya no les gusta a algunos niños. Otra opción es cortar un trocito de la tetina cada x días. Cuando más corta sea, más incómodo será chuparla.

Para deshabituarlo al biberón puedes ofrecerle una taza divertida con la que beber pueda resultar más divertido.

Para deshabituarlo, elige un momento tranquilo sin grandes cambios. Una mudanza o el nacimiento de un hermanito son momentos de alboroto en el día a día y es probable que el niño necesite el chupete para tranquilizarse.

Paciencia y comprensión

Hay niños que prescinden del chupete y del biberón de buena gana, mientras que otros se empeñan en usarlos con insistencia.

En el último caso, piensa siempre que se trata de una ayuda psicológica que tu hijo valora mucho. ¿Por qué iba a renunciar a ella?

Siempre es preferible usar el método suave y los trucos y no ejercer presión. Algún día, el niño estará preparado para dejar el chupete.

Posibles consecuencias de la deshabituación

Si tu hijo lleva muchos meses durmiéndose solo con el chupete o el biberón, puede que le cueste dormirse sin ellos. También en situaciones cotidianas, como en los viajes en coche o de compras, la cosa podría ponerse turbulenta.

De nuevo, sé paciente e imaginativa. Distráelo y ofrécele alternativas. Estas fases agitadas cada vez durarán menos y se producirán con menos frecuencia.

En cualquier caso, las ventajas sin chupete prevalecen sobre las posibles desventajas: el niño es más independiente, se reduce el riesgo de que se le produzcan posiciones viciadas de los dientes y el desarrollo del habla no se ve entorpecido por el chupete.

No obstante, los chupetes y los biberones son claramente preferibles al pulgar. Las tetinas son más blandas y tienen una forma más adecuada para la mandíbula, siempre que la calidad sea buena.

Los niños que se chupan el pulgar son más propensos a que la mandíbula se les desarrolle erróneamente.

Resumen de los consejos para decir adiós al chupete y al biberón:

  • Aprovecha la disminución de la necesidad de chupetear.
  • Reduce sucesivamente los tiempos de uso del chupete.
  • Observa el desarrollo de los dientes y del habla.
  • Invéntate historias o rituales.
  • Manipula las tetinas.
  • No presiones al niño.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/nino-pequeno/educacion/como-quitarle-el-biberon-y-el-chupete-al-bebe.html

7 secretos para dejar el biberón rápidamente

¿Cómo y cuándo quitar el biberón?

El desarrollo de todo bebe tiene muchos cambios en donde las diferentes etapas va dejando objetos que le gusta como el biberón por otros que comienza a conocer como la taza.

Tanto psicólogos infantiles como pediatras recomiendan dejar el biberón antes de cumplir un año el bebe ya que favorece su crecimiento y maduración, pero la realidad es que no a todos los padres nos es sencillo llevar a cabo este proceso.

¿Cuando mi hijo tiene que dejar el biberón o mamadera? ¿Por que mi bebe debe dejar el biberón, si el no quiere? existen muchas preguntas que como padres nos hacemos, seguramente te esta pasando eso mismo en este momento y por eso estas buscando algunas soluciones rápidas y sencillas.

Yo tengo la solución de como puede tu niño o niña puede dejar ese biberón, que gracias a la experiencia que pase con mis hijos y a los excelentes consejos de mi pediatra pude pasar rápidamente en un corto plazo de una semana a 15 días el poder lograr que tome por taza y que el mismo agarre su leche para desayunar, merendar y antes de ir a dormir.

Biberón, chupete, manta y juguetes, son algunos objetos que son tesoros para el bebe

Cuando el niño es pequeño siempre busca objetos que pueden ser como su amuleto que le brinda seguridad desde un chupete hasta un juguete que pueda ser su preferido y que lo acompañe a la hora de dormir para estar solo en su cuna.

Les puedo dar mi experiencia con mi hijo varón que siempre desde los siete meses para ir a dormir tenia que tener su manta preferida con sus olores sin que este muy lavada, su chupete en lo preferible bien frio de la heladera o nevera, como bien a la hora de comer su biberón ya que de otro manera no tomaba su leche. Estas son costumbres que tenemos que respetar del niño pero que van llevando una etapa en la cual va a tener que dejar tanto solo o debemos ayudar como padres a que se desprenda de esos objetos y que no dependa tanto de ellos sino de su persona como individuo.

En algún momento de la etapa de la infancia los niños dejan el biberón que tanto les atraía por su forma, por su color, por la costumbre como el contenido delicioso que tiene dentro por una taza que seguramente buscaremos que tenga un pico y sea cerrada al principio para que no vuelque todo su contenido y con algún motivo de personajes de dibujos animados que le guste para tener como su nuevo objeto preferido y dejar la mamadera en un recuerdo.

Hablando con mi pediatra me dijo de manera rotunda que si mi hijo o cualquier niño tarda mas tiempo en dejar el biberón lo que en realidad sucede es que le estamos perjudicando en su crecimiento y sera mucho mas dificil que luego agarre un vaso, taza o cualquier tipo de objeto que utilizamos para beber desde jugos exprimidos hasta leche o licuados.

Tenemos que poder crear un excelente habito para el niño acompañando su desarrollo y cada objeto tiene una etapa diferente que puede evolucionar naturalmente sin ayuda de los padres por el interés de los propios niños como bien ayudando como padres marcando cada momento con técnicas que pueden mejorar este cambio.

¿Por que es importante que tu hijo deje el biberón o la mamadera?

Ningun pediatra te puede decir exactamente cuando tu hijo o hija debe dejar el biberon esa es la realidad pero en linea general por investigaciones siempre se dice que a partir del primer año de edad entre los 12 y 13 meses de edad es mejor comenzar a practicar diferentes practicas y tecnicas para que dejen este objeto tan preciado en el cual encuentran la deliciosa leche de vaca, de formula o bien de la madre.

Pero si tenemos que pensar el por que es importante para nuestro hijo puedo mencionar cuatro de los factores mas importantes que son:

1) El desarrollo del niño lleva acompañado de diferentes etapas de aprendizaje y de abandonar objetos como bien tomar otros nuevos para su vida diaria por eso el dejar o simplemente olvidarse del biberón es un signo positivo para el desarrollo del crecimiento tanto de la independencia como individuo como la automonia que le provoca el no tener que estar pendiente de un biberon, donde nos marca que nuestro niño ya es mayor.

2) Desde el punto de vista de la salud utilizar durante mucho tiempo el biberon puede provocar caries desde una temprana edad lo cual no es para nada bueno ya que el niño puede sufrir dolores de boca que no son muy buenos de tan pequeño pasar por eso. Pensemos que la leche de formula para los bebes como los jugos de naranja o bien cualquier otra fruta tienen en sus ingredientes azúcar que deterioran el esmalte y la placa de los dientes cuando se utiliza por un periodo muy largo.

Imaginate que si tu bebe tiene como costumbre dormir con el biberon en la boca lo mal que le hace esto a sus dientes, ya que al estar dormido piense que es el chupete pero los liquidos con azucares son los que se trasladan.

3) Advertencias de los pediatras y nutricionistas infantiles dicen que si luego del año de edad del niño se sigue con el biberon pueden tener problemas no muy graves pero en lo que respecta a la deficiencia de la alimentación ya que no obtiene todos sus nutrientes y antes de los dos años mi pediatra me recomendo que mis hijos prueben todos los alimentos que luego ellos va a comenzar a seleccionar lo que le gusta o lo que es de mayor o menor agrado en su paladar.

Otro punto es que si abusamos el uso del biberón los niños no van a tener hambre de alimentos solidos como cualquier comida de lo que tenemos que acostumbrar en la cena, almuerzo y merienda por ejemplo para que tenga una nutrición adecuada a su organismo.

4) Otro de los factores que perjudica el biberón es el habla como bien el chupete puede impedir que si se lo dejamos mas de la fecha que es recomendada por nuestro pediatra principalmente va a frenar el desarrollo de aprender palabras como bien sera muy complicado su desarrollo de etapas del habla que debe evolucionar.

Hace una semana cuando volvía del colegio una madre me pregunta ¿por que los niños no quieren dejar el chupete?, la mamadera, el biberón o cualquiera de estos objetos que se llevan a la boca.

Por un lado le dije que el mordillo es importante utilizarlo por que le relaja el frio las encías cuando le esta saliendo sus dientes, el chupete puede ser un objeto como medio desestresante para el niño por las noches para ir a dormir pero no es recomendado que ande todo el dia en la boca este objeto de su niñez.

Pero el biberón tiene tres pilares fundamentales que convence al niño a no soltarlo tan fácilmente de su vida.

Por un lado a muchos les da un sentimiento de placer, de satisfacción, calmando esa ansiedad que puedan tener y los calma de cualquier tipo de contratiempo que tengan, sintiéndose protegidos como sucede muchas veces con el chupete como si fuera su amuleto.

Otro punto es pensar que el biberón es un juguete hasta puede ser su juguete preferido por que trae desde bonitos dibujos impresos de los personajes que mas les gusta como puede ser Mickey Mouse o algún personaje de moda de Cars si es niño o si es niña alguna princesa que tan clasico ya es el personaje. Ademas pensemos que ellos agitan, hacen rodar, muerden muchas veces y tienen un habito de juego con su mamadera o biberón, o bien puede reemplazar su oso de peluche para dormir por las noches al abrazar.

Y lo mas importante para el pensamiento del niño de temprana edad es preguntarse ¿cual es el sentido de dejar un objeto que controlan y ya conocen por otro que no pueden controlar? en su razonamiento ninguno es el beneficio aunque tu como padre sabes que es lo mejor que le puede pasar a tu hijo por muchas de las razones que te fui enumerando. Imaginate que al tener el contacto con la taza las primeras 100 veces por no exagerar seguramente se va a derramar y se van a manchar sus remeras o vestidos que tengan puestos, por lo cual no es nada atractivo para un niño.

Si ya llegaste hasta aqui con la lectura vas a entender un poco mas por que es importante implementar estas tecnicas y te puede asegurar que funcionan por que las implemente para cada uno de mis hijos y fue una gran solución.

Por eso quiero compartir estos secretos para que tu niño pueda dejar el biberón de una buena vez y poder adaptar a una nueva costumbre de alimentación.

Técnicas para dejar el biberón

Lo prinicipal que apunta este tipo de tecnicas es que el cambio no sea doloroso para el niño y que pueda dejar con naturalidad la mamadera que tanto le gusta.

1) No esperes el cambio de etapa, implementarlo ahora!

Este es un punto fundamental el no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy por que en definitiva quien se perjudica con el aprendizaje es tu hijo y eso ningun padre lo desea por eso comienza a organizarte para que el biberón sea algo del pasado.

Algo que me recomendo mi pediatra luego de cumplidos los seis meses es comprar un vaso o una taza para que cuando llegue los siete meses de edad darle a mi hijo y que se vaya acostumbrando que se familiarice con ese objeto nuevo que seguramente el niño nos ve cada vez que tomamos un vaso de agua o una taza de cafe el para que sirve ese objeto.

Combinamos el biberon con la taza todas vez que podamos aunque tengamos en claro que si comenzamos a los siete meses no puede tomar o ingerir nada por la taza todavia pero es una manera que pueden jugar y acostumbrarse con este tipo de forma.

Una vez que paso o supero esa edad el procedimiento de dejar el biberon sera de manera escalada y paulatina reemplazando el biberon de la mañana del desayuno por una taza, luego de una semana mas lo sustituimos por el de la tarde y luego de la noche hasta el de manera natural se acostumbre.

2) Jugar y reflexionar

No debemos perder nunca la paciencia aunque yo se que es muy difícil ya que tenemos preocupaciones del trabajo, de cuentas para pagar y encima tenemos que ser padres pero en eso consiste nuestra enseñanza en meditar antes de actuar, de asumir toda la paciencia posible ya que mas de una vez nos van a tirar las tazas que les pongamos por eso siempre aconsejo de plastico que no se rompa en las caídas.

El jugar me refiero a inventar diferentes juegos que involucren al biberón como objeto de guardado. Lo que hice con mis hijos fue jugar a recoger y levantar todos los biberones que fuimos utilizando en una bolsa de tenia muchos colores para que sea divertido, luego los guarde para que no ocupen lugar y que no se acuerden nuevamente del biberón.

3) El biberón de la noche

El tomar la leche antes de acostarse aunque ya comieron su comida es una practica que muchos padres realizamos, seguramente tu estas haciendo esto mismo todas las noches y esta muy bien por que si el niño no comió muy bien la cena puedes complementar con una mamadera pero ahora ya estamos a tiempo para retirar ese biberón nocturno que los reconforta pero para eso debemos reemplazar esa leche tibia o calentita con un baño caliente para que sea una rutina antes de ir a la cama, como bien puede ser escuchar música clásica que siempre aconsejo para los niños menores de edad que los relaja y les quita tensiones. Por eso debemos buscar como sacarle el biberón de la noche que es el fundamental pero reemplazando por otro que sea mucho mas confortante.

Si luego de todo esto no encuentras una solución el chupete puede ser una respuesta momentánea para reemplazar al biberón de la noche o de las siestas.

4) Reemplazar leche por agua

El mismo envase pero diferente contenido esa es una de las ideas que me dio una madre del colegio infantil que mando a mis hijos y realmente fue una de las soluciones mas efectivas y rápidas en donde pude obtener el resultado que deje el biberon para la leche y que tome solamente en taza y poner el agua en el biberón para cuando tiene sed como si fuera una cantimplora. En resumen tanto jugos como leche en taza, el agua en biberon.

5) Biberón por juguete preferido

Esta es otra técnica que funciona muy bien por que la mamadera (como se lo llama en mi país) o el biberón como se lo llama en varias partes del mundo hispano es un objeto que toma como costumbre el tenerlo en las manos lo cual hice lo mismo con un oso de peluche que tenia algo diferente a los demas que vibraba cuando le tocaba la panza en cambio para mis hijo varón le di un camioncito de juguete que le gusto mucho y pude poco a poco sacarle la costumbre de tener el envase del biberón como si fuera un juguete.

6) Hermanos se copian en todo

Este consejo es si tu tienes mas de un hijo lo cual me vas a entender si las edades son aproximadas y cercanas por lo cual el bebe ver a su hermano mayor tomar en taza es un buen motivo para cambiar del biberón al vaso por lo cual lo que hice en este caso fue comprar tazas de la misma forma, color y dibujos bien llamativos para que los dos tomen de la misma manera y funciono de muy buenas ganas dando resultados excelentes.

7) No te preocupes si se mancha con la taza

Cuando los niños comienzan a tener sus primeros contactos con la comida es normal que se manchen la ropa que tienen por eso es importante acostumbrarlo a utilizar baberos o bien delantales para no estar lavando la ropa cada vez que comen pero muchas otras veces tu sabes que esto es imposible cuando la comida tiene una salsa o diferentes tipos de ingredientes que manchan toda la carita de nuestro hijjo.

Respecto a la taza pasa lo mismo al tener liquido es normal si no tiene una tapa con un pico para beber que se vuelque todo el liquido por eso debemos utilizar ropa vieja que no nos importe si se mancha y es una buena manera que el niño o niña experimente con este nuevo objeto para que vaya dejando la mamadera y le llame mucho mas la atención la taza o vaso que utilicemos pero siempre intentemos que sea el mismo objeto cada vez que lo sentamos para comer.

Luego que ya esta mojado por que no pudo muy bien controlar la nueva taza directamente vamos a la bañera a darnos un bonito baño caliente y relajante para el niño.

Espero que estos secretos para que tu hijo pueda ir dejando el biberón te sirvan ya que fueron consultados tanto por mi pediatra como bien leyendo algunos libros de psicología infantil como también preguntando a maestras de grados de un año y dos años que siempre son las que mas saben por el contacto continuo con los pequeños.

Si este articulo te gusto y te intereso, te invito a que puedas compartirlo con otras madres o con otros padres mediante un tweet que seguramente vas a tener mas de un seguidor que esta en la misma situación que nosotras como también por que siempre tenemos una amiga o un amigo que no sabe como sacarle el chupete o en este caso el biberón a su hijo.

Источник: https://www.mujeresfemeninas.com/familia/7-secretos-para-dejar-el-biberon-rapidamente

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: