Compota de fruta

Compota de manzana casera

Compota de fruta

  • 1 kg. y medio de las manzanas que más os gusten (os recomiendo Reinetas o Golden)
  • 330 ml de agua
  • 120 g. de azúcar (blanquilla o morena)
  • Una cucharadita de zumo de limón
  • La piel (sin el blanco) de una naranja
  • 1 ramita de canela (o media cucharadita tipo postre de canela molida)

Cómo hacer compota de manzana.

Una de las recetas que no podía faltar en el blog es una compota de manzana, de esas caseras y de toda la vida.

Al llegar el final del verano los frutales del pueblo se llenan de peras, manzanas, ciruelas, melocotones… un montón de fruta que es imposible comer de golpe. La cosecha de manzanas en Otoño es la más numerosa, con lo que solemos preparar dulce de manzana, compota o mermeladas.

La solución son las compotas y mermeladas, dulces tradicionales para acompañar un montón de postres, un relleno muy sabroso para numerosas tartas y empanadillas, unas tostada de desayuno o una merienda.

La forma de preparación es muy sencilla, podéis emplear aquellas manzanas que más os gusten y no deja de ser una receta saludable, nutritiva, ligera y muy económica.

La compota de manzana se puede conservar unos días en la nevera y además es ideal para realizar conservas. Y si encima moderamos la cantidad de azúcar que añadimos resulta además un postre muy saludable.

He visto innumerables formas de preparar compota, desde la rápida del microondas, hasta alguna con un toque de horno. La que vais a leer en el blog es la clásica receta cocida a fuego en cazuela.

Sólo necesita un poquito de tiempo de cocción, no más de media hora y nos deja un postre perfecto para pequeños y mayores, con un toque inconfundible del azúcar caramelizado.

Sin emplear mucho azúcar también sería un acompañamiento perfecto para muchos platos elaborados con carne de cerdo o de caza, al pato le va que ni pintado. Animaos a prepararla, una receta sencilla con un resultado espectacular, de rechupete.

Antes de empezar con la compota. Las manzanas

  1. Lo primero sería elegir las manzanas que vamos a emplear, tal como veréis en las fotos del paso a a paso, emplee unas manzanas “feuchas” que me regaló mi padre, son pequeñitas y con un pequeño punto de acidez.
  2. Es una manera de aprovechar todo lo que da el campo y convertirlo en algo rico rico.

    Pero la opción más sencilla es ir al supermercado o a vuestra frutería de confianza.

  3. Elegid una manzana que se ablande fácilmente al cocer, quizás unas Golden o las Reineta, son las mejores para esta receta, se cuecen muy rápido y se queda muy blandita, deshaciéndose con facilidad.

  4. Ponemos en un cazo o cazuela (depende de la cantidad de compota que vayamos a preparar) el agua, el azúcar, las gotas de limón y la piel de la naranja.
  5. La piel del cítrico va a aromatizar ligeramente la compota dándole un toque sutil que combina perfectamente con la canela y la manzana.
  6. Llevamos a ebullición a fuego medio para que el azúcar se disuelva poco a poco y dejamos durante un par de minutos hasta que se forme almíbar.
  7. Este debe ser casi jarabe sin que llegue a ser caramelo, debe ser ligero pues aún va a cocer más con las manzanas.

Cocción de la compota

  1. Lavamos las manzanas, pelamos y descorazonamos las manzanas. La piel no la tiréis pues tiene contiene pectina, este hidrato lo contienen casi todas las frutas, pero las manzanas la tienen en altas cantidades.
  2. La pectina es muy soluble en agua y se une con el azúcar y los ácidos de la fruta para formar un gel.
  3. Así que, si añadimos la piel de las manzanas a nuestras compotas o mermeladas caseras, lo que conseguimos es espesar de forma natural nuestra conserva.
  4. De esta forma añadimos menos azúcar y lo que es muy importante disminuimos el tiempo de cocción, lo que se traduce en que nuestra mermelada va a mantener mucho más el sabor a la fruta en fresco.
  5. Troceamos y añadimos las manzanas a la cazuela justo cuando el almíbar está hecho y sigue burbujeando ligeramente.
  6. Ponemos la ramita de canela o la canela en polvo y removemos.
  7. Añadimos la piel de dos manzanas por encima, tapamos y cocinamos a fuego medio-bajo, hasta que las manzanas adquieran un color pardo y estén blanditas (media hora, más o menos).
  8. El tiempo depende un poco de la variedad de manzana y del tamaño de los trozos. 
  9. Hay que estar atentos durante la cocción para que no se nos seque, añadimos agua si es necesario, probamos y si nos gusta más dulce podemos añadirle más azúcar.

Antes de servir quitamos la piel de la manzana, la naranja y la rama de canela, removemos para juntar todos los sabores. Retiramos el fuego y servimos templada. 

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Consejos para una compota de manzana de rechupete

  • Recordad que podéis hacer de esta compota una base para un dulce sencillo, el dulce de manzana que tanto gusta en el blog es una gran opción. Si os gusta la compota, os gustará este postre.
  • Dependiendo para que la vayamos a emplear la podemos servir en trozos grandes como la de la foto o pasarla por la batidora para obtener una textura parecida a la mermelada.
  • Incluso en una textura intermedia, si la queréis casi como un puré, basta con machacarla con un tenedor. Eso queda a vuestra elección, no os preocupéis, que va a a estar igual de deliciosa.
  • La compota de manzana es un acompañamiento lleno de posibilidades, perfecto en todo tipo de postres.
  • Pero también para platos salados de carne como el pollo asado, carne de caza como el pato o un buen solomillo ibérico, aunque os recomiendo que si va con carne reduzcáis la cantidad de azúcar a la tercera parte. Probad estas combinaciones y ya me contaréis.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Piensa en Pixels S.L como titular de Recetasderechupete.com, usará los datos que proporciones en este formulario únicamente para enviarte las actualizaciones del blog. Tratamos tus datos con respeto. Para más información consulta la Política de privacidad.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento y desuscribirte haciendo clic en el pie de cualquier email que recibas de esta web, o contactando a hola@piensaenpixels.com. Recetas de rechupete usa Mailchimp como plataforma en envío de emails. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Al enviar este formulario apruebas que tus datos sean transferidos a MailChimp para procesarlos de acuerdo a su Política de Privacidad.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas de rechupete.

Suscríbete

Источник: https://www.recetasderechupete.com/compota-de-manzana-casera/12509/

La compota no es solo de manzana: usa estos ingredientes

Compota de fruta

La compota puede funcionar como un postre sabroso y sencillo de preparar o como una guarnición que contraste y aporte un toque dulce a platos salados hechos a base de carne o pescado.

Es todo un clásico de la gastronomía de países como Francia, Alemania y otras naciones europeas, por lo barata que resulta o la facilidad para comprarla ya hecha en los supermercados. La más típica y tradicional se hace con manzana, pero la receta admite también el uso de otros ingredientes para crear diversas variedades.

Si queréis conocer cómo se elabora la versión original y qué otras compotas podéis encontrar en el mercado, en Alimente vamos a ahondar en ello para ofrecer pluralidad a vuestra cocina.

Foto: iStock.

En términos generales, una compota de manzana es una elaboración que, a simple vista, parece un puré. Pelamos la fruta, la troceamos y la cocemos con azúcar, cuya cantidad dependerá de la afinidad del consumidor con el dulce o de lo ligera que queramos hacerla para controlar las calorías.

Como hemos visto anteriormente, también admite la inclusión de otros ingredientes como zumo de limón, canela o vainilla para aportar un gusto diferente. Treinta minutos de cocción son suficientes para preparar una deliciosa compota de manzana.

Dejarla más o menos tiempo en el fuego afectará a su textura, en la que se pueden apreciar los trozos de manzana o, por el contrario, lucir un aspecto más homogéneo.

La compota de manzana es un dulce que forma parte de la cultura culinaria de varios países europeos, entre ellos Francia y Alemania

Una vez elaborada, puede servirse a temperatura ambiente como si fuera un postre o utilizarse para acompañar platos salados.

Por ejemplo, en Francia es muy común emplearla como guarnición en un plato de morcilla y puré de patatas, tres ingredientes de sabores diferentes que crean un contraste interesante al mezclarlos.

Por lo tanto, la compota de manzana se puede combinar con todo tipo de carnes. Es cuestión de probar hasta dar con el tándem más agradable para nuestro paladar.

En Alemania, el uso de la compota también tiene una amplia tradición culinaria. Un ejemplo de ello son las tortitas de patata o kartoffelpuffer, a las que se les añade este dulce como acompañante.

Un plato muy extendido y que The Ohio State University define como una de las recetas más vinculadas a la historia del uso de la patata en este país.

No obstante, dicha receta también se encuentra presente en otras naciones del centro y el este de Europa como Austria, Bulgaria, Bielorrusia, Hungría o Lituania, por citar algunas.

Otras compotas que se pueden preparar

Más allá de la manzana, la base de esta elaboración admite el uso de otras frutas e ingredientes para crear recetas con sabores diferentes. Estas se preparan prácticamente de la misma manera y también pueden ejercer el mismo papel en la cocina que la versión original. Tomad nota, es hora de innovar.

De mango

Foto: iStock.

Una alternativa a la compota de manzana es la de mango, que destaca por tener un sabor más ácido y menos dulce, ideal para los que prefieren este tipo de sabores.

Por ejemplo, se puede usar para untarla en tostadas y tortitas o para mezclarla con carnes y pescados, y así crear un plato que llame la atención por su exotismo.

Compota de Navidad

En el País Vasco es muy típico preparar una compota especial por Navidad que refleja la variedad de ingredientes que se pueden usar para hacer esta receta. Un postre único que, aunque es tradicional de esta época del año, se puede preparar en cualquier momento.

Esta interpretación se caracteriza básicamente por cocer frutas tan dispares como las ciruelas, los higos secos, las pasas, los orejones, las manzanas o las peras en una olla con agua, vino tinto, azúcar y canela, tal y como establece, por ejemplo, la receta del reconocido chef Martín Berasategui en su página web.

De tomate

También podemos recurrir al tomate para hacer una compota menos dulce -aunque también se le incorpora azúcar en la cocción- y con un color diferente que puede hacer más llamativo el emplatado.

Pelando los tomates y cociéndolos durante una hora, se obtendrá una textura muy espesa.

Así, los tomates no tienen porqué ser siempre un ingrediente para platos salados, conquistado el terreno de los postres, las meriendas e incluso los desayunos más originales.

Источник: https://www.alimente.elconfidencial.com/gastronomia-y-cocina/2020-03-24/como-hacer-compota-ingredientes_1890666/

Preparar compotas en casa de forma fácil y sana para tu bebé

Compota de fruta

Las compotas son ideales para los bebés después del tercer mes. Los beneficios de preparar compotas en casa son muchos. Primero, son más económicas y, segundo, son 100 % naturales. Dependiendo del tipo de fruta que elijas para preparar las compotas, variarán los beneficios.

Las compotas más comunes son la de manzana y la de pera, ambas contienen vitamina A, C y E. Entre los beneficios más importantes de las compotas está que ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo del bebé y previenen el estreñimiento gracias a la fibra. ¿No son una merienda maravillosa?

¿Qué es una compota?

Una compota es parecida a una mermelada de fruta, pero con mucho menos azúcar. Muchos especialistas la consideran una conserva vegetal. Esta conserva tiene su origen en Francia y Alemania. De hecho, el nombre compota es una variación de compote, cuya traducción del francés al español significa: mezcla.

La compota fue creada para lograr que las cosechas de frutas, como la manzana, se conservaran por mucho más tiempo. Es por ello que la compota más conocida es la de manzana, porque abundaba en ambos países. En la actualidad, las compotas pueden hacerse de casi cualquier fruta: peras, plátanos, fresas, banana, piña, entre muchas otras.

Lee también: Beneficios de la compota de manzana

¿Cuáles son los beneficios de preparar compotas en casa?

Las compotas de manzana son fáciles de digerir, no son pesadas para el estómago y todo el mundo puede ingerirlas. No solo son recomendadas para los más pequeños de la casa, también facilitan el proceso de comer a las personas que sufren de las siguientes afecciones:

  • Problemas de masticación.
  • Llagas en la boca.
  • Acidez.
  • Dificultad para tragar alimentos.
  • Personas con diabetes (compotas especiales sin azúcares).

Las únicas personas que no pueden disfrutar de los beneficios de preparar compotas en casa son aquellas que sufren de intolerancia a la fructosa.

¿Cómo preparar una compota casera de manzana?

Generalmente, las manzanas y las peras son las primeras frutas que se les da de comer a los bebés. Para ellos es más sencillo digerir estas frutas que otras como el mango o la sandía. La compota casera de manzana contiene altos niveles de fibra y de agua, lo cual es ideal para hidratar a los pequeños.

Asimismo, la manzana brinda azúcares naturales que son sencillos de asimilar por el organismo de un bebé.

Además, contiene vitamina C y es una fruta perfecta para proteger el sistema cardiovascular (tal y como sugiere esta investigación de la Universidad de Reading).

Igualmente, aporta al fortalecimiento de las defensas de su organismo, según afirma este estudio de la Universidad Cornell (Estados Unidos).

Si deseas que tu bebé consuma más vitamina C, también puedes preparar compotas en casa de kiwi o de frutas cítricas. Pero en este post, compartiremos una receta de compota de manzana, la cual te mostramos a continuación:

Ingredientes

  • 1 manzana.
  • 2 cucharadas pequeñas de agua.

Entérate: ¿Sabes qué frutas puede comer un bebé?

Preparación

  • Lava muy bien la manzana.
  • Pélala y córtala en cuadros.
  • Coloca los cuadros de manzana en una batidora.
  • Agrega las 2 cucharadas pequeñas de agua.
  • Comienza a batir hasta que no quede ni un solo trozo de la fruta.

Si notas que la compota resulta muy espesa para tu bebé, puedes añadirle un poco más de agua y mezclarla hasta que quede más diluida.

Lo mejor de dar compotas caseras a los bebés

Las compotas caseras contienen altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados, fibra y aminoácidos. Esto es ideal para la composición de los tejidos que va a desarrollar el bebé. Y, en menor medida, contienen sodio e hidrato de carbono.

Asimismo, funcionan bien para ayudar a recuperar el apetito del niño, y hasta de la madre, gracias a la gran cantidad de vitaminas que contienen. Igualmente, las compotas caseras poseen propiedades antiinflamatorias, las cuales ayudan al bebé a tener una mejor digestión.

Por ello, es uno los primeros alimentos que los especialistas recomiendan dar a los bebés después del período de solo lactancia. Esta clásica merienda para bebés, además de ser deliciosa, es muy simple de preparar. Pero también resulta gustosa para los adultos, en quienes ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer y de tipo cardiovascular.

Estos son algunos de los beneficios de preparar compotas en casa para los más pequeños. En definitiva, son la mejor opción para empezar a introducir las frutas en la alimentación de nuestros hijos.

Ahora que leíste este artículo, atrévete a comprobar los beneficios de preparar compotas caseras. ¡Te volverás una experta!

Источник: https://mejorconsalud.as.com/beneficios-preparar-compotas-en-casa/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: