Consejos para comprar el sujetador de lactancia adecuado

Sujetadores de lactancia: 9 consejos para acertar. Resolvemos tus dudas

Consejos para comprar el sujetador de lactancia adecuado

Estás embarazada, ya tienes lista la habitación de tu bebé y todas sus cositas. Estás preparando la bolsa para llevar al hospital y te encuentras que no tienes aún los sujetadores de lactancia. Pero es que aún no tienes claro qué talla ni cuántos comprar. Voy a intentar ayudarte a resolver ese rompecabezas.

Mi respuesta es Sí, indudáblemente sí. Especialmente cuando hablamos de sujetadores de lactancia para tallas grandes. Necesitamos proteger el pecho y llevarlo bien sujeto.

Llevar un sujetador normal, desabrochar la espalda, sacar el pecho… es demasiado complicado.

  • Complicado para llevarlo a cabo con un bebé llorando. 
  • Y complicado para realizarlo sin lesionar tu pecho y evitando tirones.

Cómo debe ser un sujetador de lactancia

Un sujetador de lactancia debe ser cómodo. Y como cómodo entiendo dos factores:

  • Cómodo de abrochar y desabrochar: Cuando tienes a un bebé que llora de hambre como si se acabara el mundo, necesitas llegar rápidamente al pecho. No entiende el espera cariño que me estoy preparando. 
  • Tiene que resultar cómodo de llevar: tienes que elegir el patrón que mejor se adapte a tu pecho y lo recoja. Y, por supuesto, debe ser de tu talla. Sino nunca resultará cómodo.

Qué talla de sujetador de lactancia comprar

Empezamos con la talla. ¿Sujetador de lactancia qué talla comprar si ya tengo los pechos hinchados y aún no sé cuánto más aumentará por lo que ocupará la leche?.

Lo más habitual es que la talla de sujetador que utilizas en el octavo mes de embarazo es la talla que tengas durante la lactancia.​ Por lo que te recomiendo que esperes al octavo mes para comprar los sujetadores de lactancia.

Muchísima gente te aconsejará que compres una talla más. Pero lo normal es que sólo necesites una talla más durante los 2 primeros días tras la subida de la leche. Una vez que se estabiliza la producción el volumen disminuye.

Cuando necesitas un sujetador de lactancia tallas grandes, al cambio del volumen de pecho se une que probablemente antes del embarazo no usabas tu talla ideal. Por eso es mucho más difícil saber que talla necesitas. Tranquila, estoy aquí para ayudarte.

Al respecto de utilizar sujetador de lactancia con aros. ¡Oh socorro, aros no, que se producen mastitis!

Estoy totalmente en contra de esta afirmación. Si los aros son de tu talla jamás se te clavarán porque van por debajo de la mama. Al ir por debajo no obstruyen ningún conducto. Pero reitero la importancia de que sea un sujetador de tu talla.

Aunque el pecho durante la lactancia estará más firme que nunca, también pesa más. Por lo que si estás acostumbrada a llevar aros, te aconsejo sujetador con aros para salir. Te verás el pecho más elevado.

Piensa que aún tendrás una pancita considerable, las hormonas estarán alteradísimas, con lo que si encima te ves mal el pecho te va a costar más recuperarte.

Por la noche también necesitarás utilizar sujetador, por tres motivos:

  1. Al tener el pecho más grande de lo normal te molesta.
  2. Los pezones están hiper sensibles y te molestan todos los roces, incluido el contacto con el pijama, pero si llevas puesto el sujetador ya no los notas.
  3. Hay momentos en los que la leche desborda, con lo que tienes que llevar discos de lactancia y con algo se tienen que sujetar.

Durante la noche el sujetador siempre debe ser sin aros, tiene que ser especialmente cómodo y con las mínimas costuras posibles. Te recomiendo especialmente el sujetador de lactancia tallas grandes Chi de Freya.

Este mismo sujetador de la noche le puedes utilizar los primeros días. Con la subida de la leche los pechos estarán más hinchados. No es cuestión de comprar un sujetador con aros una talla más grande solo para dos días.

Ya te lo he comentado antes, pero me reafirmo. Lo mejor es esperar al octavo mes de embarazo, para que la talla sea la definitiva.

Si estás en el quinto mes de embarazo y ves que tus sujetadores ya te torturan, te recomiendo que compres un sujetador de lactancia sin aros. Para que se adapte mejor al posible crecimiento que puede tener aún el pecho. Si al final resulta ser la talla definitiva, perfecto, lo podrás utilizar para dormir.

¿Cuántos sujetadores de lactancia necesito?

Esta es otra de las preguntas del millón.

La mayoría de la gente te recomienda comprar dos sujetadores de lactancia, pero o yo organizo muy mal mi tiempo o las que recomiendan dos sujes no amamantaron durante muchos meses. 

Para mi gusto son necesarios 4 sujetadores de lactancia, 2 con aros y 2 sin ellos. 

Si eres una super mujer capaz de lavar cada noche el sujetador que usas de día y cada mañana el que usas por la noche, con dos sujetadores será más que suficiente para ti. Si no te ves capaz es mejor que cojas 2 de cada.

Ahora vamos a hablar de la calidad del sujetador de lactancia.

Hago alusión a este tema porque es muy habitual escuchar que para unos meses que va a durar la lactancia con un sujetador baratito de una gran cadena de ropa low cost es suficiente.

Las mujeres que optan por esta opción cometen un error enorme del que se arrepentirán toda la vida. Aunque probablemente nunca sean conscientes de que están sufriendo las consecuencias de haber elegido sujes malos.

Ya he comentado antes que durante este periodo el pecho tiene más peso que normalmente (por la leche). Está más sensible y a medida que tu bebé vaya creciendo encima estará sometido a tirones constantes. Si no utilizas un sujetador de lactancia que cumpla su función de maravilla acabarás con el pecho caído y es irreversible (salvo paso por quirófano).

Cuál es el mejor sujetador de lactancia

Respecto a cuál es el mejor sujetador de lactancia, eso depende de tu pecho. Igual que no existe el mejor sujetador para salir a la calle para todas las mujeres. No existe un sujetador de lactancia perfecto para todas. 

Tendrás que tener en cuenta si el pecho está centrado, nace bajo la axila, es muy ancho en la base y menos por arriba… Los mismos criterios que se usan para elegir el sujetador normal, hay que seguirlos con el sujetador de lactancia.

Los modelos de sujetadores de lactancia tallas grandes preformados, con o sin relleno, están especialmente indicados para pechos anchos y poco proyectados. De este tipo son el modelo Pure de Freya y el Smoothing de Elomi.

Para pechos estrechos y muy proyectados son mejores los modelos con costura, como son Mamma de Nessa y Molly de Elomi.

Si tienes un pecho con una anchura de raíz y una proyección media, enhorabuena, puedes elegir cualquiera de los sujetadores lactancia tallas grandes que hay en la tienda.

Lactancia cómo cuidar tu pecho

Cuidar tu pecho durante esta etapa de tu vida es muy importante y lo agradecerás profundamente. El uso de crema de lanolina para curar las grietas es muy efectivo. Pero si quieres prevenir esas grietas puedes untar en el pezón una gotita de tu leche cada vez que des de mamar. De esta manera hidratarás la zona y estará más protegida.

Si quieres ver los trucos para que la lactancia sea más fácil cuando tienes mucho pecho, pincha aquí.

No lo dudes, pincha en el siguiente enlace para encontrar el sujetador de lactancia tallas grandes perfecto para ti.

Ver sujetadores de lactancia

Источник: https://granlenceria.es/blog/pautas-para-acertar-con-los-sujetadores-de-lactancia/

Sujetador de lactancia: cómo elegir el más adecuado

Consejos para comprar el sujetador de lactancia adecuado

De todas las cosas que cambian con la llegada de un bebé a una casa, quizá una de las que menos tienen en cuenta las madres es la de la ropa. Porque, sí, después de la ropa premamá, llega la de lactancia, que ya no es tan fácil de encontrar ni se oferta con tanta variedad.

Durante el embarazo es diferente. Hay tiempo y mucha ilusión para buscar ropa premamá con la que sentirse cómoda y guapa a la vez. Pero, una vez llega la criatura, la moda, la belleza y, sobre todo al principio, la higiene personal, se convierten en una utopía.

De hecho, con la lactancia la moda se convierte en algo limitado y caro, que al principio puede hacerse un mundo para la madre.

El sujetador de lactancia pasa entonces a ser un básico al que merece la pena dedicar algo de tiempo, previsión e inversión para no cometer errores.

En primer lugar, nunca está demás saber a qué nos referimos cuando hablamos de un sujetador de lactancia: no es más que un sujetador que permite amamantar al bebé con mayor comodidad.

Es cierto que hay madres experimentadas en esto de la lactancia que, al cabo de los meses o incluso años, son capaces desenvolverse con soltura con los sujetadores habituales.

Pero lo cierto es que, sobre todo en los primeros meses, el sujetador de lactancia es un gran aliado en la crianza del bebé.

Un error clásico a la hora de elegir sujetadores de lactancia es la talla: a veces nos cuesta imaginar cómo cambiará nuestro pecho con el nacimiento del bebé y tendemos a comprar los sujetadores de lactancia tomando como referencia la talla actual. Craso error.

Los expertos recomiendan al menos elegir un modelo de dos tallas por encima de la habitual, puesto que el volumen del pecho aumenta considerablemente, especialmente durante los tres primeros meses de lactancia.

De hecho, comprobarás que muchos modelos de sujetador de lactancia solo están disponibles en tallas grandes.

Por ello, si bien es recomendable contar con un par de sujetadores de lactancia para cuando nazca el bebé, no es mala idea comprar otra tanda una vez hayamos comenzado con la lactancia, cuando podremos probarlos con el volumen real. O ir comprando a medida que nos surjan las necesidades. Además, no está de más guardar los recibos de las compras de esos primeros sujetadores, por si no nos valen y podemos cambiarlos por la talla correcta.

Por otro lado, a la hora de elegir estos primeros sujetadores de lactancia conviene tener claro que nunca deben comprimir las mamas, sino solo ofrecer sujeción. La razón no obedece tanto a la comodidad como a la salud, de cara a evitar posibles molestias y afecciones comunes durante la lactancia como la mastitis.

Sujetadores de lactancia: tipos de abertura

En general, los sujetadores de lactancia pueden contar con dos tipos de abertura para amamantar: la vertical, con un corchete o clip que se engancha en el punto más alto de cada copa (donde empieza el tirante). Como este de H&M:

La horizontal, que consiste en retirar una parte de la copa hacia un lado, como si se tratase de una cortinilla. Puede tratarse de un sujetador cruzado tipo top, que deja al descubierto toda la mama, como este de H&M:

O de uno con tela solapada que deja al descubierto solo el área alrededor del pezón, pero sigue recogiendo el pecho por los lados, como este de Mammae:

Incluso encontrarás modelos de sofisticados diseños que permiten desde incorporar los discos de lactancia hasta sujetar el sacaleches. Como este de Mammae:

No se trata de elegir entre uno u otro ni de decidir cuál es mejor. Es posible que varios modelos te sean útiles en diferentes ocasiones. Serás tú misma la que vayas descubriendo cuáles son tus preferencias y con qué tipo de abertura te sientes más cómoda en cada caso.

¿Con aros o sin aros?

En cuanto al tipo de sujetador, encontrarás tres tipos básicos para la lactancia: deportivo, con relleno y con aros.

El sujetador deportivo es ideal para estar en casa, dormir o para cuando simplemente tengas molestias en el pecho, bien porque sufres dificultades con la lactancia o bien por la hinchazón natural de las mamas. Es, sin duda, un imprescindible tras el parto que te hará sentir más cómoda en esos primeros días de adaptación. Es el caso de este modelo de Vertbaudet:

El sujetador de lactancia con relleno da forma al pecho y evita que se marquen los pezones a través de la ropa. Sin embargo, en las primeras semanas de lactancia puede que te resulte incómodo, tanto por la hinchazón de los pechos como por el roce que puede llegar a causar. Como este de Women’ Secret:

Los sujetadores de lactancia con aros suelen dar una forma más bonita al pecho, si bien solo son apropiados para cuando no hay molestias y el tamaño de los pechos se ha estabilizado.

A la hora de comprarlos, es importante dar con la talla exacta y evitar que el aro descanse sobre la mama para evitar que sea incómodo y perjudicial. Recuerda que el pecho debe encajar perfectamente tanto por debajo como por los lados y en ningún caso debe rebosar por encima.

Por eso es aconsejable que esperes hasta que la hinchazón inicial se alivie para hacerte con este tipo de sujetadores. Este modelo es de Kiabi:

Otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir tus sujetadores de lactancia son el tejido y las costuras. En un momento en el que los pechos se convierten en algo mucho más delicado de lo que ya de por sí son, llevar un sujetador con costuras que rocen el pezón, por ejemplo, puede resultar realmente incómodo (y sí, aunque resulte sorprendente los hay).

Por otra parte, muchos sujetadores de lactancia además gozan de un diseño poco acertado en tanto en cuanto el espacio que deja la abertura al pezón a la hora de amamantar. Hay que tener en cuenta que cada mujer tiene una forma de pecho diferente y, por ejemplo, la abertura puede no coincidir con los pezones en los casos de que estos estén ligeramente separados.

Sujetadores para escotes y espaldas complicadas

El bralette, el mejor aliado para lucir transparencias

Источник: https://sevilla.abc.es/estilo/bulevarsur/noticias/moda/sujetador-de-lactancia-como-elegir-el-mas-adecuado/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: