Consejos para el bebé antes de nacer

Contents
  1. Primeros cuidados del recién nacido
  2. Contacto piel con piel
  3. Limpieza de nariz y boca, según el centro
  4. Corte del cordón umbilical
  5. Peso y medida del bebé
  6. Vitamina K inyectada y colirio
  7. Lavado de recién nacido… solo por encima
  8. Consejos para tener un Parto a Término (y no prematuro)
  9. Diferencias en el desarrollo en bebés nacidos de forma prematura
  10. Problemas de salud en bebés prematuros
  11. De qué forma saber si puedes tener un parto prematuro
  12. Consejos para evitar un parto prematuro
  13. Las decisiones que toman los especialistas que pueden afectar al bebé
  14. Atención preconcepcional y prenatal
  15. El primer día de vida
  16. Cómo se ve su recién nacido
  17. Pruebas para los recién nacidos
  18. Lo que hace su bebé el primer día
  19. Amamantar o alimentar con biberón
  20. Sus sentimientos
  21. Amigos y familiares
  22. Si hay algún problema
  23. Los 11 mejores consejos para el cuidado del recién nacido: el pelo, las uñas, el baño, las cremas y más
  24. 2. La ropa en los primeros días
  25. 3. El baño
  26. 4. La crema después del baño
  27. 5. El cuidado de las uñas
  28. 6. Los ojos, las orejas y la nariz
  29. 7. Cómo limpiar la zona del pañal
  30. 8. Cuando el culito se escuece
  31. 9. El lavado de la ropa del bebé
  32. 10. ¿Qué hacer con la costra láctea?
  33. 11. Cortar o no cortar el pelo
  34. Consejos para madres primerizas: antes y después del parto
  35. Qué necesita una madre primeriza
  36. La cuna, un lugar para dormir
  37. La bañera y el cambiador
  38. Productos de higiene y cuidados
  39. Ropa de algodón
  40. ¿Qué llevar en la canastilla del bebé?
  41. Cuidados básicos del bebé
  42. Cuidados del cordón umbilical
  43. Lactancia materna
  44. Cólicos del lactante
  45. Cuándo debe comer un bebé
  46. Posición para dormir un bebé
  47. Cuándo visitar al pediatra

Primeros cuidados del recién nacido

Consejos para el bebé antes de nacer

Mientras tu bebé crecía dentro de ti, para cuidarle apenas tenías que preocuparte de llevar una vida y alimentación sana; pero desde el momento que asoma su cabecita, necesita tus cuidados y los del personal sanitario que ha asistido tu parto.

Son unos momentos muy importantes y, al mismo tiempo, llenos de emoción. La matrona cortará definitivamente el cordón umbilical que hasta ahora os unía, y junto con el médico comprobarán con unas sencillas pruebas indoloras que tu bebé ha nacido sano.

Te contamos cómo serán esos primeros cuidados del recién nacido desde que sus pulmones toman aire por primera vez y comienzan a respirar.

Nada más nacer, incluso antes de que haya terminado por completo el parto, cuando aún la placenta se encuentra dentro de tu útero, al bebé se le somete a los primeros cuidados médicos para que nada complique su feliz nacimiento. Hemos de decir que en los últimos años la práctica médica se ha modificado, y no es tan intervencionista como en el pasado.

Contacto piel con piel

«Si el bebé comienza el llanto y tiene buen tono, se pone encima de la madre para favorecer el contacto piel con piel y comenzar el amamantamiento», comenta el Dr. José Beceiro, de la Unidad de Neonatología del Servicio de Pediatría, del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares (Madrid).  

Limpieza de nariz y boca, según el centro

Tradicionalmente, y aún sigue siendo así en muchas maternidades y hospitales, el ginecólogo o la matrona limpia con suavidad la boquita del recién nacido para eliminar las secreciones bucofaríngeas, es decir, flemas y mocos, y ayudarle a tomar sus primeras bocanadas de oxígeno.  

Pero hoy en los centros donde se realiza un parto menos medicalizado, esta práctica o «la aspiración de secreciones, el lavado gástrico, el paso de sondas….

no se hace de forma rutinaria», explica Ana Ferrer, Supervisora de Paritorio del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares (Madrid).

«El recién nacido a término expulsa espontáneamente el líquido pulmonar en el curso del parto», cuenta el doctor Beceiro.

Corte del cordón umbilical

El siguiente paso es cortar el cordón umbilical. El ginecólogo o la matrona primero lo pinzará con un instrumento quirúrgico (aún no le colocarán la pinza de plástico) y luego romperá el nexo que os ha mantenido unidos.

En algunos hospitales esta actuación se hace enseguida, minutos después del nacimiento, y en otros se espera a que el cordón deje de latir. «Los únicos procedimientos que se realizarán al recién nacido durante este tiempo de contacto piel con piel, son su identificación y la adjudicación de la puntuación del test de Apgar.

La correcta identificación del recién nacido tras su nacimiento es necesaria desde el momento de la ligadura del cordón umbilical», puntualiza Ana Ferrer.

Ahora toca la realización del test de Apgar, la prueba clínica que mide la vitalidad del recién nacido en sus primeros minutos de existencia. Lo que el neonatólogo valora son cinco valores del bebé. Su tono muscular, el esfuerzo respiratorio, la frecuencia cardiaca, la respuesta a los estímulos externos y la coloración de la piel.

Peso y medida del bebé

Luego se le pesa y mide y se toma las medidas del perímetro cefálico, aunque en los centros en los que se practica un parto más humanizado, esta practica se retrasa hasta que la madre no sube a la habitación, alrededor de dos horas después, «para no interferir con el contacto piel con piel tras el nacimiento», añade el doctor Beceiro

Vitamina K inyectada y colirio

También se administra una profilaxis de vitamina K intramuscular «para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido, que puede provocar sangrados graves en algunos casos», afirma el neonatólogo. También se le aplica un colirio en los ojitos para prevenir la infección ocular gonocócica, que puede contraer al pasar por el canal del parto.

Lavado de recién nacido… solo por encima

La imagen de un bebé todo sonrosado y limpio que suelen aparecer en las películas es muy poco real. Los bebés nacen un poco sucios pero hoy no se les lava.

«En las primeras horas de vida la limpieza debe ser superficial y en todo caso no debe interferir con el contacto piel con piel con la madre», señala el doctor Beceiro.

«El neonato se coloca sobre el abdomen o el pecho de la madre en decúbito prono y se seca y estimula con toallas precalentadas para evitar la pérdida de calor», detalla la supervisora de partos, Ana Ferrer.

Artículos Relacionados La mayoría de los padres necesitan (y tienen) trucos y consejos para cambiar el pañal de su bebé. Hay niños que se dejan cambiar con facilidad y otros para los que el momento del pañal se convierte en un suplicio que termina en una auténtica lucha con el adulto. De pequeños no suelen… Te preocupa que las altas temperaturas del verano puedan causar una deshidratación a tu bebé recién nacido o cómo saber si tiene calor, y cómo vestirle en verano. Y al mismo tiempo, te preguntas si podéis salir a algún lugar durante unos días de vacaciones. Resolvemos todas tus dudas… Si tenemos al bebé en nuestra cama, ¿qué ocurre con la pareja y las relaciones sexuales? Los defensores del colecho argumentan que el sexo no debería ser un problema. Primero, porque se puede practicar en otros lugares y, segundo, si el bebé está en una cama o cuna adosada, no hay por qué… No es una niñera, ni una canguro al uso… ¿Qué es entonces una «salus»? Se trata de una cuidadora profesional a domicilio de bebés recién nacidos. Se ofrecen en cualquier horario, aunque el más demandado es nocturno. Cuidado del bebé, de antiguo nos viene Desde hace un tiempo es frecuente…

Источник: https://www.natalben.com/primeros-cuidados-recien-nacido

Consejos para tener un Parto a Término (y no prematuro)

Consejos para el bebé antes de nacer

Importancia de un parto a Término | Derechos fotolia

Las estadísticas afirman que más de 15 millones de bebés nacen de forma prematura en todo el mundo a lo largo del año. Lo que a simple vista puede resultar un tema sin importancia, es realmente preocupante. En ocasiones un parto prematuro puede pasar desapercibido y no traer inconvenientes, pero otras veces puede poner en peligro la vida de la madre y del bebé.

Según lo determinan los resultados de los últimos estudios relacionados con este tipo de alumbramientos, es necesario que todos tomemos consciencia de lo necesarias que son para el desarrollo del feto las últimas semanas dentro del útero.

Si bien muchas veces los partos prematuros se dan por problemas que las madres no pueden evitar, en ciertas circunstancias, el adelanto se debe a hábitos poco recomendables y a falta de información.

En este artículo te daremos algunos consejos para reducir tus probabilidades de tener un parto anticipado.

Diferencias en el desarrollo en bebés nacidos de forma prematura

Según un estudio realizado por el doctor John Thorp, de la Universidad de Medicina de Carolina del Norte, los bebés que nacen durante la semana 39 de la gestación manifiestan menos problemas de salud que los que lo hacen antes.

Los resultados de dicho estudio dejaron ver que el 15 por ciento de los bebés observados, y que nacieron mediante cesárea durante la semana 37, manifestaron al menos un problema de salud, en comparación con el 8% de los niños nacidos durante la semana 39 de igual forma. Entre los problemas más influyentes se destacaron problemas respiratorios y tres veces más probabilidad de tener problemas de bajo nivel de azúcar en la sangre e  infecciones bacterianas.

Los nacidos durante la semana 38, mostraron el doble de probabilidades que los bebés nacidos una semana más tarde, aunque menos en proporción a los nacidos en la semana previa.

Según lo manifestó el doctor Thorp, estos problemas de salud son solo un indicio de lo preocupante que deberían resultarnos los partos prematuros. Acotó que son solo la punta del iceberg, y que vienen acompañados de bebés que no comen bien, no duermen bien y cuyas complicaciones causan mucha angustia a sus familiares.

Esto significa que por más que a simple vista nos parezcan cosas sencillísimas y muy sutiles, son realmente llamativas y deben ser atendidas con antelación. Ya que, aunque no sea necesario que tu bebé requiera de cuidados intensivos al nacer, los problemas podrían manifestarse durante los primeros años de su vida, a través de afecciones de diferentes tipos.

Problemas de salud en bebés prematuros

Si bien un bebé nacido en la semana 37 ya se encuentra casi completamente desarrollado; todavía falta la maduración final que le darán las dos semanas restantes.

Pero, posiblemente, si nace en ese momento no aparezcan dificultades a priori, sino que estas sean percibidas al tiempo de nacer a través de complicaciones de índole menor pero que causen un cierto malestar en la criatura.

En lo que respecta a los bebés que nacen entre la semana 34 y la 36 manifiestan cuatro veces más probabilidades de padecer complicaciones médicas como las siguientes:

  • Problemas de regulación de la temperatura corporal
  • Bajos niveles de azúcar en la sangre
  • Dificultad para respirar por sí solos
  • Apnea
  • Ictericia
  • Problemas para comer

A esto habría que agregar que tienen tres veces más probabilidades de fallecer durante el primer año de vida, en comparación con los bebés nacidos en la semana 37. Y en aquellos que consiguen superar este porcentaje, suelen manifestarse problemas claros de aprendizaje y socialización.

De qué forma saber si puedes tener un parto prematuro

Un parto prematuro se anuncia a través de los siguientes síntomas.

  • Más de cinco contracciones por hora
  • Segregación de sangre de color rojo vivo desde tu vagina
  • Manos y rostro hinchados
  • Dolor al orinar
  • Vómitos frecuente
  • Dolor intenso en la espalda baja
  • Presión en la pelvis

Si tienes alguna de estas sensaciones consulta urgentemente con tu médico, quien sabrá aconsejarte para evitar que el parto se adelante.

Consejos para evitar un parto prematuro

Ya te hemos hablado de la importancia de cuidarte especialmente durante las últimas semanas del embarazo. En este artículo te confirmamos el fundamental efecto positivo que pueden significar para el niño los últimos 14 días e incluso los 7 últimos. Por tanto, haz todo lo que puedas por dar a luz en el momento indicado.

Es evidente que cuanto más tiempo pase tu bebé en el útero mejor será su desarrollo y eso se verá manifestado en un parto saludable y un primer año de vida sin sobresaltos para la familia. Entre los beneficios de un parto a término debemos mencionar el desarrollo cerebral. Un bebé de 35 semanas de desarrollo tiene un cerebro dos tercios menor que el que tendrá en las semanas 39 y 40.

De todas formas, no es que puedas decidir exactamente cuándo nace tu bebé por lo que te recomendamos que tampoco te obsesiones. No obstante, hay muchas cosas que puedes hacer para colaborar positivamente con tu gestación y con tener un parto a término.

Existen sin embargo ciertos factores que pueden elevar el riesgo de tener un parto prematuro, como un embarazo múltiple o preeclampsia; pero a veces los partos prematuros tienen lugar por una falta de información por parte de la madre y el abatimiento de las barreras preventivas, porque se considera que si no hubo problemas hasta entonces no surgirán. Debes saber que es mucho lo que puedes hacer en estas semanas para tener el parto en el momento indicado por la naturaleza. Entre los hábitos que puedes tener se encuentran:

  • Abstenerte de consumir alcohol
  • Exacerbar los cuidados de cualquier enfermedad crónica que puedas padecer, como ser diabetes
  • No consumir tabaco ni drogas de cualquier tipo
  • Controlar los niveles de estrés y nerviosismo
  • Mantenerte hidratada
  • Mantener una dieta sana
  • Conocer tus medidas (el cuello de tu útero debe ser de 4 a 4.5 cm hasta la semana 20, de 3.5 to 4 cm de la semana 24 a la 28, de 3 a 3.5 cm entre las semanas 32 y 36)
  • Evitar dos embarazos muy seguidos
  • Realizar ejercicios diarios (los recomendados para cada período del embarazo)
  • Conocer los síntomas para saber informar a tu médico en cuanto notes alguno de ellos

Las decisiones que toman los especialistas que pueden afectar al bebé

Algunas madres aceptan que ante cualquier nimio inconveniente se les realice una cesárea, argumentando que es mejor así. De este modo, se evitan la ansiosa espera de los últimos días.

No obstante, debes acordarte de que la paciencia y el autocontrol son fundamentales para que tu bebé nazca sano e inteligente. Por tanto, cada vez que te notes ansiosa y que pienses intensamente en que deseas que el parto sea pronto, recuerda la importancia de estas últimas semanas.

Y procura cuidarte todo lo que puedas para que tu bebé nazca sano cuando le llegue la hora de hacerlo.

Es necesario aclarar, sin embargo, que, a veces, esta reducción de los partos prematuros tiene que ver con determinadas decisiones médicas. Los especialistas, también pueden colaborar con que los partos prematuros se reduzcan mediante diversas acciones. Estas son algunas de las cosas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que podrían ayudar.

  • Reducir los embarazos múltiples por fecundación in vitro
  • Reducir las cesáreas fijadas antes de tiempo sin una razón médica
  • Administrar suplementos de progesterona a las mujeres con embarazos de alto riesgo
  • Realizar puntos de sutura cervical a las que tengan un cuello uterino débil

Según la revista Revista The Lancet si se aplican estos recaudos, podrían reducirse en gran medida los casos de partos prematuros. Esto no solo sería beneficioso para todos los bebés recién nacidos sino que además permitiría que los Estados ahorraran mucho dinero en cuidados intensivos de niños nacidos antes de tiempo.

Atención preconcepcional y prenatal

Los cuidados en el embarazo comienzan antes de saber que estás encinta. Una buena atención preconcepcional puede ser la clave para desarrollar una gestación saludable tanto para ti como para el bebé.

Este tipo de atención previa a la concepción es fundamental sobre todo en casos de que la futura mamá padezca trastornos crónicos como puede ser diabetes, epilepsia, presión arterial alta.

Las cuales pueden contribuir con un nacimiento antes del término estipulado de forma natural.

Esta atención permite detectar los posibles riesgos y tratarlos con antelación, evitando que el bebé nazca antes de tiempo.

Entre las cosas recomendadas antes de la concepción y que pueden ayudar a evitar un nacimiento prematuro se encuentran:

  • Tomar suplemento de ácido fólico
  • Mantener una dieta saludable para quedarse embarazada teniendo un peso saludable
  • Seguir un tratamiento especial si ya has tenido partos prematuros

Una vez estés embarazada debes realizar una atención prenatal. A través de un riguroso seguimiento, los especialistas pueden detectar antes de que ocurran las causas potenciales de un parto prematuro y evitarte dolores de cabeza.

Si sigues estos consejos, seguramente tendrás nueve alucinantes meses de embarazo y un parto saludable. Y, una vez más, no te olvides de mantenerte positiva.

Y ten presente que todo lo que dejas que a ti te afecte, también puede provocar consecuencias en el bebé.

Por tanto, aléjate de las situaciones y relaciones estresantes, intenta llevar un ritmo de vida apacible y disfruta todo lo que puedas de cada instante de tu vida y de esa hermosa relación que comienza a gestarse entre tú y tu bebé.

Источник: http://www.mibebestore.com/blog/consejos-para-tener-un-parto-a-termino/

El primer día de vida

Consejos para el bebé antes de nacer

  • Tamaño de texto más grande

Usted ha estado esperando este día durante meses: finalmente va a conocer a su bebé. Pero como muchos padres primerizos, es posible que no tenga una idea clara de cómo será ese encuentro.

¿Se pregunta qué aspecto tendrá su bebé y qué hará él o ella después de llegar? Continúe leyendo.

Cómo se ve su recién nacido

Aunque usted haya visualizado un bebé robusto y sano, la realidad podría no corresponder con esa imagen. Muchos recién nacidos son criaturas diminutas y mojadas cuando acaban de nacer.

A menudo sus cabezas son ligeramente puntiagudas como resultado del paso a través del canal de parto. Esto es sólo temporal: la cabeza tomará un aspecto redondeado en los siguientes días.

Podría sorprenderle que la cabeza de un recién nacido sea tan grande en comparación con el resto del cuerpo.

También es posible que su bebé se vea comprimido, ya que sus piernas y brazos se han mantenido doblados a la altura de las rodillas y de los codos mientras estaba en el útero. Después de meses de crecer en un espacio tan estrecho, esto es perfectamente normal. Las extremidades se enderezarán conforme su bebé crezca.

Observe los diminutos dedos de las manos y de los pies de su bebé. Observará las uñas delgadas como el papel; y a veces largas.

La piel de su bebé puede tener uno de varios aspectos posibles; al principio se ve un tanto roja, rosa o púrpura. Algunos bebés nacen con una capa blanca denominada vérnix caseosa, que protege a su piel de la exposición constante al líquido amniótico en el útero.

Esta capa se elimina con el primer baño del bebé. Otros bebés nacen muy arrugados. Y algunos, especialmente los bebés prematuros, tienen un aspecto suave y con pelo debido al lanugo, un pelo fino que se desarrolla mientras están en el útero.

El lanugo generalmente se cae después de una o dos semanas.

Los sarpullidos y las manchas blancas diminutas son también comunes en los recién nacidos. Éstos generalmente desaparecen en los primeros días o semanas después del nacimiento del bebé. El médico examinará a su bebé en las primeras 12 a 24 horas después de su nacimiento, y se asegurará de que los sarpullidos o manchas, si los hay, sean normales.

Recuerde, el aspecto de su bebé cambiará dramáticamente en las siguientes semanas conforme él o ella crezca. Las extremidades se extenderán, el tono de piel probablemente cambie y las manchas desaparecerán.

Pruebas para los recién nacidos

Inmediatamente después de nacer, se evaluará a su bebé mediante una calificación de Apgar para determinar su estado de salud. En esta prueba rutinaria se miden la capacidad de respuesta del bebé y sus signos vitales. Se verifican cinco factores: ritmo cardíaco, respiración, color, actividad y tono muscular, y respuesta refleja con muecas.

Se asigna al bebé una calificación de 0 a 2 en cada categoría, y los cinco resultados numéricos se suman. Este total se denomina calificación de Apgar. La evaluación se realiza a 1 minuto de vida y 5 minutos después. Esta prueba fácil y rápida se aplica principalmente para ver si el bebé necesita ayuda para respirar.

Una calificación de 7 a 10 generalmente se considera normal, y si su bebé recibe esta calificación, normalmente no es necesario realizar acciones especiales en ese momento. Una calificación menor significa que es posible que inicialmente sea necesario tomar algunas medidas adicionales, como proporcionar oxígeno al bebé.

Su recién nacido se someterá a algunos otros procedimientos rápidos, que pueden incluir:

  • limpiar los conductos nasales con un aspirador nasal
  • medición del peso, la circunferencia de la cabeza y la longitud
  • aplicación de ungüento o gotas en los ojos para prevenir infecciones

El personal médico secará a su bebé y lo envolverá con una manta. Todo esto sucede muy rápidamente, y antes de que usted se dé cuenta, su bebé estará en sus brazos para un tiempo de vinculación muy especial. Después de un primer intento de amamantarlo, es momento de unos cuantos procedimientos más, generalmente después de 10 a 30 minutos.

Mientras la madre descansa en la sala de parto o de recuperación, el bebé es llevado a la sala de recién nacidos para recibir un baño minucioso. Generalmente, se permite al padre acompañarlo.

Se le aplicará a su bebé una inyección de vitamina K, para ayudar a la sangre a coagular adecuadamente.

También es posible que su bebé reciba una dosis de vacuna contra la hepatitis B, con su consentimiento.

Otras pruebas variarán entre un hospital y otro. Es posible que se realice un análisis de sangre a su recién nacido para verificar los niveles de azúcar en la sangre o bilirubina. Si se descubre algún otro problema, el bebé podría requerir atención médica inmediata.

Además, se realizará un análisis sanguíneo de rastreo a su bebé antes de que salga del hospital, para detectar fenilcetonuria (PKU), hipotiroidismo congénito y otras enfermedades que se deben diagnosticar pronto en la infancia para asegurar un tratamiento exitoso. Se recomienda realizar una prueba de audición a todos los bebés antes de que salgan del hospital, para poder detectar posibles problemas lo antes posible.

Con un parto vaginal, la estancia promedio del recién nacido es de alrededor de 48 horas. Con un parto por cesárea, es de aproximadamente 96 horas.

Lo que hace su bebé el primer día

Muchos padres se sorprenden al ver lo alerta que está un recién nacido.

Inmediatamente después de nacer, los ojos de un recién nacido están bastante abiertos, y los bebés pasan mucho tiempo estudiando caras, especialmente las de sus padres.

Es posible que su bebé se dé vuelta o reaccione al sonido de sus voces. Su bebé está utilizando todos los sentidos, incluídos el olfato y el tacto, para identificarla aún más y unirse a usted.

Su recién nacido llorará, dormirá y a veces la mirará directamente a los ojos. Aunque su visión es borrosa, su bebé ve mejor las cosas (como su cara) que están a una distancia de alrededor de 20 a 38 cm. Su bebé sujetará su dedo si lo coloca en la palma de su mano. Y por supuesto, su bebé deseará comer.

Después de estar muy despiertos inicialmente, la mayoría de los recién nacidos están somnolientos durante aproximadamente las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para alimentarlos cada 2 a 3 horas para que se acostumbren al proceso y comiencen a recibir alimento. Si una madre está amamantando, ésta es también la mejor manera de provocar que suba la leche.

Amamantar o alimentar con biberón

Si una madre ha decidido amamantar, puede comenzar tan pronto como su recién nacido es colocado en sus brazos.

Aunque probablemente su leche no suba completamente durante otro día o dos, especialmente en el caso de las madres primerizas, el bebé recibe nutrición de su calostro, un precursor de la verdadera leche materna. En el caso de algunas mujeres, del calostro es poco espeso y aguado; para otras, es espeso y amarillento.

Mientras su bebé succiona su pecho, esta acción desencadena hormonas que le indican a su cuerpo que es el momento de producir leche. Estas primeras comidas son excelentes ensayos tanto para la madre como para el bebé.

A algunos bebés (especialmente los bebés prematuros y los más pequeños) les cuesta trabajo agarrarse o lograr la succión suficiente para alimentarse de su pecho.

Una enfermera, una asesora de amamantamiento o una consultora de lactancia pueden ayudarle a usted y a su bebé a superar cualquier obstáculo.

Incluso si el amamantamiento va bien desde el principio, es útil aprender lo más posible de una especialista en lactancia.

Inicialmente, probablemente amamantará a su bebé alrededor de cada 2 a 3 horas durante las 24 horas. Si va a alimentar a su bebé con biberón, generalmente puede comenzar en las primeras horas de vida.

Sus sentimientos

Tener un bebé es una experiencia de enorme importancia, que cambia la vida. No se sorprenda si descubre que está sintiendo una amplia gama de sentimientos.

Es posible que experimente todo, desde euforia a preocupación a ansiedad a dicha incontenible. Y sus sentimientos pueden cambiar de manera repentina e impredecible. Además, la madre acaba de pasar por mucho esfuerzo físico.

Muy probablemente esté exhausta, y ambos padres podrían comenzar a sentir los efectos de la falta de sueño.

Cada padre y madre reaccionan de manera diferente. Algunas madres «olvidan» las dificultades del parto en cuanto ven por primera vez a sus recién nacidos. Algunas sienten niveles altos de energía impulsadas por la emoción de finalmente tener al bebé. Y otras se sienten tristes y pueden experimentar melancolía o una depresión posparto más seria.

Un médico, enfermero o asesor puede ayudar a los padres a comprender sus emociones después de la llegada del bebé.

Amigos y familiares

Mantenga el primer día simple. Contacte a sus amigos cercanos y familiares, y pídales que les comuniquen las noticias a otros amigos y parientes. Tener una red de personas que llaman le dará libertad para pasar más tiempo con su recién nacido.

Está bien que sus seres queridos conozcan al bebé el primer día. Los abuelos y los hermanos pueden conocer al miembro más nuevo de la familia y comenzar a crear un vínculo de inmediato.

Pero evite un desfile de visitantes entrando y saliendo del cuarto, para que el primer día del bebé sea tranquilo y sencillo.

Los padres y el bebé necesitan mucho descanso y tiempo tranquilo para crear lazos.

También es recomendable limitar a los visitantes en las primeras semanas, debido a la posibilidad de exponer al bebé a alguna infección. Siempre que tenga visitas, asegúrese de que no estén enfermos y pida a todos que se laven las manos antes de tocar al bebé.

Si hay algún problema

Si su bebé nace con algún problema o prematuramente, éste puede ser un momento difícil. El equipo médico del hospital está capacitado para ofrecerle recomendaciones profesionales y hablar sobre sus opciones. Si no siente deseos de hablar con un médico todavía, no tema pedirle a su pareja o a otro familiar cercano que lo hagan. El personal médico será sensible a sus necesidades.

Para muchos padres, hablar con un consejero o clérigo proporciona cierto consuelo. Hay muchos grupos de apoyo disponibles para brindarle el respaldo emocional que necesitará. No dude en pedir ayuda.

Cuando su bebé nazca, usted entrará en una fase completamente nueva de su vida. Tómese el tiempo durante los primeros días de la vida de su bebé para disfrutar este nuevo comienzo.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/first-day-esp.html

Los 11 mejores consejos para el cuidado del recién nacido: el pelo, las uñas, el baño, las cremas y más

Consejos para el bebé antes de nacer

Llegar a casa con el recién nacido genera muchas dudas a los padres. En el hospital no había mucho que hacer porque el bebé dormía casi a todas horas, y como mucho se le hacía un lavado rápido por aquello de que aún no se le ha caído el cordón, así que al veros solos con el bebé aparecen las primeras preguntas.

Las más habituales son las relacionadas con los cuidados: cuándo se les corta las uñas, si hay que cortarles el pelo, cuándo ponerles crema hidratante, cada cuánto bañarles, cómo hacerlo, etc. Con la intención de agrupar todos los consejos sobre eso en una sola entrada hoy os ofrecemos los mejores consejos para los cuidados del recién nacido.

El cordón umbilical, al dejar de recibir aporte sanguíneo se momifica y acaba cayendo pasados unos días. El cómo curarlo depende un poco del hospital en que el bebé nazca, pues hay quien recomienda utilizar alcohol de 70ºC, hay quien dice que solo agua y jabón y hay quien dice que no hace falta hacer nada.

Todas las soluciones son correctas, pues en una revisión de estudios realizada por la OMS en 2004, en que se incluyeron 22 estudios con 8.

959 bebés, vieron que era indiferente cómo se curara el ombligo al comparar el uso de antiséptico con el cuidado del cordón en seco.

Así que en el fondo da igual cómo curarlo (siempre que no se utilice povidona yodada). En caso de que huela mal o supure, es necesario llevarlo al pediatra.

2. La ropa en los primeros días

¿Abrigarlo? ¿No abrigarlo? Durante los primeros días es interesante tener al bebé relativamente abrigado, pues viene del útero materno donde estaba a una temperatura alta en comparación con el exterior.

No pasarse, pero no ponerlo exactamente como vamos nosotros, o si va igual, tener claro que estamos en un ambiente donde no puede pasar frío.

Una vez pasan los primeros días, se suele decir que hay que vestirles con una manga más que nosotros.

Es una manera de explicar que tendrían que ir igual que los adultos, pero con una capita fina más, pues ellos no regulan la temperatura como nosotros y, además, no tienen la cantidad de grasa que nosotros sí tenemos y que en cierto modo nos protege (y no hablo de sobrepeso ni nada por el estilo, sino de que ellos tienen una piel muy finita y nosotros, aun delgados, no tanto).

Lo ideal en este sentido es tocarles la zona del cuello y la espalda. Así sabremos si están confortables o si tienen frío o calor.

3. El baño

Durante mucho tiempo los bebés se bañaban cada día tanto por higiene como por aquello de que se quede relajado antes de ir a dormir. La realidad es que no todos se relajan (muchos se lo pasan pipa y salen de la bañera más despiertos de lo que entraron) y bañarlos todos los días puede ser demasiado.

Y es que el baño reseca la piel, elimina las bacterias naturales que tenemos y muchos bebés sufren después las consecuencias, en forma de eccemas e infecciones cutáneas.

Vamos, que lo recomendable es bañar al bebé cada dos o tres días, y en los días que no lo bañas hacer algún cambio de pañal con agua y jabón.

¿Que cómo bañar al bebé? Con el agua a temperatura adecuada (unos 36 grados), en un lugar donde no haga frío y con todo preparado para después. Ahora viene el verano y no hay mucho problema, pero en época de frío es interesante secar bien al bebé, sobre todo en los pliegues, y luego secarlo y vestirlo rápido.

4. La crema después del baño

De igual modo que el baño se suele hacer cada día, o se hacía cada día, lo de poner crema después del baño parece también algo que deba hacerse sí o sí.

La realidad es que los primeros días sí es interesante, porque en muchos casos los bebés se «pelan», pero pasados los primeros días un bebé no suele necesitar ni cremas ni aceites ni prevención de culito.

Según la AAP (Asociación Americana de Pediatría) “un bebé no necesita que le pongan habitualmente cremas, aceites ni talcos”.

Esto no quiere decir que sea malo, sino sólo una cuestión práctica y económica. Si la piel del bebé está bien no hace falta poner nada. Si está un poco seca por algunas zonas, pues se le pone crema de bebé (crema mejor que aceite, que hidrata menos) en esas zonas, o si se quiere en todo el cuerpo hasta que no queden zonas secas.

Como consejo, si se aprovecha el momento de poner la crema para hacerle un poco de masaje al bebé, yo sí lo haría todos los días, pero no por la crema, sino por el masaje. Es un momento de cariño hacia él y esos momentos son muy importantes para ambos.

5. El cuidado de las uñas

En las uñas no hay que hacer nada especial más allá de cortarlas cuando haga falta. Muchos padres creen que no se pueden cortar hasta que los bebés tienen un mes, o una edad específica. Lo cierto es que no hay una edad mínima para cortar las uñas de un bebé. Es más bien una cuestión de lógica. Si el bebé tiene las uñas largas pues se cortan, tenga la edad que tenga.

Puede hacerse con una lima o puede hacerse con unas tijeras de punta redonda y es mejor hacerlo en algún momento que esté relativamente tranquilo. De todas maneras, tenemos que sujetar bien su mano, no sea que un movimiento nos lleve a cortar lo que no debemos.

6. Los ojos, las orejas y la nariz

Con los ojos, las orejas y la nariz no hay que hacer nada, pero en caso de que haga falta, vale la pena saber cómo hacerlo.

Si hay legañas, que al principio puede ser habitual porque los conductos lagrimales no siempre funcionan bien y no limpian el ojo como debieran, se limpian con un poco de suero y con una gasa que limpie de dentro hacia afuera y luego tirándola (solo una pasada por gasa).

Si vemos cera, solo limpiar la parte de cera que veamos, la del exterior, y mejor no usar bastoncillos. Como os dijimos hace unos meses, la mejor manera de limpiar las orejas es con el codo. Es decir, no meter nada dentro.

En el caso de la nariz, si notamos que tiene moquitos y no respira bien, dado que ellos no sacan los mocos voluntariamente, se recomienda utilizar suero fisiológico. El modo menos agresivo de hacerlo es echarlo poco a poco, gota a gota, por los orificios nasales, de manera que el moco se vaya diluyendo y salga más fácilmente por la nariz o bien se lo trague.

7. Cómo limpiar la zona del pañal

Como ya os he comentado antes, lo ideal es hacer al menos un cambio al día con agua y jabón. Si pueden ser más, pues más, que siempre limpia mejor que las toallitas.

La dirección que usemos para limpiar es importante, porque según cómo lo hagamos llevaremos los restos hacia el lugar donde quitamos la mano. Es importante, entonces, hacerlo desde los genitales hasta el ano.

De arriba a abajo, para que las heces no vayan hacia los genitales, sino todo lo contrario.

8. Cuando el culito se escuece

Si después de limpiarlo no está irritado no hace falta poner nada. Si se irrita, les ponemos pasta al agua en los cambios de pañal hasta que la zona perianal esté otra vez rosadita y sanita. Una manera de hacer crema de bebés casera es utilizando una mezcla de maicena y aceite de oliva, que también funciona.

9. El lavado de la ropa del bebé

La piel de los bebés es bastante delicada y suele responder fácilmente a cualquier «agresión». Seguro que habréis notado que si les cogéis desnudos quedan marcados nuestros dedos durante un rato.

Para evitar posibles reacciones, es recomendable lavar la ropa del bebé por separado, asegurarnos de que se aclara bien y a ser posible no utilizar suavizante, pues provoca muchas reacciones alérgicas en la piel (granitos, enrojecimiento, etc.).

Conviene hacer lo mismo con sus sábanas y mantitas y con las nuestras si el niño acaba en nuestra cama o duerme alguna siesta en ella.

10. ¿Qué hacer con la costra láctea?

La costra láctea es la costra que les sale a los lactantes. Por eso se le llama así (nada que ver con que tome leche materna). Es un problema estético, una dermatitis seborreica que no produce ningún síntoma y que, como tal, solo se retira si se quiere (a menos que haya signos de infección).

En caso de querer retirarla, lo que se suele recomendar es utilizar aceite de oliva, de almendras o de bebé, aplicándolo en la cabeza durante un rato. Ese masaje con aceite reblandece las costras y así, media hora después, saltan al bañarle y pasarle una esponja por la cabeza.

Se hace despacio, con cariño, y sin esperar que caiga todo en un día (caen unas pocas cada vez que se hace).

11. Cortar o no cortar el pelo

El corte del pelo del bebé se hace también por una cuestión de estética. En los primeros meses suele caerse gran parte del pelo de bebé y muchos se quedan prácticamente calvos. Luego, hacia los seis meses, empieza a salir el pelo definitivo.

Cortarlo no hará que el pelo salga más fuerte, así que solo se hace si los padres consideran que el bebé estará mejor con el pelo corto.

Para ello deben utilizarse tijeras con la punta redonda (la cuchilla está totalmente desaconsejada y el cortapelo puede hacerle daño) y tener al bebé tranquilo para no hacerle daño.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Cuidados del recién nacido

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/11-mejores-consejos-para-cuidado-recien-nacido-pelo-unas-bano-cremas

Consejos para madres primerizas: antes y después del parto

Consejos para el bebé antes de nacer

A pesar de que la hora del parto es uno de los momentos que más preocupa a las madres primerizas, la prueba de fuego llega unos días después con la llegada del bebé a casa. Enfrentarse a ese momento no es sencillo siendo madres primerizas, pero con el paso de los días te darás cuenta de que todo es cuestión de práctica.

Aun así, vamos a dar algunos consejos para madres primerizas antes y después del parto, que te ayudarán a saber qué necesitas y qué pautas recomendamos seguir.

Qué necesita una madre primeriza

Antes de que nazca, es necesario hacerse con una serie de cosas imprescindibles para el bienestar del bebé. Estos accesorios y muebles te serán muy necesarios y no tendrás tiempo de comprarlos cuando haya nacido tu pequeño/a. Es por eso por lo que se recomienda adquirirlos unos meses antes. Pero, ¿cuáles son?

La cuna, un lugar para dormir

El bebé necesitará un lugar para dormir adecuado tras su nacimiento. Existen cientos de modelos, por lo que tendrás que escoger la que más se adapte al método de crianza que vayas a usar. La cuna colecho, por ejemplo, es la más recomendado tanto por la OMS como por UNICEF, ya que favorece la lactancia y disminuye la probabilidad de muerte súbita del bebé.

La bañera y el cambiador

El momento del baño es uno de los preferidos de todas las madres primerizas. Es cierto que puede que al bebé no le guste demasiado sus primeras incursiones en el agua, pero con el paso de las semanas le encantará. Es por eso por lo que tener una bañera adecuada para él se hace muy necesario.

El cambiador es otro de esos elementos necesarios en la habitación del bebé. No solo servirá para cambiar el pañal, también para vestir al bebé cada día.

Productos de higiene y cuidados

Toallitas, pañales, jabón con pH neutro, esponjas especiales o un cepillo para bebés son algunos de los productos de higiene que necesita una madre primeriza. Al ser productos básicos, recomendamos comprarlos antes de tener al bebé.

Ropa de algodón

La ropa de algodón deberá ser prioritaria, ya que es la que menos alergias puede provocar en un bebé. Asimismo, es importante tener varios conjuntos de ropa, en especial pijamas. Los bebés suelen ensuciarse rápidamente, por lo que tener ropa limpia será prioritario.

¿Qué llevar en la canastilla del bebé?

Un mes antes de la fecha prevista para el parto, es importante preparar la canastilla que llevarás al hospital, siendo otra de las cosas que una madre primeriza necesita saber.

Para ti, puedes incluir un par de camisones, preferiblemente abiertos por delante para facilitar la lactancia, ropa interior, zapatillas, tu bolsa de aseo habitual, compresas posparto, discos protectores de lactancia y la ropa que usarás para regresar a casa.

Para el bebé, la Asociación Española de Pediatría recomienda añadir ropa de algodón para cinco días, tales como bodys, patucos, gorritos, manoplas o pijamas, pañales y toallitas para recién nacido, crema para el culito, baberos y los utensilios necesarios para llevarlo a casa (mantita, cochecito o cuco).

Cuidados básicos del bebé

Uno de los grandes miedos de las madres primerizas es no saber cuáles son los cuidados básicos del bebé. A continuación, vamos a dar unos consejos para que la llegada del bebé no resulte tan agotadora.

Cuidados del cordón umbilical

Curar el cordón umbilical es uno de los miedos más generales en las madres primerizas, pero no hay de qué preocuparse, puesto que solo se requiere una gasa empapada en alcohol de 70. Terminará por caerse solo entre el octavo y el décimo día.

Lactancia materna

La lactancia materna es la mejor forma de alimentar al bebé durante el primer año de vida, es más, la OMS recomienda que los primeros seis meses de un bebé sean de lactancia materna exclusiva.

Es cierto que las primeras veces puede costar bastante que el bebé se coja al pecho, así que te recomendamos mucha paciencia, tranquilidad y un cojín de lactancia para que te resulte más cómodo.

Cólicos del lactante

Con las primeras tomas es posible que aparezcan los primeros cólicos.

Para evitarlos en la medida de lo posible, no deberás olvidar nunca el momento de expulsar los gases después de las comidas.

Si aun así el bebé sufre cólicos, un masaje abdominal suave suele ser muy efectivo, además en nuestro artículo ¿Qué es un cólico? te damos algunas sugerencias para que ayudes a tu pequeño. 

Acude al pediatra si quieres el consejo de un profesional.

Cuándo debe comer un bebé

La lactancia materna a demanda es el método de alimentación más adecuado según los expertos. Hay que dejar que el bebé pida la comida y no obligarlo a comer. Esto evitará empachos y cólicos. Si tienes dudas respecto a la lactancia materna, en el artículo Cómo dar pecho te explicamos los aspectos básicos que debes conocer. 

Posición para dormir un bebé

Aunque cada bebé es un mundo, los pediatras recomiendan acostar al bebé boca arriba o de lado. Hay que evitar que el bebé duerma boca abajo y que tenga demasiados peluches en la cuna. Además, también te recomendamos que aproveches las horas de sueño del bebé para dormir.

Cuándo visitar al pediatra

La primera visita del bebé al pediatra deberá realizarse en la primera semana de vida.

Si sales del hospital más tarde, te recomendamos que visites al pediatra en la primera semana de convivencia en casa con el bebé.

De esta forma, el médico podrá hacer un examen exhaustivo del bebé y comprobar que todo está bien. Además, el pediatra también podrá hacerte unas recomendaciones sobre el cuidado de tu bebé.

Bibliografía

  • UNICEF
  • Organización Mundial de la Salud.
  • Asociación Española de Pediatría y su proyecto En Familia.
  • Asociación “El parto es nuestro”.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/consejos-para-madres-primerizas

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: