Consejos para evitar la zoonosis

Zoonosis

Consejos para evitar la zoonosis

  • Una zoonosis es una enfermedad o infección que se transmite de forma natural de los animales vertebrados a los humanos.
  • Hay más de 200 tipos conocidos de zoonosis.
  • Las zoonosis incluyen un gran porcentaje de las enfermedades nuevas y existentes en los humanos.
  • Algunas zoonosis, como la rabia, se pueden prevenir al 100% mediante vacunación y otros métodos.

Una zoonosis es una enfermedad infecciosa que ha pasado de un animal a humanos.

Los patógenos zoonóticos pueden ser bacterias, virus, parásitos o agentes no convencionales y propagarse a los humanos por contacto directo o a través de los alimentos, el agua o el medio ambiente.

Representan un importante problema de salud pública en todo el mundo debido a nuestra estrecha relación con los animales en el medio agrícola, la vida cotidiana (animales de compañía) y el entorno natural. Las zoonosis también pueden causar alteraciones en la producción y el comercio de productos de origen animal destinados a la alimentación y otros usos.

Las zoonosis representan un gran porcentaje de todas las enfermedades infecciosas recientemente identificadas, así como de muchas de las ya existentes.

Algunas enfermedades, como la provocada por el VIH, comienzan como una zoonosis pero más tarde mutan en cepas exclusivas de los humanos. Otras zoonosis pueden causar brotes recurrentes de enfermedades, como la enfermedad por el virus del Ebola y la salmonelosis.

Otras, como la COVID-19 causada por el nuevo coronavirus, tienen el potencial de causar pandemias mundiales.

Prevención y control

Los métodos de prevención de las enfermedades zoonóticas difieren para cada patógeno; sin embargo, varias prácticas se consideran eficaces para reducir el riesgo a nivel comunitario y personal.

Las directrices seguras y adecuadas para el cuidado de los animales en el sector agrícola ayudan a reducir la posibilidad de que se produzcan brotes de enfermedades zoonóticas de origen alimentario a través de alimentos como la carne, los huevos, los productos lácteos o incluso algunas verduras.

Las normas relativas al agua potable limpia y a la eliminación de desechos, así como a la protección de las aguas superficiales en el medio natural, también son importantes y eficaces.

Las campañas educativas para promover el lavado de manos después del contacto con animales y otros cambios comportamentales pueden reducir la propagación de las enfermedades zoonóticas en la comunidad cuando se producen.

La resistencia a los antimicrobianos es un factor que complica el control y la prevención de las zoonosis. El uso de antibióticos en los animales criados para la alimentación está muy extendido y aumenta la posibilidad de que aparezcan cepas de patógenos zoonóticos farmacorresistentes capaces de propagarse rápidamente en las poblaciones animales y humanas.

¿Quién corre más riesgo?

Los patógenos zoonóticos pueden propagarse a los humanos a través de cualquier punto de contacto con animales domésticos, agrícolas o salvajes.

Los mercados en los que se vende la carne o los subproductos de animales salvajes son particularmente peligrosos debido al gran número de patógenos nuevos o no documentados que se sabe que existen en algunas poblaciones de animales salvajes.

Los trabajadores agrícolas de las zonas en que se utilizan mucho los antibióticos para los animales de granja pueden correr un mayor riesgo de verse afectados por patógenos resistentes a los actuales antimicrobianos.

Las personas que viven en lugares adyacentes a zonas silvestres o en zonas semiurbanas con un mayor número de animales silvestres corren el riesgo de contraer enfermedades de animales como ratas, zorros o mapaches. La urbanización y la destrucción de los hábitats naturales aumentan el riesgo de enfermedades zoonóticas al incrementar el contacto entre los seres humanos y los animales salvajes.

Respuesta de la OMS

La OMS trabaja con los gobiernos nacionales, las instituciones académicas, las organizaciones no gubernamentales y filantrópicas y los asociados regionales e internacionales para prevenir y gestionar las amenazas zoonóticas y sus repercusiones sociales, económicas y de salud pública.

Esos esfuerzos incluyen el fomento de la colaboración intersectorial en la interfaz entre los seres humanos, los animales y el medio ambiente entre los diferentes sectores pertinentes en los planos regional, nacional e internacional.

La OMS también se esfuerza por desarrollar la capacidad y promover instrumentos y mecanismos prácticos, basados en pruebas y costoeficaces para la prevención, la vigilancia y la detección de las zoonosis mediante la notificación, la investigación epidemiológica y de laboratorio, la evaluación y el control de los riesgos y la prestación de asistencia a los países con miras a su aplicación.

Como parte del enfoque «Una salud», la Organización Mundial de la Salud colabora con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en el Sistema mundial de alerta anticipada ante las principales enfermedades de los animales (GLEWS). Este sistema conjunto se basa en el valor añadido de combinar y coordinar los mecanismos de alerta de los tres organismos para ayudar en la alerta temprana, la prevención y el control de las amenazas de enfermedades animales, incluidas las zoonosis, mediante el intercambio de datos y la evaluación de riesgos.

Источник: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/zoonoses

Riesgos y prevención de las zoonosis

Consejos para evitar la zoonosis

Ser conscientes de sus riesgos y poner en marcha estrategias de prevención de las zoonosis es muy importante para salvaguardar la salud humana.

 La historia del hombre va ligada a la tenencia de animales domésticos, que le han ayudado a desarrollarse socialmente, pero que son también posible fuente de enfermedades.

En este artículo vamos a repasar los peligros asociados con la tenencia de mascotas.

Es imposible pensar en la evolución de la sociedad humana sin la presencia de los animales, que a lo largo de los siglos han apoyado al hombre favoreciendo su evolución y desarrollo social.

De hecho, los estudios psicológicos más avanzados muestran que la sola presencia de un animal puede tener efectos positivos en la curación de algunos desórdenes psíquicos.

Sin embargo, como siempre sucede, tenemos que considerar también los aspectos negativos que esta convivencia conlleva y, entre ellos, un papel muy importante lo juegan las zoonosis, que son las enfermedades que pueden ser transmitidas por los animales.

En este artículo nos centraremos en los peligros que derivan de la tenencia de mascotas y, analizaremos los comportamientos que podemos definir de riesgo respeto al contacto con ellas y las normas higiénicas que reducen este riesgo. Dejamos para otro artículo la descripción de las zoonosis más habituales que se desarrollan por contacto con mascotas.

La cercanía con nuestros animales de compañía ha hecho que éstos se consideren parte de la familia. Y los propietarios tienen una serie de obligaciones respecto a la vigilancia de la salud de sus mascotas.

Por otra parte, la moda cada vez más extendida de tener como mascotas animales exóticos puede suponer un riesgo si se desconoce su biología, procedencia y peligros de contagio de enfermedades.

El riesgo es máximo para ancianos, niños y, en general, todas las personas en las que el sistema inmunológico no se encuentra en plenas facultades.

La globalización como nuevo factor de riesgo

La sociedad moderna está sometida, cada vez más, a intercambios culturales como inmigración, viajes a destinos “exóticos”, desplazamientos por motivos laborales y, en general, a una movilidad que hasta ahora no se había conocido.

El mundo globalizado se ha hecho más pequeño y esta cercanía hace que también las enfermedades sean “globalizadas”, sometiendo la población mundial al riesgo de pandemias, epidemias que pueden extenderse a todo el planeta.

Pensamos, por ejemplo, en el SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome o síndrome respiratorio agudo), que tuvo el Sureste asiático como punto de inicio y puso en alarma todo el mundo, o en la gripe aviaria.

El cambio climático ha hecho posible que enfermedades que antes se consideraban tropicales se hayan desplazado hacia el norte, apareciendo en nuestras latitudes.

Los intercambios entre poblaciones hacen también que patologías que antes se consideraban totalmente derrotadas vuelvan a llenar las primeras páginas de los periódicos, creando un ambiente de preocupación en vista de posibles brotes de enfermedades consideradas raras en nuestros países.

A este respecto, es importante recordar que no siempre la percepción mediática de la peligrosidad de una patología refleja la realidad.

Recordamos otra vez la gripe aviaria, o la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), de las que tanto se ha hablado pero que tienen una incidencia muy baja respecto a otras enfermedades mucho más habituales como brucelosis o equinococosis.

El peligro de las zoonosis

Por un lado tenemos muy presente el miedo ancestral a la enfermedad, pero por otro confiamos demasiado en la aparente higiene de nuestro entorno, olvidando que puede esconder peligros. ¿Nos lavamos bien las manos siempre antes de comer? ¿Están nuestras mascotas en las condiciones higiénicas apropiadas? Son sólo algunos ejemplos de prácticas cotidianas que pueden suponer un riesgo.

Este riesgo proviene, en muchos casos, de la posibilidad de contagio de enfermedades entre animal y hombre. Estas enfermedades se denominan zoonosis, transmisibles desde animales vertebrados al ser humano bajo condiciones naturales.

El contagio puede ser directo, del animal vivo al hombre, o indirecto, a través de tierra y vegetales contaminados, alimentos, por inhalación o ingestión. Una modalidad de transmisión peculiar es a través de vectores, como mosquitos y garrapatas. Los agentes patógenos pueden ser virus, bacterias, parásitos y hongos.

En el caso del contacto directo con animales, no siempre éstos aparentan la enfermedad.

Actualmente se conocen más de 200 zoonosis que tienen importancia diferente si consideramos áreas geográficas, clima, tipo de trabajo, y desarrollo económico y social.

Este número tiende a aumentar debido a las extraordinarias herramientas que ha desarrollado sobre todo la biología molecular, que han permitido y permitirán la identificación y caracterización de nuevos agentes patógenos.

Así, muchas enfermedades se consideran hoy emergentes en el sentido de que se han aislado por primera vez en el hombre o que se ha descubierto el agente causal recientemente (como en el caso de la enfermedad por arañazo de gato).

Normas higiénicas en la convivencia con mascotas para prevención de las zoonosis

Es necesario recomendar a los propietarios de mascotas que sigan una serie de normas sencillas como sistema de prevención de las zoonosis.

Higiene, salud y alimentación de los animales

Hay que respetar las pautas de desparasitación y vacunación de los animales, y consultar al veterinario en caso de que se detecte una enfermedad en la mascota, para que encuentre la causa y evite un posible contagio en caso que se trate de una zoonosis.

Los animales pueden infectarse, como el hombre, comiendo alimentos que no sean sanos. Por esta razón es importante alimentar a los animales con leche comercial o hervida y con carne cocida, evitando los alimentos crudos o los vegetales sucios. También hay que vigilar que no beban agua sucia en la calle o coman heces suyas o, sobre todo, de otros animales.

Higiene de los excrementos

Las heces y la orina de los animales suponen un riesgo para la salud, sobre todo de los niños que juegan en los parques o en las calles. Los animales deben llevarse a espacios controlados para que hagan sus necesidades. En caso contrario, las heces deben de ser recogidas y eliminadas para que no sean fuente de contagio, sobre todo en parques o playas.

Higiene en el contacto personal con el animal

El pelo, la saliva y las uñas de los animales pueden esconder gérmenes o parásitos peligrosos. Por ello no es higiénico dejar, por ejemplo, que un perro nos lama, especialmente en la cara.

Sería una buena norma educar a los niños a lavarse bien las manos después de tocar a los animales.

Además, las mascotas deben tener sus objetos personales como juguetes, platos y mantas, para evitar compartirlos con los dueños.

Extraído de Vera Vicinanza, Riesgos y prevención de las zoonosis, Ateuves nº 11, págs. 28-34.

Источник: https://ateuves.es/riesgos-y-prevencion-de-las-zoonosis/

Diez recomendaciones para prevenir la zoonosis y futuras pandemias

Consejos para evitar la zoonosis

Nairobi.- A medida que la pandemia de COVID-19 continúa cobrando vidas y golpeando economías en todo el mundo, un nuevo informe de las Naciones Unidas ofrece 10 recomendaciones para evitar nuevas pandemias y advierte que surgirán nuevos brotes de enfermedades zoonóticas a menos que los gobiernos tomen medidas decisivas para prevenirlos.

El informe “Prevenir la próxima pandemia: Zoonosis y cómo romper la cadena de transmisión” es un esfuerzo conjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias (ILRI, por sus siglas en inglés).

La ciencia ha dejado claro que, si seguimos explotando la vida silvestre y destruyendo nuestros ecosistemas, en los próximos años tendremos un flujo constante de enfermedades pasando de animales a humanos

El reporte identifica siete tendencias que impulsan la creciente aparición de las zoonosis, entre éstas, la mayor demanda de proteína animal, el aumento de la agricultura intensiva e insostenible, la explotación de la vida silvestre y la crisis climática. África, que ha experimentado y respondido a una serie de epidemias zoonóticas, incluidos los recientes brotes de Ébola, podría ser una fuente de soluciones importantes para detener futuros brotes, de acuerdo con el informe.

«La ciencia ha dejado claro que, si seguimos explotando la vida silvestre y destruyendo nuestros ecosistemas, en los próximos años tendremos un flujo constante de enfermedades pasando de animales a humanos», dijo la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen.

Las pandemias son devastadoras para nuestras vidas y nuestras economías, y como hemos visto en los últimos meses, quienes más sufren son los más pobres y vulnerables. Para evitar futuros brotes, debemos proteger el medio ambiente de forma más decidida«, añadió Andersen.

Una zoonosis es una enfermedad que ha pasado a la población humana desde una fuente animal. La COVID-19, que ya ha causado más de medio millón de muertes en todo el mundo, probablemente se originó en murciélagos.

Pero ésta es sólo la más reciente entre un conjunto de enfermedades emergentes –como el Ébola, el MERS, y las fiebres del Nilo Occidental y del Valle del Rift– cuya propagación desde huéspedes animales hacia poblaciones humanas se ha intensificado a causa de presiones antropogénicas.

Cada año, alrededor de dos millones de personas mueren por enfermedades zoonóticas desatendidas, principalmente en países de bajos y medianos ingresos.

Los mismos brotes pueden causar enfermedades graves, muertes y pérdidas de productividad entre las poblaciones de ganado en el mundo en desarrollo, un problema que mantiene a cientos de millones de pequeños agricultores en la pobreza extrema.

Sólo en las últimas dos décadas, las enfermedades zoonóticas han generado pérdidas económicas de más de US$ 100 mil millones, sin incluir el costo de la pandemia de COVID-19, que se espera alcance los US$ 9 billones en los próximos años.

Diez recomendaciones

El informe identifica diez pasos prácticos que los gobiernos pueden tomar para prevenir futuros brotes zoonóticos:

• Invertir en enfoques interdisciplinarios, incluido el enfoque “Una sola salud”.

• Ampliar la investigación científica sobre las zoonosis.

• Mejorar los análisis de costo-beneficio de las intervenciones para que consideren el recuento de costos totales del impacto social de las enfermedades.

• Concientizar sobre las enfermedades zoonóticas.

• Fortalecer las prácticas de monitoreo y regulación asociadas con las enfermedades zoonóticas, incluso dentro del sistema alimentario.

• Incentivar prácticas sostenibles de gestión de suelos y desarrollar alternativas para la seguridad alimentaria y los medios de vida que no dependan de la destrucción de hábitats y biodiversidad.

• Mejorar la bioseguridad al identificar los impulsores clave de las enfermedades emergentes en la cría de animales y fomentar medidas probadas de gestión y control de zoonosis.

• Apoyar la gestión sostenible de paisajes terrestres y marinos para mejorar la coexistencia sostenible de la agricultura y la vida silvestre.

• Fortalecer las capacidades de los actores de la salud vinculados a este tema en todos los países.

• Poner en práctica el enfoque “Una sola salud” en el uso del suelo y la planificación, implementación y monitoreo del desarrollo sostenible, entre otros campos.

El informe se lanza hoy, 6 de julio, Día Mundial de las Zoonosis, fecha en la que las instituciones de investigación y entidades no gubernamentales conmemoran el trabajo del biólogo francés Louis Pasteur. El 6 de julio de 1885, Pasteur administró con éxito la primera vacuna contra la rabia, una enfermedad zoonótica.

— Programa ONU Medio Ambiente (@unep_espanol) July 6, 2020

África tiene la oportunidad de liderar esfuerzos en prevención de pandemias

Las enfermedades zoonóticas están en aumento en todas partes del planeta y los países africanos, algunos de los cuales han manejado con éxito brotes zoonóticos mortales, tienen el potencial de aprovechar esta experiencia para abordar futuros brotes a través de enfoques que incorporen la salud humana, animal y ambiental.

El continente alberga una gran parte de los bosques tropicales y otros ecosistemas intactos que quedan en el mundo. También es el hogar de la población humana de más rápido crecimiento a nivel global, lo que llevará a un aumento de los encuentros entre ganado y vida silvestre y, a su vez, del riesgo de enfermedades zoonóticas.

«La situación actual en el continente está dada para que se intensifiquen las enfermedades zoonóticas existentes, y surjan y se propaguen otras nuevas», dijo el director general del ILRI, Jimmy Smith.

“Pero con sus experiencias con el ébola y otras enfermedades emergentes, los países africanos están demostrando formas proactivas de controlar los brotes.

Están aplicando, por ejemplo, enfoques novedosos de control de enfermedades basados en los riesgos en lugar de las normas, los cuales se adaptan mejor a entornos de escasos recursos, y están integrando la experiencia en humanos, animales y medio ambiente en iniciativas proactivas del enfoque ‘Una sola salud’», explicó Smith.

Los autores del informe identifican este enfoque, que une la experiencia en salud pública, veterinaria y ambiental, como el método óptimo para prevenir y responder a brotes y pandemias de zoonosis.

Síguenos en @PortAmbiental

Load next

Источник: https://www.portalambiental.com.mx/sustentabilidad/20200706/diez-recomendaciones-para-prevenir-la-zoonosis-y-futuras-pandemias

Consejos para evitar la zoonosis

Consejos para evitar la zoonosis

La zoonosis es cualquier enfermedad de contagio que pasa de un animal a una persona. Las zoonosis son más habituales en personas que están contacto con animales (ya sean mascotas o de granja). Para evitar este tipo de contagio, es necesario tomar una serie de medidas.

Indice

  • ¿Qué es la zoonosis?
  • Decálogo para evitar la zoonosis

¿Qué es la zoonosis?

La zoonosis es un riesgo latente en todos los hogares en los que viven familias con niños y mascotas. Uno de los problemas más habituales que afectan a nuestros perros son los parásitos intestinales. Hasta un 71% de los perros domésticos pueden llegar a sufrirlos.

Los perros infectados eliminan huevos de los parásitos intestinales por las heces que pueden permanecer en el suelo de los jardines, parques para perros, playas bosques, etc. e infectar a otros perros o a personas.

Si estos parásitos pasan a los niños, pueden llegar a provocar fiebre y diarreas. Y es que los huevos de los parásitos son muy resistentes y pueden estar presentes en cualquier sitio de la casa. Por eso, es tan importante llevar un control de desparasitación de nuestras mascotas.

Además del tratamiento farmacológico que el veterinario recomiende en caso de parásitos, conviene proteger diariamente a nuestras mascotas para evitar la reproducción de los parásitos.

Y seguir una serie de medidas de prevención e higiene.

Decálogo para evitar la zoonosis

1. El primer paso es realizar revisiones periódicas con el veterinario. Un programa de control parasitario correcto ayuda a prevenir las infecciones por parásitos. Los tratamientos con antiparasitarios deben administrarse regularmente tres o cuatro veces al año. El veterinario nos indicará cuál es el más adecuado.

2. Consultar al veterinario si detectamos algún síntoma extraño en nuestro perro, como vómitos, diarreas, nerviosismo o pérdida de peso extrema. Ello puede significar que nuestro perro está infectado.

3. Se recomienda desparasitar al mismo tiempo todas las mascotas que viven juntas.

4. Utilizar alimentos para perros que incluyan en su fórmula hierbas naturales que ayuden a controlar diariamente los parásitos intestinales, reduciendo el riesgo de nuevos contagios en el período entre desparasitación y desparasitación.

5. Evitar que las mascotas coman carne o pescado crudos, o que tengan acceso a roedores o restos de animales muertos, debiendo además disponer de agua potable.

6. Recoger los excrementos de la mascota de manera inmediata en lugares públicos (jardines, parques, playas, bosques) ayuda a disminuir la contaminación con huevos o larvas infectantes en estas áreas.

7. Limpiar periódicamente el ambiente donde viven las mascotas contribuye a disminuir el riesgo de contaminación por huevos o larvas de parásitos.

8. La higiene personal es también fundamental. Algunas prácticas recomendadas son: lavarse las manos con agua tibia y jabón después de jugar o cuidar a los animales de compañía, en especial antes de comer; también, utilizar guantes para recoger los excrementos.

9. Asimismo debemos supervisar que los niños no toquen la tierra o los objetos y juguetes del animal que hayan estado en contacto con tierra o césped de los jardines donde haga sus necesidades nuestro perro.

10. Pensar en que nuestro perro, al igual que un ser humano, es un ser vivo que requiere de una disciplina de higiene y de cuidados para que tenga una vida sana y feliz.

Zoonosis

Definición:

Se denomina así a cualquier enfermedad que puede transmitirse de animales a seres humanos. Existen muchas zoonosis, algunas de las más habituales son:

– Encefalopatía espongiforme bovina

– Fiebre del Nilo

– Gripe aviar

– Rabia

– Leptospirosis

– Peste bubónica

– Salmonelosis

– Tiña

– Pulgas

– Leishmaniasis

– Pediculosis

– Sarna

-Triquinosis

Síntomas:

Depende de la enfermedad que se transmita.

Tratamiento:

Depende de la enfermedad que se transmita y de su origen, si es vírico, bacteriano, parasitario…

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/consejos-para-evitar-la-zoonosis-5702

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: