Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

El eructo del bebé: cómo provocarlos de forma correcta

Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

Mi bebé y yo

Durante la toma, hay algunos niños a quienes les cuesta expulsar el aire que han tragado. En estos casos, para impedir que el aire se le quede en la barriga, y que ello le cause malestar, es necesario que el bebé eructe y que lo haga bien. En este sentido, conseguir que adopte una buena postura será clave para ayudarle.  

¿Es necesario que el bebé eructe tras la toma?

No todos los niños sienten la necesidad de expulsar este aire. Sin embargo, para muchos otros, sobre todo, los bebés más glotones y tragones, el hecho de no hacer el eructo supone un verdadero impedimento para poder relajarse y estar tranquilo. 

  • En general, los niños que toman el pecho necesitan eructar menos. Respecto al biberón, tomar el pecho permite que las encías del niño se adapten perfectamente al borde exterior de la areola, determinando una succión muy eficaz e impidiendo la ingestión de aire.
  • Por ello, los expertos consideran que, durante la toma al pecho, las pausas no son obligatorias, si no lo pide expresamente el pequeño. Por ejemplo, si cuando se pasa el pequeño de un pecho al otro, no empieza a succionar rápidamente, se puede aprovechar para que haga el eructo, pero si no hace ninguna pausa, no sería necesario.
  • Con el biberón, es suficiente con controlar las reacciones del niño para saber cuándo hay que pararse. Si el pequeño está agitado, arquea la espalda, gira la cabeza de un lado a otro o abre la boca, significa que está incómodo y que necesita eructar.

Cómo estimular el eructo

Hay diferentes formas de estimular el eructo. Algunos niños lo hacen enseguida, de una forma espontánea y natural. Otros, por el contrario, necesitan más tiempo.

De todos modos, aquí os ofrecemos algunas posiciones que la mamá puede adoptar para ayudar al bebé a eructar de forma correcta.

Apoyado en tu hombro

Si el bebé tiene dificultades para eructar, ésta es la mejor posición.
Manténlo con la espalda recta y la barriga apoyada en tu pecho. Procura que apoye la cabecita sobre tu hombro.De esta forma, su estómago permanece bien distendido y relajado. Con la mano libre, dale un suave masaje en la espalda, de abajo hacia arriba. Esto le ayudará a expulsar el aire. 

Un golpecito sobre la espalda

Si todavía no llega el tan esperado eructo, prueba a cambiarle de posición.
Sienta al bebé sobre tus rodillas, ligeramente inclinado hace delante sobre tu mano derecha. Con la mano izquierda, dale unos suaves golpecitos en la espalda para ayudar a que salga el aire. 

Tenido sobre la barriguita

Tiende al bebé boca abajo sobre tus piernas, con la cabecita apoyada en tu muslo. Mantén la mano izquierda sobre su culito y, con la mano derecha, hazle un masaje firme en la espalda. Los movimientos que hagas deben ser bastante lentos, suaves, regulares y sin cambios bruscos. Esto estimulará al aire a salir.

Sentado sobre tus rodillas

Se puede recurrir a esta posición cuando el bebé ya haya cumplido los tres meses de vida y sea capaz de mantener la espalda erguida sin esfuerzo.

Procederemos de la siguiente manera: inmediatamente después de comer, siéntale sobre tus piernas y sujétale por debajo de las axilas. Después, haz que dé unos pequeños saltitos.

Esto hará que el aire ascienda y que sea más fácil que haga el eructo.

Qué hacer y qué no hacer para que el bebé eructe

  • Cuando des el pecho, no debes tumbar completamente al pequeño, para permitir que le leche, que es más pesada que el aire, descienda a la parte inferior del estómago. De este modo, el aire se acumula en la parte superior y se expulsa a través del eructo.
  • Después, del eructo, el pequeño ya puede volver a succionar. Por tanto, se le puede ofrecer de nuevo el pecho o el biberón. En este último caso, para evitar que ingiera aire, es importante no dejarle en la boca el biberón cuando está vacío.
  • El eructo es importante para el bienestar del niño, pero no debe entenderse como una regla. No es cierto que se deba hacer siempre después de la toma. Si, después de algunos intentos, y durante un minuto, el niño aún no ha eructado, ya no hay que insistir. Evidentemente, no lo necesita.
  • Antes de que el niño haga el eructo, es necesario protegerse, poniéndose una peuqeña toalla en el hombro o bien, según la posición del niño, sobre las rodillas.
  • No hay que mantener al niño sentado durante la toma. En esta posición el estómago se dobla sobre sí mismo y el aire no consigue salir.
  • Cada vez que el pequeño haya terminado de tomar leche, debe mantenerse en posición vertical durante unos 10-15 minutos, con el fin de prevenir la regurgitación.

¿Qué hacer si regurgita?

Algunos niños, sobre todo si son muy pequeños, junto con el eructo, también echan un poco de leche.

  • Se trata de una manifestación completamente normal, que se debe a la fisiológica inmadurez de los músculos que regulan el paso entre el estómago y el esófago.
  • Si el crecimiento del pequeño se produce regularmente, solo es un problema pasajero, que a partir de los dos meses de vida se atenuará gradualmente.
  • Algunos bebés tienen pequeñas regurgitaciones causadas por la tendencia al hipo. Se trata de un espasmo normal del diafragma que provoca la salida de leche.

A veces, solo necesita una pausa

En algunos casos, el pequeño no necesita hacer un eructo, sino solo una pausa durante la toma. Para ello, la mamá debe observarlo muy atentamente:

  • Si, durante la toma, el bebé se agita y mueve el cuerpo, o bien pasa la lengua alrededor del pezón o de la tetina del biberón, es muy probable que necesite hacer una pausa para tomar aliento.
  • Hay que mantenerle sentado sobre nuestras rodillas y concederle un par de minutos antes de volver a darle el pecho o el biberón.
  • Sin embargo, hay que tener presente que no todos los niños necesitan esta interrupción: para algunos, constituye un impedimiento que les priva del placer de tomar el pecho con continuidad.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/crecimiento/primer-mes/lactancia-eructo-304

Hacer eructar al bebé recién nacido: Consejos y posturas

Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

Los bebés tragan aire mientras se alimentan y este aire se acumula en su estómago. Los eructos les ayudan a eliminar este aire acumulado y les hacen sentir más cómodos. Eructar también abre más espacio en el estómago de tu bebé y le permite seguir alimentándose. Te contamos todo sobre el eructo en el bebé y recién nacidos.

Eructar (y comer menos cantidad, pero con más frecuencia) también puede ser beneficioso para bebés que padecen reflujo; pero no todos los bebés eructan después de cada toma. En nuestra labor de Salus hemos visto que algunos tienen muchos gases y eructan mucho mientras que a otros bebés rara vez hay que sacarles el aire.

Por regla general, los bebés que amamantan no necesitan eructar con tanta frecuencia como los bebés que se alimentan con biberón, porque tienden a tragar menos aire mientras comen. Pero cada bebé es diferente, así que observa a tu bebé para saber cuándo tienes que sacarle el aire.

¿Cuándo tengo que sacarle el aire al bebé?

Si el bebé parece estar incómodo mientras se alimenta, se retuerce, suelta el biberón o el pecho y empieza a llorar, intenta ayudarlo a eructar. Algunos padres interrumpen la toma a mitad del biberón para sacarle el aire o, para mamás que amamantan, al cambiar de pecho.

¿Cómo hago eructar al bebé?

Hay más de una forma de hacer eructar al bebé. Aquí tienes tres posiciones comunes. Pruébalas todas, ya que a cada bebé le funcionará una mejor que otra.

1. Sobre el hombro o sobre tu pecho:

Coloca al bebé sobre tu pecho de modo que su barbilla quede apoyada en tu hombro. Sostén su cabecita con una mano, mientras le frotas la espalda o le das unas palmaditas suaves con la otra.

Otra forma de hacerlo es subir a tu bebé más, de manera que su pancita quede apoyada en tu hombro, creando una presión suave que puede ayudarle a eructar. Sostenlo con una mano mientras le frotas la espalda o le das unas palmaditas suaves con la otra mano.

Si usas el segundo método asegúrate de que tu bebé puede respirar bien y que no está demasiado apretado contra tu hombro. Una ojeada en el espejo para ver dónde tiene la cabecita te ayudará. Esta posición puede funcionar mejor cuando ya tenga mejor control de su cuello y cabeza.

Recuerde que, junto con el aire es posible que el bebé saque también un poco de la leche, o sea que ten siempre a la mano una toallita o una gasa grande, para proteger la ropa.

2. Sentadito:

sienta al bebé en tu regazo, mirando hacia el frente. Inclina su cuerpecito hacia adelante, apoyando su pecho en la palma de tu mano mientras le sujetas la barbilla y la mandíbula suavemente con los dedos. Dale leves palmaditas con la otra mano o frótale la espalda de abajo a arriba.

3. Boca abajo en el regazo:

Nos sentamos en una silla o sofá estable con ambos pies en el suelo. A continuación, colocamos al bebé boca abajo sobre nuestras piernas: una debajo del estómago y la otra debajo de la cabeza, con la cabeza de lado, nunca hacia abajo.

Con una de nuestras manos, debemos sujetar al bebé para asegurarnos de que no corre ningún riesgo; con la otra, al igual que en la primera técnica, debemos frotar su espalda con un movimiento circular para facilitar la liberación de los gases.

Cuando el bebé es un poco mayor, algunos padres optan por acostarse de lado y colocar al bebé boca abajo sobre la cadera para ayudarlo a eructar. ¡Ya iréis descubriendo qué forma os resulta más cómoda y funciona mejor!

¿Cuánto debe tardar el bebé en eructar?

Si el bebé no expulsa los gases en, más o menos, un minuto, es muy posible que necesite nuestra ayuda. Sin embargo, a veces, el aire puede tardar un poco en llegar a la parte superior del estómago. Por ello, si el bebé se retuerce o su cara refleja angustia, es recomendable que probemos otra vez.

¡Consejo! Si el bebé no va a dormir siesta, mantenerlo en pie un rato puede favorecer el tránsito de los gases y, con ello, su liberación.

¿Cómo hacer eructar a un bebé dormido?

Si el bebé se queda dormido durante las tomas, será lo más habitual en el caso de los recién nacidos, es una señal de que se encuentra bien, por lo que no debemos molestarle con la intención de que eructe. Como hemos mencionado anteriormente, hay niños y niñas que no necesitan hacerlo o lo expulsan en forma de flatulencias.

En definitiva, hacer eructar a nuestro bebé es importante pero no imprescindible, por lo que tendremos que tener en cuenta las necesidades de cada bebé y no alarmarnos si no consigue expulsar el aire de esta forma.

¿Le puedo dar a mi bebé alguna medicina para los cólicos?

Si el bebé padece de mucho aire o gases, tu médico podría recomendarte alguna medicina especial, que también sirva para tratar los cólicos. Acuérdate que, a medida que el bebé vaya creciendo y se empiece a mover más, encontrará una posición cómoda y eructará por sí solo.

Источник: https://www.pequesalus.com/hacer-eructar-bebe-recien-nacido/

Señales de gases en los bebés y cómo controlarlos

Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

Los padres primerizos a menudo se sorprenden de la cantidad de gases que un bebé puede retener.

De hecho, los gases en los bebés son ocurrencia natural y común y, aunque algunos parecen no tener problemas para pasarlos, otros tienen más dificultades para liberarlos.

 Con los siguientes consejos de la especialidad de Maternidad de Clínica Internacional, podrás tomar las medidas preventivas para mantener a tu pequeño cómodo y libre de gases.

“¿Cómo se llena de gases mi bebé?”

Estas son tres formas principales en que los gases se acumulan en el vientre de tu bebé.

  • Tragar aire: Cuando los bebés amamantan o beben de un biberón, inevitablemente tragan un poco de aire, que desciende hasta su estómago junto con la leche o la fórmula. Los gases en los bebés suceden con mayor frecuencia si son alimentados con biberón ya que tienden a comer más rápido de esta manera.
  • Digestión: La descomposición de ciertos alimentos en el intestino grueso por las bacterias puede generar gas de forma natural. Esto incluye tanto los alimentos que consume el bebé como la madre (y que transmite a través de la leche materna). Los alimentos que contienen carbohidratos (como los frijoles, el brócoli y la coliflor) tienen más probabilidades de causar más gases en los bebés.
  • Reacción alérgica o intolerancia a los alimentos: Si tu bebé está amamantando y tiene una intolerancia a ciertos alimentos, evita consumirlos ya que su cuerpo puede reaccionar generando más gases.

Eructos

¿Por qué los bebés necesitan eructar? ¿Es realmente importante que eructen después de alimentarse? Como padre o madre primeriza, una de las primeras habilidades que aprenderás es saber cómo hacer que tu hijo libere un eructo.

¿Qué es un eructo?

Un eructo es la liberación de burbujas de gas por el esófago y por la boca. Estas burbujas de gas también pueden liberarse en el otro extremo de tu pequeño, lo que producirá un ruido y un olor diferentes.

El gas es el aire que queda atrapado en el sistema gastrointestinal de tu niño y que debe liberarse para que no produzca dolores. Provocar los eructos es una de las formas en que los padres pueden ayudar a liberar los gases en los bebés.

Algunos eructos, llamados eructos húmedos, también hacen subir parte del contenido del estómago. Aquí la razón de  porqué siempre debes tener un paño limpio en el hombro o cerca cuando intentas que tu bebé libere un eructo.

¿Por qué los bebés necesitan eructar?

Cuando las burbujas de gas se atascan en el estómago de tu bebé, pueden causar una sensación de malestar que a menudo hace que se retuerzan o lloren.

Como ya sabrás, los bebés usan el llanto como una señal para anunciar casi todos sus sentimientos: ya sea que estén cansados, hambrientos, sucios o aburridos. Es por esto que puede ser difícil saber si el llanto se debe a la incomodidad del gas.

Para evitar la acumulación de gases en los bebés, es recomendable que hagas eructar a tu hijo con regularidad.

Te interesará: “5 señales de que estás entrando en labor de parto“.

Señales de gases en los bebés

Los bebés no pueden simplemente decirnos cuándo tienen gases. Descubrir qué es lo que le está molestando a tu bebé es a menudo un proceso de descarte. Si no tiene hambre, sueño o no necesita un cambio de pañal, puede que tenga gases.

Si sospechas que tu bebé está incómodo y levanta las piernas más de lo normal, es muy posible que tenga algo de gas que quiera eliminar. La mejor manera de confirmar tus sospechas es probar algunas técnicas para aliviar los gases.

Si tu bebé parece estar mucho mejor después de pasar el gas, entonces eso es una señal reveladora de que ese era el problema.

Cómo lidiar con los gases en los bebés

Si tu bebé suele retener muchos gases, hay varias maneras para ayudarlo a que los libere.

  • Comienza colocando a tu bebé sobre una superficie plana, boca abajo. Levanta ligeramente su estómago y masajea suavemente su vientre. También puedes colocar tu bebé boca arriba e intentar mover sus piernas y caderas alrededor como si estuviera en una bicicleta. Este tipo de movimientos rompen las burbujas y le dan al gas un pequeño empujón para salir.
  • Intenta darle a tu bebé un baño agradable y cálido para aliviar las molestias de los gases.
  • Sostén a tu bebé por encima de tu hombro y mirando hacia ti. Usa una mano para sostener al bebé y la otra frotarle su espalda para hacerlo eructar. Asegúrate de que la cabeza del bebé esté siempre apoyada.

Prevención

Los bebés alimentados con biberón pueden ingerir mucho aire. Para combatir esto, incline la botella en un ángulo que llene todo el pezón con leche. De lo contrario, tu bebé aspirará aire. Mientras más aire entre, habrá más gases.

Si le das a tu bebé una fórmula en polvo, trata de esperar un rato luego de agitar la botella. Las sacudidas al agitar el biberón pueden formar muchas burbujas encima de la fórmula.

Asimismo, cuando alimentas a tu bebé, asegúrate de que su cabeza esté más alta que su estómago. Trata de mantenerlo en una posición que permita que el líquido se deslice lentamente hacia su estómago.

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores médicos especialistas en Maternidad, quienes te ayudarán con el cuidado integral de tu embarazo. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros especialistas, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: parents.com

Con más de 50 años de experiencia en el sector salud, en Clínica Internacional, ofrecemos la mejor atención médica del país. Nuestro staff médico altamente capacitado y la tecnología de punta con la que trabajamos nos permiten tratar más de 20 especialidades, asegurando tu bienestar y el de tu familia.

Источник: https://www.clinicainternacional.com.pe/blog/maternidad-gases-bebes-controlarlos/

Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases

Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

Una de las grandes obsesiones que tenemos los padres de bebés recién nacidos es aliviarles los gases. Después de cada toma es conveniente ayudarlos a eructar para que eliminen el aire que han tragado al comer.

Tanto los bebés que toman pecho como los que toman biberón suelen tragar aire al succionar, siendo menos habitual en los niños que son amamantados. También tragan aire al llorar, así como al comer demasiado rápido o en una mala postura.

Al tragar la leche junto con el aire, el estómago queda distendido causando generalmente incomodidad en el bebé. Por eso, a algunos hay que ayudarles a eructar.

El eructo del bebé

Solemos obsesionarnos bastante con que expulsen los gases, pero debemos saber que no todos los bebés eructan siempre después de cada toma. A veces eructan enseguida, otros tardan más tiempo, mientras que otros no eructan por más que nos pasemos un buen rato dándoles palmaditas en la espalda.

Es decir, si el bebé se queda plácidamente dormido después de la toma es porque evidentemente no está molesto por los gases en su estómago y no necesita expulsarlos. Tal vez lo haga más tarde o simplemente no lo haga. No despertéis a vuestros bebés, no pasa nada por acostarlos sin eructar. Si lo necesitan lo harán más tarde, con o sin ayuda.

Tampoco es necesario que eructen haciendo ruido. Aunque el “burp” de nuestro bebé después de una toma suene como música para nuestros oídos, porque se supone que damos por finalizada la alimentación y se dormirá a gusto, no significa que deba eructar sonoramente. Puede expulsar el aire de forma más “discreta”, digamos, e igualmente quedarse tan a gusto.

El eructo se provoca gracias a una sencilla ley física. El colocar al bebé en una posición erecta, la leche, que es más pesada, se deposita en el fondo del estómago mientras que el aire, más liviano, se queda en la parte superior. La postura favorece que el aire se eleve sobre la leche y que al eructar el bebé expulse el aire que le sobra.

Algunas posturas recomendadas para que el bebé eructe

  • 1) Tumbar al bebé boca abajo sobre el regazo y hacerle suaves masajes en la espalda. Es una postura muy reconfortante para los bebés pero favorece la mezcla de leche y aire haciendo que en ocasiones el aire salga indefectiblemente acompañado de leche.
  • 2) Colocar al bebé en posición vertical sobre tu hombro y darle un suave masaje o pequeñas palmaditas. Es la más tradicional y la mejor posición para el eructo ya que además de facilitar la salida del aire el bebé se siente arropado, se tranquiliza. Podemos darle un paseíto y el pequeño puede observar el mundo desde los brazos de mamá (o papá). Seguramente se relajará y se quedará dormido.
  • 3) Otra postura que facilita el eructo es colocarlo sentado sobre tu regazo, pero cuando ya sea capaz de sostener por sí mismo la cabeza. De la misma forma que las anteriores, dándole un masaje o unas palmaditas echará el aire. En los bebés pequeños (de menos de 3 meses) no se recomienda esta postura pues no se mantiene erecto y se le puede plegar fácilmente el estómago dificultando la salida del aire.

Eructar a la mitad de la toma

En ocasiones, el bebé se muestra inquieto al tomar el pecho o el biberón. Deja de chupar y suelta el pezón o la tetina. Ha tragado aire y su estómago se distiende antes de que haya podido tomar la leche suficiente para saciarse. En estos casos, lo recomendable es ayudarle a echar el aire a la mitad de la toma para que luego pueda seguir alimentándose tranquilamente.

Eructar al final de la toma

Al final de la toma, si el bebé lo necesita, es conveniente que eructe. Como decíamos antes, cada bebé es un mundo y no siempre ocurre lo mismo. A veces eructan en pocos minutos mientras que otras necesitan un buen rato de palmaditas y en ocasiones ni siquiera lo hacen.

También puede que a veces les baste con echar el aire una vez mientras que otras necesiten repetirlo dos o tres veces hasta quedarse a gusto. Pero vamos, que lo habitual si el bebé se muestra inquieto después de la toma es colocarlo en alguna de las tres posiciones que hemos descrito arriba para que eructe.

Puede que en ocasiones al expulsar el aire éste vaya acompañado de un poco de leche y el bebé regurgite. Para ello es recomendable colocar un paño, una toalla o un protector para evitar manchar la ropa.

Otras formas de echar los gases

El ejercicio de la bicicleta también es efectivo para eliminar los gases del bebé del estómago, pero esta vez “por abajo”. Tumbar al bebé boca arriba y doblar sus piernas juntas y alternando de forma que éstas hagan una presión suave sobre el vientre del bebé.

Los masajes en la tripita ayudan muchísimo. Aprovecha el cambio de pañal o después del baño para realizarle unos masajes de forma circular en el sentido de las agujas del reloj para estimular el movimiento intestinal y expulsar los gases.

Como ya hemos apuntado en las posturas recomendadas para sujetar al bebé recién nacido, el colocarlo boca abajo sobre tu antebrazo es además de una posición muy beneficiosa para el bebé pues les permite ejercitar la musculatura de la espalda, se recomienda para eliminar los gases gracias a la leve presión que hace el brazo sobre la tripa del bebé. Si damos un paseíto o lo acunamos con un suave vaivén, mejor que mejor.

En Bebés y más | Mi bebé tiene gases, ¿qué puedo hacer?

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/como-ayudar-a-tu-bebe-a-expulsar-gases

Una guía para entender los eructos y regurgitaciones de mi bebé – Kinedu Blog

Consejos para padres: ¿cómo hacer que los bebés eructen?

octubre 10, 2018

• por Sofía Martínez

Cuando cuidamos a un recién nacido, una de las primeras habilidades que aprendemos como padres es hacer eructar a nuestro bebé. Cada eructo tiene un propósito. ¿Por qué eructan los bebés? ¿Es importante hacer eructar a mi hijo después de alimentarlo? Certificarse en esta tarea te llevará por un camino lleno de alegrías, babeo y, por supuesto, mucha ropa sucia.

El arte de hacer eructar

Los eructos son causados por la ingesta de aire, y eructar sirve para liberar el gas sacándolo por el esófago y después por la boca. Hacer a eructar a tu bebé le ayudará a asentar el estómago y a deshacerse del aire que tragó al comer.

En los bebés, muchas veces la irritabilidad y los gases van de la mano. Como el sistema digestivo de tu hijo apenas se está desarrollando, es probable que sienta incomodidad debido a los gases. Cuando tu bebé nace, su estómago es del tamaño de una canica, diez días después el órgano crece al tamaño de un huevo y posteriormente al de una pelota de softbol.

Hacer eructar a mi bebé

Cuando alimentes a tu pequeño con biberón, dale la oportunidad de eructar cuando haya consumido la mitad de la botella y después de terminarla. Mantén la tetina llena de fórmula mientras le das de comer para reducir la ingesta de aire. Si lo amamantas, deja que tu bebé eructe cuando cambies de seno y cuando termine de comer.

Estas son algunas buenas posiciones para hacer eructar a tu bebé:

  1. Contra tu hombro: Coloca a tu hijo contra tu pecho y usa tu hombro para sostener su cabeza. Golpea suavemente su espalda con la palma de la mano.
  2. Acostado sobre tu regazo: Coloca a tu bebé boca abajo sobre tus muslos asegurándote de sostener su cabeza. Frota su espalda suavemente.
  3. Sentado sobre tu regazo: Sienta a tu pequeño sobre tu regazo sosteniendo su barbilla con la mano. Inclínalo hacia adelante y golpea suavemente su espalda.

Regurgitaciones y vómito

La mayoría de los bebés regurgitan después de comer, sobre todo al principio. Cuando el estómago de tu pequeño está lleno o lo cambias de posición repentinamente después de comer, la leche de su estómago puede subir por el esófago. Regurgitar y vomitar son dos cosas diferentes.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) define el vómito como “la expulsión forzada de los contenidos del estómago por la boca”. Algunos bebés vomitan de vez en cuando, pero si esto es recurrente es mejor consultar a tu pediatra.

Regurgitar, por otro lado, se define como “el fácil flujo de los contenidos del estómago que salen por la boca, normalmente después de un eructo”. Regurgitar 1 o 2 tragos de leche, sin esfuerzo y sin llorar, es algo normal en los bebés. Aquí es cuando los trapos o las toallas serán indispensables.

Algunos bebés regurgitan más que otros, y hay algunos “regurgitadores precoces” que lo seguirán haciendo hasta que aprendan a caminar.

Cada bebé es diferente y es normal si no consigues un eructo todas las veces que ayudas a tu bebé a hacerlo. Por lo general, los bebés que se amamantan eructan menos que los que se alimentan con biberón.

Esto se debe a que suelen tragar menos aire cuando comen.

Lo mismo pasa con los pequeñitos que prefieren comer en posiciones verticales; naturalmente, haciendo esto, tragan menos aire que los que comen en posición horizontal.

Algunos consejos para reducir la regurgitación y ayudar a que tu bebé esté más cómodo

  • Respeta los horarios de comida de tu pequeño. Alimentarlo antes de que esté demasiado hambriento reducirá las posibilidades de que coma demasiado, muy rápido o que trague más aire al tratar de saciar el hambre.
  • Sostén a tu bebé en una posición más o menos vertical, manteniendo su cabeza por encima de su abdomen.
  • Posiciona correctamente el biberón, inclinándolo para que no haya aire en la tetina. Si tu bebé se amamanta, asegúrate de que succione bien el pezón. Esto reducirá las posibilidades de que trague mucho aire y se indigeste.
  • Cambiar a tu bebé de posición ayuda a mover las burbujas de gas que deben liberarse.
  • Alimenta a tu hijo en un ambiente tranquilo, de esta manera se sentirá más cómodo y menos presionado.

Recuerda

Relájate y disfruta de tu bebé.

No hay una edad definida en la que los bebés dejen de necesitar eructar, pero conforme tu hijo crezca y su sistema digestivo se fortalezca, hacerlo eructar será cada vez menos necesario.

Tampoco hay una forma correcta de hacerlo. Como padres, cuando alimenten y ayuden a eructar a su pequeño, exploren varias combinaciones de posiciones hasta encontrar la que sea más efectiva para ustedes.

Para leer más sobre el tema visita estos enlaces:

Источник: https://blog-es.kinedu.com/una-guia-para-entender-los-eructos-y-regurgitaciones-de-mi-bebe/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: