Consejos para padres con niños hiperactivos

Tratamiento de TDAH

Consejos para padres con niños hiperactivos

Cuando se le diagnostica TDAH a un niño, a menudo a los padres les resulta difícil decidir la mejor manera de ayudar a su hijo. Es importante que los padres recuerden que el TDAH se puede tratar con éxito.

Hay muchas opciones de tratamiento, por lo que los padres deben trabajar estrechamente con todas las personas involucradas en la vida del niño: proveedores de atención médica, terapeutas, maestros, entrenadores y otros miembros de la familia.

Aprovechar todos los recursos disponibles ayudará a los padres a guiar a su hijo para que logre el éxito.

Esta página le proporciona información sobre las opciones de tratamiento para el TDAH:

  • Terapia conductual, incluida la capacitación de los padres
  • Medicamentos

Para los niños de 6 años o más, las directrices de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda la terapia conductual y el uso de medicamentos como buenas opciones, preferiblemente ambas al tiempo.

Para los niños pequeños (de menos de 6 años) con TDAH, la terapia conductual se recomienda como el tratamiento de primera línea, antes de probar el tratamiento con medicamentos.

Los buenos planes de tratamiento incluirán vigilancia estrecha para ver si el tratamiento mejora la conducta del niño, y en qué medida, y harán cambios según sea necesario mientras se avanza. Los planes de tratamiento por lo general incluyen el entorno escolar.

La capacitación de los padres en la terapia conductual también se conoce como terapia conductual de los padres, capacitación en manejo del comportamiento para padres, capacitación conductual para padres, terapia del comportamiento para padres o simplemente capacitación para padres.

¿Qué es la terapia conductual?

Las investigaciones muestran que la terapia conductual es una parte importante del tratamiento de los niños con TDAH.

Este trastorno no solo afecta la capacidad del niño para prestar atención o permanecer sentado en la escuela, sino que también afecta sus relaciones con la familia y con otros niños. Los niños con TDAH a menudo muestran conductas que pueden perturbar mucho a otras personas.

La terapia conductual es una opción de tratamiento que puede ayudar a reducir estas conductas Generalmente es útil comenzar la terapia conductual tan pronto como se realice el diagnóstico.

Las metas de la terapia del comportamiento son aprender o fortalecer los comportamientos positivos y eliminar los comportamientos no deseados o problemáticos.

La terapia conductual puede incluir capacitación en terapia conductual para los padres, terapia conductual con los niños o una combinación de ambas.

Los maestros también pueden utilizar terapia conductual para ayudar a reducir las conductas problemáticas en el aula.

  • En la capacitación de los padres, los padres aprenden nuevas habilidades o fortalecen las habilidades que ya tienen para enseñarles a sus hijos y guiarlos, y para manejar su conducta. Se ha demostrado que la capacitación de los padres en terapia conductual fortalece la relación entre padres e hijos, y disminuye las conductas negativas o problemáticas de los niños. La capacitación de los padres en terapia conductual también se conoce como capacitación en manejo del comportamiento para padres, capacitación conductual para padres, terapia del comportamiento para padres o simplemente capacitación para padres.
  • En la terapia conductual con los niños, el terapeuta trabaja con los niños para que aprendan nuevas conductas que reemplacen las que no funcionan o las que causan problemas. El terapeuta también puede ayudar a los niños a aprender a expresar sus sentimientos de maneras que no generen problemas para ellos ni para otras personas.

Terapia conductual para niños pequeños: Capacitación de los padres

La AAP recomienda que los médicos indiquen terapia conductual como la primera línea de tratamiento para los niños en edad prescolar (4-5 años de edad) con TDAH. La eficacia de este tipo de capacitación está bien fundamentada, pero los maestros y los cuidadores de niños pequeños también pueden utilizar la terapia conductual en el aula.

¿Por qué deben los padres intentar primero la terapia conductual antes de tratar con algún medicamento?

La terapia conductual es un primer paso importante por lo siguiente:

  • La terapia conductual les da a los padres las habilidades y estrategias para ayudar a su hijo.
  • La terapia conductual ha demostrado ser tan eficaz como los medicamentos para tratar el TDAH en niños pequeños.
  • Los niños pequeños tienen más efectos secundarios por los medicamentos para el TDAH que los niños mayores.
  • No se han estudiado bien los efectos a largo plazo de los medicamentos para el TDAH en los niños pequeños.

La Agencia de Investigación y Calidad de la Atención Médica (AHRQ, por sus siglas en inglés) revisó en el 2010 todos los estudios existentes acerca de las opciones de tratamiento para niños en edad prescolar.

En la revisión se encontró evidencia suficiente para recomendar la capacitación de los padres en terapia conductual como una buena opción de tratamiento para los niños de menos de 6 años con síntomas de TDAH y para las conductas perturbadoras en general.

En la revisión también se identificaron cuatro programas para padres de niños pequeños con TDAH que redujeron los síntomas y las conductas problemáticas relacionadas con el TDAH:

  • Programa de Crianza Positiva (The Triple P).
  • Programa de crianza “Incredible Years” (Años Increíbles).
  • Terapia de interacción entre padre e hijo.
  • Programa de crianza “New Forest”: Creado específicamente para padres de niños con TDAH.

Más recientemente se demostró que otra intervención, Ayudar al Niño Desobediente (Helping the Non-Compliant Child), es eficaz para niños pequeños con TDAH1. Hay otros programas que ayudan a los padres a fortalecer la relación padre-hijo y a manejar la conducta negativa con disciplina positiva, y que pueden ser eficaces.

Terapia conductual para niños en edad escolar y adolescentes

Para los niños de más de 6 años de edad, la terapia conductual es una parte importante del tratamiento. La AAP recomienda terapia conductual junto con el uso de medicamentos.

Los resultados de investigaciones señalan la eficacia de varios tipos de terapias conductuales para niños más grandes:

  • Capacitación de los padres en terapia conductual.
  • Manejo de la conducta en el aula.
  • Intervenciones con pares centradas en la conducta.
  • Capacitación en las habilidades organizativas.
  • Combinación de tratamientos conductual.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a los niños con TDAH en su vida diaria y el tratamiento farmacológico puede ser una manera eficaz de manejar los síntomas de TDAH. Los medicamentos son una opción que puede ayudar a controlar algunos problemas de conducta que hayan generado problemas en el pasado con la familia, los amigos y en la escuela.

Hay varios tipos diferentes de medicamentos aprobados por la FDA para tratar el TDAH en niños:

  • Estimulantes: son los medicamentos para el TDAH más conocidos y los más utilizados en los tratamientos. Muchos niños con TDAH tienen menos síntomas de TDAH cuando toman estos medicamentos de acción rápida.
  • No estimulantes: se aprobaron para el tratamiento del TDAH en el 2003. Los medicamentos no estimulantes no funcionan tan rápidamente como los estimulantes, pero pueden durar hasta 24 horas.
  • Los medicamentos pueden afectar a cada niño de manera diferente. Un niño puede responder bien a un medicamento, pero no a otro. Quizás sea necesario que el médico pruebe diferentes medicamentos y dosis, por lo que es importante que los padres trabajen en conjunto con el médico de su hijo para encontrar el medicamento que mejor funcione para el niño.

Educación y apoyo para los padres

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) financian el Centro Nacional de Recursos (National Resource Center, NRC) para el TDAH, un programa de Niños y Adultos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder, CHADD). El NRC proporciona recursos, información y asesoramiento para los padres sobre cómo ayudar a sus hijos.

Consejos para los padres

A continuación se incluyen ejemplos que pueden ayudar con la conducta de su hijo:

  • Cree una rutina. Trate de seguir el mismo horario de actividades todos los días, desde el momento en que se despierta hasta el momento de irse a dormir.
  • Organícese. Anime a su hijo a colocar la mochila de la escuela, la ropa y los juguetes en el mismo lugar todos los días; de este modo, será menos probable que el niño los pierda.
  • Controle las distracciones. Apague la televisión, limite el ruido y proporcione un espacio de trabajo limpio cuando su hijo esté haciendo la tarea escolar. Algunos niños con TDAH aprenden bien si están en movimiento o escuchando música de fondo. Observe a su hijo y vea qué funciona.
  • Limite las opciones. Ofrezca pocas opciones para elegir de modo que su hijo no se sienta abrumado ni sobrestimulado. Por ejemplo, ofrézcale elegir entre este conjunto de ropa o el otro, esta comida o la otra, o este juguete o el otro.
  • Sea claro y específico cuando hable con su hijo. Hágale saber que lo está escuchando mediante una descripción de lo que su hijo dijo. Dé indicaciones claras y breves cuando el niño tenga que hacer algo.
  • Ayude a su hijo a planificar. Divida las tareas complicadas en pasos más simples y cortos. Para las tareas largas, comenzar con tiempo y hacer pausas puede ayudar a limitar el estrés.
  • Utilice metas y reconocimiento u otra recompensa. Utilice una tabla para enumerar las metas y registrar las conductas positivas, luego hágale saber a su hijo que lo hizo bien diciéndoselo o recompensándolo de otra manera. Asegúrese de que las metas sean realistas, ¡los pasos pequeños son importantes!
  • Imponga disciplina de forma eficaz. En lugar de alzar la voz o pegarle a su hijo, use tiempo fuera o quítele privilegios como consecuencia de comportamientos inapropiados.
  • Cree oportunidades positivas. Hay ciertas situaciones que a los niños con TDAH les pueden resultar estresantes. Descubrir qué es lo que su hijo hace bien y animarlo a hacerlo (ya sea en la escuela, deportes, arte, música o juegos) puede ayudar a crear experiencias positivas
  • Proporcione un estilo de vida saludable. Es importante ofrecer comida nutritiva, asegurarse de que el niño haga mucha actividad física y de que duerma lo suficiente; estas cosas pueden ayudar a evitar que los síntomas de TDAH empeoren.

El TDAH en adultos

El TDAH dura hasta la adultez en al menos un tercio de los niños con TDAH2. Para obtener más información sobre el diagnóstico y tratamiento a lo largo de la vida, visite los sitios web del Centro Nacional de Recursos para el TDAH y del Instituto Nacional de Salud Mental.

Recursos

Para obtener más información sobre los tratamientos, haga clic en uno de los siguientes enlaces:

Centro Nacional de Recursos para el TDAHexternal icon

Instituto Nacional de Salud Mentalexternal icon

Referencias

  1. Abikoff, H.B., Thompson, M., Laver-Bradbury, C., Long, N., Forehand, R. L., Miller Brotman, L., et al. (2015). Parent training for preschool ADHD: a randomized controlled trial of specialized and generic programs.

    Journal of Child Psychology and Psychiatry, 56, 618-31.

  2. Barbaresi, W. J., Colligan, R. C., Weaver, A. L., Voigt, R. G., Killian, J. M., & Katusic, S. K. (2013). Mortality, ADHD, and psychosocial adversity in adults with childhood ADHD: a prospective study.

    Pediatrics, 131(4), 637-644.

  3. McCart, M. R., Priester, P. E., Davies, W. H., & Azen, R. (2006). Differential effectiveness of behavioral parent-training and cognitive-behavioral therapy for antisocial youth: A meta-analysis.

    Journal of Abnormal Child Psychology, 34, 527-543. doi:10.1007/s10802-006-9031-1

Источник: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/adhd/treatment.html

Consejos para padres de niños hiperactivos

Consejos para padres con niños hiperactivos

Convivir con un niño con déficit de atención o hiperactivo puede ser todo un desafío. Como padres o cuidadores, podemos adquirir ciertos hábitos para ayudarles a manejar su comportamiento.

Según los especialistas, tener un hijo hiperactivo requiere ciertos hábitos y prácticas en el hogar distintas a otros niños. Esto para ayudarlos a mantener una vida estable y a entregarles ciertas herramientas para que desarrollen su autonomía y manejen de mejor manera su comportamiento.

Se debe diferenciar a un niño con personalidad y conducta hiperactiva, con un niño con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Este último debe ser diagnosticado por un médico y requiere un tratamiento especial. Veamos los síntomas del TDAH y, luego, consejos para los padres con hijos hiperactivos.

Como padres, podemos ayudar al niño a manejar su comportamiento.

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

La hiperactividad es un movimiento continuo y superior a lo esperado.

Esta característica, sumado a una falta de atención grave e impulsividad, son síntomas del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o TDAH.

Este es una patología crónica, que se puede diagnosticar y tratar, y que afecta a muchos niños, con consecuencias como fracaso escolar y problemas sociales.

Todos los niños pueden tener etapas o momentos en que se comportan de esta manera. Es importante entender que el TDAH es una afección que debe ser diagnosticada por un especialista.

Los niños con TDAH presentan síntomas como los siguientes:

  • Inquietud, incapacidad para quedarse quietos por un tiempo extendido.
  • Aislado socialmente o con baja autoestima por no lograr lo mismo que sus pares.
  • Actúa sin pensar.
  • Falta de concentración.
  • Parece distraído o poco presente.

Los niños con TDAH presentan impulsividad y falta de atención.

Recomendaciones para los padres

Los padres con hijos hiperactivos o niños muy energéticos e intensos deben entender que su cerebro funciona de manera diferente. Hay una serie de técnicas conductuales que podrían ser de gran ayuda para toda la familia, especialmente para el niño.

El objetivo es fomentar el desarrollo de un niño hiperactivo, ayudarlos a comprender que sus acciones tienen consecuencias y enseñarles a controlar sus impulsos.

Primero que nada se debe establecer qué comportamientos serán tolerados y cuáles no: dejarle claro al niño, establecer normas simples y metas claras.

Es muy importante ser constante con lo establecido, sin ser demasiado estrictos.

Algunas de las recomendaciones para los padres son las siguientes:

  • Alentar y reforzar los logros, esfuerzo y comportamiento positivo del niño. Por otro lado, se deben evitar los castigos y recompensas debido a un mal comportamiento.
  • Crear una rutina que tenga horarios establecidos en cuanto a la alimentación, sueño, tiempo de recreación, actividad física, estudio y tareas, juego, momento familiar, etc.
  • Limita el tiempo frente a la pantalla, pues mucho tiempo aumenta la impulsividad y no hace que el niño libere energía.
  • Fomenta el ejercicio físico: el niño estará enfocado y concentrado en seguir los ejercicios o la actividad que esté realizando, además de ayudarlo a quemar el exceso de energía de manera saludable.
  • Es muy importante fomentar y ayudarlos a que tengan buenos patrones de sueño. La falta de sueño exacerba la hiperactividad y falta de atención.
  • Cálmate: no puedes ayudar a tu hijo o decirles que se calme, si tu no estás calmado. Ordena tus pensamientos y date unos minutos si es necesario, él también lo hará y quizás ambos necesiten un tiempo.
  • Asegúrate que entendió bien lo que le dices, si es necesario, pídele que lo repita en voz alta. Da una instrucción a la vez.

La actividad física ayuda a liberar energía de una manera saludable.

Sabemos que la paternidad y crianza no es fácil, por eso te invitamos a ingresar a nuestra Comunidad de Padres. Ahí encontrarás una serie de artículos, información y consejos de otros padres que pueden ayudarte en esos momentos desafiantes. Por ejemplo, lee nuestro artículo sobre cómo hablar con los hijos sobre sexualidad. ¡Subscríbete!

Источник: https://www.waterwipes.com/latin/es/comunidad/ninos/consejos-ninos-hiperactivos

Diez recomendaciones prácticas para padres de niños con TDAH

Consejos para padres con niños hiperactivos

En la actualidad, alrededor de un 5% de los niños presentan Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esto lo convierte en uno de los trastornos de mayor prevalencia en la infancia.

Las características propias del cuadro, que incluyen alteraciones en las funciones atencionales, hiperactividad e impulsividad, provocan una desorganización general a nivel cognitivo y comportamental que se extienden a todas las áreas de la vida.

A su vez, diversos estudios muestran que estos niños son más propensos a desarrollar trastornos comórbidos como ansiedad y depresión. Suelen presentar diversos problemas de aprendizaje, mayores probabilidades de accidentarse y mayor consumo de sustancias en la adolescencia (Ives, 2006).

Es decir, el impacto del trastorno afecta en mayor o menor medida a todos los ámbitos en los cuales los sujetos se desempeñan.

De manera inversa, las intervenciones que como adultos realizamos en los contextos donde los pequeños habitan, podrán ayudarlos (o no) en su organización y en limitar los efectos que el TDAH presentan en su cotidianidad.

Teniendo en cuenta estas características, hace algún tiempo publicamos recomendaciones para maestros de niños con TDAH, cuya finalidad fue favorecer el proceso de aprendizaje de los niños por medio de algunas adaptaciones de acceso y contenido al material educativo.

En este caso, el objetivo es proponer una serie de recomendaciones para los padres, los que impactarán de manera beneficiosa en la vida de sus hijos a la vez que en la de ellos mismos; ya que aplicados de manera consistente disminuyen conductas desorganizadas e impulsivas en los niños, incidiendo de forma directa en el equilibrio familiar.

Recomendación N° 1: Darle estructura al día a día

El que un niño con TDAH viva en un ambiente relativamente estructurado contribuirá a su organización para las actividades que deba realizar. Por el contrario, un contexto desestructurado, donde las mismas actividades pueden cambiar el momento del día en que se realizan, se superponen o alternan en el orden previsto; es más probable que generen confusión y fallos en su realización.

Por ejemplo, será preferible que siempre cuando llega del colegio se cambie, lave las manos, se siente a almorzar, cepille los dientes y duerma una siesta para realizar las tareas escolares posteriormente; a que todos estos mismos pasos los vaya realizando cada día en un orden distinto. En este último caso, es muy posible que algunos elementos se omitan o no se realicen satisfactoriamente.

Recomendación N° 2: Cómo dar órdenes

Un comentario habitual de los padres de niños con TDAH es la poca obediencia de estos hacia las normas e instrucciones proporcionadas. Una manera de aumentar las probabilidades de éxito cuando se desea que el niño realice algo, consiste en seguir estas sencillas reglas:

  • No dar más de una orden a la vez. Es preferible esperar a la finalización de una tarea, antes de presentar una nueva actividad.
  • Segmentar demandas generales. La indicación puede ser separada en .
  • No dar indicaciones que puedan ser ambiguas. Comunicar puede significar cosas muy distintas para un niño y un adulto (incluso para distintos adultos). En cambio, son instrucciones más concretas y fáciles de cumplir.
  • Pedirle al niño que repita la indicación dada. Esta es una forma de corroborar que haya entendido lo que se espera de él.
  • Hay que evitar abusar del como recurso. Siempre se es preferible formular enunciados en forma positiva que negativa. Frases como pueden, aunque sean concretas, formuladas de manera segmentada y repetidas por el niño, sonar muy restrictivas, en especial cuando se van repitiendo a lo largo del día muchas veces. En su lugar, se puede solicitar lo mismo pero en forma positiva, diciendo por ejemplo .

Recomendación N° 3: Descubra que habilidades posee su hijo y foméntelas

El estimular aquellas habilidades naturales que pueda tener incrementará su autoestima y sentimientos de eficacia, y ayudará a los padres a centrarse en aspectos positivos de su hijo. En caso de no conocer el pequeño que actividades le agradan y en las cuales puede tener buenos rendimientos, se los puede acompañar en el descubrimiento de las mismas.

Dado que las personas con TDAH suelen presentar malos comportamientos, es muy fácil que se pierdan de vista los aspectos positivos de los niños y en cambio nos centremos en sus puntos débiles. Tener presentes las fortalezas cambia sustancialmente la mirada que se tiene sobre los pequeños, y evita tener pensamientos del tipo .

Es muy frecuente que los padres intenten modificar la forma en que sus hijos se comportan aplicando consecuencias temporalmente muy distantes de aquellos comportamientos apropiados e inapropiados. El niño por un lado, puede olvidar o perder de vista cuál era esa consecuencia (buena o mala) que le esperaba.

A su vez, puede frustrarse por el tiempo que debe esperar para acceder a la misma, incluso aunque sea algo muy deseado.

En lugar de proposiciones del tipo , puede resultar más gratificante para el niño aplicar un sistema de recompensas por cada exámen aprobado, por cada materia aprobada, y por último sí puede utilizarse el premio mayor (Disney) en caso de cumplir todos los objetivos propuestos.

El pequeño de esta forma tendrá acceso más inmediato y constante a reforzadores, lo que mantendrá su motivación alta por períodos mayores de tiempo.

Y en caso de fallar en la consecución de la meta final, no tendrá el sentimiento de que nada ha valido la pena, ya que a lo largo del año obtuvo numerosos beneficios por sus esfuerzos.

Una pequeña aclaración, al hablar de cumplir los objetivos propuestos me estoy refiriendo a aquellos objetivos que sean alcanzables por el estudiante, no a los que aspiren los padres de manera ideal.

La constante y excesiva presión por rendir más de lo que se puede termina habitualmente produciendo los resultados opuestos a los esperados. Como consecuencia adicional, produce estrés y frustración no solo en los padres, sino también en sus hijos.

Esto se relaciona directamente con el siguiente punto.

Recomendación N° 5: Concéntrense en los aprendizajes, no en las calificaciones

Muchos adultos han crecido con la convicción de que la nota escolar refleja lo aprendido, y que si no es así al menos es lo más importante del paso por la escuela, ya que queda de forma objetiva plasmada en documentos y certificados.

Para un niño con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, la presión impuesta para la obtención de buenas calificaciones puede ser excesiva, logrando que se frustre y no solo que no obtenga los resultados esperados, sino que tampoco aprenda.

Un ligero ajuste en las expectativas de los padres sobre el recorrido académico, de seguro provocará una disminución en la frustración que sienten tanto los niños como sus progenitores, y potenciará el aprendizaje escolar.

Recomendación N° 6: Nunca criticar a la persona

Este punto es de vital importancia para todos los actores.

Por un lado, el niño que es calificado como vago, caprichoso, malo, etc, está de forma permanente registrando que los adultos significativos observan eso en él, afectará a su autoestima y a su comportamiento posterior.

Por el lado de los adultos, etiquetar al niño de esta forma en general los dejará predispuestos a prestar atención a aquellas conductas que estén de acuerdo con dicha percepción, lo que influye en la buena relación a mediano y largo plazo.

En lugar de afirmar que es un vago porque no levantó sus juguetes del piso por ejemplo, es mejor remarcarle la solicitud nuevamente, omitiendo todo tipo de apreciaciones personales. Si es necesario realizar observaciones, siempre hacerlas sobre las conductas en lugar de sobre el sujeto.

Recomendación N° 7: Planificar potenciales situaciones conflictivas

Si ciertos momentos suelen producir de manera repetida malos comportamientos por parte del pequeño, la anticipación de las situaciones, así como de lo que se espera por parte suya, incrementa las posibilidades de evitar estos malos momentos.

Ante la repetida situación del correteo por medio de las góndolas del supermercado tocando los productos que están exhibidos, los padres antes incluso de salir de su casa pueden comentar de manera bien concreta y clara (tal como sugiere el Recomendación 2), que conductas puntuales esperan de su hijo.

Recomendación N° 8: No intentar abordar todos los problemas al mismo tiempo

Esto mantiene relación con varios de los puntos ya abordados.

Si partimos de la base que es preferible que haya pautas claras, solicitadas secuencialmente y no al mismo tiempo, y de la preferencia de la estructura frente al caos; solicitar a un niño que se quede quieto, callado, que si habla no diga malas palabras, que preste atención a lo que dice el resto permanentemente y que mantenga por ejemplo determinada postura corporal, será imposible de sostener.

La frase “Hay que elegir que batallas pelear” es perfectamente aplicable a estos casos. Siempre habrá que estar atento a todos los problemas que presente una persona en cada situación determinada, y frente a los mismos establecer cuales son prioritarios para atender y cuales no.

Es necesario tener en cuenta una serie de elementos al tomar estas decisiones, como por ejemplo la gravedad (para sí o terceros) que presente, la imposibilidad que le traiga de adquirir nuevas habilidades, etc; pero siempre sin perder de vista que no es posible enfrentar todas las situaciones problemáticas al mismo tiempo.

Recomendación N° 9: No confíen en un profesional que no les ofrece un diagnóstico claro

De la misma forma, no confíen en profesionales que utilicen diagnósticos poco específicos o que no sigan las convenciones actuales, y usen términos como por ejemplo .

Un profesional que lleve adelante un buen tratamiento debe proveer a su vez el asesoramiento y psicoeducación necesaria para un tratamiento eficaz.

Como se desprende de todos los recomendaciones hasta ahora vistos, el funcionamiento de los sujetos se ve sensiblemente afectado por el contexto, ya sea en forma material (ambiente ordenado por ejemplo), como interaccional.

Un terapeuta que sólo trabaja con el niño y no sugiere a padres y docentes intervenciones puntuales para los lugares y situaciones en las que se desenvuelve, disminuye se eficacia terapéutica y pone sobre éste un peso que probablemente no pueda soportar; al dejarle la labor de ser el único responsable de que su comportamiento cambie.

Recomendación N° 10: No se olviden de ustedes como personas

Por lo complejo de todos los factores a tener en cuenta, un hijo con TDAH genera estrés e impacta sobre uno mismo y diversos tipos de relaciones, como pareja, otros hijos, amistades, etc.

Tomarse el tiempo para realizar actividades placenteras, permite recuperar fuerzas para continuar con sus labores como madres o padres posteriormente. Lo mismo sucede con relaciones que suelen quedar en segundo plano. Será necesario buscar momentos en los cuales puedan cultivarse las mismas, sin que el foco de atención permanente sea su hijo.

Recuerden que además de padres, son sujetos que seguramente necesitan de otro tipo de actividades para su bienestar.

Para concluir, estos recomendaciones no deben entenderse en forma absoluta, sino que son adaptables a los contextos en los cuales se aplican. Tampoco son los únicos puntos a tener en cuenta a la hora de educar a un niño con TDAH. Sin embargo, constituyen pautas generales de crianza que son de gran utilidad en estos casos.

Referencias

Artigas Pallarés, J. (2006). El Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad en la consulta del pediatra. Algunas sugerencias. Revista Pediatría de Atención Primaria. Vol VIII (4) 115- 133.

Ives, E. (2006). Intervenciones no farmacológicas en el entorno familiar de niños con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad. Revista Pediatría de Atención Primaria. Vol VIII (4) 57- 67.

Ochoa, J., Vintimilla, M. (2015). Estrategias Terapéuticas para padres de niños de 6 a 10 años con Diagnóstico de TDAH. Facultad de Filosofía Letras y Ciencias de la Educación. Escuela de Psicología.

Источник: https://www.psyciencia.com/diez-recomendaciones-practicas-para-padres-de-ninos-con-tdah/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: