Consejos para padres de niños zurdos

Niños zurdos, diestros y ambidextros: ¿de qué depende?

Consejos para padres de niños zurdos

El cuerpo humano es anatómicamente simétrico. Tenemos dos manos, dos ojos, dos piernas… Pero funcionalmente es asimétrico.

Comemos o damos patadas a un balón con una mano o pie determinado o nos acercamos a la mirilla con un ojo concreto.

Esta preferencia de usar la parte derecha o la izquierda se denomina lateralidad y tiene que ver con la dominancia de los hemisferios cerebrales: no es un capricho.

Conoce por qué hay niños zurdos, diestros y ambidiestros y de qué depende la preferencia a la hora de usar una mano u otra o un pie u otro.

Ver también: cómo ayudar a escribir a un niño zurdo

Por qué un niño puede ser diestro, zurdo o ambidextro

Desde un punto de vista fisiológico, la mano que una persona elige para comer o escribir debería tener poca importancia, pero desde el punto de vista social y cultural es un aspecto que preocupa bastante a padres y profesores, por la relación que tiene con el aprendizaje de la escritura y la lectura y porque casi todo está dispuesto para una población mayoritariamente diestra. Ser diestro o zurdo no es voluntario. Obedece a un proceso llamado lateralización que tiene que ver con la dominancia de los hemisferios cerebrales, pero sin despreciar el papel de la herencia, los aprendizajes y la influencia ambiental.

La lateralidad es la preferencia de una persona a usar una de las partes simétricas de su cuerpo sobre la otra. Pero no se refiere solamente a la mano que se utiliza para escribir o para comer, sino que abarca todas las tareas realizadas con las manos, pies, ojos y oídos.

Un niño es diestro si está homogéneamente lateralizado a la derecha, es decir, si usa consistentemente los elementos del lado derecho de su cuerpo y, al revés, será zurdo si usa sistemáticamente su parte izquierda.

Pero no todas las personas son totalmente diestras o absolutamente zurdas, sino que pueden tener lateralidad cruzada o heterogénea, es decir, aunque escriban con una mano pueden utilizar la pierna o el ojo contrario a la hora de desenvolverse.

Un número pequeño de personas son ambidextras, capaces de utilizar cada una de sus extremidades de forma indistinta y con gran precisión. Pero puede tratarse también de personas zurdas que han ejercitado además su mano derecha por cuestiones socioculturales.

Cómo funciona el cerebro

El niño no ejerce ningún control a la hora de elegir ser diestro o zurdo. Su cerebro está dividido en dos hemisferios que controlan el cuerpo de modo cruzado. El izquierdo dirige los movimientos y controla las sensaciones del lado derecho del cuerpo.

Lo opuesto ocurre con el hemisferio derecho. A medida que el niño crece y madura, uno de ellos se vuelve dominante.

Si domina su hemisferio izquierdo, el niño será diestro; y si domina el derecho, será zurdo, especialmente en lo que se refiere a sus manos y a sus pies.

Cuándo se convierte el niño en zurdo o diestro

Aunque no hay unanimidad sobre el momento preciso en el que el niño se convierte en zurdo o diestro, lo más aceptado es que la lateralización se produce entre los 3 y los 6 años.

A medida que el bebé va adquiriendo destrezas manuales, posiblemente empiece a usar más una mano que la otra en función de la eficacia pero, si no es así, no pasa nada, la mayoría de los pequeños hasta los tres años cambia de mano a menudo y usa ambas para realizar sus tareas, bien sea por experimentación o por cansancio.

Lo más importante es respetar su ritmo de desarrollo y no tratar de disuadirlo en el caso de que utilice la izquierda, ni alentarle a usar su mano derecha, ya que con ello se contradice lo que su cerebro haría de forma natural y a la larga puede ser negativo. Es importante darle tiempo y posibilidades al niño para definir su lateralidad de manera espontánea, pero también es primordial que la tenga definida antes de comenzar con la escritura, la lectura y el cálculo.

Ayudar al niño que es zurdo

No es nada fácil ser zurdo en un mundo de diestros. Los pequeños problemas cotidianos pueden generar en el niño frustración, ansiedad o incluso falta de confianza en sí mismo, ya que no es capaz de reconocer la verdadera causa de su “torpeza”.

Padres y educadores han de facilitar la labor, ya que hay niños que, aunque no se los contraríe explícitamente, deciden por sí mismos utilizar la mano derecha, bien porque el mobiliario y los utensilios escolares no se adaptan a ellos, o bien para evitar burlas o porque quieren parecerse a la mayoría de sus compañeros.

Años atrás se pensaba que ser zurdo era un defecto o un mal hábito que había que corregir, creándose así lo que después se han llamado zurdos contrariados.

Afortunadamente este concepto peyorativo ha desaparecido, pero en la práctica casi todo está diseñado para diestros, ya que los zurdos están en minoría (7%).

El ratón del ordenador, las tijeras, las barandillas de las escaleras, el visor y los mandos de las cámaras fotográficas…

Hoy en día no hay ninguna razón para pensar que los niños zurdos tienen trastornos de aprendizaje, lenguaje, destreza manual o inteligencia. Su capacidad con respecto a la de los diestros es la misma, pero la falta de utensilios adecuados para ellos, los hace parecer a veces torpes a los ojos de los demás.

Sin embargo, en algunos deportes, como béisbol, fútbol o tenis, son muy codiciados.

Se ha dicho también que los niños zurdos son más creativos porque tienen más conexiones entre los dos hemisferios, y desde luego no faltan artistas, escritores y otros personajes zurdos con talentos que suponen creatividad: Albert Einstein, Charles Chaplin, Greta Garbo, Beethoven o Ringo Starr, entre otros.

Aclarar conceptos sobre los niños zurdos

  • No está mal lateralizado porque no reconozca cuál es su mano derecha o su pie izquierdo.
  • No es lo mismo tener la dominancia lateral establecida (ser diestro o zurdo) que haber interiorizado el concepto derecha-izquierda.
  • La dominancia manual se establece entre los 3 y los 6 años, mientras que la noción espacial derecha-izquierda se va configurando entre los 5 y los 8 años.
  • Alrededor de los 6 años el niño es capaz de reconocer este concepto en las partes de su propio cuerpo y será más tarde cuando lo logre sobre los demás.
  • Se puede comprobar si un niño es diestro o zurdo observando qué pie, mano u ojo utiliza cuando realiza acciones de forma espontánea, como lavarse los dientes, atrapar un objeto lanzado por sorpresa, tapar una botella, chutar la pelota cuando juega al fútbol, hacer una foto, etc. En estas situaciones el ojo, mano o pie elegido espontáneamente para realizar las acciones suele ser el dominante, ya que tiene mayor fuerza, precisión, coordinación, sensibilidad y equilibrio.

Virginia González. Psicóloga y maestra de Educación Infantil

Источник: https://www.conmishijos.com/educacion/aprendizaje/ninos-zurdos-diestros-y-ambidextros/

5 Curiosidades sobre los niños zurdos que debemos tener en cuenta como padres

Consejos para padres de niños zurdos

Ser zurdo no ha resultado fácil a lo largo de la historia. En algunas etapas, directamente inviable. No hay más que ver hacia dónde evolucionó el vocablo latino que aludía al lado izquierdo.

De sinister al término siniestro de nuestra lengua y su correspondiente acepción negativa adicional.

Nada extraño si reparamos en la palabra anglosajona left, procedente de la antigua lyft, equivalente a débil o inútil.

Con todos estos prejuicios superados en la actualidad, la lateralidad predominante de los humanos sigue recayendo, en casi un 90% de los casos, sobre la derecha.

Entonces, ¿qué aspectos influyen en que haya niños zurdos y diestros? Si bien no existen conclusiones exactas al respecto, algunas aportan, en sus propias direcciones, algo de luz a las incógnitas y curiosidades que rodean la dominancia de un lado del cuerpo sobre el otro.

¿Qué influye en que desarrollemos un lado dominante?

Con los datos de los que disponemos hasta el momento, no podemos establecer un único desencadenante al respecto. Lo que sí parece haber, según las investigaciones más destacadas, es un conjunto de razones, de carácter evolutivo, físico y genético, cuya combinación termina siendo decisiva.

Nuestra naturaleza humana

Una de las teorías asocia la baja cantidad de niños zurdos con la capacidad social de las especies. Nuestra mayor tendencia a la cooperación, nos llevó a utilizar, de forma mayoritaria, una de las dos manos.

En este caso, la derecha. No obstante, aunque en menor medida, los humanos también escondemos una faceta competitiva, relacionada por los autores de este estudio, Daniel M. Abrams y Mark J.

Panaggio, con la dominancia del lado izquierdo.

Nuestra médula espinal

Recientemente, un equipo de científicos alemanes, holandeses y sudafricanos concluyó que, en gran medida, las asimetrías hemisféricas vienen definidas por la médula espinal y no por el cerebro.

Argumentan que, pese a que «los movimientos del brazo y de la mano se inician a través de la corteza motora del cerebro», esta parte del mismo «no está aún conectada a la médula cuando se hacen evidentes los primeros precursores de la destreza manual».

Nuestros genes

Anteriormente a que tuvieran lugar las anteriores iniciativas, la preferencia por un lado u otro ya venía siendo atribuida a una causa innata, nuestra genética. De hecho, se han localizado componentes de la cadena de ADN asociados con este fenómeno que, sin embargo, no parecen ser determinantes por sí solos.

Más bien, todo indica que, pese a que disponemos de una tendencia latente a ser zurdos o diestros, esta es únicamente una de las variables que, junto a otras externas, influye en el resultado definitivo. Genetic influences on handedness, una investigación publicada en la revista Neuropsychologia, sitúa el porcentaje en que la genética incide en tal aspecto en torno al 25%.

La genética no supone la única causa de que haya niños zurdos y diestros | Fuente: Unsplash

Curiosidades relacionadas con los niños zurdos

Antes de adentrarnos en algunas interesantes peculiaridades de la zurdera, hay que considerar que existen distintos grados de predominancia. Algo a veces evidente y otras no tanto.

Por ejemplo, se puede escribir con la mano izquierda y ser diestro a la hora de patear un balón o de escoger el ojo adecuado para mirar a través de un telescopio.

Una vez tenido en cuenta, ahora sí, nos detendremos en algunos curiosos datos relacionados con los zurdos:

1. Hay más entre los hombres que entre las mujeres

Aunque desconocemos si se trata de algo casual o no, los niños zurdos superan (11%) en proporción a sus homólogas femeninas (9%).

2. Es muy raro que dos gemelos lo sean

A pesar de ser casi idénticos, se dan muy pocos casos en los que ambos gemelos sean zurdos, algo que vendría reforzar la idea de que el componente genético no es tan determinante.

3. La proporción en humanos es distinta a la de otras especies

Algunos animales con capacidad para mantenerse erguidos también tienen la tendencia de utilizar una mitad del cuerpo más que la otra.

Lo curioso es que, a diferencia de nosotros, las proporciones dentro de cada especie están más igualadas.

Mientras que un 35% de los gorilas y los chimpancés son zurdos, en macacos (50%) y prosimios (75%) el porcentaje aumenta notablemente.

Mientras que los niños zurdos son minoría, en prosimios el lémur es algo muy común  | Fuente: Unsplash

4. Algunos procesan mejor la información

Hay científicos que defienden la hipótesis de que los niños zurdos procesan mejor la información, partiendo del hecho de que utilizan más el hemisferio derecho del cerebro. Sin embargo, esa mitad, asociada con el cálculo, no es la empleada por la mayoría de ellos (solo un 30% recurre a ella o a las dos por igual).

Y, aunque puede haber algo de cierto cuando se da esa circunstancia, algunos investigadores en Neurociencia Cognitiva como Emma Karlsson no lo ven claro. Recuerdan que las dos subdivisiones cerebrales «no trabajan de forma aislada, sino que una banda gruesa de fibras nerviosas, llamada cuerpo calloso, las mantiene conectadas».

5. Parecen ser más susceptibles emocionalmente

Aunque las pruebas no lo demuestran de manera inequívoca, se han publicado diversos experimentos que atribuyen a los niños zurdos una mayor inestabilidad emocional.

Especialistas de la Universidad de Queen Margaret concluyeron que, tras una proyección de la película El silencio de los corderos, los signos de estrés postraumático eran considerablemente menores entre los diestros.

Paralelamente, una investigación de la Universidad de Alberta sostiene que «los zurdos son más tímidos, tienden a avergonzarse más y son más sensibles a las regañinas». Esa inseguridad no es del todo negativa. Provoca que tiendan a medir más sus actos y, como consecuencia, a adoptar decisiones más meditadas.

ConsejosPsicologíaPsicomotricidad

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/5-curiosidades-sobre-los-ninos-zurdos/

Consejos para padres de niños zurdos

Consejos para padres de niños zurdos

Hasta hace unos años, ser zurdo era considerado algo malo y, tanto en caso como en el colegio, se obligaba a los niños a usar la mano contraria a la que su cerebro le indicaba que debía usar, lo cual era perjudicial para ellos, ya que era ir en contra de su naturaleza.

Y es que ser zurdo no es ni bueno ni malo, simplemente es una condición que viene fijada en nuestros genes. Hasta ahora, se pensaba que el ser diestro o zurdo estaba determinado por el hemisferio dominante en el cerebro (así, las personas con hemisferio izquierdo dominante eran diestras, y viceversa).

Sin embargo, una última investigación publicada en la revista LIFE afirma que no es el cerebro quien determina la zurdera sino la médula espinal, pues, según estos mismos autores, la actividad génica en la médula es asimétrica ya en el útero, y la preferencia por la mano derecha o la izquierda puede rastrearse hasta esa asimetría.

Sea como sea, lo que está claro es que el predominio de una u otra lateralidad es algo condicionado por nuestros genes. De hecho, los estudios afirman que un niño cuyo padre es zurdo tiene en torno a un 10% de probabilidad de serlo también; este porcentaje aumenta al 20% si es la madre la zurda y al 50% si lo son ambos.

Asimismo, una teoría elaborada por genetistas del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos planteaba la hipótesis de que el 80% de las personas tiene un gen dominante que les hace ser diestros, pero que a un veinte por cierto le faltaba dicho gen, por lo que tienen una probabilidad al azar de ser diestro o zurdo al cincuenta por ciento. Por lo tanto, el niño no elige ser diestro o zurdo, es algo con lo que nace.

Lo que sí es cierto es que la zurdera es un fenotipo minoritario de la especie humana, por lo que la gran mayoría somos diestros, y tan solo entre el 8 y el 13% de la población mundial es zurda.

Y ¿por qué hay tan pocos zurdos? Según un estudio publicado en el año 2012 por la revista Journal of the Royal Society Interface, “el hecho de que seamos una especie que coopera para sobrevivir tiene mucho que ver con la prevalencia de los diestros, pues la cooperación favorece el uso de una misma mano para poder compartir las herramientas».

Por último, la lateralidad no se fija hasta los 3 o los 4 años, por lo que, hasta este momento, muchos niños usan indistintamente una u otra mano para agarrar as cosas, comer, pintar, etc.

Para saber si un niño es zurdo o diestro hay que observar qué mano, pie u ojo utiliza cuando hace diversas acciones como cepillarse los dientes, coger un vaso, mirar por un caleidoscopio, escribir o chutar a la pelota.

¿Qué problemas se encontrarán los niños zurdos?

Para empezar, nunca se debe corregir la lateralidad de un niño, ya que obligarle a usar la mano contraria a la que viene determinada por genética puede causarle frustración, baja autoestima, problemas para escribir, dificultades para distinguir la derecha de la izquierda, dislexia e incluso tartamudez.

No obstante, hay que ser conscientes de que encontrará ciertos problemas para realizar ciertas tareas en un mundo dominado por los diestros. Por ejemplo, al recortar hacerlo con una tijera normal y con la mano izquierda es casi imposible. También puede tener problemas para escribir correctamente y tener buena letra.

Al tener que escribir con la izquierda, pero hacia dentro y no hacia fuera como sería lo natural para él, es normal que coja una mala postura, tenga mala letra y se le agarrote y canse la mano antes, lo que puede afectar a sus tareas y deberes. También es frecuente que se confunda más al leer.

 

Consejos para ayudar a niños zurdos en un mundo de diestros

El no poder hace ciertas tareas como el resto de los niños, incluso algunas tan sencillas como cortar o sacar punta al lápiz, puede causarles frustración, ansiedad o incluso falta de confianza, por lo que debes ayudarle desde pequeño:

1- Enséñale a sentarse correctamente y agarrar bien el lápiz. Para no mancharse ni emborronar lo que escribe, lo mejor es que lo haga con la mano “en gancho”, cogiendo el lápiz un poco más lejos de la punta e inclinando siempre un poco el papel hacia la derecha.

2- En clase, si el compañero es diestro, debe sentarse en el lado izquierdo para que su mano tenga mayor movilidad. Y si son sillas con pupitre incluido, darle una para zurdos. También es bueno evitar que la luz le venga siempre por el lado derecho.

3- Los niños zurdos usan mejor los lápices y los bolígrafos triangulares que los cilíndricos, por lo que procura que use esos.

4- Explícale qué es ser zurdo y por qué unas personas lo son y otras no para que no piense que es algo malo o que le hace menos capaz que sus compañeros.

5- Cómprale herramientas para zurdos para que no se sienta frustrado al intentar usar las normales y pueda hacerlo igual de rápido que los demás. Tijeras, sacapuntas, cuchillos, cuadernos… hay todo un mundo para zurdos.

6- Cuando le enseñes diversas tareas, como abrocharse los cordones, guíale como un espejo para que tu derecha sea su izquierda. Si uno de los dos padres es zurdo será todo mucho más sencillo, ya que podrá ir contándole sus dificultades y trucos.

7- Sé paciente cuando algo le cueste más por su condición de zurdo y apóyale siempre para que se sienta bien consigo mismo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/psicologia-y-sexualidad/consejos-para-padres-de-ninos-zurdos-10431

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: