Consejos para padres primerizos durante el embarazo

¿Padres primerizos? ¡No os perdáis estos consejos!

Consejos para padres primerizos durante el embarazo

Ser padres primerizos es un gran proyecto lleno de ilusión, pero también lleno de inseguridad ya que supone un gran reto.

La llegada de un nuevo miembro a la familia viene acompañada de innumerables dudas, tanto durante el embarazo como después del nacimiento.

¿Qué controles médicos hay que hacer? ¿Cuál es la alimentación más adecuada? ¿Conviene hacer actividad física en el embarazo? 

En este artículo respondemos las preguntas más comunes de los futuros padres primerizos o que acaban de estrenarse en este papel. Si es vuestra situación, ¡no os lo perdáis!

Cómo vencer las inseguridades de los padres primerizos 

Ser padres por primera vez marca el inicio de una nueva etapa. Como otros cambios en la vida, este puede venir acompañado de mucha inseguridad.  Por eso, si vas a ser madre o padre por primera vez, o ya lo has sido, es probable que te identifiques con esta situación.

No te alarmes, es algo completamente normal que, por suerte, hoy día puedes solucionar de forma sencilla planteando tus dudas a profesionales de la salud como las matronas, el pediatra y el ginecólogo.

Sus indicaciones servirán para asegurar tanto el bienestar de tu bebé como el de toda la familia. 

En primer lugar, tres consejos generales tanto para el embarazo como para los primeros días de vida del recién nacido: 

  • Consulta todas tus dudas con los especialistas. Tener la información correcta te ayudará a ganar en tranquilidad y salud. Que no te dé vergüenza preguntar, pues nadie nace sabiendo, y tus dudas pueden ser importantes.
  • Tómate con calma los primeros días del bebé en casa. Como en cualquier nueva situación, es necesario un periodo de adaptación. Si estás sobrepasado, respira hondo, la tranquilidad te ayudará a sobrellevar la situación. Si necesitas ayuda de familiares para realizar tareas, no dudes en pedirla.
  • Acude a todas las revisiones médicas programadas. Esto es clave, en estas revisiones el médico puede detectar potenciales problemas y resolver tus dudas. Un truco: apunta tus dudas en un papel o en tu móvil según te surjan, el tiempo que pasas con el especialista es corto y si se te queda algo en el tintero luego puedes angustiarte hasta la siguiente visita.

La preparación para la llegada del nuevo miembro de la familia se realiza en dos fases: embarazo y nacimiento y primeros días de vida del bebé.

A continuación te damos útiles consejos para cada una de ellas. 

Esperando al bebé: consejos para padres primerizos 

Las dudas comienzan en el mismo instante en el que se recibe la noticia del embarazo. Es un momento muy emocionante que marca el inicio de una nueva aventura.

 Una cuestión que despierta mucha curiosidad a los padres en esta primera fase es si su futuro bebé será un niño o una niña.

¿Sabías que esto depende del espermatozoide que llegue primero al óvulo? Si quieres descubrir cómo tiene lugar el proceso que determina el sexo del bebé, te recomendamos leer nuestro artículo La probabilidad de tener niño o niña según la genética.

Primeros controles del embarazo

Como en cualquier etapa de la vida, en el embarazo, el parto y el puerperio hay revisiones de salud específicas para asegurar la salud de madre e hijo. Por eso, es importante que sigas las instrucciones de tu especialista y realices las pruebas que te recomiende

En primer lugar, si sospechas que puedes estar embarazada, acude a tu médico, allí te realizarán un análisis de sangre para confirmarlo o descartarlo y también te estudiarán si has pasado determinadas enfermedades que de pasar en el embarazo pondrían en riesgo al niño, como por ejemplo la varicela. 

Durante este nuevo periodo de 9 meses que inicias justo ahora, tendrás que someterte a una serie de revisiones periódicas en las que te harán analíticas y ecografías para comprobar que el feto se desarrolla de forma correcta.

El cribado del primer trimestre

Una de las revisiones más importantes tiene lugar aproximadamente a los tres meses de gestación. Se trata del cribado combinado del primer trimestre, que en España se realiza a todas las mujeres embarazadas. El objetivo de esta prueba es detectar si el feto presenta anomalías cromosómicas como el síndrome de Down.

Es importante que sepas que en la actualidad existe un tipo de prueba más completa que también se puede realizar, que incluye el estudio de un número más amplio de enfermedades y provee resultados más fiables.  Se trata del test de ADN fetal en sangre materna, un test prenatal que reduce el número de falsos positivos y de procedimientos invasivos. 

Alimentación y actividad física durante el embarazo

El embarazo implica ciertos cambios en la alimentación. Por un lado tu cuerpo cambia y te pide determinados alimentos, esto es lo que conocemos como antojos. Si por ejemplo necesitas más ácido en el estómago te pueden apetecer encurtidos y pepinillos o si tienes náuseas o acidez tendrás preferencia por otros alimentos.

Durante el embarazo hay ciertas limitaciones en la alimentación.

Por ejemplo no está recomendado ingerir alimentos lácteos sin pasteurizar, ya que pueden estar contaminados con Listeria monocytogenes, una bacteria que puede causar problemas severos al bebé y que también puede encontrarse en alimentos que provienen de la tierra, por eso se recomienda lavarlos con lejía de uso alimentario. Si no se ha pasado la toxoplasmosis, los embutidos o el jamón serrano pueden estar también prohibidos. 

Las vitaminas son fundamentales para el desarrollo del bebé, por lo que debemos comer saludable y generalmente se recomienda a la futura mamá que tome suplementos que ayudan a prevenir patologías de bebé, incluso antes del embarazo.

Por ejemplo, el ácido fólico ha disminuido notablemente el número de embarazos en los que el feto presenta espina bífida.

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud), el riesgo de espina bífida puede reducirse hasta en un 70% si antes del embarazo la madre ingiere diariamente determinada cantidad de ácido fólico.

En cuanto a la práctica de actividad física, es una duda que tienen muchas embarazadas. Hace tiempo se creía que lo más recomendable en esta etapa era el reposo. Sin embargo, hoy en día, las evidencias científicas  muestran que en aquellos casos en los que no existan complicaciones  realizar ejercicio durante el embarazo tiene múltiples beneficios.

Las primeras pruebas del recién nacido 

Nada más nacer, tu bebé tendrá que pasar por varias pruebas médicas para determinar su estado de salud:

  • La primera prueba que se realiza a los bebés, inmediatamente tras su nacimiento, es el test de Apgar, que sirve para analizar su adaptación y vitalidad.
  • A los dos o tres días de vida, antes de abandonar el hospital, el bebé se somete a la prueba del talón, que cubre el cribado obligatorio de siete enfermedades metabólicas. En caso de resultado positivo habrá que realizar una segunda prueba para confirmar o descartar el diagnóstico. 

Cómo ocurre en la prueba de cribado del primer trimestre de embarazo, hoy en día, gracias al avance de la ciencia, contamos con pruebas más completas y  precisas, que permiten analizar  un número mucho más amplio de enfermedades con mayor precisión, como es el caso de myNewbornDNA. Esta prueba, que analiza más de 390 enfermedades, es el complemento perfecto a la prueba del talón. 

¿Qué ocurre si la piel del bebé se vuelve amarilla?

Si al poco tiempo de nacer, tu bebé adquiere un tono de piel amarillento, en principio no debes preocuparte, es algo bastante común y generalmente es transitorio, aunque siempre es importante que consultes con el especialista porque en algunos casos podría estar relacionado con algún problema de salud.

  El amarillamiento de la piel se conoce como ictericia, y está causado generalmente por un aumento en los niveles de bilirrubina, para solucionarlo, basta con exponer al niño a la claridad (no a la luz solar directa) puedes ampliar  información sobre cómo afecta a los recién nacidos en nuestro artículo Ictericia neonatal ¿cuándo debo preocuparme?

¿Cuál es la alimentación adecuada del recién nacido?

Uno de los aspectos que más preocupan a los padres primerizos es la alimentación de su bebé.

Es cierto que la lactancia materna aporta múltiples beneficios tanto para la madre como para el recién nacido, ya refuerza la protección inmunológica del bebé entre otras cosas, por eso está recomendada por distintas asociaciones de expertos como la Asociación Española de Pediatría y la Asociación Médica Estadounidense.

Siempre que sea posible, y que quiera, es una opción muy positiva. En caso de que la madre, por el motivo que sea, haya decidido prescindir de la lactancia materna, existen fórmulas muy avanzadas para que el niño crezca fuerte y sano.

Durante los primeros meses es importante que sepas que no hace falta aportar otros líquidos, puesto que la leche ya contiene todos los nutrientes necesarios para tu hijo. Pasados los primeros seis meses de lactancia, se comienza a suplementar la leche con otros alimentos.

Existen muchas recomendaciones acerca de la pauta de introducción de alimentos, consulta siempre con tu pediatra si tienes dudas ya que él es la persona que hace seguimiento al niño y podrá orientarte acerca de las opciones y tratar contigo cualquier cuestión que te inquiete.

La introducción de los nuevos alimentos se realiza poco a poco y de forma segura.

La importancia de saber reconocer las crisis de lactancia

Si optas por dar a tu bebé leche materna, que como hemos visto es la opción recomendada por los expertos siempre que sea posible, es probable que te enfrentes a las denominadas crisis de lactancia.

Estas se producen cuando el bebé en determinadas etapas de crecimiento comienza a pedir más alimento como proceso natural de su desarrollo.

Esta demanda más alta de leche lleva a muchas madres a pensar que su bebé no se está alimentando lo suficiente y, en consecuencia, a comenzar la suplementación con otros alimentos antes de lo recomendado, pero esta situación es normal y la producción de leche de la madre generalmente se adapta a las necesidades del niño, dale tiempo.

Para evitar este abandono temprano de la lactancia materna y evitar posibles complicaciones es muy importante que conozcas qué son las crisis de lactancia.

¿Qué hacer si el bebé tiene fiebre o está resfriado?

Una de las principales preocupaciones de los padres primerizos es saber cuál es la temperatura adecuada en recién nacidos, y cuándo hay que acudir al médico.

La fiebre en bebés puede deberse a múltiples factores, como por ejemplo infecciones o a la dentición. En cualquier caso, es importante saber cómo tomar la temperatura del bebé, ya que según su edad hay unas formas más adecuadas de hacerlo.

En el artículo, te enseñamos a hacerlo. Vigila siempre que el bebé no esté demasiado abrigado cuando le tomemos la temperatura. Ten en cuenta que ellos no son capaces de regular la temperatura de una manera tan efectiva como los adultos.

Otro motivo muy frecuente de visita al pediatra de los padres primerizos son los resfriados.

¿Sabías que un bebé puede presentar entre seis y diez al año? En la mayoría de casos, no se necesitará tratamiento, aunque a veces los síntomas pueden aliviarse con sencillos consejos como los que te explicamos en el artículo Resfriado en recién nacidos: por qué es tan frecuente y cómo aliviar sus síntomas. Si el bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre, es importante acudir al especialista lo antes posible, ya que su sistema inmune es inmaduro y es necesario localizar el foco de la infección.

Desde Veritas esperamos que estos consejos os ayuden a afrontar con más seguridad la llegada de vuestro bebé y a disfrutar aún más de la aventura de ser padres primerizos.

También os invitamos a conocer myPrenatal, un test prenatal no invasivo, que puede realizarse desde la décima semana de gestación y sirve para conocer el sexo del bebé o la presencia de alteraciones genéticas en el feto.  

Una información clave que os permitirá vivir el embarazo con mayor tranquilidad.

¿Os gustaría recibir más información? No dudéis en contactar con Veritas. 

Источник: https://www.veritasint.com/blog/padres-primerizos-no-os-perdais-estos-consejos/

Papá, tú también cuentas: seis consejos para implicarte durante el embarazo‏

Consejos para padres primerizos durante el embarazo

Sé que cuando diste la noticia de que tu mujer estaba embarazada decías a todo el mundo “estamos embarazados”. Sé que pasan las semanas y te das cuenta de que, lógicamente, la embarazada es ella, y que hay momentos en los que sientes que las cosas no van contigo.

Los padres lo tenemos un poco mal porque no sentimos al bebé, no lo notamos y lo conocemos realmente cuando ya nace, con nueve meses de desventaja con respecto a las mamás. Por eso, como tú también cuentas, te ofrecemos, papá, algunos consejos para que puedas implicarte durante el embarazo y sentirlo también un poco tuyo.

Estáis a punto de vivir el cambio más grande que una pareja puede vivir (o uno de los más grandes), así que es muy importante que habléis del tema.

Coméntale cómo te sientes, qué piensas sobre el nuevo bebé, sobre los cambios de la casa e intentad visualizar vuestra vida con un miembro más, hablando de las cosas que haréis, de cómo os veis en el papel de padre y madre, de las expectativas al respecto, de cómo creéis que actuaréis, etc.

Es una manera de empezar a implicarte en la toma de decisiones, de sentar unas bases, de conoceros como padres y madres aunque aún no lo seáis y de empezar a buscar puntos en común para criar a vuestro bebé común.

Aunque la embarazada es ella, no tiene por qué vivir el embarazo en “soledad”. Aprovecha los momentos en los que os van a dar noticias sobre la evolución del bebé y su crecimiento para conocerlas de primera mano.

Estando ahí podrás ver a tu bebé en las ecografías y oír su corazón, verás qué piensan los profesionales sobre los cambios que están sucediendo y en definitiva acompañarás a tu mujer en momentos que suelen ser rutinarios, pero que a veces se vuelven complicados si algo no está yendo del todo bien.

Es importante para ella que estés ahí siempre que puedas y es importante para ti también. Así te sentirás parte de todo ello porque, de hecho, lo eres.

3. Cambia con ella

Las mujeres, por el hecho de estar embarazadas, tienen que empezar a cuidarse más de lo que lo hacían antes, tratando de comer lo más equilibrado posible, dejando de fumar si es que lo hacían, no tomando alcohol (ni una gota), etc. Si algunas de las cosas que tiene que dejar de hacer las compartía contigo estaría bien que por solidaridad y respeto lo hicieras tú también.

Hay muchos papás que no dejan de fumar aún cuando sus parejas hacen un tremendo esfuerzo haciéndolo y, en cierto modo, es no entender los motivos y tener poca empatía hacia una persona, la pareja, que ha hecho un gran sacrificio dejando el tabaco.

De todas maneras, como la idea es implicarse, seguro que tu pareja te ve más cercano y ve que estás “ahí”, con ella, para lo que haga falta, si cambias con ella. Seguro que además, tú también te ves más “ahí”, compartiendo embarazo, casi como si lo estuvieras tú también.

4. Formáos juntos como padres

Tener un hijo es una de las mayores responsabilidades que puede llegar a tener una persona adulta. A pesar de ello, criar un hijo es una de las cosas que menos se estudia porque parece que, como se ha hecho toda la vida, alimentar y educar a un bebé no puede ser tan difícil.

El caso es que hacerlo lo puede hacer cualquiera, pero hacerlo con información y con la seguridad de que se está yendo por el camino más o menos correcto sólo se puede hacer si, de una manera o de la otra, accedes a esa información.

Los centros sanitarios imparten clases preparto, a la que están invitados también los papás.

No son las típicas clases de respira, inspira y espira que todos tenemos vistas en las películas, sino que van más allá con diversos consejos para el embarazo, el parto e incluso el posparto.

Ve a ellas acompañando a tu pareja y así podréis aprender juntos, solventando las dudas comunes e individuales y preguntando por eso que ella dice que es A y tú dices que es B.

Si en cambio queréis que la información llegue a través de la lectura compartid libros, leedlos ambos y hablad sobre ello, debatid si hace falta sobre las cosas que no os queden claras o que simplemente os parezcan más o menos absurdas (mi primer debate con mi mujer fue tras leer el “magnífico” libro “A comer” de Estivill, por ejemplo). Así los dos aprenderéis de los libros y aprenderéis también de la experiencia del otro.

5. Contacta con el bebé

Es difícil porque está dentro de la barriga de tu pareja, pero puedes intentar llegar a él (o a ella). Tócale la barriga (pero pídele permiso a ella primero, claro), háblale, cántale… así comienza una comunicación que puede llegar a ser bidireccional en el momento en que provoques algún movimiento (“¡Te está oyendo, se mueve cuando le hablas!”, suelen decir ellas).

A medida que pasen las semanas y los movimientos sean más evidentes podrás tocar partes de su cuerpo cuando a mamá le salga un bulto por alguna parte. No es como tocarle directamente, pero es lo más cercano que puedes estar dadas las circunstancias. Y créeme que no es poco, poner la mano y notar cómo se mueve en tu palma no es poco.

6. Haced las compras y preparativos juntos

Id juntos a comprar las cosas que el bebé necesitará, mirad precios, mirad modelos, buscad cuáles se adaptan más a vosotros, a vuestros gustos, a lo que esperáis o queréis.

Aprended cómo funcionan las cosas para que los dos seais autónomos después a la hora de cuidar del bebé (y evitéis el “cariño, ¿cómo se hace esto?” continuo de quien no acaba de aprender cómo funciona algo).

Así además seréis cuatro ojos, que siempre ven más que dos.

Una persona sola puede escoger un elemento, por ejemplo un cochecito, en base solamente a los gustos (“son todos iguales, este es el que más me gusta”) y mientras tanto la otra puede darse cuenta de que puede ser mejor otro modelo (“sí, pero en éste sólo podrá ir sentado en el sentido de la marcha y no podremos girarlo para que nos pueda mirar a nosotros… no todos son iguales”).

Foto | Llima en Flickr
En Bebés y más | Cuando el niño rechaza a papá, Papá, te necesito

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/papa-tu-tambien-cuentas-seis-consejos-para-implicarte-durante-el-embarazo

12 consejos para papás primerizos durante el embarazo

Consejos para padres primerizos durante el embarazo

12 consejos para papás primerizos durante el embarazo

“¡Amor, vamos a tener un bebé!”; cuando tu pareja te dice esta tierna frase, seguro que te pasan mil cosas por la cabeza, te llenas de dudas y querrás escuchar algunos consejos sobre cómo llevar el embarazo con tu pareja, en especial si son papás primerizos. 

Unas de las preguntas que todo hombre se hace frecuentemente durante esta hermosa etapa es: ¿cómo puedo ayudarla durante el embarazo? ¿qué tengo que hacer? Bueno, sigue leyendo porque estoy segura de que esto te será de muchísima ayuda.

Este video te puede interesar

Cambios de humor. 

Debes tener muy en cuenta que tenemos cambios de humor constantemente,y si, así es, son más cambios de lo habitual y seguramente de mayor intensidad. Por lo tanto, tu trabajo aquí será ayudarla a que conserve la calma, que se mantenga tranquila, pero deberás ser muy tolerante, porque si tú llegas a alterarte, la situación se pondrá peor.

Comida y antojos. 

La comida sana y antojos son algo que no faltará durante sus nueve meses de embarazo, ya que todo el tiempo va a querer estar comiendo y, constantemente te pedirá algunas cosas que se le antojen.

Un gesto de cariño hacia ella, será que comas lo mismo, solo que notarás que sus proporciones de comida aumentarán y sus antojos serán algo extraños, ocasionalmente.

¡Consientela! y prepárate para salir corriendo a buscar sus antojos.

Aumento de peso. 

Mencionado el punto anterior, es lógico y totalmente normal que su peso aumente, y por supuesto que tú también aumentarás de peso.

Debes evitar a toda costa decirle lo “enorme que se está poniendo”; eso puede ser tierno para ti, pero después de un tiempo, seguro que ella se enfadará y te dirá que dejes de recordarle que está gorda.

Paciencia. 

Hombres, deberán llevar su grado de “paciencia al máximo”, ya que durante su embarazo, suelen olvidar demasiadas cosas, hasta las más sencillas, así que su deber es es cuidarla y apoyarla lo más que puedan.

Adiós a tu gran sentido del humor. 

Váyanse despidiendo de su gran sentido del humor. Por desgracia, habrá días en que ella esté muy risueña, pero muchos otros días, cualquier comentario que le hagas, la puede llegar a hacer sentir mal, puede llorar o molestarse. Así que tú decides, sobre aviso no hay engaño. 

Frustración sexual. 

¡Atención! Durante los primeros tres mese te sentirás sexualmente frustrado, pero tranquilo, solo son tres largos meses en los que en lo único que ella pensará es en no vomitar por las mañanas y tratar de sentirse “mejor”. Si te llegas a quejar o le dices algo al respecto, lamento decirte que ella ni siquiera recordará lo que le hayas dicho, así que te recomiendo que esperes, ya regresará su apetito sexual.

¡¡¡Prohibido tocar sus pechos!!!

Tienes estrictamente prohibido tocar sus pechos. Déjame decirte que para ellas no es grandioso que su busto aumente, pues debido a todos los nutrientes que debe tener para amamantar al bebé, se vuelve brutalmente doloroso y será una zona súper sensible para ella.

Lee: 6 trucos para fortalecer busto después del embarazo

Remplazado por almohadas.

Tal vez puedas considerar dormir en otra cama o en el sofá, pues ella querrá sentirse muy cómoda, por tal motivo, seguro aumentará la cantidad de almohadas en la cama, lo que implicará que serás remplazado por unas cómodas y deliciosas almohadas enormes que le permitirán acomodar su vientre y dormir cómodamente. Dos cosas: o te acostumbras a dormir incómodo y alejado de ella o, mejor duerme en otro lado. 

Ayuda con los deberes de la casa. 

Deberás ayudarla con los deberes de la casa, le quitarás un gran peso, pues durante los primeros meses del embarazo, se vuelven un poco perezosas porque su cuerpo se está adaptando a ese cambio físico que sufre, y eso las agotará constantemente y seguro querrán pasar más tiempo dormidas y descansando.

Lee: Tareas del hogar riesgosas para las embarazadas

Conéctate con tu bebé.

Mientras el bebé se encuentra dentro del vientre de la mamá, él podrá escuchar todo, por eso, es sumamente importante que te vincules con él, háblale para que conozca tu voz, siente sus  pataditas y ponle un poco de música. Esto te ayudará a estar más cerca de él.

Visitas al ginecólogo. 

No tienen por qué mantenerse apartados de ésta hermosa etapa, aprovecha cada momento con tu pareja y disfruta de cada noticia que tengan sobre su bebé y su evolución. Ir a las citas del ginecólogo es muy importante, no la dejes ir sola, acompáñala, así podrás estar al pendiente de ellos.

Asistan a clases de preparación de parto. 

Es muy importante que estén bien informados sobre cómo será la llegada de ese angelito. Es recomendable que asistan a clases de preparación de parto, ahí les explicarán todo sobre cómo se vive y lo que puedes hacer en los últimos meses, también te enseñarán cómo deberás reaccionar cuando el gran momento llegue y cómo debes ayudarla.

Lee: Ejercicios que no debes realizar cuando estás embarazada

Sigue leyendo

7 trucos para madres primerizas que facilitarán su vida

12 cosas que todas las mujeres embarazadas hacen en secreto

10 cosas que están prohibidas para una embarazada

Источник: https://www.mujerde10.com/bienestar/embarazo/12-consejos-papas-primerizos-embarazo/2018/04/

Consejos para padres primerizos durante el embarazo

Consejos para padres primerizos durante el embarazo

Sin duda, uno de los momentos más alegres, emocionantes y fascinantes que una mujer puede experimentar es el nacimiento de un hijo, pero para que su llegada sea completamente feliz deberemos tener presente “qué hacer y qué no hacer” antes de quedar embarazada, como tomar en cuenta  los cambios de estilos de vida, en casa, en el trabajo, qué alimentación es la adecuada, así como también los cambios a los que se enfrentará tú cuerpo de pies a cabeza, por lo que será necesario tener un buen médico  de cabecera que te pueda ir orientando a ti y a tu pareja.

Índice

Consejos antes del embarazo

Antes que nada, será necesario que, cuando decidáis como pareja concebir un hijo, estéis plenamente convencidos de que este bebé es un nuevo ser que conlleva una serie de cuidados y responsabilidades y la principal es que su concepción esté bien planeada asegurándose de que la salud de mamá sea óptima, por lo que será necesario hacerse un chequeo previo y saber si su cuerpo está listo para concebir. El médico que consultes debe ser de toda tu confianza para que puedas sentirte tranquila y segura para poder aclarar todas tus dudas. Deberá orientarte sobre los medicamentos contraindicados antes y durante el embarazo, revisar tu cuadro de vacunas, tu peso, alimentación, bebidas y algunos cambios de actividades en tu estilo de vida.

Por increíble que parezca, previo a planear tu embarazo será necesario que visites al dentista, ya que las hormonas del embarazo pueden agravar los problemas que pudieras tener en dientes y encías y pueden complicar tu embarazo, e iniciado este no podrás realizar algunos tratamientos dentales.

Será importante conocer y tener presente si en las familias de ambos no ha existido algún problema genético o enfermedad que fuera relevante comentar a tu ginecólogo y así evitar cualquier sorpresa o complicación en tu embarazo.

Se recomienda también practicarte un estudio “Cribado genético” para detectar patologías genéticas o cromosómicas en el óvulo, antes de que se forme el embrión (consulta con tu médico).

No debe faltar un análisis de sangre para detectar posible anemia, factor de sangre Rh de ambos (sobre todo si alguno es Rh-, si ambos son negativos no hay de qué preocuparse), esquema de vacunas (rubéola, varicela, tuberculosis, hepatitis B, VPH), función tiroidea, (ITS) infecciones de transmisión sexual.

Si se te han diagnosticado algún tipo de herpes, se recomienda esperar seis meses antes de intentar embarazarse.

Si algunos de los análisis dieran resultado positivo, será recomendable tratar la enfermedad y asegurarse bien que ha sido erradicada antes de pensar embarazarse.

Si padecieras alguna enfermedad crónica (diabetes, asma, afección cardiaca, epilepsia), hay que asegurarse de tenerla bajo control y en tratamiento y consultar con el profesional de medicina antes de concebir.

Suprimir todo tipo de anticonceptivos, mejorar tu alimentación, ponerse en peso y, de ser necesario, tomar las vitaminas que el médico sugiera, evita fumar, las bebidas alcohólicas y disminuir tu consumo de café.   

Tu pareja también tendrá que realizarse algunos chequeos médicos, consulta con el ginecólogo cuáles serían los más apropiados para que ambos estéis completamente saludables para el tan esperado momento de la concepción.

 

Cambios y síntomas del embarazo

Los primeros signos del embarazo que pueden presentarse son: pechos y pezones sensibles, necesidad de orinar frecuentemente, cansancio, náuseas, inflamación del vientre, ausencia de la menstruación… tú mejor que nadie conoces tu cuerpo y sabrás si hay algún cambio que te pueda sugerir que estas embarazada. Podrás comprobarlo con la ya tradicional prueba de embarazo casera o directamente con un estudio de laboratorio.

El embarazo es una de las etapas del ser humano que trae muchas emociones encontradas tanto para la futura mamá como también para el futuro papá, por lo que será recomendable estar bien asesorados por el médico, así como tener buena comunicación entre la pareja. Para mayor tranquilidad se recomienda siempre acudir juntos a las visitas médicas y aclarar todas las dudas que tengáis y seguir las indicaciones médicas (fecha probable del parto, tipo de parto, hospital).

Probablemente durante las primeras semanas las náuseas y el cansancio serán las primeras molestias que tenga la futura mamá, por lo que tu pareja podría ayudarte intentando no usar lociones fuertes y dejando de fumar (perjudicial para el bebé).

Si tenéis como mascota un gato será recomendable que la mamá no limpie su cajón de heces y alejarlo del lugar donde más tiempo permanezca. Intenta descansar y dormir lo más que puedas ya que será extenuante el gran esfuerzo que tu cuerpo está haciendo para prepararse a desarrollar  una  nueva vida.

  El papá sí pueden apoyarla en las tareas de la casa y cocinar para que pueda descansar más.

Los cambios hormonales que se presentan en las mujeres embarazadas hacen que las emociones sufran un desequilibrio y como puedes estar muy feliz en un abrir y cerrar de ojos estarás enojada o tan triste que llorarás sin parar, por lo que recomendamos a las parejas comprensión ya que este estado de ánimo será temporal.

En cuanto a su vida sexual también se verá afectada debido al cansancio o a causa de las náuseas o simplemente por su estado de ánimo. Será importante que puedan hablar con confianza sobre lo que estáis sintiendo y que no le deis una interpretación errónea.

En esta primera etapa del embarazo tendréis que apoyaros mutuamente y demostraros el cariño que os tenéis y lo feliz que estáis por la llegada de vuestro bebé.

Podría darse lo contrario y manifestar un deseo sexual, ¡disfrutadlo! (no le haréis daño al bebé), salvo que el médico por alguna razón en específico haya recomendado no hacerlo.

 

Consejos para el parto

Recordemos papás que el embarazo es de parejas y conforme se acerca el momento del parto, será necesario tener todo listo para recibir al bebé, desde la habitación del pequeño, hasta la maleta para cuando ingrese mamá al hospital (que previamente y de común acuerdo se acordó).

Estando ya en el hospital lo primero que papá deberá hacer será tranquilizar a mamá para que llegado el momento del nacimiento no se encuentre cansada y estresada.

Podréis caminar un poco en el pasillo del hospital o leer algún libro.

Si tomasteis algún curso psicoprofiláctico tratad de llevar a cabo lo aprendido para  manejar la respiración, el dolor y calmar la ansiedad hasta llegado el momento del nacimiento.

Durante el periodo posparto, la función de papá será procurar que el ambiente del hogar sea para el recién nacido un lugar sin estrés y lleno de amor, dándole tiempo a mamá para recuperarse del desgaste físico y emocional del embarazo y del parto. Él tendrá que cambiar el pañal y ayudar a la madre en la lactancia. Sin dudarlo el ser padres es la experiencia más grande que puede experimentar el ser humano así como también es la etapa que más requiere de informarnos y prepararnos para ser buenos y amorosos padres.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/consejos-para-padres-primerizos-durante-el-embarazo-9608

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: