Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

¿Tienes el síndrome de Wendy o de la madre sobreprotectora?

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

Aunque los padres queremos siempre lo mejor para sus hijos, debemos tener cuidado con no caer en la sobreprotección. Los especialistas alertan de la aparición del llamado síndrome de Wendy o de la madre sobreprotectora. Madres con una necesidad imperiosa de satisfacer al otro, principalmente si es su hijo.

Muchas madres reconocen sufrir este síndrome. Son incapaces de ver sufrir a sus hijos y les ayudan constantemente.

Terminan sus deberes si son incapaces de terminarlos u ordenan su habitación todos los días porque no soportan verlo desordenado.

Madres que intentan hacer la vida de sus hijos desde sus primeros años lo más fácil posible. Madres que sufren con cada uno de sus errores, fracasos y tropiezos.

Sobreproteger a nuestros hijos puede ser muy negativo para su futuro. “Los padres sobreprotectores niegan a sus hijos la oportunidad de explorar el mundo por si solos. Están todo el tiempo cuidándolos o corrigiendo su comportamiento para así evitarles un tropiezo.

Esta excesiva preocupación tiene consecuencias sobre la personalidad del pequeño. Niños nerviosos, tímidos e inseguros. Tienen problemas para relacionarse en la escuela o en grupos sociales en general.

Muestran una dependencia extrema hacia sus padres, es más común hacia la mamá”, explica el artículo La adaptación escolar en niños y niñas con problemas de sobreprotección.

El primer paso: reconocer el problema

Si queremos cambiar nuestra actitud sobreprotectora con nuestros hijos, lo primero que tenemos que hacer es reconocer el problema. Y ser consciente de que nuestra actitud puede perjudicar a nuestro hijo. Las consecuencias pueden ser en el futuro un hijo vago, desmotivado y con poca tolerancia a la frustración.

En el conocido cuento de Peter Pan, Wendy representaba a una niña que siempre vela por el adulto que no quiere crecer ni afrontar sus responsabilidades. Wendy siempre vela por él y le ayuda en todas las situaciones. El problema es que Wendy se olvida de sí misma y solo vive para ayudar a su querido Peter Pan.

En principio proteger a nuestros hijos es una conducta normal y lógica. Pero si se lleva al extremo puede tener el efecto contrario. Para los especialistas suele ser típico de madres que en su infancia sufrieron alguna carencia afectiva o falta de atención por parte de sus padres.

Las madres sobreprotectoras necesitan sentirse imprescindibles y encargarse de todas las tareas relativas a sus hijos.

Por ejemplo, no suelen dejar a sus hijos hacer alguna tarea en la casa, ni siquiera ordenar su habitación.

También intentar evitarles cualquier obstáculo y realizan conductas como hacer sus deberes, meterlos en su mochila, hablar constantemente con la profesora y tomarse todos los asuntos de sus hijos con extrema gravedad.

También suelen ser controladoras y suelen intentar elegir a los amigos de sus hijos, la clase en la que tiene que estar o las extraescolares sin tener en cuenta su opinión. Suelen además intentar siempre agradar a los demás y huyen de las situaciones conflictivas con sus hijos y otros familiares.

Cómo cambiar nuestra actitud

Una vez que nos hemos dado cuenta de que nuestra actitud hacia nuestros hijos es demasiado sobreprotectora, tenemos que cambiar poco a poco. Será difícil cambiar de un día para otros, pero poco a poco lograremos cambiar nuestra actitud. Os vamos a dar varios consejos para lograr dejar de ser madres con este síndrome de Wendy.

1. Marcar tareas a todos

Nuestros hijos necesitan tener responsabilidades para empezar a ser más autónomos e independientes. Tareas adaptadas a su edad y que realmente no les supone grandes esfuerzos. Por ejemplo, deben organizar su mochila para el día siguiente antes de acostarse o recoger al final del día su desordenada habitación. No podemos asumir todas las tareas de la casa.

2. Aprender a decir «No»

Si siempre estamos a su disposición, no tendremos una vida propia. Las madres necesitamos nuestro espacio y tiempo al día lejos de las obligaciones laborales y del hogar. No podemos llegar a casa después de una jornada laboral y no tener ni un momento de descanso.

3. Cuidado con la adolescencia

El comportamiento de nuestro hijo en la adolescencia suele ser el resultado de su infancia. Su actitud negativa e inactiva se puede convertir en su peor enemigo. Si está acostumbrado a no hacer nada y tener todo solucionado, será complicado que cambie de actitud.

4. Dejar que cometa errores

Si desde pequeños les terminamos los deberes o las láminas de dibujo a nuestros hijos , les estamos haciendo un flaco favor. La vida está compuesta de fracasos y éxitos y nuestros hijos deben aprender a superar los momentos conflictivos. Tienen que cometer errores y aprender a solucionarlos por ellos mismos.

Deben aprender que un pequeño obstáculo no es un gran problema y que la situación mejora tras solucionarlo. No se pueden hundir o deprimir ante el primer problema que les surge en la vida. Si resuelven el problema lograrán comprender que la vida consiste en superar obstáculos y gracias a esta dinámica lograrán ser felices.

ConsejosPsicologíaSobreprotección

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/tienes-sindrome-wendy-madre-sobreprotectora/

Sobreprotección Infantil. Consejos para evitarla

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

(Tiempo de lectura 5 minutos)

«Ya te visto yo, que voy más rápido» «Vas a romperlo, déjame a mi» «Te termino los deberes, que si no no acabas» «Espera a que yo vaya, que siempre te caes» «Pregúntame antes de hacerlo»… ¿Te identificas con alguna de estas conductas?… Es natural querer proteger a los hijos, sin embargo, aspectos de la propia personalidad de los padres, generan conductas que limitan el aprendizaje en habilidades y recursos, y dificultan el desarrollo de la necesaria autonomía y autoconfianza en los más pequeños. Repasamos en el nuevo vídeo de nuestro canal «Área Humana TV: Psicología y Salud Emocional» las claves esenciales en la sobreprotección infantil y ofrecemos 6 consejos para evitar la sobreprotección de los padres.

VÍDEO: Sobreprotección infantil ¿Cómo diferenciar proteger de sobreproteger? Clic para tuitear

Proteger vs Sobreproteger: Claves para educar en responsabilidad

El amor, la responsabilidad de los padres con los hijos, en el cuidado, en la atención, hace que muchas veces se tienda a sobreproteger. Lo que es una conducta aprendida de nuestros propios padres.

Es muy diferente el cuidar del sobreproteger. El cuidar es darles la atención, todo aquello que necesitan para su bienestar. En cambio cuando se sobreprotege, hay una atención excesiva, un cuidado excesivo, que genera en los niños una dificultad para su desarrollo, y también para que generen confianza en ellos mismos. Dificulta esa capacidad para generar confianza en ellos mismos.

Sobreprotección infantil: Pensamientos desadaptativos en los padres

Hay una serie de pensamientos que son comunes en los padres que tienden a sobreproteger. Y suelen repetirse en cualquier situación en la que están sus hijos.

  • Exagerar y generalizar los riesgos
  • Interpretar todo como una amenaza
  • Intentar tener un control absoluto
  • Tendencia a auto culpabilizarse
  • Menospreciar las capacidades de los hijos

Pensamientos desadaptativos en los padres están en el origen de la sobreprotección infantil Clic para tuitear

Consecuencias en los hijos de la sobreprotección

Numerosas investigaciones nos dicen que la sobreprotección causa en los hijos: inseguridad, miedo, baja autoestima, ansiedad y también dificultades en las relaciones sociales. Se puede dar en ambos padres, pero a veces es más frecuente en que se de en la madre.

Cargamos sus mochilas de…

  • Inseguridad
  • Miedos
  • Baja autoestima
  • Ansiedad
  • Dificultades sociales

La sobreprotección infantil 'carga la mochila' de nuestros hijos Clic para tuitear

6 Consejos para evitar la sobreprotección infantil

  1. Uno de los principales consejos para evitar la sobreprotección infantil, el primero diría yo, es importante observar si los padres estamos sobreprotegiendo a los hijos. Tenemos que ver qué cosas estamos haciendo y qué conductas de sobreprotección estamos haciendo. Y tenemos que intentar cambiar esas conductas.
  2. Aprende a controlar y a manejar tus emociones, sobre todo de temor y de inseguridad ante esos fantasmas que aparecen en tu día a día, ante los peligros que le puedan aparecer a tus hijos. E intenta controlarte, porque esas emociones las estás transmitiendo.
  3. Deja que tus hijos hagan sus tareas acordes a su edad y capacidades.

    Confían en ellos y deja que se tomen su tiempo para hacer esas tareas. Lo necesitan. Por eso es importante que tengamos paciencia con ellos.

  4. Déjales que se equivoquen, déjales que se caigan, si no implica un peligro real. Para ellos es importante, porque van a aprender, van a ganar seguridad y confianza en sí mismos.

  5. Refuérzales, elógiales… Es importante para ellos, cuando hagan algo solos, que les digamos lo bien que lo han hecho, lo importante que es para ellos que lo hagan bien.
  6. Ayúdales a que se socialicen, para ello es importante que salgan del entorno familiar y que exploren y que conozcan, y disfruten de otros entornos.

La psicóloga nos ofrece 6 consejos para evitar la sobreprotección infantil Clic para tuitear

Recuerda

  • Reflexiona
  • Gestiona tus emociones
  • Confía y se paciente
  • Que aprendan de sus errores
  • Refuérzales y valórales
  • Que sean sociables

Los padres tenemos la responsabilidad de hacer que nuestros hijos sean independientes y responsables, de crecer con autonomía. Es importante que les demos todo el cariño, todo el amor, toda la atención que necesitan. Protegerles, pero sin sobreproteger, y así conseguiremos tener hijos seguros.

Tenemos la responsabilidad de potenciar en nuestros hijos su autosuficiencia y autonomía Clic para tuitear

Participa

Mariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria. Experta en Terapia de Pareja y Sexualidad. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Estamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

(Número de votos: 6 • Nota Media: 4.3)
Más opciones para compartir

  • Relacionados
  • Populares
  • Últimos

Источник: https://www.areahumana.es/sobreproteccion-infantil/

Consejos para evitar ser padres sobreprotectores

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos
La sobreprotección es un problema que causa baja autoestima e inseguridad en los hijos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La sobreprotección es algo que los padres de familia no pueden evitar, porque se da de forma natural e inconsciente.

La mayoría suele cuidar en exceso a los niños de alguna forma, aunque parezca inofensivo y que no tiene impacto en su rutina.

En ocasiones estas acciones son muy recurrentes y exageradas, que provocan consecuencias indeseadas en la personalidad del infante.

De acuerdo con la psicóloga Helen Muñoz, la sobreprotección puede darse de varias maneras. Algunos están pendientes de sus hijos de forma constante, otros son excesivamente cuidadosos con su salud o limitan las actividades de los pequeños para evitar que algo malo les ocurra.

“El punto clave de este problema es que los padres desean que nada les pase a los hijos, lo cual es imposible, porque lo único que logran es limitarlos a que desarrollen estrategias y habilidades con las cuales se puedan enfrentar al mundo. Las dificultades tarde o temprano se presentarán y ellos no sabrán cómo enfrentarlas”, explica la profesional.

Problemas interpersonales y desconfianza son consecuencia de la sobreprotección. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Además, los niños sobreprotegidos crean poca confianza en sí mismos. Se sienten incapaces de hacer las cosas por sí solos porque se acostumbran a que sus padres hagan las cosas por ellos y cuando no lo hacen, se pueden generar casos de ansiedad.

“Aunque muchas veces el adulto cuida excesivamente como una muestra de amor, es frecuente que el niño considere que lo hacen porque es inútil, lo cual afecta su autonomía”, dice Muñoz.

Para evitar que su hijo o hija se sienta de esa forma, a continuación, los profesionales aconsejan cinco estrategias para controlar el impulso de sobreproteger a los niños.

Permítales hacer sus actividades

Muñoz indica que los padres no deben hacer nada que el niño esté en capacidad de hacer por sí mismo. Hay que verificar que se mantenga en ambientes seguros, pero permitirles hacer cosas propias de su edad, si se llega a lastimar, cerciorarse que se encuentra bien y dejar que continúe jugando.

Hacer solos cualquier actividad aumenta la confianza en los niños. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Esta libertad hará que el pequeño confíe en sí mismo y en sus capacidades. Contrario a lo que le sucede a un niño sobreprotegido, que no se siente amado sino es inseguro y temeroso, porque ha aprendido que no puede enfrentar solo las situaciones de la vida.

Siga su instinto de padre

En algunas ocasiones, los padres presionan tanto a los hijos para que hagan perfectamente sus actividades, sin cometer algún error. Cuando se lastiman o se equivocan, los adultos creen que es porque no están cumpliendo su rol adecuadamente, lo cual es un error.

Su instinto como padre de familia es proteger al niño, pero con eso no evitará que se lastime o equivoque. Estos son procesos normales de su aprendizaje, que le ayudarán a tener madurez y confianza en sí mismo. Usted no está cometiendo ningún error al dejar que el niño se frustre o enoje.

Confíe en las capacidades de su hijo

Informarse acerca de lo que pueden hacer los niños según su edad cronológica le dará una idea de lo que ellos son capaces de hacer por sí mismos y así evite hacerlo por ellos.

Cuando le diga frases como “yo puedo” o “quiero hacerlo solo”, únicamente supervise cómo lleva a cabo la actividad. Deje que lo intente y aunque lo haga mal, motívelo para que siga intentándolo hasta que lo perfeccione.  Evite decir frases como “mejor lo hago”, “te tardas mucho” o “lo dejaste mal”.

Si el niño le pide hacer algo solo, déjelo y solo supervise que todo salga bien. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Recuerde que el trabajo de los padres es guiar a los hijos para que ellos sean autónomos y capaces de hacer lo que se propongan. Todo lo que se haga por ellos, cuando ya están listos para hacerlos por sí solos, los limita y frena su desarrollo”, enfatiza Muñoz.

Hagan un equipo

La psicóloga Ximena Dávila aconseja que los padres e hijos hagan un equipo para las responsabilidades que hay en el hogar. Delegarles actividades como hacer su cama o recoger su ropa fomenta en los niños la autonomía e independencia.

Estas actividades asignadas puede cambiarlas cada cierto tiempo para que se sientan capaces de llevar a cabo diferentes responsabilidades. Además, fomenta el sentimiento de trabajar en equipo para sacar adelante un hogar.

Programe actividades fuera del colegio

Practicar actividades fuera del colegio y del hogar también fomenta la autonomía y confianza de los niños, pero lo más importante es que le permiten hacer cosas por sí solos, sin la influencia de los padres. Cuando los pequeños hacen actividades fuera del hogar, en donde se mantienen sobreprotegidos, se sienten libres y aprender a manejar la frustración ellos solos.

Las actividades fuera del hogar le permite a su hijo sentirse libre y no ser controlado por sus padres. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Por ejemplo, para las madres que llevan a sus hijos a karate les cuesta ver cómo, algunas veces, sus hijos reciben golpes. Pero eso les ayuda a ellos a manejar las frustraciones por sí solos, a sentirse independientes y capaces de salir adelante sin sus padres”, dice Dávila.

Coordínese con su pareja

Ponerse de acuerdo con su pareja acerca de los límites que pondrán a su hijo evita que el niño crea que uno es el bueno y otro el malo. Al crear ambos un equipo de crianza ayuda a que él los vea como autoridad a ambos.

También ayuda a que el niño sepa el apoyo que puede recibir de cualquiera de sus padres y aprenda a tenerle confianza a los dos.

Como padre y madre de familia debe aprender a controlar sus impulsos de sobreprotección, para evitar daños a la personalidad de su hijo. Recuerde que es importante dejarlos vivir, que comentan errores y disfrutar de todas las actividades que deseen hacer. Esto les provocará seguridad y control a sus emociones.

Contenido relacionado

>¿Cómo apoyar a niños con dificultades emocionales y académicas?

>¿Su hijo tiene algún apego especial hacia algún objeto? Esta es la causa y los efectos

>¿A qué edad se les debe dar celulares a los niños?

Источник: https://www.prensalibre.com/vida/salud-y-familia/consejos-para-evitar-ser-padres-sobreprotectores/

Consejos para padres sobreprotectores

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

Los niños necesitan que sus papás les solucionen sus necesidades básicas (alimentación, higiene, descanso, etc) desde muy pequeños puesto que ellos no lo pueden hacer por sí mismos. Es por ello, que existen demasiadas llamadas de atención por partes de estos a sus padres, tanto educativas como afectivas.

Muchos de los padres intentan que estas llamadas de atención sean solucionadas de manera rápida para que así su hijo nunca le falte de nada, sin embargo, es muy fácil cruzar una delgada línea de cariños y esfuerzos-educación que perjudicarán al pequeño si no se corrije a tiempo durante el crecimiento.

Si un padre/madre sobreprotege a su hijo demasiado, el pequeño se acostumbrará a no hacer nada por sí mismo, es decir, se acostumbrará a que se lo den todo hecho. Esto ocasionará problemas ante ciertas situaciones cotidianas a las que se tendrá que enfrentar como por ejemplo:

  • Conflicto entre amigos.
  • Responsabilidades en casa o en el colegio.
  • Deber con los exámenes.
  • Situaciones en su vida diaria.

Por toda estas  razones, es importante dejar a los pequeños y, sobre todo en la adolescencia, dejar que los niños resuelvan y que confronten estas situaciones, acordes a su edad, con naturalidad y sin miedo alguno para que así sean ellos mismos los que tengan la capacidad de decisión y actuación.

Pecados que comenten los padres sobreprotectores

  1. No comprar a los hijos – Es decir, no decir que sí siempre ante todos sus caprichos ni tampoco hacer trueques de comprar algo a cambio de una responsabilidad que tiene que hacer porque es un deber. Además, esto ocurre mucho en los divorcios y separaciones.
  2. No ser sus colegas – Los niños son nuestrs hijos que deben entender que nos deben respeto ante todo.
  3. No dejar que el mundo gire en torno a ellos – Esto ocasionará crear seres prepotentes y sin sentimientos provocándoles muchas desilusiones en la vida.
  4. No intentar razonar con el pequeño en medio de una discusión – No hay que explicar las cosas al pequeño cuando llora porque así no lo entenderá por su impulsividad. Dejar que se calme y luego razonarle.
  5. No dejar que ellos marquen las pautas y los ritmos de vida – El entorno nuestro es cada vez más cambiante pero ellos no deben seguir unas pautas a través de su inseguridad puesto que terminará en fracaso.
  6. Responsabilidades para ganar premios – Hay muchos niños que no valorar sus juguetes ni el dinero por lo que deben saber lo duro que cuesta ganarlo para compar todo lo que tienen. De esta manera, inculcándoles pequeñas tarear desde pequeños favorecerá a que miren más por todo.
  7. No dejar comunicarse – Los padres deben dejar a los niños que se comuniquen sólos y con los demás, así se defenderán ante cualquier manipulación y aceptar las críticas.

Los padres con su infinita preocupación de que no les pase nada a sus hijos los hacen seres inseguros, desconfiados y miedosos atrayéndole consecuencias en el futuro. La vida real es riesgosa y, muy a nuestro pesar, hay que dejar que los niños vivan la vida en su plenitud cayéndose y levantándose cada vez que tropiezan con las piedras de la vida.

Por ello, los padres deben de entender que sus hijos son pequeñas personas que tienen que ayudar y mimar en cierta medida, ofreciéndole gradualmente una independecia para que se conviertan en niños valientes e independientes que se enfrenten a los desafios de la vida.

Por otro lado, también tienen que entender los padres que sus hijos se deben insertar en la sociedad poco a poco y por ellos mismos, aunque sí brindándoles el cariño y el apoyo necesario, delimitándo esa línea que os comentábamos antes, aconsejándoles y orientándoles en todo momento.

¿Cómo actuar para no caer ante sus encantos?

Los padres siempre están en ‘modo alerta’ para actuar ante cualquier peligro inmeniente que le cause daños a su hijo, además de que corren ante cualquier llamada de atención por muy vaga que sea esta. Esta sobreprotección es más culpa de los padres que de los hijos, puesto que estos se aprovechan del cariño de mamá y papá para conseguir más de lo que ya tienen.

Por ello, estos padres deben vencer ese miedo y dejar a sus hijos que vivan su vida de forma independiente y autonónoma, tienendo una existencia personal, original y propia.

Para los niños de entre 0 y un año y medio debemos de dejar que juegue sólo en su habitación o en compañía de un amigo, siempre vigiándolos desde lejos. De esta manera, se produce una relación de interelación entre estos fomentando así vínculo de amistad.

Por otro lado, hay que dejar un tiempo aproximado de 2-3 minutos entre llanto y tu acercamiento, para que así comprenda que con llorar no se soluciona nada, una buena explicación vale más que dos lágrimas, a pesar de que nos conmueva.

Además, cuando ya comience a andar es recomendable que te separes de él para que así observe y explore el mundo que le rodea. Si en determinados momentos juega sólo, también hay que dejarlos por un tiempo para favorecer así su autonomía.

En cambio, para niños mucho más mayores, entre 2-5 años, hay que comenzar a motivarles con responsabilidades pequeñas, como acompañarte al super e introducir las cosas en el carrito, a ordenar luego la compra en casa, a guardar sus juguetes después de la hora de juego, pasear al perro, a introducir la ropa sucia en la cesta cuando sea la hora del baño, etc.

La sobreprotección no fortalece ni prepara a los niños para la vida rutinaria por lo que todo esto será beneficioso para  resolver ciertos problemas graves tanto en su adolescencia y adultez.

Источник: https://www.bezzia.com/padres-sobreprotectores/

Consecuencias de sobreproteger a los niños

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

Las prisas, el deseo de que los niños disfruten de su infancia, el afán de perfeccionismo…

llevan a los padres a anticiparse en la satisfacción de las necesidades de sus hijos y a evitarles cualquier contratiempo.

El niño necesita sentirse querido y cuidado por sus padres para tener un buen desarrollo emocional. Sin embargo, si se le protege en exceso, se le puede perjudicar más que beneficiar.

No se puede mantener al niño permanentemente en un invernadero, convirtiéndolo en el centro de todas las atenciones y ocultándole de todos los peligros. Los padres tienen que dejarle evolucionar para no entorpecer su desarrollo.

Cómo comienza la sobreprotección

Hay padres que desconocen lo que se le puede exigir al niño y fomentan conductas más infantiles de lo que le corresponde por su edad. En otras ocasiones, no dejan que el niño haga determinadas cosas porque a ellos, evidentemente, les sale mejor y lo hacen en menos tiempo.

Otros piensan que es mejor hacerles la vida “más fácil” y procuran anticiparse a cualquier necesidad y demanda de su hijo antes de que él mismo lo pida.

Los hay que prefieren evitar enfrentamientos porque no les resulta fácil mantenerse con firmeza en situaciones estresantes o incluso simplemente porque el niño tiene una cara encantadora que “camela”.

Consecuencias de sobreproteger al niño

Si en lugar de apoyar al niño, sugerirle y guiarle para que aprenda por sí mismo, le imponemos, vigilamos y le damos todo solucionado, lejos de ayudarle a crecer, el niño tendrá un escaso desarrollo de sus habilidades (vestirse, comer…

) y adoptará una postura de pasividad y comodidad, ya que interiorizará que sus padres, de los que tendrá una gran dependencia, siempre están dispuestos a ayudarlo. Su autoestima será baja y tendrá poca seguridad en sí mismo, creyéndose incapaz de resolver sus dificultades.

Le costará mucho tolerar frustraciones, posponer las gratificaciones y no sabrá valorar lo que tiene.

Rehuirá los problemas en vez de tratar de enfrentarse a ellos y no sabrá cargar con las consecuencias de sus propios actos… En resumen, será una persona inmadura y débil que podrá dejarse llevar con más facilidad por las malas amistades o por el ambiente que le rodea.

Ideas que ayudan a los niños y padres

Si supiéramos lo importante que es para el desarrollo de su personalidad que los niños logren hacer las cosas sin ayuda, les dejaríamos actuar solos en más ocasiones. • Cuando el niño nos pida ayuda, lo esencial es darle las sugerencias con las que solucionar el problema él mismo, con sus propios recursos. •

Es normal que el niño cometa errores, pero no nos anticipemos para evitar el tropiezo. Lo positivo es hacerle ver que cada vez le van saliendo mejor las cosas.

• Si se quiere realmente ayudar al niño, hay que preguntarle a él si nos necesita y, en el caso de que reclame nuestra ayuda, conviene averiguar qué es lo que realmente precisa.

• Hay que tomarse el tiempo necesario para permitir que el niño se desenvuelva solo. •

Debemos explicar al niño las razones de nuestras acciones, de modo que pueda actuar por sí solo, aun cuando no haya un adulto a su lado que le indique cómo hacerlo.

• No le ahorremos sacrificios razonables: el niño puede perfectamente colaborar en tareas domésticas como poner la mesa, hacerse la cama, recoger su cuarto, sacar la basura o aprender a no dar excesiva importancia a una situación de escasez o incomodidad. •

Ante un niño tímido, los padres deben procurar que salga más de casa, que abra más su círculo de amistades, que comparta sus cosas, etc.

, pero no forzándole, sino dándole ideas y predicando con el ejemplo, de lo contrario, con los años puede acabar siendo una persona temerosa, solitaria, arisca o desconfiada.

• Frente a situaciones que les puedan resultar complicadas, en lugar de evitarlas debemos prepararlos a través del diálogo. • Debemos protegerle de los peligros verdaderos, pero sin llegar al extremo de convertirle en una persona débil y temerosa.

Las experiencias de los niños

El niño necesita probar, saborear sus éxitos, tratar de mejorar y alcanzar metas difíciles, competir, superar sus fracasos… y poder entender los sentimientos de los demás.

Hay que prepararle para que pueda participar en la sociedad y para ello no hay que disimularle la realidad cotidiana, hay que permitirle que descubra el significado de los triunfos, de las decepciones, de los gozos y de los desconsuelos, propios y ajenos.

Fomenta el sentimiento de triunfo

Si le facilitamos la suficiente confianza en sí mismo para que pueda pensar y sentir por sí solo y le dejamos enfrentarse a las dificultades propias de su edad, podrá extraer recursos y estrategias que le harán sentirse triunfante y le servirán para arreglárselas sin sus padres en un futuro.

Virginia González. Psicóloga y profesora de Educación Infantil

Источник: https://www.conmishijos.com/educacion/valores/consecuencias-de-sobreproteger-a-los-ninos/

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

A todos nos encantaría librar a nuestros hijos de todas las desgracias, dolores y sufrimientos, pero, lamentablemente, esto no es posible.

Por mucho que los cuidemos y protejamos, a no ser que los encerremos en una burbuja de cristal y no los dejemos salir al mundo, acabarán teniendo problemas, más pronto que tarde, con otros compañeros, amigos, sus profesores… sin contar con las desgracias inevitables de la vida como las enfermedades o la muerte. Por lo tanto, proteger a nuestros hijos en exceso es malo para ellos ya que, cuando tengan que hacer frente a estos problemas, no sabrán cómo actuar y buscarán nuestra ayuda y consejo, pero no siempre podremos ofrecérselo. Es necesario, por tanto, que les demos libertad y permitamos que desarrollen sus propias estrategias para hacer frente a los problemas y saber resolverlos solos.

Los niños sobreprotegidos, generalmente, son más inseguros, dependientes, miedosos y tienen problemas para obtener éxito en clase, el trabajo, etc. Asimismo, suelen tener baja tolerancia a la frustración, poca paciencia y menos habilidades y capacidades, puesto que sus padres lo hacen todo por ellos.

Señales de sobreprotección a evitar

El problema es que muchos padres que son sobreprotectores no se dan cuenta, incluso niegan la mayor si se les dice, por lo que el primer consejo que podemos dar a estos padres es que evalúan su forma de educación y tengan en cuenta si cumplen estas señales que la psicóloga Silvia Álava nos dice que se pueden encontrar en los padres sobreprotectores:

1- No dejar que el niño se vista solo con 4 o 5 años para no perder tanto tiempo y no tener que despertarle antes.

2- Dejar que, con 3 años, siga durmiendo en su cuna y use chupete.

3- Darle biberón con más de 2 años en lugar de la leche en un vaso o taza.

4- Darle de comer con más de 3 años en lugar de dejar que coma solo, aunque tarde más tiempo.

5- Nunca decirle “no” para evitar que se frustre o se enfade. Ceder a todos sus caprichos.

6- Dejar que elija qué quiere comer si no le gusta lo que has preparado.

7- Recoger sus juguetes en lugar de ayudarle o dejar que lo haga solo, según su edad.

8- Colocar el abrigo en su sitio, llevar la ropa sucia al cesto de lavar y ordenar su cuarto.

9- Ser su agenda y preparar su mochila y su ropa para el día siguiente. Incluso llevarle la mochila.

10- Hacer los deberes por él.

11- Reponerle de forma inmediata cualquier objeto o prenda de ropa que pierda o rompa.

12- Llamarle varias veces al día para saber qué hace y dónde está.

13- Acompañarle a clase en Bachillerato.

14- Acompañarle a la Universidad o a las reclamaciones de los exámenes universitarios.

15- Llevarle a una entrevista de trabajo.

Si cumples estas pautas, no hay duda, eres un padre sobreprotector y tienes que intentar cambiar esta tendencia para dejar que tu niño crezca y se desarrollo lejos de ti para que, cuando tenga problemas, sepa afrontarlos y resolverlos solo, siendo una persona más exitosa y feliz.

Consejos para padres sobreprotectores

Déjale ir tomando poco a poco pequeñas decisiones para que desarrolle la capacidad de elección y decisión.

Según su edad y madurez puedes dejarle elegir el jersey que ponerse, qué hacer en el tiempo libre o qué asignaturas optativas escoger.

Incluso cuando pienses que una decisión es equivocada, debes dejarle tomarla para que aprenda también de sus errores (a no ser que sea algo peligroso, claro).

Dale responsabilidades y tareas en casa adecuadas a su edad y deja de hacerlo todo por él.

El niño tiene que vestirse solo, comer solo, recoger sus juguetes y tener su cuarto ordenado, hacer su cama, ayudar a poner y quitar la mesa, etc.

Cuando haga algo mal o muy lento, no te pongas a hacerlo tú en su lugar, indícale cómo debe hacerlo y ten paciencia. Si no, no aprenderá y seguirá haciéndolo lento y mal para que acabes haciéndolo tú y librarse de las tareas menos agradables.

– Cuando se pelee con otro niño en el parque, siempre que la cosa no vaya a mayores, deja que resuelvan entre ellos el problema. Si no son capaces, acércate y dales estrategias y consejos para solucionarlo, pero dejando que decidan ellos y aprendan para la siguiente.

– Cuando haga algo mal, no le eximas de su culpa y déjale que asuma su responsabilidad, pida perdón y busque cómo enmendar el problema.

Debes evitar resolver sus problemas y dificultades, lo que se recomienda es darle estrategias y consejos para que sea capaz de resolverlos por sí mismo sin tener que acudir a ti cada vez que le pase algo.

Evita el nosotros. Tu pareja, tu hijo y tú no sois una única entidad, sois tres personas diferentes, por lo que no debes hablar de vosotros en plural (“hemos aprobado”). Respeta la individualidad de cada uno.

Déjale su espacio y no estés todo el rato encima de él. Es importante que estés pendiente por si pasa algo grave, pero mientras no sea el caso, deja que se las apañe solo.

Valora su esfuerzo y su empeño. El niño debe entender que el trabajo y el esfuerzo son más importantes que los premios o la atención de los demás. Crecer como personas y aprender cada día es más valioso que sacar un 10.

– Recuerda que la sobreprotección no es buena a la larga para tu hijo y que nunca podrás evitar todos los problemas y conflictos, por lo que es mejor ayudarle a resolverlos y afrontarlos. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/consejos-para-padres-que-sobreprotegen-a-sus-hijos-9900

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: