Consejos para que el bebé nazca más rápido

Contents
  1. Cómo adelantar el parto de forma natural
  2. Técnicas naturales para acelerar el parto
  3. Alimentos y práctica que facilitan el parto
  4. 10 secretos para un parto más fácil
  5. 1. Mantente en forma
  6. 2. Acude a las clases de Educación Maternal
  7. 3. Escoge a la persona adecuada
  8. 4. Distráete
  9. 5. Toma una ducha
  10. 6. Elige postura
  11. 7. Masaje
  12. 8. Muévete
  13. 9. Técnicas de relajación
  14. 10. Analgesia para el parto
  15. Cómo adelantar el parto de manera natural cuando éste no llega: métodos que funcionan (y los que no funcionan)
  16. Solo el cinco por ciento de los bebés nace en la fecha probable de parto
  17. Métodos que funcionan para adelantar el parto de manera natural
  18. Relajación, calma y tranquilidad
  19. Risa y buen humor
  20. Caminar, hacer ejercicio y bailar
  21. Mantener relaciones sexuales
  22. Masajes placenteros y estimulación de los pezones
  23. Métodos no probados científicamente
  24. Ciertos alimentos
  25. Acupuntura y acupresión
  26. Lo que no funciona para provocar el parto
  27. Consejos para que el bebé nazca más rápido
  28. Relájate y date un baño caliente…
  29. La estimulación de los pezones
  30. Y camina, camina…
  31. ¿Te gusta el chocolate?
  32. El bebé va a nacer… ¿qué consejos se dan a las mujeres embarazadas para que den a luz más rápido?
  33. Parto: Ejercicios y trucos para provocar la dilatación
  34. Provoca que el bebé coloque la cabeza en tu pelvis
  35. Ejercicios para provocar la dilatación uterina
  36. Ejercicios con pelota suiza para dilatar
  37. Cómo utilizar la pelota de cara al parto
  38. Relaciones sexuales, beneficiosas para dilatar
  39.  Remedios naturales para que dilates mejor
  40. Inducción del parto
  41. ¿En qué consiste?
  42. ¿Por qué se practica?
  43. ¿Cómo se lleva a cabo?
  44. ¿Qué sentiré?
  45. Riesgos y precauciones

Cómo adelantar el parto de forma natural

Consejos para que el bebé nazca más rápido

En el momento en el que el embarazo llega a la semana número 38 ya podemos decir que nos encontramos en lo que se conoce como un embarazo a término. Esto significa que el feto está ya completamente formado y maduro, listo para nacer sin que pueda necesitar cuidados especiales tales como su estancia en la incubadora.

Sin embargo, el embarazo dura unas 40 semanas de media, e incluso puede llegar a las 42, momento en que los médicos pueden decidir adelantar el parto de manera artificial.

El máximo de semanas que un bebé puede no nacer es de 42, por lo que se hará necesario, en este periodo, acelerar el parto.

 Para ello existen algunas técnicas naturalesque podemos emplear, ya que en la semana 38 nos encontraremos muy pesadas y querremos adelantar el parto, aunque siempre es mejor dejar que la naturaleza actúe. Todo depende del estado de salud, tanto de la gestante como del bebé.

Una de las técnicas más eficaces es la generación de oxitocina natural para acelerar el parto, una de las hormonas que produce nuestro organismo, y que se puede conseguir a través de diversas técnicas como el contacto físico, los paseos, los ejercicios o la meditación. En otro artículo, ya vimos algunos tipos de meditación, cómo realizarlo y los beneficios que genera esta práctica.

Otra técnica que funciona muy bien son los ejercicios de pelota para las embarazadas, ya que ayudan a dilatar a la hora del parto.

Además, son muy beneficiosos para conseguir relajarnos ante una experiencia nueva como es el parto, y libera tensión en la espalda, una de las partes de nuestro cuerpo que más pueden resentirse durante el embarazo.

Técnicas naturales para acelerar el parto

Mantener relaciones sexuales es una buena técnica de contacto físico para liberar oxitocina natural. Toda actividad sexual estimula de forma mecánica el cuello del útero, lo que facilita la dilatación en el parto.

Caminar al menos dos horas al día es una buena técnica y un remedio natural para poder adelantar el parto, ya que los paseos y, en general, cualquier actividad física como los ejercicios con pelota ayudan a la dilatación y al correcto posicionamiento del bebé para cuando llegue el momento del parto. Además de caminar, subir escaleras es muy útil, y también practicar pilates y yoga. En otro artículo ya vimos algunas posturas básicas para cuando se quiere empezar con el yoga.

También es importante que no nos excedamos en el ejercicio físico, pues puede crear el efecto contrario, es decir, la ansiedad, la producción de adrenalina en lugar de la oxitocina natural, y por tanto, el retraso inesperado del parto.

Alimentos y práctica que facilitan el parto

Durante las últimas semanas de embarazo, es aconsejable el consumo de ciertos alimentos para poder adelantar el parto.

Una de las técnicas más recomendables consiste en comer alimentos picantesy muy especiados. Las especias y la alimentación a base de picante es posible que provoquen acidez y ardor de estómago, lo que no es muy agradable.

Sin embargo, lo más probable es que estimulen el movimiento de los intestinos, y con ello, la llegada del parto.

 Hay una serie de alimentos muy recomendables para provocar un parto, como el orégano, el jengibre, la albahaca o la piña, alimentos muy asociados a la inducción del parto.

Por otra parte, la relajación es esencial, y resulta muy beneficiosa para acelerar el parto. Es importante saber que los nervios, la ansiedad y el estrés provocan la aparición de adrenalina, una sustancia que dificulta o, en el peor de los casos, impide la aparición de contracciones para el parto.

Prepararnos un baño caliente, una infusión relajante, practicar la meditación o el yoga, son prácticas que nos ayudan a relajarnos y a agilizar el inicio del parto porque todas estas técnicas pueden propiciar el inicio de las contracciones, suavizando la tensión de los músculos, lo que facilitará la dilatación y el adelanto del parto de forma totalmente natural.

Por otra parte, la estimulación de nuestros pezones puede resultar una técnica ideal para adelantar el parto. Los pezones facilitan la secreción de oxitocina natural en nuestro organismo. Esta hormona es capaz de provocar las contracciones uterinas necesarias para adelantar nuestro parto de forma natural.

Podemos recurrir a tocarnos o pellizcarnos con delicadeza los pezones. Incluso, en determinadas ocasiones, podremos comprobar que, estimulando los pezones, nos puede salir calostro, un elemento previo a la leche materna, esencial para la alimentación inicial de nuestro bebé, y esta secreción no deja de ser algo totalmente normal.

En cualquier caso, es necesario que nos dejemos guiar por las indicaciones de nuestro ginecólogo para ser capaces de adelantar el parto, sin obsesionarnos ni estresarnos, provocándolo de forma absolutamente natural y beneficiosa, tanto para nuestro bebé como para nosotras.

Источник: https://www.elespanol.com/como/adelantar-parto-forma-natural/463704352_0.html

10 secretos para un parto más fácil

Consejos para que el bebé nazca más rápido

El trabajo de parto consiste en la dilatación del cuello del útero hasta los 10 centímetros, momento en que tu cuerpo está preparado para permitir que tu bebé atraviese el canal de parto y salga al exterior.

Hasta ese momento, el cuerpo de la mujer empieza a trabajar para conseguirlo mediante contracciones que se reparten en distintas etapas, según su intensidad y fase del parto. Te contamos los 10 secretos para tener un parto más fácil.

1. Mantente en forma

Las mujeres embarazadas que realizan ejercicio de manera regular, tienden a tener partos más cortos. Caminar, nadar o acudir a clases de yoga o Pilates favorecen la flexibilidad y aumentan la energía. Además te ayudarán a evitar algunas molestias asociadas con la gestación como la hinchazón, el dolor de espalda o el insomnio.

Si no puedes practicar deporte, al menos intenta caminar durante 30 minutos al día para favorecer la circulación. 

2. Acude a las clases de Educación Maternal

Los conocimientos e información que aportan y la posibilidad de resolver dudas, disminuye la ansiedad y el miedo del día del parto.

Las mujeres que han acudido a sus clases maternales están más preparadas ya que pueden anticipar los distintos cambios que ocurren a lo largo de la gestación y conocen lo que ocurrirá a lo largo del parto, minimizando así los temores que despiertan la última fase del embarazo.

3. Escoge a la persona adecuada

La mayoría de las veces, esto significa tu pareja. Pero puede ser otra persona, como tu madre o tu hermana. Otra opción es un apoyo adicional: una doula, que te ofrece cuidados y te informa de la evolución del parto.

Es importante que esa persona pueda acompañarte aportando calma, tranquilidad y positivismo, ya que contribuirá a minimizar el dolor de las contracciones y la ansiedad que provoca en la mamá el momento del parto.

4. Distráete

Puedes llevarte un libro, música o un ordenador portátil, puede hacer que las horas del parto se pasen mas rápido. Algunas mujeres primerizas pueden estar muchas horas de parto, por lo que puede ayudarte poner la mente en otro lado y no estar pensando con angustia en que todo va más lento que lo que habías imaginado.

5. Toma una ducha

El agua tibia relaja los músculos tensos, cansados y alivia el malestar que producen las contracciones. Darte una ducha o un baño al inicio del parto puede ayudarte.

6. Elige postura

Si la matrona lo aprueba, puedes andar, realizar estiramientos, ponerte en cuclillas, a gatas o simplemente tumbada de lado. En algunos hospitales permiten el uso de balones medicinales, lo que ayuda a relajar los músculos de la pelvis y a ayudar a que el bebé descienda por el momento del parto. Solo has de sentarte sobre él y realizar movimientos controlados de rotación.

7. Masaje

El masaje libera endorfinas, sustancias químicas para sentirse bien. Si te apetece un masaje, pídeselo a tu pareja, eso puede hacerle sentirse más implicado en el parto. Puede recorrer la espalda con los dedos desde los hombros hasta las caderas o puede presionar el cóccix con la palma de la mano o con una pelota de tenis en cada contracción.

8. Muévete

Si no tienes pensado ponerte la anestesia epidural, pasea si te apetece, que la posición vertical y activa no sólo ayuda a mantener tu mente fuera de la molestia, sino que puede ayudar a que tu bebé descienda por el canal vaginal. También puedes bailar con tu pareja, balancear la pelvis con la pelota, o incluso ponerte en cuclillas.

9. Técnicas de relajación

La respiración lenta entre las contracciones intensas ayudan a descansar y a relajarse. La respiración profunda, la visualización de un lugar favorito, o escuchar música también te pueden ayudar.

No subestimes el poder de la respiración para bajar el nivel de estrés y ayudar a controlar la situación.

10. Analgesia para el parto

Si estas de parto, la epidural no prolonga de manera significativa el parto ni aumentar las posibilidades de una cesárea. Incluso puede acelerar la dilatación al relajar sus músculos. Poco de la medicación llega a su bebé, ya que el medicamento se descompone antes de alcanzar la placenta. El mayor inconveniente es que limita la movilidad.

Ana Tejeda. Matrona

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/parto/10-secretos-para-un-parto-mas-facil/

Cómo adelantar el parto de manera natural cuando éste no llega: métodos que funcionan (y los que no funcionan)

Consejos para que el bebé nazca más rápido

Las últimas semanas de embarazo suelen hacerse especialmente largas. Y es que cuando la cuenta atrás para el parto comienza, llegan también los nervios, la incertidumbre y las ganas de acabar con la pesadez y las incomodidades de la última etapa.

Si llegamos a la semana 40 y el parto no se ha producido aún, es frecuente comenzar a oír hablar de inducción, alterando aún más el estado emocional de la futura mamá. Pero, ¿hay algo que esté en nuestras manos hacer para desencadenar el parto de manera natural?

Hemos hablado sobre este tema con la matrona Carla Quintana, fundadora de 'Matrona para mí'. Carla se ha formado y ha trabajado en Londres durante muchos años, y actualmente se dedica a acompañar, visitar y asistir a las mujeres durante su embarazo y postparto, procurando que su experiencia de parto sea lo más respetada y natural posible.

Solo el cinco por ciento de los bebés nace en la fecha probable de parto

La duración aproximada del embarazo es de 280 días de gestación, más de nueve meses (diez meses lunares), o lo que es lo mismo, 38 semanas desde el momento de la fecundación del óvulo y 40 semanas desde la fecha de la última menstruación (FUM).

Por tanto, se consideran las 40 semanas como la 'fecha probable de parto' (FPP), pero lo cierto es que pocos bebés nacen justo en esa fecha. Según la Asociación El Parto es Nuestro, solo un cuatro-cinco por ciento de los recién nacidos lo hacen, mientras que la mayoría vienen al mundo entre las semanas 38 y 42.

Sin embargo, al llegar a la semana 40 sin haberse puesto de parto, muchas mujeres comienzan a oír hablar de inducción, aunque la matrona nos nos explica que las causas de inducción deben obedecer a un criterio médico, y que no se debería provocar el parto si no hay complicaciones con el embarazo y la mujer no está entre la semana 41-42.

«Es fundamental asegurarse de que no hay complicaciones de ningún tipo, como diabetes gestacional, bebé con crecimiento retardado, tensión arterial alta… o cualquier otro criterio médico que los profesionales consideren. Si lo hubiera, sí que habría que inducir cuando el médico considerara, pero si no lo hay, se puede esperar un poco más a que la mujer se ponga de parto de forma natural»

«A partir de las 42 semanas la placenta comienza a envejecer y a calcificarse. Es cierto que en algunas mujeres este fenómeno puede ocurrir antes, pero por lo general sucede alrededor de la semana 42, y en este caso la placenta dejaría de nutrir correctamente al bebé«.

Así pues, si has cumplido tu FPP y tu bebé no muestra interés en salir, presta atención a los consejos que nos ofrece Carla Quintana para intentar provocar el parto de manera natural.

Métodos que funcionan para adelantar el parto de manera natural

A la hora de hablar de «los métodos que funcionan», Carla hace referencia a aquellos probados científicamente que ayudarían al bebé a encajarse en el canal de parto o a producir oxitocina natural que diera comienzo a las contracciones.

Relajación, calma y tranquilidad

El principal consejo que nos ofrece la matrona es tratar de vivir esta última etapa con la menor ansiedad posible. Y es que si la mujer embarazada está nerviosa, el cuerpo segregará adrenalina para actuar como defensa y la adrenalina actúa como inhibidor de la oxitocina, que es la hormona responsable de que el parto empiece.

«También recomendaría calma y mente abierta a todas aquellas mujeres que viven el embarazo obsesionadas con tener 'un parto natural'. Creo que es importante conocer todas las opciones posibles (inducción, parto instrumentalizado, cesárea…), estar informadas y no derrumbarse si hiciera falta recurrir a ello para tener a nuestro bebé»

«Porque desgraciadamente, me encuentro con muchas mujeres que creen que 'no son buenas madres porque no han podido parir de forma natural'. La cesárea o los fórceps, son avances de la medicina y no debemos olvidar que cuando su uso está justificado, ayudan a salvar vidas»

Risa y buen humor

Parece mentira, pero algo tan simple como la risa ayuda a eliminar bloqueos emocionales y físicos, al tiempo que nos permite liberar oxitocina. Por eso, la matrona recomienda que busques algo que te divierta y te haga reír, y te dejes llevar por el bienestar que produce una buena carcajada.

«Está demostrado científicamente que la risa puede ayudar a desencadenar el parto cuando este no llega. Reírse mucho libera oxitocina, la hormona del amor, y al igual que decíamos en el ejemplo anterior, siempre es más beneficioso estar a gusto, tranquilas y felices, que nerviosas y angustiadas.»

Caminar, hacer ejercicio y bailar

Caminar es uno de los consejos más conocidos y empleados a la hora de intentar acelerar un parto. El hecho de caminar o bailar, y más si es en terrenos irregulares, donde se produce más movimientos de la pelvis, puede ayudar a que el bebé descienda y se encaje, presionando el cuello uterino y ayudando a iniciarse (o acelerarse) la dilatación.

Si no hay terreno sinuoso de por medio, puede servir subir y bajar escaleras o bailar moviendo las caderas. Y es que los movimientos de la madre al son de la música no solo contribuirán a que el bebé baje por el canal de parto ablandando el cuello uterino, sino que estimularán la producción de oxitocina.

«Siempre se ha dicho que el ejercicio físico ayuda a la hora de ponerse de parto de manera natural. Subir y bajar escaleras, mover las caderas y la ayuda de la gravedad, permiten que el bebé se encaje y comience el trabajo de parto».

Mantener relaciones sexuales

Si a la pareja le apetece, no se ha roto aguas y no hay ninguna contraindicación médica que lo impida, las relaciones sexuales son uno de los mejores métodos que existen para provocar el parto de manera natural. Y es que hacer el amor con tu pareja hará que liberes oxitocina, el útero se contraiga con el orgasmo, y las prostaglandinas que contiene el semen ayuden a acortar el cuello del útero.

«Con el orgasmo producimos oxitocina, la hormona del amor que desencadena el parto. Además, el semen del hombre tiene prostaglandinas, una sustancia que ayuda a ablandar el cuello del útero. Y es que curiosamente, en una inducción al parto lo primero que se hace antes de colocar la oxitocina es ponernos prostaglandinas».

Masajes placenteros y estimulación de los pezones

Y de nuevo volvemos a la oxitocina como punto clave a la hora de desencadenar el parto; la que se produce cuando nuestra pareja nos da un placentero y relajante masaje.

Y es que «al igual que ocurre cuando hacemos el amor, estimular el cuerpo de la mujer durante el embarazo con caricias o masajes de la pareja, elevará sus niveles de oxitocina, al tiempo que les relaja y les hace sentir a gusto», declara la matrona.

Y si la mujer no siente el pecho especialmente sensible, también se pueden acariciar y estimular los pezones, pues como ocurre con la lactancia, se genera oxitocina que provoca las contracciones del útero. Se puede hacer con la mano, con un sacaleches o si hay otro hijo mayor que está lactando, le podemos ofrecer el pecho con más frecuencia.

Métodos no probados científicamente

A continuación hablaremos de los métodos que no está demostrados científicamente que funcionen, a pesar de que son muchas las mujeres que aseguran que a ellas les funcionó. En cualquier caso, siempre es recomendable consultar previamente con el médico o matrona:

«A veces se ven en Internet consejos que pueden ser peligrosos para la madre y el bebé, pero muchas mujeres los ponen en práctica porque están desesperadas. Siempre hay que consultar previamente con el profesional, y no dejarse guiar por lo que se lee u otros te cuentan»

Ciertos alimentos

Se dice que ciertos alimentos como el chocolate, algunas infusiones o la comida picante son estimulantes a la hora de desencadenar el parto, pero la realidad es que no hay evidencia científica de que funcionen.

«Es frecuente oír hablar del chocolate como una sustancia excitante que podría adelantar el parto. Lo que ocurre es que cuando tomamos chocolate, el bebé se mueve más y esto quizá ayudaría a que rompiera la bolsa y el proceso de parto comenzara», explica la matrona.

«En cuanto a la comida picante, lo que ocurre es que se irrita la mucosa intestinal y se favorece el movimiento de los intestinos. Esto podría provocar a su vez contracciones uterinas y desencadenarse el parto».

«Las infusiones de hoja de frambuesa y jengibre son también muy recomendadas para estimular al útero y generar contracciones. Como decimos, no hay ninguna evidencia científica de que funcionen pero al no tener ningún riesgo para la madre y el bebé, si nos gusta y nos apetece tomarnos una infusión o alguno de estos alimentos, no pasa nada por hacerlo».

Acupuntura y acupresión

La acupuntura consiste en insertar agujas muy finas en puntos específicos del cuerpo, mientras que la acupresión es una técnica consistente en aplicar presión en puntos específicos con la ayuda de los dedos.

El empleo de estos métodos para adelantar el parto genera una gran controversia, pues si bien hay estudios que indican que no funcionan, son muchas las mujeres que lo han probado y afirman que les ha dado resultados.

«La acupuntura es una técnica en auge y muchas embarazadas acuden a estos centros especializados para someterse a sesiones que les hagan librarse de la inducción. Pero personalmente no lo recomiendo, puesto que no hay evidencia científica».

«Existen otras técnicas que son la acupresión y la moxibustión. Esta última se usa para girar al bebé cuando no está correctamente colocado, y así evitar la cesárea.

Estas técnicas se usan a diario en otros países, y aunque personalmente no veo riesgos (de hecho, en el caso de la moxibustión yo la recomendaría antes de intentar la versión cefálica externa), es muy importante que la mujer tenga claro que no está probado científicamente, y que siempre, siempre, debe consultar con su médico antes de someterse a ellas».

Lo que no funciona para provocar el parto

Y ya por último, la matrona nos recuerda aquello que no solo no funciona, sino que puede perjudicarnos a la hora de ponernos de parto de manera natural, y son los nervios, el estrés y la ansiedad.

«Lo hemos comentado al inicio, pero vuelvo a recalcar la importancia de mantenerse serena en la última etapa del embarazo, disfrutando de los últimos momentos con tripita.

Si nos comenzamos a poner nerviosas porque los días pasan y el parto no se desencadena, comenzamos a liberar adrenalina y a inhibir la producción de oxitocina, que es la hormona que nos ayudará a que el parto se produzca».

«También es importante cuidarse, alimentarse bien y estar bien hidratadas y, como hemos comentado, acompañar todo esto con ejercicio físico, bienestar emocional y calma, mucha calma».

Fotos | istock

Agradecimientos | Carla Quintana, matrona y fundadora de 'Matrona Para Mi'

En Bebés y Más | El sexo durante el embarazo, trimestre a trimestre‏, «Practicar yoga tiene múltiples beneficios durante el embarazo, el parto y el postparto», según la matrona y experta Isabel Coca

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/como-adelantar-parto-manera-natural-cuando-este-no-llega-metodos-que-funcionan-que-no-funcionan

Consejos para que el bebé nazca más rápido

Consejos para que el bebé nazca más rápido

Estás embarazada y a puntito de dar a luz, porque así lo dice en la fecha de parto ¿no? Porque el bebé te tiene en ascuas y tú ya no puedes más. Es normal, los últimos meses son complicados, pero las últimas semanas y los últimos días lo son aún más.

Los nervios están a flor de piel y no es para menos. Además, la fecha de parto cada vez está más cerca y el bebé sin dar señales de querer aparecer.

¿Quieres saber algunas recomendaciones y consejos para que tu bebé nazca más rápido?

Índice

Sí, sabemos que los bebés vienen cuando ellos quieren venir y está muy bien, pero por suerte se establecen unos protocolos con unos límites a partir de los cuales se va a poder intervenir por norma general, a partir de la semana 42… pero si tienes poca paciencia tranquila porque existen algunos consejos para que tu pequeño venga antes… ¿Quieres saberlos?
 

Relájate y date un baño caliente…

Pues, efectivamente, la relajación es o podría ser algo clave para estimular al bebé y de esta manera adelantar el parto.

De hecho, y en relación con esto último, todas las futuras mamás deben saber que los nervios y el estrés lo único que van a poder provocar es la producción de adrenalina, sustancia que impide las contracciones.

Y sí, sabemos que es bastante complicado eso de relajarse en pleno proceso de parto, pero hay que intentarlo. Por ese motivo también la idea de darse un baño de agua caliente con una infusión o practicar algo de meditación puede resultar bastante útil.

La estimulación de los pezones

Se puede probar también con esta técnica, aunque es importante tener siempre en cuenta ante todo que lo ideal es que la naturaleza siga su curso sobre todo para que el bebé nazca cuando esté realmente preparado.

Para provocar la secreción de la oxitocina que es la encargada de provocar las contracciones uterinas hay que estimular los pezones. Para lograrlo hay que pellizcarlos o bien tocarlos.

Puede que incluso notes que sale del pezón algo de calostro, pero no debe preocuparte porque es algo normal.

Y camina, camina…

El método que probablemente te aconseje el ginecólogo si estás bastante preocupada porque la fecha en la que te toca salir de cuentas está al acecho y no parece haber expectativas de ningún tipo de que el pequeño vaya a nacer es caminar.

Caminar a diario ayuda bastante a desencadenar el parto. Eso sí, siempre a un ritmo moderado y sin excesos.

La pelvis tiene un movimiento continuo que va a ayudar a que tu bebé descienda y se encaje lo que ayudará en gran medida también a que el cuello del útero comience a borrarse.

Además de caminar podría resultar bastante útil subir escaleras o que te sientes encima de una pelota. Si eliges la pelota que sea de goma o de las que se utilizan para practicar pilates.

Pero no te excedas con el ejercicio físico ya que si lo haces podrías estar fomentando futuras lesiones, agotamiento y sí, el efecto totalmente contrario al que una desea conseguir: la producción de adrenalina y el retraso del parto.

¿Te gusta el chocolate?

En muchas ocasiones, cuando la mamá y el papá acuden a las ecografías del bebé que viene en camino, no pueden disfrutar de su carita porque este no se mueve demasiado o se está tapando.

Es en esas ocasiones en las que las chicas que están haciendo la ecografía aconsejan a la mamá tomar algún dulce o caramelo.

¿Y qué hay más dulce que nuestro chocolate favorito? Así es, el chocolate es un excitante que va a estimular al bebé y que animará a este a que se mueva y quizás así se pueda llegar a desencadenar el parto ¿no

¡Suerte!

El bebé va a nacer… ¿qué consejos se dan a las mujeres embarazadas para que den a luz más rápido?

Tal y como indican desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), además de una respiración profunda y rítmica existen posturas que van a ayudar a que el parto sea más rápido y menos doloroso.

Es importante aquí seguir algunos consejos que podrían ayudar a que el bebé nazca más rápido y también a que el parto sea menos doloroso:

– La mujer embarazada podrá acostarse de lado con una almohada entre las piernas. Esta podría ser una posición muy buena para estimular la circulación de las piernas y también para poder relajar la zona lumbar.

Lo ideal, no obstante, sería hacerlo del lado izquierdo sobre todo para que la sangre llegue a la placenta y al bebé le pueda llegar también así mucho más oxígeno.

– De rodillas en la cama y apoyada en un cojín. Esto es bueno para favorecer la dilatación, aunque es preferible que la mujer embarazada separe las rodillas lo máximo que pueda y que trate de juntar los dedos de los pies.

– También puede ser bueno apoyar las rodillas y las manos en el suelo. Mientras se adopta esta postura se puede intentar buscar el balanceo de atrás hacia delante o realizar (en caso de poder) círculos con las caderas. Esto te va a ayudar a dilatar más rápido y a disminuir los dolores.

«¿cómo saber la fecha de parto?» es una de las primeras preguntas que se hace la mujer cuando se entera que se ha quedado embarazada. Y es muy sencillo! Simplemente hay que añadir 280 días al primer día de su última regla.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/consejos-para-que-el-bebe-nazca-mas-rapido-11229

Parto: Ejercicios y trucos para provocar la dilatación

Consejos para que el bebé nazca más rápido

 Para que el final del embarazo no se nos haga muy cuesta arriba existen algunos ejercicios y actividades que nos pueden ayudar a que nuestro bebé se anime a nacer sin tener que esperar a que nos induzcan el parto.

Provoca que el bebé coloque la cabeza en tu pelvis

  • ¿Cuánto «duran» los 10 centímetros del parto? La media es 1 cm a la hora…

Ejercicios para provocar la dilatación uterina

Ya hemos visto que existen muchos tipos de ejercicios para provocar la dilatación. Entre ellos, caminar o bajar escaleras (mejor que subirlas) y ponerse de cuclillas, si se puede.  Parece ser que la posición y la presión de la cabeza del bebé contra el cuello del útero estimulan la producción de oxitocina, lo cual podría provocar el parto.

Si el bebé no se ha encajado en la pelvis o todavía está muy alto, las caminatas lo pueden ayudar a situarse en una mejor posición, aumentando así las posibilidades de que el parto comience por sí solo. 

«Las caminatas son buenas para antes, durante y después del embarazo. No se requiere estar en forma para comenzar con ellas», recomienda el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Elena de Valdemoro.

Ejercicios con pelota suiza para dilatar

 Durante el embarazo los ejercicios con pelota de Pilates son muy beneficiosos para las gestantes, fortalecen los músculos de la espalda y el abdomen sin forzar ni causar lesiones en estas zonas, así como en la pelvis y las rodillas, facilitando, también, el descenso de la cabeza del bebé. 

  • ¿Cómo saber si estás dilatando realmente? Te ayudamos a descubrirlo.

Cómo utilizar la pelota de cara al parto

Los ejercicios sobre una pelota de goma (de las de Pilates) fortalecen los músculos de la espalda y el abdomen sin esforzar ni causar daño en estas partes, así como en la pelvis y las rodillas, facilitando el descenso de la cabeza fetal.

Esta pelota también se utiliza durante la dilatación para no cargar excesivamente las piernas sentándose la gestante sobre ella.  La esferodinamia o gimnasia con pelotas gigantes proviene de Suiza.

Esta técnica, conocida como «swiss ball» o «fitball», está indicada para tonificar el suelo pélvico, aumentar la capacidad respiratoria y estimular la circulación.

Todo ello muy apropiado para la fase de la dilatación.

Los ejercicios se pueden realizar en casa de forma sencilla. Son movimientos suaves y de contracción del suelo pélvico cuando estás sentada sobre la pelota (normalmente se realizan en clases de yoga para embarazadas).

La pelota suiza alivia los dolores cuando se utiliza en la sala de dilatación y durante el parto. Esta pelota se comercializa en distintos tamaños. Debes elegir en función de tu estatura.

Las mujeres con una altura inferior a los 1,50 metros una de 45 centímetros; entre 1,50 y 1,60 metros, una de 55 centímetros; entre 1,60 y 1,70 metros la de 65 centímetros; para las que miden entre 1,70 y 1,80 metros la adecuada es la de 75 centímetros.

Las de más de 1,80 metros deben escoger una de 85 centímetros.

Relaciones sexuales, beneficiosas para dilatar

«El acto sexual funciona de dos maneras. Puede estimular la producción de la hormona llamada oxitócica que es la hormona de las contracciones y esto puede aumentar la frecuencia de las contracciones de Braxton-Hicks.

Además, el semen contiene unas sustancias llamadas prostaglandinas, que pueden ayudar a madurar el cuello del útero», afirma el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Elena de Valdemoro. Tener relaciones sexuales sólo está contraindicado si te lo prohíbe tu ginecólogo por alguna causa médica.

Y para el bebé tampoco resulta peligroso. En resumen: una buena dilatación suele ser sinónimo de un buen parto.

 Remedios naturales para que dilates mejor

Los remedios naturales y caseros para adelantar el parto tienen como objetivo la producción de oxitocina, que es la hormona encargada de dar la señal para empezar el parto.  Las hojas de frambuesa ayudan a llegar al parto con el útero blando y ayudan en la fase de la dilatación. Las hojas de frambuesa se compran en los herbolarios.

 Debe tomar una infusión al día durante las últimas tres semanas antes de la fecha prevista para el nacimiento. Se prepara como cualquier otra infusión: se deja hervir el agua, se echan unas pocas hojas y se deja reposar diez minutos antes de tomarlo.

Aunque el ginecólogo Juan Miguel Rodríguez Candía afirma que «los remedios caseros puede que no sean eficaces mientras el bebé no esté preparado». 

  • Algunos productos de homeopatía, según los expertos consultados, facilitan la dilatación y no tienen ninguna contraindicación ni para la embarazada ni para el bebé. Los gránulos de Actea Racemosa a la 7CH (antes conocida como cimicífuga) tomados dos semanas antes del parto vienen muy bien en el proceso de dilatación y además alivia los dolores y relaja a la embarazada, explica la doctora Carmen Pico, especialista en Naturopatía.
  • «La homeopatía también es útil, siempre y «cuando se utilice de forma responsable por profesionales que tienen experiencia en este tipo de tratamientos», explica Juan Miguel Rodríguez Candía.
  • «Los tratamientos de acupuntura también pueden ayudar, ponte en manos de un buen especialista en el tema y recuerda que siempre debes consultar antes con tu médico para ver si en tu caso existe alguna contraindicación», explica la matrona Natividad García.  
  • «La osteopatía, mediante una serie de técnicas manuales o tratamientos no invasivos se intenta, al final del embarazo, devolver la flexibilidad a la columna vertebral y la correcta movilidad a la pelvis materna. Aliviar tensiones musculares en la zona, de forma que la madre se sienta más relajada y confortable, y el bebé se pueda colocar de la forma más correcta, de forma que puede ayudarnos a que el parto se inicie o a que la dilatación se acorte», indica esta especialista.

Cualquiera de estos métodos requiere de la profesionalidad y experiencia de un profesional correctamente formado. Consulta con tu matrona antes de decidirte por alguno de estos métodos y consulta las contraindicaciones que puedan existir en tu caso particular. 

Artículos Relacionados Si hay alguna parte del cuerpo de la mujer que se puede ver afectado durante el parto -periodo expulsivo- es, sin duda, el suelo pélvico. Por ello, hay que cuidarlo y protegerlo para prevenir su lesión como podrían ser desgarros espontáneos de distintos grados o aplicación de cortes… “Cuello permeable uno o dos dedos…”, ¿sabes qué significan estas frases? Las matronas y los ginecólogos tienen su propio lenguaje, que utilizan habitualmente en el paritorio. Y cuando estés dilatando es muy probable que no tengas ganas de preguntar que han querido decir en su argot… Acelerar la dilatación hará que el parto sea más corto, ya que es la fase más larga. Es un proceso fisiológico en el que las hormonas desempeñan un papel fundamental para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, la oxitocina va a ser la hormona encargada de iniciar la dilatación del cuello… La dilatación es la primera fase del parto. Se inicia cuando el cuello del útero ya ha borrado y se ha expulsado el tapón mucoso que tapaba el útero para proteger al feto. En un tiempo que varía con cada gestante (puede ser en unas horas o en unos días), con la dilatación el útero se…

Источник: https://www.natalben.com/parto/fase-de-dilatacion/ejercicios-para-provocar-la-dilatacion

Inducción del parto

Consejos para que el bebé nazca más rápido

  • Tamaño de texto más grande

Es habitual que muchas mujeres embarazas, sobre todo las que van a ser madres primerizas, vean pasar su fecha probable de parto sin tener ni una sola contracción. Y cuanto más se alejan de esa fecha (también conocida como FPP), más nerviosas se ponen. Es posible que hasta empiecen a dudar de que su bebé vaya a nacer algún día.

La última etapa del embarazo puede resultar difícil de sobrellevar: usted se sentirá enorme, le dolerán los pies y la espalda, le faltará energía para hacer cualquier cosa y estará más que preparada para conocer al bebé que ha estado alimentando y cuidando durante todo este tiempo. Por eso, esperar un poco más de lo que usted pensaba puede resultarle bastante difícil.

De todos modos, el hecho de que ya haya pasado su fecha probable de parto no implica que su médico (u otro profesional de la salud que lleve su embarazo) vaya a hacer algo para provocarle (o iniciar de forma artificial) el parto; por lo menos, no de inmediato.

¿En qué consiste?

La inducción o provocación del parto es lo que hacen los médicos para iniciar el parto utilizando medicamentos u otras técnicas médicas. Años atrás, algunos médicos inducían el parto por costumbre.

Pero ahora no se sigue esta práctica a menos que exista una necesidad médica real. Se suele permitir que el parto siga su curso natural.

Sin embargo, en algunas situaciones, es posible que el profesional de la salud recomiende inducirlo.

¿Por qué se practica?

Es posible que su médico sugiera inducirle el parto si:

  • ha roto bolsa de aguas pero no tiene contracciones
  • su bebé todavía no ha nacido dos semanas después de la fecha probable de parto (un embarazo se considera postérmino cuando han pasado más de 42 semanas de gestación)
  • tiene una infección en el útero (denominada «corioamnionitis»)
  • cumple ciertos factores de riesgo (por ejemplo, presenta diabetes del embarazo o hipertensión)
  • no tiene suficiente cantidad de líquido amniótico
  • tiene un problema en la placenta
  • su bebé no está creciendo como debería

La inducción del parto puede ser recomendable en determinadas circunstancias, como cuando el embarazo ya está a término y la madre tiene antecedentes de partos rápidos y/o vive lejos del hospital.

Algunas madres solicitan que les provoquen el parto por pura conveniencia, pero ésta opción implica asumir algunos riesgos. Los médicos tratan de evitar este tipo de inducciones porque es posible que la fecha probable de parto no sea la correcta y/o que el cuello uterino de la mujer no esté preparado todavía.

¿Cómo se lleva a cabo?

Algunos métodos para inducir el parto son menos agresivos y se asocian a menos riesgos que otros. Entre las formas con que los médicos pueden intentar provocar un parto favoreciendo el inicio de las contracciones, se incluyen las siguientes:

  • Ruptura de membranas. El médico se pone guantes e introduce un dedo en la vagina de la mujer hasta atravesar el cuello uterino (la abertura que conecta la vagina con el útero). El médico mueve el dedo hacia delante y hacia atrás para separar la fina membrana que conecta el saco amniótico (que alberga al bebé y al líquido amniótico) a la pared del útero. Al romper esta membrana, el cuerpo libera unas hormonas denominadas prostaglandinas, que ayudan a preparar el cuello uterino para el parto y que es posible que desencadenen las primeras contracciones. Este método funciona en algunas mujeres, pero no en todas.
  • Ruptura de la bolsa de aguas (también denominada amniotomía). El médico rompe el saco amniótico durante la exploración vaginal, utilizando un pequeño gancho de plástico para romper las membranas. Si el cuello uterino está preparado para el parto, la amniotomía lo suele desencadenar en cuestión de horas.
  • Administración de la hormona prostaglandina para favorecer la maduración del cuello uterino. Se introduce en la vagina un óvulo vaginal o un gel que contiene prostaglandina o bien se administra un comprimido que contiene dicha hormona por vía oral. Generalmente, esto se lleva a cabo en el hospital, donde pernoctará la mujer, y se espera que por la noche vaya «madurando» su cuello uterino (se ablande y se afinen sus paredes), preparándose para el parto. Si se administra sola, la prostaglandina puede desencadenar el parto, pero también se puede utilizar antes de administrar la hormona oxitocina.
  • Administración de la hormona oxitocina para favorecer las contracciones. Se administra esta hormona (generalmente el medicamento Pitocina) de forma continua por vía intravenosa, primero a dosis reducidas, y luego se va incrementando la dosis hasta que el parto evoluciona sin complicaciones. Después de administrar el medicamento, se debe monitorizar atentamente el estado del feto y del útero. La oxitocina también se utiliza a menudo para acelerar los partos lentos o estancados.

¿Qué sentiré?

La ruptura de membranas puede resultar un poco dolorosa o molesta, pero solo suele durar alrededor de un minuto. También es posible que sienta fuertes espasmos (o contracciones) y pequeñas pérdidas de sangre durante el día o los dos días siguientes.

La ruptura de la bolsa de aguas también puede resultar algo molesta. Es posible que sienta un tirón seguido de una pérdida de líquido tibio, sea en forma de hilillo o de chorro.

Si le administran prostaglandina, es posible que sienta fuertes espasmos (o contracciones). Con la oxitocina, las contracciones suelen ser más frecuentes y regulares que en los partos naturales.

Riesgos y precauciones

Inducir un parto no es lo mismo que «abrir un grifo». Si el organismo de la madre no está preparado, la inducción puede fracasar y es posible que, después de intentarlo durante horas o días, se deba practicar una cesárea. Esto es mucho más probable cuando el cuello uterino todavía no está maduro.

Si el médico rompe el saco amniótico pero no logra que se inicie el parto, puede ser necesario utilizar otro método de inducción del parto. Esto es debido a que, si el saco amniótico permanece abierto durante mucho tiempo antes de que nazca el bebé, existe riesgo de infección, tanto para este último como para la madre.

Cuando se utilizan la prostaglandina o la oxitocina, existe el riesgo de que se desarrollen contracciones anómalas. En tales casos, el médico retirará el óvulo vaginal o reducirá la dosis de oxitocina.

Aunque se trata de algo muy poco frecuente, también aumenta el riesgo de desgarro uterino (o rotura uterina) cuando se utilizan estos medicamentos.

Otras complicaciones asociadas al uso de la oxitocina son la hipotensión y la reducción de la concentración de sodio en sangre (que puede ocasionar problemas como las convulsiones).

Otro posible riesgo de la inducción del parto es la posibilidad de dar a luz a un bebé ligeramente prematuro (nacido después de la semana 34 y antes de la 37). ¿Por qué? Debido a que la fecha probable de parto podría ser errónea. Su FPP se calcula sumando 40 semanas al primer día de su último periodo menstrual.

Los bebés ligeramente prematuros suelen estar sanos, pero pueden presentar problemas de carácter temporal, como ictericia y dificultades para alimentarse, respirar y/o mantener la temperatura corporal. También son más proclives que los bebés a término a presentar problemas evolutivos o en el ámbito escolar más adelante.

A pesar de que los partos inducidos conllevan sus riesgos, alargar el embarazo más allá de la semana 42 también puede ser arriesgado. Muchos bebés que nacen después de la FPP no presentan ninguna complicación, pero los partos postérmino se pueden asociar a los siguientes problemas:

  • El parto vaginal resulta más complicado debido a que el bebé es de mayor tamaño. Cuanto más grande sea el bebé, mayores serán las probabilidades de que sufra lesiones durante el parto, como las fracturas.
  • La placenta, encargada de proporcionar alimento al bebé, se empieza a deteriorar.
  • El líquido amniótico puede ser demasiado escaso o contener un exceso de meconio (las primeras deposiciones del bebé). Si el bebé inhala meconio, puede tener problemas para respirar.

Existen muchas supersticiones sobre procedimientos para provocar el parto, como el uso de aceite de ricino. No es seguro tratar de inducir el parto de forma artificial tomando aceite de ricino, que puede provocar náuseas, diarrea y deshidratación.

Y tanto la toma de plantas medicinales como de suplementos elaborados con estas plantas para inducir el parto pueden ser perjudiciales. La estimulación de las mamas puede provocar contracciones uterinas al desencadenar la liberación de oxitocina.

De todos modos, algunos estudios han sugerido que el bebé puede tener latidos cardíacos anómalos tras la estimulación mamaria de su madre.

Algunas mujeres tienen la sensación de que el hecho de mantener relaciones sexuales al final del embarazo puede inducir el parto, pero todavía no se han llegado a ninguna conclusión al respecto.

Hable con su médico antes de probar cualquier cosa para intentar favorecer el nacimiento de su bebé. La inducción del parto debe estar en manos de los profesionales de la medicina; las personas ajenas a éste campo pueden causar más mal que bien.

Por frustrante que le pueda resultar esperar a que su bebé se decida a nacer, es importante que deje que la naturaleza siga su curso, a menos que su médico le indique lo contrario. ¡Antes de que se de cuenta, se encontrará demasiado ocupada como para recordar que su hijo tardó en nacer!

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/inductions-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: