Consomé caldo

Caldo con cuerpo. Todos los consejos y trucos para lograrlo

Consomé caldo

Un caldo con cuerpo es ese caldo que a todos nos apetecería cuando hace mucho frío, o cuando estás constipado y sueñas que entre tu madre por la puerta con un consomé calentito. Pues ese.

Hay preparaciones, muchas de ellas francesas, de caldos muy claros especiales para consomes y aspic, con un sabor muy delicado; de esos nos ocuparemos otro día. El caldo del que hoy hablamos, no es transparente, es dorado, sin exceso de grasas y con un sabor muy agradable y un poco más acentuado que el claro.

¿Cómo conseguirlo?

¡Muy fácil! Un truco que mi madre ha utilizado desde siempre en su cocina: antes de poner nuestra olla con todas las carnes y verduras vamos a poner media cebolla hermosa en una sartén antiadherente sin aceite.

Ponemos el fuego de la vitro al 5 —o si tenéis gas, a media llama—, y la cebolla se empieza a tostar al rato. Tenemos que conseguir una textura muy, muy tostada.

Vamos cambiándola de posición cada poco y la tendremos unos 10-15 minutos, hasta que se ablande un poco y se tueste.

Que resulta que tenemos más tiempo y ganas

Pasaremos por una sartén con la mínima expresión de aceite los huesos o carcasas que utilicemos para nuestro caldo o los ponemos unos 15 minutos a 180º en una fuente en el horno para que se tuesten un poco.

A continuación

En una olla exprés con abundante agua fría se ponen los huesos, la carne, las verduras y una pizca de sal. Se pone a fuego medio con la olla abierta. Cuando empiece a generar una espuma con las impurezas —importantísimo—, la retiramos con un cucharón.

Cuando ya no salga más espuma, cerramos la olla, y mantenemos cociendo a fuego medio unos 15 minutos. Quitamos la olla, esperamos a que baje la válvula de presión, y una vez abierta, dejamos cocer a fuego medio por lo menos 15 minutos más. Después lo colamos.

Una vez frío la grasa se queda en una capa en la parte de arriba, —lo podéis ver en la primera foto—. Si no la necesitamos, la retiramos y nos queda ese caldo maravilloso que cura todos los males.

¡Ojo! Yo no tiro esa grasa, la guardo en un pequeño frasco con un vaso de caldo en el congelador y la saco cuando necesito hacer un fondo de salsa.

Los tiempos de olla son orientativos.

¿Por qué utilizo este sistema mixto entre olla cerrada y abierta?

A mi parecer, es el método con el que se consiguen resultados mejores, sobre todo en cuanto al sabor. También me ayuda a ahorrar algo de tiempo frente al puchero tradicional, respetando sabores. No me gusta hacerlo en la olla y servirlo nada más abrirla; al caldo le falta cuerpo. Es necesario tenerlo cociendo con la olla abierta un rato para conseguir un resultado bueno.

Comentario para puristas antiolla: estamos hablando de conseguir un buen resultado en los tiempos que corren, en los que cada minuto para dedicar a la cocina es oro.

Precisiones

1. Si vamos a incorporar unos garbanzos a la olla, se echan cuando el agua esté hirviendo; si no se encallan.

2. Debemos distinguir los caldos que se hacen para preparar salsas maravillosas —este tema lo tengo pendiente de tratar— y los caldos para hacer consomés o sopas. Los primeros es necesario hacerlos con más cuerpo, más grasa y con poca sal, para que al reducir no nos queden salados.

3. Me gusta mucho colar el caldo poniendo una gasa de la farmacia encima del colador. Se depositan en ella las pequeñas impurezas de los huesos empleados, y nos queda un caldo limpio y perfecto.

4.

Respecto a las verduras que se deben utilizar para un buen caldo de pollo: la parte verde de un par de puerros, un par de zanahorias hermosas, un puñado de judías verdes, media hoja de apio —opcional— y un par de patatas, que junto con la cebolla tostada, al cocerse añadirán al caldo esa textura un poco más espesa que pide un caldo no claro. En este sentido cada casa y cada región española tiene sus verduras favoritas para incorporar a la olla. A los que no os guste la cebolla os diré que no se nota el sabor en el caldo.

5. En cuanto a las carnes, yo pongo esqueletos de pollo o un cuarto de pollo o gallina, un trozo de una buena costilla de ternera que tenga carne, un trozo de jamón —el hueso de jamón le aporta demasiado gusto y grasa y anula un poco el sabor del resto de los ingredientes—, y un trozo de hueso de ternera.

6. No se deben mezclar huesos diferentes, excepto los que tienen sabores muy neutros, como el pollo o la ternera o los de cerdo. Si se hace, los sabores serán muy confusos.

Nunca se deben mezclar los de cordero y los de caza con otro tipo de huesos. Para hacer maravillosos caldos para salsas, me quedo con los de ternera, que tienen más gelatina; eso nos va a dar una textura extraordinaria.

El único secreto de una buena salsa es un buen fondo de caldo.

7. El caldo se conserva bien el frigorífico 3 o 4 días, aunque si vamos a tardar en utilizarlo, congela perfectamente y dura 3-4 meses en el congelador. Cuidado con el de pescado que tiene menor duración.

8. Mi toque personal: 4 o 5 hebras de azafrán cuando tenemos la olla abierta cociendo. Le da un sabor y un color maravilloso.

¿Para qué vamos a utilizar este caldo?

Además de que podéis congelar un par de raciones para cuando haya en casa alguien delicaillo, vamos a preparar próximamente una sopa muy sencilla pero con mucha clase para los días de excesos de Navidad, para ponerla como un primer plato, por ejemplo el día de Navidad o de Año Nuevo, días en los que que se agradece un primer plato más suave tras los excesos de la noche anterior.

Su

Источник: https://webosfritos.es/como-hacer-un-caldo-con-cuerpo/

Caldo clarificado o consomé: qué es y cómo se hace (para que quede como un espejo)

Consomé caldo

Ha vuelto el frío y, con él, las ganas de seguir cocinando y comiendo platos de cuchara y caldos, muchos caldos.

Hace poco hicimos un repaso sobre caldos caseros y todo lo que hay que saber para que nos salgan de cine, pero nos dejamos un tema en el tintero: cómo clarificar un caldo.

Un paso muy importante cuando tenemos intención de servir un caldo tal cual, es decir, en consomé.

Clarificar un caldo es algo tremendamente sencillo, pero requiere un poco de tiempo. El proceso mejora la presencia del mismo así como su textura, digestibilidad y sabor.

La clarificación supone la retirada de las grasas e impurezas que los huesos, verduras y demás elementos utilizados en la elaboración del caldo han soltado en el líquido.

El resultado es un caldo limpio como un espejo en el que nos veremos reflejados.

El primer paso hacia la clarificación de un caldo es el desgrasado. Partimos de la base de un caldo casero que hemos ido espumando durante el proceso, tal y como aconsejamos aquí. El resultado es un caldo sabroso pero con una cantidad de grasa considerable, proveniente de los huesos y carcasas que hemos utilizado para su elaboración.

Para retirar la grasa del caldo, dejamos que este repose en la nevera durante todo la noche. La grasa subirá a la superficie y solidificará por efecto del frío, facilitando mucho su retirada.

Podemos usar una espumadera o una cuchara de servir para desprenderla del caldo y desecharla.

Con este sistema conseguiremos retirar un buen porcentaje de grasa, haciendo el caldo más reconfortante para el estómago.

2. El colado

El segundo paso hacia un caldo clarificado, limpio e impoluto es el colado. Una vez limpio de grasa, dejamos que el caldo se atempere (podemos darle un ligero golpe de calor en el fuego) y lo pasamos por un colador lo más fino posible. Con esto conseguiremos retirar las impurezas más gruesas, pero seguiremos teniendo un caldo ligeramente turbio.

3. El filtrado

Pasamos al tercer y último paso previo a la clarificación de un caldo: el filtrado. Esto lo podemos llevar a cabo pasando el caldo por un colador de tela o una estameña. Con ello afinamos más la preparación y nos vamos acercando al objetivo. Nuestro caldo estará ahora más fino aunque todavía no tendremos un caldo limpio y totalmente libre de partículas de grasa.

La clarificación de un caldo

Una vez desgrasado, colado y filtrado un caldo, podemos pasar a clarificarlo y conseguir, con ello, un caldo limpio y puro. Con la clarificación se eliminan casi toda la grasa e impurezas obteniendo así un consomé claro, suave, agradable y muy delicado.

Para clarificar un caldo de la manera más sencilla necesitamos, única y exclusivamente, una clara de huevo por litro de caldo. Batimos las claras y calentamos el caldo. Cuando este arranque a hervir, añadimos las claras batidas y removemos. Bajamos el fuego al mínimo y mantenemos una temperatura suave durante media hora.

No tocamos para nada el caldo, no lo removemos, ni tapamos la cacerola. Solo lo dejamos hervir muy suavemente mientras se forma una malla de claras en la superficie a la que se irán adhiriendo las impurezas. Una vez transcurrida la media hora, dejamos enfriar el caldo a temperatura ambiente durante un par de horas aproximadamente.

Retiramos la malla de impurezas y claras de la superficie con ayuda de un cucharón o espumadera. Por último, filtramos de nuevo el caldo pasándolo de nuevo por un colador de tela o una estameña.

Si no disponemos de ella, podemos sustituirlo por papel absorbente o una tela fina bien limpia que no haya sido lavada con jabón fuerte ni suavizante (ya que esto estropearía el sabor del caldo).

Hecho esto, ya tenemos listo nuestro caldo clarificado y no nos queda más que disfrutarlo sin más, aromatizado con un poco de vino de Jerez, acompañado de bolitas de masa choux rellenas de foie o utilizarlo como base para alguna de las muchas recetas de sopas y cremas que tenemos en Directo al Paladar. Como más nos guste.

En Directo al Paladar | Carne, pollo, pescado, marisco: 13 caldos para disfrutar aún más en estos días de frío
En Directo al Paladar | Las siete mejores sopas de España para combatir el frío

Источник: https://www.directoalpaladar.com/curso-de-cocina/caldo-clarificado-que-es-y-como-se-hace

Consomé. Receta tradicional

Consomé caldo

  • 2 puerros
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 cebolla
  • 1 zanco de pollo
  • 250 g. morrillo de ternera
  • 1 hueso de rodilla de ternera
  • 1 manojo de perejil fresco
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 4 l. de agua
  • Sal (al gusto)

Cómo preparar un consomé.

Cuando era pequeño el consomé que preparaba mi madre era el remedio de todos los males, no faltaba disgusto o malestar infantil que no viniera acompañado de un sabroso y calentito consomé.

La verdad es que con los años este plato ha quedado un poco fuera de mi repertorio gastronómico casero, y no porque no crea que un buena sopa de pollo sea algo delicioso, sino porque simplemente me había olvidado del él.

Pero eso se ha acabado, en mi último viaje a Galicia y gracias a mi madre, este caldo concentrado ha vuelto a conquistarme, eso sí el consomé de toda la vida, el que siempre me preparó ella y en el que ponía tanto tiempo y cariño.

La receta de hoy es de eso, un consomé en su forma tradicional, aunque en cada casa seguro que lo prepararán con pequeñas variaciones, en esencia son todas más o menos lo mismo, un caldo reducido con verduras y algún tipo de carne o pescado. Se dice que el consomé, a pesar de considerarse un plato de la cocina francesa, en realidad es de origen español.

Se supone que la receta fue robada por los franceses de la biblioteca del Monasterio de Alcántara durante la guerra de la independencia en 1807. No puedo decir que esto sea cierto o no, pero el caso es que sea español o francés este plato, se trata de uno de los más sencillos y no menos sabroso de nuestra gastronomía.

Aunque lo que manda la tradición es servir este caldo en su propia taza de consomé, la de doble asa, y siempre por delante de una buena comida, la verdad es que a mí me encanta en plato hondo, como el caldo gallego o cualquier otro plato de cuchara, y tanto como primero como dentro de una cena ligera, al gusto del consumidor.

Preparación del consomé

  1. Retiramos la piel y posibles restos de grasa del zanco de pollo.
  2. En una olla grande calentamos 4 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente doramos el zanco de pollo y la carne de morrillo de ternera.
  3. Mientras doramos la carne pelamos la cebolla y la cortamos en dos.
  4. Lavamos las zanahorias y los puerros y los cortamos en 3 trozos.
  5. Cuando la carne esté dorada incorporamos el resto de ingredientes. Los puerros, las zanahorias y la cebolla, la hoja de laurel, el manojo de perejil entero, el hueso de rodilla de ternera. Incorporamos el agua y salamos.
  6. Ponemos a cocer la olla a fuego medio tapada durante 2 horas.
  7. De vez en cuando, con una cuchara iremos retirando la espuma que se va a ir creando. Si queremos reducir considerablemente el tiempo de cocción podemos utilizar una olla expres en lugar de una olla tradicional. En este caso con media hora de cocción será suficiente.
  8. Pasado el tiempo de cocción retiramos las carnes, el hueso y las verduras.

Presentación final del consomé

  1. Colamos el consomé, a continuación lo desengrasamos dejando que se enfríe. Así retiramos la capa de grasa que se solidificará en la superficie.
  2. Si queremos un mayor sabor podemos reducir el caldo en la cazuela hasta que pierda un poco de volumen.
  3. Este es el momento donde lo probamos y rectificamos de sal.

    Ya que si la echásemos al principio, al reducir el consomé quedaría salado.

  4. Podemos acompañar el consomé con parte de la carne que hemos cocido y con fideos. Aunque de esta forma tendríamos una sopa, y no un consomé propiamente dicho.
  5. Esta receta de consomé suele servirse en Navidad con algún ingrediente más.

    Como si fuese un consomé especial, un poco de jamón de calidad picado o croûtons de pan frito que se sirven a gusto de cada comensal.

  6. También es tradicional aromatizarla con un chorro de vino de Jerez o añadir una yema de huevo cruda. Pero os recomiendo tal como lo explico en la receta, tal cual esta lleno de sabor, buenísimo.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Piensa en Pixels S.L como titular de Recetasderechupete.com, usará los datos que proporciones en este formulario únicamente para enviarte las actualizaciones del blog. Tratamos tus datos con respeto. Para más información consulta la Política de privacidad.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento y desuscribirte haciendo clic en el pie de cualquier email que recibas de esta web, o contactando a hola@piensaenpixels.com. Recetas de rechupete usa Mailchimp como plataforma en envío de emails. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Al enviar este formulario apruebas que tus datos sean transferidos a MailChimp para procesarlos de acuerdo a su Política de Privacidad.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas de rechupete.

Suscríbete

Источник: https://www.recetasderechupete.com/consome-receta-tradicional/11466/

Consomé de Navidad delicioso y reconfortante. Receta tradicional

Consomé caldo

Cuando nos toca preparar el menú para un ocasión especial y más aún tratándose de Navidad, se nos suelen venir a la cabeza preparaciones laboriosas y alimentos más costosos de los que solemos consumir habitualmente el resto del año, pero a veces optar por una receta tradicional y sencilla puede ser un gran acierto, como es el caso de ésta.

Con esta receta de consomé de Navidad conseguirás un resultado delicioso.

Es uno de esos entrantes reconfortantes y tradicionales que sientan genial y sobre todo va cargado de sabor ya que el consomé viene del francés y significa consumido, precisamente porque es un caldo que se reduce para que los sabores se concentren y quede espectacular.

Repleto de verduras frescas y carnes y huesos con mucho sabor, tanto si lo preparas con antelación como si te sobra puedes conservarlo 3-4 días en la nevera y también congelarlo.

En la receta aprenderás a prepararlo tanto en olla tradicional como en olla rápida y también algunos trucos para que quede limpio de impurezas y de grasa de forma sencilla.

Si lo tuyo son los caldos caseros seguro que también te interesa preparar nuestro fumet de pescado o caldo de pescado casero, y por supuesto el famoso cocido madrileño tradicional y delicioso, el caldo de pollo casero con garbanzos o la sopa de pollo con caldo de pollo casero, muy similares a esta receta.

Sin irnos del cuchareo te animo a que prepares la tradicional sopa de ajo o sopa castellana o la reconfortante sopa de verduras.

Yéndonos a sopas tradicionales de otros países nos encontramos con el caldo verde portugués, la famosa sopa de cebolla gratinada y el cada vez más conocido ramen o sopa japonesa.

Y también está muy rica la sopa de tomate, caliente o fría y muy fácil de preparar.

Ingredientes para hacer consomé de Navidad delicioso y reconfortante (6-8 raciones):

  • 1/2 pollo campero (puede ser pollo sin ser campero, aunque éste le aportará mucho más sabor, que es de lo que se trata ya que es el ingrediente principal). Si solamente quisieras preparar el caldo y no te interesa conseguir carne de pollo cocida también puedes utilizar una carcasa de pollo.
  • 1 hueso de rodilla de ternera.
  • 1 hueso de jamón.
  • 200 gr de morcillo o cualquier otra carne de ternera para guisar.
  • 1 puerro.
  • 2 zanahorias.
  • 1 cebolla.
  • 1 nabo.
  • Sal.

Preparación, cómo hacer la receta de consomé de Navidad delicioso y reconfortante:

  1. Quítale la piel al pollo campero o mejor aún pide en la carnicería cuando vayas a comprarlo que lo hagan, ya que no queremos que agregar más grasa de la cuenta al caldo.
  2. Pela las zanahorias y el nabo con un pelapatatas.
  3. Pela la cebolla y córtale las raíces al puerro, quítale la capa más externa y divide por un lado la parte verde y por otra la más blanca.
  4. En una olla (puede ser tradicional o rápida, más abajo verás los tiempos y modos de preparación con cada una), pon el pollo junto con el hueso de rodilla de ternera, el hueso de jamón, el morcillo, las zanahorias, el puerro, el nabo y la cebolla con agua que los cubra de sobra y una cucharadita de postre de sal. Si vas a utilizar una olla rápida, seguro que lleva indicada una línea a partir de la cual no debería subir el agua, asegúrate de no sobrepasarla.

    Echamos los ingredientes a la olla y los cubrimos con agua

  5. Sube el fuego para que esté fuerte y cuando hierva baja la temperatura un poco y durante unos 5-10 minutos ve espumando el caldo, es decir, retírale la espuma que va quedando arriba con una espumadera ya que son impurezas de la carne y las verduras y así quedará bien limpio.
  6. Ahora toca realizar la cocción según sea la olla:
    1. En olla tradicional: baja el fuego para que esté suave de manera que siga borboteando pero no en exceso y con la olla tapada cocínalo todo junto 1 hora.
    2. En olla rápida: mantén el fuego fuerte, ciérrala y a partir de que se vean las dos anillas rojas baja el fuego de manera que se mantenga la presión y deja que se cocine 12 minutos. Después simplemente espera a que se vaya la presión por completo de la olla (verás que el pitorrillo o válvula está completamente bajado de nuevo) y ya podrás abrirla.
  7. Con ayuda de unas pinzas de cocina saca todos los ingredientes sólidos a un plato aparte.

    Ya tenemos el caldo preparado

  8. Cuela el caldo y retírale la grasa. Para ello, aunque si tienes prisa puedes ir quitándola de la parte superior, lo mejor es guardar el caldo en la nevera y al día siguiente podrás quitarle la grasa con una cuchara de forma muy sencilla ya que se habrá solidificado en la parte superior.

    Al día siguiente la grasa estaba sólida en la parte superior

  9. Pon el caldo ya colado y sin grasa en una olla a fuego fuerte y mantenlo así hasta que su volumen se haya reducido prácticamente a la mitad, para que se concentren los sabores.

    Este es el aspecto del caldo antes de empezar a reducirlo

  10. Ahora y no antes es el momento de probarlo para rectificarlo de sal si es necesario, ya que si lo haces antes y después lo reduces, te quedará salado.

    Ya tenemos listo el consomé de Navidad, limpio y reducido

  11. Las verduras obtenidas las puedes utilizar para servir con alguna sopa o triturarlas y obtener una riquísima crema, y las carnes son ideales para utilizarlas desmigadas en recetas como una lasaña o unas ricas croquetas.

Sirve y degusta:

El consomé se suele servir como entrante y bien calentito para que resulte reconfortante y despliegue todo su sabor. Si te sobra siempre puedes guardarlo en la nevera 3-4 días sin problemas e incluso congelarlo.

Aunque se puede tomar tal cual servido tradicionalmente en una taza de doble asa, pero también se le pueden añadir unos trocitos de pan frito o un chorrito de vinagre de vino. Es un caldo muy sabroso y de auténtico… ¡escándalo!

Variantes de la receta de consomé de Navidad delicioso y reconfortante:

Puedes añadirle o eliminarle cualquier verdura, o incluso utilizar unas carnes u otras e incluso otros tipos de huesos, siempre a tu gusto. Lo único que debes tener en cuenta es que si utilizas hueso de jamón o espinazo, como ya aportan sal, no añadas más sal al caldo hasta el final y solo si lo necesita.

Si quieres darle un toque diferente, añade también algunas hierbas como tomillo o romero para potenciar el sabor del caldo resultante.

Consejos:

Tanto si lo preparas en olla tradicional como en olla rápida no te olvides de espumar el caldo esos primeros minutos para retirar impurezas y también grasa que va saliendo a la superficie.

Además si quieres retirarle la grasa por completo debes dejarlo reposar en un recipiente en la nevera y al día siguiente será muy fácil quitarla con una cuchara porque se habrá quedado arriba del todo y sólida.

Si no quieres que queden sobrantes de carne puedes utilizar solamente huesos y carcasas, pero si te vienen bien para utilizarlas en algún tipo de relleno, sofrito o desmenuzadas, es genial poder prepararlas a la vez que el consomé.

Источник: https://www.recetasdeescandalo.com/consome-de-navidad-delicioso-y-reconfortante-receta-tradicional/

Consomé de Navidad, la receta más reconfortante de las fiestas

Consomé caldo

  • Total: 4 h
  • Comensales: 8 – 10

Las Navidades. Esas comilonas en las que siempre parece que todo resulta poca cantidad y luego termina sobrando comida por todos lados…

  • Morcillo de vacuno, 1/2 kilo
  • Gallina, 1 kilo
  • Carcasas de pollo, 4
  • Hueso de jamón, 1
  • Huesos de rodilla de vaca, 2
  • Un trozo de falda de ternera con hueso
  • Cebollas 2
  • Puerros, 4
  • Zanahorias, 2
  • Champiñones, 6
  • Una cabeza de dientes de ajo
  • Vino blanco, 100 ml
  • Unas ramitas de perejil fresco
  • Agua
  • Sal
  • Pimienta negra en grano

Vamos a hacer hoy una receta limpia y ligera, un consomé calentito y muy sabroso que nos haga pasar un rato reconfortante entre cada una de estas comidas navideñas tan copiosas y, a veces, tan exageradas.

01: Tostamos parte de los ingredientes para oscurecer y potenciar el sabor del consomé de Navidad

Cogemos una bandeja de horno grande o una cazuela ancha apta para nuestro horno en la que tostaremos parte de las carnes y la verdura que compondrán el consomé de Navidad. Este paso de tostar esta serie de ingredientes ayudará a que nuestro caldo adquiera un tono más oscuro y un sabor más profundo e intenso.

Partimos las cebollas a la mitad horizontalmente y las posamos en la bandeja o cazuela con la parte ancha hacia arriba.

Colocamos también en la bandeja la gallina, las carcasas de pollo, los huesos de rodilla, la falda de ternera y los champiñones.

En ningún caso añadiremos nada de aceite ni ninguna otra grasa, ya que la de la piel de las aves y el agua de las verduras es de sobra suficiente para que el fondo no se nos seque.

Introducimos todos estos ingredientes en el horno previamente precalentado a 250º C y con calor proveniente únicamente de la parte superior del horno.

Tostamos la gallina, las carcasas de pollo, las cebollas y el resto de ingredientes hasta que la cebolla empiece a ennegrecerse y la gallina y las carcasas hayan cogido una buena coloración.

02: Llenamos la olla con todos los ingredientes

Cogemos ahora la olla más grande que tengamos (yo he usado una olla de 10 litros) y vamos añadiendo en ella todos los ingredientes que componen este consomé de Navidad.

Incorporamos la gallina y las carcasas tostadas, los champiñones, las cebollas, los huesos de rodilla, el trozo de falda de ternera, el morcillo de vacuno, el hueso de jamón, los 4 puerros bien limpios de tierra, las zanahorias peladas, la cabeza de dientes de ajo partida a la mitad, el vino blanco, unas ramitas de perejil fresco y unas bolas de pimienta negra en grano.

03: Cubrimos la olla con agua y cocemos nuestro consomé de Navidad a fuego lento unas 4 horas

Rescatamos todos los jugos de la bandeja que han dejado las carnes y la verdura al tostarse y los añadimos a la olla. Cubrimos la olla con agua hasta cubrir a ras los ingredientes, con lo que obtendremos una cantidad limitada de caldo pero que estará concentrado y contará con un gran sabor. Añadimos también una pizaca de sal y ponemos al fuego.

Una vez nuestro consomé arranque a hervir, retiramos las impurezas, desespumando la superficie de la olla, y dejamos que el consomé se cocine a fuego muy suave durante al menos unas 4 horas.

Una vez cocinado el consomé de Navidad, rescatamos de él la gallina, el morcillo de vacuno y la carne de la falda de ternera, ingredientes que picaremos y reutilizaremos para elaborar unas ricas croquetas con ellos o para cualquier otra elaboración de ese tipo en que podamos aprovecharlos.

Colamos el consomé de Navidad por un chino para separar el caldo de las carcasas y la verdura.

04: Enfriamos en consomé de Navidad para desgrasarlo perfectamente y rectificamos de sal

Una vez se haya enfriado nuestro consomé de Navidad, la grasa se habrá concentrado en la superficie y podremos retirarla con facilidad con la ayuda de una espumadera o de un cazo.

Una vez desengrasado nuestro consomé de Navidad, únicamente nos queda probarlo para ponerlo a punto de sal.

05: Servimos el consomé de Navidad

Servimos el consomé de Navidad bien calentito, un plato la mar de reconfortante para estas Navidades.

Resultado final

Este consomé o caldo de Navidad es un plato muy ligero pero también muy sabroso, ideal para enlazar los entrantes con el plato principal en estas fiestas navideñas. Una sopita caliente, rica y desgrasada es la mejor idea para reconfortarnos en estas comidas navideñas tan opulentas y poder así disfrutar al completo de todo el banquete sin acabar rebosantes de comida.

Si no contáis con el suficiente tiempo es verdad que podéis obviar el paso de tostar las carnes y la verdura e, incluso, podéis adelantar la cocción del caldo cocinándolo en olla exprés (la cocción se reduciría de las más de 4 horas a apenas 1 hora).

Sin embargo, y como es una receta que lleva tiempo pero que no requiere de demasiada atención, os invito a seguir el paso a paso de esta receta si de verdad queréis que el resultado final de este consomé navideño quede sublime, con un sabor intenso pero suave y con un aspecto cristalino y una tonalidad oscura y apetecible. Y siempre desgrasando el caldo como es debido.

Del mismo modo, os aconsejo que no escatiméis en los ingredientes del caldo ni que añadáis más agua de la necesaria para cubrirlos. Sólo haciendo un caldo así de concentrado podremos disfrutar de un consomé a la altura de un festín navideño.

Источник: https://www.elespanol.com/cocinillas/recetas/sopas-y-cremas/20181220/consome-navidad-receta-reconfortante-fiestas/1001448905098_30.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: