Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

Cuánta vitamina C necesita diariamente una embarazada

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

El embarazo es una de las etapas más exigentes a nivel físico para la mujer, por lo tanto debe haber especial atención en cuidar la dieta y el aporte diario de micronutrientes como la vitamina C, ya que estos son fundamentales para el adecuado desarrollo del bebé.

Incluso se recomienda que el aporte de algunas vitaminas como el caso del ácido fólico se vea incrementado en los meses previos a la concepción, ya que esto ayuda a evitar problemas como las malformaciones en el tubo neural del feto.

La vitamina C es uno de los 13 nutrientes esenciales para mujeres embarazadas, ya que proporciona protección antioxidante contra varias enfermedades y protección contra los defectos de nacimiento. La vitamina C aumenta la inmunidad y también protege de la anemia, pues ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la ingesta energética de una madre gestante son que debe verse aumentada 150 Kcal durante el primer trimestre del embarazo y a 350 Kcal en el resto del período de gestación.

El consumo diario de frutas y verduras es una de las herramientas claves para mantener una dieta equilibrada y llena de vitaminas como la C y en la que no pueden faltar tampoco alimentos como frutos secos, legumbres, carnes y pescado, para incluir un adecuado aporte proteico balanceado.

Consumir alimentos ricos en vitamina C

El zumo natural de naranja es una alta fuente de ácido fólico que, combinada con las vitaminas B-12, hace posible que el cuerpo de la madre embarazada digiera mejor las proteínas y pueda generar otras nuevas.

Es por esto que el sistema interno de la gestante se mantiene con un buen nivel de vitamina cuando se bebe un vaso de zumo de naranja diario. El consumo de vitamina C durante el embarazo se considera seguro en las dosis recomendadas entre 80 mg y 85 mg para mujeres embarazadas de 19 años de edad en adelante.

Para la correcta absorción diaria de hierro entra en juego la vitamina C como parte fundamental de este proceso. El incremento del consumo de alimentos con alto contenido en esta vitamina debe formar parte de la dieta diaria de la mujer embarazada. Un vaso de zumo de naranja aporta 60mg de vitamina C, un 65% de la ingesta diaria recomendada.

Pero debes saber que hay otros alimentos más ricos en vitamina C que el zumo de naranja como son:

  • Frutas cítricas: como la naranja, limón, pomelo
  • Otras frutas como: el kiwi, fresas, melón, grosella negra papaya
  • Verduras: pimiento rojo, coles de bruselas, brócoli y también el perejil.

Otro dato interesante para las mujeres preocupadas por las estrías durante el embarazo es la capacidad del ácido ascórbico para construir el colágeno. El colágeno proporciona elasticidad a los tejidos de la piel estirada a medida que crece su barriga durante el embarazo.

Por otro lado es muy importante vigilar esta vitamina ya que las gestantes que no reciben la cantidad recomendada de ácido ascórbico tienen un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia o eclampsia severa, trastornos que provocan una elevación de la presión arterial.

Una buena dieta es clave en el embarazo

Los niveles bajos de vitamina C también se asocian con el síndrome HELLP, un trastorno en el que las mujeres embarazadas sufren un aumento en las enzimas hepáticas, bajo recuento de plaquetas, y descomposición de los glóbulos rojos, lo que representa un peligro para la madre y para el bebé.

Algunas madres usan suplementos de multivitaminas que contienen altas cantidades de vitamina C. Estas multivitaminas no se consideran seguras durante el embarazo, ya que contienen demasiada vitamina C. El mejor suplemento de vitamina C durante el embarazo es uno que esté diseñado específicamente para las mujeres embarazadas y que contenga la cantidad justa de vitaminas.

La mejor opción para mujeres embarazadas es comer una variedad de frutas y verduras, y asegurarse de que está comiendo por lo menos un alimento rico en vitamina C todos los días, como zumo de naranja, kiwi, pimiento rojo, o fresas.

También las mujeres embarazadas con riesgo de presión arterial alta deben tener precaución en el consumo de ácido ascórbico. Es recomendable consultar con un médico acerca de la dieta diaria para determinar si se necesita ácido ascórbico adicional para llenar los vacíos nutricionales durante el embarazo o si es suficiente con la dosis normal ingerida.

Después del parto, las madres lactantes necesitan entre 115 y 120 mg de vitamina C al día. El ácido ascórbico se excreta en la leche materna humana. Los efectos en el lactante son desconocidos. Por lo tanto, se recomienda tener precaución en el consumo suplementario excesivo de vitamina C en mujeres que están dando el pecho.

Источник: https://eresmama.com/cuanta-vitamina-c-necesita-diariamente-una-embarazada/

¿Es seguro tomar vitamina C durante el embarazo?

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

La vitamina C por si misma es muy sana, pero es prudente no tomar mega dosis de vitamina C durante el embarazo.

Recuerda que todos los excesos son contraproducentes y más cuando estamos en estado de gestación ya que cualquier alimento tomado en exceso porque pensamos que será algo beneficioso para el bebe produce en realidad el efecto contrario.

Es por ello que queremos responder en Embarazo 10 a la pregunta ¿Es seguro tomar vitamina C durante el embarazo?.

La mejor opción que puedes tener durante el embarazo es la de alimentarte de manera saludable y por ello será bueno ingerir una variedad de frutas y vegetales, y de asegurarte que al menos ingieras una comida rica en vitamina C cada día, como puede ser tomar un buen zumo de naranja, kiwi, pimiento rojo, o fresas.

Pero dependiendo de cómo esté siendo nuestro embarazo, y si estas tomando una vitamina pre natal, es probable que tengas todo lo necesario que necesites de ingesta de vitamina C diaria, así que no hay necesidad de tomar otro suplemento de modo que puede que lo dicho anteriomente no te sirva en tu caso específico, corriendo entonces el riesgo de que te excedas en el consumo de vitamina C y que te afecte de manera negativa en tu embarazo.

Dicho esto, y lo que vamos a explicaros a continuación, tampoco queremos que penséis que no es necesaria la vitamina C durante el embarazo. De hecho ya hemos señalado que se incluye entre algunos de los alimentos más recomendables para el periodo del embarazo y a continuación os desvelaremos cuál es la cantidad recomendable.

Antes, quiero añadir que aquellas mujeres que no tomen vitamina C durante el embarazo, que también se puede denominar ácido ascórbico, pueden llegar a tener  un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia o eclampsia severa (dos trastornos que provocan una elevación de la presión arterial).

Por otro lado, los niveles bajos de vitamina C también se asocian con el síndrome HELLP, que es un trastorno en el que las mujeres embarazadas sufren un aumento en las enzimas hepáticas, bajo recuento de plaquetas, y descomposición de los glóbulos rojos, algo que supone un auténtico peligro para la madre y para el bebé. Y por último cabe añadir que cuando se produce una situación en las que se cree que pueda haber un envenenamiento por plomo, la vitamina C proporciona una cierta protección contra los defectos de nacimiento asociados con el envenenamiento por plomo.

¿Cuál es la cantidad diaria recomendada de vitamina C?

La cantidad diaria recomendada en promedio es de 85 miligramos por persona en la edad de 19 años a más. la cantidad máxima que podrías ingerir sería 2 mil miligramos diario.

En caso de que desees tomar más vitaminas, recuerda que no debes exceder esa cantidad, ya que los efectos secundarios podrían ser contraproducentes y no solamente afectarte a ti, sino también a tu bebé y si se trata de estar preparada para parto y para el bienestar del bebe cuando nazca, al final estaríamos haciendo todo lo contrario, pues lo perjudicaríamos.

¿Cómo puede afectarnos un exceso de Vitamina C durante el embarazo?

PantherMedia 8934594

Ya sea que estemos embarazadas o no, el tomar un exceso de vitamina C puede derivar, entre otros problemas o efectos secundarios, en el riesto de padecer dolor de estómago seguido de diarrea o descomposición. Cuando padecemos esto durante el embarazo corremos además el «peligro» de que con ello nos deshidratemos y esto no es nada recomendable ni para la madre y mucho menos para el feto o el bebé.

Tomar un exceso de vitamina C conlleva una serie de síntomas o efectos que provoca dicho exceso y que en el caso de los adultos se manifiesta como:

  • Náuseas
  • Vomitos
  • Diarrea,
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Sueño perturbado

Al margen de estos síntomas que serían comunes a todos, en el caso de las embarazadas cabe añadir que si padecemos un exceso de ingesta de vitamina C se dice también que se puede producir un riesgo de parto prematuro.

Además, se han dado casos de bebes que han nacido con escorbuto (deficiencia de vitamina C grave) cuando las futuras mamás tomaron suplementos de vitamina C. El exceso de vitamina C en forma de suplementos también puede causar malestar estomacal.

Si deseas poder conocer algo más de las vitaminas que se recomienda tomar en el embarazo, quizás te interese leer este otro post que hemos preparado:

Vitaminas embarazo Natalben Supra

Источник: https://embarazo10.com/es-seguro-tomar-vitamina-c-durante-el-embarazo/

Hierro + fólico ácido + vitamina C

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

El ác. fólico se almacena en forma de 5-metilhidrofolato y luego se convierte en la forma activa tetrahidrofolato de manera dependiente de la vit. B12.

El hierro va en la forma de Gradumet (matriz plástica inerte y porosa la cual está impregnada con sulfato ferroso) de modo que relativamente poca cantidad de hierro se libera en el estómago y por ello la intolerancia gástrica es rara y la respuesta hematológica está en el rango obtenido con el sulfato ferroso como tal.

En el organismo, el hierro se encuentra principalmente como Hb, se almacena en forma de ferritina en hígado, bazo y médula ósea. El ác. ascórbico administrado por vía oral con sulfato ferroso ha demostrado que aumenta la absorción del hierro debido a que el ác. ascórbico evita la oxidación del hierro.

Tto. de las deficiencias de hierro en ads. Prevención o tto. de deficiencias concomitantes de ác. fólico en ads. en Emb. Para la prevención y tto. de deficiencias de hierro cuando hay una deficiencia concomitante en la ingesta o un incremento en sus necesidades.

Posología
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Sulfato ferroso en forma de liberación controlada/ác. Fólico/ác.ascórbico. Oral. Ads.y Emb.:525mg/800mcg/500mg, 1 gragea/día para tto.de la deficiencia de hierro asociado a una deficiencia en la ingestión o el incremento en las necesidades de ác. fólico. Administrar con el estómago vacio.

Contraindicaciones
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Pacientes con anemia perniciosa; hipersensibilidad a los componentes de la fórmula; gastritis; úlcera péptica; en presencia de divertículos intestinales u obstrucción intestinal de cualquier tipo; hemocromatosis; hemosiderosis; en aquellos que reciben transfusiones sanguíneas repetidas; el uso de hierro parenteral.

Advertencias y precauciones
Hierro + fólico ácido + vitamina C

La administración del ác. fólico sólo es una medida terapéutica inadecuada en el tto. de la anemia perniciosa y otras anemias megaloblásticas donde hay deficiencia de vit. B12; rara vez ocurre envenenamiento en los ads., sin embargo puede suceder si los niños ingieren este medicamento; el ác. ascórbico poco tóxico en dosis muy altas puede producir efectos colaterales.

Interacciones
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Trisilicato de magnesio y los antiácidos que contienen carbonatos inhiben la absorción de hierro; el sulfato ferroso puede interferir con la absorción de tetraciclinas, penicilamina, cloramfenicol, cimetidina y quinolonas (ciprofloxacina, norfloxacina, ofloxacina); levodopa cuyos efectos antiparkinsonianos pueden ser revertidos con piridoxina; las tetraciclinas pueden interferir con la absorción de hierro si se dan juntas; cloramfenicol puede retardar la respuesta al tto. con hierro; la absorción de hierro puede ser inhibida con la ingesta de huevos leche y magnesio, por lo que no se deben ingerir preparaciones con hierro 1 h antes y 2 h después de la toma de antiácidos.

Lab: puede interferir con la prueba para buscar sangre oculta (Guaiac) en heces dando falsos positivos al oscurecer las heces. El ác. Ascórbico fuerte agente reductor, puede interferir con pruebas basadas en reacciones de óxido-reducción.

Los estudios en mujeres embarazadas no han mostrado que se aumente el riesgo de anormalidades fetales cuando se administra durante el Emb. Es remoto que aparezca la posibilidad de daño fetal. Como los estudios no pueden descartar la posibilidad de daño se debe usar en el Emb. sólo si está claramente indicado.

Rara vez ocurre envenenamiento en los ads.; sin embargo puede suceder si los niños ingieren este medicamento. El ác. ascórbico poco tóxico en dosis muy altas puede producir efectos colaterales.

Las preparaciones con hierro pueden oscurecer las heces por lo tanto puede interferir con pruebas de detección de sangre oculta (Guaiac) dando falsos positivos.

Lactancia
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Los ác. fólico y ascórbico se excretan en la leche materna.

Reacciones adversas
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Sensibilización alérgica después de la administración oral y parenteral de ác. Fólico; El ác. Ascórbico en dosis grandes puede producir diarrea y otras molestias gastrointestinales; Se han informado casos aislados de reacciones alérgicas que van desde salpullido hasta anafilaxia.

Sobredosificación
Hierro + fólico ácido + vitamina C

Cuando se requiera (por sobrecarga de Fe aguda), se puede utilizar agentes quelantes del Fe.

© Vidal VademecumFuente: El contenido de esta monografía de principio activo según la clasificación ATC, ha sido redactado teniendo en cuenta la información clínica de todos los medicamentos autorizados y comercializados en México clasificados en dicho código ATC. Para conocer con detalle la información autorizada por COFEPRIS para cada medicamento deberá consultar la correspondiente Ficha Técnica autorizada.

Monografías Principio Activo: 01/01/2015

Ver listado de abreviaturas

Источник: https://www.vademecum.es/principios-activos-hierro+%2B+folico+acido+%2B+vitamina+c-b03ae02+p2

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

– Ayudar a la reparación de tejidos de cualquier parte del cuerpo, formando colágeno en el caso de las heridas o subsanando el deterioro en huesos o dientes.

– Es un antioxidante, contribuyendo a prevenir el daño de los radicales libres.

– Fortalecer el sistema inmunitario.

– Durante el embarazo, ayuda al desarrollo cerebral del feto y a desarrollar células fuertes. Además, contribuye a evitar la anemia.
 

¿Qué alimentos son una buena fuente de vitamina C?

La vitamina C está presente sobre todo en las frutas y las verduras. Una excelente fuente son los cítricos: naranjas, mandarinas, limones. También se encuentra en grandes cantidades en los pimientos rojos y verdes, las fresas, las grosellas negras y el brócoli.
 

¿Cuánta vitamina C hay que ingerir en el embarazo?

Las mujeres mayores de 18 años deben ingerir 75 mg al día, pero durante el embarazo, la necesidad diaria se incrementa a 85 mg por día.

Esto es así porque, durante la gestación, los niveles séricos de vitamina C disminuyen progresivamente. La vitamina C atraviesa la placenta por transporte activo y los niveles fetales son 2-4 veces más altos que los maternos.

¿Tiene efectos secundarios el exceso de vitamina C?

Al ser una vitamina hidrosoluble, no se almacena en el organismo, sino que se excreta por la orina cada día lo que no se haya absorbido, por lo que un exceso de vitamina C es muy complicado, ya que habría que consumir más de 1.000 mg para que aparecieran algunos síntomas propios de la toxicidad por vitamina C como son dolor de estómago, diarrea y gases.

Por eso, si tu dieta es elevada en vitamina C no será necesario que consumas complejos vitamínicos con esta vitamina en el embarazo.

Sin embargo, seguro que has notado que la mayoría de suplementos prenatales incluyen vitamina C, lo cual puede que te preocupe, pero, si te fijas, la cantidad de vitamina C no es muy elevada, así que, por muchos alimentos que consumas con vitamina C, es casi imposible que superes los 1.000 mg, así que tranquila.

Según las investigaciones, no se encontraron efectos adversos que requiriesen interrumpir la suplementación con vitamina C. En un ensayo que incluyó a 1.877 participantes, se observó ligero un aumento del riesgo de dolor abdominal en el grupo de tratamiento.

No se observaron diferencias entre los grupos tratados y los de referencia con respecto a otros resultados adversos, a saber: concentraciones elevadas de enzimas hepáticas, acné, debilidad transitoria, erupciones cutáneas, pirosis y náuseas, u otros efectos adversos.

¿Puede ser perjudicial la carencia de vitamina C?

Por el contrario, la carencia de vitamina C sí puede ser muy perjudicial siempre, pero aún más en el embarazo.

En primer lugar, la falta de vitamina C dificulta la absorción del hierro, lo que puede aumentar la posibilidad de anemia, un problema muy habitual en el embarazo.

Además, puede provocar escorbuto, una enfermedad que era muy habitual antes y que provoca el daño en el tejido conectivo y hemorragia capilar, causando cansancio, pérdida de dientes, sangrado gingival, cicatrización deficiente de las heridas, lesiones cutáneas, fiebre e ictericia.

¿Es cierto que la vitamina C puede prevenir la preeclampsia?

Según diversos estudios, la vitamina C, al igual que la vitamina E, ayuda a prevenir el estrés oxidativo y, por lo tanto, se ha postulado que su suplementación en la gestación podría disminuir la incidencia de preeclampsia, Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR) y RPM (ruptura prematura de membranas y, por lo tanto, parto prematuro). Es decir, una ingesta baja de vitamina C puede causar hipertensión con edema de las manos, los pies y la cara (preeclampsia), anemia y un recién nacido pequeño.

De hecho, la dieta mediterránea proporciona gran cantidad de alimentos ricos en vitamina C y E, por eso la incidencia de preeclampsia en EEUU y Gran Bretaña se sitúa en torno al 3-4% mientras que en nuestra población ronda el 1%.

Entonces, ¿debo tomar suplementos de vitamina C en el embarazo? ¿Existen contraindicaciones?

No obstante, la última revisión de Cochrane (estudio) concluye que “no se puede apoyar el suplemento habitual de vitamina C durante la gestación, sólo ni asociado.

Algunos estudios señalan un incremento moderado en el riesgo de parto prematuro en gestantes con suplementos y el exceso podría provocar en el recién nacido un escorbuto “de rebote”. En los estudios que se incluyeron en esta revisión, la dosis diaria más frecuente de vitamina C fue 1.000 mg y se utilizó en 15 estudios.

Los resultados indicaron que la administración habitual de suplementos de vitamina C durante el embarazo solos o en combinación con otros suplementos (principalmente vitamina E) no mejoró los resultados de las embarazadas y los recién nacidos.

Sí que se comprobó una reducción relativa del 36% de desprendimiento placentario en las embarazadas que recibieron suplementos de vitamina C (ocho estudios, más de 15.700 mujeres), pero no está claro si este resultado se debió a la vitamina C o a otro agente, como la vitamina E.

Por lo tanto, se necesitan estudios de investigación adicionales para examinar la función de la vitamina C para reducir el desprendimiento placentario y el desarrollo de RPM. La continuación del seguimiento de las mujeres y los niños incluidos en los ensayos permitirá conocer mejor los posibles efectos a largo plazo de la administración de suplementos de vitamina C durante el embarazo.

En resumen, tomar suplementos de vitamina C durante el embarazo no ayuda a prevenir los problemas en el embarazo que incluyen el mortinato, la muerte del recién nacido, el parto prematuro, la preeclampsia o los recién nacidos con bajo peso al nacer, al menos según los autores de esta revisión Cochrane, aunque hacen falta más estudios ya que sí se ha comprobado cierta relación entre una reducción de la preeclampsia, la ruptura prematura de membranas y el CIR, pero hay que asegurarse si es por la ingesta de vitamina C o no.

Lo que sabemos seguro es que el ácido ascórbico previene la anemia y mejora el desarrollo del feto, por lo  que debe formar parte de tu dieta habitual, ingiriendo al menos 85 mg al día durante la gestación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/contraindicaciones-de-la-vitamina-c-en-el-embarazo-11372

Megadosis de Vitamina C

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

«Solo vive el que sabe” así de claro lo afirmaba Baltasar Gracián. Nos encontramos que lamentablemente el hombre no produce vitamina C.

Sin embargo, todos los animales producen diariamente entre 3 y 11 gramos de la misma, es decir una cantidad 80 veces mayor que la dosis diaria establecida para los seres humanos.

Lástima que no la “fabrique” el ser humano, ya que carece de la enzima l-gulonolactona oxidasa que es capaz de catalizar la conversión de la glucosa en vitamina C. Y esto es debido a que el gen para esta enzima es defectuoso.

Por el contrario, el verdadero paradigma es el cerdo que sintetiza 10 gramos diarios y por ello puede meter el hocico en todo, sin infectarse, ya que la vitamina C mejora el sistema inmunológico. Parafraseando a Cicerón, “no basta con alcanzar la sabiduría, es necesario saber utilizarla”.

Aumentar las defensas: la armada invencible

La vitamina C aumenta la resistencia a la infección mediante una serie de efectos cuyo mecanismo de acción no está del todo dilucidado: aumenta la actividad inmunológica de los linfocitos, aumenta la producción de interferón y aumenta la integridad de las membranas mucosas.

De hecho, los animales que viven en contacto con las basuras, tomando aguas contaminadas y alimentos en descomposición, tienen una menor tasa de enfermedades que el ser humano porque tienen la protección que necesitan, ya que sus organismos producen vitamina C frente a condiciones de estrés como medio de detoxificación.

Sin embargo, como diría Isaac Newton, «lo que sabes es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano.»

Funciones y propiedades

A John Lenon siempre lo tengo presente y recuerdo que decía que “la vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en seguir haciendo otros planes”. A pesar de todo es necesario saber que es una vitamina hidrosoluble, y su exceso es fácilmente eliminado en la orina.

Las dos principales funciones de la vitamina C son actuar como antioxidante y como cofactor de enzimas. También llamado ácido ascórbico, tiene propiedades de oxidación-reducción. De hecho, actúa como cofactor esencial en al menos 8 reacciones enzimáticas, como por ejemplo en la biosíntesis del colágeno, carnitina y catecolaminas.

Tres de ellas están implicadas en las hidroxilaciones de la lisina/prolina, dos en la biosíntesis de la carnitina, dos en la síntesis de hormonas y una en el metabolismo de la tirosina.

De todas estas, la mejor estudiada es la hidroxilación de la prolina para formar la hidroxiprolina necesaria para la síntesis de colágeno, la proteína más importante en los tejidos de sostén (cartílagos, matriz ósea, ligamentos, piel, tendones, etc.).

La alteración de esta función, en la que la vitamina C mantiene el hierro en un estado reducido (Fe++) se manifiesta por una serie de síntomas que van desde la dificultad para cicatrizar o reparar fracturas, hasta hemorragias en la piel y lesiones en las encías. En definitiva, como diría Jorge de Santayana, “la vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla”.

Asimismo, el ácido ascórbico participa en la síntesis de dos de las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales.

Por otra parte, el ácido ascórbico puede reaccionar fácilmente con radicales libres actuando como antioxidante y pasando el mismo a ser un radical ascorbilo que rápidamente se descompone para producir ácido ascórbico y ácido dehidroascórbido.

Mediante estas reacciones, la vitamina C captura radicales libres potencialmente tóxicos como los radicales superóxido o hidroxilos y regenera el tocoferol a partir de los radicales tocoferilo, pero como diría Voltaire “la dicha no es más que un sueño, y el dolor, la realidad”.

En 1941, el cardiólogo canadiense J. C. Patterson constató que más del 80% de sus pacientes con enfermedad coronaria tenía bajos niveles sanguíneos de vitamina C.  Asimismo, el Dr. G. C. Willis, en 1955, demostró que la suplementación con vitamina C reduce los depósitos arteriales de placa.

También Cameron y Douglas, demostraron que el incremento de Vitamina C estimula las células normales a producir cantidades aumentadas de un “inhibidor de la hialuronidasa”, que impide la destrucción de la matriz extracelular. Además Huges demostró que la Vitamina C es un cofactor esencial para la formación de carnitina.

Por este motivo, siempre que tengo delante a un paciente recuerdo lo que decía Alejandro Dumas “los peligros desconocidos son los que inspiran más temor”.

Beneficios

Parafraseando a Jules de Gaultier “en el punto donde se detiene la ciencia empieza la imaginación”. Pero sí hay evidencias de sus beneficios:

  • Acelera el proceso de curación de heridas, lesiones y quemaduras.
  • Tiene un papel esencial en la formación de colágeno.
  • Refuerza el sistema inmune.
  • Evita el envejecimiento prematuro.
  • Contribuye a prevenir la arterioesclerosis.
  • Ayuda en los movimientos articulares.
  • Mejora el estado de la piel y protege el tejido conectivo.

Efectos adversos minimizables.

Como decía Tito Livio “el miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son”, pero los únicos efectos adversos que se pueden producir después de dosis altas de vitamina C son diarrea y molestias gastrointestinales, que se pueden evitar subiendo progresivamente las dosis.

Por otro lado, y aunque teóricamente las dosis masivas de vitamina C podrían ocasionar cálculos renales, los estudios clínicos realizados solo han demostrado una ligera oxaluria en los pacientes tratados con dosis elevadas de ácido ascórbico.

Sin embargo, se recomienda prudencia en los casos en que haya historia de cálculos renales, y también está contraindicada en embarazadas. Asimismo, el exceso de ácido ascórbico eliminado en la orina puede falsear los resultados de la glucosa, dando falsos positivos.

El arte de la medicina se basa en seleccionar bien al paciente. Y como diría Nietzsche “lo que no te mata te hace más fuerte”.

Influencia del stress

La producción de esta vitamina en los organismos está relacionada con el nivel de estrés. Desde el punto de vista bioquímico uno de los componentes fundamentales del estrés es el estado de oxidoreducción alterado en los tejidos. Casi toda enfermedad cursa con esta alteración.

Mientras en situaciones de calma el hombre no produce nada, un ratón fabrica de 2 – 4 gramos diarios de ácido ascórbico y en condiciones de stress llega a producir hasta 15 gramos diarios, y esto es una de las grandes diferencias entre nosotros y los ratones, y como diría Sócrates, “el grado sumo del saber es el contemplar el por qué”. La excreción urinaria de ascorbato disminuye en gran medida bajo estrés a menos que la vitamina C se provea en grandes cantidades, y como diría Einstein “es de gran alivio conocer las propias limitaciones”.

El premio Nobel entusiasta de las dosis masivas: Linus Pauling

En este sentido me fascinan todos los estudios realizados por Linus Pauling, premio Nobel de Química (1954) y premio Nobel de la Paz (1962), que ha constatado los siguientes hechos:

  • Más del 80 % de los pacientes con enfermedad coronaria tienen deficiencia de vitamina C.
  • La suplementación de vitamina C reduce los depósitos de placa en las arterias.
  • Los animales que producen vitamina C no sufren enfermedad coronaria.
  • El cerdo de Guinea que no produce vitamina C, sufre el mismo tipo de lesiones vasculares que causa el infarto en los humanos.
  • Una deficiencia severa de vitamina C ha sido conocida durante siglos como escorbuto, una enfermedad con graves consecuencias.
  • En 1970 Linus Pauling publicó su primer libro sobre la vitamina C, y esto motivó, en esos años, que el consumo de esta vitamina en los Estados Unidos se incrementará en un 300%. La mortalidad por enfermedad cardíaca disminuyó un 30% solamente en este país. No se ha documentado otro cambio sustancial en la dieta de los norteamericanos que justifique este hecho.
  • En 1989, Linus Pauling y Mathias Rath descubrieron que las megadosis de vitamina C previenen el depósito de lipoproteína A en las paredes arteriales.

En este sentido, Linus Pauling revisó la literatura sobre la vitamina C y emprendió la cruzada para divulgar sus beneficios en la práctica clínica.

Pero la idea que promovió Linus Pauling de elevar la dosis de vitamina C de forma prolongada para prevenir varias enfermedades, así como su posible papel en la prevención de la arteriosclerosis, siempre fueron causa de controversia.

Sin embargo, científicos de Linus Pauling Institute, dependiente de la Universidad Estatal de Oregón, siguen realizando numerosas investigaciones para encontrar evidencias científicas, y como decía  Louis Pasteur, “Si no conozco una cosa, la investigaré”.

Alimentos ricos en Vitamina C: dosis mínimas esenciales

Lo recomendable es ingerir al menos 60 mg de vitamina C.

Para ello, la podemos encontrar en gran cantidad de frutas como fresas, grosellas, frambuesas, moras, arándanos, cítricos (naranja, limón, pomelo), kiwi, papaya o tomate.

También está presente en verduras y hortalizas como pimiento, col, col de Bruselas, nabo, rábano, patatas o perejil crudo. Y como decía Leonardo Da Vinci, “la sabiduría es hija de la experiencia”.

Si en tus desayunos sustituyes las grasas trans de la bollería industrial por frutas, verduras y hortalizas con alto contenido en vitamina C, observarás como cambia tu energía, mejora tu vitalidad y se refuerza tu memoria.

Por estas razones cuando se usa en las dosis adecuadas esta vitamina altera notablemente el curso de muchas enfermedades, y si lo que pretendes es vivir más y mejor aplica el pensamiento de Marilyn Monroe: “la vida es corta… sonríele a quien llora, ignora a quien te critica y sé feliz con quien te importa”.

Uso oral

Lo ideal es consumir la vitamina C liposomal. La protección de los liposomas que envuelven la molécula de vitamina C ayuda a atravesar la barrera intestinal y, de esta manera, el cuerpo puede absorber dosis más altas.

En una palabra, la vitamina C liposomal es un 241% más asimilada y, por lo tanto, más potente que la vitamina C clásica.

Se puede aumentar progresivamente la  dosis para evitar posibles efectos adversos, pero recuerda siempre a Marcel Proust que decía que “nuestro corazón tiene la edad de aquellos que ama”.

Uso endovenoso

Muchos grandes investigadores han señalado el beneficio del uso endovenoso en altas dosis, y el doctor Fred Klenner ha sido el pionero.

De hecho, descubrió que las infecciones virales agudas podrían curarse con ácido ascórbico intravenoso en dosis masivas; se puede oscilar entre 50-100 gramos.

Irwin Stone destacó el potencial de la vitamina C en el tratamiento de muchas enfermedades crónicas, la incapacidad de humanos para sintetizar el ascorbato y el estado resultante de la hipoascorbemia.

Personalmente, las he experimentado y son una verdadera explosión de vitalidad. Llegados a este punto, me viene a la memoria la genialidad de Jean-Jacques Rousseau que decía “el hombre que más ha vivido no es aquel que más años ha cumplido, sino aquel que más ha experimentado la vida”.

Uso vía tópica

La vitamina C es considerada un antioxidante poderoso, protector de la fase acuosa de la piel.

Su absorción sistémica asegura niveles muy bajos en la piel, por lo que su uso por vía tópica representa una vía de llegada más directa y eficaz para ejercer su acción.

La vitamina C tópica tiene los siguientes efectos a nivel de la piel: estimulación de la síntesis de colágeno, prevención de inmunosupresión por radiación ultravioleta, prevención del fotodaño y del fotoenvejecimiento, actuando como coadyuvante de los filtros solares. Ejerce su acción principalmente como captador de especies reactivas de oxígenos producidas por la luz ultravioleta y contaminantes ambientales, pero como decía Leon Tolstoi “envejecer es lo más inesperado de todo lo que le sucede al hombre”.

El arte de vivir

Todavía recuerdo a un buen amigo, Pipe Bayó, que falleció con 83 años, que tomaba 10 gramos diarios y todos los miércoles del año iba a una escuela de Rock&Roll, era un entusiasta de la vida y vivió pletórico de energía, hasta su último día. Precisamente nos unía una vieja amistad y una gran admiración por el Nobel Linus Pauling, que fue el que le prescribió la dosis de Vitamina C. Pero como diría Kant “la felicidad no brota de la razón sino de la imaginación”.

Manuel de la Peña, M.D., Ph.D.

vitamina c dosis ácido abscórbico

Источник: https://institutoeuropeo.es/articulos/blog/megadosis-de-vitamina-c/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: