Crema de calabacines

Crema de calabacín, la receta perfecta ¡caliente o fría!

Crema de calabacines

¡Hoy para comer crema de calabacín!… Creo que era, y sigue siendo, una de mis recetas favoritas en cuestión de cuchara, y probablemente también lo es de muchos niños, porque la suave textura y sabor de la crema de calabacín agrada a la mayoría de los paladares infantiles.

En otra ocasión os explicamos cómo preparar un puré de calabacín, y en este caso vamos a dejaros la receta de la crema de calabacín, ¿cuál es la diferencia?… Básicamente la principal diferencia entre purés y cremas es que éstas últimas utilizan nata o crema de leche en su preparación, lo que les da una apariencia más «cremosa»… Aunque aquí no los añadimos, si queréis podéis incorporar o sustituir la nata por quesitos, lo que también le confiere un agradable sabor y textura.

El calabacín se encuentra todo el año en el mercado, pero es una verdura de verano; por ello su mejor época, cuando encontramos calabacines más sabrosos, es entre julio y septiembre.

Es por esta razón que os sugerimos probar la crema fría de calabacín… ¡la misma receta nos vale en invierno y en verano!
El calabacín es una hortaliza que debemos incorporar a nuestra dieta por sus valores nutricionales:  su componente principal es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Teniendo en cuenta que además aporta algo de fibra, es un alimento de bajo aporte calórico, perfecto para personas que siguen una dieta hipocalórica. Además tiene una discreta cantidad de ácido fólicovitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6 en cantidades menores. Así que ya sabéis, ¡no os perdáis esta crema de calabacín!

Prestad atención porque os dejamos la receta de crema de calabacín  también con Thermomix, y una versión light

Ingredientes para la crema de calabacín

  • 4 calabacines medianos
  • 1 patata
  • una cebolla
  • 1 pastilla de caldo de verdura
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 100 ml de nata
  • Nuez moscada
  • Perejil

Preparación de la crema de calabacín

Primero, lavamos bien y cortamos los calabacines en rodajas. Podemos pelarlos antes o no, va en gustos, si dejamos la piel la crema tendrá un color más verde y en la piel se concentran gran parte de las vitaminas del calabacín, aunque puede darle un gusto algo más amargo.

Pelamos y cortamos en trozos también la patata, y picamos la cebolla. Ponemos todo a rehogar en una cazuela con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego bajo, le añadimos el caldo de verdura hasta cubrirlo todo y lo dejamos cocer durante otros 20 minutos. Le añadimos la nata, la sal y una pizca de nuez moscada si nos gusta.

Cuando haya vuelto a hervir, lo dejamos enfriar un poco antes de pasarlo todo por la batidora, retirando un poco del caldo de cocción para que quede consistente. Luego lo batimos hasta que quede bien cremosa. Comprobamos el punto de sal y lo servimos.

Para adornarla y darle un toque final, podemos espolvorear un poco de perejil fresco picado, unos picatostes de pan y un poco de nuez moscada. También tened en cuenta que podemos servir una crema fría de calabacín o caliente, así que es un plato ideal tanto para el invierno como para el verano.

Ingredientes

  • 2 calabacines grandes
  • 1 patata
  • 1 puerro
  • 30g aceite de oliva virgen extra
  • 500g caldo de verduras
  • Sal
  • 4 quesitos
  • Pimienta

Cómo hacer la crema de calabacín con Thermomix

Pelamos los calabacines (o no), los lavamos y troceamos en trozos pequeños, hacemos lo mismo con el puerro. Añadimos dentro del vaso el calabacín y el puerro junto con el aceite, 10 minutos, varoma, velocidad 2 (no pongáis el cubilete).

Luego incorporamos la patata, el caldo de verduras y la sal, 20 minutos, varoma, velocidad cuchara.

Después de transcurrido el tiempo, añadimos los quesitos, 2 minutos, velocidad progresiva 5-10.

Servimos fría o caliente.

Ingredientes de la crema de calabacín light

  • 2 calabacines grandes
  • 1 puerro
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 500g caldo de verduras (mejor casero)
  • Sal
  • 2 cucharadas de leche descremada
  • Pimienta

Crema de calabacín light paso a paso

Primero, lavamos bien y cortamos los calabacines en rodajas. Picamos el puerro. Ponemos todo a rehogar en una cazuela con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego bajo, le añadimos el caldo de verdura hasta cubrirlo todo y lo dejamos cocer durante otros 20 minutos. Le añadimos la leche, la sal y una pizca de nuez moscada si nos gusta.

Cuando haya vuelto a hervir, lo dejamos enfriar un poco antes de pasarlo todo por la batidora, retirando un poco del caldo de cocción para que quede consistente. Luego lo batimos hasta que quede bien cremosa. Comprobamos el punto de sal y lo servimos.

LOS TRUCOS DE LA CREMA DE CALABACÍN PERFECTA

  • Cómo escoger los calabacines: busca los calabacines firmes al tacto, compactos, sin manchas en la piel. Además son preferibles los pequeños o medianos a los grandes, ya que estos últimos suelen tener muchas pepitas y una carne menos tierna. Es mejor no almacenar por muchos días los calabacines; a medida que van madurando van adquiriendo un sabor algo más amargo.
  • ¿Con o sin piel? Hay que tener en cuenta que la piel conserva la mayor parte de nutrientes, por lo que lo ideal sería conservarla. Pero si tenéis niños «verdefóbicos», o no contáis con una batidora potente, podéis quitarla para que no se vean los trocitos de piel.
  • Puedes reemplazar el caldo de verduras con caldo de pollo, le dará un gustillo espectacular.
  • La crema de calabacín puede servirse caliente o fría, ¡es deliciosa en ambos modos!
  • Sírvela con unos dados de pan tostado por encima, o con perejil picado. También puedes agregar virutas de jamón serrano o picatostes.

¿Qué os parece? ¡Que aproveche!

Источник: https://www.pequerecetas.com/receta/crema-calabacin/

Receta de crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos

Crema de calabacines

Las cremas de verduras son una forma fácil y sabrosa de comer verduras. Constituyen un plato muy ligero y se prestan a infinidad de variaciones y matices gracias a que podemos realizar mezclas de verduras muy interesantes y combinarlas con especias, quesos, hierbas, «tropezones» crujientes…

Esta receta de crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos es una de esas cremas que me encanta preparar en casa de forma habitual, de hecho es de mis cremas preferidas.

Súper sabrosa y resultona, tiene una textura muy cremosa gracias a la patata y el sabor de la verdura se ve acentuado con la incorporación de un chorrito de vino blanco.

¿Qué más se puede pedir? Pues si, además es muy fácil y rápida de preparar y se puede congelar sin problemas.

Añadir quesitos es opcional. Le aportan una cremosidad cercana a cuando añades nata, que también es una opción. A nosotros nos gusta prepararla sin quesitos, está ya deliciosa de por sí, pero te enseño en la receta cuando y cómo incluirlos.

Si te gustan las cremas, no te pierdas nuestra sección de sopas y cremas, donde encontrarás nuestra crema de calabaza y zanahoria, saludable y deliciosa, la riquísima crema de zanahoria, muy fácil y cremosa, además de la crema de verduras casera, perfecta para aprovechar las verduras que han madurado en la nevera y quieres gastar. También está riquísima la famosa vichyssoise al igual que su variante en caliente, la crema de puerros. Además te va a encantar la clásica crema de calabacín y puerros, la crema de brócoli con ajos tiernos y patata o la crema de champiñones con (o sin) nata, y si quieres innovar no tienes más que preparar la crema de colinabo con brocheta de almejas y anchoas. También sienta fenomenal esta sopa de verduras casera, saludable y reconfortante.

Y si buscas un puré de verduras, seguro que te encanta este puré de calabaza o el puré de calabacín y puerros con queso al igual que el aromático puré de zanahoria y jengibre. Y ya que estamos con los purés, no te pierdas el clásico entre los clásicos, el puré de patatas casero, ¡qué sencilla delicia!

Ingredientes para hacer la crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos (4 personas):

  • 2 calabacines de tamaño grande.
  • 2 puerros.
  • 2 patatas medianas.
  • 50 ml de vino blanco.
  • Agua, un vaso de 200 ml por persona.
  • 2 quesitos (opcional).
  • Picatostes o pan tostado para decorar y acompañar.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación, cómo hacer crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos:

  1. Corta el tallo verde y las raíces de los puerros, quítales la capa más externa y córtalos en rodajas finitas. La parte verde puedes reservarla para preparar un caldo casero.
  2. Lava las patatas un poco si tienen mucha tierra y pélalas. Córtalas en cuartos y después en rodajas finas.
  3. En una olla que tenga tapadera pon un poco de aceite y sal y echa el puerro. Deja que se cocine a fuego medio removiendo de vez en cuando durante unos 5 minutos sin dejar que se dore. Si se pegan o doran las verduras, baja la temperatura del fuego y échales un poquito de agua.
  4. Añade la patata a la olla, revuelve bien con el puerro y cocina durante 5 minutos.
  5. Mientras, lava los calabacines y córtalos en cubitos. Agrégalos a la olla y cocina todo durante otros 5 minutos más, removiendo de vez en cuando.
  6. Sube el fuego para que esté alto e incorpora el vino blanco y deja que se evapore el alcohol, tardará unos 2-3 minutos.
  7. Añade un poco de sal y el agua, en este caso 3-4 vasos aunque esto depende de cómo te guste de textura, más o menos líquida, así que puedes echar 3 y, al final del proceso, decidir si le falta agua o no.

    Yo lo que suelo hacer es cubrir justitas las verduras con agua, incluso que sobresalgan un poco, y la textura final es cremosa pero no densa.

  8. Deja que se cocine todo junto y con la olla tapada a fuego medio durante 15-20 minutos, removiendo de vez en cuando. Aparta la olla del fuego cuando compruebes, al pinchar las verduras y la patata, que están tiernas.

    Cocemos la crema de calabacín

  9. Ahora toca triturar la crema. Para ello puedes directamente introducir una batidora de mano en la olla (con cuidado de que no salpique) o bien triturarla con un batidor de vaso (es lo que yo suelo hacer) o un robot. Retira la olla del fuego y tritura la crema.
  10. Si quieres añadir quesitos, es en este momento cuando se añaden y así los trituras junto con la crema.
  11. Tritura bien para que quede cremosa, pruébala y rectifícala de sal. También puedes agregarle más agua si la textura te parece demasiado densa, esto ya va en gustos.

    Trituramos la crema de calabacín

Sirve y degusta:

Puedes tomar esta crema caliente, tibia o incluso fría cuando aprieta el calor. A nosotros nos gusta tomarla sobre todo caliente o tibia, ya sea recién hecha o incluso del día anterior, sigue estando riquísima.

Si te sobra puedes guardarla en un recipiente cerrado en la nevera 2-3 días sin problemas y también se puede congelar ya que la cantidad de patata que lleva no es mucha y no da problemas con la textura.

Sirve la crema en los platos de los comensales y decórala a tu gusto.

A nosotros nos encanta poner unos picatostes en el centro, espolvorear pimienta negra recién molida y echar un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima, pero también puedes ponerle queso rallado, frutos secos, especias y hierbas… De cualquier forma siempre está de auténtico… ¡escándalo!

Crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos

Variantes de la receta de crema de calabacín y puerros con (o sin) quesitos:

Incluye otras verduras para darle un toque distinto: zanahoria, cebolla, calabaza, alubias verdes, alcachofas, champiñones… Existen un montón de combinaciones increíblemente ricas, ¡anímate a inventar!

Prueba a aromatizarla con especias o aliños y dale un toque internacional. El comino y el pimentón le van fenomenal, el curry le aporta un toque exótico delicioso y si pruebas a añadir un par de cucharadas de salsa de soja le dará un puntito asiático muy rico.

Consejos:

Procura que en ningún momento se doren lo más mínimo o se quemen las verduras.

Si eso te ocurre puedes optar por una solución de emergencia: añadir un poco de agua para que se sigan cocinando pero no quemando, y por supuesto bajar la temperatura del fuego para que no vuelva a ocurrir. Los trozos quemados le aportan un amargor muy desagradable al resultado final.

Además de quesitos, puedes incorporar 50 ml de nata o incluso de leche evaporada (con menos grasa que la nata). El resultado será aún más cremoso aunque te animo a que la pruebes antes de agregar cualquiera de estos elementos, comprobarás que ya está de auténtico… ¡escándalo!

Источник: https://www.recetasdeescandalo.com/receta-de-crema-de-calabacin-y-puerros-con-o-sin-quesitos/

Crema de calabacín

Crema de calabacines

  • 600 gr. de calabacín
  • 1 cebolla mediana
  • 1 patata mediana
  • 100 ml de nata (podéis sustituirla por leche, incluso por leche de soja)
  • 250 ml de caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Cómo preparar crema de calabacín. Si hay una hortaliza todo terreno es el calabacín, ya que podemos encontrarlos todo el año en los mercados, y podemos usarlo para infinidad de recetas.

El calabacín nos vale para los sofritos, para guarnición, para ensaladas y como en el caso de esta receta, con él hacemos deliciosas cremas.

Esta receta de verdura también se adapta a todas las épocas del año, ya que podemos disfrutarla en la mesa fría o caliente, según nos apetezca. Hay casi tantas variantes de ella como cocineros.

Se puede hacer con o sin cebolla, añadirle o no algo de patata; y luego en la parte final, puede llevar nata o quesitos en su lugar.

La que yo he preparado digamos que es la más típica y tradicional, la que yo conozco de casa y siempre nos ha gustado de esta manera. El resultado es una crema suave y ligera, que podemos acompañar de picatostes de pan crujientes o jamón salteado. De todas maneras, como os he dicho, podéis darle el toque personal que más os guste.

Es una opción más para comer sano en casa, podéis optar también por una deliciosa crema de zanahoria o esta crema de calabacín y puerro. Calentitas, saludables y muy fáciles de preparar.

Preparación de las verduras para la crema de calabacín

  1. Comenzamos por pelar la cebolla y picarla en juliana. Lavamos la patata, la pelamos y la cortamos en dados. En una cazuela con una lámina de aceite de oliva virgen extra. Las sofreímos durante 5 minutos a fuego medio. Salamos al gusto.
  2. Para facilitar su manejo, cortamos los calabacines en varios trozos. Con un cuchillo bien afilado vamos quitando la piel, y luego los picamos en dados pequeños.
  3. Los añadimos a la cazuela.

    Con la piel restante, vamos a picar un poco de ella bien fina y también la echamos junto al resto de ingredientes. De esta manera le daremos un toque de color al resultado final.

  4. Mezclamos y seguimos cocinando unos 5 minutos a fuego medio, así irán ablandando las hortalizas.

  5. Salamos ligeramente de nuevo. Vertemos ahora el caldo de verduras o en su defecto, si no tenéis caldo, agua caliente, de modo que cubra todas las verduras.

Cocción y presentación final de la crema de calabacín

  1. Cocemos 20 minutos a fuego medio, tapando la cazuela, de manera que esté siempre hirviendo suavemente, con pequeños borbotones.
  2. Pasado el tiempo, vamos a darle el toque de gracia al plato.

    Retiramos del fuego,  añadimos la nata (si la queréis más liviana emplead leche entera, y si hay intolerantes a la lactosa en casa, son leche de soja) y mezclamos bien.

  3. Con el calor que tiene la olla llegará para que se cocine suavemente.

  4. Trituramos con la batidora y vamos comprobando el punto de la crema.
  5. Queremos que quede ligera, no como un puré. Si nos ha quedado espesa, podemos añadir un poco más de caldo hasta conseguir la textura deseada.
  6. Y con estos sencillos pasos ya estaría lista la crema de calabacín.

    Probamos y rectificamos de sal si es el caso.

  7. Para decorar le he añadido un poco de perejil fresco picado, aunque también le irían genial unos dados de pan tostado.

Consejos para una crema de calabacín de rechupete

  • Cuando vayamos a los calabacines, os recomiendo que escojáis ejemplares que sean firmes al tacto. Compactos, sin golpes o manchas, y que se aprecie que son pesados en relación a su tamaño.
  • Esto nos indica que están en buen estado en su interior. Es preferible llevarse los de tamaño pequeño o mediano, porque los que son grandes tienen más pepitas y su carne menos tierna. Una vez en casa, se conservará perfectamente en la nevera durante unas 2 semanas.
  • Con esta receta no podéis quejaros de no poder comer sano, la preparáis en un periquete y os ayudará para llevar una dieta sana y saludable.
  • También se adapta muy bien para llevar de picnic en cualquier fecha del año, una crema calentita para tomar como primero en el invierno,  o en “tupper” al trabajo. ¡Una crema de rechupete!
  • Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Piensa en Pixels S.L como titular de Recetasderechupete.com, usará los datos que proporciones en este formulario únicamente para enviarte las actualizaciones del blog. Tratamos tus datos con respeto. Para más información consulta la Política de privacidad.

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento y desuscribirte haciendo clic en el pie de cualquier email que recibas de esta web, o contactando a hola@piensaenpixels.com. Recetas de rechupete usa Mailchimp como plataforma en envío de emails. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Al enviar este formulario apruebas que tus datos sean transferidos a MailChimp para procesarlos de acuerdo a su Política de Privacidad.

Recibe un email semanal con las nuevas recetas de rechupete.

Suscríbete

Источник: https://www.recetasderechupete.com/crema-de-calabacin/12152/

Crema de Calabacín

Crema de calabacines

En el caso del calabacín, es una hortaliza de gran sabor, que podemos comer tanto cruda como cocida, y que por su alto contenido en agua y fibra es perfecta para ayudarnos a guardar la línea.

Las verduras servidas como una sopa o crema hacen que sean mucho más fáciles de comer, y así se benefician de un plato saludable, nutritivo y sabroso. Además, una de las grandes ventajas de las cremas sopas es que las podemos tomar tanto frías como calientes, por lo que pueden ser sin problema primer plato durante todo el año.

A la hora de preparar las recetas de cremas lo mejor es optar por hortalizas de temporada, ya que estaremos aprovechando su mejor momento y sus beneficios.

Una buena muestra es la receta que te invitamos a preparar hoy: crema de calabacín. Un plato riquísimo que reconforta en los días más fríos y en los más cálidos sirve para refrescarnos.

Pero si queréis dar un toque diferente de la clásica receta de crema de calabacín podéis preparar una crema de calabacín al Roquefort o la crema de verduras. 

¡Perfectas para esos días en los que te apetece comer algo ligero!

Cómo hacer crema de calabacín

Lava bien los calabacines y trocea el calabacín, la cebolla, el puerro y la patata en dados. Calienta el aceite de oliva virgen extra en una cacerola y rehoga la cebolla picada y el puerro.

Añade la patata y los calabacines y rehoga durante 5 minutos más, hasta que el calabacín tome un poco de color.

Añade un vaso de agua y una pastilla de Avecrem para que te quede súper sabrosas y déjalo cocer durante unos 20 minutos.

Retira del fuego y tritura con la batidora hasta que quede una textura cremosa. Finalmente, vierte la crema de leche y mezcla suavemente. Sazonando con pimienta.

Las propiedades del calabacín

El calabacín o zucchini o zapallito pertenece a la familia de las calabazas pequeñas, en términos gastronómicos se  le considera como un vegetal, pero al igual que el tomate, botánicamente es una fruta, está compuesto de un 95% de agua. 

Su nombre científico es Cucurbita pepo y es originaria de Centro América y sur de Estados Unidos, que junto con otras especies emparentadas forman un grupo de especies de calabazas cuyas variedades cultivadas, de las que se cosecha su fruto maduro o inmaduro, poseen usos culinarios indistinguibles.

Este alimento no tiene ningún contenido calórico.

En estudios realizados con este producto, se ha demostrado que 100 gramos, de calabacín sólo aportan 15 gramos, de calorías, pero en cambio contiene una muy buena cantidad de minerales y oligoelementos, también contiene el fósforo, el potasio, el magnesio y el calcio. ¡Este sí que es un súper food! Crudo o al vapor es la mejor manera de aprovechar todos los beneficios y las propiedades del calabacín. No se recomienda guardarlo más de cinco días.

¿En que nos beneficia el calabacín?

Para poder obtener todos sus beneficios, el calabacín debe ser cocido al vapor; también se puede comer crudo. Entre los beneficios más importantes del calabacín encontramos que este producto alimenticio contiene todo lo necesario para proteger el sistema cardiovascular.

Por su alto contenido en vitamina C es un gran antioxidante, combate las inflamaciones, controla los problemas de asma y beneficia la visión. El calabacín además posee una muy buena cantidad de vitaminas excelentes para la buena salud y apariencia de la piel.

También se debe tener en cuenta que no se debe pelar.  Contiene pocas calorías, está compuesto en su mayoría por agua, ideal para adelgazar.

 Hay que aclarar que estos aportes los podemos obtener cuando el vegetal está en su punto óptimo de madurez; la pectina que este vegetal contiene la hace muy suave a la hora de cocerla cuando todavía no está bien madura; en cambio si ya está bien madura su contenido de fibra es mayor, por esta razón contiene mucha celulosa. Ayuda a mantener los huesos saludables debido al alto contenido en magnesio y fósforo. Protege las células, previene el cáncer de colon y fortalece el sistema cardiovascular. 

Además por el contenido tan alto en fibra este producto es muy bien recomendado para tratar los problemas de digestivos. Esta verdura es rica en fibras, ya que contiene entre 0,5 gramos y 1,5 gramos en los mismos 100 gramos. Evita la retención de líquidos y fortalece el sistema nervioso.

¿Qué otros beneficios tiene?

El calabacín es una verdura ideal para las personas que desean adelgazar, esto se debe al contenido abundante de fibra y sus escasas calorías, de modo que si comes este vegetal de manera abundante no tienes el riesgo de engordar, pero si debes estar seguro de que si lo consumes con bastante frecuencia y acompañado de algún tipo de ejercicio físico podrá ayudarte a adelgazar.

El calabacín amarillo se come crudo y es verdaderamente delicioso acompañado con un poco de zumo de limón. De esa manera podemos obtener todos los beneficios dietéticos.
El calabacín se debe comer fresco y es recomendable no guardarlo más de cinco días en el refrigerador, pues se corre el riesgo de que se pierdan todos sus aportes benéficos.

Muchos expertos cocineros coinciden en que esta deliciosa verdura se debe comer cuando todavía está muy joven y se debe preparar estando bien fresca, además su preparación hace posible realizar muchas variedades de platos permitiendo diferentes combinaciones, pues es uno de los vegetales que se puede adicionar a diferentes preparaciones aportando a cada uno un sabor muy especial.

No puedes olvidar que para una sana alimentación siempre debemos incluir en nuestros platos diarios abundantes vegetales, entre los cuales no puede faltar el calabacín, ya que conocemos todos los beneficios que puede aportar a nuestro organismo y que además se presta para preparar una gran variedad de deliciosos platos.

Источник: https://www.gallinablanca.es/receta/crema-de-calabacin/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: