¿Cuál es el tipo de temperamento que tiene tu bebé?

Cómo cuidar a tu bebé según su temperamento

¿Cuál es el tipo de temperamento que tiene tu bebé?
4 minutos

Los padres primerizos pueden enfrentar numerosas dudas respecto al cuidado de su pequeño. Pero haber tenido hijos con anterioridad no garantiza conocer todas las respuestas, ya que cada niño es un mundo y presenta diferentes necesidades. Por ello, en las siguientes líneas vamos a explicarte la importancia de cuidar a tu bebé según su temperamento.

Quienes hayan sido madres más de una vez podrán fácilmente ratificar las enormes diferencias que pueden presentarse incluso entre hermanos. Lo que con un niño es muy efectivo con otro puede no dar ningún resultado o hasta resultar contraproducente. Por lo mismo, conocer el temperamento de tu bebé te ayudará a comprender qué necesita de ti.

¿Qué debes saber para cuidar a tu bebé según su temperamento?

El temperamento es la parte innata de nuestra personalidad. Está marcado por la biología y la genética y puede identificarse fácilmente desde las primeras semanas de vida del bebé. Este determina la tendencia del niño a experimentar cierto tipo de emociones o reaccionar de manera concreta.

Así, se establecen tres tipos de temperamento en los que se puede englobar a la mayoría de los infantes. Sin embargo, muchos de ellos no encajan al 100 % en ninguna de estas alternativas.

Temperamento fácil

Aproximadamente, un 40 % de los bebés presenta este temperamento. Se caracterizan por ser niños equilibrados, con tendencia al buen humor y una disposición abierta. Sus estados de ánimo no suelen ser muy intensos y toleran bien la frustración.

Igualmente, presentan ritmos biológicos bastante regulares, por lo que resulta sencillo instaurar rutinas con ellos. Además, reaccionan positivamente a nuevos alimentos y a personas desconocidas y están abiertos a experiencias nuevas.

Temperamento difícil

Un 10 % de bebés pertenece a la categoría de los denominados “niños difíciles”. A estos pequeños les cuesta mantener ritmos regulares en sus patrones de sueño y alimentación, y tienen una mayor tendencia a experimentar emociones negativas.

Sus estados emocionales suelen ser extremos y tienen dificultades para tolerar la frustración, por lo que suelen reaccionar con rabietas y berrinches. Además, les cuesta aceptar alimentos nuevos y adaptarse a situaciones y personas que no les resultan familiares.

Temperamento apático

También denominados “de reacción lenta”, los niños de temperamento apático ocupan, aproximadamente, un 15 % del total. Podría decirse que se hallan en un punto intermedio entre los niños fáciles y difíciles pero se caracterizan principalmente por mostrarse poco entusiastas y faltos de reactividad ante el entorno.

Son niños muy tranquilos, extremadamente conformistas, que no protestan, pero tampoco manifiestan en exceso emociones positivas. Se adaptan fácilmente a los cambios, aunque en ocasiones requieren algo más de tiempo que el resto de los niños.

¿Cómo cuidar a tu bebé según su temperamento?

Para una madre resultará sencillo, teniendo en cuenta las anteriores indicaciones, reconocer en qué grupo se halla su hijo. Ahora, si quieres aprender a cuidar a tu bebé según su temperamento, piensa qué es lo que necesita en función de sus características.

Así, el niño de temperamento fácil, por su buena disposición, resulta el bebé ideal para implementar todas las pautas de crianza de una manera sencilla. Aprovecha, entonces, para introducir nuevos alimentos en su dieta, establecer rutinas adecuadas y exponerle a diversas estimulaciones, pues todo esto podrá hacerse sin esfuerzo.

Por su lado, los bebés con temperamento difícil suponen un reto y, por ende, requieren grandes dosis de paciencia y comprensión.

Es importante que no pierdas los nervios y no culpes a tu bebé; por el contrario, ayúdale a gestionar sus estados emocionales negativos y a aprender a tolerar progresivamente la frustración.

Estos pequeños necesitan más amor, implicación y esfuerzo por parte de sus padres.

Por último, los niños de temperamento apático pueden mostrarse indiferentes ante la estimulación externa, pero aun así la necesitan. Por ello, asegúrate de nutrirlo física, psicológica y emocionalmente, aunque el pequeño no lo demande. Además, respeta sus tiempos cuando vayas a implementar un cambio y no le presiones, pues ellos llevan su propio ritmo.

Adáptate a tu bebé

En definitiva, se trata de observar al bebé, comprenderlo y adaptarse a sus necesidades.

Muchas veces, los adultos queremos que sean los niños quienes se ajusten a nuestras normas, pero todo resulta más sencillo si nosotros somos lo suficientemente sensibles y empáticos para actuar acorde a sus características. Tomarte el tiempo de conocer y comprender a tu bebé será la mejor decisión que podrás tomar como madre.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/como-cuidar-bebe-segun-temperamento/

Tipos de temperamento en bebés: fácil, difícil y lento

¿Cuál es el tipo de temperamento que tiene tu bebé?

Muchos expertos afirman que la personalidad está compuesta por dos elementos: el temperamento y el carácter. Mientras que el carácter se desarrolla a partir de las influencias ambientales, el temperamento, de naturaleza biológica, nos acompaña desde el principio de la vida y sirve como base a los rasgos de personalidad que se irán consolidando con el tiempo.

En este artículo describiremos los tres tipos principales de temperamento en bebés: el fácil, el difícil y el de reacción lenta. Aunque un gran número de niños no se pueden clasificar de forma clara en ninguna de ellas, estas categorías pueden ser muy útiles para conceptualizar las diferencias temperamentales básicas en las primeras etapas de la vida.

¿Qué es el temperamento?

El temperamento es el componente biológico de la personalidad. Está determinado principalmente por la herencia genética, lo cual hace que sea bastante estable, si bien los factores ambientales pueden influir en las manifestaciones del temperamento, tanto en el desarrollo temprano como a lo largo de la vida.

Distintos aspectos de la biología y la fisiología determinan el temperamento de cada individuo. Es especialmente relevante el papel de los neurotransmisores del sistema nervioso y de las hormonas del sistema endocrino, así como el nivel de activación cerebral y la reactividad a la estimulación.

Se cree que el temperamento de los bebés se desarrolla a medida que sienten emociones, cuyos patrones de presentación van configurando una disposición psicofisiológica determinada. La actitud de los padres y sus reacciones ante las necesidades del pequeño tienen un peso relevante en la configuración del temperamento.

  • Quizás te interese: «Los 16 tipos de personalidad (y sus características»

Tipos de temperamento en bebés

En la década de 1950 Alexander Thoma y Stella Chess iniciaron una investigación sobre el desarrollo de la conducta y la personalidad que duraría más de 30 años, el New York Longitudinal Study. A partir de este estudio se han descrito tres tipos de temperamento en bebés: el fácil, el difícil y el de reacción lenta (o “niños difíciles de entusiasmar”).

Veamos cuáles son las características de cada uno de estos tipos. Es importante tener en cuenta que un 35% de los niños analizados no se podían clasificar estrictamente en ninguno de ellos, sino que mostraban rasgos propios de más de uno de los tipos.

1. Niños fáciles

Los niños “fáciles” son aquellos que presentan estados de ánimo de intensidad moderada y con tendencia al buen humor. Sus ritmos biológicos son estables, por lo que les resulta sencillo adoptar patrones horarios y alimentarios regulares. También aceptan las experiencias frustrantes más que los niños con otros temperamentos.

Además los niños de temperamento fácil muestran una disposición abierta a experiencias y situaciones nuevas: sonríen en mayor medida a personas desconocidas, toleran satisfactoriamente alimentos nuevos y se adaptan bien a cambios en las rutinas.

Según el New York Longitudinal Study el 40% de los bebés pueden ser clasificados en la categoría de temperamento fácil. Esto lo convierte en el estilo temperamental temprano más frecuente de los tres.

2. Niños difíciles

Thoma y Chess clasificaron como “difíciles” a los niños con ritmos biológicos irregulares, respuestas emocionales de intensidad elevada y tendencia a sentir y manifestar emociones negativas, por ejemplo en forma de irritabilidad o de llanto; no obstante, también suelen mostrar de forma más marcada las emociones positivas.

Estos bebés tienen más dificultades que los de temperamento fácil para mantener horarios y patrones regulares de sueño y alimentación. Les cuesta más adaptarse tanto a alimentos como a situaciones y rutinas nuevas, y confían menos en las personas que no conocen.

Los niños de temperamento difícil reaccionan en menor medida a la estimulación novedosa y a los cambios. También tienden a responder con llantos y berrinchesa la frustración de sus deseos e impulsos.

Sólo un 10% de bebés, aproximadamente, se pueden clasificar en la categoría de temperamento difícil; por tanto, este tipo de temperamento es menos habitual que el fácil y que el de reacción lenta.

3. Niños de reacción lenta

Los autores del New York Longitudinal Study también denominaron a los integrantes de este grupo “niños difíciles de entusiasmar”. Estos supusieron un 15% de la muestra total, de modo que el temperamento lento es algo más frecuente que el difícil, si bien sigue siendo mucho menos habitual que el fácil.

De forma sintética podemos decir que los bebés de reacción lenta muestran muchas características propias del temperamento fácil, si bien se muestran más indiferentes que estos y tardan más en adaptarse a los cambios, como los nombres que se ha dado a este temperamento sugieren.

Los bebés de reacción lenta manifiestan emociones menos intensas que los de temperamento fácil, tanto si son negativas como si son positivas. Tienden a mostrarse más reticentes a las personas, situaciones y alimentos nuevos que los niños fáciles, aunque se adaptan bien de forma progresiva, sobre todo si no se les presiona.

Los ritmos biológicos de los niños lentos son menos regulares que los de los fáciles, lo cual hace que les cueste más adquirir nuevos patrones y hábitos, si bien menos que a los bebés de temperamento difícil.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/tipos-temperamentos-bebes

El temperamento de los niños,… ufff! ¿qué es importante que sepáis los padres? – El Blog del Pediatra

¿Cuál es el tipo de temperamento que tiene tu bebé?

Es la forma de ser con la que nace un niño. El temperamento es la forma en que responde el niño frente a los estímulos externos, y frente a sus propias emociones.

Es importante entender dos cosas respecto al temperamento:

  1. Las características que forman el temperamento de vuestro hijo son innatas, suelen tener un gran componente genético, se manifiestan ya desde los primeros días/semanas, y cambian muy poco con el tiempo. Aunque el temperamento sí que se modula y se matiza con las experiencias, la educación y la relación con los demás, para formar el carácter y la personalidad.
  2. Que esas características del temperamento no son en sí mismas buenas o malas, pero la manera en que las veis y abordáis los padres, sí que influyen mucho en que la conducta del niño se adapte al entorno o choque con él, y también en que el niño las vea como buenas o malas. Por ejemplo un niño muy activo e inquieto, encajará bien en una familia donde los padres son también muy activos; pero chocará bastante si los padres tienden a ser más tranquilos y poco activos.

¿Por qué es importante que los padres conozcáis el temperamento de vuestro hijo?

Entender cómo es vuestro hijo os va ayudar mucho en su crianza, por varios motivos.

Por un lado, entender el temperamento de vuestro hij@, os ayudará a aceptarlo cómo es, y por tanto a trabajar con sus características, en vez de en oposición a ellas.

Esto os va a ser muy útil en el día a día.

Entender cómo reacciona vuestro hijo os va a orientar en cómo educarle de la mejor manera, y en cómo podéis enseñarle a que sepa utilizar esas características de su temperamento para entender y enfrentarse al mundo.

Es también fundamental conocer cómo es vuestro hijo para educarle en inteligencia emocional; es decir, para que él entienda y aprenda a manejarse con sus propias emociones y sentimientos.

Por otro lado, vosotros mismos vais a tener la sensación de que lo estáis haciendo bien. Gracias a que le entendéis mejor, vais a tener una mejor relación con él, y vais a poder apreciar la singularidad de vuestro hijo.

Todo ello contribuye sin duda a una estupenda relación familiar, y estaréis sentando las bases para que sea un niño feliz.

Por último, también es importante entender el temperamento de vuestro hijo para no atribuir ciertos rasgos del temperamento a un «problema de conducta».

Porque cuando esto sucede, se suele acabar o bien culpando a los padres (o ya se culpan ellos mismos) de no saber «educar» o manejarse con su hijo; o bien se le intenta etiquetar de algún proceso patológico (déficit de atención, hiperactivo, rasgo autista,…).

Rasgos del temperamento

Los estudios realizados por psicólogos llevan a definir una serie de características que definen el temperamento:

Siempre teniendo en cuenta que cada niño es único, y que no se trata de «clasificar» a vuestro hijo, si no de ver qué tipo de temperamento tiene para que os ayude a: primero aceptarlo como es, y segundo, a adaptar vuestra forma de crianza y educación. Se suelen distinguir 3 tipos de temperamento (4 tipos en algún estudio):

Fácil-adaptable: sonríe con facilidad, es tranquilo, suele tener ritmos biológicos (comer, dormir,…) bastante regulares, acepta los cambios sin problemas, reacciona con moderación a los estímulos, incluso cuando se queja lo hace de forma moderada,…

Activo-Intenso: muy movido, intenta cogerlo todo, muy curioso, cabezota, muy sensible a estímulos, reacciona con intensidad, poco atento,…

Lento en adaptarse: le gustan las rutinas, le cuesta aceptar los cambios, requiere su tiempo, pero se acaba adaptando; suele ser tímido, no muy activo,…

Insisto estos tipos tienen todas las variantes y matices posibles propios de cada individuo.

¿Qué características debéis observar los padres?

Vamos a empezar por los bebés, ya que es importante que os fijéis desde el principio. Estas son algunas características que podéis observar fácilmente los padres:

Actividad: cantidad de movimiento que hace el bebé. ¿Se mueve mucho durante el sueño, o cuando lo estáis cambiando?, o ¿tiene un sueño tranquilo y se deja cambiar plácidamente?

Estado de humor: ¿sonríe con frecuencia?, ¿suele estar contento?, o ¿está casi siempre como enfadado, quejándose?,…

Irritabilidad y frustración: ¿llora o se enfada fácilmente con cualquier cosa (un ruido, que alguien hable fuerte, al cambiarle el pañal…)?; o bien ¿llora como si lo estuvieran matando cuando algo le molesta (hambre, pañal mojado,…)? o ¿se queja poco y llora con poca intensidad?; ¿cómo responde cuándo no puede alcanzar un juguete?

Atención y perseverancia: ¿cómo se fija en algo nuevo?, ¿es fácil llamar su atención con algo cuándo está enfadado?, ¿es muy persistente cuándo quiere coger algo, o «llamar la atención», o se da por vencido con facilidad?

Adaptación a los cambios: ¿cómo acepta las cosas o las personas nuevas?, ¿cómo se adapta cuándo se cambia una rutina?, ¿bien o no le gustan los cambios?,…

Regularidad: ¿ha cogido pronto horarios más o menos regulares para dormir, comer, defecar…?

En resumen: tratad de «leer» las necesidades de vuestro bebé, como se comporta, cómo reacciona,… os aseguro que os va a resultar muy gratificante, y os va a ser muy útil para su crianza y para que le ayudéis a ser feliz.

En el próximo artículo os doy algunos consejos para cada tipo de temperamento.

Fuentes principales de información:

1.Child Temperament: An Integrative Review of Concepts, Research Programs and Measures (Zenter M, Bates JE; European Journal of Developmental Science, 2008, Vol 2, No. 1/2, 7-37)

2.Teaching Parents About Infant Temperament (Carey WB; Pediatrics, 1998; 102 (5 suppl E): 1311-1316)

3.Horas y horas de observación y charla con las madres y los padres en la consulta.

Источник: https://pediatragabiruiz.com/temperamento-ninos-importante-padres/

El descubrimiento del temperamento de los bebés desde el primer día de vida

¿Cuál es el tipo de temperamento que tiene tu bebé?

La personalidad de tu hijo es única y se empieza a mostrar ya desde las primeras semanas de vida. Su temperamento dependerá de varios factores, pero debes tener claro que cada niño, a pesar de ser los mismos padres, puede mostrar un carácter totalmente diferente desde el mismo momento de nacer.

Y, en consecuencia, como padre o madre, deberás adaptar tu tratamiento al pequeño, atendiendo sus requerimientos y ritmos.

Otra clave será diferenciar entre temperamento y comportamiento, especialmente entre los dos y los cuatro años, cuando se produce el tiempo de las rabietas y el carácter más susceptible de los menores.

El temperamento de tu bebé tiene un componente hereditario y poco se puede hacer para modificarlo.

Es decir, se trata de la predisposición innata a actuar y reaccionar al entorno y sus estímulos.

Tranquilos o activos desde el momento de nacer

Por ejemplo, desde bebés, los niños pueden ser más calmados o especialmente activos. Esto no les hará mejores o peores, pero sí condicionará cómo debes cuidar de ellos.

Por ejemplo, hay niños más calmados, más independientes, más dormideros, con menos exigencia alimentaria, y otros especialmente activos, que reclaman atención por la noche, que necesitan más interacción y compañía.

A diferencia del temperamento, el comportamiento sí se aprende con la educación y es en este ámbito donde tú, como padre, puedes incidir en el pequeño en su forma de actuar, de convivir y de relacionarse en los diversos ámbitos.

Tres tipos de temperamento

Los científicos en psicología han descrito tres tipologías de temperamento en la infancia.

  1. El primero sería el sencillo. Por ejemplo, cuando los pequeños son más tranquilos y obedecen las indicaciones de los mayores.
  2. En segundo, estaría el difícil, es decir, aquellos niños que muestran una carácter fuerte y que, coloquialmente, se dice que cuestan domesticar.
  3. Y, el tercero, sería un carácter pasivo y lento. En esta ocasión, los pequeños parece que no reaccionan ante las instrucciones y las normas, suelen ser lentos en la respuesta, hasta incluso pueden desesperarte como padre.

El descubrimiento del temperamento de tu bebé es un proceso muy enriquecedor. Saber de sus timideces ante los extraños, de los efectos ante el primer baño, el tipo, agudeza y frecuencia de sus llantos, saber lo que los hace sonreír, etc.

Todo es un proceso de aprendizaje para la familia entera.

La influencia en los niños prematuros

Es interesante tener en cuenta que si mi niño es prematuro o nació con las 40 semanas cumplidas pero con un peso inferior a los dos kilos y medio, la aparición de sus rasgos de temperamento puede retrasarse en relación al resto de recién nacidos, de hecho, se mostrarán con más necesidades de dormir durante las primeras semanas de vida y mostrando pocas alertas. Así, estos bebés, según la teoría, podrían tardar más en mostrar su apetito, fatiga o disconfort.

Paralelamente, los niños prematuros también se muestran más irritables e hipersensibles. Así, debes tener cuidado con molestias generadas por un exceso de luz o de ruido durante algunos meses. De hecho, una conversación en voz alta de varias personas, incluso, les puede resultar molesta y, como padre, tienes que evitar estas molestias.

No existen reglas, cada niño es un mundo

Si antes de tener tu hijo disponías de ideas preconcebidas sobre cómo tratarlo -a través de aprendizajes como lecturas o conferencias, consejos de familiares o amigos- verás que tendrás que evaluar de nuevo conceptos desde la perspectiva del temperamento concreto de la nueva criatura que tienes entre tus brazos. Porque no hay reglas generales aplicables de la misma manera para todos los niños.

No hay una manera correcta de tratar el temperamento de un niño. La clave estará en que, como padre, conozcas al máximo todas las características del carácter de tu hijo para poder comprenderlo y educarlo sin imposiciones, según sus requerimientos.

Potenciar su autoestima

Es evidente que cada padre tiene unos modelos o patrones, a su cultura y trayectoria familiar, sin embargo, es fundamental que intentes dar libertad a tu niño.

De esta manera, desde los primeros momentos de su vida, potenciarás la fortaleza de su carácter y fomentarás la construcción de pilares tan sólidos para su crecimiento como una elevada autoestima y el disfrute de la relación con el resto de personas.

Acceso a las fuentes de consulta:

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/descubrimiento-temperamento-bebes-primer-dia-vida

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: