¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

Diferencias entre coronavirus, gripe y resfriado

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

Diferencias entre coronavirus, gripe y resfriado

2020-11-04

En esta época del año, el descenso de las temperaturas aumenta la transmisibilidad de los virus y las bacterias respiratorias. También influye que los espacios no se ventilan tanto y que, a la lista de enfermedades más habituales del otoño, hay que sumar la situación mundial actual con la COVID-19.

Dada esta situación, resulta oportuno analizar los síntomas de las enfermedades respiratorias que suelen aparecer en este período para ayudar a diferenciar e identificar ante qué tipo de patología nos encontramos: resfriado común, gripe o COVID-19.

Las infecciones respiratorias son enfermedades transmisibles del aparato respiratorio que pueden afectar desde la nariz hasta los alvéolos. Estas infecciones presentan algunos síntomas comunes con la COVID-19, por lo que resulta interesante establecer las similitudes y diferencias entre ellas.

Resfriado común y gripe

El resfriado común es una infección viral leve autolimitada y está causada por diversas familias de virus.

La mitad de los casos se producen por rinovirus, menos del 10% por coronavirus y ocasionalmente por el virus de la influenza A o B, virus de la parainfluenza, virus respiratorio sincital, etc.

Los rinovirus tienen un patrón estacional, ya que la infección tiene unos picos de incidencia durante el otoño y la primavera. Ya explicamos las diferencias entre resfriado y rinitis alérgica en este artículo, así como las diferencias entre resfriado, bronquitis y neumonía en esta publicación.

Por otro lado, también hablamos de qué es la gripe, sus síntomas y su duración aquí y de la información práctica para su prevención y tratamiento aquí.

Diferencias entre resfriado, gripe y coronavirus

Tanto el nuevo coronavirus como el virus de la gripe o el resfriado común son enfermedades respiratorias que se transmiten de persona a persona, teniendo presentaciones clínicas muy parecidas. Todos ellos comparten vías de transmisión y pueden causar una gran variedad de síntomas, desde infecciones asintomáticas o con síntomas leves hasta enfermedades graves y muertes.

Lo que varía es la proporción de pacientes con sintomatología grave, ya que en el caso del nuevo coronavirus el 80% de las infecciones son leves o asintomáticas, el 15% son infecciones graves, que requieren oxígeno, y el 5% son infecciones críticas, que requieren ventilación. Estos porcentajes de infección grave parecen más elevados que los observados en el caso de la gripe común.

De manera general, la fiebre, la tos y la pérdida de olfato/gusto son síntomas comunes en la gripe y en la COVID-19. Sin embargo, la fatiga, el dolor de garganta, el dolor de cabeza y el dolor muscular parecen producirse con menos frecuencia en la COVID-19 que en la gripe. La dificultad respiratoria también parece ser más frecuente en la COVID-19.

Coronavirus vs gripe: diferencias en síntomas

  • El período de incubación de COVID-19 se estima entre 1-14 días (siendo el periodo de incubación medio de 5-6 días), mientras que el resfriado común y la gripe suelen ser de 1-3 y 1-4 días respectivamente.
  • El inicio de los síntomas suele ser gradual en la COVID-19 y en el resfriado común mientras que en el caso de la gripe se presenta de forma abrupta. Sin embargo, existen casos de personas asintomáticas que se han contagiado con el SARS-CoV-2, el virus causante de COVID-19. síntomas. 
  • La aparición de fiebre es común tanto en COVID-19como en gripe, siendo poco común en caso de resfriado.
  • La tos es habitual en COVID-19 y gripe, manifestándose más leve o moderadamente en caso de resfriado.
  • Tanto la secreción como la congestión nasal es común en el resfriado y no tanto en el caso de COVID-19 y gripe.
  • Los episodios de diarrea se presentan algunas veces en COVID-19 y gripe, siendo menos frecuente en caso de resfriado.
  • Los dolores corporales o musculares suelen ser comunes en gripe, manifestarse de forma más leve en caso de resfriado y solo algunas veces en caso de COVID-19.
  • El dolor de garganta es más habitual en caso de resfriado y aparece en algunas ocasiones en COVID-19 y gripe.
  • El dolor de cabeza es un síntoma común de gripe, apareciendo algunas veces en caso de COVID-19 y siendo poco común en resfriados.
  • La pérdida de apetito se asocia en su mayoría a la gripe, manifestándose en ocasiones de COVID-19 y resfriado.
  • La dificultad respiratoria se presenta fundamentalmente en COVID-19, siendo leve en caso de resfriado y solo algunas veces en gripe. De ahí se deriva que los problemas respiratorios fundamentalmente aparecen en COVID-19 y solo algunas veces en gripe y resfriado.

Cabe resumir y enfatizar los síntomas asociados a COVID-19, principal problema de salud a nivel mundial en el momento actual, con el fin de facilitar su identificación y manejo en caso de detección de los síntomas. 

Síntomas del coronavirus, ¿cuáles son?

Los síntomas más habituales del nuevo coronavirus son la fiebre, la tos seca y el cansancio.

Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son los dolores y molestias, la congestión nasal, el dolor de cabeza, la conjuntivitis, el dolor de garganta, la diarrea, la pérdida del gusto o el olfato y las erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas levísimos.

La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen la COVID-19 acaban presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar.

Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves.

Sin embargo, cualquier persona puede contraer la COVID-19 y caer gravemente enferma.

Síntomas del COVID-19 y recomendaciones de la OMS:

  • Consejos de derivación, ¿dónde acudir?

Según las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse deben solicitar atención médica inmediatamente. Si es posible, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que éstos remitan al paciente al centro sanitario adecuado.

  • ¿Qué debo hacer si tengo síntomas de COVID-19 y cuándo he de buscar atención médica?

Es importante tener en cuenta que la OMS ha clasificado como síntomas leves de COVID-19 indicativos de que una persona no precisa requerirá hospitalización la fiebre leve, la tos, la fatiga, la pérdida de apetito, la congestión nasal, el dolor de garganta y el dolor de cabeza.

En estos casos, como sucede con el resfriado y la gripe común, la OMS recomienda quedarse en casa, aislarse según las orientaciones nacionales y vigilar los síntomas.

 
En caso de tener dificultar para respirar o sentir dolor o presión en el pecho, se debe buscar inmediatamente atención médica.

  • ¿Qué debo hacer si no tengo síntomas, pero creo que he estado expuesto a la COVID-19? ¿Qué significa ponerse en cuarentena?

Ponerse en cuarentena significa separarse de los demás porque se ha estado con alguien que tiene COVID-19 aunque no se tengan síntomas. Durante la cuarentena se debe vigilar su estado para detectar síntomas. El objetivo de la cuarentena es prevenir la transmisión. En este caso las recomendaciones según la OMS a seguir son:

– Ocupar una habitación individual amplia y bien ventilada con retrete y lavabo. Si esto no es posible, colocar las camas a un metro de distancia.

– Mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás, incluso de los miembros de su familia.

– Controlar sus síntomas diariamente.

– Permanecer en cuarentena 10 días, incluso si se siente bien. Para los casos leves, se mantiene el período de aislamiento de 10 días desde el inicio de síntomas, siempre que hayan transcurrido al menos 3 días sin presentar ningún síntoma. En los casos asintomáticos que resulten positivos, el aislamiento se mantendrá en 10 días desde la fecha de toma de la muestra para el diagnóstico.

– Si se tienen dificultades para respirar, ponerse en contacto inmediatamente con el médico de atención primaria a través del teléfono.

– Permanecer positivo y con energía manteniendo el contacto con sus seres queridos por teléfono o internet y haciendo ejercicio en casa.

Puesto que la sintomatología de las diferentes patologías y otros cuadros catarrales como resfriado o gripe es similar, es importante consultar con tu profesional sanitario y seguir su consejo.

Referencias:

Источник: https://www.normon.es/articulo-blog/diferencias-entre-coronavirus-gripe-y-resfriado

Doctor, ¿tengo gripe o resfriado?

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

Tanto la gripe como el resfriado común son enfermedades infecciosas causadas por virus, es decir, por agentes infecciosos que no responden al tratamiento con antibióticos.

Suelen infectar a través de las vías respiratorias, y aunque se acompañan con sintomatología a este nivel (tos, estornudos, rinorrea, etc…

), también lo hacen con sintomatología general que traduce la diseminación vírica por vía sanguínea.

El frío puede modificar las condiciones de la circulación sanguínea a nivel de las mucosas, facilitando la entrada de los virus en el organismo. La transmisión del contagio se realiza a través de las gotitas expelidas por el portador en el aire y que puede contaminar las manos.

Diferencias básicas

Algunos de los aspectos que nos pueden ayudar a distinguir cuando estamos en presencia de un cuadro de gripe o de resfriado común son:

La gripe suele presentarse de forma epidémica, es decir, se manifiesta por la aparición brusca de un gran número de casos a la vez. En nuestro país el periodo en el cual se presentan estos brotes suele estar comprendido desde octubre a abril. Fuera de estas fechas establecer el diagnóstico de gripe es mucho más difícil, si bien no imposible.

En el caso de la gripe la vacunación suele ser eficaz, aunque los virus de la gripe cambian a menudo, y a veces se produce un brote por virus diferentes a los que contiene la vacuna, lo que hace que sea poco eficaz. Por eso, la vacuna se modifica todos los años (para que sea lo más efectiva posible).

Dígame qué síntomas presenta

Las manifestaciones clínicas diferenciales respecto a los síntomas las resumimos a continuación:

  • Fiebre. La presencia de fiebre alta (entre 38º C y 40º C), desde el comienzo de la enfermedad y que se suele prolongar durante los tres primeros días, es una de las principales características de la gripe. En el caso del resfriado común la presencia de fiebre alta es mucho más rara, en los adultos puede haber una ligera elevación de la temperatura de no más de un grado centígrado. En niños y jóvenes esta elevación de la temperatura puede ser más frecuente.
  • Tos. En la gripe es habitual y puede llegar a ser importante. Es de características no productiva (tos “seca”, sin esputos). En los resfriados es moderada.
  • Dolores musculares o mialgias. Propios de la gripe. Popularmente conocido como «trancazo» por recordar el estado tras ser apaleado con una tranca. Se manifiestan preferentemente en los músculos largos de las extremidades y de la espalda y pueden ir acompañados de dolores articulares. Produce un gran quebrantamiento en el paciente. En el caso de los resfriados no están presentes o son moderados.
  • Dolor de cabeza o cefalea. Con frecuencia presente desde un principio y de forma intensa en el caso de la gripe, es junto con los dolores musculares, una de las manifestaciones más molestas. En el caso del resfriado la presencia de dolor de cabeza es rara.
  • Estornudos. Constituyen uno de los síntomas cardinales del resfriado común (junto con la congestión y secreción nasal, dolor de garganta y tos). En el caso de la gripe no son frecuentes.
  • Secreción nasal. Muy frecuente y abundante en los resfriados, su presencia en la gripe es ocasional.
  • Dolor de garganta. Más propio del resfriado común que de la gripe.
  • Irritación ocular. Más frecuente en el resfriado común que en la gripe.

Nuestros médicos te ayudarán a resolver este problema.

¿Cómo prevenir y tratar estas afecciones?

En el caso de la Gripe la vacunación es eficaz, aunque debe puntualizarse que los virus de la gripe cambian a menudo.

Por eso, la vacuna se modifica todos los años (para que sea lo más efectiva posible) y por eso, el hecho de haberse vacunado el año pasado no confiere protección para el año en curso.

La protección se desarrolla a las 2 semanas de haber recibido la vacuna y puede durar hasta un año. Por consiguiente, es necesario vacunarse cada año.

En relación al resfriado común la prevención resulta difícil por lo azaroso del estilo de vida actual. Sin embargo algunos consejos prácticos serán de utilidad tanto para la prevención de la gripe como del resfriado.

Decálogo de consejos contra las infecciones viricas respiratorias altas

  • Higiene escrupulosa de las personas afectadas. Evitar tocarse la nariz y llevársela a la boca. Cubrirse la nariz con un pañuelo al estornudar, para evitar diseminar las gotitas contagiosas.
  • Reposo en cama mientras el estado general esté alterado.
  • Evitar aglomeraciones, ambientes cargados y si se es fumador abstenerse.
  • Beber abundantes líquidos para fluidificar las secreciones y combatir la deshidratación si existe fiebre.
  • Dormir con la cabeza elevada en la almohada para aliviar la congestión nasal.
  • Realizar gargarismos con agua tibia disolviendo un poco de sal y bicarbonato.
  • Lavarse las fosas nasales con agua tibia o con un poco de sal o instilarse unas gotas.
  • Vacunarse contra la gripe en el mes de noviembre tras consultar con el médico.
  • Utilizar analgésicos habituales si lo precisa. Para productos anticatarro, consultar al médico.
  • Nunca utilizar antibióticos sin la receta de su médico. No tienen acción contra los virus.

Información de interés sobre el coronavirus

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/gripe-resfriado.html

¿Gripe o resfriado? Diferencias y cómo tratarlos

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

Con el frío y los cambios de tiempo, aparecen las enfermedades respiratorias. La llegada del invierno contribuye a la proliferación de estas enfermedades, ya que el frío provoca una disminución de la capacidad defensiva de las mucosas de las vías aéreas superiores.

 Y, debido a que llegan en la misma época del año y tienen algunos síntomas en común, a menudo la gripe y el resfriado o catarro común se confunden.

Sin embargo, ambas afecciones son distintas en intensidad y riesgo de complicaciones, por lo que es importante saber diferenciarlas.

A continuación, te explicamos las características de estas dos enfermedades respiratorias y cómo prevenirlas.

Diferencias y similitudes entre gripe y resfriado

Ambos están causados por virus, pero son de tipo distinto.

El origen de la gripe es el “Influenza”, principalmente del tipo H1N1, aunque tiene la particularidad de modificarse cada cierto tiempo, lo que ocasiona que sus síntomas sean diferentes y más o menos notables según la modificación que presenten. Los que provocan el resfriado  suelen ser el rinovirus y el coronavirus. Además, es más habitual y puede padecerse varias veces al año.

La diferencia más visible entre ambas enfermedades es la intensidad de los síntomas.

Al contrario que el resfriado, la gripe es mucho más intensa y debilitante y puede provocar fiebre alta durante tres días o más.

Otra diferencia es que la gripe aparece súbitamente y sus síntomas pueden durar una o dos semanas. Por el contrario, el resfriado llega de forma gradual y tiene una duración más corta.

Los síntomas comunes son la congestión nasal, los estornudos, la mucosidad, la tos, el dolor de garganta y de cabeza y la pérdida de apetito.

El resfriado apenas provoca fiebre, o si lo hace es muy baja, y genera malestar general y cansancio.

En la gripe la fiebre es moderada o alta y las molestias van un poco más allá, provocando dolores musculares moderados o intensos, escalofríos y fatiga.

Tratamiento

El tratamiento básico de ambas enfermedades es muy similar, aunque si hay complicaciones o se presenta fiebre alta durante muchos días, es necesario acudir a un médico para que evalúe el estado.

  • Analgésicos y antitérmicos, como el paracetamol, para aliviar el dolor, el malestar y la fiebre.
  • Medicamentos para mejorar los síntomas catarrales, como los antitusivos o los descongestionantes.
  • Líquidos abundantes y, si es necesario, un expectorante para ayudar a eliminar la mucosidad.
  • Descanso.

Es importante tener en cuenta que no sirve tomar un antibiótico ya que, al ser enfermedades provocadas por virus, este tipo de medicamento nada puede hacer.

Grippal®granulado para solución orales un medicamento de Kern Pharma que alivia los síntomas de resfriado y gripe. Contiene paracetamol para el dolor y la fiebre, y también incorpora clorfenamina para aliviar la secreción nasal y fenilefrina que descongestiona.

Prevención de las infecciones respiratorias

Los consejos de prevención son comunes a ambas enfermedades:

  • Lleva una dieta variada y practica hábitos saludables: eso te ayudará a mantener un sistema inmune fuerte y no caerás ante el ataque de los virus.
  • Mantente hidratado para tener las mucosas húmedas
  • Lávate las manos con frecuencia, son una de las principales vías de contagio. 
  • Evita el contacto con personas que ya padecen la enfermedad.
  • No compartas material de higiene personal (toallas, pañuelos, etc.), ni utensilios (cucharas, vasos, etc.)
  • Usa pañuelos desechables.
  • Vacúnate de la gripe si perteneces a un grupo de riesgo.

Hay que tener especial cuidado con la gripe ya que es más grave que el resfriado y puede tener complicaciones, como por ejemplo, la neumonía.

Sobre todo hay que vigilar a las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares (incluidos los niños), mayores de 60-65 años, mujeres embarazadas y, en general, personas con baja inmunidad o con enfermedades crónicas (diabetes, insuficiencia renal…).

Si perteneces a uno de estos grupos de riesgo las autoridades sanitarias recomiendan vacunarse para evitar mayores problemas. Como hemos explicado, el virus de la gripe es distinto cada año así que la vacuna evoluciona ya que se elabora con el propio virus y por eso la vacunación debe repetirse anualmente.

No queremos terminar sin recordar lo importante que es consultar con tu médico y que la automedicación puede conllevar consecuencias muy negativas para tu salud.

Источник: https://www.kernpharma.com/es/blog/gripe-o-resfriado-diferencias-y-como-tratarlos

Diferencias entre la Gripe y el Resfriado

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

Winter is coming como dirían muchos, o lo que es lo mismo, el invierno está llegando, aunque este año se ha hecho un poco de rogar, pero ahora que llevamos un tiempo tirando de chaquetas gordas y bufandas parece que no hay marcha atrás… El descenso de las temperaturas marca el aumento de nuestras posibilidades de coger un resfriado o incluso la temida gripe. Ambas se contagian por vía aérea y comparten una serie de síntomas, pero se trata de dolencias completamente diferentes entre sí, ¿sabes distinguirlas?

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda, aparece bruscamente y se asocia con la fiebre. El responsable es el virus Influenza. Mientras que en el resfriado, los síntomas suelen ser menores. Existen más de 200 tipos diferentes de virus capaces de desencadenar sus síntomas.

El coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), Manuel Linares, explica cuáles son los principales síntomas de cada una.

En la gripe, el periodo de incubación es de 18 a 36 horas y siempre provoca fiebre muy alta condolores de cabeza, musculares muy intensos, sobre todo en las piernas y espalda, y con una tos frecuente. Además la sensación de cansancio es elevada.

Sin embargo, en el resfriado el periodo de incubación es algo mayor de 48 a 72 horas. Provoca irritación ocular, tos seca, congestión nasal y abundante secreción. Raramente provoca fiebre”, señala Linares.

Es muy importante saberlos diferenciar asegura María José Alonso, farmacéutica y socia fundadora de la Sociedad Española de Fitoterapia (Sefit).

“En la farmacia, es muy habitual encontrarnos con usuarios que acuden buscando medicación contra la gripe, cuando en realidad tienen un resfriado común. Son enfermedades de distinto origen, y se deben combatir adecuadamente.

Si no lo hacemos, corremos el riesgo de no tratar la enfermedad y que pueda haber complicaciones”, afirma Alonso.

Personas más vulnerables

Aunque cualquier persona es candidata firme a sufrir ambos procesos, con la gripe hay excepciones. «Aunque todavía no se ha podido determinar qué personas tienen más probabilidades de contagio, sí se sabe que hay determinados grupos con un riesgo más alto de sufrir complicaciones si contraen el virus», señala Carlos Martín, médico de familia de Barcelona.

En este sentido, Linares considera personas de alto riesgo aquellas que puedan desarrollar una posible complicación como: “los niños menores de 5 años, los adultos mayores de 65 años, las mujeres embarazadas, las personas con patologías crónicas, con enfermedades pulmonares o neurológicas, con obesidad o aquellas que tengan sus sistema inmunitario debilitado”.

En cuanto al resfriado, puede afectar a personas de todas las edades, de hecho ¿quién no ha tenido un resfriado en el último año?; aunque también dependerá del sistema inmune de cada uno y de la capacidad que tengamos de enfrentarnos al virus.

“Los resfriados están presentes durante todo el año, pero predominan más en los cambios estacionales y, fundamentalmente, cuando se cambia a una estación más fría.

Ante esta disminución de temperaturas externas, disminuyen las defensas locales de nuestro cuerpo y es muy fácil la transmisión entre personas”, afirma Linares.

Cómo hay que actuar

Tanto la gripe como el resfriado se transmiten normalmente de persona a persona, ambas por vía aérea, señalan ambos especialistas en medicina, y debido a que la transmisión se suele producir cuando el infectado ni si quiera sabe que tiene el virus, la prevención se complica. Pero, aun así, siempre hay que tomar unas precauciones generales para evitar ese contagio.

Fundamentalmente hay que cuidar la higiene. “Los virus pueden estar en nuestro organismo latentes hasta dos horas después de que se expulsen vía estornudo, tos o contacto físico.

Por ello, es importante lavarse las manos frecuentemente, limpiar las superficies de contacto común, evitar el contacto cercano con las personas que lo padezcan y compartir objetos en contacto con saliva o secreciones”, recomienda el coordinador de Semergen.

Asimismo, es importante que al estornudar o toser nos cubramos boca y nariz con un pañuelo de papel y desecharlo a continuación.

Martín señala que en el caso concreto de la gripe, se puede prevenir a través de la vacunación. “La vacuna de la gripe brinda protección frente a ella y reduce el riesgo de complicaciones. La efectividad de esta puede variar de una temporada a otra, así como de una persona a otra. Sin embargo, lamentablemente no evita en todos los casos que se adquiera la enfermedad”.

También es importante no fumar, llevar una alimentación equilibrada, realizar actividad física todos los días y evitar el estrés.

Los especialistas recuerdan que para hacer frente a estas enfermedades no hay que echar mano de los antibióticos: “los antibióticos son solamente efectivos contra las bacterias y el resfriado y la gripe son enfermedades víricas”, explica Francisco Marín, médico de atención primaria.

Por ello, en la gripe sólo se administran medicamentos que mejoran el estado general del paciente “como antitérmicos que reducen la fiebre, analgésicos, y en caso de tos seca un antitusígeno”, apunta Linares.

Mientras que para el resfriado, Martín señala que el tratamiento es muy similar. Ibuprofeno y analgésicos, “aunque lo más importante es hidratarse bien para facilitar la eliminación de secreciones nasales”.

Ambos especialistas dan una serie de consejos para evitar coger alguna de estas dos enfermedades:

-Evitar la exposición al frío o lluvia en estas fechas.

-Lavarse las manos con frecuencia.

-Evitar el contacto, en lo posible, con una persona afectada.

-Ventilar bien la habitación de la persona que tenga el virus.

-Usar pañuelos desechables para evitar el contagio.

-Vacunarse de la gripe durante los meses previos.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/bienestar/2017/11/21/como-diferenciar-gripe-resfriado-146368.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: