¿Cuál es la semana más frecuente en la que se produce el parto?

Semanas de embarazo (SE) 41 y 42

¿Cuál es la semana más frecuente en la que se produce el parto?

A principios de la SE 41, el bebé ya está preparado para sobrevivir fuera del seno materno y ya ha dejado de ser considerado prematuro desde finales de la semana 37. El tiempo restante en el vientre lo utilizará para seguir creciendo. Ahora mide unos 52 centímetros de pies a cabeza y pesa entre 3600 y 3800 gramos, lo que lo convierte en las SE 41 y 42 en un pequeño peso pesado.

Consejo:
El médico y la comadrona querrán veros ahora cada dos días.

Para juzgar si el bebé puede seguir demorándose, su situación de abastecimiento es decisiva. El líquido amniótico es vital para el bebé, pero la cantidad disminuye lentamente en esta fase del embarazo. Además, a partir de la SE 41 la placenta puede envejecer y calcificarse, de manera que el abastecimiento de oxígeno y nutrientes rebasa un límite crítico en algún momento.

Si el médico descubre que hay un déficit de abastecimiento en uno de los exámenes, normalmente inducirá el parto directamente o terminará el embarazo con una cesárea.

También si el bebé es considerablemente más alto y pesado o bastante más pequeño en comparación con otros bebés antes de la SE 42, ya no se espera al parto natural y la recomendación médica en ambos casos suele ser practicar una cesárea.

No obstante, es mucho más probable que tenga lugar un parto natural a lo largo de la SE 41 o a principios de la siguiente.

Una tesis médica habitual parte de la idea de que el proceso del parto empieza por sí solo cuando el metabolismo de la embarazada alcanza su límite energético y ya no puede facilitar al bebé la cantidad de calorías que necesita para su desarrollo.

Este tiempo de espera podría ser incluso positivo para la vida posterior del bebé; nuevos estudios apuntan que los bebés que nacen muy maduros tienen una ventaja evolutiva respecto a sus coetáneos hasta alcanzar la edad escolar.

La madre: la última etapa de descanso antes del parto

Para la madre, la espera puede convertirse en un verdadero suplicio.

La bolsa para el hospital está lista y no solo los padres, sino también los familiares y amigos esperan impacientes a que el recién nacido muestre por fin su intención de llegar al mundo.

Además, el embarazo se hace más agotador y pesado cada semana. No obstante, no te preocupes por tu bebé durante esta fase, ya que el médico reaccionará de inmediato ante cualquier problema que se presente.

Consejo:
Concedeos tiempo y relax para disfrutar de la vida en pareja.

No perdáis la calma, ya que el embarazo no durará para siempre. Aprovecha el tiempo para recobrar fuerzas antes de los esfuerzos del parto y del inicio de la vida con tu bebé.

Una alimentación saludable, horas de sueño y momentos de descanso suficientes, y una gimnasia ligera para embarazadas o natación son elementos esenciales para prepararte para el parto. También sería ideal que tu pareja y tú disfrutarais de algunas horas para relajaros juntos.

«Cargar las pilas» es algo que ahora cuenta con un componente muy práctico: si ya estás muy cansada antes del parto, tu cuerpo probablemente no disponga de suficiente fuerza para provocar las contracciones e impulsar el parto.

Tampoco hay mucho que puedas hacer para poner en marcha el parto. Pasear, subir escaleras y darse un baño caliente son actividades que favorecen la aparición de las contracciones, pero solo si el bebé está preparado para el parto.

Además, las comadronas experimentadas recomiendan una manera muy agradable de provocarlas: con el sexo llegan prostaglandinas naturales (hormonas de dilatación) junto con el esperma a la vagina y al orificio uterino.

El bebé no puede sufrir ningún daño y no existe ninguna razón médica que prohíba las caricias y el sexo hasta la aparición de las primeras contracciones.

Inducción al parto y fomento de las contracciones

Hacia finales de la SE 42 como muy tarde, las comadronas y los médicos empiezan con la inducción activa del parto, que se puede realizar tanto con métodos naturistas como con intervenciones médicas.

Importante: Los procedimientos naturistas para provocar las contracciones no deben aplicarse bajo ninguna circunstancia sin la supervisión de un médico. Normalmente se llevan a cabo en la clínica o en el hospital. La comadrona podría intentar primero ver cómo reaccionas a una aromaterapia con diferentes aceites etéreos o hierbas.

Otros métodos para provocar las contracciones son las lavativas, la estimulación de los pezones y los remedios homeopáticos.

La eficacia de lo que se conoce como «cóctel de contracciones» reside principalmente en el efecto laxante del ricino y puede provocar contracciones espontáneas muy intensas, pero no es del todo inofensivo para la madre y el bebé si el orificio uterino aún no se ha dilatado.

Si los métodos naturistas para inducir el parto no funcionan o ya no queda tiempo, las comadronas y los médicos disponen de otros procedimientos:

  • Apertura artificial del saco amniótico, que hoy en día se realiza poco
  • Desprendimiento manual de las membranas, es decir, la separación del saco amniótico y el cuello del útero
  • Administración de prostaglandinas artificiales por la vagina
  • Administración de oxitocina (Syntocinon), el suero de las contracciones

Antes de inducir el parto de manera artificial, habla con el médico para ver qué métodos son más prometedores, cuáles prefieres y qué analgésicos quieres que te den. En caso de que la inducción artificial del parto fracase, el obstetra decidirá si vale la pena volver a intentarlo (quizá con un método más fuerte) o si es mejor realizar una cesárea.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semanas-de-embarazo-se-41-y-42.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: