Cuándo acudir con tu hijo a un especialista del sueño

Contents
  1. ¿Cuál es el médico que trata los problemas de sueño?
  2. Medicina del sueño
  3. Síntomas frecuentes en los trastornos del sueño
  4. Acreditaciones de Médico especialista en medicina del sueño
  5. Unidad de medicina del sueño
  6. Que se hace en la consulta de medicina del sueño
  7. Pruebas diagnósticas en los trastornos del sueño
  8. Tratamiento de los trastornos del sueño
  9. Principales trastornos de sueño en los niños y cómo tratarlos
  10. Insomnio
  11. Síndrome de las piernas inquietas
  12. Síndrome del retardo de fase
  13. Síndrome de la apnea-hipopnea obstructiva del sueño
  14. Sonambulismo
  15. Terrores nocturnos
  16. Pesadillas
  17. Movimientos rítmicos relacionados con el sueño
  18. Narcolepsia
  19. Recomendaciones generales para tratar de evitar cualquier tipo de trastorno de sueño
  20. Menores de 2 meses
  21. Entre 2 y 5 meses
  22. Entre 5 y 12 meses
  23. A partir de los 12 meses
  24. A partir de los 2 años
  25. Entre los 2 y 5 años
  26. Etapa adolescente
  27. Trastornos del sueño en niños – Somos Psicología y Formación
  28. ¿A qué se deben los trastornos del sueño en niños?
  29. Principales causas de los trastornos del sueño en niños:
  30. ¿Cómo podemos saber si nuestro hijo tiene trastornos del sueño?
  31. Síntomas diurnos frecuentes de trastornos del sueño en niños
  32. ¿Qué tipos de trastornos del sueño en niños hay?
  33. Problemas para conciliar o mantener el sueño: insomnio
  34. Trastornos de movimiento relacionados con el sueño: piernas inquietas
  35. Alteraciones del ritmo circadiano: patrones irregulares de sueño, síndrome de retraso o adelanto de fase
  36. Trastornos respiratorios relacionados con el sueño: ronquido, apnea, asma, etc
  37. Parasomnias infantiles: sonambulismo, terrores nocturnos, pesadillas
  38. Somnolencia diurna excesiva: hipersomnia, narcolepsia
  39. ¿Cómo se pueden prevenir y tratar los trastornos del sueño en niños?

¿Cuál es el médico que trata los problemas de sueño?

Cuándo acudir con tu hijo a un especialista del sueño

El médico de los trastornos del sueño es el  que estudia la medicina del sueño y trata los problemas del sueño

Medicina del sueño

La medicina del sueño es una subespecialidad médica que se dedica al diagnóstico y tratamiento de los trastornos del sueño, tanto en edad infantil como en edad adulta.

Esta disciplina es una nueva disciplina reconocida en algunos países -entre ellos España-.

Desde el año 1970 esta especialidad esta creciendo y evolucionando rápidamente, hasta  que en el momento actual,  ya se están acreditando médicos especialistas en medicina del sueño y unidades del sueño en diferentes países.

Los trastornos del sueño son muy comunes  y tienen consecuencias negativas en la vida de los afectados tanto a nivel médico, psiquiátrico y económico. Del mismo modo esta relacionado con muchos accidentes de tráfico y laborales que se producen en la actualidad. Por lo que es de suma importancia tenerlos en cuenta y con consultar a un médico del sueño.

Síntomas frecuentes en los trastornos del sueño

La consulta mas frecuente que suelen acudir a un médico experto en medicina del sueño es la manifestación de excesiva somnolencia diurna, insomnio, síndrome de piernas inquietas, ronquido,  apnea del sueño, narcolepsia entre otros. En edad infantil la consulta mas frecuente sobre el sueño es el fracaso escolar, el déficit de atención, déficit de atención hiperactividad (TADH), retraso de fase,  además del ronquido y el insomnio.

En este párrafo, le adjuntamos algunos signos de alarma sobre el ronquido, signos de alarma sobre el insomnio  y signos de alarma del sueño en edad infantil que le sugerirían que visitara a un médico especialista en medicina del sueño.

Del mimo modo, en el siguiente apartado puedes evaluar de forma autoadministrada tu calidad de sueño o la de tu hijo y  valorar ciertos trastornos del sueño (cuestionarios de sueño)

Acreditaciones de Médico especialista en medicina del sueño

Los problemas agudos del sueño hay que empezar por consultar al médico de familia. Cuando el trastorno de sueño es un trastorno crónico hay que ir a un médico del sueño o médico especialista en trastornos del sueño y a ser posible acreditado.

Actualmente existen acreditaciones a nivel nacional, europeo y mundial sobre los trastornos del sueño.

Las acreditaciones se dan a personas que han  realizado y certificado que  han tenido una formación mínima de 12 meses en medicina del sueño, además de haber tenido que pasar un examen.

Consulte los médicos acreditados como médicos expertos en medicina del sueño en España.

Consulte los médicos acreditados como médicos expertos en medicina del sueño en Europa.

Unidad de medicina del sueño

Una Unidad de trastornos del Sueño es donde  existe un grupo de médicos de diferentes especialidadesconespecial interés en los trasntornos de sueño  que e enfocarán su problema de sueño desde un punto de vista multidisciplinar (Neumólogo, Neurólogo, Neuorfisiólogo, Otorrinolaringólogo,Oodontólogo, Piscólogo etc…).

En este enlace puedes ver las unidades acreditadas en España.

También le destacamos la consulta de medicina del sueño del Dr. A. Ferré en Barcelona (España).

Que se hace en la consulta de medicina del sueño

El primer paso en un consultorio especializado en medicina del sueño,  consiste en que el médico del sueño tenga que  elaborar una  historia clínica extensa y un diagnóstico médico, con el objeto de descartar la posibilidad de que los síntomas que presenta el paciente se deban a más de un problema de salud, incluso a más de un trastorno del sueño. Los síntomas de diversos trastornos del dormir son muy similares, y será necesario determinar si son la causa o la consecuencia de algún problema psiquiátrico.

La historia clínica incluirá los intentos previos de tratamiento y una cuidadosa revisión del uso previo de fármacos. La distinción entre trastornos transitorios y trastornos crónicos y entre trastornos primarios y secundarios determinará la dirección de los planes de evaluación y tratamiento.

Pruebas diagnósticas en los trastornos del sueño

Según criterio médico, las pruebas de sueño que se pueden realizar son:

Una Actigrafía es un dispositivo que se coloca en la muñeca del paciente, generalmente durante una semana, y que percibe los movimientos; da una imagen aproximada de los ciclos sueño-vigilia y sirve para verificar lo registrado con los diarios e sueño. Es muy útil cuando no se necesita aplicar una polisomnografía completa.

La Polisomnografía​ se lleva a cabo en un laboratorio de sueño mientras duerme el paciente. El polisomnograma (PSG) registra, lo más objetivamente posible, las etapas del sueño y los eventos respiratorios.

Presenta múltiples canales del electoencefalograma (EEG), del electooculograma (EOG), del elecrtorcardiograma (ECG), el flujo aéreo nasal y oral, los movimientos abdominales, del pecho y de las piernas y los niveles de oxígeno en la sangre.

En ocasiones llega a evaluarse en casa con ayuda de un equipo portátil (poligrafia cardiorespiratoria).

La polisomnografía no se aplica de manera rutinaria en la evaluación de los pacientes con insomnio o con trastornos del ritmo circadiano, salvo que sea necesario para descartar otros trastornos. Sin embargo, siempre se usará para el diagnóstico de la apnea de sueño.

El Test de latencias múlitples de sueño (MSLT, en inglés) suele llevarse a cabo durante todo un día después de la polisomnografía mientras los electrodos y otros equipos aún están colocados.

Se le permite al paciente que tome siestas cada segunda hora; esta prueba evalúa el número de minutos transcurridos desde el inicio de una siesta diurna hasta las primeras señales de sueño.

Es una medida de la somnolencia diurna (hipersomnia); también sirve para confirmar si el inicio en sueño REM (SOREM) se alcanza con una siesta breve, lo cual sería indicio de Narcolespsia.

Tratamiento de los trastornos del sueño

En la actualidad existen en la práctica clínica abundantes y efectivos tratamiento específicos para cada trastorno del sueño que el médico del sueño debe evaluar para realizar un tratamiento adecuado.

Uno de los tratamiento mas importante para el insomnio crónico y así poder dejar las pastillas es la terápia congnitivo conductual. 

Para el tratamiento del ronquido  y de las apneas del sueño existen además del tratamiento mas efectivo con CPAP otros tratamientos, que con una buena valoración por un especialista, también podrían implementarse, como son las férulas de avance mandibular   o la cirugía otorrinolarigológica y maxilar.

Para el tratamiento de los trastornos del ritmo circadiano, existe la combinación de tratamientos con melatonina de acción rápida o prolongada con/sin luminoterapia.

Existen medicamentos específicos para el trastorno de la conducta en sueño REM, el sonambulismo, el síndrome de piernas inquietas y la Narcolepsia.

En las clínicas de sueño se atiende también a pacientes con epilepsia, cefalea, migraña, insomnio agudo  y crónico, enfermedad de parkinson, trastorno por déficit de atención hiperactivdad (TADH), apnea del sueño, somnolencia, depresión, ansiedad, fatiga crónica, fibromialgia, enfermedad vascular cerebral traumatismo cranioencefalico y neuropatia entre otros…

Artículo redactado por Dr. A. Ferré. Médico especialista en trastornos del sueño en Barcelona. (Ver Currículum)

Dr. A. Ferré. Médico especialista en los trastornos del sueño

Источник: https://doctorferre.com/preguntas-frecuentes-sueno-adulto/cual-es-medico-que-trata-problemas-sueno/

Principales trastornos de sueño en los niños y cómo tratarlos

Cuándo acudir con tu hijo a un especialista del sueño

Los trastornos del sueño se caracterizan por provocar problemas en relación al hecho de dormir e incluyen la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos inapropiados, tener demasiado sueño o conductas anormales durante el sueño.

En este artículo explicaremos cuáles son los principales trastornos del sueño en la infancia y cuáles son las principales recomendaciones clasificadas por edad para poder encontrar solución.

De todos modos hay que recordar que este artículo no pretende sustituir la visita a vuestro pediatra.

Cuando hablamos de trastornos del sueño es porque:

  • Los problemas de sueño de tu hijo (alteraciones del humor, dificultad para concentrarse, somnolencia durante el día, cansancio físico y mental, estado general de tensión y ansiedad) afectan de manera significativa su vida diaria.
  • El problema de sueño está afectando la relación de padres e hijos; la relación de toda la familia o sus relaciones sociales y escolares.

Lo más importante es conseguir reconocer que existe un trastorno de sueño que está afectando a su hijo para poder empezar a resolverlo lo antes posible. Por este motivo, en caso de duda hay que notificarlo al pediatra.

Hay muchos tipos de trastornos de sueño que pueden afectar a la infancia y la adolescencia, para facilitar toda la información que hay al alcance los hemos dividido en tres categorías:

  1. El niño que le cuesta dormirse
  2. El niño que hace cosas raras por la noche 
  3. El niño que se duerme durante el día 

Insomnio

El insomnio se caracteriza por la dificultad para iniciar y mantener el sueño, o bien la sensación de no haber dormido bien y que esto se alargue, al menos, durante un mes seguido. El trastorno del insomnio es uno de los problemas más frecuentes en los niños y normalmente, con la ayuda de los profesionales sanitarios y de su apoyo se puede tratar y resolver.

  • Insomnio conductual: es la incapacidad del niño para conciliar el sueño si está solo, presentando resistencia y ansiedad a la hora de ir a la cama. Se despierta muy a menudo.
  • Insomnio por higiene del sueño inadecuado: está asociado a actividades que se realizan durante el día que son las que impiden una adecuada calidad del sueño durante la noche (consumo de chocolate o cafeína; intensa actividad física o uso de ordenadores, consolas o teléfonos móviles ).

Síndrome de las piernas inquietas

Este síndrome se caracteriza por la necesidad urgente de mover las piernas en situaciones de reposo, hecho que aparece en muchos casos asociado a una sensación desagradable.

Es un trastorno que tiene un gran impacto en la calidad de vida del niño y puede provocarle insomnio y cansancio durante el día. Es un trastorno del que se desconocen las causas aunque parece que hay predisposición familiar.

Es primordial ofrecer a estos niños apoyo cuando están en la escuela, ya que muchos de ellos empeoran por la mañana por la obligación de estar sentados en clase, sin moverse.

Síndrome del retardo de fase

Este síndrome es una alteración del ritmo del sueño que comienza a manifestarse, normalmente, a partir del 10 años; se caracteriza por insomnio a la hora de acostarse y por la dificultad para despertarse por la mañana en el momento que toca, lo que conlleva somnolencia durante el día.

El niño puede manifestar cansancio diurno, bajo rendimiento escolar y/o disminución de la atención.

Síndrome de la apnea-hipopnea obstructiva del sueño

Este es un trastorno respiratorio que se produce durante el sueño y se caracteriza por la presencia de episodios repetidos de obstrucción completa o parcial de las vías aéreas superiores porque las partes blandas de la garganta se colapsan y se cierran durante el periodo de sueño.

Algunas alteraciones anatómicas como amígdalas grandes o malformación craneal, enfermedades neurológicas y sufrir obesidad o reflujo gastroesofágico facilitan este síndrome.

Una ronquera frecuente, problemas para respirar durante la noche, somnolencia durante el día o dficultad para prestar atención nos podrían hacer dudar de este síndrome. Su tratamiento suele conllevar una extirpación de las amígdalas o adenoides del niño o el hecho de dormir con una máscara para que respire confortablemente.

Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno del sueño muy común en niños en edad escolar.

Suele ser benigno y se resuelve con la edad sin necesidad de tratamiento. El niño no responde a estímulos externos y no recuerda nada.

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son un tipo de trastorno del sueño que parece una pesadilla aunque mucho más espectacular. El niño, mientras está durmiendo, se incorpora bruscamente en la cama gritando y llorando, alterado y agitado. Como en el sonambulismo, el niño no responde a estímulos externos y no recuerda nada.

Pesadillas

Las pesadillas son estados del sueño largos, elaborados, complejos, con aumento progresivo de la sensación de miedo o de ansiedad. El niño se despierta muy asustado y totalmente alerta. Describe con todo detalle que el sueño que ha tenido ha sido muy angustioso y aterrador. A menudo el niño cree que lo que ha soñado ha ocurrido realmente.

Los padres no pueden evitar las pesadillas pero sí ayudarles a dormir más relajadamente, y en consecuencia esto favorece la minimización de pesadillas.

Movimientos rítmicos relacionados con el sueño

Son movimientos repetitivos que afectan a determinadas partes del cuerpo como la cabeza, el tronco, las extremidades o todo el cuerpo, que pasan cuando el niño se está quedando dormido. Comienzan cuando el niño aún no tiene el año y desaparecen a medida que se hace mayor.

Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno muy poco frecuente en la infancia y suele establecerse durante la adolescencia y la juventud. Se caracteriza por la somnolencia de día, la pérdida de tono muscular desencadenada por una emoción, mantener experiencias vividas como reales y sufrir sensación de inmovilidad.

Este es un trastorno crónico y requiere tratamiento con el que el niño podrá llevar una vida prácticamente normal. El papel de los padres en esta etapa es especialmente importante para establecer hábitos de higiene del sueño.

Recomendaciones generales para tratar de evitar cualquier tipo de trastorno de sueño

A continuación se detallan por grupos de edad los principales consejos a seguir para facilitar un correcto desarrollo del sueño en niños. Para consejos más generales mira este vídeo del Dr. Òscar Sans, coordinador de la Unidad Pediátrica del Sueño del Hospital Sant Joan de Déu, primera unidad pediátrica acreditada por la Sociedad Española del Sueño.

Menores de 2 meses

  • Muy importante que el bebé esté despierto cuando coma, así comenzará a asociar la comida con la víspera.
  • Después de cada toma, ten al bebé despierto en brazos un rato para eliminar gases.
  • Después de cambiar los pañales, deja al bebé en la cuna despierto para que aprenda a dormirse solo.
  • Se debería desarrollar una rutina antes de acostarse: baño – masaje – cena – nana o cuento – dormir.

Entre 2 y 5 meses

  • Haz siempre lo mismo a la hora de acostarse.
  • No despertéis al bebé por la noche para darle de comer.
  • A partir de los 3 meses el bebé debería dormir en su propia habitación.

Entre 5 y 12 meses

  • En este período el bebé ya no debería comer por la noche. Si se despierta deberás calmarlo con caricias y frases cariñosas.
  • Le puedes dar un objeto transicional: un muñeco, un peluche… algo que le haga compañía.
  • Debe seguir con la rutina de antes de ir a dormir y dejar que se duerma solo.

A partir de los 12 meses

  • El ambiente debe ser tranquilo, oscuro y la temperatura agradable.
  • La hora de acostarse debe ser aproximadamente la misma y la de levantarse también.
  • El exceso de líquidos favorece que se despierte por la noche.
  • La actividad física intensa evitará 1-2 horas antes de acostarse.
  • Evite darle chocolate y/o refrescos con cafeína.
  • No lo dejes hacer las siestas demasiado largas.

A partir de los 2 años

  • Si el niño protesta o llora durante la noche, reflexionamos sobre lo que ha pasado durante el día pero sobre todo no grites, dale seguridad y sigue con la rutina.
  • Evita que vaya a dormir con hambre pero no dejes que beba demasiado líquidos que harán que se despierte para hacer pipi.

Entre los 2 y 5 años

  • Sólo tienen que dormir la siesta como complemento del sueño nocturno.
  • Ten muy en cuenta, en estas edades, de no potenciar la angustia o los miedos.
  • Evita darle bebidas y alimentos excitantes.
  • Limita la actividad física intensa 1 – 2 horas antes de acostarse.
  • Nunca le asocies la comida o el sueño con un castigo o una amenaza.
  • Si el niño protesta o llora durante la noche, reflexiona sobre lo que ha pasado durante el día pero sobre todo no le grites, dale seguridad y sigue con la rutina.
  • No pierdas la calma.

Etapa adolescente

  • Es importante tener información sobre los cambios en la adolescencia: deberá aprender a reconocer los signos de falta de sueño: irritabilidad, dificultad para despertarse, recuperación del sueño los fines de semana.
  • Evita el uso de móviles, ordenadores, tabletas… antes de ir a dormir.
  • El diálogo sobre el sueño y su influencia para la salud es primordial.
  • Los padres tiene que dar ejemplos con buenos hábitos de sueño.

Recuerda que ante cualquier duda se debe visitar al pediatra. La mayoría de trastornos del sueño son comunes y tienen tratamiento. Acceso a las fuentes de consulta:

Trastornos del sueño en la niñez. Associació Espanyola de Pediatria.

 [Fecha de consulta: 18/03/2015]

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/principales-trastornos-sueno-ninos-como-tratarlos

Trastornos del sueño en niños – Somos Psicología y Formación

Cuándo acudir con tu hijo a un especialista del sueño

Los trastornos del sueño en niños son un problema frecuente, hasta tal punto que algunos estudios indican que cerca del 25% – 30% de las visitas al pediatra están relacionadas de uno u otro modo con este desorden.

Este problema implica la incapacidad para dormir del niño, quedarse dormido en momentos inadecuados, o tener demasiado sueño. La principal dificultad es que no suele ser sencillo determinar cuándo existe un verdadero trastorno del sueño.

Esto es porque, aunque se parezcan, no es lo mismo un problema del sueño que un trastorno del sueño.

Este tipo de desordenes son patrones de sueño que pueden ser insatisfactorios para los padres, el niño o el pediatra. Sin embargo, no todos estos problemas son anormalidades ni todos requieren de un tratamiento.

Por el contrario, un trastorno del sueño se da cuando realmente existe una alteración de la función fisiológica del sueño. En estos casos, sí que existe un menoscabo del bienestar psicológico o físico del niño.

Según van creciendo, los niños van madurando y tienen necesidades distintas de sueño. Por este motivo, no son los mismos los trastornos de sueño típicos de un bebé que de un adolescente.

Así, un recién nacido necesita unas 16 horas diarias de sueño, distribuidas en episodios de unas 4 horas de duración; entre los 5 y los 10 años se suelen necesitar unas 10 o 12 horas diarias; y ya en la adolescencia, la necesidad de sueño disminuye hasta las 8 horas diarias.

Por este motivo, lógicamente los tipos de problemas que surgirán en una u otra etapa podrán ser muy distintos.

¿A qué se deben los trastornos del sueño en niños?

Existen más de cien trastornos del sueño en niños diferentes, cada uno de los cuales tiene sus propias causas específicas.

Por este motivo, resulta imposible categorizar un único listado que de cabida a todos los posibles factores desencadenantes.

Sí existen, sin embargo, algunas causas más frecuentes que otras, que suelen presentarse en muchos de los problemas del sueño. Entre estas, encontraríamos las siguientes:

Principales causas de los trastornos del sueño en niños:

  • Privación del sueño o cansancio extremo. Este suele ser uno de los factores que más frecuentemente dan lugar a los trastornos del sueño en niños. Cuando, tras un día entero de actividad frenética el niño se acuesta, puede tener problemas para conciliar el sueño.

    En estos casos, la fatiga extrema puede hacer que se produzcan alteraciones en los ciclos de sueño.

  • Elevado nivel de estrés. Está muy relacionado con el punto anterior, en tanto que el estrés es una sensación de fatiga mental.

    Al igual que con el cansancio físico, puede producir alteraciones en los patrones del sueño.

  • Interrupciones frecuentes del sueño. El ciclo del sueño consiste en diferentes etapas que se suceden una tras otra.

    Si en este proceso se producen interrupciones, cada una de estas etapas no termina de completarse y cabe la posibilidad de no iniciar correctamente la siguiente. Por este motivo, las interrupciones frecuentes del sueño son una de las causas más habituales de estos desordenes.

  • Fiebre.

    Si el niño está enfermo o tiene fiebre, su estado fisiológico se encuentra alterado. Por este motivo, puede ser frecuente que se produzcan trastornos del sueño en niños cuando estos tienen fiebre.

  • Problemas de respiración.

    Las dificultades respiratorias como la apnea, el asma o los ronquidos son otra causa frecuente. Esta dificultad para respirar impide al cuerpo reproducir adecuadamente el ciclo de sueño.

  • Medicamentos o sustancias.

    Algunos principios activos de medicamentos, o sustancias como la cafeína o el azúcar, son también una causa frecuente. Estas sustancias pueden ser tanto estimulantes como depresivas, e influyen de manera directa sobre el patrón de sueño del niño.

  • Trastornos del estado de ánimo. Aquí encontraríamos elementos como la depresión o la ansiedad. Estas alteraciones anímicas pueden influir también sobre la capacidad del niño para conciliar el sueño.

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo tiene trastornos del sueño?

Curiosamente, no siempre es fácil detectar los síntomas de los trastornos del sueño en niños.

Esto se debe, en primer lugar, a la gran variedad de trastornos existentes, lo que hace que los síntomas de cada tipo de desorden difieran mucho entre sí.

Por otro lado, está la propia personalidad de cada niño; algunos son más activos, otros más pausados, a veces son perezosos, etc. Por ello, puede ser difícil identificar si un comportamiento es innato del niño o es el síntoma de un trastorno.

En cualquier caso, incluso si no se puede hablar de un listado concreto de síntomas, sí existen algunos indicios. Estos no son tanto una señal inequívoca de la existencia de un trastorno, sino más bien una posible alarma. Por ello, si identificamos varios de estos elementos en nuestros hijos, podría ser necesario hacer una valoración posterior.

Síntomas diurnos frecuentes de trastornos del sueño en niños

  • Disminución del rendimiento académico.
  • Dificultad para concentrarse o realizar esfuerzo intelectual.
  • Exceso de movimiento o hiperactividad.
  • Alteraciones frecuentes en el estado de ánimo.
  • Actitudes agresivas o dificultad para controlar la ira.
  • Propensión a distraerse, caerse o sufrir accidentes.
  • Jaquecas, migrañas o cefaleas.
  • Indicios de retraso madurativo.
  • Exceso de somnolencia durante el día.
  • Cambio significativo en el comportamiento del niño cuando duerme más.

¿Qué tipos de trastornos del sueño en niños hay?

Tal y como ya hemos mencionado, existen más de cien trastornos del sueño diferenciados. Sin embargo, muchos de estos se engloban dentro de unas mismas categorías, en función de sus características principales. Así, podríamos identificar como más habituales los siguientes tipos de trastornos del sueño en niños:

Problemas para conciliar o mantener el sueño: insomnio

Aquí hablamos de aquellos casos en los que el niño no puede dormir apropiadamente. Esto suele deberse a una dificultad para conciliar o mantener el sueño, en la mayor parte de los casos; o bien, otras veces, a que, a pesar de haber dormido, este sueño no es reparador y no ha descansado.

La mayor parte de las veces este insomnio es de tipo conductual. Esto significa que el niño no puede dormir si está solo, por lo que intentará evitar ir a la cama. Para ello, necesitará constantemente de la atención de sus padres para poder dormir.

Otras veces, el insomnio se debe a patrones inadecuados del sueño. Esto se produce, por ejemplo, cuando la actividad diurna es la que interfiere con la capacidad de dormir. Un ejemplo sería cuando no se tienen horarios adecuados durante el día, o si se toma coca-cola antes de dormir.

Trastornos de movimiento relacionados con el sueño: piernas inquietas

Este tipo de trastornos son diferentes a los anteriores, ya que aquí yo hay dificultad para conciliar el sueño. Por el contrario, en este caso el niño empieza a dormir sin problemas, pero se mueve constantemente.

Esto puede suceder ocasionalmente a cualquier niño, y no es un problema en sí mismo; no obstante, si se produce de manera repetida y prolongada en el tiempo, sí puede ser trastorno a considerar.

En estos casos, el niño no descansa y puede sentirse agotado durante el día, lo que interferirá con su calidad de vida.

Este trastorno se caracteriza por una sensación desagradable en las piernas, que hace tener la necesidad de moverlas. Así, se estiran o doblan las piernas para intentar evitar esa sensación desagradable, pero esto impide el sueño. Se desconocen las causas exactas de este desorden, aunque se puede tratar con hábitos de higiene del sueño.

Alteraciones del ritmo circadiano: patrones irregulares de sueño, síndrome de retraso o adelanto de fase

Aquí hablamos de aquellos casos en los que el niño duerme lo suficiente, pero en momentos inadecuados. Por lo general, esto es menos común en niños pequeños y empieza a producirse a partir de los 10 años.

La forma más característica de este desorden es el llamado síndrome de retraso de fase. Aquí, se produce una incapacidad para dormir por la noche, y dificultad para despertarse por la mañana.

Se trata, en definitiva, de niños cuyo ciclo de sueño está alterado, durmiendo de día y activándose de noche.

Al final, este problema suele impactar sobre el rendimiento escolar del niño y una menor capacidad para realizar actividades.

Otras veces se da el denominado síndrome de adelanto de fase; es igual que el anterior, solo que el sueño se produce antes de lo deseado, al igual que el despertar. Por último, encontramos los patrones irregulares del sueño. En este caso, lo que caracteriza el trastorno es que el patrón no es regular, sino que va cambiando aleatoriamente.

Trastornos respiratorios relacionados con el sueño: ronquido, apnea, asma, etc

En esta categoría encontramos todos los problemas respiratorios que impactan de manera directa sobre el sueño del menor. En este sentido, no sería tanto un trastorno de sueño, sino un elemento externo que influye sobre este.

Por lo general, estos problemas se caracterizan porque dificultan la capacidad de dormir. De este modo, el niño que ronca o sufre apnea, dormirá de manera irregular, ya que se despertará frecuentemente; o bien dormirá de seguido, pero no descansará como debiera y se sentirá agotado durante el día.

La cantidad de trastornos que encontramos en esta categoría es muy amplia, y cada uno tiene sus características particulares. Por ello, es importante acudir a un médico para que identifique exactamente qué tipo de problema es y cómo tratarlo.

Parasomnias infantiles: sonambulismo, terrores nocturnos, pesadillas

Las parasomnias infantiles son un fenómeno que hacen que el niño no distinga entre sueño y vigilia. Se producen mientras el menor duerme y, al despertar, la recuperación de la consciencia es parcial. Esto hace que, pese a estar aparentemente despierto, el niño pueda seguir experimentando un sueño o una pesadilla.

Dentro de estas parasomnias, las pesadillas son las más frecuentes.

Estas son normales, al igual que sucede con los adultos; son la manera en la que nuestros miedos se manifiestan subconscientemente a través del sueño.

Se dan sobre todo en momentos en los que el niño está experimentando cambios o está sufriendo estrés. No tienen mayor gravedad, en tanto que no se reproduzcan de manera repetida.

Los terrores nocturnos, por su parte, suelen ser más complicados. Se trata de unas pesadillas particularmente virulentas, en las que el menor se despierta parcialmente. Así, puede moverse o pedir ayuda, aunque en realidad sigue dormido. Normalmente, tras el episodio y una vez despierto, el niño no recuerda lo ocurrido.

Por último, en el caso del sonambulismo hablamos de una parasomnia más acusada. Aquí el niño se encontrará en un estado entre despierto y dormido, aunque sin ser consciente de ello. Es normal que se muevan o hablen, a pesar de que en realidad siguen durmiendo. El sonambulismo, aunque llamativo, no suele ser un problema grave y suele pasar con el tiempo.

Somnolencia diurna excesiva: hipersomnia, narcolepsia

La hipersomnia es uno de los trastornos del sueño en niños más frecuentes. Es justamente la alteración del sueño contraria al insomnio; quienes la padecen tienen dificultades para mantenerse despiertos y activos.

Su rasgo más característico es, por tanto, la incapacidad para permanecer en vigilia. Por estos motivos, quienes lo padecen suelen ver afectado su rendimiento escolar o social.

Además, una vez en la adolescencia, cabe el riesgo de que propicie el consumo de estimulantes en el menor.

La narcolepsia, por su parte, es una forma agravada de hipersomnia. Es el caso característico de aquellas personas que caen dormidas de manera repentina, sin haber intentado dormir. Este desorden es de por sí muy poco frecuente, y en niños sucede solo muy excepcionalmente. Por ello, lo más frecuente es que empiece a desarrollarse en la adolescencia o en la juventud temprana.

¿Cómo se pueden prevenir y tratar los trastornos del sueño en niños?

En cuanto al tratamiento de los trastornos del sueño en niños, no existe un abordaje único. Esto se debe, primero, a la gran cantidad de desordenes distintos que podemos encontrar; y, en segundo lugar, a las importantes diferencias en pautas y necesidades en función de la edad del niño.

Con esto en mente, el primer paso a adoptar será la realización de un correcto diagnóstico. Este tiene por fin determinar si nos encontramos ante un problema del sueño o ante un trastorno del sueño; tal y como ya hemos indicado, unos y otros no son lo mismo, ni todos requieren tratamiento.

En el caso de que efectivamente nos encontremos ante un trastorno del sueño que requiere terapia, esta ha de realizarse por un profesional de la medicina o la psicología debidamente cualificado.

Muchas veces, el tratamiento consistirá únicamente en enseñar a los padres medidas de higiene del sueño.

Estas son pautas de actuación que normalizarán la vida del menor, proporcionándole un entorno más propicio para dormir.

En otras ocasiones, el nivel de la intervención necesitará ser más estructurado.

Esta podrá consistir en enseñar al niño técnicas de relajación, que le ayuden a conciliar mejor el sueño; o en ocasiones, incluso se puede requerir la prescripción de fármacos, siempre bajo prescripción médica. Sea como sea, esto dependerá del caso concreto y de la valoración que se haga del desorden en cuestión.

(6 votos, promedio: 2,83 de 5)
Cargando… Trastornos del sueño en niños Trastornos del sueño en niños was last modified: enero 24th, 2019 by

Источник: https://www.somospsicologos.es/blog/trastornos-del-sueno-en-ninos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: