¿Cuándo deben ir las mujeres al urólogo?

Urólogo vs. Ginecólogo – qué patologías trata cada uno de ellos

¿Cuándo deben ir las mujeres al urólogo?

En general los especialistas en Urología ven más aquellas patologías masculinas, porque muchas se relacionan con problemas de próstata. Sin embargo, aunque existe un sector de la población que lo desconoce, los urólogos también se encargan de tratar algunas patologías femeninas.

En general los especialistas en Urología ven más aquellas patologías masculinas, porque muchas se relacionan con problemas de próstata. Sin embargo, aunque existe un sector de la población que lo desconoce, los urólogos también se encargan de tratar algunas patologías femeninas.

En este sentido, las principales enfermedades de la mujer que se derivan al urólogo son las infecciones de orina, las cistitis (sobre todo aquellas recurrentes y recidivantes) y la incontinencia urinaria, con especial prevalencia en señoras menopáusicas multíparas.

No obstante, en el servicio de Ginecología de Clínica Mi Tres Torres, contamos con uno de los más experimentados especialistas en incontinencia urinaria, como es el Dr. Pere Brescó, de Ginnova Barcelona.

Cistitis e incontinencia urinaria, principales patologías que tratan los urólogos

Tal como se explicaba anteriormente, las principales patologías femeninas que tratan los urólogos son:

  • Cistitis y cistitis recurrentes. Son las infecciones de orina que se repiten de forma continuada en algunas mujeres. Se caracterizan por sufrir la paciente disconfort miccional, necesidad de ir al baño con frecuencia, e incluso presencia de sangre en la orina.
  • Incontinencia urinaria, que puede ser de dos tipos:
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo. Es la incontinencia urinaria típica en mujeres multíparas, es decir, aquellas que han tenido diversos partos. Se caracteriza por sufrir la paciente escapes de orina asociados a aumentos de presión intrabdominal, al hacer esfuerzos, tales como reír, toser e incluso levantarse de la cama o de una silla.
  • Incontinencia por inestabilidad vesical. Son incontinencias por urgencia. Las pacientes refieren deseo miccional de forma repentina, lo que les impide llegar a tiempo al baño.
  • – Litiasis renal. Los cálculos renales o piedras en el riñón se dan, en mayor medida, en hombres. No obstante, también existe un porcentaje de mujeres que pueden sufrirlas.

No obstante, desde la Urología también se atienden y tratan patologías oncológicas a nivel renal y de vejiga, es decir, cualquier carcinoma que afecte a los riñones o a la vejiga. Aunque cabe destacar que los cánceres renales y vesicales son más prevalentes en hombres que en mujeres, también las mujeres pueden sufrirlos.

El cáncer de vejiga está estrechamente relacionado con la exposición al tabaco. Aunque tradicionalmente el porcentaje de fumadores ha sido mayor en varones que en mujeres, la cantidad de fumadoras se ha incrementado en los últimos años. Este factor también ha hecho aumentar los casos de cáncer de vejiga en mujeres.

En cualquier caso, siguen siendo patologías más prevalentes en hombres.

Diagnóstico y tratamiento de las patologías femeninas urológicas

El especialista en Urología, para realizar un diagnóstico correcto de la causa de la incontinencia que sufre la paciente, llevará a cabo un diagnóstico clínico, basándose en los síntomas y problemas que describe la paciente. Posteriormente, realizará un estudio urodinámico, cosa que permitirá ponerle nombre al problema.

Gracias a lo anterior podrá diferenciar si una incontinencia es de esfuerzo o por inestabilidad vesical, por ejemplo. Una vez hecha la distinción podrá administrar el tratamiento más adecuado en cada caso.

En este sentido, la incontinencia urinaria de esfuerzo se tratará con rehabilitación del suelo pélvico. O bien mediante una intervención quirúrgica para corregir el cistocele, en función de la gravedad de la sintomatología. En cambio, la incontinencia urinaria por inestabilidad vesical será tratada con tratamiento farmacológico mediante anticolinérgicos.

Respecto a los casos de cistitis reiteradas, el urólogo deberá descartar que exista una base anatómica que esté causándolas. Algunos ejemplos son el reflujo vesicouretral o las piedras en los riñones, así como las neoplasias.

Si existen se deberán corregir. Siempre será para la paciente una buena noticia saber que la vía urinaria esté bien. En cambio, la lectura negativa es que son mujeres que entran en una dinámica de infecciones recurrentes. Y la profilaxis es difícil.

No existe ningún tratamiento etiológico que haga remitir las cistitis. Actualmente se han popularizado algunos tratamientos de parafarmacia e incluso dietéticos, como la ingesta de arándanos, que dicen hacer disminuir las infecciones de orina.

Sin embargo, son remedios con una eficacia relativa y poco probada.

Las cistitis tienen un curso aleatorio: hay mujeres que pueden pasar meses sin volver a sufrirlas. Pero también habrá periodos en que las sufran con mayor intensidad y frecuencia. La complicación más grave que puede producir una cistitis es que evolucione a pielonefritis.

Es decir, que la infección se propague hasta el riñón provocando: fiebre, dolor en uno de los riñones y afección del estado general. Esto ocurre de forma más fácil en mujeres diabéticas y embarazadas, que pueden incluso necesitar ingreso. En cualquier caso, las cistitis suelen manejarse bien de forma ambulatoria, con antibiótico.

Son más perjudiciales para la paciente en cuanto a la afectación en su calidad de vida, no tanto porque sea una situación grave que pueda suponerle consecuencias futuras.

Источник: http://www.mitrestorres.com/blog/urologo-vs-ginecologo

¿Cuándo deben ir las mujeres al urólogo?

Las mujeres tienen claro cuándo empezar a acudir a revisión ginecológica. Quienes parecen no tenerlo suficientemente claro son los hombres. Muchos pueden pasarse toda una vida sin visitar al urólogo, un error muy frecuente. Otros deciden pedir cita cuando notan molestias.

Pero, ¿no es mejor ir a revisiones periódicas? Las mujeres lo hacen, ¿por qué no lo ibas a hacer tú también? Los problemas sexuales o de próstata son igual de importantes que cualquier otra enfermedad, prevenirlos, tratarlos y curarlos siempre es una prioridad.

Por eso, a la más mínima molestia se debe acudir, pero a partir de los 50, las visitas deberían estar en tu agenda.

En muchas ocasiones es un tema tabú. Ir al urólogo se ve públicamente como tener problemas sexuales, lo que lleva a muchos hombres a ocultarlo. Nada más lejos de la realidad. Acudir al urólogo es un gesto de responsabilidad con la salud del propio paciente, y más si se padece alguna enfermedad relacionada con la especialidad o si el paciente cree tener molestias.

El problema viene en que muchos jóvenes, por el simple hecho de serlo, creen que no tienen que ir al urólogo. Su juventud les libra de padecer enfermedades o problemas sexuales. Otro error más. Por eso, hoy te explicamos cuándo es necesario empezar a acudir al urólogo y en qué consiste esa primera visita.

La primera visita

Las distintas asociaciones de urología no dan una edad exacta para realizar la temida primera visita al urólogo, pero si coinciden en establecer esa edad entre los 40 y 50 años.

Eso sí, cuando un paciente tiene antecedentes familiares en patologías relacionadas con la urología, la recomendación es que se acuda cuanto antes para comenzar las revisiones.

De esta forma, al tener más posibilidades de padecer una enfermedad, se podrá detectar con antelación, ya que el problema es que muchas de ellas son asintomáticas durante un largo periodo, y cuando se empiezan a sentir los síntomas es más complicado revertir la enfermedad.

Lo que muchos desconocen es que el urólogo no solo se ocupa de enfermedades relacionadas con la próstata o la disfunción eréctil, la falta de apetito sexual o la eyaculación precoz.

Este especialista también trata otras patologías vinculadas al aparato urinario, como las pérdidas o infecciones de orina, así como una labor oncológica, pues suelen ser los encargados de detectar tumores en la próstata, la vejiga o los testículos.

¿Cómo será esa primera consulta?

Por lo general, cuando un paciente acude por primera vez, ya lleva en su cabeza alguna consulta sobre una posible enfermedad.

Francisco, con solo 32 años acudió hace un año por primera vez al urólogo tras detectar un pequeño bulto algo extraño en uno de sus testículos.

Por suerte, tras una examinación del especialista no era nada grave, aunque el joven reconoce que no se había planteado nunca la visita al urólogo hasta que notó ese pequeño problema.

En esa primera visita, el especialista hace una pequeña entrevista al paciente para conocer otras posibles patologías o antecedentes y así completar el historial médico.

Tras ello, lo normal es hacer el primer tacto rectal para que el urólogo determine si todo está correcto o no.

Luego, este puede recomendar hacer un análisis de sangre o una ecografía urológica para completar aún más el diagnóstico.

Supera tus miedos

Acudir por primera vez y mantener la visita una vez al año te ayudará a prevenir posibles enfermedades y a mantener la próstata vigilada ante las patologías que puedan surgir con los años.

De todas formas, muchos especialistas lamentan la demora de los pacientes para ir a la consulta. Muchos de ellos conviven mucho tiempo con una dolencia o un problema hasta que deciden ir. Por eso, la recomendación más lógica es, que si aún no has ido, vayas.

Y si notas algo extraño, visita la consulta para salir de dudas y que el experto pueda hacer un diagnóstico fiable.

Ya lo ves, el urólogo es un médico más. Saca ese tabú o vergüenza y si crees que lo necesitas, acude a él. Si nunca has tenido ningún problema, ya sabes que entre los 40 y 50 años es la edad idónea para pisar por primera vez la consulta del especialista.

Y no porque te ocurra nada, sino porque un control periódico te permitirá detectar a tiempo una enfermedad y así tratarla debidamente. Eso sí, si en tu familia existen antecedentes en enfermedades de la próstata, lo mejor es llevar un control desde joven, pues por genética las posibilidades de sufrirlas son mayores.

Así que, fuera miedos, acude por primera vez al urólogo y quédate tranquilo.

MÁS

Источник: https://www.uppers.es/salud-bienestar/noticias-salud/primera-visita-urologo-prostata-be5m_18_2926095047.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: