¿Cuándo empezar con el biberón?

Contents
  1. Alimentación complementaria: ¿Cuándo empezar? (II)
  2. ¿Y si la madre no quiere o no puede extraerse la leche, se le da leche artificial cuando ella no esté?
  3. ¿Y si el niño toma leche artificial?
  4. ¿Hay que ir reduciendo tomas a medida que se ofrecen nuevos alimentos?
  5. ¿Y a los seis meses, cuando ya ha acabado la lactancia materna exclusiva, se cambia a leche de continuación?
  6. ¿Cómo lo hago para que acepte el biberón con mi leche?
  7. Mi hija hace arcadas con todas las tetinas ¿se acostumbrará?
  8. ¿Es mejor anatómica o redonda?
  9. ¿Cómo puedo conseguir que la acepte?
  10. ¿Se lo puedo dar yo o tiene que ser otra persona?
  11. ¿Qué tipo de flujo es el adecuado?
  12. ¿Qué tetina interfiere menos en la lactancia materna?
  13. ¿Cuándo empezar a dar el biberón a mi hijo?
  14. Cuándo empezar a dar el biberón
  15. Trucos Nenuco para empezar a dar el biberón
  16. A qué temperatura debe estar el biberón
  17. Cómo esterilizar el biberón
  18. Esterilizar biberones paso a paso
  19. Cada cuánto dar el biberón
  20. Cómo calentar el biberón
  21. Cómo introducir el biberón a tu bebé
  22. El biberón y la lactancia materna
  23. Algunas estrategias a tener en cuenta
  24. Cosas que no debes hacer
  25. Para tener en cuenta sobre el biberón
  26. Trucos y consejos sobre la alimentación con biberón
  27. El momento perfecto
  28. En su punto
  29. Dar con la postura idónea
  30. Mordisquitos
  31. Empieza pronto
  32. Con forma de pezón porque los bebés así lo prefieren
  33. Insiste y vencerás
  34. Preguntas frecuentes sobre la alimentación con fórmula: Cómo comenzar la alimentación con sólidos y leche
  35. ¿Cuándo debo comenzar a darle alimentos sólidos y jugos?
  36. ¿Cuándo puedo comenzar a darle leche de vaca a mi bebé?
  37. ¿Cuándo puedo comenzar a darle agua a mi bebé?
  38. Cuándo dejar el biberón
  39.  Sobrepeso
  40. Percepción de la saciedad y obesidad
  41. Problemas dentales y respiratorios
  42. Por qué se nos va de las manos a veces
  43. Biberón con cereales, NO

Alimentación complementaria: ¿Cuándo empezar? (II)

¿Cuándo empezar con el biberón?

Hace un par de días explicamos cuándo consideran adecuado empezar a ofrecer la alimentación complementaria los máximos organismos en términos de salud infantil. Tal y como dijimos, la mayoría determinan que lo recomendable es empezar hacia los seis meses de edad.

Hoy quiero responder algunas posibles preguntas que pudieran surgir de lo explicado en la anterior entrada.

Por desgracia en España (y otros países) no se tienen en cuenta las recomendaciones internacionales de salud para los bebés y la baja maternal se termina cuando el bebé tiene 3 meses y medio.

La recomendación en estos casos sigue siendo la misma, leche de manera exclusiva hasta los seis meses. Para las madres que den el pecho la recomendación de cara a la salud del bebé es la de ofrecer leche materna extraída.

En Bebés y más hemos dado ya algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo.

Algunas madres deciden destetar al niño en este momento, sin embargo supone sumar dos “separaciones”. Una, la separación de la madre que va a trabajar y dos la separación del pecho, que además de alimento es consuelo y cariño. Lo ideal para la salud emocional del bebé (y para la física también, por supuesto) es seguir amamantándole.

¿Y si la madre no quiere o no puede extraerse la leche, se le da leche artificial cuando ella no esté?

Hay madres que no quieren extraerse la leche o que no tienen tiempo material para hacerlo.

En estos casos muchos profesionales recomiendan leche artificial para las tomas en que la madre no esté con el bebé, sin embargo, dado que la leche artificial proviene de la leche de vaca y tiene un alto potencial alergénico (la leche es la primera causa de alergia en los niños) es preferible seguir sólo con leche materna hasta los cuatro meses y a partir de entonces ofrecer otros alimentos como fruta o cereales sin gluten, que pueden prepararse con agua (puede sonar extraño, pero los cereales sin gluten son el arroz y el maíz y el arroz, por ejemplo, se cocina con agua).

Muchos niños, sabedores que mamá volverá pasadas unas horas, esperan para comer (rechazando los alimentos que se le ofrecen) hasta el momento en que regresa su madre. En ese instante se enganchan al pecho y recuperan todo el tiempo perdido, tanto a nivel alimenticio como a nivel emocional.

¿Y si el niño toma leche artificial?

La recomendación es la misma: leche hasta los seis meses, de manera exclusiva y a demanda y a partir de entonces empezar a complementar con otros alimentos.

Hay literatura y profesionales que en este caso sí “permiten” que se les empiece a dar fruta o cereales. Personalmente sigo pensando que la leche es nutricionalmente más completa que esos alimentos y por lo tanto seguiría hasta los seis meses, momento en que además el niño estará más preparado empezar a aceptar la cuchara.

¿Hay que ir reduciendo tomas a medida que se ofrecen nuevos alimentos?

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la leche debe seguir siendo el alimento fundamental hasta el año de vida. Esto quiere decir que la alimentación complementaria debe complementar, pero no sustituir.

Los niños a estas edades deben tomar alrededor de 500 ml de leche. En caso de que el bebé sea alimentado con leche materna el orden correcto es primero leche materna y después el alimento que complementa. Ahora explico por qué:

Los niños que toman biberón pueden obtener esos 500 ml con dos biberones de 250 ml (o con tres de 170 ml, o con cuatro de…), pero los que toman leche materna necesitan varias tomas al día para llegar a esa cantidad.

Pretender que un niño mame 250 ml en una toma y 250 ml doce horas después es poco creíble (no por la cantidad, que es posible, sino porque las molestias para la madre estando 12 horas sin amamantar serían evidentes, por no hablar del riesgo de ingurgitación y mastitis).

La leche materna es además nutricionalmente más completa que cualquier otro alimento. Si se llena el estómago de verdura y carne (por ejemplo), y se pierde una toma de leche, está cambiando la leche por un alimento con menos calorías y de peor calidad.

Si además esto sucede varias veces (una toma con la verdura, otra con la fruta, otra…), son demasiados momentos del día sin tomar el pecho y se dificulta el llegar a esos 500 ml que se recomiendan.

Si toma leche de fórmula la “regla”, como ya he comentado, es la misma, que se le ofrezcan 500 ml de leche al día. Las comidas en estos niños pueden ser tanto de leche sola, como de leche y alimento o de sólo alimento.

¿Y a los seis meses, cuando ya ha acabado la lactancia materna exclusiva, se cambia a leche de continuación?

Hay profesionales que a los seis meses dicen: “Ahora ya tiene seis meses, pues fuera teta y empezamos con la leche de continuación en biberón y para los cereales”.

Esta recomendación se basa en aquel mito que dice que a partir de los seis meses la leche materna no alimenta. Ya comenté lo irreal de esta creencia y la recomendación por parte de los organismos sanitarios es clara: lo mejor, la lactancia materna prolongada.

Por otra parte, dar biberón a niños que nunca lo han utilizado es bastante complicado. La manera de comer con biberón es diferente a la succión del pecho y muchos se atragantan y no aceptan este medio de alimentación.

No hay mayor problema porque no es necesario (de hecho no tiene mucho sentido) enseñar a un niño a utilizar un elemento que deberá eliminar enseguida. Los adultos bebemos en vaso y comemos con cubiertos, éstos sí son los elementos que debería utilizar.

Otra diferencia es el sabor de las leches. A menudo bebés que aceptan el biberón sólo aceptan que vayan llenos de leche materna.

También se da la situación, menos drástica, de que la madre siga dando el pecho y se le recomiende que para hacer los cereales, si la madre decide utilizar cereales desecados en polvo, utilice leche artificial.

Como ya he comentado, los cereales pueden hacerse con leche materna o con agua e incluso con caldo de verdura si el niño ya la ha probado, por lo que no es necesario dar leche artificial.

Además no tiene sentido que a una madre que decide dar el pecho se le sugiera leche artificial para hacer los cereales como no tiene sentido que a una madre que da leche artificial se le diga que tiene que hacer los cereales con leche materna.

Más información | AEPAP, OMS
Fotos | Flickr (john_worsley_uk), Flickr (roxeteer)
En Bebés y más | Alimentación complementaria: ¿Cuándo empezar? (I), Alimentación complementaria: ¿Qué es?, Por qué se aconseja lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (I) y (II)

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/alimentacion-complementaria-cuando-empezar-ii

¿Cómo lo hago para que acepte el biberón con mi leche?

¿Cuándo empezar con el biberón?

Si tienes que dar leche extraída a tu bebé lo más probable es que te hayas planteado hacerlo en biberón. El biberón es el recipiente y el método de alimentación más conocido y aceptado socialmente pero no es el único. Pero, ¿qué pasa si no hay más remedio y le tienes que dar la leche en un biberón?

Hemos lanzado esta pregunta en las redes y estas son algunas de las preguntas que nos habéis hecho:

Mi hija hace arcadas con todas las tetinas ¿se acostumbrará?

Muchos bebés que toman solo pecho y no tienen chupete, tienen muchas dificultades en estar cómodos con el biberón. Les suelen producir muchas arcadas y lo pasan muy mal con un biberón en la boca. O directamente ni abren la boca para succionar. 

Los bebés tienen un reflejo en la boca que les protege de atragantamientos y ahogos, este reflejo se activa cuando la comida o un objeto sobrepasa la mitad de la lengua. Por esa razón, la tetina les suele dar asco cuando la tienen en la boca. El reflejo, a medida que el bebé crece, se posterioriza pero sigue presente.

La única solución es intentar que la tetina no entre demasiado en su boca, pero esto a la vez hace que el bebé cierre demasiado la boca para poder succionar y luego hacer lo mismo en el pecho. Y tener mucha paciencia para que el bebé poco a poco se vaya acostumbrando.  

¿Es mejor anatómica o redonda?

Cuando el bebé succiona el pezón se alarga en su boca y llega hasta la unión del paladar duro y el blando.

El pezón solo toma la forma de las tetinas anatómicas, las que son aplastadas por uno de sus lados,  cuando el bebé no succiona del todo bien. Si mama con eficacia el pezón tan solo se alarga dentro de su boca.

Para los bebés que toman el pecho lo ideal es una tetina redonda o alargada y de 2cm, lo más blanda posible de cara a no forzar las estructuras orales del bebé. 

¿Cómo puedo conseguir que la acepte?

Si no hay más remedio que darle la leche en biberón lo más importante es que el bebé esté sentado, no tenido y el biberón esté lo más horizontal posible para que el bebé pueda regular el flujo que recibe. Se puede sentar en el regazo del cuidador, estimular el reflejo de succión con la tetina tocando los labios y los carrillos, esperar que abra la boca e intentar ver si succiona la pezonera. 

Para ellos no es nada complicado aceptar la nueva situación (estar sin su madre) y recibir la leche en un recipiente tan diferente al pecho, así que es necesario tener mucha paciencia y esperar a que la acepten.

¿Se lo puedo dar yo o tiene que ser otra persona?

Hay quién dice que una madre nunca puede dar un biberón porqué el bebé lo va a rechazar siempre. En parte es cierto, el bebé sabe dónde está la leche y no aceptará gato por liebre.

Dicho esto, si debes darle la leche en biberón se lo puedes dar tú, no es necesario que lo haga otra persona. Muchas madres se sieten peor por no poder hacerlo ellas y no poder alimentar a su hijo.

No hay razón para no hacerlo si te apetece, es posible que sea un poco más complicado pero nada más.

Aunque si lo que pasa es que se lo estás dando para acostumbrarlo al biberón y para que esté listo para cuando no te tenga a su lado nuestra recomendación es que no lo hagas. No sufras ni lo hagas sufrir mientras estéis juntos, el momento de estar separados llegará y no sirve de nada adelantar los malos momentos.

¿Qué tipo de flujo es el adecuado?

El pecho tiene un único flujo, no hay diferentes flujos para cada edad. La alimentación en biberón suele ser mucho más rápida que la alimentación con el pecho. Los bebés que toman la leche en bibe suelen tomar cantidades grandes en poco tiempo, cosa que no pasa cuando un bebé toma el pecho. Las tomas suelen ser más largas y la cantidad que toman en cada toma no es muy cuantiosa.

Las mayoría de tetinas sí tiene flujos diferentes según la edad del bebé pero de nuevo no es más que un producto no necesario. Si el bebé toma la leche de una tetina de flujo lento es mejor mantenerlo siempre que sea posible. Para ellos es mucho mejor tomar la leche despacio para que el bebé tenga tiempo de estar saciado.

¿Qué tetina interfiere menos en la lactancia materna?

Poner una tetina en la boca de un bebé es como comprar un número de lotería. Es muy probable que no te toque, pero te puede tocar.

Lo mismo pasa con las tetinas, hay bebés que saben succionar del pecho y de la tetina sin problemas y nunca se van a confundir.

Pero otros no saben gestionar la succión del pecho y la de la tetina, esto les crea confusión y pueden llegar a no saber mamar, a rechazar el pecho.

Por lo tanto, en cierta medida todas las tetinas pueden producir confusión al bebé e interferir en la lactancia. Si no hay más remedio y es absolutamente necesario ofrecer la leche en biberón la persona que se lo ofrezca es necesario que lo haga con el llamado método Kassing, para intentar evitar lo máximo posible la confusión del bebé. 

Si quieres conocer otros métodos de suplementación o recibir más información sobre el biberón, aquí te enlazamos otras entradas relacionadas:

Источник: https://blog.lactapp.es/lo-hago-acepte-biberon-leche/

¿Cuándo empezar a dar el biberón a mi hijo?

¿Cuándo empezar con el biberón?

Con este bebé no hay lugar para la monotonía, mami, es todo cambios, hasta a nivel de alimentación.

¿Quieres empezar a darle el biberón? Si esterilizador de biberón y calienta biberones te suenan a tecnología de última generación, ¡sigue leyendo! Desde Nenuco te desvelamos todo lo que necesitas saber para cumplir la misión de empezar a dar el biberón con éxito.

Cuándo empezar a dar el biberón

No le des vueltas, mami. Tu bebé no trae manual de instrucciones y por mucho que investigues, no encontrarás el momento exacto en el que hay que empezar a dar el biberón sí o sí, pues no existe.

Hay mamás que no dan el pecho y, por lo tanto, bebés que toman el biberón desde que nacen, otras empiezan a dar el bibe al volver al trabajo, mientras otras optan por la lactancia mixta.

Y es que no hay un momento «correcto», mientras el bebé esté alimentado.

Trucos Nenuco para empezar a dar el biberón

Si tu bebé está acostumbrado al pecho de mamá, pero por la razón que sea, ya sea trabajo o porque necesitas más momentos contigo misma, quieres que se acostumbre al biberón, tenemos unos consejos que regalarte para cambiar del pecho al biberón:

  • El bibe con papá: si nunca ha visto un bibe delante, puede que las primeras veces se quede extrañado ante esa nueva tentativa de mamá para que se alimente a través de un objeto de extrañas características. Es más, puede que hasta ni siquiera entienda por qué mamá le ha sacado el pecho que tanto le gusta para darle el biberón. ¿La mejor solución? El bibe se lo da papá u otra persona que no sea mamá.
  • Un entrenamiento de resistencia: En esta familia ni nos rendimos ni forzamos. Si el bebé rechaza el bibe, volvemos a intentarlo al cabo de un rato o al día siguiente, pero siempre sin obligarlo.
  • Parecidos razonables: un bebé acostumbrado al chupete es más fácil de convencer de que tome el biberón con una tetina similar a su chupete. De esta forma el biberón ya no es tan extraño mamá.
  • El escudo de la calma: tu tranquilidad es su tranquilidad. Si nota que estás tensa al darle el biberón, él también se contagiará de esas emociones. Lo estás haciendo genial, no hay de qué preocuparse. Respira y ofrécele el biberón.

A qué temperatura debe estar el biberón

A este bebé no le va ni la leche caliente ni la leche fría, solo la quiere templadita.

¿Y cómo puede saber una madre si el biberón tienen la temperatura ideal para el bebé? Echando unas gotitas en el dorso de la muñeca, que es el indicador clave made in mamá para saber si la leche está caliente o fría.

En cuanto a la temperatura, recuerda que la leche materna suele estar a unos 32º, por lo que el bebé no va a querer un bibe que pase de los 36º o 37º.

Cómo esterilizar el biberón

Aunque venga muy equipado de serie, tu bebé aún necesitará unos meses para que su sistema inmunitario aprenda a defenderse de los males que acechan en el mundo exterior.

De ahí la importancia de esterilizar los biberones y otros utensilios que el bebé vaya a llevarse a la boca antes del primer uso y una vez a la semana.

Si estabas pensando en construir una burbuja protectora alrededor de tu bebé, déjanos decirte que sus defensas necesitan combatir microorganismos para hacerse más fuertes, por lo que es mejor que descartes esa idea y, en vez de eso, aprendas a esterilizar el biberón.

Esterilizar biberones paso a paso

No existe una única fórmula mágica para esterilizar el biberón. Las opciones son múltiples y la mejor será la que tú elijas:

  • Agua hirviendo: introduce el biberón en un recipiente con agua y ponla a hervir durante unos 15 o 20 minutos.
  • Esterilizador de biberones: este aparato hará el trabajo por ti. Tú solo tienes que ocuparte de meter el biberón en el esterilizador eléctrico y dejarlo funcionar unos 5 o 6 minutos.
  • Microondas: también puedes esterilizarlo metiéndolo en el microondas en un recipiente con agua.
  • Lavavajillas: si tu biberón es compatible con el lavavajillas, un lavado con una temperatura superior a 80º o 90º será suficiente.
  • Desinfectante: también existen soluciones químicas en las que puedes sumergir el biberón durante media hora.

Cada cuánto dar el biberón

Para la pregunta de con qué frecuencia darle el biberón lo primero es leer las instrucciones de preparación que vienen en el envase de la leche que has elegido. En ellas se explica la cantidad estimada de biberones al día según la edad del bebé.

Pero claro, cada peque es un mundo, por eso si tu hijo manifiesta señales de que se queda con hambre, es importante consultar al pediatra para determinar si puedes darle más biberones de los indicados en la etiqueta.

Ya conoces a tu bebé, por lo que sabrás cuando empieza a manifestar las primeras señales de hambre, en ese momento prepáralo todo y dale el biberón en cuanto puedas, sin hacerle esperar demasiado para que no se irrite más de la cuenta.

Cómo calentar el biberón

No hay una única forma de calentar el biberón. Hay mamis que prefieren evitar los riesgos de quemaduras colocando el biberón bajo un chorro de agua templada, mientras otras optan por contar con la ayuda fiable de un calienta biberones e incluso las hay que se decantan por el baño maría.

También hay madres que utilizan el microondas, pero, ¡cuidado, mami! En este caso es muy importante que compruebes que la leche está templada en la parte interna de tu muñeca, pues, a veces, el microondas tiene el poder mágico de dejar el recipiente frío y la leche demasiado caliente.

¿Y tú? ¿Qué trucos usas para dar el biberón? ¡Compártelos en nuestras redes sociales con el hashtag #YoSoyLaMadreQue #YoSoyElPadreQue… se sabe los secretos de la técnica del bibe!

© 2019 Reckitt Benckiser – Todos los derechos reservados – Última actualización del sitio

Источник: https://www.nenuco.es/cuidado-del-bebe-y-del-nino/empezar-a-dar-el-biberon/

Cómo introducir el biberón a tu bebé

¿Cuándo empezar con el biberón?

Existen diversas maneras de introducir el biberón a tu bebé. La selección que hagas de cualquiera de ellas dependerá de tus expectativas y de las circunstancias particulares en las que te encuentres.

Este suele ser un tema muy controversial, por ello es importante que te documentes lo suficiente. Consulta con tu pediatra o con una asesora de lactancia materna.

El biberón y la lactancia materna

Al contrario de lo que muchos piensan, el biberón y la lactancia materna no son caras contrarias de la misma moneda, de hecho pueden complementarse y muy bien si estás clara en los principios con los que debes alimentar a tu pequeño.

De hecho, si eres una mamá que pronto tendrá que regresar a trabajar, pues con más razón aún debes considerar al biberón como un aliado, asumiendo que le podrás dejar tu leche para que la tome en el tete.

Algunos especialistas indican que alternar biberón y pecho en bebés de días de nacido puede generar confusión en los pequeñines en cuanto al agarre y fuerza en la succión, pues en ambos casos es distinto. También indican que esta alternancia los puede llevar a preferir el biberón puesto que la leche sale con más facilidad y menos esfuerzo.

Sin embargo, una vez que el bebé y tú se han acoplado y que el amamantamiento marcha sin dificultad, podrías probar enseñarle a tomar del biberón sacando un poco de tu leche y dándosela en el tete.

Si tu bebé ya es “experto” tomando de la tetita de mami, pues no le generarás ninguna confusión y esto te permitirá un poco de libertad en caso que desees regresar a trabajar o para que puedas dejarlo al cuidado de otra persona en caso que debas alejarte de casa por algunas horas.

Todos los bebés son diferentes y responden de manera distinta a esta propuesta, depende de su sensibilidad a nivel sensorial y también de qué tan agradable le resulte la tetina. En general, mientras más tardes en introducir el biberón más le costará aceptarlo.

Algunas estrategias a tener en cuenta

Ten en cuenta que la leche materna ha demostrado ser el mejor alimento para el bebé. De todos modos es posible introducir el biberón de forma complementaria.

  • Siéntete segura del paso que estás dando, de lo contrario te costará mucho ser  consecuente y en  consecuencia tu bebé no logrará aceptar el biberón.
  • La leche de materna no pierde sus maravillosas propiedades al envasarla en el biberón, así que tu chiquito puede disfrutar de todas sus bondades aun  cuando tu no estés.
  • Prueba introducir el biberón solo después de que el acoplamiento con tu bebé se haya dado de manera suficiente.
  • Ayúdate con un extractor de leche de buena calidad, esto hará más fácil y llevadera la tarea para ti.
  • Si tu bebé es sensible y exigente, intenta mantener la temperatura de la leche similar a la que tendrías en tu pecho. También asegúrate de ofrecerle una tetina tibia y no helada de la nevera.
  • Hazlo igualmente relajada como le darías pecho, seguramente tu bebé notará que algo sucede en ti.
  • Puedes pedirle ayuda a tu pareja o cualquier otra persona para que le dé el tetero por ti.
  • Algunos pediatras recomiendan hacerlo durante un día completo, todas las tomas en tetero para lograr que lo acepte.

Dependerá de ti y de tu bebé de qué modo se sienten más cómodos con el cambio. Ten en cuenta que abusar del biberón tampoco es positivo, podría generar alteraciones bucales según un estudio publicado en Brazilian Oral Research.

Cosas que no debes hacer

Existen algunas cosas que NO debes hacer con tu bebé:

  • Aplicar miel o endulzantes a la tetina o a la leche.
  • Hacer el cambio al biberón justo cuando vas a dejar de amamantar, es decir, no le hagas doble cambio: biberón y fórmula.
  • Ser poco consecuente, esto es intentarlo de manera ocasional.
  • Probar todas las estrategias que te dan, confía en tu pediatra o en tu consultora de lactancia.

Para tener en cuenta sobre el biberón

Debes estar atenta a la posición en que tu bebé toma el biberón. Asegúrate que tenga cierta inclinación tal y como sucedería en tus brazos. Jamás lo acuestes totalmente horizontal en la cuna o en tu cama, además de correr el riesgo de ahogarse, una porción de la leche puede irse hacia los conductos auditivos y generar frecuentes otitis.

Asegúrate de elegir biberones, tetinas y accesorios de buena calidad. Asesórate antes de comprar.

Ten en cuenta que debes esterilizar correctamente los biberones, las mamilas y todos los accesorios del extractor de leche que estén en contacto con esta. Puedes hacerlo con un esterilizador comercial o simplemente hirviendo por 10 minutos en agua limpia.

¡El biberón debe tener también un plazo de salida! Entre los 12 y los 16 meses es un buen momento para despedirlo de casa.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/introducir-biberon-bebe/

Trucos y consejos sobre la alimentación con biberón

¿Cuándo empezar con el biberón?

Si tienes a un recién nacido en casa, puede que este sea el momento más tranquilo del día, así que disfrútalo. Acomódate, pon el mando y el teléfono a mano, y disfruta de la intimidad con tu pequeño.

El momento perfecto

La hora de la toma puede ser el momento perfecto para obligarte a olvidar el estrés del día y gozar de un ratito mágico con el bebé.

Puede que el niño tome la leche en un abrir y cerrar de ojos o puede que le lleve su tiempo.

En cualquier caso, las madres más experimentadas suelen comentar que la lactancia se les pasa volando, así que pisa el freno durante un par de minutos y vive el momento, dure lo que dure.

En su punto

A todos nos gusta tomar el café en su punto. Ni muy frío ni muy caliente.

Si observas que al bebé le gusta tomar el biberón más bien calentito, comprueba la temperatura de la leche en la cara interna de la muñeca (la tuya) antes de dársela para asegurarte de que no se va a quemar.

¿Por qué en la cara interna de la muñeca? Porque es una zona bastante sensible al calor y muy poco escandalosa para mostrarla en público.

Dar con la postura idónea

Quizá te hayan dicho que el ángulo perfecto para darle la toma al bebé es 45 grados. Lo cierto es que, si todo esto te resulta demasiado cuadriculado, el hueco del codo es el lugar ideal para sujetarlo de manera cómoda para ambos; lo importante es que el niño esté ligeramente recostado. Así de fácil.

En lo que a la alimentación del bebé se refiere, uno de los temas más temidos por la mayoría de los padres es el aire del biberón y los cólicos que puede provocar.

Un consejillo práctico a la hora de dar el biberón es asegurarse siempre de que no se encuentre totalmente en dirección horizontal. Es decir, que esté siempre inclinado de modo que la tetina se llene de leche.

A medida que se vaya vaciando, habrá que inclinarlo más y más. Si te preocupa que el bebé trague aire, prueba nuestro biberón Advanced Comfort.

Mordisquitos

Tu precioso recién nacido de encías suaves no se quedará así para siempre. Pronto le saldrán los dientes y, a partir de entonces, tendrás que comprobar las tetinas en busca de mordisquitos.

Las tetinas están diseñadas con materiales suaves para las pequeñas encías, por lo que los dientes pueden deteriorarlas e incluso perforarlas.

Si al bebé le están saliendo los dientes o le gusta mordisquearlo todo, presta atención a las tetinas y renuévalas cuando sea necesario. Lo mismo ocurre con los chupetes.

Independientemente de si has decidido empezar a darle el biberón o combinarlo con el pecho, puede ser bastante frustrante que el bebé lo rechace. Llegará un punto en que te preguntes quién manda aquí, si el niño o tú. Lo cierto es que esa misma situación se repite en muchas casas.

A pesar de haberse escritos libros, guías e incluso blogs enteros con consejos al respecto, no hay solución mágica que valga.

Sin embargo, antes de probar todas las marcas de biberón habidas y por haber hasta encontrar una que le guste, no desesperarse y aplicar el sentido común quizá te sirvan de ayuda y te ahorren algo de dinero.

Seamos sinceros, el bebé lleva disfrutando del lujo de tener un pecho calentito que le satisface el hambre desde que nació, así que cualquier otra cosa no va a ser lo mismo.

Por tanto, esperar que acepte el biberón al instante es una postura muy poco realista. Cuanto más tiempo lo hayas alimentado exclusivamente a base del pecho, más reacio se mostrará a tomar el biberón.

¡Conque prepárate para encontrar una feroz resistencia que ni en los frentes de la guerra!

Pero antes de que empieces a tirarte de los pelos, recuerda que muchos bebés pasan por esta etapa y que, al final, se acostumbran. A continuación te mostramos unos consejos sobre la alimentación con biberón que puedes aplicar si tu bebé lo rechaza.

Empieza pronto

Si planeas introducir el biberón en la dieta del bebé porque vas a reincorporarte al trabajo, deja un margen de tiempo suficiente para que el bebé y tú os acostumbréis a la nueva rutina. Si tienes previsto pasarle a la leche de fórmula, intenta que se habitúe al biberón con leche materna antes de dar el salto definitivo.

Imagínate que estás a dieta y te pones a comer una ensalada sosísima con una tarta al lado que huele de maravilla. No es de extrañar que el bebé no coopere cuando lo que más anhela en este mundo (el pecho de mamá) está justo al lado. Pide a alguien que le dé el biberón para que no tengas que estar presente recordándole que su comida favorita se encuentra al alcance de la mano.

Con forma de pezón porque los bebés así lo prefieren

Si empleas una tetina que simule un pecho materno, es más probable que el bebé acepte el biberón. Las tetinas Tommee Tippee presentan una forma muy parecida a la del pecho materno y permiten el movimiento para que el bebé succione sin problemas.

Insiste y vencerás

Tras poner en práctica estos consejos y otros que seguramente te habrán dado, puede que quieras probar diferentes biberones y tetinas hasta que los acepte. Con cada intento de darle un biberón, el bebé se sentirá más y más cómodo con él.

Partiendo de la base de que has hecho todo lo anterior, el sexto intento de darle un biberón tiene las mismas probabilidades de conseguir que el bebé lo acepte que probar con seis biberones distintos.

Así que no malgastes el dinero e insiste con el biberón que creas que más se parece a un pecho en cuanto a forma y movimiento.

¿Cuánto debería beber mi bebé?

¿Cómo se prepara un biberón con leche de fórmula?

Источник: https://www.tommeetippee.es/parent-room/bottle-feeding-hints-and-tips

Preguntas frecuentes sobre la alimentación con fórmula: Cómo comenzar la alimentación con sólidos y leche

¿Cuándo empezar con el biberón?

  • Tamaño de texto más grande

Ya sea que haya decidido alimentar a su bebé con fórmula desde un principio, que esté dándole suplementos de fórmula además de amamantarlo o que esté pasando de amamantarlo a darle fórmula, seguramente tendrá muchas preguntas. Aquí encontrará las respuestas a algunas preguntas comunes sobre la alimentación con fórmula.

¿Cuándo debo comenzar a darle alimentos sólidos y jugos?

El mejor momento para incorporar alimentos sólidos es una vez que su bebé ha desarrollado las habilidades necesarias para comer. Esto suele ocurrir entre los 4 y los 6 meses de edad. ¿Cómo saber si el bebé está preparado?

Los bebés que están preparados para comer alimentos sólidos:

  • están interesados en los alimentos (por ejemplo, miran cómo comen los demás, tratan de tomar la comida y abren la boca cuando se acerca la comida)
  • sostienen correctamente la cabeza y se sientan sin ayuda o con poca ayuda
  • tienen las habilidades motrices orales necesarias para comer (es decir que no escupen la comida sino que la envían a la garganta y la tragan)
  • suelen pesar el doble de lo que pesaban al nacer, o tener un peso cercano a este

Espere hasta que su bebé tenga al menos cuatro meses y muestre estos signos de estar preparado para introducir los alimentos sólidos en su dieta.

Los bebés que empiezan a comer alimentos sólidos antes de los cuatro meses de edad presentan un mayor riesgo de obesidad y otros problemas en el futuro.

Además, no son lo suficientemente coordinados como para comer alimentos sólidos sin peligro y podrían atragantarse o aspirar la comida (la cual podría llegar a los pulmones).

Cuando sea el momento adecuado, empiece a darle un solo cereal enriquecido con hierro (el primer cereal que se introducía tradicionalmente era el arroz, pero puede empezar con el cereal que usted prefiera).

Empiece con 1 o 2 cucharadas de cereal mezcladas con leche  materna, fórmula o agua. Otra opción es darle carne rica en hierro tamizada o en puré.

Alimente a su bebé con una cuchara pequeña para bebés y nunca le añada cereales al biberón, a menos que el médico se lo recomiende.

En esta etapa, los alimentos sólidos se deben dar después de amamantar al bebé, no antes. Así, su bebé se llenará con la leche materna, que debe ser su principal fuente de nutrición hasta que cumpla un año.

Cuando su bebé se acostumbre a comer el primer alimento, introduzca otros alimentos como frutas, verduras, carnes en puré, frijoles, lentejas o yogurt. Espere unos cuantos días antes de introducir nuevos alimentos para asegurarse de que su bebé no presenta una reacción alérgica.

Los expertos recomiendan comenzar a darles a los bebés de 4 a 6 meses de edad alimentos que muchas veces pueden producir alergia Se debe incluir a los bebés que tienen una historia familiar de alergias alimenticias.

En el pasado, se pensaba que a estos bebés no había que darles dichos alimentos (como huevos, maní o pescado) hasta que cumplieran un año de vida.

Pero los estudios más recientes sobre el tema confirman que esperar hasta el año podría hacer más probable que el niño desarrollara una alergia a estos alimentos.

Ofrézcale estos alimentos a su bebé en cuanto su pequeño comience a comer alimentos sólidos. Asegúrese de dárselos de una manera que sean fáciles de tragar. Puede darle pequeñas cantidades de manteca de maní mezclada con puré de frutas o yogur, o incluso huevos revueltos.

Nota: No es conveniente ofrecerles jugo de frutas, ni siquiera a los bebés de mayor edad. El jugo puede llenarlos y dejar poco lugar para alimentos más nutritivos, favorecer la obesidad, causar diarrea o, incluso, hacer que su bebé tenga más riesgo de desarrollar caries cuando le salgan los dientes.

¿Cuándo puedo comenzar a darle leche de vaca a mi bebé?

Antes de cumplir un año, los bebés continúan necesitando los nutrientes presentes en la leche materna o la fórmula. Pero cuando tenga un año de edad, su bebé puede probar la leche de vaca entera.

¿Por qué no debe darle leche descremada o parcialmente descremada (2%)? Porque los bebés necesitan la grasa de la leche entera para crecer normalmente y desarrollar el cerebro cuando comienzan a caminar.

Puede pasar de la fórmula a la leche entera reemplazando los biberones con fórmula por biberones (o vasos con pajilla) de leche. Al llegar al año de edad, su bebé debe estar comiendo una variedad de otros alimentos y debe tomar solo entre 2 y 3 tazas (480 a 720 ml) de leche por día.

Si su bebé toma fórmula de soja o hipoalergénica debido a que tiene una alergia a la leche, hable con su médico antes de introducir leche en la dieta.

¿Cuándo puedo comenzar a darle agua a mi bebé?

Durante los primeros meses de vida, los bebés no suelen necesitar tomar agua. Durante los días de mucho calor, la mayoría de los bebés estarán bien alimentándose más veces. Pero es posible que desee ofrecerle agua a su bebé, en especial si la orina del bebé es oscura o si su bebé orina con menos frecuencia de la habitual.

Una vez que su bebé esté comiendo alimentos sólidos, puede ofrecerle unas cuantas onzas de agua entre cada alimentación, pero no lo fuerce. El agua fortificada con flúor ayudará a su bebé a desarrollar dientes y encías sanos. Si vive en una zona en la que el agua no está fortificada con flúor, es posible que el médico o el dentista le receten gotas de flúor.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/Parents/formulafeed-solids-esp.html

Cuándo dejar el biberón

¿Cuándo empezar con el biberón?

¿Tu hijo usa biberón? Es algo muy habitual que los bebés usen el biberón, tanto para la leche (los que la toman artificial), como para el agua.

Pero, ¿cuándo deben decir adiós a su compañero el “bibi”?

La AAP (Academia Americana de Pediatría) recomienda dejar el biberón a los 18 meses o antes.

Desde los 6 meses el bebé puede empezar a aprender a beber de un vaso, y a partir de los 12 meses debería beber cualquier cosa que no fuera la leche materna en vaso.

Si el bebé toma leche artificial, a partir de los 12 meses se puede introducir la leche de vaca, y esta transición se puede unir a la de beber en taza.

Una vez que el bebé comience a beber en taza (puede tardar varias semanas), ve eliminando las tomas de una en una por ejemplo cada semana, pero sin prisa.

Puedes comenzar con las del día como por ejemplo la del desayuno, y acabar con la de la noche.

Para esta toma, una sugerencia consiste en darle el vaso de leche durante la cena, y después hacer el resto del ritual de irse a la cama (baño, lavar los dientes, contar un cuento, etc.).

También puede ser que eche de menos el efecto apaciguador del biberón, por tanto tenéis que estar atentos para darle los mimos y las atenciones que necesite.

Niño despidiendo a su biberón en el tren con destino “Bebés menores de 18 meses”.

 Sobrepeso

En cuanto al uso durante el primer año, en este estudio se observó que los niños que tomaban biberón, ganaban más peso en el primer año que los alimentados con leche materna.

Este resultado se interpreta con facilidad, ya que los bebés alimentados con biberón lo toman siguiendo un horario más o menos regular (al menos más que los que toman leche materna) y en las cantidades que deciden los padres (aunque por supuesto podrían no quererlo todo). Por tanto, esto conlleva que sean los padres los que dirijan el patrón de ingesta, y no el niño, pudiendo derivar en una sobrealimentación del pequeño. En este post no voy a entrar en los efectos de la leche artificial respecto a la leche materna, pero si te interesa, léete el post que escribí sobre las ventajas de la leche materna aquí.

En el caso del efecto sobre el peso más allá del primer año, hay diversidad de resultados. En un estudio no se observaron diferencias en el peso a los 3-5 años de edad entre los niños alimentados con lactancia materna o con biberón. Sin embargo, en otro estudio realizado en EE.UU.

sí se observó que los niños que tomaban biberón de forma prolongada, tenían más riesgo de obesidad a los 5 años y medio. De hecho, el estudio más exhaustivo fue uno realizado con 3027 niños entre 3 y 5 años, que reveló que cada mes de uso del biberón se asociaba con un incremento del 3% de riesgo de tener mayor peso.

Por tanto, la recomendación es que se deje el biberón en el momento oportuno, con el fin de prevenir posibles problemas de obesidad infantil.

Percepción de la saciedad y obesidad

Lo que está mucho más claro, es el impacto que tiene el biberón sobre la percepción de saciedad del niño. Los bebés que utilizan biberón tienen más probabilidades de detectar peor su saciedad más adelante en la infancia (Di Santis y cols, Int J Behav Nutr Phys Act, 2011), lo que está directamente relacionado con una mayor ingesta y riesgo de sobrepeso y obesidad.

Además, la asociación entre la toma del biberón a partir del año y medio aproximadamente con la obesidad, también se puede deber a un exceso de ingesta de leche, puesto que a esa edad la mayoría de los niños comen prácticamente de todo.

Por tanto, los que siguen tomando biberón, es posible que lo hagan por costumbre y no perciban tan bien las señales de saciedad del organismo.

Para evitar este problema, además de sustituir el biberón por un vaso, a partir del año, hay que tener en cuenta que la leche será un alimento más, que no debe consumirse en cantidad superior a 500 ml (2 vasos) al día.

Problemas dentales y respiratorios

En el caso de las tomas nocturnas (durante la noche), se ha visto en muchos estudios que se asocian a mayor riesgo de caries en la infancia (Olatosi y cols. Niger J Clin Pract. 2015).

Además, su uso prolongado más allá de los 18 meses, se asocia con problemas de oclusión dental de distinta índole en varios estudios (Narbutytė y cols, Stomatologija, 2013; Chen y cols, BMC Pediatr.

, 2015).

Por otro lado, se ha observado en varios estudios la relación de las tomas nocturnas con síntomas respiratorios crónicos (Kim y cols, Asia Pac Allergy, 2011) como asma y pitos respiratorios. El desencadenante sería una irritación de la tráquea provocada por micro-aspiraciones y reflujo gastroesofágico.

Selfie del biberón en su viaje de mochilero por Europa.

Por qué se nos va de las manos a veces

Si el bebé, por cualquier motivo, toma biberón en vez de leche materna antes o cuando se inicia la alimentación complementaria, lo normal es que lo siga tomando varios meses más, porque aún es un lactante. Y a la vez, en la mayoría de los casos, la alimentación complementaria consistirá en papillas y purés que el bebé tomará (en general) bien en una buena cantidad.

No obstante, cuando el niño crece, pasará de comer purés a comer los alimentos en trocitos, y lo más normal es que coma menos, y en todo caso, más lento que con los purés.

Por este motivo, es fácil que los padres os sintáis tentados a seguir con el biberón, ya que os da la tranquilidad de que ha comido “algo”.

El problema es que poco a poco, el niño comerá más y puede que el uso del biberón se prolongue más del tiempo debido.

Por tanto, la dificultad (que no lo es tanto) está en fiarse de la capacidad de regulación de ingesta del niño, a la vez que nos fijamos en la mejora de su psicomotricidad para poder pasar del biberón al vaso.

Biberón con cereales, NO

Por último, no puedo terminar este post sin tocar el tema de la toma del biberón con cereales. Hay que interiorizarlo cuanto antes, no se debe de preparar el biberón con cereales.

A pesar de que muchos padres lo prueban para alargar el sueño de sus hijos, según el estudio por Macknin y cols. (Am J Dis Child. 1989), el biberón con cereales no sirve para que los niños duerman más horas.

En cambio, si sirve para favorecer un exceso de peso, por lo que no se debe añadir ningún otro alimento a la leche del biberón.

Los cereales, si quieres dárselos (ojo con la cantidad de azúcar que pueden llevar), puedes hacerlo en forma de papilla con la cuchara, o en bolitas para que los coma él solo. Desde el principio, sin problemas.

Y si ya se los das en biberón, elimina esta costumbre (por ejemplo echando una cucharada menos de cereales cada 3 días), y ofrécele pan, pasta, etc por el día, hasta que tome el biberón solo de leche.

Luego ya puedes decidir si seguir con el biberón en función de la edad del bebé.

Dibujos realizados por Ismael Guenoun. ¿A que es un artista? ¡Gracias por tu colaboración, amigo!

Источник: http://nutrinenes.com/cuando-dejar-el-biberon

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: