¿Cuándo empezar la matronatación?

Contents
  1. edad, clases y beneficios
  2. Grupos
  3. Tiempo
  4. Desarrollo
  5. Objetivo
  6. Consejos sobre matronatación
  7. ¿A qué edad puede un bebé empezar a nadar?
  8. ¿Debería ponerle las vacunas a mi bebé antes de llevarlo a natación?
  9. ¿Cuándo debería darle de comer a mi bebé?
  10. ¿Se necesitan gafas de natación?
  11. ¿Qué debería llevar a las clases de matronatación?
  12. ¿Podemos ir a nadar si mi bebé está resfriado?
  13. ¿Va a aprender realmente a nadar mi bebé?
  14. ¿Cuánto suelen durar las clases de natación para bebés?
  15. ¿A qué temperatura debería estar el agua de la piscina?
  16. ¿Cómo debería preparar para las clases a mi bebé en casa?
  17. Por qué los bebés que van a la piscina con sus padres se desarrollan mejor
  18. Natación para bebés o matronatación
  19. Cuándo iniciar al bebé en el agua
  20. Efectos y beneficios de la ‘natación para los bebés’ o matronatación
  21. 1.- Cirigliano, P.M. (1985). Iniciación acuática para bebés: fundamentos y metodología. Buenos Aires: Paidós.2.- García Márquez, E. Iniciación a las actividades acuáticas en edades tempranas. EmásF. Revista Digital de Educación Física. Año 1, Num. 6, septiembre-octubre de 2010. 3.- Manrique B. Investigación sobre estimulación prenatal y postnatal. www.prenatal.net 4.- Le Camus, J. Las prácticas acuáticas del bebé. Barcelona: Paidotribo. 1993.
  22. Matronatación
  23. Matronatación con monitor
  24. Esqueleto y musculatura
  25. Sistema respiratorio
  26. Entrenamiento de la comunicación
  27. ¿Qué se necesita para la matronatación?
  28. Pañales para el agua
  29. Albornoz
  30. Crema hidratante
  31. Biberón
  32. Bolso cambiador
  33. Bucear: ¿sí o no?

edad, clases y beneficios

¿Cuándo empezar la matronatación?

Mientras los bebés están desarrollándose dentro del útero materno, viven en un constante medio acuático, ya que se encuentran rodeados de líquido amniótico que les protege y amortigua de todo lo que puede suceder en el exterior. Ahí, se encuentran “flotando” al ritmo del vaivén de los movimientos de su madre. Por ello, es habitual que cuando nacen les encante ser mecidos en los brazos de las personas adultas, ya que les recuerda a su estado anterior.

La matronatación es una actividad estupenda para los bebés ya que es un medio familiar en el que se divierten, se relajan y pueden practicar deporte a pesar de tener escasos meses. En este artículo de paraBebés vamos a ver en qué consiste la natación para bebés, la edad recomendada, en qué consisten las clases y los beneficios que les aporta.

La natación para los bebés, denominada matronatación, es una actividad segura de estimulación para el disfrute y la adquisición de ciertas habilidades psicomotrices. Los bebés nacen con algunos reflejos innatos que les permiten desenvolverse con total naturalidad.

Para que la matronatación sea segura, es imprescindible seguir una serie de recomendaciones:

  • Contar siempre con la supervisión de un adulto, que no debe dejar al bebé ni un momento solo dentro del agua o cerca de la misma, ya que en escasos segundos puede sufrir un ahogamiento. Siempre deben de estar en contacto.
  • El agua debe estar a una temperatura óptima para el cuerpo del bebé (por encima de los 28 grados centígrados), ya que no debe sufrir cambios bruscos.
  • Para los bebés menores de 6 meses, lo ideal es que acudan a piscinas con agua salada, evitando aquellas tratadas con cloro ya que su piel todavía es muy delicada. Así se prevendrán dermatitis y se facilitará su flotabilidad.

Vamos a ver a continuación a partir de qué edad está recomendada la natación para bebés.

Los bebés son capaces de desenvolverse en el medio acuático desde el momento del nacimiento. De hecho, muchas mujeres dan a luz dentro de una bañera ya que, al pasar de un medio acuático a otro, alivia el estrés del proceso de parto, entre otras cosas.

A pesar de ello, la matronatación como tal es recomendable practicarla a partir de los 4 meses de edad, ya que el sistema inmune de los bebés se encuentra más reforzado y se reduce así el riesgo de contraer enfermedades respiratorias, catarros u otras patologías transitorias. Además, el niño o niña ya es capaz de regular mejor su temperatura corporal. En la mayoría de las piscinas municipales de cualquier ciudad, las clases de natación para bebés están dirigidas a bebés de 6 meses de edad en adelante.

Además, es una edad perfecta para reformar el vínculo del bebé son sus figuras de apego, principalmente el padre o la madre que estarán sujetándole y estimulándole en todo momento siguiendo las indicaciones de los monitores y monitoras.

¿En qué consisten exactamente las clases de matronatación?

Grupos

Al tratarse de bebés tan pequeños, las clases de natación para bebés siempre se realizarán en grupos reducidos y bajo la supervisión y las indicaciones de un monitor o monitora especialista en este ámbito. Los niños y niñas siempre estarán acompañados por un adulto (normalmente padre o madre) que estará siempre en contacto con el bebé, por lo que es una actividad totalmente segura.

Tiempo

La duración de las sesiones oscila entre los 20 y los 30 minutos de tiempo, dependiendo la edad de cada bebé y respetando siempre sus necesidades. Al tratarse de bebés tan pequeños, pueden necesitar alimentarse o dormir antes de finalizar la clase, por lo que la flexibilidad es una de sus principales características.

Desarrollo

El desarrollo de las clases de natación para bebés o matronatación variará en función de la edad del bebé y de las sesiones previas a las que haya acudido. Estarán enfocadas a su evolución, al objetivo que se quiera conseguir con ellas o al tratamiento de ciertas patologías o dificultades psicomotoras que pueda tener el bebé.

Objetivo

El objetivo de estas clases de natación no es que los bebés aprendan a nadar, puesto que esto se conseguirá sobre los 4 o los 5 años de edad.

Lo que se pretende es estimular al bebé y potenciar su desarrollo psicomotor principalmente. Los ejercicios de natación para bebés dependen de la edad y las necesidades de cada niño o niña.

Aquí encontrarás otras actividades de estimulación para niños de 1 a 2 años.

Como hemos visto a lo largo del artículo, la natación para bebés es una actividad muy completa que pueden practicar desde edades tempranas. Pero, ¿sabes por qué es tan beneficiosa? A continuación veremos los efectos y beneficios sobre el niño de la natación para bebés:

  • Habilidades psicomotrices: el medio acuático aporta a los bebés libertad de movimientos desarrollando de una forma óptima su tono muscular.
  • Fortalecimiento del sistema inmune. Aquí encontrarás más información sobre cómo fortalecer el sistema inmunológico en niños y niñas.
  • Desarrollo de vínculos afectivos más fuertes. Son actividades familiares en las que la confianza y la seguridad del bebé se verán incrementados.
  • Supervivencia: el bebé aprenderá técnicas para sobrevivir ante una caída que pudiera provocarle un ahogamiento.
  • Relajación. Aquí encontrarás otras estrategias para relajar a un bebé.
  • Diversión: disfrutar de la experiencia también es uno de los motivos, de los objetivos y de los beneficios de la natación para bebés.

En definitiva, la natación para bebés o matronatación es una actividad familiar que tiene beneficios para todos los miembros de la familia y que contribuirá de forma muy positiva al desarrollo integral del bebé que la practique.

Si deseas leer más artículos parecidos a Natación para bebés: edad, clases y beneficios , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades con bebés.

Bibliografía

  • Castellanos, J. (2018). Qué es la Matronatación, cuáles son sus beneficios, contraindicaciones y recomendaciones para su práctica.
  • Hernández, A. (2016). Matronatación: el bebé, el agua y sus beneficios.

Источник: https://www.parabebes.com/natacion-para-bebes-edad-clases-y-beneficios-4769.html

Consejos sobre matronatación

¿Cuándo empezar la matronatación?

Nadar con tu bebé puede ser una de las experiencias más bonitas y gratificantes que puedas vivir con él.

Sus beneficios son múltiples y van desde el desarrollo psicomotor, el estrechamiento de lazos al fomento de su confianza, entre muchos otros.

Además, nosotros también destacaríamos el bienestar general que proporciona al bebé y a la mamá ya que el agua ofrece una sensación de calma que harán que el peke duerma y coma mejor. 

A la hora de empezar a nadar, es normal que surjan dudas y nos planteemos preguntas acerca de la idoneidad de la actividad. Para resolver estas preguntas, hemos confeccionado una lista de consejos que esperamos que os ayuden a decidiros a comenzar la matronatación y a disfrutar de esa sensación de cercanía en el agua con vuestros bebés que no igualará a nada.

¿A qué edad puede un bebé empezar a nadar?

¡Desde el primer día! Bueno, esto es una exageración porque la mamá no estará para esas cosas pero lo que queremos decir con esto es que no hay una edad establecida para empezar a nadar con un bebé.

Las principales organizaciones de natación dicen que la matronatación tiene múltiples beneficios físicos, mentales y para la salud (sin apenas presentar riesgos).

Además, se ha demostrado que la natación a edad temprana fomenta el desarrollo de los bebés.

Aquí, la práctica habitual es que los bebés se inicien en la natación entre los 3 y los 6 meses. Nosotros, como sabéis, empezamos a nadar a las 12 semanas y nos fue genial. Además de ser una experiencia compartida muy bonita, nos ayudó al peke y a mí a relajarnos, conocer a otras mamis y a conocernos mutuamente un poco más.

¿Debería ponerle las vacunas a mi bebé antes de llevarlo a natación?

Hay muchas opiniones acerca de esto. Las organizaciones de la salud no tienen una directriz y, por eso, la influencia de la opinión de los pediatras es lo que rige muchas veces nuestra decisión.

La verdad es que miles de bebés en todo el mundo van a clases de natación antes de tener todas sus vacunas y no resulta ser perjudicial para su salud.

Sin embargo, os aconsejamos consultar con un profesional para quedaros más tranquilos.

¿Cuándo debería darle de comer a mi bebé?

Para bebés que todavía toman solo leche, se recomienda darles una toma 1-2 horas antes de las clases. Para aquellos que ya se alimentan de sólidos, debería haber al menos una hora entre la comida y las clases de natación. 

Recuerda que después de nadar, tu bebé posiblemente tendrá hambre, por lo que  sería buena idea tenerle algo preparado al finalizar las clases.

¿Se necesitan gafas de natación?

En la mayoría de las clases no es necesario llevar gafas de natación. Sin embargo, si en las clases realizáis inmersiones, nosotros os recomendamos que las echéis en el bolso.

¡Ver a tu bebé nadando bajo el agua es una experiencia estupenda e irrepetible! Si os decidís a utilizarlas, os recomendamos unas gafas de natación con las lentes transparentes para que el bebé no se asuste al veros con ellas puestas.

Si creéis que puede reaccionar negativamente, podéis probar a ponérosla en casa un par de veces antes para que así se acostumbre a veros con ellas.

¿Qué debería llevar a las clases de matronatación?

A la hora de elegir qué poner a vuestro bebé para ir a la piscina, hay muchas opciones en el mercado.

No queremos extendernos mucho en esto (ya lo trataremos en un post del blog) pero nuestra recomendación es un bañador pañal antifugas, ya que son la manera más efectiva de evitar accidentes en la piscina durante la clase.

Además, son cómodos y suaves para los chiquitines ya que el material es delicado y no irritará sus partecillas. Estos bañadores pañal se pueden usar con o sin pañal desechable, la diferencia está a la hora de cambiarlos si se hacen caquita. 

Si la piscina, está un poco más fresquita, podemos utilizar un traje de neopreno.

Los trajes de neopreno tienen el beneficio de mantenerlos calentitos ya que les ayuda a mantener la temperatura corporal.

Si observáis que vuestro bebé, llora, está a disgusto o muestras signos de que no le gusta el agua, os consejamos que empecéis a utilizar uno y, posiblemente, su actitud cambiará por completo.

Tened preparada una toalla o capa de baño al salir de la piscina para acurrucarlos inmediatamente y secarlos. Posiblemente la temperatura exterior es muy diferente a la de la piscina y cuanto menos se expongan mojaditos, mucho mejor.

A la hora de cambiarlos, mi opción han sido siempre cambiadores impermeables. Cambiar a los bebés en los cambiadores de algunas piscinas puede ser una tarea algo complicada ya que no están preparados para bebés.

La ventaja principal de estos cambiadores es que se pueden poner en cualquier sitio y son muy seguros, higiénicos y soportan bien la humedad.  

Como a todo el mundo, el ejercicio da hambre a los bebés por lo que sugerimos tener preparado algo de comer al finalizar las clases. 

¿Podemos ir a nadar si mi bebé está resfriado?

Si solo se trata de moquillos, posiblemente no pasa nada porque los llevéis a nadar. Como sabrán las mamis experimentadas, los bebés pueden paserse toda una temporada moqueando. Sin embargo, si tienen fiebre, tos o en general no se encuentran bien, lo más recomendable es no llevarlos. 

Si tenéis dudas, podéis consultar con su pediatra antes de llevarlos para quedaros más tranquilos.

¿Va a aprender realmente a nadar mi bebé?

El monitor de vuestras clases de natación os habrá dicho ya que con bebés tan pequeños no se trata de aprender a nadar. De hecho, no van a aprender a nadar ya que esto ocurrirá alrededor de los 3-4 años.

De lo que se trata es de que el bebé se acostumbre al agua, se relaje en ella y se sienta cómodo en el medio.

La lección más importante, desde nuestro punto de vista, es la de aprender a darse la vuelta en el agua en caso de caída y agarrarse al filo de la piscina. ¡Esta habilidad puede salvarle la vida! 

¿Cuánto suelen durar las clases de natación para bebés?

Las clases de matronatación suelen durar entre 20-30 minutos para los bebés más pequeños. Aunque parezca que no, para ellos una sesión es una maratón y acabarán exhaustos. Posiblemente, observarás que los días de pisci duerme más y mejor.

¿A qué temperatura debería estar el agua de la piscina?

A la hora de elegir piscina para tus clases de natación, es importante la temperatura de la piscina y del ambiente en general ya que esta debe ser más alta de lo normal para los bebés. La piscina debe estar a 30 ºC al menos (a 32 ºC para bebés de menos de 3 meses o que pesen menos de 5,500 kg).

Como los bebés pierden calor muy rápido, es importante mantenerlos calentitos en el agua, incluso en las piscinas climatizadas. Para ello, os sugerimos los trajes de neopreno para bebé, ya que contribuirán a mantener su temperatura corporal durante más tiempo por lo que podrán disfrutar mucho más de las clases de natación.

¿Cómo debería preparar para las clases a mi bebé en casa?

Antes de la primera clase, es una buena idea bañaros en la bañera juntos. Sonríele y mírale a los ojos para animarle. Ten a mano, juguetes de baño que le llamen la atención y le distraigan. Además, si pensáis que ayudará, podéis llevar estos juguetes a las primeras clases. Así, tendrán algo que les resultará familiar y les aportará confianza.

Si os surgen otras dudas que no están resueltas aquí, no dudéis en contactarnos a través de nuestro formulario de contacto aquí abajo y os ayudaremos a resolverlas.

Источник: https://www.vadepekes.com/pages/consejos-sobre-matronatacion

Por qué los bebés que van a la piscina con sus padres se desarrollan mejor

¿Cuándo empezar la matronatación?

La sensación de libertad en el agua, la vinculación bebé-mamá-papá y la experimentación de sensaciones novedosas en el medio acuático son algunos de los beneficios de la matronatación, la estimulación del bebé en el agua acompañado normalmente por sus progenitores. No sólo una de las mejores terapias de estimulación temprana sino una gran oportunidad para estrechar el lazo de los pequeños con sus padres.

Natación para bebés o matronatación

Cuando se habla de natación para bebés, en realidad se parte de un concepto erróneo, lo más correcto es hablar de “matronatación” o “actividades acuáticas para bebés”, según Cirigliano1 “aquellas que se realizan con el fin de enseñar a los niños a subsistir en el agua ante una caída fortuita”.

Los objetivos que se persiguen son múltiples:

  • El desarrollo psicomotor del bebé
  • Enriquecer sus experiencias sensoriales y motrices
  • Ofrecerle un momento de relación rica, intensa y privilegiada con sus padres y favorecer un principio de socialización

Todos los expertos están de acuerdo en que esta primera toma de contacto del niño con la piscina nada tiene que ver con la natación, la finalidad es que el niño – que hace poco que ha abandonado el útero materno- disfrute del agua, gané confianza y potencie los vínculos afectivos con sus padres, además de beneficiarse de todas las ventajas que reporta el deporte al desarrollo infantil.

Cuándo iniciar al bebé en el agua

Es precisamente en esos primeros meses de vida cuando hay que iniciar al bebé en el agua.

Durante nueves meses han flotado en líquido amniótico, aún tienen intacto el “reflejo de inmersión” y, hasta que cumplen el año, tienen mejor adaptación al medio acuático.

Sin embargo, hasta alrededor de los cuatro años el cuerpo humano no está preparado para ser autónomo dentro del agua y, por tanto, los niños hasta ese momento no aprenden a nadar.

“La mayoría de la población de bebés de menos de seis meses no acude a la piscina, pero a los recién nacidos, desde que pierden el cordón umbilical, se les realiza el baño corporal completo.

El inicio de estas actividades es una cuestión de circunstancias (familiares, medioambientales, infraestructurales, etcétera), que favorecerán la pronta iniciación (sobre los dos meses) y que exigen unas condiciones ambientales estables, seguras y adecuadas al bebé, quien deberá estar en buen estado de salud y correctamente vacunado”, tal y como explica Elena García Márquez en su estudio Iniciación a las actividades acuáticas en edades tempranas2.

García Márquez pone el acento en dos aspectos importantes. Por un lado el hecho de que los niños deben asistir con un adulto (habitualmente lo hacen con su madre o padre), pero no es evidentemente requisito indispensable.

Y, por otro, las condiciones ambientales de la piscina, que son clave para la comodidad del bebé: la temperatura del agua será de aproximadamente 32 grados centígrados, el nivel de cloración oscilará entre el 0,5 y el 0,6 por ciento (para evitar problemas pulmonares e infecciones) y los vestuarios –bien climatizados y limpios– deben situarse cerca de la piscina para evitar el enfriamiento de los pequeños.

Efectos y beneficios de la ‘natación para los bebés’ o matronatación

Es evidente que los niños encuentran muy placentera la experiencia en el agua, ya que tienen más movilidad que en el medio terrestre y mayor libertad. Pero además, varios estudios alemanes demostraron ya a finales de la década de los 70 del siglo pasado que el CI (coeficiente intelectual) de estos niños es superior a la media.

Le Camus ofrece en su libro Las prácticas acuáticas del bebé4 un amplio listado de beneficios:

  • El desarrollo psicomotor del bebé, ya que tiene mayores posibilidades de moverse tridimensionalmente.
  • El agua relaja a los niños, facilitándoles conciliar posteriormente el sueño
  • La mejora de la relación entre el bebé y sus padres.

Cirigiliano enumera otros aspectos que mejoran en general la calidad de vida del pequeño como son:

  • Posibles rectificaciones de desviaciones de columna,
  • Desarrollo adecuado de la caja torácica
  • Incremento de la seguridad y confianza en sí mismos
  • Incremento del conocimiento y dominio de su cuerpo

“En definitiva, las actividades acuáticas en edades tempranas tienen beneficios en el terreno orgánico, neuro-perceptivo-motor, emocional y socio afectivo”, concluye García Márquez en su estudio. Son motivos más que suficientes para valorar la matronatación para bebés como una actividad de enorme interés para estos jóvenes deportistas.

Autora: Carmen Gavira

1.- Cirigliano, P.M. (1985). Iniciación acuática para bebés: fundamentos y metodología. Buenos Aires: Paidós.2.- García Márquez, E. Iniciación a las actividades acuáticas en edades tempranas. EmásF. Revista Digital de Educación Física. Año 1, Num. 6, septiembre-octubre de 2010. 3.- Manrique B. Investigación sobre estimulación prenatal y postnatal. www.prenatal.net

4.- Le Camus, J. Las prácticas acuáticas del bebé. Barcelona: Paidotribo. 1993.

Источник: https://www.saludmasdeporte.com/matronatacion-natacion-bebes/

Matronatación

¿Cuándo empezar la matronatación?

Durante nueve meses el bebé ha ido creciendo dentro del útero en el líquido amniótico. Por este motivo, al nacer sus sentidos están prácticamente adaptados al agua. Los recién nacidos pueden mantener los ojos abiertos y enfocar la mirada bajo el agua. Su capacidad auditiva bajo el agua también supera con creces la de los adultos.

Sin embargo, es importante que el organismo del niño sea capaz de regular en cierta medida su temperatura corporal, lo que suele variar de bebé a bebé, así que lo mejor es que la comadrona o pediatra lo comprueben previamente.

El mejor momento para empezar con la matronatación lo decides tú misma, pero tienes que saber que los bebés no deben entrar en piscinas públicas antes del cuarto mes de vida.

Entre el cuarto y sexto mes de vida es por lo tanto un buen momento para que la mayoría de los niños empiecen a «nadar».

Para los niños con una clara predisposición alérgica, se recomienda consultar previamente al pediatra.

Matronatación con monitor

Los padres pueden nadar solos con sus bebés siempre que lo deseen, pero un curso con monitor cualificado ofrece muchas ventajas:

  • Adaptación al agua de forma divertida para los padres y el hijo.
  • Se enseña a los padres técnicas importantes y seguras para sujetar al bebé.
  • Los padres aprenden cómo aprovechar con su bebé todas las posibilidades de movimiento.
  • El mejor momento para que el bebé disfrute del agua es cuando esté descansado y no tenga hambre. Ten en cuenta que puede ser agotador para el bebé permanecer mucho tiempo tumbado sobre la barriga en el agua sujetando la cabeza durante mucho tiempo. Por eso se recomienda ir cambiando las posturas. Al igual que en la bañera, es importante mantener el contacto físico e ir hablándole suavemente al bebé.

Sin embargo, hasta que empiece el curso, tiene sentido chapotear con él en la bañera para ir preparándolo.

Transmítele seguridad al bebé manteniendo en todo momento contacto físico y contándole cosas o cantándole canciones. Acostúmbrale lentamente al agua echándole suavemente agua sobre la cabeza.

Ve bajando gradualmente la temperatura del agua de la bañera a 33°C, que es la temperatura que tiene la mayoría de las piscinas cubiertas.

Esqueleto y musculatura

Los estudios han demostrado que la estructura ósea de los bebés a los que se les acostumbra a estar en el agua desde el nacimiento se desarrolla más rápidamente que la de otros niños.

Por regla general, los bebés acostumbrados al agua pueden estirar la columna vertebral después de unos seis meses, mientras que la forma postnatal y redondeada de la columna vertebral generalmente se mantiene hasta el mes 12.

Además, las posibles limitaciones fisiológicas que padecen algunos recién nacidos desaparecen espontáneamente cuando se les acostumbra a moverse en el agua. Eso afecta especialmente a las posibles limitaciones en los movimientos entre el cuello y la cabeza. No hay duda de que el movimiento en el agua fortalece toda la musculatura corporal de los pequeños.

Sistema respiratorio

El sistema respiratorio de los recién nacidos aún no está completamente desarrollado, por lo que al principio sólo respiran con el tórax.

A partir de la semana 8, el bebé da un importante paso en su desarrollo respiratorio. Aprende a respirar de forma abdominal y, con ello, a ventilar la zona pulmonar superior.

La matronatación favorece el cambio de la respiración puramente nasal a una respiración motriz.

Entrenamiento de la comunicación

Cualquiera que vea cómo «nadan» los bebés se sorprenderá de lo intrépidos y curiosos que son en el agua. Como resultado, adquieren numerosas experiencias cognitivas en esta etapa temprana de las que tienen que prescindir los «no nadadores». El vínculo entre la madre y los padres se fortalece y pueden incluso surgir amistades de distintas edades.

Por esta razón, también se organizan grupos de natación para bebés en función de sus capacidades. Aquí los bebés encuentran modelos a seguir, compañeros de natación e imitadores. Los juegos y ejercicios seleccionados permiten a los pequeños prácticamente «nadar» a la siguiente etapa de desarrollo.

¿Qué se necesita para la matronatación?

En casi todas las ciudades se ofrecen este tipo de cursos en las piscinas cubiertas de polideportivos o incluso de spas. Importante es que la temperatura oscile entre los 31°C y los 35°C, que ofrezca suficiente libertad de movimiento, apoyo seguro para mamá o papá y que el monitor esté especializado en la materia.

En cuanto la comadrona o el pediatra den el visto bueno, se puede proceder a la inscripción. ¿Qué tienen que llevar los padres a estos cursos?

Pañales para el agua

Un pañal para el agua o un bañador desechable absorben bien las excreciones del bebé en el agua. También protegen el culito del bebé de irregularidades en las superficies de asiento. Dependiendo del modelo, el pañal para el agua se puede poner debajo del bañador o es a su vez un traje de baño y, por lo tanto, no hay que ponerle nada más al bebé.

Albornoz

Para prevenir la hipotermia y que se resfríe, es importante secar bien al niño después del baño, por eso se recomienda utilizar un albornoz. Una toalla con capucha también resulta indicada para secar al niño y mantener calentita la cabeza.

Crema hidratante

Después de la ducha lo mejor para la piel sensible del bebé es hidratarla con una crema especial para bebés.

Biberón

Después del ejercicio los bebés suelen tener hambre y sed. Recuerda siempre llevar un biberón o algo para comer y beber si el niño ya no toma pecho.

Bolso cambiador

La mamá o el papá pueden guardar todos los utensilios necesarios en el bolso cambiador. Los distintos compartimentos del bolso permiten tener todo bien ordenadito en su interior.

Bucear: ¿sí o no?

Probablemente no exista tanta gente a favor como en contra. Por regla general, el bebé debería estar listo para bucear y disfrutar de ello. El monitor conoce distintas técnicas para comprobar si es adecuado para el bebé o todavía no.

Advertencias importantes para los padres: ¡Bucear no es el objetivo principal de este tipo de cursos!

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/jugar-y-fomentar/matronatacion.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: