Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Indice

En esta edad, la imitación y el juego son básicos para que los niños asimilen cualquier aprendizaje relacionado con su conducta. Es recomendable enseñarles desde que son pequeños y no decir “déjalo, es un niño, ya aprenderá cuando sea mayor”, de este modo perdemos la oportunidad de sentar las bases para un sólido crecimiento.

¿Cuándo empezar a enseñar modales?

Cuando empieza a hablar y a decir sus primeras palabras es un momento importante en la educación de tu hijo.

Cuando escuchas por primera vez la palabra “papá” o “mamá” es momento de ponerse a trabajar. Aunque tu hijo no hable mucho, puedes comenzar enseñándole a dar las gracias y a pedir las cosas “por favor”.

Sí, aún no es capaz de repetirlo, pero si eres perseverante pronto te sorprenderás con los resultados.

En la medida en que tu hijo va creciendo, necesitará diferentes atenciones que requieren de tu tiempo y paciencia.

Algo en lo que debes pensar es en “invertir” en tus hijos, y no nos referimos al dinero sino a invertir tiempo.

No necesariamente implica que dediques toda una tarde a enseñarle buenos modales, sino que cuando estés con él, ese tiempo sea de calidad. Aprovecha la oportunidad de inculcarle modales siempre que estés con él.

A partir de los 2 años aproximadamente, cuando tu hijo ya tenga mayor coordinación en sus movimientos y sea más autónomo e independiente, puedes enseñarle a coger correctamente sus cubiertos, el vaso y a limpiarse la boquita con la servilleta.

Déjale coger los cubiertos desde que muestre interés por hacerlo. Aunque ensucie todo lo que tenga a su alrededor, permítele que intente comer él solo si quiere hacerlo. En esta etapa tendrás que recurrir a tu paciencia para enseñarle, pero siempre sin atosigarlo.

Los resultados valen la pena.

A los 3 o 4 años tu hijo empieza a experimentar su vida social. En esta etapa ya va al colegio o a la guardería y empieza a tener amiguitos propios, distintos de los de los padres. Es en este momento cuando tu hijo comienza a poner en práctica las enseñanzas que le diste, pero ¡ojo! También empieza a aprender malos hábitos de sus compañeros.

A esta edad tendrá cierta autonomía de comportamiento, empezará a hacer cosas cuando tú no estés presente. Es aquí cuando los maestros en la escuela tienen un papel muy importante en el refuerzo de estas enseñanzas. Todo lo que ha aprendido le sirve para desenvolverse correctamente en la sociedad: en el colegio, en la calle, con sus amigos jugando, en fiestas de cumpleaños, etc.

Ahora, únicamente tendrás que recordarle de vez en cuando los comportamientos aprendidos y enseñarle nuevos enfocados a su vida social, por ejemplo: cómo comportarse en el restaurante, en el centro comercial, en el autobús (ceder el asiento, ceder el paso en la entrada, etc.)

Ahora sí: tu hijo tiene su maleta con todas las enseñanzas que le diste para desenvolverse en la sociedad de forma correcta. Con ella podrá ir a todos lados.

Consejos para enseñar buenos modales

– Cada vez que haga algo incorrecto dile también cómo se hace de forma correcta. Nunca lo regañes en público.

– Los buenos modales se transmiten en familia, pídele a los hermanos, abuelos y tíos que te ayuden a repetirlos. Recuerda, sé constante.

– Crea un ambiente de ayuda, colaboración y respeto en la familia. No lo critiques si se equivoca.

– Anímalo, hazle ver que te gustan sus progresos y explícale por qué.

– No lo agobies con muchas reglas. Asegúrate de que entiende una para introducir otra.

– Explícale el motivo de tus órdenes y prohibiciones, aunque no las acepte o no las entienda. No entres en discusiones interminables.

– Recuerda que los buenos modales son buenos hábitos y ayudarán a tu hijo a su desarrollo social.

– Sé el ejemplo.

– Dile lo que sí quieres. En vez de decir: “¡No grites!”, dile: “Por favor, habla más bajito”. Esto te hará estar en calma y en control; a su vez, le dará a tu hijo una instrucción que seguir.

– Cuando vayas a algún lado, hazle saber cómo esperas que se comporte.  

Enseña buenos modales jugando  

En una sala de espera: Permite a tu hijo llevar una mochilita con colores, coches, muñecos y cuadernos de colorear, todo con lo que él quiera entretenerse en la sala de espera. Puedes jugar a ver por la ventana pajaritos, coches, etc. Así lograrás tenerlo entretenido.

En la tienda: Juega a encontrar cosas rojas, verdes o azules (el que encuentre más, gana). Cuéntale cosas sobre los alimentos que vas comprando. De esta forma no andará corriendo por los pasillos.

En la calle: Este tiempo es maravilloso para conversar con él, hacer planes para los juegos del día, cantar o contar coches por colores.

En fiestas infantiles:Planea juegos organizados que duren poco, de esta forma evitarás que los niños se aburran.

En reuniones con adultos: Busca tenerlos entretenidos con películas, libros para colorear, muñecos o cualquier cosa que los tenga alejados de la conversación de los adultos, pues siempre querrán llamar la atención en esas situaciones.  

La consistencia y paciencia son fundamentales para enseñar buenos modales. Cuando te sientas agobiada o cansada, piensa que estás “invirtiendo” en tu hijo.

Recuerda que todos los conocimientos que demos a nuestros niños en materia de educación en los buenos modales, se ganarán para la vida. Muy importante: disfruta este proceso con tus hijos con paciencia y amor.  

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/psicologia-bebe/cuando-ensenar-buenos-modales-a-los-ninos-5469

Cómo enseñar buenos modales a tu hijo

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Los buenos modales son códigos de conducta social que todos reconocemos y aplicamos en mayor o menor medida. Conocerlos y practicarlos ayudará a tu hijo a comprender su entorno e integrarse mejor en el mismo en diferentes situaciones.

Tirar la comida al suelo, las rabietas injustificadas, interrumpir las conversaciones… Son comportamientos habituales en los niños, y hasta cierto punto comprensibles; nadie nace sabiendo cómo controlar sus emociones ¿verdad? A partir de los 18 meses los niños empiezan a captar que hay unas reglas de comportamiento social, por lo que a partir de esa edad podemos empezar a fomentar ciertas conductas.

Los buenos modales son universales y el mejor idioma que alguien puede aprender :)

Dar ejemplo y jugar con buenos modales son tus mejores bazas

A continuación te daremos algunos consejos y ejemplos prácticos para facilitarte una tarea que no será sencilla, y que requerirá de toda tu paciencia y constancia.

1. Fija tus criterios. Tu pareja y tú debéis de antemano poneros de acuerdo en cómo queréis que se comporte vuestro hijo y qué métodos seguiréis para conseguirlo; la buena educación no es lo mismo para todos.

No obstante, hay cosas en las que casi todos estamos de acuerdo: saludar a los demás, pedir y agradecer educadamente, mirar a los ojos al hablar, comer sentados a la mesa o responder cuando nos preguntan son algunas de ellas.

2. Marca plazos y ritmos razonables. Aunque podemos comenzar desde que son bebés y cada niño se desarrolla a un ritmo diferente, es a partir de los cuatro años cuando los niños empiezan a comprender mejor instrucciones y conceptos.

En un principio puedes ayudarte de gestos (llevar la mano al corazón para decir gracias, juntar las palmas de las manos para decir por favor) para recordarle (sin llamar demasiado la atención) que debe actuar.

Ceder el paso a los mayores o tratarlos de usted es algo que vendrá más adelante conforme el niño vaya adquiriendo más empatía.

3. Convierte el aprendizaje en un juego.

El objetivo es mostrarles e intentar que aprendan a ponerse en el lugar de otras personas (“¿te gustaría si te lo hicieran a ti?”) y reforzar positivamente los resultados cuando aplicamos buenos modales (“¡mira cómo le ha gustado a esa señora que le saludes!” o “ha estado muy bien que ofrecieras ayuda al abuelo” ). Los juegos de rol son la forma más intuitiva y eficaz para ello además de divertida. Cuando tengas la ocasión, plantéale situaciones de juego en las que uses buenos modales y aprovéchalas para mostrar qué ocurre cuando usamos buenos modales o somos maleducados.

4. Explícales por qué. Aunque muchas convenciones sociales pueden parecer eso, meras convenciones, suelen tener un sentido profundo.

Si te parece que no deben mirar fijamente a personas que les resulten diferentes, explícales que estas personas se pueden sentir incómodos; cuéntales por qué debe ceder el asiento en el autobús a las personas mayores o a las embarazadas.

Hazlo con antelación a la situación o cuando puedas preveer que podría pasar; por ejemplo, explícales por qué no puedes comprarles todo lo que se les antoja antes de ir de compras.

5. No les castigues si cometen un desliz. Aunque es muy difícil no decirle nada cuando muestra malos modales, recuerda respirar hondo y mantener la calma.

Reprender en público a tus hijos no es buena idea, a nadie le gusta, y los niños no son diferentes; en esos casos, su reacción habitual es desconectar de lo que los padres estamos diciendo.

Es mejor anotar mentalmente el error y corregirlo en una próxima “lección”. El refuerzo positivo es, como siempre, nuestro mejor aliado.

6. Da ejemplo. Compórtate educadamente con tu pareja, utilizando siempre las palabras mágicas (hola, adiós, gracias y por favor).

Recuerda que eres el espejo en el que se miran tus hijos: tienen que familiarizarse con las buenas maneras y considerarlas intrínsecamente como algo normal.

No critiques a los demás en su presencia ni uses descripciones o motes ofensivos, tus hijos ganarán en discreción y te ahorrarás muchos momentos embarazosos.

Ser padre es una labor exigente. Dar pautas de comportamiento a nuestros hijos todos los días, con sus avances y retrocesos, requiere muchísima calma y comprensión por nuestra parte.

A pesar de todo, a la larga compensa el esfuerzo; los niños con buenas maneras crecen con una mejor autoestima, se sienten bien consigo mismos y están mejor preparados para cualquier relación, ya sea de ámbito personal o profesional.

Источник: https://www.supertics.com/blog/como-ensenar-buenos-modales-a-tu-hijo

Cómo enseñar a los niños buenos modales en la mesa

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Podemos definir los buenos modales en la mesa como aquellas normas de conducta que contribuyen a mantener un buen clima en la mesa y a respetar a los demás.

Los niños pueden aprender a comportarse en la mesa de manera adecuada, respetar los alimentos y valorar el privilegio que tenemos al poder comer todos los días disfrutando de una comida apetitosa. Podemos trabajar con nuestros hijos los buenos modales en la mesa partiendo de las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo te sientes cuando una persona que come a tu lado se comporta con poca educación?
  • ¿Cómo te sientes cuando una persona que come a tu lado se comporta con educación (limpieza en la mesa, disposición para servir las bebidas)?
  • ¿Crees que es necesario solamente cumplir las normas en algunas ocasiones?

Comenzaremos con unas normas educativas básicas:

  1. Lavarse las manos antes de las comidas.
  2. Sentarse con la espalda recta.
  3. No colocar los codos sobre la mesa.
  4. Colocarse la servilleta de manera adecuada sobre nuestro regazo.
  5. Tomar la comida completa antes de repetir.
  6. Colocarse correctamente aprovechando los espacios y sillas libres.
  7. Arrimarse a la mesa con cuidado, sin arrastrar con fuerza la silla.
  8. Servir la bebida antes de empezar.
  9. Ayudar a poner la mesa y también ofrecerse para recogerla al final.
  10. No comenzar hasta que todas las personas que están con nosotros tengan su plato servido.
  11. Si hay aperitivos, no coger el primero,esperar a que los demás escojan antes.
  12. No coger el último aperitivo que queda en una bandeja sin ofrecérselo a alguien.
  13. Masticar con la boca cerrada y no hablar con la boca llena.
  14. No hacer ruido al masticar.
  15. No sorber la sopa.
  16. No jugar con los cubiertos.
  17. No empujar con los dedos, sino con un trocito de pan.

Una vez que interiorizadas las pautas anteriores, ya podemos entrar a trabajar con un nivel más alto de exigencia los buenos modales en la mesa.

Guía que para compartir con los niños:

Durante la hora de comer:

  • Postura correcta en el asiento, sin balancearnos.
  • No levantarse durante la comida sin permiso.
  • No cambiarse de sitio una vez iniciado el almuerzo.
  • Masticar bien los alimentos.
  • No hablar con la boca llena.
  • Limpiar la boca cada vez que vayamos a beber y al terminar de comer.
  • Levantar la mano si nos falta algo y pedirlo al personal de servicio con educación.
  • Utilizar los cubiertos de manera adecuada y no jugar con ellos.
  • Hablar poco y en tono suave.
  • Comer lo que está servido en el plato y no pedir más hasta que lo termines.
  • Cuando la fruta sea de zumo, no hacerlo; cortarla y tomarla en gajos.
  • Utilizar el pan como acompañamiento.
  • Seguir la secuencia correcta (primer plato, segundo plato y postre)
  • Comer a buen ritmo, no perder tiempo

No obstante, los buenos modales en la mesa pueden variar de una familia a otra, de una cultura a otra, del nivel de confianza que tengamos con nuestros comensales y del tipo de celebración al que asistamos

Después de comer:

  • No recoger la bandeja hasta terminar el último bocado.
  • Esperar a los compañeros fuera del comedor.
  • Colocar bien el asiento y dejar el sitio limpio.
  • Lavarse las manos y los dientes.

Cuando estamos con invitados:

  • Preguntar en qué sitio es conveniente colocarse, no sentarse libremente.
  • Acercar el asiento a la mesa con cuidado y sin arrastrar.
  • Colocar la servilleta sobre las piernas.
  • Dar las gracias cuando nos sirvan la comida.
  • Si te sirves tú coloca el plato cerca de la fuente para no derramar la comida.
  • Si te sirves tú no te pongas demasiado, es preferible que repitas después de que se hayan servido todos.
  • No comenzar a comer hasta que estén todos servidos.
  • Comentar qué tal está la comida, si es apetitosa…
  • Adaptarse al ritmo de los comensales, no es conveniente correr mucho y terminar el primero, pero tampoco el último.
  • Colaborar en la recogida de la mesa con todos.
  • Comer un poquito de todo aunque no agrade.

Los buenos modales:

  • Tranquilizan a la gente.
  • Impresionan a la gente.
  • Es un modo de respetarse a sí mismo.
  • Si los tienes gustarás más a la gente.
  • Son atractivos y te hacen sentir bien.
  • Hacen que los demás se sientan bien.
  • Del modo como actúas te tratarán a ti.
  • Si nadie fuera educado el mundo sería un caos.

Extraído del libro ¡Qué maleducado! J. Parker.

Ediciones Palabra

Consejos sobre los buenos modales que podemos pedir a nuestros hijos:

  1. Sentido común. Es importante recordar que son niños y por ello descartar unos modales demasiado rígido.
  2. Los modales deben estar de acuerdo con la edad del niño/a.

    Empezaremos por modales básicos y poco a poco introduciremos nuevos modales.

  3. Comenzar por los modales más básicos y luego ir introduciendo los demás de forma progresiva y no de golpe.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.

roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com/

Источник: https://www.conmishijos.com/educacion/comportamiento/como-ensenar-a-los-ninos-buenos-modales-en-la-mesa/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: