¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Contents
  1. ▶️ 9 consejos para usar el nebulizador para niños de forma sencilla
  2. 1.Quitarle los miedos
  3. 2.Que esté entretenido
  4. 3.Usar un nebulizador para niños
  5. 4.Convertirlo en una rutina
  6. 5.Que esté cómodo
  7. 6.Que esté relajado, pero no dormido
  8. 7.Asegurar que la nebulización sea efectiva
  9. 8.Involucrarle en la preparación
  10. 9.Refuerzos positivos
  11. ▶️Cuando usar el nebulizador para niños
  12. ▶️Conclusiones
  13. Nebulizadores para bebés y niños pequeños
  14. Como usar el nebulizador
  15. Limpieza y mantenimiento del nebulizador
  16. Para qué sirven las nebulizaciones y qué aparato comprar
  17. Para qué sirven las nebulizaciones
  18. Qué es nebulizar
  19. Qué es el nebulizador
  20. Cómo funciona un nebulizador
  21. Tipos de nebulizadores
  22. Cuál es el mejor nebulizador
  23. Cómo hacer nebulizaciones
  24. Cuánto tiempo hay que nebulizar
  25. Nebulizaciones en bebés y niños
  26. Cómo hacer una nebulización paso a paso
  27. Uso Del Nebulizador En Los Niños Care Guide Information En Espanol
  28. ¿Qué es un nebulizador?
  29. ¿Por qué mi niño necesita tratamientos de respiración?
  30. ¿Cómo podría mi niño recibir un tratamiento respiratorio?
  31. ¿Cómo preparo el nebulizador para el tratamiento respiratorio de mi niño?
  32. ¿Cómo debería darle a mi niño el tratamiento respiratorio?
  33. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un nebulizador?
  34. ¿Cómo limpio el nebulizador de mi niño?
  35. ¿Cuándo debo llamar al 911?
  36. ¿Cuándo debo buscar atención inmediata para mi niño?
  37. ¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?
  38. ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:
  39. Further information
  40. ¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?
  41. ¿Cómo usar el nebulizador?
  42. Mocos y tos frecuente
  43. ¿Nebulizaciones o baños de vapor?

▶️ 9 consejos para usar el nebulizador para niños de forma sencilla

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Si alguna vez has tenido que utilizar el nebulizador con tu hijo sabrás que no siempre es sencillo.

A los niños puede darles miedo el dispositivo o puede que no aguanten quietos todo el tiempo que dura la nebulización.

Por eso, desde FisioRespiración queremos darte una serie de consejos para que las nebulizaciones a niños resulten mucho más sencillas y también para que sean totalmente efectivas.

1. Quitarle los miedos

Si el niño tiene miedo de usar el nebulizador, prueba a ponerte tú primero la mascarilla para que vea que no pasa nada. También puedes ponérsela a un hermano más mayor o a un muñeco.

Otra forma de quitarle el miedo al nebulizador es dejándole que lo decore con pegatinas o ponerle un nombre divertido, “el amigo saca mocos”.

2. Que esté entretenido

Conseguir que aguante sentado durante toda la nebulización puede ser lo más complicado. Convertir la nebulización en un juego puede ayudar a conseguirlo.

Puedes mantener al niño entretenido leyéndole un cuento, viendo juntos sus dibujos favoritos o haciendo cualquier cosa que le guste y que le mantenga sentado y quieto.

3. Usar un nebulizador para niños

Utilizar un nebulizador especial para niños puede ayudar a que la nebulización sea más llevadera para el niño.

Los nebulizadores para niños tienen colores más amigables o con formas de animales.

Además vienen con mascarillas del tamaño adecuado para ellos.

4. Convertirlo en una rutina

La rutina ayuda a que los niños se sientan más seguros, responsables y colaboradores, facilitando el trabajo a los padres.

Para que las nebulizaciones se conviertan en rutina es recomendable realizarlas siempre a en los mismos momentos, en el mismo lugar y con los mismos preparativos y entretenimientos.

De esta forma convertiremos la nebulización en una especie de ritual para el niño, que irá asimilando y aceptando.

5. Que esté cómodo

Es muy importante que el niño esté sentado correctamente durante la nebulización, pero en un sitio que sea cómodo para él.

Algunos niños prefieren sentarse solos en su silla o sillón preferido y para otros es mejor sentarse sobre las piernas de los padres. Deja que el niño elija dónde sentarse.

6. Que esté relajado, pero no dormido

Es preferible que el uso del nebulizador con niños se haga en momentos de menor actividad del niño.

Pero la nebulización no se debe realizar con el niño dormido, ya que mientras duerme, su boca suele estar cerrada y la respiración es superficial. Esto dificulta que el medicamento llegue adecuadamente a los pulmones.

7. Asegurar que la nebulización sea efectiva

Para que toda la medicación sea inhalada y la nebulización sea efectiva, hay que intentar que la mascarilla quede ajustada correctamente a la cara del niño, aunque en ocasiones esto puede resultar complicado. En esos casos, es preferible no presionar al niño y dejar que vaya toladorando la mascarilla progresivamente, aunque se pierda algo de medicamento.

También es conveniente que el niño no hable ni llore durante la nebulización. Si e niño es mayor y colabora, debe respirar por la boca lenta y profundamente, incluso aguantando unos segundos la respiración después de cada inspiración.

8. Involucrarle en la preparación

A los niños les encanta ayudar porque les genera una sensación de logro y orgullo. Si conseguimos que colaboren en la preparación de la nebulización, facilitará que luego quieran hacérsela. Además, estaremos enseñándoles a ser responsables.

Es obvio que la ayuda de un niño pequeño será limitada, sobre todo si está malito. La idea es que ayuden en la medida de sus capacidades. Aunque nunca se debe subestimar a un niño.

9. Refuerzos positivos

El refuerzo positivo tras la nebulización tiene grandes beneficios para los niños.

A través de mensajes positivos estaremos reforzando el comportamiento realizado y ayudando a que la próxima vez que utilice el nebulizador lo haga con más ganas.

Pero no conviene exagerar ni recordar al niño sus miedos al nebulizador.

▶️ Cuando usar el nebulizador para niños

El uso más común del nebulizador para bebés y niños es para administrar el medicamento inhalado en el tratamiento de bronquiolitis y bronquitis de forma sencilla y cómoda.

También puede utilizarse para nebulizar suero hipertónico a los niños en casos de bronquiolitis, para ayudar a bajar la inflación de la vía respiratoria.

En todos los casos debe ser el médico quien prescriba su uso.

▶️ Conclusiones

Para que las nebulizaciones resulten más sencillas y efectivas tenemos que conseguir que el niño no tenga miedo, que colabore y que esté tranquilo.

Hemos visto muchos trucos para conseguirlo, como ponerse el adulto primero la mascarilla para quitarle el miedo, leerle un cuento para entretener o utilizar un nebulizador especial para niños.

También conviene crear una rutina, hacer la nebulización en momentos de menor actividad del niño (pero sin que esté dormido), involucrarle en la preparación de la nebulización y siempre darle mensajes positivos de refuerzo.

Y tú ¿cómo consigues que tu hijo se sienta cómodo y tranquilo durante las nebulizaciones? Os animamos a que compartáis vuestras experiencias y dudas.

Y si os interesa saber más sobre fisioterapia respiratoria o enfermedades respiratorias suscríbete al blog. También puedes seguirnos en y .

Valora el artículo:

[Votos realizados: 7 Valoración media: 4.1]

Источник: https://www.fisiorespiracion.es/blog/nebulizador-para-ninos/

Nebulizadores para bebés y niños pequeños

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Como comentábamos en el artículo “Administración de fármacos por vía inhalatoria en bebés y niños pequeños”, los nebulizadores se utilizan para cierto tipos de tratamiento por vía aérea, fundamentalmente porque permiten una dosis menor del medicamento, el tratamiento comienza a funcionar antes, y tenemos menos efectos secundarios. La elección entre un inhalador como el Aerochamber o un nebulizador la hará el pediatra, en función del tipo de medicación que necesite el niño.

Un nebulizador es una máquina que convierte el medicamento líquido en una fina niebla que parece humo. Nosotros a nuestros peques les decimos que son nubes que curan cuando te pones malito, y la verdad es que ya hasta le tienen cariño a la máquina de nubes…

Tienen la ventaja de que el niño, con la mascarilla puesta, puede respirar normalmente, sin necesidad de coordinar la liberación del medicamento, pero por otro lado, tienen que tener puesta la máscara bastante más tiempo que cuando se usa un inhalador con cámara, lo cual siempre es un inconveniente si se pone nervioso y no quiere la mascarilla.

Existen dos tipos de nebulizadores:

Nebulizadores a pistón o tipo jet

Funcionan con un compresor a pistón. Se recomiendan para la administración de soluciones fisiológicas con medicación, ya que este sistema produce una niebla más fina con mayor penetración en la vía aérea.

Es más fácil de higienizar ya que el líquido no pasa por la manguera sino que sale directamente del dispositivo hacia la mascarilla. Este tipo es recomendable tanto para las vías aéreas superiores como para las inferiores.

Se recomienda en caso de larigintis, bronquitis y asma. El nebulizador a pistón libera micro-partículas pequeñas que penetran en las vías respiratorias bajas y medias, donde se encuentran las ramificaciones más pequeñas.

Nebulizadores ultrasónicos

Tienen una manguera gruesa y corrugada por donde pasa la solución a nebulizar, hace menos ruido y es el que más niebla produce. Es más difícil de higienizar porque en la manguera se pueden producir hongos por su forma.

Se recomienda normalmente en patologías llamadas de la vía aérea superior, como sinusitis, rinitis alérgica y faringitis.

Emite vibraciones de alta frecuencia que genera ondas de ultrasonido sobre la solución, produciendo partículas de mayor tamaño que las de los nebulizadores a pistón.

Las macropartículas se depositan en las vías aéreas superiores ayudando a bajar la inflamación de la garganta, facilitando el paso del aire por la laringe y normalizando así la frecuencia respiratoria.

Como usar el nebulizador

En primer lugar hay que resaltar que el nebulizador es de uso personal, lo que significa que cada niño debe tener un tubo, un compartimento donde se colocan los medicamentos y una mascarilla o boquilla para él solito. De esta forma evitamos a los niños estar expuestos al contagio de enfermedades infecciosas que hayan sufrido otras personas o niños.

Como ocurría con los inhaladores presurizados, el nebulizador puede utilizarse con una mascarilla o con una boquilla, dependiendo de la edad del niño:

– En lactantes y niños pequeños (4 o 5 años) se recomienda usar mascarilla, porque con estas edades no saben respirar por la boca y la nariz actúa como un filtro que retiene gran parte de la medicación. Recuerda que cuando el bebé llora, respira por la boca, lo que facilita la inhalación del aerosol, así que no te preocupes

– Entre los 4 y 6 años se debería utilizar la boquilla en vez de la mascarilla para evitar la respiración nasal que se produce con la mascarilla.

 De igual forma es mejor utilizar boquilla cuando se administran fármacos como bromuro de ipratropio (por el riesgo de glaucoma), corticoides (con el fin de evitar el depósito en la cara) y antibióticos.

En casa, cuando sea necesario nebulizar antibióticos, intenta hacerlo en una habitación aparte, con la puerta cerrada y las ventanas abiertas.

Uso correcto del nebulizador:

– Lávate bien las manos con agua y jabón antes de manipular los medicamentos.

– Mide con una jeringuilla la medicación indicada por el pediatra y viértela en el recipiente del nebulizador, junto con la cantidad adecuada de solución salina.

Se recomienda la utilización de suero fisiológico (solución isotónica), ya que la inhalación de soluciones hiper o hipotónicas puede producir una broncoconstricción con hiperreactividad bronquial.

La solución a nebulizar normalmente se diluye en un volumen total de 4 a 5 ml.

– Prepara la solución justo antes de la nebulización.

– Regula la cantidad de niebla aproximadamente a la mitad de la potencia, para bebés y niños pequeños.

– Si es un bebé:

– Lo mejor es que cojas al bebé en brazos, ligeramente recostado.

– Ponle la mascarilla cubriendo totalmente la nariz y la boca, pero no los ojos.

– Mantén la nebulización hasta que se termine la dosis o durante 10 o 15 minutos.

– Al terminar ofrécele agua o leche materna para eliminar los restos de medicamentos que puedan quedar en la boca, o pásale una gasa humedecida en agua por el interior de la boca.

– Lávale la carita para eliminar los residuos del medicamento y evitar que se le irrite la piel.

– Nebulización en niños:

– Siéntalo en posición vertical y con la mascarilla puesta anímalo a hacer respiraciones lentas y profundas por la boca, evitando que hable. A nosotros nos funciona muy bien lo de “comerse las nubes para curarse”.

– Así hasta que se termine la dosis o durante 10 o 15 minutos.

– Al finalizar que se enjuague la boca haciendo gárgaras con agua o se cepille los dientes.

Como ya hemos comentado, lo más difícil de estos tratamientos es la colaboración del niño, o al menos que se mantenga tranquilo y no se quite la mascarilla. Algunos trucos pueden ser:

– Sentarlo en nuestras piernas para que se tranquilice.

– Darle uno de sus juguetes o muñecos preferidos.

– Leerle un cuento mientras nebulizamos.

– Ponerle alguna de sus canciones o música preferida. La música amansa a las fieras…

– Dejarle jugar previamente con la máscara del nebulizador, que se la ponga a uno de sus muñecos para curarlo, y que vea que no le pasa nada…

Limpieza y mantenimiento del nebulizador

Es muy importante limpiar adecuadamente todas las partes del nebulizador para la prevención de infecciones y contagios.

Uno de los riesgos asociados al uso de nebulizadores es el de la infección pulmonar, por lo que hay que ser muy precavidos con la limpieza del equipo y, más aún, si se han nebulizado antibióticos. El líquido que queda tras la nebulización puede sufrir una contaminación bacteriana, por lo que debe limpiarse muy bien cada vez que se emplee.

Al terminar la sesión de nebulización desmonta la boquilla o mascarilla, el tubo que conecta la mascarilla con el nebulizador y el recipiente donde se colocan los medicamentos y lávalos con agua caliente y jabón.

Lo ideal es lavar las piezas cada vez que se usan o, por lo menos, una vez al día.

Posteriormente pon todas las partes sobre una toalla o paño seco y deja que se sequen bien antes de guardarlas, para evitar moho.

Источник: https://www.lafarmaciadelbebe.eu/salud/dispositivos-para-la-administracion-de-farmacos-por-via-inhalatoria-en-bebes-y-ninos-pequenos-parte-2-nebulizadores/

Para qué sirven las nebulizaciones y qué aparato comprar

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Cuando surge la necesidad de comprar un nebulizador, encontramos que hay muchos modelos y opciones. Ultrasónicos, a pistón, digitales y más. Cuál elegir y cómo usarlo.

Comienzan los meses de frío y vuelven los virus y bacterias propios del invierno, disparando la estadísticas de enfermedades respiratorias estacionales.

Como cada año, vuelven la gripe, los resfríos y, sobre todo, las bronquiolitis y los broncoespasmos, y el nebulizador sale de la caja donde estaba guardado hasta que la primavera lo devuelve al descanso.

Te contamos para qué sirven las nebulizaciones, qué tipo de aparatos existen y cuál conviene tener en casa.

Lo primero que debemos saber es qué es nebulizar y por qué los médicos y neumonólogos lo recomiendan. También, qué tipo de nebulizadores hay y cuáles son sus ventajas y desventajas. Empecemos a arrojar luz sobre el tema.

Podés encontrar distintos modelos en la Tienda Oficial de San-Up

Para qué sirven las nebulizaciones

Las nebulizaciones son un método para administrar vapor y/o medicación a la vía aérea.

Es general, se trata de broncodilatadores, como el salbutamol, y se usa mucho en el caso de los niños pequeños por prescripción médica.

A su vez, tanto en pequeños como en adultos, las nebulizaciones con solución fisiológica, que sólo generan vapor, generan alivio en algunos casos de tos seca y despegan lo mucosidad.

Es importante tener en claro que la nebulización y el baño de vapor no son lo mismo. El nebulizador es más eficiente como intervención terapéutica. La humectación por vapor sirve nada más que en casos muy puntuales, mientras que las nebulizaciones con salbutamol se indican cuando hay broncoobstrucción.

Para entender qué es un nebulizador, cómo nebulizar, cuánto tiempo nebulizar y otras cuestiones, vamos a empezar por el principio.

Podés leer: Las infinitas propiedades del aceite de almendras

Qué es nebulizar

La nebulización es un procedimiento médico, que consiste en la administración de un fármaco o elemento terapéutico mediante vaporización a través de la vía respiratoria.

La nebulización sirve para llevar medicamentos a los bronquios de una forma muy sencilla. El paciente no tiene que realizar ninguna maniobra: sólo debe respirar como siempre lo hace.

De esta manera, la nube formada por el nebulizador ingresa lentamente a las vías aéreas, transportando la medicina.

Usualmente se indican broncodilatadores para “abrir los bronquios” de pacientes asmáticos o con alguna patología.

A su vez, además de ver vehículo de medicación, la nebulización sirve para humidificar los bronquios y sus secreciones, facilitando la expulsión del moco.

Podés encontrar distintos modelos en la Tienda Oficial de Aspen

Qué es el nebulizador

El nebulizador es un aparato pequeño, usualmente electrónico, que se usa con una máscara de nebulizar y que hace que transforma un líquido en vapor (es decir, gotas muy muy pequeñas) para hacerlos llegar hasta nuestros bronquios a través de las vías respiratorias.

Cómo funciona un nebulizador

Un nebulizador es una máquina eléctrica (algunos de viaje también pueden usar pilas) que convierte el medicamento líquido en un vapor fino que se inhala hacia los pulmones del paciente mediante la boquilla de una máscara. Esto distribuye el vapor medicado y ayuda al paciente a respirar mejor. Para que esa función se cumpla bien, hay que aprender cómo usar un nebulizador.

Tipos de nebulizadores

Los nebulizadores se clasifican en función del tipo de compresor que utilizan para generar las partículas que tienen que inhalarse. En general, hay tres tipos de nebulizadores:

  • Nebulizador neumáticos o tipo “jet”: tiene compresor y es el más utilizado en la práctica clínica. Es el nebulizador de más trayectoria y el más económico, pero, como funciona, suele ser más ruidoso y se complica con los niños, porque les da miedo. Además, es más lento, pero realiza muy bien su trabajo. Es fácil de usar y usa corriente eléctrica. Se lo conoce también como nebulizador a pistón.
  • Nebulizador ultrasónico. Es menos ruidosos y funciona con mayor velocidad. No tiene compresor de aire, por lo que utiliza ondas ultrasónicas para producir el aerosol. El nebulizador ultrasónico utiliza la energía de la vibración a alta frecuencia de un cristal piezoeléctrico. Mientras más fuertes sean las vibraciones, las partículas generadas serán aún más pequeñas. Estos aparatos tienen la capacidad para nebulizar grandes cantidades de líquidos pero no se recomiendan para la aplicación de antibióticos, ya que la vibración disipa calor y eso afecta la integridad de los antibióticos.
  • Nebulizador de malla estática o vibratoria. Es el más rápido y efectivo de todos, pero también es de los más caros. Pueden funcionar con electricidad, baterías e incluso con la batería del coche. Utiliza una malla vibradora para convertir en aerosol el medicamento líquido, pero necesita limpiarse con frecuencia.

   Podés encontrar distintos modelos en la Tienda Oficial de Silfab

Cuál es el mejor nebulizador

Hace unos cuantos años, el nebulizador era un aparato grande, ruidoso y caro. Esto ha cambiado y hoy hay buenas opciones en el mercado con excelente relación precio-calidad.

Si querés saber qué nebulizador comprar, lo ideal es recurrir a las mejores marcas, como San Up o Aspen.

Luego, es recomendable consultar con tu médico si recomienda un nebulizador a pistón o ultrasónico.

  • Nebulizador San Up
  • Nebulizador Aspen
  • Nebulizador Silfab

Cómo hacer nebulizaciones

Para que la nebulización se haga de manera eficaz, es conveniente seguir algunos pasos:

  • Durante la nebulización, el paciente debe estar sentado y erguido. Debe respirar a un ritmo normal y no debe hablar.
  • Sobre todo en el caso de los niños, se recomienda que el momento elegido para la nebulización sea el mejor para él, planificando alguna distracción como ver televisión o, quizá, cuando esté dormido con el tronco levantado.
  • Debe prepararse la solución a nebulizar pocos instantes antes de comenzar el tratamiento y cuidar bien las condiciones de higiene, para que ninguna bacteria o virus llegue a los pulmones por error.
  • Es clave poner exactamente la dosis de la medicación que recomendó el médico, sobre todo porque muchas veces se administran corticoides.
  • Luego de cada nebulización, es clave desmontar los distintos componentes del sistema, para que se pueda proceder a su limpieza con la periodicidad que se le indique.
  • Uno de los riesgos asociado al uso de los nebulizadores es el de la infección pulmonar, por lo que el reservorio debe limpiarse muy bien cada vez que se emplee.

Cuánto tiempo hay que nebulizar

Definir cuánto tiempo necesito para una correcta nebulización no es fácil porque depende de la enfermedad, de la edad del paciente y del criterio médico.

El tiempo de nebulización se define como el tiempo transcurrido desde que comienza el procedimiento hasta que la nebulización ha cesado. En general, la duración de la nebulización varía entre 15 y 25 minutos.

La solución a nebulizar habitualmente se diluye en un volumen total de 4 a 5 ml., que puede ser tanto agua bidestilada como suero salino fisiológico.

Podés leer: Beneficios del sauna: el calor que cuida la salud

Nebulizaciones en bebés y niños

Muchas veces sabemos cómo nebulizar a un adulto, pero llega un bebé a la familia y no sabemos por dónde empeza.Aprender cómo nebulizar a un bebé puede demandar un poco de práctica, pero lo ideal es hacerlo cuando está dormido.

Saber qué nebulizador es mejor para los chicos es algo que tiene que definir el pediatra.

Eso sí: es importante, para poder hacer bien la nebulización, organizar una actividad para ocupar a los niños pequeños durante el tratamiento nebulizador. Podés usar rompecabezas, libros, cuadernos para colorear o ver televisión con él.

Lo ideal sería sostener al niño en tu falda, ya que el niño debe permanecer sentado derecho para recibir la dosis óptima del medicamento.

En el caso de los niños pequeños o los bebés, que no saben sonarse la naríz, es bueno pensar en un nebulizador con aspirador, aunque hay que tener mucho cuidado con el uso porque podemos lastimar a la criatura.

Ver nebulizador San-Up Infantil en Mercado Libre

Cómo hacer una nebulización paso a paso

No todo el mundo sabe cómo hacer una nebulización a un bebé o a un niño, y tampoco cómo hacerlo de manera eficiente y segura en el caso de los adultos. Algunos consejos:

  1. Lavate las manos. La higiene es clave. Lavate las manos durante 20 segundos con jabón y agua. Enjuagalas las manos y secalas con una toalla de papel.
  2. Colocá el medicamento en el nebulizador. Poné el medicamento en el vaso del nebulizador. Que sea la cantidad exacta prescrita para una dosis. Luego, asegurá firmemente la parte superior para evitar que el medicamento se derrame.
  3. Enchufá el nebulizador.
  4. Fijá la boquilla o mascarilla. Asegurala al vaso del nebulizador.
  5. Conectá el tubo. Fijá un extremo del tubo de oxígeno al vaso del nebulizador y conectá el otro extremo del tubo al compresor de aire del nebulizador.
  • Encendé el compresor de aire y usá el nebulizador. Colocá la boquilla o la máscara en la boca del paciente. Que inhalw lenta y profundamente por la boca o nariz. En el caso de los adultos, mantener la nariz cerrada puede ayudar a asegurar que el medicamento se inhale a través de la boca.
  • Inhalá el medicamento hasta que el vapor se termine. Esto generalmente tarda entre 10 y 15 minutos. Una vez que todo el líquido desaparezca, el vapor dejará de salir. El vaso del nebulizador debe estar vacío.

Podés leer: Cómo funciona un deshumidificador y para qué sirve

  • Apagá el nebulizador y limpialo. Asegurate de desenchufarlo del tomacorriente y separar el vaso del medicamento y la boquilla del tubo. Lavá el vaso del medicamento y la boquilla con agua jabonosa tibia y enjuagalos con agua. Colocá el equipo sobre una toalla limpia para que se seque al aire completamente. Hacelo después de cada tratamiento y diariamente.
  • No laves el tubo. Si se moja, reemplázalo. Además, no coloques ninguna de las partes del nebulizador en un lavaplatos para limpiarlo porque el calor puede deformar el plástico.
  • Desinfectá el nebulizador una vez a la semana. Para desinfectar, siempre seguí las instrucciones del fabricante. Remojá todas las partes, con excepción del tubo, en una parte de vinagre blanco destilado y tres partes de agua caliente durante una hora. Desechá la solución. Enjuagá las partes en agua fría y dejá que se sequen al aire sobre una toalla limpia.

Podés leer: Cómo descontracturar el cuello y disminuir el dolor

Te puede interesar:

Источник: https://ideas.mercadolibre.com/ar/bienestar/para-que-sirven-las-nebulizaciones/

Uso Del Nebulizador En Los Niños Care Guide Information En Espanol

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es un nebulizador?

Un nebulizador es un dispositivo que convierte el medicamento líquido en vapor. El medicamento podría ser un antibiótico o un medicamento para los pulmones de su niño.

El nebulizador usualmente se conecta a una máquina que empuja el aire a través del nebulizador. El aire ayuda a convertir el medicamento en vapor. Conforme su niño respira, el vapor se introduce a sus pulmones.

Cuando se usa un nebulizador, se conoce como tratamiento respiratorio o tratamiento de nebulizador.

¿Por qué mi niño necesita tratamientos de respiración?

Los tratamientos de respiración se usan para tratar la inflamación de las vías respiratorias, falta de aliento, tos y resuello. Estos pueden ser provocado por cualquiera de lo siguiente:

  • Enfermedades respiratorias crónicas, como el asma y la fibrosis quística
  • Infecciones pulmonares como la neumonía
  • Reacciones alérgicas severas

¿Cómo podría mi niño recibir un tratamiento respiratorio?

La forma que su niño recibe el medicamento nebulizador depende de su edad y coordinación. También depende de la capacidad de su niño para entender cómo usar el dispositivo. Un tratamiento respiratorio podría ser administrado en cualquiera de las siguientes formas:

  • Una máscara facial podría usarse para los niños de todas las edades. Esta debería cubrir la nariz y la boca de su niño completamente.
  • Una pieza bucal podría usarse en los niños mayores de 4 años. Su niño coloca la pieza bucal entre sus labios. Él inhala y exhala a través de su boca.
  • Una cánula nasal podría usarse para los bebés y niños hasta de 4 años de edad. Los tubos de la cánula nasal se colocan en la nariz de su niño. Un flujo fuerte de aire empuja el medicamento a través de la nariz de su niño hacia de sus pulmones.
  • La técnica de soplado podría usarse si su niño pequeño está llorando o si está irritado. Eso permite que se le administre el tratamiento a su niño cuando no quiere cooperar. Con el soplido, la máscara se mantiene lejos de la cara de su niño. El vapor se dirige hacia la boca y nariz de su niño.

¿Cómo preparo el nebulizador para el tratamiento respiratorio de mi niño?

  • Lávese las manos. Utilice agua y jabón. Siempre lávese las manos o pídale a su niño que se lave las manos, antes de preparar el nebulizador para usarlo.
  • Prepare la máquina para su niño. Coloque la máquina sobe una superficie dura. Revise para ver si el filtro de aire está limpio. Si está sucio, enjuáguelo usando agua fría y déjelo secar. Conecte la máquina.
  • Prepare el medicamento. Si el medicamento de su niño está premezclado, ábralo y colóquelo en el contenedor de medicamento del nebulizador. Si usted tiene que mezclar los medicamentos, coloque las cantidades correctas en el contenedor usando un gotero o una jeringa.
  • Agregue agua salina si es necesario. Es posible que sea necesario que agregue agua salina al contenedor del medicamento de su niño. Compre agua salina normal esterilizada en una farmacia. No use solución salina hecha en casa en un nebulizador.
  • Conecte el contenedor. Conecte el contenedor del medicamento a la máquina usando la tubería. Conecte la máscara o la pieza bucal a la parte superior del contenedor.

¿Cómo debería darle a mi niño el tratamiento respiratorio?

  • Coloque la máscara en la cara de su niño. Es posible que usted necesite distraer al bebé o a su niño pequeño durante el tratamiento. Una distracción como una película o su juguete favorito, podría ayudar a que no se quite la máscara.
  • Pídale a su niño mayor que se coloque la pieza bucal en la boca. Asegúrese de que la pieza bucal esté entre los dientes de su niño y que sus labios estén cerrados alrededor de ésta. Su niño debe inhalar y exhalar lentamente por su boca hasta que se acabe todo el medicamento.
  • Encienda la máquina. Mantenga el envase del medicamento en posición vertical. El tratamiento completo usualmente toma de 8 a 10 minutos. Podría llevar más tiempo. El tratamiento se ha acabado cuando ya no hay más medicamento o cuando ya no sale más vapor. La máquina también podría hacer un sonido de chispas cuando se termine el tratamiento.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un nebulizador?

  • Los nebulizadores pueden usarse en cualquier edad. Usted puede mezclar más de 1 medicamento y pueden administrarse todos al mismo tiempo. Pueden usarse dosis altas de medicamento. El medicamento se administra conforme respira normalmente. No se requieren técnicas de respiración especiales para usar un nebulizador.
  • La máquina hace ruido y necesita un cable de electricidad para funcionar. Comparado con otros dispositivos de inhalación, éste es más grande, menos portátil y necesita más tiempo para administrar el tratamiento.

¿Cómo limpio el nebulizador de mi niño?

  • Límpielo después de cada uso. Lave el contenedor y la pieza bucal o la máscara con un jabón para trastes y agua caliente. Escurra el exceso de agua y deje que se sequen las partes. Usted también puede conectar las piezas del nebulizador a la máquina. Encienda la máquina para que el nebulizador se seque rápidamente. Asegúrese de que todas las piezas estén completamente secas antes de guardarlas.
  • Desinfecte cada tercer día después del tratamiento. Remoje las partes del nebulizador, excepto la máscara, en 1 parte de vinagre blanco diluido y 3 partes de agua caliente. Déjelas remojando por 1 hora. Enjuague las partes, escurra el exceso de agua y déjelos secar. Cuando termine de limpiar las partes del nebulizador, también puede conectar las partes a la máquina. Encienda la máquina para que el nebulizador se seque rápidamente. Asegúrese de que todas las piezas estén completamente secas antes de guardarlas.

¿Cuándo debo llamar al 911?

  • La respiración de su niño empeora después del tratamiento.
  • Su hijo se queja de presión en el pecho.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata para mi niño?

  • Su hijo desarrolla un sarpullido o urticaria después del tratamiento.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su niño no se ha aliviado completamente de sus síntomas después del tratamiento.
  • Su hijo tiene problemas con el sentido del gusto o del olfato.
  • Su hijo sequedad o dolor en la boca o garganta.
  • Su hijo se queja de un dolor de cabeza.
  • Su hijo está inquieto o tiene temblores.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada.

Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/uso-del-nebulizador-en-los-ni%C3%B1os.html

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Que si los baños de vapor, que si el sacamocos, el humidificador, las nebulizaciones, etc. Los padres y las madres no están seguros de qué es realmente lo mejor para ellos cuando están enfermos.

Para algunos expertos especialistas en Alergia e Inmunología, por ejemplo, cuando se trata de humidificadores consideran que realmente lo único que estos hacen es aumentar la humedad dentro de la habitación y de la casa, en general, favoreciendo la presencia de ácaros y hongos que lo que va a hacer es empeorar la alergia o favorecer que esta se contraiga. Por eso lo más adecuado siempre es mantener la temperatura de la casa en forma intermedia, entre los 23 o los 24 grados, y que el niño esté abrigado.

Los nebulizadores son aparatos eléctricos o que funcionan con pilas y estos suelen constar de cuatro partes: motor, boquilla o mascarilla facial, copa y tubo. El medicamento se coloca en la copa, que se une al motor a través del tubo.

La boquilla o mascarilla facial se une a la copa y cuando se enciende el aparato este envía un vapor fino a la mascarilla, y este inspira el vapor. En este caso, por ejemplo, el niño no tiene nada más que hacer salvo quedarse quieto e inspirar.

Suele tardar entre cinco y diez minutos en respirar todo el medicamento, pero si el niño no se queda quieto ni coopera o se pone a llorar es posible que no lo tome completamente por lo que es totalmente necesario que el niño esté tranquilo.

¿Cómo usar el nebulizador?

En primer lugar, lo que los padres deben tener en cuenta es que el nebulizador es de uso personal, es decir, que cada niño debe tener un tubo, un compartimento donde se colocan los medicamentos y una mascarilla o boquilla para él evitando así que esté expuesto al contagio de enfermedades infecciosas que hayan sufrido otras personas o niños.

– En lactantes y niños pequeños (hasta los cuatro años) se recomienda utilizar mascarilla porque a estas edades no saben respirar por la boca, y la nariz no actúa como filtro que retiene gran parte de la medicación.

– Entre los cuatro y los seis años se debería utilizar la boquilla en vez de la mascarilla para evitar la respiración nasal que se produce con la mascarilla.

Pero, lo más importante siempre es utilizar correctamente el nebulizador. Para ello:

– lávate bien las manos con agua y jabón antes de manipular los alimentos.

– mide siempre con una jeringuilla la medicación indicada por el pediatra y viértela en el recipiente del nebulizador junto a la cantidad adecuada de solución salina.

– prepara la solución justo antes de la nebulización.

– regula la cantidad de niebla aproximadamente a la mitad de la potencia para bebés y niños pequeños.

En el caso de los bebés lo mejor que puede hacer un padre o una madre es cogerle en brazos ligeramente recostado, ponerle la mascarilla cubriendo totalmente la nariz y la boca, pero no los ojos, mantener la nebulización hasta terminar la dosis o durante diez o quince minutos, al terminar ofrecerle agua o leche materna para eliminar los restos de medicamentos que puedan quedar en la boca o pasarle una gasa humedecida en agua por el interior de la boca, y finalmente lavarle la carita para eliminar todos los residuos y evitar que se le irrite la piel.

En el caso de los niños, lo mejor es sentarles en posición vertical y con la mascarilla puesta mientras se les anima a hacer respiraciones lentas y profundas por la boca evitando que hablen y hasta que terminen la dosis durante diez o quince minutos y al finalizar que se enjuaguen la boca haciendo gárgaras con agua o se cepillen los dientes.

Mocos y tos frecuente

Es normal que los padres y las madres se preocupen mucho cuando sus hijos se ponen malos por lo que ante algún ataque de tos o mocos rápidamente buscan soluciones.

De hecho, hay muchos niños que están con mucha tos durante todo el año, ¿qué pueden hacer los adultos? Pues bien, en primer lugar, estos deben entender que muchos niños tosen porque tienen compromiso o patología respiratoria.

La tos es un síntoma que se da en muchas afecciones respiratorias, pero hay algunos niños que tosen de manera habitual sin que necesariamente en ese momento haya una patología respiratoria, pero siempre es importante diferenciar una tos seca de una tos húmeda, pues con la primera no hay expectoración o secreciones que se estén movilizando, pero la segunda sí se acompaña de muchas secreciones y catarro.

Y, por supuesto, es normal que los padres y las madres de estos niños se preocupen porque desconocen información al respecto de esto, pero deben saber que, de la mano de algunos expertos especialistas en salud, no ocurre nada grave cuando el niño tiene durante un periodo de tiempo tos y mocos.

De hecho, y aunque dependiendo de la edad, en algunas ocasiones los niños pueden estar meses así. En un niño con alergia o asma que no está adecuadamente tratado, la cantidad de días es variable, pero es importante encontrar la causa para tratar de una u otra manera.

Además, hay que tener en cuenta que las estufas de gas, el querosene o los braseros aumentan la polución dentro de las casas.

¿Nebulizaciones o baños de vapor?

Antes hablábamos de los humidificadores, que lo que hacen en realidad es aumentar la humedad en el hogar, pero ¿qué pasa con las nebulizaciones o los baños de vapor? Por un lado, tenemos las nebulizaciones que son un método para administrar medicación a la vía aérea, broncodilatadores como el salbutamol (agonista adrenérgico de efecto rápido) para niños pequeños, o en casos de que no se disponga de los broncodilatadores, un aerosol de salbutamol con aerocámara. Y los baños de vapor, por su parte, que en algunas ocasiones para la tos seca lo único que pueden ofrecer es algo de alivio sintomático. La humectación por vapor sirve nada más para casos muy puntuales, mientras que las nebulizaciones con salbutamol se indican cuando hay broncoobstrución u obstrucción bronquial. La obstrucción bronquial aguda es una enfermedad de alta incidencia en la infancia, que origina, además, una gran demanda asistencial tanto en atención primaria como en los servicios de urgencias.

Finalmente, es importante tener claro que el nebulizador lo que hace es transformar medicamentos líquidos en vapor para que los niños los puedan inspirar, pero que para utilizar este aparato lo más recomendable es pedir al médico que te muestre cómo funciona exactamente antes de usarlo tú por primera vez porque a veces la utilización de estos aparatos suele ser algo complicada.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/cuando-hay-que-nebulizar-a-un-nino-10126

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: