¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

El momento de recuperar la sexualidad depende de cada mujer o incluso de la pareja. Son varios los factores que contribuyen a que las relaciones sexuales pasen a un segundo plano tras la llegada de un bebé.

Indice

La sexualidad en el postparto

Por un lado es lógico que una reciente mamá esté más preocupada por su nuevo hijo que por la sexualidad. El propio parto y la falta de sueño elevan el nivel de cansancio considerablemente, así que es normal que todas las energías sobrantes vayan destinadas en exclusiva al cuidado del bebé.

Por otro, algunos cambios físicos en la madre propios del posparto pueden impedir un sexo satisfactorio. El proceso hormonal puede traer consigo sequedad vaginal o también situaciones de estrechamiento vaginal en los días siguientes al parto.

O, a veces, es el padre quien, preocupado, se cohíbe, bien por temor a hacer daño a su pareja, por sentirse excluido, etc. 

Son varias, como vemos, las razones por las que el sexo durante el primer mes no suele ser agradable ni fácil.

¿Cuándo reanudar la vida sexual?

Generalmente el médico aconseja no mantener relaciones sexuales hasta que se haya dejado de sangrar. Esto suele suceder al cabo de dos o tres semanas, cuando el útero ha reducido su tamaño y detiene la hemorragia.

Aun así, muchas mujeres, especialmente si se les practicó una episiotomía o sufrieron un desgarro durante el parto y requirieron puntos, pueden temer el sexo por miedo a que les duela, escueza, se infecte, etc.

Si es así, es mejor esperar a la revisión ginecológica posparto, y que el médico o la matrona confirmen que la herida ha cicatrizado y se pueden reanudar las relaciones sexuales.

El periodo que dura el puerperio es un plazo de tiempo estipulado según una media.

Es lo que tarda aproximadamente el cuerpo de una mujer en recuperarse después del embarazo y el parto, y este tiempo se ha fijado en unas seis u ocho semanas.

Pero como en todo hay mujeres que necesitan más tiempo para esa readapción, y otras menos. Debe ser ella quien decida cuándo se siente bien para practicar sexo.

¿Qué hago si he perdido el deseo sexual?

No es extraño que durante el puerperio el deseo sexual disminuya, incluso que se esfume.

Esto normalmente se debe a que ahora estás en una nueva situación en la que hay menos intimidad, mayor preocupación por el bebé y estás muy cansada. Además, el factor hormonal también influye.

Después del parto aumenta la hormona encargada de la lactancia (prolactina), también disminuyen los estrógenos y con ello el deseo.

Un estudio de la federación de matronas (estudio) ha comparado el grado de excitación y de deseo sexual de las mujeres que dan el pecho frente a las que no lo dan y confirmó que las primeras tienen menor apetencia e interés sexual que las segundas.

Cuando ya estás recuperada, puedes sentir de nuevo la libido, pero puedes tener un obstáculo delante, la sequedad vaginal.

Esto ocurre sobre todo si estás dándole el pecho al bebé, si no lo haces el epitelio vaginal recupera su estado al reiniciarse los ciclos menstruales normales (aproximadamente después de las 6 semanas).

Si este es tu problema principal, seguramente te ayude utilizar un lubricante.

Consejos para retomar el sexo después del parto

Tomaros vuestro tiempo hasta que consideréis que estáis preparados. La primera vez debe hacerse con cuidado y, si fuera necesario, utilizar un lubricante. Si las relaciones resultan dolorosas conviene esperar unos días, sobre todo si te hicieron una episiotomía. Si tras varios intentos sigue doliendo no dudes en consultarlo con el médico.

La lactancia no es un método anticonceptivo seguro. Aunque estés amamantando utiliza preservativos o el sistema que te haya recomendado el ginecólogo a fin de evitar embarazos.

Sigue estos consejos para reanudar las relaciones sexuales después del parto:

– Usa lubricante: hay de diferentes tipos, de sabores, incluso se pueden utilizar aceites (en el caso de que no se utilicen preservativos). Estos ayudan a paliar la sequedad vaginal y pueden ayudarte con las caricias, masajes, etc.

Empezar con los masajes: si el perineo está menos flexible que antes, puedes intentar ayudarle a recuperar la elasticidad de la zona con masajes. Para evitar dañar esta tan sensible piel, se puede utilizar aceite o lubricante. Estos masajes pueden centrarse en la técnica o ser más eróticos, según tengas el ánimo.

Ten paciencia: puede que las cosas no vayan como te lo hayas imaginado, pero debes tener paciencia, los planes no deben ser rígidos.

Sequedad vaginal

Definición:

Tras el embarazo, los ajustes hormonales, además de desequilibrar tu termostato interior haciéndote sentir frío o calor, pueden favorecer la sequedad vaginal ya que la mucosa está irritada y necesita un tiempo para recobrar sus funciones. Este problema tiene su importancia en la medida en que de su recuperación depende también el retorno de las relaciones sexuales placenteras y sin dolor.

Síntomas:

Dolor durante las relaciones sexuales.

Tratamiento:

Para conservar la lubricación, el aseo íntimo debe hacerse con productos específicos, que no contengan jabones y sobre todo no utilizar antisépticos, pues destruyen las defensas naturales, dejando la puerta abierta a las infecciones como candidiasis o vaginosis. Por ello es importante asearse además después de cada relación sexual.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/cuando-puedo-retomar-las-relaciones-sexuales-tras-el-parto-6067

Sexo después del parto

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

  • Mi bebé y yo
  • Parto
  • Postparto
  • Sexo después del parto

Mi bebé y yo

​Tras el parto, los ginecólogos recomiendan reiniciar las relaciones sexuales cuando haya pasado la cuarentena y el aparato genital femenino se asiente del todo.

Esto significa que la pareja debe esperar a que la episiotomía esté cicatrizada, que hayan cesado los loquios (el sangrado que presenta la placenta al desprenderse) y la pelvis de la mujer se haya recuperado.

Sin embargo, el sexo es mucho más que la penetración y el período de «abstinencia forzada» no impide a la pareja experimentar formas diferentes de intimidad, si la libido está alta. Sea como sea, el sexo debe retomarse cuando la pareja se sienta preparada física y emocionalmente.

(Te interesa: Depresión post parto)

¿Cuándo se puede reanudar el sexo después del parto?

Si el parto ha transcurrido con normalidad, con los 40-42 días de la cuarentena es suficiente.

Si el parto no necesitó unaepisiotomía, es posible que la recuperación se produzca antes y el sexo con penetración se pueda reanudar antes.

En el caso de un parto por cesárea, es aconsejable esperar unas seis semanas, con el fin de no empeorar la cicatrización de la pequeña herida en la pared del útero.

Es muy probable que en las primeras relaciones sexuales después del parto, la mujer sienta algunas molestias físicas y cierta sequedad vaginal. Las molestias son comunes y normales, ya que el cuerpo de la mujer ha vivido muchos cambios durante el embarazo y el parto.

De todos modos, si los puntos de sutura están cicatrizados y los genitales de la mujer están recuperados, no hay que tener miedo a retomar el sexo. Aunque si las molestias perduran, son excesivas o se producen sangrados, es muy importante consultar al médico.

Recuperada en cuerpo y mente

Sin embargo, además de los impedimentos físicos, la mujer también tiene que estar recuperada emocionalmente antes dereanudar la actividad sexual. Y es que durante el embarazo y el parto, la mujer también ha vivido cambios emocionales y psicológicos.

Pero no sólo la actividad sexual de la mamá se verá afectada por la llegada del bebé, seguramente la relación de parejatambién pasará a un segundo plano para los dos. La pareja estará dedicada casi en exclusiva al recién nacido.

Así pues, no es tan extraño que la pareja no vuelva a recuperar su actividad sexual meses después del nacimiento del niño.

Pero, ¿es normal que el sexo vuelva a la normalidad tan tarde como para el primer DNI del bebé ya se haya tramitado? Esto es una exageración, por supuesto, pero no es una circunstancia tan poco habitual.

No en vano, el cansancio relacionado a las necesidades del bebé en sus primeros días probablemente disminuirá el deseo sexual de ambos. Es posible, también, que los papás se sientan cohibidos por la presencia del niño.

Todos estos contratiempos se pueden superar con mucha paciencia y comprensión por ambas partes. 

Anticonceptivos recomendados tras el parto

A la hora de reanudar las relaciones sexuales después del parto, es importante preocuparse de la contracepción, incluso cuando se da el pecho al bebé. Y es que la lactancia no protege 100% de un nuevo embarazo, puesto que no siempre impide la ovulación.

Los anticonceptivos recomendados en la lactancia y después del parto son:

  • El preservativo. Este método es el anticonceptivo más indicado después del parto, sobre todo si se da el pecho. Al menos, hasta que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad. Es cómodo de usar y tiene un alto grado de fiabilidad. Además no afecta a la lactancia y no tiene contraindicaciones.
  • La píldora. Si la mamá está dando el pecho, la píldora está desaconsejada, porque las hormonas podrían pasar a la leche y, por tanto, al niño.
  • La «minipíldora». Este anticonceptivo se ha creado expresamente para la lactancia y sólo contiene progesterona y no modifica las cualidades de la leche.
  • Sin embargo, la ‘minipíldora’ debe tomarse durante 28 días seguidos y tiene una eficacia anticonceptiva inferior a las píldoras tradicionales. Controla los ciclos con menor eficacia, provocando irregularidades y pérdidas intermenstruales.
  • El diafragma o DIU. Los anticonceptivos de barrera o intrauterinos (DIU) también son aconsejables durante la lactancia. Pero, debe evitarse, al menos, durante los 4-6 meses posteriores al parto. La mamá tendrá que esperar a que el útero recupere su tamaño para usarlos.

(Te interesa: Los anticonceptivos más adecuados si das el pecho)

Consejos para evitar el dolor y tener una sexualidad placentera

Sentir dolor (dispareunia) durante las relaciones sexuales después del parto es un problema bastante habitual, que llega a afectar al 20% de las mujeres y que puede producir una disminución del deseo sexual.

Ese dolor se debe a que, tras dar a luz, los órganos sexuales internos están inflamados, debido al trauma físico que el parto conlleva. Lo mismo ocurre con los órganos sexuales externos, que también están resentidos e irritados, sobre todo, en el caso de que se haya realizado una episiotomía.

Además, después del parto, los niveles de estrógenos disminuyen bruscamente, lo que, en muchas ocasiones, puede provocar sequedad vaginal, es decir, una disminución de la lubricación en la zona. Este hecho también hace que las relaciones sexuales resulten muy incómodas y dolorosas.

  1. Acudir al ginecólogo es lo primero que la reciente mamá debe hacer cuando siente dolor o sufre sequedad vaginal. El médico ayudará a determinar la causa de la sequedad y prescribirá, si es necesario, un tratamiento para solucionar el problema.
  2. Es aconsejable dejar de fumar y evitar el alcohol, ya que ambos factores disminuyen el nivel de estrógenos en la sangre.
  3. Medicamentos, como los anticonceptivos, los antidepresivos y los antihistamínicos, deben tomarse con precaución, ya que también pueden originar sequedad vaginal.
  4. Hay que evitar el uso de papel higiénico perfumado y cualquier tipo de aceites o espumas de baño con fragancia, que puedan irritar aún más la vagina.
  5. La utilización de un gel lubricante, así como todo tipo de estimulación sexual antes de intentar la penetración, ayuda a lubricar la zona y a sentirse más relajada y estimulada.

(Te interesa: Trastornos sexuales después del parto: ¿cómo superarlos?)

Las mejores posturas sexuales posparto

Cuando se reanudan las relaciones sexuales completas después del parto, es aconsejable recurrir a posturas que permitan controlar el ritmo y la profundidad de la penetración. De este modo, se atenúan las molestias y se evita el miedo a sentir dolor durante el sexo.

  • Tendidos de costado. La pareja puede colocarse el uno frente al otro; o el hombre se puede colocar detrás de la mujer. La penetración no será profunda y los movimientos serán suaves, debido a la propia postura.
  • La mujer a horcajadas sobre su pareja. Se trata de la postura del misionero tradicional, pero con ella encima. Esto permite a la mujer controlar el ritmo y la profundidad de la penetración, evitando así miedos y molestias.
  • Esta postura puede variarse y el hombre puede sentarse también, con la mujer sentada encima.
  • Además, ambas posturas son ideales para evitar que la mujer soporte el peso de su pareja y sufra la comprensión de los senos.

Ejercicios para mejorar las relaciones

Para retomar el sexo tras el parto en las mejores condiciones, existen ejercicios que ayudan a recuperar el tono y lasensibilidad de lazona genital. Es aconsejable realizarlos cada día y se pueden hacer incluso después de una cesárea, cuando la herida esté bien cicatrizada.

  • Tumbada sobre la cama con las rodillas flexionadas, ligeramente separadas, y con la cabeza apoyada en una almohada, contrae los músculos y después elévalos. Espira, metiendo hacia dentro los músculos abdominales y apretando la espalda contra el colchón. 
  • Cuenta hasta cinco e inspira lentamente mientras vuelves a la posición de partida. Al principio, repite el ejercicio cinco veces y, en los días posteriores, aumenta de forma gradual el tiempo de contracción abdominal descrita anteriormente. 
  • En la misma posición, contrae los músculos del ano durante diez segundos y después relájalos. A continuación, contrae los músculos de lavagina (como si sujetases un tampón que se está saliendo), mantén la contracción durante diez segundos y después relájalos.
  • Repite el ejercicio diez veces, alternando las contracciones con las pausas de relajación.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/despues-del-parto/sexo-despues-del-parto-292

Retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

El embarazo no tiene por qué suponer un parón en las relaciones sexuales de la pareja, de hecho, si no existe riesgo, practicar sexo en el embarazo tiene muchos beneficios. Sin embargo, después del parto no todo es color de rosa y retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé puede ser complicado.

Complicado, pero no imposible. Porque todo llega, con paciencia, aunque inmediatamente después del parto te parezca que «nunca más». Porque si ese «nunca más» durara mucho, ¿no estarían en peligro de extinción las familias con más de un hijo y no digamos las numerosas?

Está claro que el puerperio o cuarentena es una etapa complicada y la mujer sufre importantes cambios, tanto físicos como emocionales, que van a condicionar su vida en las próximas semanas y meses. Retomar el sexo es tan solo uno de los importantes retos que surgen tras el parto.

Además, también para el padre la llegada de un hijo supone muchos cambios y todo ello combinado provocará que la sexualidad pase a un segundo plano, de momento. Pero, ¿en cuánto tiempo llegará la «normalidad»?

¿Cuándo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

No existe una respuesta única a esta pregunta. Cada mujer y cada pareja son muy variables y lo primordial es ser consciente de las posibles dificultades y no sentirse sola (o solo) en esta etapa, lo cual podría alargar el tiempo de recuperación y sobre todo abonar un terreno peligroso como el de la depresión postparto.

Durante la expulsión de los loquios en el postparto, no se recomienda tener relaciones con penetración al menos en los primeros loquios, cuando el riesgo de infección es alto debido a la sensibilidad de la mucosa vaginal en estos momentos, con grietas y desgarros.

En un par de semanas el flujo de los loquios se habrá reducido considerablemente y tendremos los «Lochia alba». Estas secreciones pueden durar hasta las seis u ocho semanas tras el parto. Con el paso de las semanas, la mucosa ya se va recuperando pero se recomienda el uso de preservativo para la penetración vaginal para evitar el riesgo de infección.

Si la madre tiene puntos, sobre todo si estos son de episiotomía, las relaciones molestarán hasta que hayan pasado unas seis semanas. Y es que, aunque los puntos se caen antes, la episiotomía no está totalmente cicatrizada y estabilizada, por lo que seguirá molestando.

En el caso de la cesárea, las molestias son menores y la madre se sentirá recuperada aproximadamente a las cuatro semanas, pero a la hora de mantener relaciones sexuales hay que buscar posturas que no presionen la herida.

Un plazo importante lo puede marcar el ginecólogo en la visita puerperal, tras los 40 días del parto. Durante esta visita nos hará una exploración general (toma de peso, tensión arterial…), un tacto vaginal, espectroscopia (exploración de la vagina con un espéculo), colposcopia (exploración del cuello uterino), valoración del estado del suelo pélvico…

El ginecólogo puede revisar, si es el caso, la cicatrización de una episiotomía o de la cesárea, comprobar que todo evoluciona correctamente, aconsejándonos las maneras de favorecer esa cicatrización y nos dará «el visto bueno» para retomar las relaciones sexuales si no observa ningún problema, aconsejándonos además en los métodos anticonceptivos y el tiempo de espera para buscar un segundo bebé.

Por supuesto, existen muchos tipos de relaciones íntimas y para el sexo oral y otras formas de actividad sexual, como la masturbación, no existen restricciones después del parto más allá de los deseos que sienta la pareja.

Pero tal vez la cuestión no esté en marcarse plazos fijos y más bien la pregunta sería: ¿Cuándo tendremos ganas de volver a hacer el amor? Porque cuando tu vida da un vuelco tan grande con la llegada de un bebé, especialmente si es el primero, las primeras semanas pueden ser muy duras y no vemos el momento, no ya de tener alguna pausa romántica, sino sencillamente de descansar.

Algunos problemas que pueden surgir

Es normal que, durante unos meses, dada la gran exigencia física que supone tener un bebé y cuidar al recién nacido, así como el proceso de adaptación al nuevo rol de padres, disminuya el deseo y la actividad sexual. Lo habitual es que después de un año, si no antes, se haya recuperado la normalidad en la vida sexual de la pareja. Estas son algunas dificultades para retomar en sexo tras el parto.

  • Dos de cada tres mujeres presentan pequeñas lesiones tras el parto, que van desde desgarros internos de la mucosa a la incisión en el perineo. Durante el nacimiento del bebé, el útero y el cuello uterino pasan por cambios importantes y necesitan tiempo para volver a su estado habitual, como hemos señalado en el apartado anterior.
  • Si pasan los meses y la penetración te duele, acude al ginecólogo para que revise tu estado, ya que es posible que la incisión de la episiotomía no haya cicatrizado satisfactoriamente.
  • La madre no acepta su nuevo cuerpo. Los cambios físicos son evidentes en la mujer que acaba de dar a luz y puede que pasen meses e incluso años para volver a su peso anterior, aunque lo más probable es que no se recupere esa figura de la adolescencia, cuando no se tenía ningún bebé. Lo importante es conocer que el proceso de recuperar el peso anterior es largo y la pareja tiene mucho que ver en la aceptación del cuerpo de la madre, en ayudar a dar un empujón a su autoestima con cariño, con caricias, con toda la comprensión, aceptación y ternura con esos cambios en su mujer.
  • El padre no acepta el nuevo cuerpo de su mujer. Puede ser que los cambios en el cuerpo de la madre, en los pechos, en la barriga… supongan un rechazo en el hombre. La clave está en ser conscientes de lo normal de dichos cambios y la lentitud en la recuperación. Cuando la relación está sustentada en pilares sólidos, lo físico no debería ser impedimento para continuar con una relación íntima y si así sucede y pasa el tiempo sin cambios en la actitud del hombre, hay que buscar ayuda (probablemente, haya otros muchos aspectos de la relación que también fallen).
  • El cansancio agotador es tal vez el mayor enemigo del sexo en el postparto. Cuando los padres superan la falta de sueño es posible que regrese la sexualidad a nuestras vidas. Procurar que la madre tenga sus momentos de descanso y «ayudarla» con el bebé por las noches (en realidad, es ejercer su responsabilidad de padre) favorecerá el deseo de intimidad.
  • En el caso de la depresión postparto (más frecuente de lo que imaginamos, pudiendo afectar a una de cada cuatro mujeres) estamos ante una situación problemática que requiere una consulta médica.
  • Aunque es menos frecuente, los padres también pueden sufrir depresión postparto, por lo que hay que tener en cuenta su situación emocional, ya que en este caso será él el que no manifieste deseo sexual.
  • Un parto traumático puede provocar el rechazo profundo al sexo. La madre puede tener miedo al dolor o miedo a un nuevo embarazo. El desinterés por el sexo en los primeros meses se prolonga y hay rechazo directo. Se necesita la ayuda de un profesional para superar esta fobia.

El mejor consejo para superar estos problemas es darse tiempo. Las madres recientes en estos momentos lo que necesitarán es descanso y mucha delicadeza y ternura.

Un simple abrazo o unas caricias pueden ser muy terapéuticos y volver a dar confianza a la mamá.

Puede no haber sexo durante los primeros meses, pero para muchas parejas este periodo junto al bebé es muy «romántico».

A menudo, dar los primeros pasos sin buscar la penetración, dándonos masajes, buscando la relajación, aceptando nuestros cuerpos, explorando otras formas de sexualidad, es la mejor manera de empezar a aproximarse a la «normalidad» anterior.

Finalmente, existe otro factor que no hemos mencionado: la presencia del bebé. Esta no tiene por qué ser un problema, a no ser que nos reclame en el momento más inesperado o menos oportuno. Sí: el bebé está ahí y nos necesita, sin entender de horarios ni de romanticismo, por lo que estemos listos para las interrupciones y que esto no nos desanime para buscar nuevos momentos de intimidad.

Prevenir el embarazo en el postparto

De acuerdo: ya lo hemos logrado, hemos superado las dificultades y tras unos meses vuelve la normalidad a nuestras relaciones sexuales. Pero, ¿has pensado si ya estáis listos para tener otro bebé? Si no es así, deberías hacerlo.

Nadie conoce con seguridad cuándo vuelve la menstruación después del embarazo, y aunque si la mujer está amamantado esta puede tardar meses e incluso años en volver, no se trata de un cálculo exacto y hay mujeres que dan el pecho de manera frecuente y a los dos o tres meses ya tienen la regla.

La lactancia materna no impide la ovulación con certeza y, aunque no haya vuelto la menstruación después del parto, no sabemos en qué momento nuestro organismo va a producir ese primer óvulo que puede quedar fecundado si entra en contacto con el esperma.

Es cierto que la lactancia materna exclusiva y frecuente suele impedir la ovulación debido a la producción de hormonas, pero esto puede cualquier en cualquier momento, especialmente si el distanciamiento entre tomas se alarga, por ejemplo cuando el bebé empieza a dormir más por la noche. Entonces, des el pecho o no, hay que tomar precauciones para prevenir el embarazo en el postparto.

Muchas mujeres pueden hablar de hijos muy seguidos, inesperados, porque confiaron en ese «falso anticonceptivo» que es no tener la regla después de haber dado a luz. De modo que, si no quieres ampliar la familia todavía, lo mejor es tomar las precauciones necesarias.

  • Cuando ya te hayas recuperado físicamente del parto, tal vez la opción más recomendable sea el preservativo masculino, ya que no interfiere en la lactancia materna como podrían hacerlo las píldoras anticonceptivas, ni en el aparato reproductor femenino como podría hacerlo el diu…
  • También se puede emplear el preservativo femenino una vez la madre está completamente recuperada.
  • En cuanto a las píldoras anticonceptivas, al ser métodos hormonales no se recomiendan en las primeras seis semanas tras haber dado a luz. Después, no se puede tomar cualquier tipo de píldora si estás dando el pecho. Las más habituales, las que contienen estrógenos y progestágenos, no se recomiendan durante la lactancia porque podrían afectar a la producción de leche. En estos caso, mejor anticonceptivos solo de progestágenos o con una cantidad muy baja de estrógenos.
  • El DIU de cobre o el hormonal solo se podrán poner tras seis semanas del nacimiento, ya que es necesario esperar a que el útero haya vuelto a su tamaño normal. Aun así pueden resultar incómodos a la mujer en esta etapa, por sus efectos secundarios. No es un método válido para todas las mujeres: consulta al ginecólogo.

El diafragma es un método en desuso por su incomodidad y su relativamente baja efectividad. Por supuesto, el coito interruptus o la «marcha atrás» no es un método anticonceptivo. Y, al margen, como hemos comentado anteriormente, está la posibilidad de mantener relaciones sin penetración plena. Y, bueno, seguramente, tarde o temprano, cuando se quiera ampliar la familia, de nuevo a empezar.

Sea como sea, con cariño, paciencia y seguridad, retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé no está tan lejos como puedes pensar. Esperamos que con estos consejos el proceso sea más consciente y evitar preocupaciones innecesarias en esta transición normal.

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Quieres mejorar la vida sexual con tu pareja? Comparte el cuidado de los hijos, La sexualidad en el postparto, Las relaciones sexuales durante la lactancia materna

Источник: https://www.bebesymas.com/postparto/retomar-las-relaciones-sexuales-despues-de-tener-un-bebe

Diez consejos para retomar el sexo después del parto

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

Tras dar a luz el cuerpo de la mujer necesita tiempo para recuperarse y que todos los órganos vuelvan a su sitio. Además, la madre se sentirá más vinculada al bebé y, posiblemente, todo su tiempo lo dedicará al recién nacido.

Ante la ausencia de tiempo, el cansancio y la adaptación a las nuevas circunstancias es probable que la pareja tenga dificultades para retomar la vida sexual. Con la finalidad de ayudar a los nuevos padres, Hospitales Nisa ha elaborado una guía con recomendaciones para retomar el sexo después del parto:

Espera el momento adecuado

Tanto si el parto es natural como si el bebé nace mediante una cesárea, los órganos de la mujer tardarán algún tiempo en volver a su estado fisiológico. Las recomendaciones habituales aconsejan esperar seis semanas antes de retomar el sexo (aunque es mejor preguntar al ginecólogo).

Además, la madre puede necesitar más tiempo para estar preparada mentalmente ya que la nueva situación puede provocar que la mujer no quiera tener contacto sexual con su pareja. En estas situaciones la guía recomienda comenzar con caricias y masajes para no precipitarse.

Confianza y comunicación

El bebé necesitará cuidados constantes y gran dedicación por parte de los padres. Es fundamental que las madres no dejen de lado a la pareja y que dediquen tiempo para hablar con ella y disfrutar de cierta intimidad. Esos minutos pueden ser vitales para buscar apoyo, recargar energía y fortalecer la relación.

Acepta los cambios físicos

El cuerpo de la madre ha sufrido cambios en los últimos meses y es necesario que tanto el hombre como la mujer se acostumbren.

Los especialistas recomiendan no criticarlo y dan algunos consejos para sentirse mejor: utilizar luz tenue en la intimidad, comprar ropa bonita para los primeros meses de maternidad, pedir ayuda para descansar y, sobre todo, pensar que los cambios se deben a la nueva vida que ha creado la pareja.

Ejercicios para fortalecer

Los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura pélvica ayudarán a evitar la incontinencia urinaria y facilitarán las relaciones sexuales.

Antes de comenzar a practicarlos conviene que la madre pregunte al ginecólogo o a la matrona cuáles son los más adecuados y cómo debe realizarlos correctamente.

Vacía el pecho

Si el pecho está lleno, la presión puede provocar dolor en la madre. Por este motivo los expertos recomiendan dar el pecho al bebé antes de la actividad sexual.

Usa precaución

Aunque la mujer no haya tenido la primera menstruación después de dar a luz hay posibilidades de que vuelva a quedarse embarazada, por lo que es recomendable que la pareja conozca el riesgo y utilice algún método anticonceptivo para evitarlo.

Expectativas bajas

Al retomar las actividades sexuales es probable que la mujer tenga dolor y que la pareja esté distraída pensando en si el bebé estará bien.

Para evitar un mal rato desde el hospital aconsejan que los papás no se creen grandes expectativas, sean pacientes y vayan poco a poco hasta que vuelvan a sentirse cómodos.

Creatividad y buen humor

Probablemente el bebé esté ocupando el dormitorio por lo que es una buena oportunidad para buscar intimidad en otros lugares y probar diferentes posturas que se adapten mejor a los cambios del cuerpo de la madre.

Por otro lado, mantener el buen humor ayudará a la que la pareja disfrute más de estos momentos y esté relajada.

Lubricantes

Después del parto es probable que la zona genital femenina no lubrique igual debido al nivel de los estrógenos. Esta circunstancia será más visible si la mujer está dando el pecho.

Los especialistas recomiendan consultar al ginecólogo para que le ayude a determinar qué opción es la más adecuada para mejorar la lubricación.

Cambios en el orgasmo femenino

A raíz del parto, el orgasmo de la mujer o la forma en la que lo alcanzaba ha podido cambiar y lo que antes funcionaba, ahora no. Es recomendable tratar el tema con confianza con la pareja.

Ver también:

Cinco cosas que debes saber sobre la 'viagra femenina'

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/sexualidad/pareja/2015/09/07/diez-consejos-retomar-sexo-despues-parto-88883.html

¿Cuándo tener relaciones sexuales después del parto?

¿Cuándo puedo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

Retomar las relaciones sexuales después del parto puede parecer la última de las preocupaciones para la mujer. La reciente maternidad y la recuperación posparto afectan significativamente a la vida íntima de la pareja. No solo es más complicado encontrar el momento, sino que también (en el caso de la mujer) pueden haberse producido lesiones en la zona vaginal.

Tanto el parto natural como la cesárea provocan erosión y cambio en la región del suelo pélvico. Por este motivo, muchas mujeres temen tener sexo después del embarazo. Así que, en este artículo, voy a analizar cómo y cuándo retomar las relaciones sexuales después del parto.

¿Qué le sucede al suelo pélvico en el parto?

Si nos imaginamos los músculos del suelo pélvico como varias capas que rodean los orificios de la uretra, la vagina y el ano, podemos deducir que en el parto natural van a sufrir grandes distensiones.

La segunda fase del parto, el expulsivo, es el momento cuando el suelo pélvico se estira (casi seis veces más) respecto a su estado normal.

Cuando la cabeza del bebé pasa por el canal del parto, la vagina y los músculos se estiran y, junto con los pujos que realiza la madre, es un momento muy crítico y con alto riesgo de lesiones.

Por eso, es tan importante preparar el suelo pélvico durante el embarazo, reforzarlo y flexibilizarlo, para evitar los desgarros perineales y grandes traumatismos.

¿Por qué una mujer puede tener miedo a retomar las relaciones sexuales después del parto?

Las lesiones perineales, como un corte vaginal, un desgarro perineal, o un desprendimiento de la vejiga, son situaciones que pueden darse en cualquier parto natural. Tras la episiotomía y/o desgarro perineal, la herida se sutura y después se forma una cicatriz.

Las cicatrices perineales alteran significativamente el estado del suelo pélvico. Pueden producir dolor si son poco flexibles, con alta cantidad del colágeno o cuando se produce la fibrosis en el tejido afectado. Todos estos cambios afectan a la vida sexual de las mujeres y pueden generar el miedo en retomar las relaciones tras el parto.

¿Cuánto esperar para volver a tener relaciones después del parto natural o cesárea?

Si el parto fue por vía vaginal, es necesario esperar mínimo cuatro semanas hasta que se termine el puerperio. Durante las primeras semanas del posparto, el útero se contrae y expulsa la sangre, por lo tanto, la mujer menstrua y puede notar molestias en el abdomen.

A todas las mujeres que han tenido un parto vaginal con episiotomía o con un desgarro perineal, se recomienda esperar seis semanas para poder retomar las relaciones sexuales. Las madres que han dado a luz por cesárea deben de esperar al menos cuatro semanas.

Antes de mantener relaciones sexuales después del parto, es fundamental realizar una valoración del suelo pélvico.

La fisioterapeuta especializada en ginecología explorará la zona vaginal, valorará la cicatriz perineal, el tono muscular, el grado de distensión y la presencia de los prolapsos genitales.

Nos dará mucha información sobre cómo ejercitar el suelo pélvico y cómo evitar las molestias que podrían aparecer en el acto sexual.

¿Es normal que duela el sexo en el posparto?

Las relaciones sexuales no deberían ser dolorosas nunca. Si al pasar seis semanas tras el parto notamos dolor en las primeras relaciones, lo más recomendable sería acudir a una fisioterapeuta especializada en ginecología para consultarlo. Las razones por las que puede aparecer dolor en la zona genital son:

  • Hipersensibilidad vaginal
  • Cicatrices muy fibrosas
  • Hipertonía del suelo pélvico
  • Contracturas musculares en el suelo pélvico
  • Queloides en la cicatriz perineal

Es necesario revisar el suelo pélvico en cuanto notemos las primeras molestias y no esperar. En caso contrario, todas las disfunciones cronificadas serán más difíciles de tratar. Las mujeres que empiezan la rehabilitación y ejercicios postparto en las primeras semanas tras parir, tienen más probabilidad de recuperarse totalmente.

¿Qué función tiene el suelo pélvico en las relaciones sexuales después del parto?

Tal y como hemos repasado, durante el parto vaginal, el suelo pélvico se estira excesivamente. Además, durante el postparto se producen muchos cambios hormonales: hay más cansancio, pocas horas de sueño, las posturas son más forzadas y el nivel del estrés puede aumentar.

Todo esto va a afectar a la musculatura pélvica y repercutirá en el momento de retomar y mantener relaciones sexuales después del parto. Es importante que después de la primera valoración fisioterapéutica posparto, empecemos con el entrenamiento adecuado. Sobre todo, es importante cuidar tu suelo pélvico después de una cesárea.

Los ejercicios que van a ayudar para que el sexo sea como antes del embarazo son los siguientes:

Qué cuidados perineales adoptar para tener sexo después del parto

Durante los primeros meses tras el parto, en la fase de la lactancia exclusiva, el nivel de los estrógenos disminuye mucho. Esta bajada de la hormona sexual femenina puede producir sequedad vaginal, hipersensibilidad vaginal, atrofia, debilitamiento muscular del suelo pélvico, etc.

Además, una cicatriz perineal puede aumentar la sensación de molestia, tensión y, a veces, tirantez durante el día. Es necesario utilizar los lubricantes especiales para el posparto con frecuencia y especialmente antes de iniciar las relaciones sexuales.

Los lubricantes a base de agua, con el ácido hialurónico, son los más recomendables, ya que restablecen el pH natural, reducen el riesgo de infecciones bacterianas y ayudan en la cicatrización. Se puede aplicar dos o tres veces por semana durante dos meses.

Источник: https://www.suelopelvico.eu/relaciones-sexuales-despues-parto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: