¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

El embarazo y el recién nacido

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

(Surviving Bed Rest)

Probablemente, hasta este momento del embarazo, usted haya estado realizando sus actividades normales en el trabajo, las tareas del hogar, haya pasado tiempo con su familia y amigos, y haya hecho ejercicio físico. Pero un día, repentinamente, o tal vez con planificación anticipada, su médico le dijo que por su salud y la de su bebé, debía hacer reposo absoluto.

Si bien su familia y sus amigos tal vez la envidien por lo que ellos consideran unas minivacaciones, no se deje engañar: el reposo durante el embarazo no es algo placentero. Sin embargo, puede hacer que el tiempo que pase en la cama sea más llevadero y productivo. Ésta es la manera de hacerlo.

Órdenes del médico

Son varias las situaciones que pueden llevar a su médico a recomendarle reposo absoluto durante parte del embarazo. Si sus antecedentes médicos, incluidos los embarazos anteriores, indican que podría haber una complicación médica, es probable que su médico le recomiende reposo absoluto. O, quizás, tenga síntomas, como hemorragias o contracciones, que la obliguen a hacer reposo.

Aun cuando la historia clínica no indique nada y usted no presente síntomas, es posible que el médico le mande reposo si los resultados de un análisis o procedimiento indican una complicación médica o si su hijo no está creciendo bien.

Las complicaciones comunes del embarazo que con frecuencia obligan a hacer reposo absoluto incluyen la hipertensión (incluida la hipertensión inducida por embarazo, la preeclampsia y la eclampsia), el sangrado vaginal (incluyendo placenta previa), el trabajo de parto prematuro y los cambios en el cuello del útero (como cuello uterino incompetente o borramiento del cuello de útero).

Si está cursando un embarazo múltiple, es posible que se lo considere de alto riesgo y que necesite un control cercano de su médico. Si tiene algún problema, es probable que su médico la haga hacer reposo absoluto. Tal vez, también le recomienden reposo si ha tenido embarazos anteriores con abortos espontáneos, nacimiento de un feto muerto o un parto prematuro.

Así como cada embarazo es diferente, la experiencia de cada mujer que debe hacer reposo es distinta. Algunas mujeres pueden enterarse al principio del embarazo que, debido a su historia clínica, tendrán que hacer reposo en algún momento del embarazo. Otras tal vez se sorprendan, después de una cita de rutina, con la indicación del médico de hacer reposo por varias semanas.

Algunas mujeres deben hacer reposo al principio del embarazo y después continúan con su vida normal, mientras que otras deben pasar todo el embarazo en cama. El médico le dará información específica acerca de la duración de su reposo.

¿Cómo ayuda el reposo absoluto?

A las mujeres que durante el embarazo sufren afecciones relacionadas con presión elevada, se les puede recomendar el reposo para reducir el estrés, tanto físico como emocional, en un intento por reducir su presión arterial.

El sangrado vaginal puede verse agravado por la actividad, levantar cosas pesadas o hacer ejercicio; por lo tanto, se puede recurrir al reposo absoluto para reducir el sangrado.

Las mujeres con contracciones y trabajo de parto prematuro también pueden tener indicado el reposo porque las actividades y el estrés pueden empeorar estos cuadros.

Según el caso, tal vez el médico le pida que se acueste de costado para facilitar el flujo de sangre hacia la placenta o que se recueste con los pies hacia arriba y la espalda elevada.

¿Qué se puede hacer y qué no durante el reposo?

En algunos casos, los médicos recomiendan reposo relativo, que en general permite que las mujeres se queden en un sofá, en la cama o sentadas, pero no les permite mantener relaciones sexuales, hacer ejercicio o levantar peso.

A otras, tal vez se les pida que permanezcan en cama y se levanten únicamente para comer o para darse una ducha rápida.

Algunas mujeres deben permanecer en cama en un hospital porque su embarazo requiere un control estricto y personal capacitado en el hospital.

Sin importar qué tipo de reposo recomiende el médico, si es de largo plazo, deberá recordar hacer ejercicio con las piernas para mantener la circulación de sangre y evitar coágulos. Como cada mujer que debe estar en reposo es diferente, asegúrese de hacerle las siguientes preguntas al médico:

  • ¿Puedo levantarme para ir al baño?
  • ¿Puedo levantarme para preparar comidas rápidas o hacer tareas livianas?
  • ¿Puedo darme un baño de inmersión o una ducha?
  • ¿En qué posición debo estar cuando hago reposo?
  • ¿Puedo ir a trabajar o trabajar desde casa?
  • ¿Puedo conducir?
  • ¿Cuánto puedo caminar?
  • ¿Cuánta actividad sexual y de qué tipo está permitida?
  • ¿Qué actividades puedo hacer para aumentar la circulación de sangre de manera segura?

Consejos para sobrevivir al reposo

Afortunadamente, puede hacer que el reposo absoluto sea llevadero sin volverse adicta a la televisión. Pruebe con estos consejos:

Sujétese a un horario. Aun cuando deba estar en cama todo el día, se sentirá mejor si se cuida. Después de despertarse, póngase ropa cómoda y planifique lo que hará ese día. Si tiene un plan, sentirá que está logrando algo y tendrá algo que esperar.

Póngase al día mientras puede. Afrontémoslo. Cuando llegue el bebé, estará demasiado ocupada para pensar en ponerse al día con la correspondencia o la lectura de la última novela de su autor favorito. Intente estos pasatiempos:

  • escoja un médico para su hijo, consiga una guardería de calidad o escriba un plan de parto (si aún no ha hecho estas cosas)
  • comience a escribir un diario sobre su embarazo y su reposo absoluto
  • comience a hacer un árbol genealógico que algún día podrá compartir con su hijo
  • escoja el nombre del bebé; use libros y sitios de Internet para obtener ideas
  • organice álbumes de fotos
  • lea lo que quiera (diarios, revistas, novelas clásicas, los últimos bestsellers, compilaciones de ficción o poesía); hasta podría volver a leer algunas de sus historias favoritas de la infancia o algún libro de la biblioteca para su pequeño
  • mire vídeos o DVD alquilados o programas de televisión grabados
  • responda las cartas o la correspondencia
  • si ya recibió regalos para el bebé, escriba tarjetas de agradecimiento; si aún no los recibió, comience a preparar sobres con las direcciones de las personas (amigos y familiares) que sabe que probablemente le harán regalos
  • cree una lista de correos electrónicos o teléfonos de las personas a las que debe llamar cuando nazca el bebé
  • comience un calendario de fechas importantes para recordar (cumpleaños, aniversarios, etc.)
  • comuníquese con su trabajo acerca de los beneficios de licencia por maternidad
  • complete los documentos del seguro de salud para su bebé
  • escoja a un tutor para su hijo y pídale a su abogado que escriba un nuevo testamento

Prepárese. Que esté en cama no significa que no pueda estar preparada. Puede preparar el ajuar del bebé y su habitación ya sea por teléfono o por Internet.

Solicite todos los productos que considere necesarios para los primeros 3 meses (incluidos los pañales).

Además de los centros y las tiendas para bebés, las farmacias suelen tener una amplia variedad de productos para el cuidado del bebé y los entregan a domicilio.

No tema pedirle ayuda a quienes la visitan. Seguramente, a sus amigos y familiares les encantará ayudar con las tareas de la casa, los mandados o la preparación de las comidas.

Haga una lista de tareas para que, cuando alguien le ofrezca ayuda, pueda asignarle una tarea.

Las visitas de familiares y amigos pueden levantarle el ánimo; simplemente asegúrese de pedirles que vengan en un horario que le resulte cómodo o conveniente.

Conviértase en una madre experta. Existen muchos libros y sitios que la ayudarán a responder a muchas de sus preguntas sobre la maternidad y la salud del niño. Si no le hace bien leer acerca de embarazos de alto riesgo, aprenda sobre amamantamiento o cómo favorecer el desarrollo de su hijo.

También puede suscribirse a revistas sobre crianza de hijos, tanto nacionales como locales, y comenzar a recortar artículos y consejos útiles. Coloque los recortes en carpetas (por ejemplo, el cuidado del recién nacido, la alimentación, el llanto, el sueño, la seguridad, el desarrollo, etc.) para consultarlos en el futuro, cuando nazca el bebé.

Conserve también los artículos que imprima de Internet.

Busque un sistema de apoyo. La Internet es un excelente lugar para encontrar el apoyo de otras madres que están en reposo absoluto. Compruebe los tableros de mensajes y las salas de chat sobre reposo absoluto. Allí puede compartir consejos y obtener asesoramiento.

Bríndele apoyo a quien le brinda su apoyo. Es posible que esté dependiendo mucho de su cónyuge para realizar las tareas de la casa, cuidar de los niños y hacer mandados durante su reposo. Asegúrese de tomarse el tiempo para demostrarle su aprecio; siempre puede pedir un bonito obsequio por teléfono o en línea.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/sobrevivir-al-reposo-absoluto/

Reposo relativo y absoluto en el embarazo

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

El reposo relativo y el reposo absoluto durante el embarazo pueden llegar a resultar frustrantes para una mujer activa, sobre todo si no puede trabajar, hacer tareas en casa, o ni siquiera, en algunos casos, ducharse o comer sentada.

Lo cierto es que, en este caso, el reposo no es, a menudo, un descanso deseado para muchas mamás, pues reposar de forma muy continuada puede ser muy pesado y aburrido.

La embarazada debe dejar de trabajar, si lo hacía, lo que significa que permanecerá en casa muchas horas, si no prácticamente todas, con mucho tiempo del que antes no disponía, mientras el resto de la familia continúa con sus actividades habituales.

(Te interesa: Contracciones en el segundo trimestre de embarazo)

Qué es el reposo relativo 

El reposo relativo en el embarazo significa que la futura mamá puede levantarse por casa y hacer cosas, pero tiene que llevar una vida muy relajada, sin fatigas, cansancios, ni esfuerzos.

Este tipo de reposo permite que la mamá pueda realizar tareas livianas, pero no mucho más.

No obstante, no necesita estar tumbada en la cama o el sofá.

Cómo se supera

Para aguantar la seguramente larga etapa de reposo relativo, es imprescindible mantener una actitud positiva, aunque también deberán tenerla la familia y la pareja, que deben entender la situación de la mamá y no exigir nada en absoluto.

  • No obstante, para pasar largas horas entretenida, se recomienda leer revistas y libros, ver la televisión, recibir visitas de amigos y familiares, alimentarse bien y saludablemente.
  • Asimismo, es bueno acondicionar el dormitorio con cosas que sean del agrado de la embarazada, que le sean útiles y le hagan sentir más cómoda: teléfonos, portátiles, tablets, bebidas, mandos a distancia, almohadas y mantas.
  • Durante el reposo, es importante que las mamás no se aíslen, acepten ayuda y busquen tareas que puedan hacer desde la cama.
  • Además, deben aceptar que sentirán altibajos emocionales en algún momento y que, para enfrentarse a ellos, no hay nada mejor que desahogarse con la pareja o los seres queridos

Qué es el reposo absoluto

El reposo absoluto, en cambio, es aquel en el que la embarazada no puede hacer absolutamente nada de actividad.

Muchos médicos evalúan la posibilidad de hospitalizar a la mamá si la situación lo requiere, para evitar posibles complicaciones que puedan devenir en un desastre.

Otras veces, en cambio, indican que la embarazada realice el reposo en casa, enfatizando el hecho de que no se levante de la cama bajo ningún concepto

El reposo es entonces una indicación médica que se debe seguir, aunque también hay expertos que consideran que tienen efectos demostrados.

En el caso de complicaciones del embarazo, no está demostrado que el reposo las mejore o resuelva, aunque sí que suelen ayudar a la mamá a relajarse y a sentir que está cuidando a su bebé como merece.

(Te interesa Complicaciones en el embarazo) 

Reposo relativo y baja laboral: lo que debes saber

Existen diferentes situaciones de riesgo en las que el ginecólogo puede prescribir a la embarazada que guarde reposo, ya sea relativo o absoluto: pérdidas de sangre, amenaza de aborto espontáneo, retención de líquidos y subida de la presión arterial, contracciones prematuras, pérdida de líquido amniótico, retraso en el crecimiento del feto, embarazo múltiple…

(Te interesa: Preeclampsia en el embarazo)

Si el médico que sigue el embarazo lo considera oportuno, y si la futura mamá está trabajando, deberá coger la baja.

En primer lugar, debemos distinguir entre parte de reposo y baja médica. Son dos conceptos diferentes a nivel legal, y comportan cosas distintas.

La baja laboral al uso, independientemente del embarazo: la mamá se debe acoger a ella si sufre molestias que le impiden realizar su trabajo con normalidad. En este caso, se considera una baja laboral, con la correspondiente reducción de salario.

La baja por riesgo en embarazo. En este caso, el médico es quien debe establecer si existe un riesgo objetivo para la embarazada, en función de las tareas que realiza.

Si se trata de una situación leve, se puede optar por un cambio de puesto de trabajo, por uno que no ponga en riesgo a la mujer. Si este cambio de puesto no es posible debido a las características de la empresa, la embarazada podrá coger una baja por riesgo, en este caso, cobrando el 100% de la base reguladora. 

Hematomas y reposo relativo

Una de las complicaciones que puede presentarse en el embarazo es que la embarazada sufra hematomas placentarios o uterinos.

Estos hematomas no son más que acumulaciones de sangre debidas a la rotura de algún vaso sanguíneo en la zona amniótica o en la placenta.

Estos hematomas pueden poner en riesgo el embarazo si no se reabsorben o se expulsan en forma de pérdida de sangre, por lo que el ginecólogo suele recomendar reposo relativo a la embarazada en caso de sufrir hematomas.

(Te interesa: Hematoma retrocorial)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/complicaciones/reposo-relativo

Reposo en el embarazo

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

Reposo absoluto significa estar en la cama –incluso a veces requiere ingreso hospitalario–, y sólo levantarse para ir al baño. En el reposo relativo, se puede alternar la cama con el sofá, pero nunca estar «trasteando’ por la casa”.

Además, has de saber, que la mejor forma para descansar es tumbada o semiincorporada, pero nunca boca arriba –el peso del útero sobre la vena cava dificulta la velocidad de retorno de la sangre, y la motilidad intestinal–; colócate de lado, de forma que la tripa descanse sobre la cama, y alterna la posición para evitar la aparición de úlceras en la piel.

Te lo mandarán por…

  • Amenaza de aborto con sangrados. Se ha comprobado que ante una amenaza de aborto durante el primer trimestre, el reposo puede ayudar a salvar el embarazo. Te indicarán reposo absoluto, y cuando hayan cedido las pérdidas, podrás pasar al relativo.
  • Contracciones en el último trimestre. El objetivo del reposo es evitar que el parto se desencadene antes de que el feto tenga las semanas suficientes para nacer sin complicaciones. Con el descanso, el útero, al ser tejido muscular, se relaja y ceden las contracciones. Tendrás que descansar en cama hasta que éstas desaparezcan, y luego hacer un reposo relativo. Además, te recetarán una medicación para inhibir las contracciones.
  • Placenta previa. El reposo no soluciona el problema, pero evita las peligrosas hemorragias que se asocian a esta patología.
  • Preeclampsia. Aunque en este caso es más importante la medicación que el reposo –incluso en casos agudos requiere hospitalización para hacer un seguimiento exhaustivo– éste se prescribe para conseguir que con la inactividad se normalice la tensión arterial y mejore el riego sanguíneo al útero.
  • Rotura precoz de la bolsa de las aguas. Si se produce después de la semana 35 de gestación, se interrumpe el embarazo para evitar el riesgo de infección; pero si es antes de la semana 34, el embarazo ha de aguantarse hasta que el feto esté maduro, y el reposo es la mejor medida para conseguirlo.
  • Crecimiento intrauterino retardado. Hay que averiguar por qué se produce, y madurar al feto para poder terminar el embarazo cuanto antes. Mientras tanto, el reposo es recomendable para incrementar el flujo útero-placentario y mejorar la nutrición del feto.
  • Anemia severa. Además de prescribir hierro, se recomienda que la madre rebaje su actividad para evitar el cansancio.
  • Embarazo múltiple. La existencia de más de un feto provoca una mayor distensión uterina, que se asocia con una amenaza de parto prematuro. Por tanto, el reposo se hace necesario al final de estos embarazos.
  • Amniocentesis. Después de esta prueba invasiva, es necesario realizar dos días de reposo absoluto para evitar complicaciones –el pinchazo en la bolsa amniótica, supone un traumatismo.
  • Cerclaje. Si el cuello uterino es incompetente –no aguanta bien y se abre por el propio peso del feto–, ha de cerrarse cosiendo una cinta especial a su alrededor. Después, hay que realizar 2-3 días de reposo, para evitar que el útero reaccione con contracciones.

Ejercicios ligeros

Si tu ginecólogo te lo permite, te vendrá bien. Practicar cierta gimnasia suave aliviará las molestias que el reposo puede causarte: lumbalgia, problemas circulatorios, pérdida de tono muscular… Te proponemos algunos:

  • Mueve los pies en círculos hacia dentro y hacia fuera, y flexiona la planta arriba y abajo.
  • Bascula la pelvis. Tumbada boca arriba, con las piernas flexionadas, eleva ligeramente la pelvis, contrayendo los glúteos.
  • Incorpora levemente el tronco, estando tumbada boca arriba y la cabeza apoyada en varias almohadas. Las piernas extendidas, fuerza la extensión de las rodillas presionando contra el colchón.

Ojo con la dieta

Gastarás menos energía y toda tu musculatura –incluida la intestinal– estará más relajada. Por estas dos circunstancias derivadas de tu reposo, tendrás que cuidar aún más tu dieta. Si no, el sobrepeso y el estreñimiento complicarán tu embarazo.

Olvídate de las calorías “vacías”, esas que llevan los bollos industriales, los snacks, las golosinas, los fritos…, intenta que en tu menú diario haya siempre una buena ración de frutas y verduras, y haz hincapié en la toma de pescado, y en la ingesta de líquido.

¿Me contará para la baja?

Si por cualquier motivo, tu médico recomienda que suspendas tu actividad laboral, tu descanso no te restará días de permiso por maternidad.

Causarás baja en la empresa por incapacidad temporal, situación que está sujeta a las mismas condiciones que las de baja por enfermedad común.

En concreto, percibirás un subsidio equivalente al 75 por ciento de tu base reguladora, aunque determinados convenios empresariales lo completan hasta el 100 por 100.

Asesoramiento: Dra. Carlota Basil, especialista en Ginecología y Obstetricia.

Raquel Burgos

Источник: https://www.guiadelnino.com/embarazo/molestias-del-embarazo/reposo-en-el-embarazo

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

En la mayoría de los casos el reposo suele ser durante los primeros meses, cuando existe un riesgo mayor de aborto, o los últimos, cuando se puede producir un parto prematuro. Aunque existen situaciones en las que las embarazadas tienen que pasarse prácticamente los nueve meses en cama.

El reposo puede ser absoluto o moderado.

El reposo moderado significa que la mujer embarazada puede levantarse de la cama y realizar algunas tareas, pero tiene que llevar una vida muy relajada, sin fatigas ni cansancios. Este tipo de reposo permite hacer tareas livianas, pero no mucho más.

Por otro lado, si el profesional de medicina ha prescrito reposo absoluto significa que la embarazada no puede hacer absolutamente nada de actividad.

En estos casos, dependiendo de la situación, en ocasiones se contempla la posibilidad de hospitalizar a la madre para evitar la pérdida del embarazo u otros riesgos.

Pero si no es así, la mujer embarazada debe realizar el reposo en casa, sin levantarse de la cama salvo para ir al baño.
 

Causas del reposo en el embarazo

El reposo relativo o absoluto suele estar recomendado en casos en los que ha habido complicaciones en el embarazo, como pérdidas de sangre, contracciones fuertes antes de término, problemas del crecimiento del bebé, problemas de placenta o preeclampsia.

Seguir un tipo de reposo u otro dependerá del grado de la complicación.

Pero en cualquiera de estos casos, suspender las actividades será la decisión más adecuada para frenar la aparición de riesgos mayores, que pueden suponer una amenaza grave para la madre o el bebé.

Las causas más frecuentes por las que se indica el reposo absoluto o moderado son:

– Amenaza de aborto.

Si en las primeras semanas de embarazo, más o menos hasta la 16, se producen síntomas de aborto como hemorragia o dolores abdominales muy fuertes, el médico prescribirá reposo absoluto hasta que no aparezca más sangrado, pero después de este tiempo, hay que seguir con reposo moderado al menos hasta la semana 23. Aunque esto depende del estado de la mujer embarazada y de cómo se encuentre.

– Preeclampsia. Se trata de una enfermedad producida por una elevación repentina de la tensión arterial de la madre.

La hipertensión, si no se trata, puede crear insuficiencia renal en la madre, e interferir con el aporte de oxígeno y sustancias nutritivas al feto, lo que le ocasionaría un retraso del crecimiento y problemas de oxigenación.

Puede llegar a ser grave si deriva en una eclampsia e incluso requerir hospitalización. Por eso, en cuanto se detecta esta dolencia hay que guardar reposo absoluto, ya que el único tratamiento es el parto.

– Enfermedades maternas. Como cardiopatías o problemas respiratorios que obligan a limitar la actividad de la madre.

– Problemas con la placenta. El desprendimiento prematuro de placenta y la placenta previa pueden causar hemorragias, sobre todo si se obstruye el cuello del útero, por lo que, si hay sangrado, el reposo debe ser absoluto.

– Cerclaje del útero. Algunas mujeres no mantienen el cuello del útero cerrado durante la gestación, lo que provoca pérdidas de sangre y aumento del riesgo de parto prematuro.

Para evitarlo, se cierra el cuello uterino con unos puntos quirúrgicos que se retiran antes del parto.

Después de la intervención conviene hacer reposo y llevar una vida muy tranquila durante el embarazo.

– Amenaza de parto. Si aparecen contracciones antes de la fecha probable de parto, el descanso es imprescindible para evitar los movimientos del útero.

Entre otras razones, el reposo es beneficioso porque favorece la relajación de los músculos y disminuye la presión del bebé sobre el cuello uterino.

Aunque en muchos casos el médico prescribe un inhibidor de las contracciones, el reposo hace que el fármaco sea más eficaz.

– Embarazo múltiple. Cuando la mujer está embarazada de dos o más bebés, aumenta el riesgo de parto prematuro y de niños con un peso más bajo, por lo que, sobre todo en los últimos meses de embarazo, conviene guardar reposo, sobre todo si aparecen contracciones o el volumen de la tripa dificulta las tareas diarias

– Crecimiento intrauterino retardado. Si el bebé no engorda o crece de manera adecuada puede ser necesario realizar reposo para asegurar que todos los alimentos que consumes llegan hasta él. No existen medidas farmacológicas eficaces para combatir este problema por lo que lo mejor para aumentar la nutrición fetal es el reposo.

Contraciones prematuras. Cuando hay contracciones prematuras antes de la semana 37 el descanso es fundamental para evitar la excitabilidad del útero.

El médico también puede prescribir un inhibidor de las contracciones, fármaco cuya eficacia mejora con el reposo.

Si las contracciones no son frecuentes ni intensas puede ser suficiente con llevar una vida más reposada y tranquila o con reposo en casa, pero en los casos más graves la mujer debe ingresar en el hospital y recibir medicación por gotero. 

Pérdida del líquido amniótico: la rotura prematura de las membranas del saco amniótico puede causar parto prematuro e infección uterina. Si el embarazo no ha cumplido las 34 semanas, el médico puede recomendar reposo absoluto para alargar lo más posible el embarazo, aunque no siempre funciona. 
 

Consejos si tienes que hacer reposo en el embarazo

¿Te han prescrito reposo absoluto o relativo en el embarazo? Para llevar mejor esta etapa, algo que puede resultar tedioso y estresante, te damos algunos consejos:

Planea cada día con distintas actividades en un orden concreto, y trata de seguirlo en la medida de lo posible, esto te ayudará a sentir que eres tú quien está en control de la situación.

– Intenta mantener una actitud positiva frente a esta situación, después de todo solo serán unos meses. Es muy importante también que la familia y la pareja adquieran esta actitud positiva y entiendan la situación.

– Es muy importante que no te aísles, aceptes ayuda y busques tareas que puedas hacer desde la cama.

– Debes entender y aceptar que puedes sufrir altibajos emocionales en algunos momentos, pero para enfrentarte a ellos puedes apoyarte en tu familia y seres queridos para desahogarte.

– Para entretenerte puedes leer ese libro que tienes olvidado en la estantería, el periódico, una revista o cualquier cosa que encuentres.

– Intenta estar lo más cómoda posible. Si tienes que pasar mucho tiempo en la cama o el sofá, utiliza almohadas, cubrecolchones, mantas o cualquier cosa que te ayude a sentirte mejor.

– Encuentra un nuevo hobby, aprovecha este tiempo para dedicarte a algo que siempre habías querido hacer como dibujar, escribir, hacer punto…

Utiliza internet. Hoy en día internet es toda una ventana de posibilidades, puedes leer, ver películas o series, incluso jugar a juegos online que te mantengan entretenida. Puedes escoger la opción que más se adapte a ti.

El aumento de peso normal en el embarazo es de 12 kilos. Es importante destacar que la mayoría de estos kilos se adquieren en los últimos meses de manera que es preciso controlar este parámetro desde el inicio del embarazo para no adquirir más peso del preciso.

Rotura prematura de las membranas

Definición:

Esto sucede la bolsa amniótica se rompe antes de que empiecen las contracciones del parto (natural o artificialmente).

Una de las causas más importantes es la constitución endeble de las membranas; en ocasiones se rompen porque existe una infección cervicovaginal o intrauterina.

Otra opción es que el parto no llegue nunca y se provoque la rotura para que comience el trabajo de parto.

Síntomas:

Salida del líquido amniótico, un chorro caliente y abundante.

En ocasiones hay hemorragia.

Tratamiento:

Si se produce después de la semana 37 se induce el parto. Cuando se produce antes de la semana 34ª, y siempre que la pérdida no haya sido importante y el feto sea viable, el obstetra suele recomendar reposo absoluto en la cama, antibióticos y medicación para madurar el pulmón del feto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/cuando-se-recomienda-reposo-en-el-embarazo-10413

¿Tienes que hacer reposo en cama para evitar riesgos en tu embarazo? Podría ser peor el remedio que la enfermedad

¿Cuándo se recomienda reposo en el embarazo?

Son muchas las mujeres que estando embarazadas explican a otras que «me han dicho hoy que tengo que hacer reposo» porque su médico ha considerado que es lo mejor para su salud y la del feto. A todos nos parece tan normal porque es un consejo de los de siempre, de esos que nadie pondría en duda.

Sin embargo, a pesar de lo acostumbrados que estamos a oír hablar de esta recomendación, parece que no hay evidencia de que en realidad sirva de mucho. Pero esto no es todo: hacer que una mujer embarazada se mueva poco, o prácticamente nada, añade riesgos al embarazo que hacen que, como dice el famoso dicho, el remedio pueda ser peor que la enfermedad.

Como decimos, hace muchos años que el reposo en cama es utilizado como tratamiento preventivo cuando se considera que hay un problema potencial.

Se suele recomendar si ven problemas de crecimiento en el bebé, si hay riesgo de aborto espontáneo, si la mujer tiene la presión arterial elevada o si hay preeclampsia, si hay riesgo de parto prematuro, etc.

Y las mujeres, claro, hacen caso a cualquier cosa que se les recomiende si con ello van a disminuir el riesgo de que le pase algo a su preciado bebé, o que les pase algo a ellas (todos lo haríamos).

Pero los estudios dicen que el reposo en cama no ayuda

Por suerte para nosotros, hay varios metaanálisis (son los estudios que analizan gran cantidad de estudios de calidad realizados al respecto de un tema y por eso son los más fiables) relacionados con el reposo durante el embarazo:

El reposo para prevenir los partos prematuros

En enero del año 2010 se realizó un metaanálisis titulado «Reposo en cama en los embarazos con feto único para la prevención de nacimientos prematuros» en el que los autores concluyeron lo siguiente:

No existen pruebas que apoyen o rechacen la utilización del reposo en cama hospitalario o domiciliario para la prevención de los nacimientos prematuros.

A pesar de que el reposo en cama hospitalario o domiciliario se utiliza ampliamente como primer paso del tratamiento, no hay pruebas que demuestren que esta práctica es beneficiosa.

Debido a los efectos adversos potenciales que el reposo en cama puede producir en las mujeres y sus familias y al aumento en los costos para los sistemas de atención sanitaria, los médicos no deberían recomendar de manera sistemática el reposo en cama para prevenir los nacimientos prematuros.

Los beneficios y daños potenciales deberían discutirse con las mujeres con alto riesgo de nacimientos prematuros. Es imperativo realizar una investigación apropiada. Los ensayos futuros deberían evaluar la efectividad del reposo en cama y de su prescripción para prevenir los nacimientos prematuros.

El reposo para la hipertensión en el embarazo

En febrero del 2010 se realizó un metaanálisis titulado «Reposo en cama con o sin hospitalización para la hipertensión durante el embarazo», en el que los autores llegaron a esta conclusión:

Son pocos los ensayos aleatorios que han evaluado el reposo para las mujeres con hipertensión arterial durante el embarazo, y no se cuenta con información relevante sobre los efectos secundarios y la implicación de costes en los ensayos disponibles.

Si bien un ensayo pequeño sugiere que el reposo parcial en cama puede estar asociado con una reducción en el riesgo de hipertensión grave y parto prematuro, es necesario confirmar estos resultados en ensayos más amplios.

Actualmente, las pruebas son insuficientes para ofrecer orientación clara para la práctica clínica.

Por consiguiente, el reposo en cama no debe ser recomendado sistemáticamente para la hipertensión en el embarazo especialmente, ya que aparentemente son más las mujeres que prefieren la actividad sin restricción, si cuentan con la posibilidad de elegir.

El reposo en cama en los embarazos múltiples

En julio de 2010 se hizo otro metaanálisis titulado «Hospitalización y reposo en cama para el embarazo múltiple» y los autores vieron, al analizar todos los estudios, que:

Actualmente no existen pruebas suficientes que apoyen una política de hospitalización rutinaria para el reposo en cama en el embarazo múltiple. No se ha evidenciado una reducción del riesgo de nacimiento prematuro o muerte perinatal, aunque se sugiere una mejoría en cuanto al crecimiento fetal.

Para las mujeres con embarazo gemelar sin complicaciones, los resultados de esta revisión indican que puede ser perjudicial, pues aumenta el riesgo de nacimiento muy prematuro.

Hasta tanto estén disponibles pruebas adicionales que apoyen lo contrario, no se puede recomendar esta política para la práctica clínica rutinaria.

El reposo para evitar abortos espontáneos

En octubre de 2010 se llevó a cabo un metaanálisis con el título «Reposo en cama durante el embarazo para la prevención del aborto espontáneo» y los autores vieron que:

No hay suficientes pruebas de alta calidad que apoyen una política de reposo en cama para prevenir el aborto espontáneo en mujeres con viabilidad fetal confirmada y hemorragia vaginal en la primera mitad del embarazo.

Entonces, ¿no sirve para nada?

Mucha gente dirá que sí, que claro que sirve, que les recomendaron reposo y gracias a eso el bebé se salvó, o su embarazo no fue prematuro, o… pero los estudios no dicen eso.

Los estudios dicen que estas mujeres habrían tenido el mismo parto si no hubieran hecho reposo, precisamente porque cuando las mujeres tenían riesgo y seguían con su vida normal, tenían las mismas tasas de embarazos exitosos y las mismas tasas de embarazos o partos problemáticos.

Pero es que además, añade riesgos

A pesar de que no hay evidencia científica de que el reposo en cama sirva de algo, algunos médicos lo recomiendan igualmente porque consideran que es inofensivo, y que «oye, aunque la ciencia diga que no, tampoco se pierde nada intentándolo».

El problema es que no siempre es inofensivo. El que una embarazada haga reposo significa que no lleva su vida normal y habitual, y esto provoca riesgos que no existen cuando no se hace un tratamiento especial de descanso. A saber:

  • Aumenta el riesgo de que se produzcan coágulos de sangre.
  • Aumenta el riesgo de que la madre tenga una percepción negativa de su gestación, que se canse de no poder hacer nada, que puede ir asociado de ansiedad y depresión, que puede continuar después del parto.
  • Aumenta el estrés familiar, sobre todo si no es el primer hijo, porque la madre se queda en cama reposando «por el bien del nuevo bebé».
  • Aumenta el riesgo de bajo peso del bebé al nacer.
  • Puede dificultar el parto porque así como el ejercicio fortalece los músculos del cuerpo y las relaciones sexuales fortalecen los músculos de la vagina y las estructuras asociadas al parto, no llevar a cabo estas actividades tienen el efecto contrario.

Si fuera positivo, si hubiera evidencia de que el reposo en cama funciona, habría que sopesar los riesgos y los beneficios y decidir de manera individualizada según los riesgos. Sin embargo, los estudios dicen que no es positivo, que no es mejor, y que puede añadir nuevas complicaciones al embarazo.

Si a esto sumamos que hay estudios que muestran que las mujeres que hacen reposo tienen más riesgo de tener un bebé prematuro, la recomendación debería ser la de seguir con su vida normal.

De hecho, el ejercicio en el embarazo se ha visto que disminuye el riesgo de que el parto acabe en cesárea, disminuye el número de bebés con bajo peso al nacer y disminuye el riesgo de preeclampsia.

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Qué precauciones tomar al hacer ejercicio embarazada?, Ejercicio en el embarazo: bueno para la madre, bueno para el bebé, El reposo en cama para evitar un parto pretérmino, puesto en duda

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/tienes-que-hacer-reposo-en-cama-para-evitar-riesgos-en-tu-embarazo-podria-ser-peor-el-remedio-que-la-enfermedad

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: