¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

Contents
  1. ¿Cuándo se empiezan a notar los movimientos del bebe?
  2. ¿Y qué pasa si mi bebé se mueve mucho?
  3. ¿A qué hora del día es más común sentirlo?
  4. ¿Cuándo van a poder notarlo los demás?
  5. Los movimientos del bebé durante el embarazo
  6. Estos son algunos indicios de cuándo se empieza a notar algo:
  7. ¿Con qué frecuencia se mueve el bebé?
  8. ¿Cuándo hay que preocuparse?
  9. Algunos consejos:
  10. ¡Hola papá, estoy aquí!
  11. Recomendados Bebitus
  12. Los primeros movimientos del feto en el útero
  13. ¿En qué semana el feto empieza a “nadar” en la barriga?
  14. ¿Cuándo empieza la mamá a notar al bebé?
  15. ¿Por qué algunas mujeres lo notan antes y otras después?
  16. ¿Es importante que la mamá cuente las «pataditas»?
  17. ¿Cómo hay que actuar, entonces?
  18. Durante el embarazo, unos niños se mueven más que otros
  19. Cuando sentí tus primeras patadas: un momento inolvidable
  20. ¿Por qué se mueve mi bebé?
  21. Frecuencia en la que debería notar las patadas y movimientos del bebé
  22. ¿Qué puedo hacer para sentir los movimientos de mi bebé?
  23. Los movimientos del bebé dentro del vientre
  24. Cronología de los movimientos del bebé en el vientre materno
  25. Ni en todas las mujeres ni en todos los embarazos se sienten los movimientos igual
  26. Sentir y ver los movimientos del bebé
  27. ¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?
  28. ¿Cuándo se empiezan a notar las pataditas del bebé?
  29. ¿Qué significan las patadas del bebé?
  30. ¿El movimiento tiene que ser constante?
  31. ¿Qué puedo hacer para sentir los movimientos del bebé?
  32. ¿Cuándo se notan más las pataditas del bebé?
  33. ¿Qué influye en sentir los movimientos del bebé?

¿Cuándo se empiezan a notar los movimientos del bebe?

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

Uno de los momentos más ilusionantes de tu embarazo será cuando empieces a notar los primeros movimientos del bebé en tu vientre. Pero, ¿sabías que el feto ya llevaba semanas moviéndose sin tú darte cuenta? En este post te contamos todo sobre las primeras patadas de tu pequeño/a durante el periodo de gestación.

Durante las primeras semanas de embarazo, el embrión se desarrolla a pasos agigantados, aumentando de tamaño y dando forma a todos sus sistemas y órganos importantes, aunque estos se encuentren en fases iniciales de desarrollo.

Aquí tu bebé ya se mueve pero, por lo general, aún no eres capaz de sentirlo. No será hasta principios del segundo trimestre cuando empezarás a notar los primeros movimientos fetales del bebé en tu interior.

Como siempre decimos: cada mujer es un mundo, por lo que algunas mamás podrán sentir los primeros movimientos de su bebé alrededor de la semana 18, mientras que otras tendrán que esperar hasta la semana 24, fecha en la que se da inicio al último mes del segundo trimestre. 

Sea cuando sea, no te preocupes. Ningún bebé se activa siempre durante la misma semana ni se mueve igual a otro, por lo que no existe un patrón de movimiento ideal.

Lo importante será que, una vez empiece a moverse, su nivel de actividad no varíe demasiado a lo largo de todo el embarazo.

Si quieres ampliar información sobre los cambios que, semana a semana, viviréis tanto tú como tu futuro bebé, consulta nuestra Guía del embarazo.

Si ya has estado embarazada previamente, probablemente notarás a tu bebé un poco antes que las madres primerizas, alrededor de la semana 16. Esto es debido a que tu útero está más distendido que en el primer embarazo, además de jugar con la ventaja de conocer con antelación qué es lo que se siente. 

Y si en tu caso estás esperando gemelos o trillizos, también notarás los movimientos de forma precoz, ya que la presencia de más de un feto hace que la actividad sea mayor. 

El tamaño tan pequeño del embrión junto con la protección creada por el útero, hacen imperceptibles los movimientos del bebé durante sus primeras semanas de vida. Además, aquí también entran en juego distintos factores:

  • La complexión de la madre: Las mujeres más delgadas, al tener poca grasa en la pared abdominal (panículo adiposo), suelen sentir los movimientos de su bebé antes; aunque estos no lleguen a ser regulares hasta el tercer trimestre donde el bebé, ya formado, empieza a tener menos espacio para moverse con facilidad, y se mueve de forma más contundente.    
  • La cantidad de líquido amniótico producida, ya que cuanto mayor es, menor es la frecuencia con la que el bebé golpea la pared del útero. Normalmente, durante la semana 20 de embarazo, la cantidad oscila entre los 100 y 300 mililitros de líquido amniótico.
  • La ubicación de la placenta, ya que la denominada placenta anterior -ubicada en la cara anterior del útero- amortigua los movimientos y la mamá tendrá que esperar unas semanas más para notar a su bebé. 

¿Y qué pasa si mi bebé se mueve mucho?

¡Absolutamente nada! No es ningún signo de alarma. Hay bebés que son más tranquilos y se mueven menos, y otros más inquietos que alertan de su existencia de forma constante. Ambos casos son normales y no presentan problema alguno.

Tan solo deberás consultar con tu médico si tu pequeño/a pasa de moverse mucho, a dejar de hacerlo. Sin embargo, ten presente que puede que sí se haya movido durante el día, pero tú no lo hayas sentido al estar ocupada con otras cosas.

Por ello, túmbate sobre el lado izquierdo, come algo dulce, ¡y verás cómo aparece de nuevo!

¿A qué hora del día es más común sentirlo?

Lo más común es sentir con mayor precisión los movimientos de tu bebé durante la noche, ya que normalmente es cuando una está más relajada. El feto suele adormecerse con el movimiento de tu cuerpo durante el día, o puede que tu atención esté puesta en otras actividades y no llegues a percibir algún pequeño movimiento.

La comida y tu estado anímico también suelen tener efecto en el bebé. Notarás cómo tu pequeño/a está más inquieto/a cuando tú también lo estés y, al igual que tú, siente un chute de energía tras ingerir una rica comida. 

Durante el segundo trimestre, los movimientos de tu bebé serán poco frecuentes e irregulares. No hay nada de qué preocuparse, es perfectamente normal. Será a partir del tercer trimestre del embarazo cuando empezarás a notar las patatas de tu bebé de forma regular

Como cada bebé es único, recomendamos que observes y conozcas el patrón de movimiento de tu pequeño/a. Tan solo así podrás detectar cualquier posible alteración y acudir al médico lo antes posible. Pero, de nuevo, tranquila.

Tu bebé tendrá su propio ritmo y modo de moverse, es posible que unos días notes varias patadas y, en cambio, al día siguiente se reduzca considerablemente su actividad.

Lo mismo ocurre con la intensidad, ¡unos días sentirás mariposas en el estómago y otros parecerá que esté jugando un partido de fútbol ahí dentro! 

Aún así, de media podemos decir que notarás unos 10 movimientos al día durante el último trimestrede tu embarazo. No te alarmes si algún día son algunos menos, ¡seguro que pronto recupera la energía y vuelve a la carga!

¿Cuándo van a poder notarlo los demás?

El segundo gran hito durante el embarazo es cuando pareja, familia y amigos pueden también sentir que el bebé se mueve. Una vez más, dependerá de cada caso pero, por lo general, será entre la semana 18 y la 32 cuando las personas de tu alrededor podrán notar las patadas de tu pequeño/a. 

Desde Club familias sabemos la ilusión que hace sentir por primera vez que tu bebé se mueve. Aunque al final del embarazo, los movimientos puedan llegar a ser algo molestos e incómodos, te aseguramos que una vez lo tengas en brazos, ¡los echarás de menos! 

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/notar-movimientos-bebe

Los movimientos del bebé durante el embarazo

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

El test de embarazo positivo y la primera ecografía son las primeras pruebas que demuestran que estás embarazada. A través de la ecografía, el médico puede detectar claramente los primeros movimientos del bebé a partir de la semana de embarazo 7 u 8 y mostrárselos en el monitor a los futuros padres.

A pesar de que el feto solo mide unos centímetros, ya se mueve enérgicamente en el líquido amniótico, aletea los brazos y las piernas. La mamá, y naturalmente también el papá, está deseando empezar a notar los primeros movimientos de su bebé.

Desean sentir a su bebé, incluso tal vez acariciarle un piececito o el culito a través de la barriga. En cuanto el bebé se hace notar a través de los golpecitos y las pataditas, es todo mucho más «tangible» para la futura madre, y más tarde también para el padre, que la imagen de la ecografía.

De este modo, el feto manda señales de que en tu barriga está creciendo una nueva vida. Los movimientos del bebé estrechan aún más el vínculo maternofilial. Para las mujeres a las que al principio les cueste aceptar el embarazo, estas señales son muy importantes para empezar a involucrarse emocionalmente con su bebé.

Muchas embarazadas describen estos primeros movimientos como un ligero temblor, una caricia o un mariposeo. Algunas describen el sentimiento con palabras de entusiasmo como: «Parece como si tuviese mariposas o un pececito en la barriga».

Estos son algunos indicios de cuándo se empieza a notar algo:

  • Las mujeres que esperan a su primer hijo lo sienten por primera vez entre la semana 20 y 22. El momento exacto en el que se notan los primeros movimientos del bebé depende principalmente de la localización de la placenta y del grosor de su pared.
  • Las mujeres que ya tienen hijos empiezan a notar los primeros movimientos a partir de la semana 18.
  • A partir de la semana 24 o 25, los movimientos empiezan a ser más intensos. Boxea, patalea y da volteretas en el líquido amniótico. A veces incluso tiene hipo, y la mamá nota cómo su barriga se estremece con cada «hip». También puede ocurrir que pase un día entero sin que la madre sienta nada.
  • Hasta la semana 32, los movimientos del bebé van ganando en intensidad y frecuencia. Cada vez más se pueden ver y sentir protuberancias en la barriga.
  • Hacia el final del embarazo aparentemente disminuyen los movimientos intensos del bebé. El vigoroso boxeo en los laterales y las patadas en las costillas dan paso a una sensación de «empujar y estirar». Eso se debe simplemente a la falta de espacio.

¿Con qué frecuencia se mueve el bebé?

Un bebé sano no se mueve de manera ininterrumpida sino irregular a lo largo del día. A veces sólo dura unos segundos, a veces el pequeño «hace gimnasia» más de una hora.

Algunos movimientos, como las fuertes patadas en las costillas, pueden ser bastante dolorosos, mientras que otros ni los siente la madre, ya sea porque duran muy poco o porque está inmersa en algo y no presta atención a lo que pasa en su interior.

Entre medio hay fases de reposo total, que pueden durar entre 40 minutos y varias horas. El bebé descansa o duerme. Muchos niños se mueven con más intensidad por la noche, cuando su madre descansa o se acaba de acostar.

El bebé en la barriga, al igual que el recién nacido, tiene su propio ritmo de sueño-vigilia. Tampoco se pueden predecir el número de patadas. A lo largo del embarazo, sin embargo, la mayoría de las mujeres se acostumbran al ritmo de movimiento de su bebé y notan si todo está en orden.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Tal vez ha sido un día muy ajetreado y la madre estaba tan ocupada que no ha podido notar al bebé. Así que ella y su pareja se empiezan a preocupar por si algo va mal. Entonces debe de tomarse su tiempo y animar al bebé a que se mueva.

Algunos consejos:

  • Acuéstate sobre el lazo izquierdo, apoya la barriga en una almohada y espera un rato
  • Siéntate, pon los pies en alto, relájate y espera
  • Ponte una caja de música sobre la barriga o acaríciala tranquilamente, es una forma de despertar al bebé y animar a que se mueva.

Si aún así estáis inseguros, podéis consultar en cualquier momento al médico o la comadrona. En la mayoría de los casos basta con echar un vistazo rápido al monitor de la ecografía o medir los latidos del bebé para saber que todo está bien y todos os quedaréis más tranquilos.

¡Hola papá, estoy aquí!

Al futuro papá y a los hermanitos también les fascina poder ver y percibir los movimientos del bebé. El hecho de notar un piececito en la barriga, ver alguna protuberancia o percibir como se agita toda la barriga representa momentos muy emotivos que estrechan aún más los vínculos de la pequeña familia.

A veces, es incluso posible entrar en contacto con el bebé en la barriga. El pequeño no sólo se acostumbra al ritmo de vida de su madre, sino que también reacciona a estímulos externos como voces, música o caricias.

A partir del mes de embarazo 5 o 6 ya siente vibraciones, cambios de temperatura y presión, por ejemplo cuando alguien pone la mano sobre la barriga de la mamá. De este modo, a menudo se puede tranquilizar a los bebés muy inquietos acariciando suavemente la barriga, cantándoles o susurrándoles cosas.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/cuidado-y-prevencion/los-movimientos-del-bebe-durante-el-embarazo.html

Los primeros movimientos del feto en el útero

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

Tras los primeros meses de espera, por fin, la mamá puede sentir la presencia del pequeño que se mueve dentro de ella.

Las «volteretas» del bebé son una señal de su bienestar, pero no hay que preocuparse si a veces parece estar más tranquilo que de costumbre: la percepción de sus movimientos está condicionada por muchos factores, como las actividades diarias y los ritmos de trabajo, a veces demasiado intensos, de la mamá.

A veces, es suficiente con relajarse un momento para notar al pequeño.

(Te interesa: Los bebés dan patadas en el vientre para explorar su cuerpo)

¿En qué semana el feto empieza a “nadar” en la barriga?

– A partir del final del primer trimestre de embarazo, pero todavía es demasiado pequeño para que la mamá pueda notarlo. Sus movimientos son llamados “craneocaudales”, porque implican todo el cuerpo, de una punta a otra, y se parecen a los de los peces.

– A partir de la semana 15, los movimientos evolucionan y el bebé empieza a mover las extremidades de forma simétrica: es una especie de entrenamiento para la futura capacidad locomotora.

Alrededor de la semana 16 o 17 de embarazo, el pequeño aprende a succionar y empieza a llevarse las manos a la boca, y, en la semana 19, empieza a empujar los pies contra la pared uterina, como un buzo cuando toca el fondo de una piscina.

– Un poco más adelante, ya gira la cabeza y arquea la espalda, dos habilidades que le resultarán útiles durante la salida por el canal de parto.

¿Cuándo empieza la mamá a notar al bebé?

Normalmente, de la semana 16 a la 18 de embarazo, pero no existe una fecha precisa, igual para todas las futuras madres.

Algunas mamás notan algo ya a partir de la semana 13, otras, mucho más tarde, incluso al final del quinto mes.

En esta fase, la sensación más común es como la de un movimiento de alas, casi como si tuviéramos «mariposas en el estómago».

¿Por qué algunas mujeres lo notan antes y otras después?

La percepción de los primeros movimientos está condicionada por el ritmo de vida de la mujer y por la posibilidad de tener tiempo para escucharse.

Quienes tienen una vida muy activa, tienen menos tiempo para relajarse. A veces, además, el estrés comporta una contracción del músculo uterino, y esto hace que sea más difícil percibir al bebé.

– También ocurre que las mujeres que quieren hacerse una amniocentesis empiecen a sentir al bebé sólo después del examen: es un mecanismo natural de defensa psicológica de la futura mamá, que no quiere notar al bebé hasta estar segura de sus condiciones de salud.

– Normalmente, las mujeres que están en su segundo embarazo notan antes los movimientos del bebé que las madres primerizas. El motivo es muy sencillo: saben qué les espera y no se confunden fácilmente.

¿Es importante que la mamá cuente las «pataditas»?

– Los movimientos del feto son una señal de su estado de bienestar.

– En el pasado, eran el único indicio que la mamá tenía a su disposición para saber si el embarazo avanzaba bien.

– Hoy, existen las ecografías y otros controles más o menos invasivos.

– A veces, al final del embarazo, el médico pide a la mujer que cuente las volteretas que hace el feto durante un día o durante un período de tiempo más breve. Pero el control no debe convertirse en causa de ansiedad.

¿Cómo hay que actuar, entonces?

– El control no debe interpretarse de forma rígida, porque no hay un número establecido de movimientos a esperar.

– Lo que se sugiere a las futuras mamás es que estén tranquilas, observen sin preocupación la evolución del bebé y, basándose en la experiencia que han adquirido durante los meses, averigüen si el bebé se porta de forma normal o distinta.

A veces, es la ansiedad de la mamá lo que bloquea la percepción, y es suficiente con relajarse y acariciar delicadamente la barriga para que el niño vuelva a hacerse notar.

Durante el embarazo, unos niños se mueven más que otros

– Es cierto, ya antes de nacer cada bebé tiene su carácter. A través de la percepción de sus movimientos, la mamá aprende a conocer el carácter de su hijo y a entrar en sintonía con él.

– La extensión de los gestos cambia con el paso del tiempo. Al final del embarazo, hacia el mes 8 y 9, el feto dispone de menos espacio, sobre todo si se trata del primer embarazo, y no consigue dar vueltas como hacía antes. Se limita a estirar y a flexionar las extremidades, a arquear la espalda y a girar la cabeza.

Durante el último trimestre, la distribución de los movimientos durante el día cambia: el ritmo del sueño del bebé, que antes coincidía con el de la mamá, ahora se vuelve independiente.

– En otras palabras, puede ocurrir que el niño duerma cuando la mamá está despierta y viceversa.

– A veces, entonces, la mamá no nota al bebé durante horas solo porque está dormido, y es posible que por la noche el pequeño la despierte porque está muy activo.

La independencia del ritmo del sueño del niño de la secuencia día-noche continuará en los primeros meses de vida. Después, poco a poco, su organismo se adaptará, al alternarse la luz y la oscuridad, y en función de los estímulos ambientales y afectivos que reciba.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/primeros-movimientos-bebe-barriga

Cuando sentí tus primeras patadas: un momento inolvidable

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

El momento en que una mamá es consciente de que lo que ha sentido son las primeras patadas de su bebé es algo mágico e inolvidable. La sensación oscila siempre entre el asombro, la alegría y la satisfacción de que nuestro hijo está bien y está creciendo.

Estas patadas se conocen como movimiento fetal, y es común que las notemos entre la semana 16 y 22 de embarazo.

Algo que aparece casi de forma espontánea, lleva en realidad repitiéndose desde la octava semana, solo que es durante el segundo trimestre cuando la madre lo percibe con más claridad.

Sabe reconocer ya que esa “sensación” no son gases, que no es algo relativo a sus propias funciones biológicas, sino a ese “pequeño” inquilino del útero haciendo acto de presencia y marcando “carácter”.

Lo de marcar “carácter” no lo decimos a la ligera. De hecho, algo que saben las mujeres que ya han dado a luz varias veces, es que cada niño tiene su genio, sus rutinas y sus costumbres aun en ese período fetal donde va anticipando los rasgos de su personalidad.

Algo curioso a tener en cuenta es que a menudo suele decirse que las mamás de constitución más fina suelen percibir el movimiento de sus bebés de forma muy temprana.

No obstante, otro detalle que también debemos tener en cuenta es que durante esas primeras semanas, aunque tú sientas el movimiento del niño, no servirá de mucho que lleves la mano de tu pareja hasta tu vientre.

Durante un tiempo, esos movimientos serán algo privado entre la mamá y el feto.

Llegados los últimos meses de embarazo esas patadas ya serán visibles, momento en el cual, la convivencia entre vosotros se haga un poquito más complicada: cuando tú desees descansar, ese pequeño deseará “fiesta”, cuando no encuentres una posición cómoda para dormir, tampoco él encontrará la suya. Ser dos en un mismo cuerpo es algo complejo a veces, pero también es sin duda la época más mágica e intensa de nuestras vidas.

Veamos más datos en detalle.

¿Por qué se mueve mi bebé?

La respuesta a por qué se mueve un bebé en el interior del útero de su madre puede parecer algo simple, pero en realidad, no puede ser más esperanzadora: el feto crece, está vivo y ello implica que empiece a tener diversas necesidades:

  • Antes de la octava semana el embrión se mueve debido a simples actos reflejos relacionados con sus desarrollo.
  • A partir de la octava semana el embrión pasa a ser un feto, y acontece ya un paso madurativo excepcional: la cola embriótica ha desaparecido y aparecen ya las extremidades, podemos escuchar su corazón por ultrasonidos y es habitual que empiece a moverse de forma voluntaria.
  • Este paso de embrión a feto hará que empiece a coger peso con más rapidez, y ello hace que necesite buscar posturas más cómodas, que se de la vuelta, que desee estirarse, bostezar, estirar la mano, estirar sus piernas y experimentar con ese cuerpo que crece y crece cada día.
  • A su vez, te resultará interesante saber que en este universo amniótico donde habita nuestro bebé, se es muy sensible al tipo de alimentación que lleva la madre. Al comer algo dulce, por ejemplo, esa energía del torrente sanguíneo llega de inmediato al feto para activarlo.

Frecuencia en la que debería notar las patadas y movimientos del bebé

En primer lugar y no menos importante, decirte que no debemos obsesionarnos en exceso con el tema de las patadas y movimientos del bebé. Entre la semana 16 y 22 las patadas serán muy pocas, puede que las notes una vez al día. 

  • Será en el segundo trimestre cuando el movimiento fetal sea más regular, más constante. Sin embargo, recuerda siempre que los niños tienen su propio carácter, y los habrá más activos y más relajados.
  • Los expertos nos dicen que a lo largo del tercer trimestre sería recomendable que lleváramos algún tipo de registro para controlar un poco al bebé, pero que tampoco conviene obsesionarnos porque a medida que llega el final del embarazo, el espacio que le queda al feto en el útero es más estrecho y tiende a moverse un poco menos.
  • A pesar de todo, nunca está de más llevar un pequeño registro llegada la semana 28. Es un modo también de conocer a nuestro hijo, de saber qué rutinas tiene y ante qué estímulos suele reaccionar (caricias, sonidos, alimentos que comemos, movimientos que hacemos…).

¿Qué puedo hacer para sentir los movimientos de mi bebé?

  • Túmbate sobre el lado izquierdo de tu cuerpo y relájate.
  • Siempre hay una hora del día en que los bebé suelen estar más activos, así que solo tendrás que ir conociendo las rutinas de tu bebé.
  • Acaricia tu barriga, haz un suave masaje y háblale para que te sienta, para conectar por dentro y por fuera con esa nueva vida que crece en ti.

Cada movimiento del bebé en nuestro vientre es reflejo de vida, de salud y felicidad.

No dejes de interactuar con él, hazle saber que estás ahí y que lo aguardas con impaciencia y alegría.

Desarrollo fetalEmbriónMovimiento fetal

  • Bowlby, J. (1986). Vínculos afectivos: formación, desarrollo y pérdida. Madrid: Morata.
  • Bowlby, J. (1995). Teoría del apego. Lebovici, Weil-HalpernF.
  • Garrido-Rojas, L. (2006). Apego, emoción y regulación emocional. Implicaciones para la salud. Revista latinoamericana de psicología, 38(3), 493-507. https://www.redalyc.org/pdf/805/80538304.pdf
  • Marrone, M., Diamond, N., Juri, L., & Bleichmar, H. (2001). La teoría del apego: un enfoque actual. Madrid: Psimática.
  • Moneta, M. (2003). El Apego. Aspectos clínicos y psicobiológicos de la díada madre-hijo. Santiago: Cuatro Vientos

Источник: https://eresmama.com/cuando-senti-tus-primeras-patadas-momento-inolvidable/

Los movimientos del bebé dentro del vientre

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

Una de las preguntas que se hacen las mujeres al comienzo del embarazo es ¿cuándo empezaré a sentir los movimientos del bebé en el vientre? Podemos decir que esta sensación inolvidable sucederá realmente bastantes semanas después de que el feto empiece a moverse.

Por eso, aunque no existe una respuesta única para todas las mujeres, sí hay unas etapas de desarrollo normal del feto que van a determinar la capacidad de movimientos de éste, y van a situar aproximadamente el momento en que los notamos.

Los movimientos del bebé empiezan a notarse en el vientre alrededor del cuarto o el quinto mes de embarazo, una sensación que se repetirá frecuentemente hasta que llegue el momento del nacimiento.

Antes de esa etapa, no es que el bebé no se mueva, pero en la «amplitud» del útero materno y con la barriga aún pequeña, sin que exista presión sobre las paredes del útero ni que estas presionen en nuestros músculos abdominales, no se notan los movimientos. Veamos paso a paso cómo se mueve el bebé en tu vientre.

Cronología de los movimientos del bebé en el vientre materno

  • Las primeras semanas el embrión crece a pasos acelerados, formándose cada vez más, y las principales características externas del bebé comienzan a tomar forma, hasta alcanzar la etapa en la que se denomina «feto», a partir de la octava semana. El final de la octava semana marca el final del «período embrionario» y el comienzo del «período fetal».
  • Es entonces cuando el bebé empieza a moverse más, aunque la madre aún tarde en percibirlo. Alrededor de la semana 12 de embarazo el bebé puede empuñar los dedos, y sobre la semana 14 se ha desarrollado más tejido muscular y óseo, y los huesos se vuelven más duros: el bebé comienza a hacer movimientos activos, como los movimientos de succión con la boca.
  • Es por tanto alrededor de la semana 20 cuando el bebé efectúa más movimientos y la madre puede sentir una agitación en la parte baja del abdomen. Y es que esos primeros movimientos perceptibles pueden sentirse como mariposeas o burbujeos, aún no son la esperada pataditas que tardarán en notarse un poco más.
  • A partir de la semana 23 el bebé está más activo y tiene mayor desarrollo muscular, al tiempo que empieza a acumular grasa, por lo que la madre puede sentir más claramente al bebé moviéndose.
  • En la semana 26 el feto presenta el reflejo prensil y de sobresalto, esos sobresaltos podremos sentirlos por ejemplo como reacción a un sonido fuerte, un sobresalto de la madre, un movimiento brusco de ésta…
  • Alrededor de la semana 32 el bebé ha crecido mucho y tiene menos espacio para moverse, pero seguirá haciéndolo hasta el momento del nacimiento por muy apretado que esté. Las patadas son claramente perceptibles, incluso a simple vista se pueden observar los bultos que se mueven en la barriga de la embarazada.
  • En el último mes de embarazo, especialmente cuando rondamos la fecha prevista del parto, sus movimientos han disminuido debido al poco espacio que tiene para moverse. Pero seguirá haciéndolo, y en caso contrario hemos de acudir inmediatamente al médico.

Ni en todas las mujeres ni en todos los embarazos se sienten los movimientos igual

Como es lógico, ni todos los embarazos ni todas las mujeres son iguales, por lo que la mayoría de las madres no coinciden en las fechas referidas a la primera vez que sintieron los movimientos del bebé ni a la descripción de la sensación. Unas embarazadas son más sensibles que otras por lo que podrían detectar antes el movimiento.

Además, en los segundos embarazos y en los siguientes, los movimientos del bebé se sienten antes, aunque no siempre sucede así y muchas mujeres los noten a la misma altura de gestación o incluso después.

Pero sí es más frecuente notar los desplazamientos o primeras pataditas del bebé en los siguientes embarazos, y esto es porque tanto los músculos de la pared abdominal como del útero, que se han dilatado durante el primer embarazo, están menos tonificados. Al tener los músculos del abdomen más distendidos, es más fácil que cedan a los primeros movimientos (desplazar un músculo prieto o notar que es empujado es más difícil).

En este sentido, también puede influir que ya tenemos la experiencia de lo que son esas sensaciones por el embarazo anterior (lo cual podría indicar también que en un primer embarazo los movimientos se dieron antes pero nos pasaron desapercibidos).

En general, es a partir de la semana 18 en el primer embarazo y de la semana 15-16 en el segundo embarazo cuando se empiezan a notar los movimientos del bebé. Si el embarazo es múltiple o la fecha de embarazo es errónea y en realidad estamos embarazadas de más tiempo, también es posible que los movimientos se noten antes.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Sentir y ver los movimientos del bebé

En los tiempos que corren, no todo es sentir al bebé. También podemos verle moverse. En las ecografías del último trimestre es frecuente, si observamos el monitor, ver cómo se mueve el bebé, incluso percibir si realiza movimientos sutiles que no percibimos en la barriga, como chuparse el dedo.

Las ecografías de alta definición en «3 D» y «4 D» pueden incluso mostrarnos gestos del bebé, si frunce el ceño, si «sonríe»… gracias a que se ven las imágenes en tres dimensiones y con más detalle.

Estas primeras imágenes de los movimiento del bebé en el vientre materno son muy emocionantes, pero por muy claras que sean aún tendremos que imaginar buena parte de su aspecto. Cuando nazca, aunque estaremos colmadas de nuevas emociones, tendremos un sentimiento extraño, seguramente echaremos de menos esa sensación del bebé moviéndose en nuestro interior.

Foto | molly_darling en Flickr-CC
En Bebés y más | ¿Cuándo comienzan a sentirse los movimientos del bebé en la tripa?, Tu bebé se mueve en tu vientre, En el segundo embarazo, los movimientos del bebé se sienten antes

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/los-movimientos-del-bebe-en-el-vientre

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

¿Cuándo un bebé empieza a dar patadas?

Notar las primeras patadas de un bebé es una sensación muy emocionante, empiezas a sentir que tu bebé está creciendo dentro de tu útero. ¿Quieres saber cuándo empiezan los bebés a moverse? ¿Qué significan las patadas? ¿Si el movimiento tiene que ser constante? ¡Descubre esta respuesta y muchas más en este artículo!

Índice

¿Cuándo se empiezan a notar las pataditas del bebé?

Sentir las patadas del bebé es una de las cosas más esperadas en el embarazo. Puede que pasen las semanas y no notes esta sensación.

En las madres primerizas se suelen sentir las patadas sobre la semana 20 de gestación, mientras que en mujeres con embarazos previos, se suelen sentir antes.

Es algo que no tiene un tiempo concreto, hay mujeres que sienten las patadas antes y otras que las sienten después.

Ten en cuenta que los bebés llevan semanas moviéndose como quieren por tu útero, pero eran tan pequeños que no notabas su movimiento. Entre la semana 8 y 9 de embarazo el bebé mide entre 32 y 43 milimetros, y en la ecografía ya se detectan movimientos fetales.

Cuando los empiezas a notar, son unos movimientos muy ligeros, casi imperceptibles, a medida que pasan las semanas empiezan a ser más evidentes y complejos.

A partir de la semana 12 los bebés ya mueven el tronco y las extremidades, hasta puede abrir y cerrar las manos.

 

¿Qué significan las patadas del bebé?

Alrededor de los nueve y diez meses el bebé descubre su movilidad, avanza hacia delante gateando y le encanta cambiar de postura. Además, es capaz ya también de girar el tronco con bastante seguridad.

Para ayudarle deberías extender tus brazos, llamarle y animarle a que gatee hasta ti.

También puedes ofrecerle tus dedos para que se ayude de ellos para levantarse, y luego levántale los pies, de uno en uno, y vuelve a apoyarlos en el suelo.

Y tambien:

La actividad fetal es uno de los parámetros que se utilizan para saber el bienestar del bebé. Estos se suelen medir sobre todo en el tercer trimestre de embarazo donde se tienen en cuenta otros muchos factores. Cuando los médicos hacen una ecografía comprueban:

– Existen movimientos fetales de flexión/extensión de piernas y brazos.

– Existe tono fetal (observando los movimientos del tronco, dedos de las manos, u otras cosas como el bostezo o la deglución).

– Si el bebé tiene movimientos respiratorios.
 

¿El movimiento tiene que ser constante?

A pesar de lo que se pueda pensar, los bebés no se tienen que estar moviendo de forma constante, hay momentos en los que el bebé duerme o reposa.

Lo mejor que puedes hacer es acudir a tu médico para que te indique cuál es la frecuencia normal del movimiento del bebé y que te enseñe a contarlos.

Hay doctores que piden que cuentes los movimientos por día y otros que te lo piden por horas. Lo más importante es que pongas atención a los movimientos del bebé.

Si piensas que algo puede ir mal ponte en contacto con tu médico e indícale tus preocupaciones. Si estás preocupada porque llevas tiempo sin sentir a tu bebé ten en cuenta que con nervios puede que notes menos sus movimientos.

¿Qué puedo hacer para sentir los movimientos del bebé?

Si estás preocupada porque notas menos movimientos de lo normal en tu bebé, piensa que hay días que están menos activos que otros. Antes de acudir a urgencias puedes seguir una serie de pautas para intentar sentir a tu bebé:

– Bebe un vaso de agua con azúcar o de cualquier bebida azucarada, también puedes comer algo. Después de esto túmbate sobre tu lado izquierdo. En esta postura haces que los nutrientes lleguen antes al bebé, cuando note la glucosa se moverá y podrás notarlo. Piensa que tienes que permanecer en esta postura un buen rato, no es algo que dé un resultado inmediato.

Siéntate tranquilamente en el sofá o en la cama, date pequeños (y suaves) golpes en el vientre mientras le hablas o le cantas.

Ponte música cerca del abdomen, controla el volumen para no molestar al bebé.

– Lo mejor que puedes hacer es estar quieta, si estás de pie y moviéndote se notan menos sus movimientos, puede que se esté moviendo y que no lo notes.

– Los médicos aconsejan acudir a urgencias si el bebé no se mueve por más de 24 horas, así que lo mejor es que estés tranquila y seas paciente. Lo más seguro es que el bebé esté dormido y se mueva cuando menos te lo esperes.

¿Cuándo se notan más las pataditas del bebé?

Algunas posturas hacen que se noten más las pataditas del bebé, por ejemplo cuando la embarazada se estira o tumba para descansar.

A medida que el embarazo avanza, los movimientos del bebé se suelen concentrar en determinados momentos del día (pueden convertirse en predecibles). Las mujeres más delgadas sienten antes y con mayor claridad las pataditas del bebé.

Y no sólo influye el nivel de grasa corporal en la mujer, también influye el grosor de la pared uterina y la cantidad de líquido amniótico que tengan.

Además, los movimientos fetales se intensifican hasta llegar a la semana 36 o 37, aquí se suele producir un parón. Esto es debido a que el bebé ha crecido y tiene menos espacio para moverse y a que la embarazada reabsorbe líquido amniótico para dejar sitio al bebé.

¿Qué influye en sentir los movimientos del bebé?

– Notar los movimientos del bebé no sólo depende del movimiento que tiene el bebé, también depende de la complexión física de la madre.

– Si la madre tiene obesidad o sobrepeso (con mucha grasa en el abdomen) le será más difícil percibir con intensidad los movimientos de su hijo. En cambio, si es una madre muy delgada los puede sentir antes y con mayor intensidad.

– Cuando la placenta se encuentra en la cara frontal del útero, es posible que los movimientos fetales se sientan más atenuados. – Si el feto se coloca en la parte anterior del útero, sus movimientos pueden verse amortiguados.

– Si el bebé nota que se le está estimulando desde el exterior, él va a decidir si contestar o no a esos estímulos. 

– Puedes notar unos movimientos rítmicos dentro de tu vientre, estos no son el latido del corazón del bebé. Quiere decir que tu bebé tiene hipo, es algo muy frecuente y una señal de bienestar fetal.

– Los movimientos fetales suelen sentirse con más facilidad por la noche, pero esto no siempre es así. Si por la noche la madre está realizando una actividad que le requiere mucha concentración, han pasado muchas horas desde la última vez que ha comido algo o se ha tomado alguna medicación relajante, le será complicado percibir los movimientos del bebé.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/cuando-un-bebe-empieza-a-dar-patadas-11095

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: