¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

¿Cuándo dormirá mi bebé de un tirón? El sueño en bebés menores de 12 meses. Colecho

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

La mayoría de los niños desarrollan un patrón de sueño normal sin ninguna clase de ayuda, al igual que la gran mayoría aprende a caminar o a controlar esfínteres sin entrenamiento de ningún tipo.

El sueño se puede dividir en dos grandes fases: sueño no REM (Rapid Eyes Movements) y sueño REM. Las fases del sueño van cambiando y madurando con la edad. Como en otros aspectos del desarrollo infantil, hay muchas variaciones de un bebé a otro.

Patrón de sueño de los bebés

Durante los primeros 6 meses de vida los bebés se despiertan a menudo. Lo más probable es que sea para asegurar que se les alimente con frecuencia puesto que su crecimiento es muy rápido. Esto también favorece el apego, pues el contacto piel con piel y la liberación de oxitocina en la madre durante el amamantamiento contribuyen a este vínculo.

En general, los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en establecer un patrón de sueño prolongado durante la noche, pero las tomas nocturnas son muy útiles para favorecer la prolongación de la lactancia materna. Hay que recordar que la lactancia materna tiene interesantes ventajas para la salud de los bebés y sus madres.

Si el bebé toma fórmula artificial, posiblemente haga pausas nocturnas más largas.

De todos modos, si se despierta, se le puede ofrecer una toma si parece que tiene hambre, pero a partir de los 8 meses se puede probar primero a consolarle con caricias y arrullos o bien ofrecerle agua.

Es preferible no encender la luz, ni jugar con el bebé y si es posible, no sacarlo de la cuna.Algunas personas se preguntan si puede ser perjudicial para el bebé dormir con interrupciones, pero este es el modelo natural de desarrollo del ser humano.

Hay etapas en que los bebés hacen pausas más largas de noche y luego vuelven a pedir el pecho más veces, por ejemplo, es probable que entre los 7 y los 9 meses el bebé haga más tomas nocturnas. Esto es normal.

Es importante que también la madre pueda descansar. Lo mejor es adaptarse al ritmo del pequeño, por supuesto.

¿Y si se despierta?

Si llora es preferible calmarlo primero en brazos, antes de devolverlo a la cuna, con gestos tranquilos. Siempre se debe atender al llanto del bebé. No hacerlo puede tener efecto perjudicial para el desarrollo del apego entre el bebé y sus progenitores.

Recuerde que:

  • Es normal que los bebés se despierten a menudo por la noche durante el primer y segundo año de vida.
  • Los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en dormir de un tirón, pero eso no les perjudica.
  • Los padres deciden donde dormirá el bebé. Es recomendable estar informado sobre las pautas para prevenir la muerte súbita del bebé.
  • Unas rutinas agradables pueden facilitar la transición al sueño, pero no se debe aplicar por norma ningún entrenamiento de tipo “conductual”.
  • Si el bebé comparte la cama con la madre (colecho) deberá ser acostado boca arriba y sin cubrir su cabeza ¡Y eviten fumar dentro de casa!
  • Es preferible atender al llanto del bebé tanto de día como de noche. 

Sueño y colecho

No se conoce ningún efecto perjudicial de acostar al bebé en la cama familiar. Es algo normal en muchas culturas que no tiene repercusiones negativas para la salud física ni mental del bebé ni de los progenitores.

Si la madre ha optado por acostar al bebé en su propia cama para facilitar las tomas del pecho, conviene que sepa las recomendaciones para disminuir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Es importante que los padres estén informados sobre ciertas circunstancias que pueden acarrear mayor riesgo para los niños si se practica el colecho, principalmente entre los menores de 6 meses de edad.

El Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría han elaborado consejos relacionados con la prevención del SMSL y el colecho:.

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo del SMSL en más del 50 %.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas. 

Источник: https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/cuando-dormira-mi-bebe-un-tiron-sueno-en-bebes-menores-12-meses

El sueño y su hijo de 1 a 3 meses

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

  • Tamaño de texto más grande

Cuando creía que dormir por la noche era un sueño inalcanzable, su bebé empezará a dormir durante períodos más largos por la noche. El ciclo de sueño de su bebé se está empezando a parecer al suyo, y es posible que su pequeño se alimente menos a menudo por la noche.

Pero no dé por sentado todavía que usted podrá dormir a pierna suelta. En esta etapa, «dormir toda la noche de un tirón» se considera dormir solo cinco o seis horas seguidas.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi bebé?

Puesto que los bebés de esta edad están más despiertos, más alerta y más atentos a lo que los rodea durante las horas de luz, es más probable que estén más cansados por la noche y se duerman. Pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal.

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés de hasta 3 meses de edad deben dormir de 14 a 17 horas cada período de 24 horas. Muchos ya habrán establecido una rutina de sueño diaria de dos o tres siestas al día, seguidas de un «dormir toda la noche de un tirón» después de la última toma.

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama con él durante, por lo menos, sus primeros seis meses de vida o, idealmente, hasta su primer cumpleaños. Esta es la etapa en que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es más alto.

Compartir la habitación con el bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de dejarlo dormir en una habitación independiente. Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche.

Aunque compartir la habitación con el bebé es seguro, poner al bebé a dormir en la cama junto a usted no lo es. Compartir la cama con un bebé aumenta el riesgo de SMSL y de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo (sobre el abdomen) ni de costado. El índice de SMSL se ha reducido mucho desde que la AAP introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o el moisés. Guarde los juguetes de peluche, las almohadas, las mantas, las cubiertas, edredones, o colchas, las sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerma el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no lo fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.
  • Esté atento a otros peligros. Evite artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé, así como objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Fíjese bien en los objetos que su bebé podría tocar mientras está sentado o de pie sobre la cuna. Los móviles colgados sobre la cuna, los adornos que cuelgan de la pared, como los cuadros y los tapices, y los cordeles de las persianas pueden ser peligrosos si se encuentran al alcance del bebé.

Cómo ayudar a su bebé a dormir

Si aún no lo ha hecho, inicie una rutina para acostar a su bebé por la noche, que a su pequeño le acabará resultando familiar y relajante. Bañarlo, leerle y cantarle puede tranquilizar a un bebé y señalarle el final del día.

A algunos bebés les gusta que los envuelvan en una sábana o mantita ligera, algo que se puede hacer hasta que empiezan a girar sobre sí mismos, o darse la vuelta desde la posición de estar acostado.

Si siempre hace esto su bebé pronto asociará estos pasos a la conducta de dormir.

Si mece a su bebé para que se duerma antes de ponerlo en la cuna, es posible que él espere que lo meza para poder conciliar el sueño cada vez que se despierte por la noche. En lugar de hacer eso, intente dejar al bebé en la cuna o el moisés mientras está somnoliento pero aún despierto. De este modo, su bebé aprenderá a quedarse dormido solo.

Algunos bebés se retuercen, gimotean y hasta lloran un poco antes de volverse a quedar dormidos por sí solos. A menos de que crea que su bebé tiene hambre o está enfermo, intente ver qué ocurre si lo deja solo durante unos pocos minutos; es posible que sea capaz de tranquilizarse solo.

Si su bebé se despierta durante el período en que usted quiere que duerma, mantenga la actividad al mínimo. Intente mantener las luces en penumbra y resístase al deseo de hablar o jugar con él. Cambie o alimente a su bebé y vuélvalo a dejar en su cuna o moisés.

Si su bebé se está despertando temprano por la mañana para comer, unos pequeños cambios podrían permitirle modificar ligeramente su horario. Puede intentar despertar a su bebé para su última toma a una hora que se adapte al ritmo de sueño que tiene usted:

  • Por ejemplo, si su bebé suele dormir desde la toma de las 7 de la tarde y se suele despertar sobre las 2 de la madrugada, pruebe a despertar y alimentar a su bebé a las 11 de la noche. Luego, acueste al bebé para que duerma hasta la primera toma de la mañana, sobre las 5 o las 6 de la madrugada.

Tal vez tarde unas cuantas noches en establecer esta nueva rutina pero, si la aplica de manera constante mejorará sus probabilidades de éxito.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Algunos bebs de esta edad ya empiezan a dormir de un tirón por la noche, pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sleep13m-esp.html

El embarazo y el recién nacido

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

(Breastfeeding FAQs: Sleep – Yours and Your Baby’s)

Independientemente de que usted sea una madre primeriza o experimentada, la lactancia materna suele plantear bastantes dudas. He aquí las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes que las madres -tanto novatas como veteranas- pueden formularse.

¿Dónde debería dormir mi bebé?

Aunque algunas madres prefieren que sus bebés duerman con ellas en la cama para que el amamantamiento resulte más cómodo para ambos por la noche, dormir con un lactante puede resultar peligroso.

Usted puede tener cerca al bebé por la noche para que las tomas nocturnas les resulten más cómodas acostando al bebé en una cuna, moisés o cuna de viaje colocada dentro de su dormitorio -incluso junto a su cama- durante los primeros meses.

También puede adquirir una especie de moisés al que le falta un lado para poderlo acoplar a su cama, conocido como “cuna-sidecar”, que les permitirá estar muy cerca al tiempo que elimina el riesgo de aplastamiento.

Para que las tomas nocturnas les resulten más cómodas, puede ayudarle tener en o cerca de la cama un cojín de lactancia en forma media rosquilla o un almohadón grande provisto de respaldo y brazos a ambos lados.

Durante las tomas nocturnas, mantenga el dormitorio en penumbra y reduzca la estimulación (hablar, cantar y similares) al mínimo. Así contribuirá a que su bebé aprenda que la noche es para dormir -no para jugar- y lo ayudará a volver a conciliar el sueño.

Una advertencia importante: no deje nunca dormir a su bebé en una superficie blanda o en una habitación donde haya personas fumando debido al mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Los bebés deben dormir siempre boca arriba para reducir el riego de SMSL.

Mi bebé se queda dormido mientras lo amamanto. ¿Qué puedo hacer?

Aunque puede parecerle que su bebé está dormido, es posible que esté mamando plácidamente. Pero, si no lo oye succionar o tragar, es posible que se haya dormido durante la sesión de amamantamiento, sobre todo si se ha quedado satisfecho tras una toma larga y provechosa.

No obstante, los bebés que no se agarran correctamente al pecho se duermen frecuentemente en el pecho. Si le ocurre al suyo, interrumpa la succión y vuelva a colocarse al bebé en el pecho asegurándose de que el pequeño abarca con la boca tanto el pezón como la areola mamaria.

Puede interrumpir la succión introduciendo un dedo en la boca del bebé a través de la comisura, entre las encías, y girándolo un cuarto de vuelta. (Si se separa al bebé del pecho bruscamente, probablemente él se asustará y a usted le dolerá el pezón). Tras interrumpir la succión, intente hacer eructar al bebé y ofrézcale el otro pecho.

Si su bebé se sigue quedando dormido durante las tomas, desvístalo, hágale cosquillas en los pies, hágalo eructar frecuentemente o pruebe a cambiarle el pañal antes de ofrecerle el segundo pecho.

¿Está bien amamantar al bebé para ayudarlo a conciliar el sueño?

Amamantar a un bebé para ayudarlo a conciliar el sueño puede convertirse en un problema conforme el bebé se vaya haciendo mayor porque podría necesitar mamar para hacer la siesta o dormirse por las noches. Debería procurar que su pequeño deje de mamar para tranquilizarse y pase a concebir las sesiones de lactancia como oportunidades para alimentarse.

Pruebe a acostar al bebé, tanto durante las siestas diurnas como por la noche antes de que haya conciliado completamente el sueño para que se acostumbre a conciliarlo sin tener que mamar.

En vez del pecho, puede ofrecerle al bebé su propio pulgar o su propia mano para que los succione. También puede plantearse la posibilidad de darle un chupete.

De hecho, actualmente la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda ofrecer chupetes a los bebés de menos de un año a la hora de las siestas y por la noche para reducir el riesgo de SMSL.

De todos modos, a aquellos bebés que no muestran ningún interés por los chupetes no se les debe forzar para que los usen y, si el chupete se les cae de la boca cuando concilian el sueño, no se les debe volvería a meter en la boca.

En los bebés amamantados, los chupetes se deben introducir después de que la lactancia esté bien establecida (por lo general, después del primer mes) para evitar la “confusión tetina-pezón”.

Si su bebé ha mamado bien hace poco y usted sabe que el pequeño no tiene hambre, no hay ningún problema en que le ofrezca un chupete, aunque es mejor limitar su uso a las siestas y la hora de acostarlo por la noche.

¿Cuándo empezará mi bebé a dormir toda la noche?

Los recién nacidos beben ser despertados cada tres o cuatro horas hasta que se estabilice su ganancia de peso, lo que suele ocurrir durante las dos primeras semanas de vida. A partir de ese momento, no hay ningún problema en dejar que un bebé duerma más tiempo seguido.

Pero todavía es demasiado pronto para que se haga ilusiones en lo que al sueño se refiere -la mayoría de lactantes alimentados con leche materna no duermen mucho tiempo seguido porque les entra hambre.

Recuerde que la leche materna es mucho más fácil de digerir que la leche artificial para lactantes, de modo que avanza más rápidamente por el sistema digestivo y, consecuentemente, los bebés tardan menos en tener hambre.

El máximo tiempo seguido que suelen dormir los recién nacidos oscila entre cuatro y cinco horas -el tiempo que pueden aguantar entre tomas sus diminutos estómagos. Si un recién nacido duerme mucho rato seguido por la noche, lo más probable es que esté más hambriento durante el día y quiera mamar con mayor frecuencia.

Y justo cuando los padres empezaban a pensar que dormir toda la noche de un tirón era un sueño lejano, las cosas empiezan a mejorar un poco. A los tres meses, los bebés duermen un promedio de cinco horas durante el día y 10 horas por la noche, generalmente con una o dos interrupciones. La mayoría del los bebés de esta edad duermen “toda la noche”, es decir, de seis a ocho horas seguidas.

Ayuda bastante estimular al bebé durante el día y reducir al mínimo los estímulos cuando se acerca la noche para favorecer un clima relajante, así como seguir una rutina regular a la hora de acostarse. No obstante, cada bebé es distinto, o sea que no se extrañe si su bebé duerme más o menos que otros.

¿Se resentirá mi producción de leche si dejo que el bebé duerma toda la noche?

Dejar que el bebé duerma toda la noche (lo que suele ocurrir a partir de los tres meses) no tiene por qué repercutir negativamente sobre la lactancia materna.

Su cuerpo irá reajustando su producción de leche en función de cuándo mame el bebé y cuánta leche necesite.

Algunos bebés duermen toda la noche de un tirón desde muy pronto, pero recuperan las tomas “perdidas” por la noche mamando más durante el día, y los pechos de sus madres se adaptan en consonancia.

Conforme los bebés van madurando y empiezan a ingerir alimentos sólidos, disminuyen sus necesidades de leche materna y los cuerpos de sus madres también se adaptan a ese cambio.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: junio de 2008

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/preguntas-frecuentes-acerca-de-la-lactancia-materna-su-sueo-y-el-de-su-beb/

¿Cuándo empiezan los niños a dormir toda la noche del tirón? • Escuela Bitácoras

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

La comida, las rabietas y el sueño. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones: estos tres temas acaparan la mayoría de las dudas e inquietudes de mamás y papás, en especial de los primerizos. Centrándonos en la hora de dormir, hay una pregunta que se hacen casi todos los padres.

Y en general se la hacen a horas intempestivas de la madrugada, tras varios días, semanas o incluso meses sin poder descansar siete horas seguidas. Es posible que se hagan esa pregunta junto a la cama de su hijo, mientras intentan que vuelva a conciliar el sueño tras su enésimo despertar nocturno.

Con ojos repletos de legañas y ojeras de cuatro centímetros, mamá o papá se preguntan… «¿cuándo dormirá toda la noche del tirón?».

El descanso es fundamental para los niños, pero también lo es para los adultos. Es normal sentir cansancio y frustración después de varias noches llenas de interrupciones, noches en las que el peque llega a despertar y demandar nuestra presencia hasta cinco, seis o siete veces.

Sin embargo, una cosa es que esta etapa resulte complicada y otra distinta es que sea un problema. «Desconocer los procesos puede llevarnos a buscar soluciones para problemas que en realidad no existen», advierte Alberto Soler, psicólogo y profesor del curso «El sueño en la infancia».

Hay niños que despiertan muchas veces cada noche, otros apenas lo hacen… y dicen que existen algunos que jamás abren los ojos hasta la mañana siguiente. No sabemos si estos últimos existen de verdad.

Pero sabemos que los niños de los tres grupos pueden estar igual de sanos, porque estos despertares son simplemente normales.

Más información sobre el curso «El sueño en la infancia»

La pregunta correcta no es «¿cuándo dormirá toda la noche del tirón?»

El pediatra Carlos González, de amplísima trayectoria, está acostumbrado a que los padres le hagan con frecuencia esta pregunta. «La respuesta es nunca… porque nadie duerme toda la noche», apunta durante el curso «Lactancia y sueño». En efecto, todo adulto experimenta varios microdespertares a lo largo de una noche.

Se trata de episodios breves, que unas personas recuerdan y otras olvidan. Los viven incluso aquellos privilegiados que presumen de no enterarse de nada desde que se meten en cama hasta que amanece. González explica que este comportamiento tiene que ver con la manera en que los seres humanos hemos dormido durante la mayor parte de la historia.

Porque hoy descansas en una cama confortable, protegido por muros, en una cálida habitación cerrada. Estás en un lugar seguro. Pero no hace tanto tiempo que se dormía a la intemperie, incluso en mitad del bosque o la selva.

En esa clase de circunstancias, múltiples peligros podían aparecer en cualquier momento. Así que el ser humano se acostumbró a despertar con frecuencia para asegurarse de que las cosas iban bien.

 «Nuestros cinco sentidos pasan revista a todo el entorno en esos despertares parciales», comenta Carlos González.

Nosotros, adultos, despertamos tantas veces como nuestros hijos de 2, 3, 4 o 5 años. ¿Cuál es la diferencia? Que no lloramos ni reclamamos compañía cuando ocurre.

«Por tanto, la pregunta correcta no es: ¿cuando va a dormir mi hijo toda la noche? La pregunta correcta es: ¿a qué edad va a dejar de llamarme llorando cada vez que despierte?», indica Carlos González.

La mala noticia es que es imposible adivinar cuándo lo hará tu hijo, porque cada niño es distinto y la variabilidad es muy grande, según certifican los estudios. La buena noticia es que, tarde o temprano, tu hijo dejará de necesitarte al despertar.

Más información sobre el curso «Lactancia y sueño»

No hay que 'enseñar' a los niños dormir, sino entender y acompañar su sueño

Libros, técnicas, estrategias, engaños… en la red, en bibliotecas y librerías abundan los recursos destinados a enseñar a los niños a dormir. Pero lo cierto es que no se puede enseñar a nadie algo que ya sabe. «Los niños nacen sabiendo dormir igual que nacen sabiendo mamar», señala Alberto Soler.

En «El sueño en la infancia», el psicólogo nos ayuda a comprender cómo evoluciona el sueño durante los primeros años de vida. El curso es una completa guía para entender los procesos de tu hijo, descartar mitos y prejuicios y detectar problemas reales.

También ofrece ideas para acompañar a los peques y facilitar así el descanso de la familia, esencial para que haya buen ambiente en el hogar.

El complemento perfecto para el curso de Soler es «Lactancia y sueño», con Carlos González, que ahonda en las necesidades de los lactantes. El pediatra se apoya en numerosos estudios científicos sobre el sueño infantil.

¿Dicen esos trabajos cuándo duermen los niños toda la noche del tirón? Evidentemente, no. Nadie puede decirlo. Ármate de paciencia y no te preocupes. Entre los tres y los seis años, los despertares demandantes de tu hijo se irán reduciendo hasta desaparecer.

Como muchos otros procesos, es una cuestión de tiempo… y sólo el propio niño puede marcar su ritmo.

Foto: D. Dimitrova [CC0 1.0]

Источник: https://escuela.bitacoras.com/2019/10/07/cuando-empiezan-los-ninos-a-dormir-toda-la-noche-del-tiron/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: