Cuentos de hadas

10 Cuentos de hadas para niños (y no tan niños)

Cuentos de hadas

Cuando pensamos en cuentos de hadas, lo primero que nos viene a la mente son historias cargadas de mucha magia e ilusión. Sin embargo, lo cierto es que también nos llevan a grandes autores de la literatura universal que fueron capaces de transformar personajes míticos en vidas muy reales.

Si te apasiona esta temática, no te pierdas esta selección de cuentos de hadas que harán que tu vida sea precisamente eso, un verdadero cuento de hadas.

1. ¿Dónde viven las hadas?

Autor: Ignasi Valios i Buñuel
Edad: +2

Si buscas el hogar de las hadas, encontrarás un mundo de fantasía lleno de personajes fantásticos. Conocerás a los duendes del bosque, a las sirenas del mar, a los fantasmas y, por supuesto, a las hadas.

Además, es un libro muy especial, ya que se puede leer a oscuras. Si lo dejas abierto bajo una luz y después la apagas, las hadas se iluminarán de forma misteriosa, mágica y sorprendente.

Así, de una manera mágica, encontrarás las respuestas a las preguntas que se plantean y, además, aparecerán nuevos dibujos que complementarán el libro.

Comprar

2. Cuentos de hadas. Pictogramas

Autoras: Soledad Candel, Mercedes Garín y Mª Trinidad López
Edad: De 3 a 5

Un bonito libro hermosamente ilustrado que incluye dos cuentos de hadas que encantarán a los más pequeños.

Además, algunas de las palabras han sido sustituidas por dibujos para hacer su lectura más fácil y divertida.

Un precioso libro que les ayudará a introducirse en la lectura y al que siempre querrán volver.

Comprar

3. Hadas. Mundo mágico

Autoras: Rachel Elliot y Lisa Regan
Edad: +4

El hada Jazmín está planeando una fiesta de cumpleaños para su mejor amiga. Tendrás que ayudarla a encontrar en el País de las Hadas todo lo necesario para que la celebración sea un éxito.

Busca en el bosque, en las tiendas y en otros rincones del país todo lo que necesitéis para pasar un día lleno de diversión. Además, tendrás que buscar los colgantes de la pulsera de Jazmín para que pueda viajar al País de las Hadas.

Un precioso y colorido libro con más de mil objetos que encontrar.

Comprar

4. El palacio de las hadas

Autora: Maggie Bateson
Edad: +4

Pétalo, Amapola, Rosa y Belloto viajan en carroza al palacio de los sueños, un castillo donde se va a celebrar una fiesta de hadas.

Si te unes a ellos en su viaje, descubrirás un castillo lleno de cuentos, hadas y sorpresas. Podrás asomarte al cuarto de la Bella Durmiente, descubrir la torre de Rapunzel o la cocina de Cenicienta.

Un mágico cuento de hadas dentro de un libro carrusel con un palacio pop-up, un divertido juego y figuras y accesorios extraíbles para disfrutar a tope de la magia.

Comprar

5. Quiero ser hada

Autora: Julia Hubery
Edad: +5

Fani es una ratoncita que quiere convertirse en un hada con grandes poderes mágicos.

En su compañía, descubrirás que la verdadera magia está en el interior de cada uno.

Un tierno y constructivo libro ilustrado con importantes valores para compartir.

Comprar

6. El hada luminosa

Autor: Equipo Susaeta
Edad: +6

Cuando Lucía, el hada luminosa, rompe las reglas del País de las Hadas, todo el bosque mágico queda amenazado por el Hada de la Maldad.

Si acompañas a Lucía a través de las páginas de este libro, descubrirás cómo termina esta interesante aventura y si el Hada de la Maldad consigue sus malévolos propósitos.

Un simpático libro con originales ilustraciones que, además, ofrece fantásticos destellos de luz al iluminarse las alas de las hadas.

Comprar

7. 101 Cuentos de hadas

Autor: Francois Keyser
Edad: +7

Un bonito libro que contiene una selección de los cuentos más representativos del género.

Incluye lecturas de los hermanos Grimm y de Hans Christian Andersen, los máximos exponentes de este género  literario.

Una hermosa colección que, seguro, atraerá la atención de los lectores más jóvenes y que es preciosa para recitar en alto.

Comprar

8. Cuentos de hadas de Perrault

Autor: Charles Perrault
Edad: +7

Charles Perrault es, junto con los hermanos Grimm y Hans Christian Andersen, uno de los grandes pilares de los cuentos del mundo occidental.

Mezcló la tradición oral con la recopilación de antiguas leyendas en todo un universo de fantasía. Como resultado, inauguró el género literario de los cuentos de hadas.

Cuentos que han marcado a decenas de generaciones, cargados de valiosas enseñanzas y cuya lectura siempre es un placer.

Una magnífica edición para disfrutar del placer de la lectura de los cuentos de hadas con todos los sentidos.

Comprar

9. Los cuentos de hadas clásicos anotados

Autora: María Tatar
Edad: +7

En este libro se recopilan las historias más queridas por los niños de hoy y de siempre.

Pretende reivindicar un legado cultural de gran peso en las vidas de todos nosotros con una selección de veintiséis cuentos clásicos. Todos ellos ayudan a los niños a desenvolverse en el mundo real y a desarrollar el ingenio necesario para sobrevivir en un mundo gobernado por adultos.

Con más de 300 ilustraciones a todo color, el nivel de los contenidos, los comentarios y su maravilloso diseño sorprenderán a aquellos que piensan que los cuentos de hadas son solo para niños.

Además, cuenta con un estudio preliminar que analiza la importancia histórica y literaria de los cuentos de hadas.

Comprar

10. El hada de los dientes

Autora: María Forero
Edad: +8

Juan ha perdido su diente de leche, pero ya es muy tarde y el ratoncito Pérez hace tiempo que comenzó su ronda nocturna. Parece que, si nadie lo impide, esta vez se va a quedar sin regalo.

A no ser, claro, que exista un hada buena que ponga remedio a esta situación.

Comprar

Además, no te pierdas la selección de cuentos de los Hermanos Grimm.

Ocio en casaIdeas para fomentar la lecturaBebé (0-2 años) Infantil (3-6 años) Libro Primaria (7-10 años)

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/ocio-en-casa/lectura-libros-ninos/cuentos-de-hadas-para-ninos/

Las hadas, cuento tradicional con valores para niños

Cuentos de hadas

Érase una vez una viuda que tenía dos hijas. La mayor asemejaba a la madre en todo, tanto físicamente como en el carácter, quien veía a la madre veía a la hija. Las dos eran sumamente antipáticas y llenas de soberbia, a tal punto que nadie quería estar cerca de ellas, ni vivir junto a ellas.

La más joven por el contrario, tenía una dulzura increíble, y por la bondad del corazón, era el retrato de su padre y tenía una belleza incomparable que era difícil encontrar otra joven tan bella como ella.

Naturalmente, como todos aman a sus semejantes, la madre tenía predilección por la mayor y sentía por la menor una aversión y repugnancia espantosa. Le hacía comer en la cocina, y todos los trabajos de la casa le tocaban a ella.

Aparte de todo, esta pobre niña debía dar dos viajes a una fuente distante, de más de una milla y media a buscar agua y traer un gran cántaro lleno.

Un día mientras estaba en la fuente llenando su cántaro, se le acercó una pobre vieja, quién le rogó que le diera agua para beber.

-Pero claro, abuelita, con mucho gusto -respondió la niña-. Espere que le llene la jarra.

Inmediatamente la limpió, la llenó con agua fresca y se la presentó, sosteniéndola en sus propias manos para que bebiera cómodamente y hasta saciarse. Cuando hubo bebido, la viejita le dijo:

–Eres tan buena y tan bella que por esto no puedo hacer menos que darte un regalo.

Aquella era un hada que había tomado la forma de una vieja campesina para ver hasta donde llegaba la bondad de la jovencita. Y continuó.

-Te doy por regalo que por cada palabra que salga de tu boca brotará una flor o una piedra preciosa.

Cuentos con valores para educar a los niños

La muchacha regresó a la casa con el cántaro lleno, algunos minutos más tarde; la madre estaba hecha una furia por el minúsculo retraso.

-Mamá, ten paciencia, te pido perdón -dijo la hija toda humilde y, en tanto hablaba, le salieron de la boca dos rosas, dos perlas y dos diamantes enormes.

-¡Pero qué sucede aquí! -dijo la madre estupefacta- ¡Me equivoco o estás escupiendo perlas y diamantes!… Oh, ¿pero cómo, hija mía?…

Cuentos de fantasía para los niños

Era la primera vez en toda su vida que la llamaba así y en tono afectuoso. La niña contó ingenuamente todo lo que le había sucedido en la fuente; y mientras hablaba, brotaban los rubíes, topacios de sus labios.

-¡Oh, qué fortuna! -dijo la madre – Necesito enviar también a esta otra niña. Mira, Cecchina, mira lo que sale de la boca de tu hermana cuando habla. ¿Te gustaría tener también tú este don?… Es necesario que solamente vayas a la fuente de agua y si una viejita te pide agua, dásela con mucha amabilidad.

-¡No faltaba más, ir a la fuente ahora! -reclamó la otra.

-¡Te digo que vayas ahora mismo! -gritó la madre.

Salió corriendo la muchacha, llevando consigo la más bella jarra de plata que había en la casa. Apenas había llegado a la fuente, apareció a una gran señora, vestida magníficamente que le pidió un poco de agua.

Era la misma hada que se había aparecido a su hermana; pero había tomado el aspecto y vestuario de una princesa, para ver hasta dónde llegaba la malacrianza de esa joven.

-¡Pero claro! -dijo la soberbia-. He venido aquí para darle de beber a usted… ¡Seguro!… Para darle de beber a usted y no a otra persona… ¡Un momento, si tiene sed, la fuente está ahí!

-Tienes muy poca educación, muchacha… -dijo el hada sin inmutarse-. Ya que eres tan maleducada te doy por regalo que por cada palabra que pronuncies, saldrán de tu boca una rana o una serpiente.

Apenas la vió la madre a lo lejos, le gritó a plena voz:

-¿Como te fue, Cecchina?»

-¡No me molestes mamá! -replicó la muchacha; e inmediatamente escupió dos víboras y dos ranas.

-¡Oh Dios, qué veo!… ¡la culpa debe ser toda de tu hermana, me las pagará!»

Y se movió para pegarle. Aquella pobre joven huyó del rencor y fue a refugiarse en el bosque cercano.

El hijo del Rey que regresaba de la caza, la encontró en un sendero y, viéndola tan hermosa, le preguntó qué hacía en ese lugar tan sola y porqué lloraba tanto.

-Mi madre me ha sacado de la casa y me quería golpear -respondió la joven.

El hijo del Rey quien vió salir de aquella boca cinco o seis perlas y otros tantos brillantes, le rogó que le contara cómo era posible algo tan maravilloso. Y la muchacha le contó toda la historia de lo que le había sucedido.

El príncipe se enamoró de inmediato de ella, y considerando que el don del hada era mas valioso que cualquier dote que ninguna de las damas del reino podrían tener, la llevó sin chistar a palacio y se casó con ella.

La otra hermana, mientras tanto se hizo odiar por todos de tal manera, que su misma madre la sacó de la casa; y la desgraciada joven después de tratar de convencer a muchos de que la recibieran, todo en vano; se fue a morir al fin del bosque.

FIN

Источник: https://www.conmishijos.com/ocio-en-casa/cuentos/cuentos-infantiles/cuento-las-hadas.html

Los cuentos de hadas, un tesoro para los niños y niñas

Cuentos de hadas

Muchas personas me han preguntado al ver algunas de las hadas que confecciono que por qué son tan importantes los cuentos de hadas para los niños según la pedagogía Waldorf, pues bien, ha llegado el momento de que te lo cuente…

Ya lo decía Albert Einstein en su famosa frase: “Si quieres que tus hijos sean inteligentes, lée­les cuen­tos de hadas. Si quieres que sean más inteligentes, lée­les más cuen­tos de hadas.”

Y Einstein no era el único gran personaje de la historia que daba tanta importancia a los cuentos clásicos como parte integral de la infancia; Charles Dickens, Rudolph Steiner, Italo Calvino o Joseph Campbell eran también buenos defensores de esta literatura infantil.

¿Por qué son tan valiosos los cuentos de hadas?

Los cuentos de hadas clásicos tienen un gran valor y aportan muchos beneficios para el desarrollo de los niños, pues integran la moral y el conocimiento humano, y en palabras de Dickens “posibilitan la transformación y el crecimiento interior del hombre”.

Los cuentos expresan en forma de imágenes verdades muy profundas, muy valiosas que se guardan en el interior del niño como semillas, de manera que cuando crezca le permitirán tener pensamientos mucho más maduros  para afrontar su vida que aquellos otros que pueda adquirir del exterior por un camino más intelectual.

Si te fijas, algo que tienen en común los cuentos es que presentan un conflicto, una situación que implica internarse en el bosque oscuro (como Hansel y Gretel), o incluso atravesar la muerte (como Blancanieves o la Bella Durmiente) pero que siempre es resuelta a través de un camino luminoso.

Cuando el bien vence por encima del mal, los niños siempre quedan visiblemente satisfechos y contentos, pues se identifican con la figura del héroe o de la heroína y se guardan inconscientemente esa imagen.

Es como si sembráramos en ellos una fuerza interior para afrontar las situaciones que vivirá en su propia vida, venciendo los miedos y dificultades.

Entonces, si son tan valiosos, y un legado que nos ha sido transmitido desde los tiempos antiguos…

¿Por qué estas historias no se leen a la mayoría de niños y niñas hoy en día?

Sino que se les ofrece una versión descafeinada, muchas veces alterada, y además en formato de película, donde suelen aparecer imágenes más fuertes que las que la mente de un niño está preparada para entender.

¿Tiene Disney tanto poder?

Tengo que decir,  me guste o no, que he crecido con la tele de fondo y he visto las películas de Disney, y me he deslumbrado y decepcionado con ellas.

Sunflower también las conoce, las ve de vez en cuando, a pesar que la tele en casa es casi inexistente, pero si comparas las versiones de Disney con los cuentos originales, enseguida te darás cuenta de que son demasiado simples, como si estuvieran aguadas, y limitan el gran potencial que los cuentos clásicos tienen para ofrecer.

Entiendo que cuando Disney se propuso montar su empresa, tuvo que hacer versiones lo más sencillas posible para que encajaran en el formato que exige una película de animación para el gran público, aunque eso supusiera desnaturalizar las historias y que perdieran gran parte de su riqueza.

El caso es que los cuentos de hadas clásicos no suelen ser cómo nos los encontramos en la mayoría de libros editados de hoy en día, son mucho más ricos y completos…

Algunos ejemplos que se me ocurren:

  • En el cuento de Blancanieves, la madrastra hace tres intentos diferentes para atacar a la princesa, no sólo el de la manzana envenenada que todos conocemos, y en ellos se ve cómo la princesa, que es pura inocencia,  va madurando y aprendiendo a pesar de que después debe atravesar la muerte para salir victoriosa.
  • En Caperucita Roja, después de que el cazador matara al lobo, la historia continúa. Caperucita vuelve otro día de nuevo a casa de su abuelita y se encuentra con otro lobo, pero ella no le hace caso ni se desvía de su camino. Cuando llega a casa de la abuela y le cuenta lo ocurrido, ambas idean un plan para vencerlo, pues las dos han aprendido de sus errores.
  • En la Bella Durmiente son doce las hadas que aparecen en el cuento clásico, representando así una imagen de las potencias celestiales, las doce regiones estelares del Zodíaco, que hacen ofrendas al alma de la princesa con sus dones cósmicos.
  • Y en la historia de Ricitos de Oro y los tres Osos, la mayoría de versiones nos muestra a una Ricitos de Oro que se escapa y nunca más se sabe de ella. En la versión clásica de los hermanos Grimm, en realidad regresa y ayuda a reparar la silla que rompió, también ayuda a la madre a cocinar más comida y sigue siendo amiga de la familia de osos, a quienes visita de vez en cuando.

¿No te parece un final mucho más rico, mostrando los valores de la amistad?

5 razones por los que debemos narrar a los niños los cuentos de hadas clásicos:

Como logopeda escolar utilizo mucho los cuentos en mi trabajo y también en casa están muy presentes, a Sunflower le encantan, pero los cuentos de hadas clásicos me gustan especialmente por…

(1) Su vocabulario amplio y rico

Mira el inicio del cuento de Blancanieves según la versión de Disney:

Érase una vez una joven y bella princesa llamada Blancanieves. Su pelo era tan oscuro como la noche, sus labios eran tan rojos como una rosa, y su piel era blanca como la nieve.

Lee ahora la versión clásica de los hermanos Grimm:

Era un crudo día de invierno, y los copos de nieve caían del cielo como blancas plumas. La Reina cosía junto a una ventana, cuyo marco era de ébano.

Y como mientras cosía miraba caer los copos, con la aguja se pinchó un dedo, y tres gotas de sangre fueron a caer sobre la nieve. El rojo de la sangre destacaba bellamente sobre el fondo blanco, y ella pensó: .

No mucho tiempo después le nació una niña que era blanca como la nieve, sonrosada como la sangre y de cabello negro como la madera de ébano; y por eso le pusieron por nombre Blancanieves.

(2) Las rimas

En muchos de los cuentos de los hermanos Grimm encontramos frecuentemente rimas y versos entremezclados entre las narraciones que enriquecen el cuento, con todos los aspectos sanadores, de sonidos y de ritmos que implican:

Siguiendo con el ejemplo de Blancanieves mira cómo se dirige la madrastra al espejo mágico:

Y esta es la respuesta del espejo:

.

(3) La imaginación

Como los cuentos de hadas se cuentan a los niños y las niñas, le estamos dando una oportunidad maravillosa de convertir las palabras escuchadas en imágenes internas, que ellos mismos crean y construyen.

Así el pequeño aprende a utilizar su propia imaginación, y no es Disney o cualquier otro ilustrador o dibujante que les proporciona una imagen estereotipada, que al fin y al cabo es la versión de un adulto, no la de un niño.

(4) La fluidez

Contar estas historias es un placer, pues tienen un flujo natural que hace que sean muy fáciles y atractivas para narrar o leer en voz alta.

Si alguna vez has leído un cuento para niños mal escrito enseguida te das cuenta de que no fluye, que no suena bien, que te rechinan algunas estructuras gramaticales.

Y es que los cuentos clásicos, como dice Tracy Lynn, una periodista americana, “se han escrito de forma magistral por las manos del tiempo”.Algo importante que debes saber es que es mejor contarlos que leerlos, pues esto permite conectar mejor con los niños y con su vivencia.

Además, es interesante narrarlos sin dramatizar, es decir, utilizando un tono sereno y tranquilo pero sin inventar diferentes voces o sonidos.

(5) La profundidad

Como te he comentado anteriormente los cuentos de hadas conectan con la experiencia humana a un nivel profundo.

La pedagogía Waldorf, y otros muchos expertos, sostienen que los personajes de los cuentos reflejan de alguna manera elementos del interior de cada individuo, aspectos de nosotros mismos y de nuestros destinos.

Es como si los personajes fuesen metáforas de nuestro propio esfuerzo para conectar con nosotros mismos y con nuestro camino.

Y es que todos tenemos un lobo de Caperucita en nuestro interior al que de alguna manera debemos vencer, o todos nos hemos sentido en la barriga de la ballena de Pinocho alguna vez en la vida.

¿Cuáles son los cuentos de hadas más recomendables para mi hijo/a?

En la pedagogía Waldorf  la mayoría de los cuentos de los hermanos Grimm (que son más de 200 los que vienen recopilados en este libro que tenemos en casa de la Editorial de Rudolf Steiner y Mandala) se recomiendan para niños mayores de 6 años.

Para los niños más pequeños son más recomendados los cuentos de animales y en forma de teatrillo de mesa, como los que ofrece Tamara Chubarovsky en su libro de Cuentos para ver, oír y sentir,  pero aún así hay algunos cuentos de hadas que sí se consideran adecuados para niños de 3 a 6, algunos ejemplos:

  • El rey Rana
  • El lobo y las siente cabritas
  • Los tres enanitos del bosque
  • El sastrecillo valiente
  • La oca de oro
  • La Cenicienta
  • Caperucita Roja
  • Blancanieves
  • La bella durmiente del bosque
  • La hija del molinero
  • Los músicos de Brema
  • Los siete cuervos
  • La reina de las abejas
  • El Piojito y la Pulguita

Aunque también creo que hay que confiar en la intuición de los padres, ya que somos los que mejor conocemos a nuestros hijos para poder seleccionar los cuentos de hadas que creemos que son adecuados para ellos.

Con todo esto que acabo de explicarte, me cuestiono ¿por qué persistimos en privar a nuestros hijos de la gran literatura en su forma más pura y potente?

No privemos a nuestros hijos del gran tesoro de los cuentos de hadas.

Y para acabar, quiero agradecer a Laura Pla, directora de la escoleta Waldorf Mallorca, por regalarme sus explicaciones y prestarme bibliografía para preparar este artículo: “La sabiduría de los cuentos de hadas” y “El niño y el cuento” ambos libros de la Editorial de Rudolf Steiner.

Y si buscas alguna recopilación de cuentos de hadas, te invito a que te pases por nuestro Atelier en la sección cuentos de hadas.

Источник: https://www.demicasaalmundo.com/blog/los-cuentos-de-hadas-tesoro-ninos-pedagogia-waldorf/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: