Descubre cómo es la cena más adecuada

Cómo lograr una cena adecuada si buscas perder peso

Descubre cómo es la cena más adecuada

La cena con frecuencia es la comida más descuidada del día, pues se trata de la última ingesta antes del descanso nocturno y posterior a toda una jornada cargada de trabajo, preocupaciones y actividades. Sin embargo, es clave cuando buscamos adelgazar, por lo que te contamos cómo lograr una cena adecuada si buscas perder peso.

La cena y la pérdida de peso

Por ser la comida que precede al momento de reposo y descanso nocturno, la cena es de gran importancia cuando buscamos adelgazar, ya que después de ella el gasto calórico es limitado al que produce nuestro metabolismo en reposo, durante el sueño.

Asimismo, debido a que la cena puede afectar la calidad de nuestro descanso y dormir bien está estrechamente relacionado con nuestra dieta, pudiendo un mal sueño generar estrés, más apetito y la ingesta de alimentos más calóricos, la cena también puede determinar el éxito de nuestro plan de adelgazamiento si cuidamos que no entorpezca las horas de sueño.

Como si fuera poco, durante la cena podemos ofrecer nutrientes que estimulen o entorpezcan la liberación de ciertas hormonas que durante el sueño se encargan de reparar o construir nuevas estructuras como las musculares que, pueden influir en el gasto calórico al conservar y estimular el metabolismo.

Por todas estas razones cuidar la cena es de real importancia si buscamos perder peso sin descuidar la salud del organismo.

Consejos para que la cena te ayude a perder peso

Para que la última comida del día no entorpezca tu plan de adelgazamiento sino por el contrario, te ayude a perder peso, recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos al momento de comer y cocinar:

  • Comer con moderación, evitando excesos y cenas de gran volumen, ya que a mayor cantidad consumida más calorías, que sabemos no son necesarias en la última comida del día si después no vamos a estar en movimiento. Además, a más ingesta más riesgo de sufrir problemas digestivos que entorpezcan el descanso nocturno. Se aconseja que la cena reúna entre 15 y 20% de las calorías del día.
  • Reducir los hidratos en la comida nocturna, ya que son la fuente de energía rápida para la actividad física y mental que con frecuencia es limitada después de la cena. Es conveniente incluir en esta comida hidratos derivados de alimentos como los vegetales o las frutas y reducir las chucherías, refrescos y dulces.
  • Incluir proteínas magras, es decir, con bajo aporte de grasas, que el cuerpo usará para reparar estructuras durante el descanso y que no se almacenarán como grasas si el organismo ya no quema calorías tras la cena. Las mejores opciones son la pechuga de pollo, los pescados, el huevo o los lácteos.
  • Evitar alimentos difíciles de digerir que pueden entorpecer el descanso nocturno, como por ejemplo, aquellos platos cargados de grasas como las frituras o la bollería industrial, así como ingredientes como los fiambres y embutidos, la salsas, los picantes u otros.
  • Consumir fibra con moderación, ya que un exceso de este tipo de ingredientes que no se digieren totalmente en el cuerpo puede dificultar el descanso nocturno, por lo que lo mejor es incluir vegetales tiernos, sumar frutas y verduras cocidas o picadas, ralladas o en puré.
  • Comer siempre despacio y relajado, intentando liberarse de las tensiones y el estrés del día al momento de cenar, para que la comida se digiera mejor, resulte placentera, calme el apetito y nos ayude a reducir poco a poco el ritmo para lograr un buen descanso nocturno.

Con estos consejos puedes lograr una cena adecuada si buscas perder peso, que te permita limitar las calorías y nutrientes innecesarios durante la noche y priorizar otros para que tu organismo funcione adecuadamente sin entorpecer el adelgazamiento.

No debemos olvidar tener en cuenta el momento del día para el cual cocinamos, ya que no será igual almorzar que cenar, y menos aun si estamos intentando reducir los kilos de más en nuestro cuerpo.

Cenas ligeras para adelgazar con salud

Teniendo en cuenta los consejos antes dados y la importancia de la cena cuando buscamos perder peso, hemos seleccionado algunos ejemplos de preparaciones ideales para lograr cenas ligeras que permitan adelgazar con salud:

En Directo al Paladar | No te habitúes a cenar bocadillos
En Directo al Paladar | Trucos para lograr una cena saludable
Imagen | Thinkstock

Источник: https://www.directoalpaladar.com/salud/como-lograr-una-cena-adecuada-si-buscas-perder-peso

Descubre cómo es la cena más adecuada

Descubre cómo es la cena más adecuada

Hasta los 6 meses, los bebés deben alimentarse únicamente de leche (preferentemente materna), haciendo tomas cada 3 o 4 horas según la edad y la demanda del pequeño. A partir de esta edad, se recomienda darle por la noche un biberón de cereales sin gluten antes de acostarle.

Esta será su cena hasta los 10-12 meses, cuando se puede alternar este biberón con un puré de verduras con pescado o pollo y empezar a ofrecerle trocitos de jamón York para que comience masticar.

A partir del año de edad el bebé tiene que empezar a comer de todo gradualmente, por lo que en la cena es buena idea darle tortilla francesa, un poco de pasta en sopa, croquetas, arroz hervido, jamón serrano…
 

Una cena ligera y nutritiva

Si tu hijo come en el colegio, deberás tener en cuenta cuál ha sido el menú diario para completar la cena y no repetir ciertos alimentos. Además, no es recomendable que la cena sea muy pesada ni grasa (evita la comida rápida como norma general, aunque siempre puedes darle un capricho de vez en cuando).

Aunque la cena debe ser ligera, es recomendable que esté compuesta de primer y segundo plato. De este modo el niño aprenderá que es una comida importante del día. Además, conseguiremos con esto aportarle las cantidades diarias adecuadas de los diferentes nutrientes.

Primer plato: Por lo general, lo más indicado es que la cena incluya un plato de verduras, tanto cruda en forma de ensalada como cocinada. Si al mediodía ha comido pasta, arroz o legumbres, opta siempre por las verduras.

En caso de que en el colegio el niño ya las haya tomado, puede cenar un plato de pasta o arroz.

No te limites a los clásicos, hay múltiples opciones como ensalada de pasta de colores, arroz o patata, brochetas, verduras gratinadas, etc.

Los segundos platos de la cena normalmente no son tan contundentes y abundantes como los del mediodía. La mejor opción es el pescado a la plancha, pero si ya lo tomó en la comida, puedes cocinar croquetas de pollo o jamón, tortilla francesa, huevo pasado por agua, unas salchichas frescas, pavo o pollo a la plancha…

De postre, lo mejor es la fruta o lácteos, ya que los bollos o postres muy grasos no son adecuados poco antes de irse a la cama.  

Algunas ideas originales para la cena de un niño

Es importante que las comidas sean variadas. Así, además, puedes disfrazar alimentos que coma peor como el pescado o las verduras… Usa tu imaginación, verás que hay multitud de opciones fáciles y rápidas de elaborar.

– Verduras: cremas de verduras diversas, croquetas de espinacas y gambas, ensaladas variadas, tortillas vegetales (calabacín, berenjena, pimientos, espinacas…), brochetas.

– Huevos: escalfados, tortillas diversas (champiñones, setas, atún, espinacas con gambas y queso, patatas, jamón y pimiento, rellena de jamón y queso, con palitos de cangrejo…).

– Pescados: croquetas de merluza, albóndigas de bacalao, pizza con atún y anchoas, pimientos rellenos de pescado y marisco, tortilla de atún, tortilla de bacalao, sopa de pescado…

– Pasta: ensalada de pasta, espagueti boloñesa, carbonara, con champiñones, con verduras, con pescado, con diferentes quesos. A los niños les encanta el color en las comidas, así que la salsa de tomate es uno de nuestros mejores aliados. El arroz, además de acompañar a otros alimentos, se puede preparar como un delicioso plato con trocitos de pollo, cerdo, verdura, huevo, queso…
 

Alimentos que ayudan a dormir mejor

Se ha demostrado que nuestra dieta, lo que comemos a diario y las condiciones en las que lo hacemos, ejerce una influencia notable en la calidad de nuestras horas de sueño.

Alimentos que favorecen un buen descanso: el pan, la leche, los cereales, la miel, las patatas, la pasta, la lechuga, el aguacate, el pavo, el plátano. Todas las abuelas del mundo han insistido siempre en que el niño se tome un vaso de leche caliente antes de acostarse para dormir mejor. Hoy sabemos que los lácteos contienen una sustancia (el triptófano) que favorece la inducción del sueño.

Alimentos que no ayudan a dormir bien: excitantes como chocolate o té, los espárragos, los embutidos, los quesos, los pimientos, las frituras.
 

Consejos para una buena cena para un niño

– El menú debe ser el mismo para todos los miembros de la familia. Le guste o no lo que haya, debe aprender a comer cualquier tipo de alimento.

– Reparte la cantidad justa en cada plato según la edad y las necesidades de cada uno.

– La hora a la que cena es muy importante para que le dé tiempo a hacer la digestión antes de irse a la cama. De este modo, es recomendable que el pequeño cene al menos dos horas antes de irse a dormir.

– Una cena ligera hace que la digestión se haga mejor y el niño no tenga problemas por la noche. Hay que tener en cuenta que con el estómago lleno, el descanso es más complicado. Pero tampoco debe ser escasa, ya que si le entra hambre en medio de la noche se despertará.

– Intenta, en la medida de lo posible, cenar todos juntos: facilita una gran oportunidad para el reencuentro familiar, hablar de lo que ha pasado durante el día… No tengáis la tele de fondo, debe ser un momento de conversación.

– Evita las batallas sobre los alimentos. Procura que no haya reprimendas y discusiones en la mesa.

– Es positivo para los niños participar en el proceso de elaboración de la cena. Asígnale tareas según su edad, como poner la mesa o recoger, lavar las verduras, etc.

– Aunque llegues cansado, hay que sacar tiempo para comprar adecuadamente y preparar una cena sana y variada.

– En muchas ocasiones la cena queda relegada a un segundo plaTo o, peor aún, tan solo un vaso de leche con cacao y unas galletas, un trozo de pizza o un bollo. Si este comportamiento se repite, el niño lo va asimilando como una actitud normal, lo que dificulta el aprendizaje de unos hábitos alimentarios adecuados.

– Practica con el ejemplo. Sigue tú una dieta saludable. Los niños nos imitan en todo, también en la forma de alimentarnos.

– No te saltes la merienda para que cene mejor, ya que llegará con demasiada hambre y comerá en exceso.
 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/alimentacion-infantil/descubre-como-es-la-cena-mas-adecuada-1590

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: