Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

Seguro que has oído hablar de las contracciones de Braxton Hicks o de las de parto, pero lo cierto es que hay más tipos de contracciones musculares uterinas, además de una nueva que han descubierto llamada “bombeo uteroplacentario”.

Índice

¿Cómo funciona la placenta?

La placenta humana tiene una circulación hemocorial: la sangre materna emerge de las arterias espirales del útero para bañar los árboles vellosos que contienen vasos fetales.

Esta circulación es crítica en el desarrollo fetal, sin embargo, los patrones de flujo materno dentro del espacio intervelloso (SIV) y los detalles del retorno venoso siguen siendo en gran medida desconocidos ya que esta circulación depende del ambiente intrauterino y varía considerablemente entre mamíferos, por eso se están llevando a cabo nuevas pruebas para saber bien cómo funciona. La extracción eficiente de oxígeno de la sangre materna requiere que la velocidad y el patrón del flujo sanguíneo dentro del IVS mantengan un gradiente de concentración entre las circulaciones materna y fetal a través de toda la placenta en todo momento. En general, se supone que el flujo sanguíneo placentario está en un estado estable, pero los modelos matemáticos recientes han sugerido que la contracción activa de las vellosidades del tallo (que tienen elementos contráctiles a lo largo de su longitud) podría ayudar a las circulaciones materna y fetal en la placenta. Sin embargo, las contracciones de la placenta (independiente del resto del útero) nunca se han reportado en el útero. Las imágenes no invasivas brindan una oportunidad única para abordar estas incógnitas clave. El ultrasonido es una técnica muy poderosa para guiar la atención en obstetricia clínica; el Doppler de la arteria uterina puede medir el flujo en vasos más grandes y puede evaluar la resistencia de la arteria espiral indirectamente, pero proporciona información limitada sobre el movimiento de la sangre dentro o a través del SIV. Por eso, la resonancia magnética  se usa cada vez más para estudiar el crecimiento y el desarrollo fetal y es lo que se ha usado en este estudio.

Así lo explican los autores del mismo: “Hemos utilizado imágenes de resonancia magnética (IRM) para proporcionar nuevas ideas importantes sobre la función de la placenta humana en el útero.

Hemos medido el flujo neto lento y la oxigenación neta alta en la placenta in vivo, que son consistentes con el suministro eficiente de oxígeno de la madre al feto.

Nuestra evidencia experimental corrobora hipótesis previas sobre los efectos de la remodelación de la arteria espiral en el útero y también indica un drenaje venoso rápido de la placenta, lo cual es importante porque este flujo de salida se ha descuidado en gran medida en el pasado.

Además, más allá de las contracciones de Braxton Hicks, que involucran todo el útero, hemos identificado un nuevo fenómeno fisiológico, la 'bomba utero-placentaria', por la cual la placenta y la pared uterina subyacente se contraen independientemente del resto del útero, expulsando la sangre materna del espacio intervelloso”.

 

¿Qué es el bombeo uteroplacentario y para qué sirve?

Gracias a las resonancias magnéticas, estos investigadores han descubierto un bombeo uteroplacentario que implica contracciones de la placenta y de la parte de la pared uterina a la que está adherida. Se cree que este nuevo tipo de contracciones podría servir para detener el estancamiento de la sangre en partes de la placenta, aunque hacen falta más estudios.

Lo que sí tienen claro es que este tipo de contracción es distinta de las de Braxton Hicks, contracciones de entrenamiento en las que todo el útero se contrae en un ejercicio de práctica para el parto. Este nuevo fenómeno provoca la expulsión periódica de sangre del IVS, pero no afecta la circulación fetal, ya que todo su volumen de sangre está sujeto a cambios en la presión intrauterina.

Este fenómeno puede estar relacionado con informes anteriores de que las vellosidades de anclaje (que conectan la placa coriónica a la pared uterina) son contráctiles, porque dicha contractilidad ayudaría a mantener la forma de la placenta a medida que la pared se contrae.

También puede estar relacionado con la zona marcapasos miometrial-placentaria que se ha identificado recientemente en ratas. Es probable que tales contracciones utero-placentarias se hayan identificado previamente como contracciones de Braxton Hicks (que involucran toda la pared uterina), o contracciones uterinas localizadas, pero este estudio muestra que son diferentes.

Así, la función de la bomba utero-placentaria es crítica para evitar el establecimiento de una capa no agitada que limite el intercambio cerca de la superficie vellosa, aunque hacen falta más estudios para evaluar qué sucede con la oxigenación y el flujo sanguíneo antes, durante y después de la contracción.

“También necesitamos entender qué desencadena las contracciones: ¿es una reducción en la oxigenación o un aumento en la presión dentro de la placenta? ¿Las contracciones se inician en el miometrio de la cama placentaria o por las vellosidades de anclaje? La tasa de detección de contracciones fue mayor en las embarazadas con preeclampsia que en la sanas, pero se requiere un muestreo más prolongado en más participantes. La forma de la placenta sana durante una contracción es similar a la forma engrosada de las placentas comprometidas, lo que aumenta la posibilidad de que la placenta preeclamptica se contraiga permanentemente hasta cierto punto”.

Diferencias entre el flujo placentario normal y un embarazo con preeclampsia

El equipo, además, encontró diferencias de flujo sanguíneo en la placenta entre los embarazos sanos y aquellos con preeclampsia, un descubrimiento que puede ayudar a entender por qué en las gestaciones que surge este problema el bebé nace más pequeño y antes de tiempo.

Y es que la preeclampsia es una enfermedad gestacional que se caracteriza por un aumento de la tensión arterial que puede llegar a ser muy grave si no se controla, ya que no existe más tratamiento contra la misma que el parto.

Asimismo, la preeclampsia afecta al flujo sanguíneo de la madre a la placenta, vital para transferir al bebé la cantidad correcta de nutrientes y oxógeno; por eso, es una enfermedad muy grave.

Para el estudio, siguieron a 34 mujeres con embarazos sanos y trece diagnosticadas con preeclampsia, lo que les proporcionó una visión de cómo la sangre materna se filtra entre las vellosidades por las que fluye la sangre del feto y cómo esto afecta a la oxigenación de la placenta.

“En los embarazos sanos encontramos que la velocidad del flujo sanguíneo disminuyó desde la pared uterina hasta la placenta, lo que respalda la hipótesis de que la remodelación de la arteria espiral reduce la velocidad del flujo sanguíneo a medida que ingresa a la placenta”.

Esto puede ayudar a la placenta a funcionar eficientemente, explica Neele Dellschaft, de la Universidad de Nottingham, que ha liderado el estudio.

Sin embargo, los patrones normales de flujo y oxigenación eran mucho más variables en la preeclampsia, lo que «puede ayudar a explicar» por qué los bebés de ese tipo de embarazos «tienden a ser más pequeños y a menudo tienen que nacer antes del término».

En este tipo de gestaciones, “la remodelación incompleta de la arteria espiral conducirá a una mayor resistencia al flujo y, por lo tanto, a un flujo más rápido a través del IVS, lo que condujo a un aumento de la curtosis en la placenta y patrones alterados del movimiento de la sangre, probablemente debido a los efectos combinados de una amortiguación menos eficiente del flujo de entrada más rápido y una densidad vellosa alterada en la EP. La velocidad de movimiento de la sangre en la placa coriónica también fue más rápida. Es importante destacar que las mediciones de susceptibilidad (χ) sugieren que este patrón de percolación condujo a una oxigenación más baja y mucho más variable a través de la placenta”. Por último, aunque el estudio no fue diseñado para investigar la variación con la edad gestacional, no observaron ningún cambio en el flujo o fIVIM durante el segundo o tercer trimestre.

Entonces ¿cuántos tipos de contracciones uterinas existen?

Existen diversos tipos de contracciones que se van sucediendo a lo largo de la gestación para preparar al útero para el momento del parto:

1- Contraccionesde Álvarez y Caldeyro: son las más leves, de intensidad tan baja (2-4 mmHg) que la embarazada no las suele notar. Comienzan hacia el final del primer trimestre de embarazo y duran hasta la semana 28-30.

2- Contracciones focales: contracciones de poca intensidad (menos de 10 mmHg) localizadas en pequeñas áreas del útero. Por lo general, son consecutivas a un movimiento del bebé y pueden tenerse hasta 6 al día.

3- Contracciones generalizadas: comienzan en un área del útero, pero se extienden al resto. Se pueden producir por movimientos del bebé, por esfuerzos de la madre o por cambios de posición de esta.

4– Contracciones de Braxton Hicks: comienzan en torno a la semana 20 del embarazo, aunque generalmente no se notan hasta la semana 26 (incluso hay mujeres que no las notan hasta las últimas semanas de embarazo). Son algo más intensas que las anteriores (entre 10-15 mmHg), pero nunca dolorosas.

No invaden todo el útero, solo algunas zonas, la tripa se pone dura durante unos 30 a 60 segundos y se pueden tener hasta 10 diarias. Tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina).

Se van haciendo más frecuentes hacia el final de la gestación, pero no son regulares ni aumentan de intensidad, frecuencia o duración.

5- Contracciones patológicaso prodrómicas: son más molestas, dolorosas, intensas y regulares que las anteriores. Pueden aparecer unos días antes del parto e indican que el momento está cerca.

Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero. Son más frecuentes y pueden causar alguna molestia. Su intensidad es de 20 mmHg, aunque pueden llegar a 30 mmHg, pero sin volverse rítmicas.

Si suceden antes de la semana 37 y no se inhiben, provocan un parto prematuro ya que modifican el cuello del útero.

6- Contracciones de parto: son muy regulares y dolorosas, suceden cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una.

Además, se vuelven cada vez más intensas, frecuentes y dolorosas. Comienzan en la espalda y luego en el bajo abdomen y el dolor no cesa al cambiar de postura.

Su intensidad es superior a 30mmHg y en el expulsivo pueden alcanzar los 60 mmHg.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/descubren-un-nuevo-tipo-de-contracciones-en-el-embarazo-11453

Embarazo semana 5: Náuseas y tensión mamaria

Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

En la semana 5 de embarazo, algunas mujeres descubren que esperan un bebé. Son más evidentes los primeros síntomas de gestación como las náuseas y vómitos, o las ganas continuas de orinar.

Para la embarazada es muy importante tomar ácido fólico ahora, ya que se están formando los órganos del bebé. Por ello, es clave empezar con los suplementos vitamínicos antes de quedarte embarazada.

Consejos y trucos contra las náuseas

Algunos remedios contra las náuseas en el embarazo son:

  • Comer varias veces al día pequeñas cantidades de galletas saladas, corteza de pan, cacahuetes o palomitas de maíz ogalletas de jenjibre.
  • Beber a lo largo del día bebidas con cola, limón o naranja a pequeños sorbitos. También las infusiones de jenjibre.
  • Es buena idea tomar como desayuno algo sólido, como unas galletas o unos pocos cereales en la cama, antes de levantarte e incorporarte.
  • Frotarse la lengua con la raíz del jengibre cortada por la mitad ha demostrado también ser efectivo.
  • La acupuntura estimulando el llamado punto p 6 (a 3 centímetros de la muñeca) ha demostrado su efectividad en estudios randomizados [muy fiables] publicados.
  • De todas formas, aunque cada embarazada tiene su alimento ideal para disminuir la sensación de náuseas, muchas veces ninguno resulta efectivo.
  • Afortunadamente esta desagradable sensación suele ser temporal y desaparecer al final del primer trimestre, hacia la semana 13 de embarazo.

Primeros síntomas de embarazo: orina frecuente y tensión mamaria

  • Otro síntoma que notarás será que orinas con mucha frecuencia y esto se mantendrá hasta el momento del parto debido a la presión del útero sobre le vejiga, que se encuentra por delante del mismo. Muchas veces es sólo las ganas de orinar (el llamado tenesmo vesical) pues la cantidad suele ser escasa.
  • El volumen de los pechos estará aumentado. Notarás mayor tensión mamaria, que a veces puede resultar dolorosa.
  • Aparecen o aumentan de tamaño pequeñas glándulas alrededor del pezón. Son las llamadas glándulas o tubérculos de Montgomery, glándulas sebáceas que mantienen la areola y el pezón lubricados y también segregan sustancias volátiles que sirven de estímulo olfativo a los recién nacidos durante la lactancia.
  • También apreciarás un aumento de la coloración de la areola mamaria que se vuelve oscura. También puedes notar la salida de leche.
  • Te encontrarás más cansada y con ganas de irte a dormir antes de tu hora habitual, algo que se mantendrá todo el embarazo.
  • La aversión por algunas comidas u olores que antes soportabas suele ser frecuente. Algunas embarazadas perciben al principio de la gestación un sabor metálico en la boca.
  • El dolor en el bajo vientre -y una sensación como si fuese a bajar la menstruación- persiste en esta semana.

Semana 5 de embarazo: pruebas diagnósticas

Tu test de embarazo casi con toda seguridad es positivo, salvo en raras situaciones de reglas muy irregulares cada dos o tres meses. Esta prueba la puedes comprar en la farmacia y es fácil de usar.

Existen diferentes tipos de pruebas de embarazo: las que recogen la orina en un vaso y se hunde un palillo dentro, o en las que se coloca el palillo directamente en el chorro de orina. La mejores son las que detectan pequeñas cantidades de la hormona HCG (entre 15 y 30 HCG) y en la farmacia te pueden asesorar.

Si salen dos rayas rojas es que estás embarazada. Si sólo sale una raya roja no hay embarazo. Si sale una raya muy roja y otra levemente roja es que el embarazo es muy incipiente.

Debes saber, que a veces sale el test negativo (una sola raya roja) y eso no quiere decir que no estés embarazada, sino que aún es pronto para objetivarse en el test.

Espera una semana más, y si no has tenido la regla, vuelve a repetirte la prueba.

Otra opción es realizarse la prueba de embarazo en el médico. Para eso debes acudir a tu centro de salud y solicitársela al médico de familia.

Mediante un análisis de sangre te dará el resultado de un día a otro. En dicha analítica se determina también los niveles de hormona gonadotropina coriónica.

 En dicha analítica se determina también los niveles de hormona gonadotropina coriónica pero en vez de en orina, en sangre.

Quién controla mi embarazo a las 5 semanas

Aunque todavía es un poco pronto, muchas mujeres ante la ausencia de menstruación y la prueba de embarazo positiva piden cita con el ginecólogo para empezar a controlarse el embarazo. Si se dispone de un seguro privado, se puede contactar con el ginecólogo directamente. 

En la sanidad pública se debe pedir cita con el médico de familia que remite a la paciente a la matrona (o al ginecólogo del centro de salud, según la comunidad autónoma). Posteriormente, tras la primera visita a la matrona, ésta deriva a la gestante al ginecólogo.

Debes saber que los embarazos normales se controlan en los centros de Salud o Especialidades y solo acudirás al hospital a realizarte las ecografías más importantes. En muchos centros, solo la ecografía de la semana 20 la realizan en el hospital.

  En los centros hospitalarios se controlan los embarazos de alto riesgo bien por causa fetal o bien por causa materna.

La ecografía en la semana 5 muestra una pequeña vesícula gestacional de forma circular con los bordes blancos y el interior negro.  Aunque aún no se visualiza el embrión, podemos determinar si la gestación está dentro o fuera del útero (embarazo ectópico) y si es una gestación única o embarazo múltiple, según el número de vesículas que se identifiquen en la ecografía. 

Imprescindible: ácido fólico, yodo y vitamina B12 

Debes continuar con los suplementos vitamínicos en el embarazo : ácido fólico (400 microgramos/día) y el yodo (200 microgramos/día), junto con vitamina B12 (2 microgramos al día):  

  • En caso de que sea una mujer obesa con un índice de masa corporal mayor de 30 Kg/m2, debes aumentar la dosis de ácido fólico o folato a 5 miligramos al día.
  • En las mujeres con sobrepeso, es decir un IMC entre 24 y 29,9 Kg/m2 se recomienda la ingesta de 800 microgramos al día.
  • Si se trata de un embarazo gemelar, la dosis recomendada es de 1 miligramo al día. Existen suplementos vitamínicos específicos para gestaciones gemelares  con las dosis recomendadas de ácido fólico.

La frecuencia de las consultas prenatales sucesivas está determinada por las necesidades individuales de cada mujer y la previsión de posibles factores de riesgo asociados, siendo aconsejable un cierto grado de flexibilidad.

  La mujer que presenta complicaciones médicas u obstétricas del embarazo requiere una vigilancia más estricta y estrecha.

En esta situación, el intervalo entre las consultas estará determinado por la naturaleza y gravedad del problema.

Está demostrado que la realización de entre 7 y 10 consultas prenatales durante el embarazo normal se acompaña de mejores resultados perinatales.

El número ideal de consultas es difícil de establecer, pero suele aceptarse que con menos de 5 o 6 visitas, es difícil considerar que un embarazo esté bien controlado.

Generalmente una mujer con un embarazo que evoluciona sin complicaciones debe acudir a la consulta con la siguiente periodicidad:

En un embarazo normal se recomienda hacer tres análisis de sangre y orina (uno por trimestre) y tres ecografías (también una por trimestre). El primer ultrasonido se realiza entre las 11+0 a 13+6 semanas, el segundo entre las 18+0 a 21+6 semanas y el tercero entre las 34+0 a 36+6 semanas).

Artículos Relacionados La semana 6 de embarazo es importantísima: El latido del corazón del bebé se ve muy claro en la ecografía y su tubo neural ya empieza a cerrarse. De ahí la importancia de la suplementación de ácido fólico en el embarazo. La gestante empieza a notar claramente todos los síntomas de embarazo… Has llegado a la semana 17 de embarazo y tu bebé sigue su desarrollo: su cuerpo está recubierto de grasa, se mueve con fuerza dentro del útero. La embarazada puede notar dolor en el abdomen a medida que el útero crece. La dieta materna es muy importante para el correcto desarrollo fetal…. En la semana 16 en embarazo se producen muchos cambios en el bebé, que va adquiriendo un aspecto más humano: cejas, uñas, dedos de manos y pies, desarrollo de las extremidades… La embarazada de 16 semanas puede notar los primeros signos del bebé dentro del útero en forma de aleteo… La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-5

Descubren un nuevo tipo de contracciones durante el embarazo

Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

Solemos hablar de contracciones para referirnos a las que tienen lugar en el parto, pero hay varios tipos, con funciones y características diferentes durante el embarazo.

Podemos señalar hasta seis contracciones distintas: desde las contracciones A (o de Álvarez) (al principio del embarazo y que no se sienten), pasando por las focales (provocadas por un movimiento del bebé), las generalizadas, (que comienzan en un punto del útero y se extienden al resto) y las de Braxton Kicks (suelen empezar a notarse hacia la segunda mitad del embarazo y son contracciones irregulares, arrítmicas e indoloras).

Ya muy cerca del parto las contracciones de preparto (más intensas que las anteriores pueden aparecer unos días antes del parto e indican que este está próximo. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero). Y por último, las del parto, regulares, progresivas e intensas: de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos.

Todas ellas tienen en común que son producidas por el útero para prepararse para el parto. Pero ahora investigadores de la Universidad de Notthinghan, en Reino Unido, han descubierto un nuevo tipo de contracciones en la embarazada que tienen lugar en la placenta y en la parte de la pared uterina a la que está adherida.

'Bombeo uteroplacentario'

Es el nombre que los investigadores ingleses han dado a este fenómeno completamente nuevo en el que la placenta se contrae de vez en cuando.

Esto ha sido posible gracias a que expertos de la Facultad de Física y Astronomía y de la Facultad de Medicina de Ciencias de la Vida de la Universidad de Nottingham han usado la resonancia magnética (RM) para ver cómo la sangre fluye a través de la placenta para llevar oxígeno al bebé.

Explica la doctora Neele Dellschaft, uno de los investigadores, que aún no hay herramientas clínicas para evaluar directamente la función de la placenta y que «todo lo que podemos hacer es evaluar el tamaño y el crecimiento del bebé y el flujo sanguíneo en el cordón umbilical mediante la ecografía».

«Esta investigación demuestra que la resonancia magnética es enormemente eficaz para proporcionar información detallada de lo que sucede exactamente entre el bebé y la madre y lo que cambia en un embarazo con preeclampsia».

Así, este estudio titulado 'La hemodinámica de la placenta humana en el útero' ('The haemodynamics of the human placenta in utero'), publicado en PLOS Biology, encontró diferencias en el flujo sanguíneo de la placenta en embarazos sanos y en los casos de preeclampsia. Este hallazgo podría ayudar a comprender por qué en las gestaciones con preeclampsia el bebé puede nacer pequeño y prematuro.

La placenta es vital para transferir de la madre al bebé la cantidad correcta de nutrientes y oxigeno. De ahí que cualquier problema en el flujo de sangre pueda afectar a estas funciones e interferir con el desarrollo fetal. Si la placenta no trabaja correctamente puede producir preeclampsia.

Podrían evitarse los partos prematuros por preeclampsia

En la placenta, la sangre del feto fluye por vellosidades arbóreas separadas de la sangre de la madre. Los cambios en el flujo sanguíneo y la oxigenación afectan al crecimiento y bienestar del feto.

El equipo de investigación examinó a 34 mujeres con embarazos saludables y a 13 mujeres diagnosticadas con preeclampsia, obteniendo una visión única de cómo la sangre materna se filtra entre las vellosidades y cómo esto afecta a la oxigenación de la placenta.

«En los embarazos saludables la sangre fluye muy lentamente, mientras que los patrones normales de flujo y oxigenación son mucho más variables en la preeclampsia».

Así lo explica la doctora Dellschaft, que señala que «esto parece extraño al principio, pero nuestras otras mediciones sugieren que esta es una forma en la que la placenta puede funcionar eficientemente». Sin embargo,

«Las variaciones pueden ayudar a explicar por qué los bebés de los embarazos preeclámpticos tienden a ser más pequeños y a menudo tienen que nacer antes del término».

También se muestra muy emocionada al hablar de la 'bomba uteroplacentaria' que han descubierto y que asegura que no es lo mismo que las conocidas contracciones de Braxton Hicks «en las que todo el útero se contrae en la práctica para el parto».

Señala que quieren averiguar cuál es el propósito de estas contracciones «pero creemos que puede ser para detener el estancamiento de la sangre en partes de la placenta.»

Vía | Nottingham University

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Estoy embarazada y mi barriga se pone dura, ¿a qué se debe?, Señales de parto: se acerca el día, Eclampsia en el embarazo: qué es y cuáles son sus síntomas

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/descubren-nuevo-tipo-contracciones-durante-embarazo

Sexo durante el embarazo

Descubren un nuevo tipo de contracciones en el embarazo

Si está embarazada o está planificando un embarazo, probablemente haya encontrado gran cantidad de información sobre el sexo antes del embarazo (es decir, el sexo para concebir) y el sexo después del parto (el consenso general es que es esperable tener menos actividad sexual con la presencia de un recién nacido en el hogar).

Pero no se habla tanto sobre el tema del sexo durante el embarazo. Tal vez esto se deba a una tendencia cultural de no asociar a las madres embarazadas con la sexualidad. Al igual que muchos futuros padres, es posible que tenga preguntas acerca de la seguridad del sexo y lo que es normal para la mayoría de las parejas.

En realidad, lo que se considera normal puede variar ampliamente, pero de una cosa puede estar segura: habrá cambios en su vida sexual. La comunicación abierta será la clave para lograr una relación sexual segura y satisfactoria durante el embarazo.

¿Es seguro mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

El sexo se considera seguro en todas las etapas de un embarazo normal.

Entonces, ¿qué es un «embarazo normal»? Es aquel que se considera con bajos riesgos de complicaciones, como abortos espontáneos o parto prematuro. Hable con su médico, su partera u otro proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si entra en esta categoría.

Por supuesto, el hecho de que sea seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo no significa necesariamente que deseará mantener relaciones sexuales. Muchas madres embarazadas notan que su deseo de tener relaciones sexuales cambia durante algunas etapas del embarazo. Además, muchas mujeres sienten que el sexo se vuelve incómodo a medida que su cuerpo crece.

Usted y su pareja deben hablar abiertamente sobre su relación sexual. Hable sobre otras maneras de satisfacer su necesidad de intimidad, como besarse, acariciarse o abrazarse. Es posible que necesite experimentar con otras posturas para el sexo a fin de encontrar las que le resulten más cómodas.

Muchas mujeres descubren que pierden el deseo y la motivación para mantener relaciones sexuales en la última etapa del embarazo, no solo por su tamaño sino porque están preocupadas por el inminente parto y la emoción de ser madres.

Cuándo no es seguro

A continuación, se incluyen algunas conductas sexuales que no son seguras para ninguna mujer embarazada:

  1. Si tiene sexo oral, su pareja no debe soplar en su vagina. Soplar aire puede provocarle un embolismo (una obstrucción de un vaso sanguíneo por la presencia de una burbuja de aire) y esto puede poner en riesgo la vida de la madre y del bebé.
  2. No debe tener relaciones sexuales con una pareja de la cual no conoce su historia sexual o que pueda tener una enfermedad de transmisión sexual, como herpes, verrugas genitales, clamidiasis o VIH. Si se infecta, puede transmitir la enfermedad a su bebé y los resultados podrían ser peligrosos.
  3. Los proveedores de cuidado de la salud también recomiendan evitar el sexo anal durante el embarazo.

Si el proveedor de cuidado de la salud detecta o espera complicaciones significativas durante su embarazo, es posible que le indique que no tenga relaciones sexuales. Hable con su proveedor de cuidado de la salud si tiene las siguientes características:

  • un antecedente o una amenaza de aborto espontáneo
  • un antecedente de parto prematuro (ya tuvo un hijo antes de las 37 semanas de embarazo) o señales que indican un riesgo de parto prematuro (como contracturas uterinas prematuras)
  • sangrado, flujo o calambres vaginales sin explicación
  • pérdida de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé)
  • placenta previa, una afección en la cual la placenta (una estructura rica en sangre que alimenta al bebé) está tan baja que cubre el cuello del útero (la abertura del útero)
  • insuficiencia del cuello del útero, una dolencia en la cual el cuello del útero está debilitado y se dilata (se abre) de forma prematura, lo cual eleva el riesgo de un aborto espontáneo o un parto prematuro
  • varios fetos (mellizos, trillizos, etc.)

Preguntas y preocupaciones comunes

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre el sexo durante el embarazo.

¿El sexo puede lastimar a mi bebé?

No. Su bebé está totalmente protegido por la bolsa amniótica (una bolsa de paredes delgadas que contiene al feto y líquido a su alrededor) y los fuertes músculos del útero. También hay un tapón de mucosidad espesa que sella el cuello del útero y ayuda a prevenir infecciones. El pene no entra en contacto con el feto durante las relaciones sexuales.

¿Las relaciones sexuales o el orgasmo pueden provocar contracciones o un aborto espontáneo?

En el caso de los embarazos normales, de bajo riesgo, la respuesta es «no».

Las contracciones que puede sentir durante el orgasmo o inmediatamente después de él son totalmente distintas de las contracciones asociadas con el trabajo de parto.

Sin embargo, debe consultar con su proveedor de cuidado de la salud para asegurarse de que su embarazo entre en la categoría de embarazos de bajo riesgo.

Los proveedores del cuidado de la salud también recomiendan que todas las mujeres dejen de tener sexo en las semanas finales del embarazo, simplemente como una medida de precaución, porque el semen contiene una sustancia química que puede estimular las contracciones. Consulte con su proveedor de cuidados de la salud para saber qué es lo que considera conveniente.

¿Es normal que mi impulso sexual aumente o disminuya durante el embarazo?

En realidad, las dos posibilidades son normales (y cualquier opción que se encuentre entre estas dos).

Muchas mujeres embarazadas sienten que algunos síntomas, como la fatiga (cansancio extremo), las náuseas, el dolor en los pechos y una mayor necesidad de hacer pis, no les permiten disfrutar tanto del sexo, en especial durante el primer trimestre.

En general, estos síntomas se alivian durante el segundo trimestre y algunas mujeres descubren que el deseo de mantener relaciones sexuales se incrementa.

Además, algunas mujeres descubren que no tener que preocuparse por el control de la natalidad y una cercanía renovada con su pareja hacen que el sexo sea más placentero. El deseo suele disminuir nuevamente durante el tercer trimestre del embarazo, a medida que el útero crece y se agranda aún más, y se instala la realidad de lo que está por ocurrir.

Es probable que el deseo de su pareja de tener sexo también se incremente o disminuya. Algunos se sienten incluso más cercanos a su pareja embarazada y disfrutan de los cambios en su cuerpo. Otros tal vez tengan menos deseos debido a la ansiedad del peso de la paternidad o debido a preocupaciones por la salud, tanto de la madre como del niño por nacer.

Es posible que a su pareja le cueste aceptar su identidad como pareja sexual ahora que tiene una nueva identidad (cada vez más visible) de madre embarazada. Una vez más, recuerde que la comunicación con su pareja puede ser de gran ayuda para afrontar estos problemas.

Cuándo llamar al médico

Comuníquese con su proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si el sexo es seguro en su caso. Además, llámelo si tiene síntomas inusuales después de mantener relaciones sexuales, como dolor, sangrado o pérdidas, o si tiene contracciones que parecen continuar después del sexo.

Recuerde que «normal» es un término relativo cuando se trata del sexo durante el embarazo. Usted y su pareja necesitan conversar sobre lo que está bien para los dos.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: octubre de 2016

Источник: https://m.kidshealth.org/RadyChildrens/es/parents/sex-pregnancy-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: