Descubriendo las Pirámides: De viaje a Egipto con los niños

ABP: Descubriendo el Antiguo Egipto a través de juegos

Descubriendo las Pirámides: De viaje a Egipto con los niños

Una de las bases del aprendizaje y de los principios metodológicos de la Educación Infantil es el juego. A través de él podemos trabajar múltiples temas y los niños pueden adquirir conocimientos de una manera estimulante y motivadora.

Por ello, decidimos trabajar un tema tan importante de la historia como es el Antiguo Egipto de una forma distinta a lo habitual: a través de la gamificación.

Teníamos en mente la posibilidad de llevar a cabo un proyecto para introducirnos en el mundo del Aprendizaje basado en Proyectos (ABP), no lo dudé y decidí poner en marcha el proyecto ‘Descubriendo el Antiguo Egipto a través de los juegos’.

Nos vimos así inmersos en una experiencia novedosa y muy satisfactoria para estos niños del tercer nivel de Educación Infantil (5 años) en el CEIP Hospitalillo de Pedro Muñoz (Ciudad Real) .

¿Cómo nace la idea?

El proyecto surgió durante una asamblea, cuando uno de los estudiantes trajo de su casa un juguete cubierto de vendas.

Todos los niños sorprendidos le preguntaron qué era y él explicó que era una momia, pero no una momia cualquiera: era la momia de Tutankamon, un famoso faraón de Egipto, que reinó con solamente 9 años.

Además, el niño contó a sus compañeros que dentro de la tumba había 4 juegos de Senet, un juego parecido al ajedrez. De esta manera los niños sintieron curiosidad por conocer a ese pequeño faraón y cuáles eran sus juguetes preferidos.

¿Qué sabían sobre el Antiguo Egipto? 

El siguiente paso fue establecer un diálogo con los niños y descubrir sus conocimientos previos sobre el tema:

  • Una niña expuso que ella sabía cómo bailaban los egipcios.
  • Otro niño nos explicó que le gustaban mucho las pirámides.
  • La mayoría sabían que vestían de blanco y oro.
  • Otros niños comentaron que había muchas momias en tumbas enterradas.
  • Además, habían visto que los bichos eran grandes y que había tesoros escondidos en las pirámides.

¿Qué quieren saber?

En esta fase llegamos a un acuerdo sobre lo que nos interesa saber acerca del tema que estamos trabajando. A los niños les interesaban especialmente estos temas:

  • ¿Qué juguetes tenían los egipcios?
  • ¿Tenían cuentos?
  • ¿Jugaban en el parque?
  • ¿Hacían deporte como ellos?
  • ¿Cuáles eran sus mascotas?
  • ¿Cómo vestían los egipcios?

Investigación paso a paso

Las preguntas planteadas por los niños me sirvieron de base para enfocar las tareas a desarrollar. De esta manera, hemos ido organizándonos para llevar a cabo actividades globalizadas que han permitido al alumnado descubrir, manipular, cooperar, trabajar en equipo y, en definitiva, involucrarse en su aprendizaje de manera activa, siendo ellos los principales protagonistas. 

También he solicitado la ayuda de los familiares para que en casa investiguen a través de internet, libros o cualquier otro medio que les resulte útil. 

Comenzábamos el día cantando las canciones ‘El rap del faraón (Kamón)’ y ‘Drilo, el cocodrilo’. Además, recitábamos la poesía ‘Simona, la momia molona’ y bailamos como los faraones al ritmo de la música. De esta forma, nuestro cerebro se preparaba y activaba para lo que íbamos a aprender. 

Después realizamos diferentes actividades como:

  • Pintar murales con el retrato de los faraones Tutankamon, Cleopatra y Nefertiti.
  • Construimos una pirámide gigante de tetrabriks  y dentro de ella un sarcófago grande para un faraón y otro más pequeño para su gato. Los niños trajeron tesoros de sus casas para el faraón.
  • Jugamos a los escribas. Confeccionamos papiros con letras egipcias.
  • Cada niño trajo de casa juguetes parecidos a los juguetes que había en el Antiguo Egipto y los compartimos. Descubrimos que tenían animales de madera, muñecas, pelotas y peonzas.
  • Echamos partidas con los juegos de mesa egipcios y, en lugar de utilizar dados, empleamos palillos de madera como hacían ellos. Como no se conocen bien las normas de estos juegos, entre todos nos las inventamos. Los principales juegos que usamos son: el juego del Senet, el juego de la serpiente o Mehen y el juego del Perro y el Chacal. 
  • Simulamos batallas con barcas en el río Nilo donde había que hacer caer al contrincante… 
  • Dibujamos y coloreamos animales de Egipto y del Nilo y elaboramos escarabajos de la suerte con arcilla.
  • Nos maquillamos los ojos como los egipcios. 
  • Elaboramos pulseras y amuletos egipcios. 
  • Contamos leyendas egipcias como ‘La Leyenda de Isis y los siete escorpiones’.
  • Realizamos una visita virtual por algunos museos del mundo donde se encuentran importantes representaciones del Arte Egipcio como son el busto de Nefertiti (Neues Museum- Berlín), el escriba sentado (museo del Louvre) o la Piedra Rosetta (British Museum).
  • Investigamos a Howard Carter, importante egiptólogo por su descubrimiento de la tumba de Tutankamon.

Durante todas estas actividades también hemos necesitado tiempo para la relajación y desconexión. En este caso hemos usado música de relajación egipcia. 

Las familias pudieron contemplar todos los trabajos que realizamos en una exposición abierta a todos donde mostramos a las familias los bailes y canciones que habíamos aprendido. Los pequeños explicaron todo lo que descubrieron y quedaron muy satisfechos con su trabajo realizado.

¿Qué hemos aprendido? 

Finalmente evaluamos cómo había funcionado el proyecto. Al igual que al comienzo del mismo dialogamos en la asamblea, esta vez lo hicimos para reflexionar sobre todo lo que habíamos aprendido. Entre todos llegamos a la conclusión de que el aprendizaje había sido enriquecedor, pero que aún nos habíamos quedado con ganas de saber más. 

Se ha recopilado todo lo aprendido en un dossier que permanecerá en nuestra biblioteca de aula. Además, he elaborado una rúbrica de evaluación para valorar a cada uno de mis alumnos, tanto desde el punto de vista de los conocimientos adquiridos como su grado de participación, actitud, interés y cooperación.

Gracias a esta actividad, mis alumnos y yo hemos estado en continuo feedback. Por ello, yo también me he autoevaluado, recogiendo tanto los aspectos positivos como los aspectos que pueden mejorar. 

“Más útil es un libro que una estela grabada o que un muro sólido. Es como un templo o una pirámide, para que el nombre de quien lo ha escrito sea proclamado”, Papiro Chester Beauty IV. 

Источник: https://www.educaciontrespuntocero.com/experiencias/abp-antiguo-egipto/

Viajar con niños a Egipto

Descubriendo las Pirámides: De viaje a Egipto con los niños

Visitar Egipto con niños puede ser una maravilla. Para ellos ver monumentos antiguos –o incluso un camello– es una fantasía hecha realidad. Para los adultos, el fantástico recibimiento que los egipcios profesan a los pequeños ayuda a suavizar pequeñas molestias prácticas.

Egipto para niños

Todo lo que a Egipto le falta en infraestructura infantil –parques y cambiadores de pañales, por ejemplo– lo suple con una actitud muy cariñosa hacia los pequeños viajeros. En todos los restaurantes, salvo en los más selectos, los camareros están encantados; e incluso hay quien quiere abrazarlos, darles un beso, sentarlos en el regazo o darles un dulce.

Los adolescentes no llaman tanto la atención, aunque a sus ‘homólogos’ egipcios se les ve algo más jóvenes y protegidos. En la adolescencia, la separación por sexos es más habitual, por lo que los jóvenes deben adoptar los modales de los adultos si conocen a egipcios de su edad.

La seguridad suele inquietar a los viajeros: no hay asientos infantiles en los coches (ni cinturones de seguridad), sean taxis o coches privados, ni salvavidas infantiles en los barcos.

La a veces insuficiente higiene culinaria expone a los niños a sufrir diarrea u otros problemas estomacales (conviene tener un plan por si uno está postrado en cama y los niños siguen con diarrea).

Las sales de rehidratación oral, disponibles en farmacias a precios muy económicos, pueden salvar el viaje (se puede pedir Rehydran), ya que, con el clima caluroso y seco de Egipto, los niños pierden fluidos con rapidez.

Hay que mantener a los niños alejados de los animales sueltos, que pueden contagiarles enfermedades; hay gatos callejeros por todas partes y arañan a quien se les acerque.

En las ciudades resort se puede comprar leche maternizada y pañales, pero en los sitios más remotos cuesta encontrarlos.

Los buenos restaurantes tienen tronas, y en los hoteles de gama alta hay servicio de canguro.

Abundan los tentempiés a base de cacahuetes, barritas de semillas de sésamo, fruta seca y dátiles; son ideales para las excursiones, ya que en muchos sitios solo venden bebidas azucaradas y patatas fritas.

Si se necesita alguna distracción durante el viaje, se puede visitar la librería de cualquier hotel de cinco estrellas; suelen tener buenos libros sobre Egipto y juguetes.

Lo mejor para los niños

Oasis de Siwa Su sosegado ambiente es perfecto para los niños, pero el trayecto en autobús es muy largo. Ya en el oasis, pueden saltar al agua de bomba y comer dátiles frescos.

Wadi Al Hittan ¿Cómo llegó una ballena al desierto? La respuesta está en este enclave lleno de fósiles. Los circuitos suelen incluir surf de dunas.

Fayoum Pottery School Clases de cerámica en el oasis de Al Fayum.

Establos de caballos árabes de Nobi Ir en camello al desierto desde la orilla oeste de Luxor con uno de los expertos monitores de Nobi.

Gran pirámide de Keops Los niños más mayores se maravillarán al entrar en esta pirámide, en Guiza. Antes conviene asegurarse de que no sufren claustrofobia.

Museo Egipcio Para improvisar un juego de pistas: a ver quién encuentra el baúl de las pelucas del rey Tut, quién descubre cuántos remeros hay en un barco en miniatura o dónde están las momias de los babuinos, por ejemplo.

Museo de la Momificación A los niños les fascinan las momias, y pueden descubrir el proceso de momificación en Luxor o visitar las salas de las momias reales en el Museo Egipcio de El Cairo.

Tumbas de los Nobles Para sentirse como Tintín descubriendo los misterios de los faraones en los templos de Asuán o en el Valle de los Reyes.

Biblioteca Alejandrina Los fans de los libros podrán inspeccionar manuscritos antiguos, los fans de la ciencia podrán explorar el museo científico, y todos disfrutarán en el planetario.

Navegar en falúa (El Cairo, Luxor o Asuán) Se puede navegar en Luxor y Asuán por la tarde, pero recuérdese que es posible huir del caótico tráfico de El Cairo navegando y dejando que los niños jueguen a piratas.

En tren a Tanta Los trenes egipcios no van muy llenos en 1ª clase, y un viaje a la región del delta –quizá a Tanta, famosa por sus dulces– es una salida tranquila de medio día.

En barco a Qanater Los viernes es buena idea unirse a las familias egipcias que van en barco a Qanater, las presas del Nilo, en las afueras de El Cairo.

Pedalear por la orilla occidental (Luxor) Montar en bicicleta por la orilla oeste de Luxor es ideal para disfrutar de la brisa.

En tranvía por Alejandría Completar el recorrido entero del tranvía permite ver la ciudad con tranquilidad.

Buceo con tubo(costa del mar Rojo) Bucear con tubo es una maravillosa introducción al mundo marino. Hay sitios –en Sharm y Al Quseir, por ejemplo– donde los niños pueden bucear a lo largo del flanco de un arrecife, en lugar de sobre el mismo.

Astilleros (Alejandría) Construyen barcos de todos los tamaños. Quienes quieran ser capitanes de barco quizá deseen manejar el timón un rato. La visita se completa yendo al mercado de pescado y cenando en algún restaurante familiar.

Canal de Suez (Port Said) Para ver barcos todavía más grandes, como los enormes cargueros que cruzan el Canal de Suez.

Источник: https://www.lonelyplanet.es/africa/egipto/viajar-con-ninos

Las Pirámides de Egipto, el legado de los faraones

Descubriendo las Pirámides: De viaje a Egipto con los niños

Pocos monumentos han despertado tanta admiración a lo largo de la historia como las Pirámides de Egipto. Desde hace 4.500 años, las pirámides han sido un mudo testigo de la historia de la humanidad.

Sin duda, las más conocidas son las Pirámides de Gizeh, en las afueras de lo que hoy es El Cairo. Esta triada de pirámides son las tumbas de los faraones Keops, Kefren y Micerinos, que pretendían alcanzar la inmortalidad con estos impresionantes monumentos, y en cierto modo lo consiguieron.

La Gran Pirámide alberga la tumba de Keops. Es la única de las siete Maravillas del mundo antiguo que aún sigue en pie. Sus infinitos bloques de piedra se superponen uno sobre otro para alzar sus 146 metros hacia el inmaculado cielo azul de Egipto, proclamando la gloria de su creador.

A su lado está su hermana pequeña, la pirámide de Kefrén, construida por este faraón, hijo de Keops. Al estar situada en un terreno más elevado da la impresión que su tamaño es mayor de la de Keops, por lo que durante algún tiempo tuvo la denominación de Gran Pirámide. Sin embargo sus 143 metros son insuficientes para desbancar a la pirámide de Keops de ese privilegio.

Por último, la más pequeña de las Pirámides de Egipto es la dedicada al faraón Micerinos, que en tiempos antiguos estaba recubierta de mármol rosado.

Aunque “solo» tenga 65 metros de altura se la suele apodar como la “pirámide divina».

A su alrededor se levantan las pirámides de las reinas, pequeñas construcciones dedicadas a albergar las tumbas de las consortes de estos faraones.

Custodiando las Pirámides de Egipto se encontrará a la Esfinge. Esta majestuosa criatura de 20 metros de altura y 50 de longitud representa al faraón Keops. Su nariz fue destruida por un cañonazo durante la campaña de Napoleón en Egipto, a principios del siglo XIX, y su barba se custodia en el Museo Británico de Londres.

Pero estas no son las únicas pirámides de Egipto. Se estima que en todo el país se levantan hasta 118 de estas construcciones, destinadas a albergar las tumbas de los faraones y las personalidades importantes de su corte.

En el año 2.000 antes de Cristo, la construcción de las pirámides entró en decadencia. Los faraones trasladaron su corte a Tebas, y se hicieron enterrar en el Valle de los Reyes, en tumbas más discretas que podían permanecer selladas y garantizar su descanso eterno.

Cuando viaje a Egipto y descubra las pirámides recuerde las palabras de Napoleón: “Desde lo alto de esos monumentos, más de 40 siglos os contemplan».

¿Quién construyó las Pirámides de Egipto?

El misterio de la construcción; de las Pirámides de Egipto ha perdurado hasta nuestros días. Para adentrarnos en sus secretos, primero debemos saber qué son estas pirámides.

Las pirámides eran monumentos funerarios, es decir, tumbas en las que se enterraba a los faraones para facilitar su viaje al cielo en forma de estrellas y para permitir que su esencia perdurase para siempre en la forma de estas monumentales construcciones.

Dejando de lado las teorías que sostienen que las pirámides fueron construidas por extraterrestres, la creencia popular, alimentada por el imaginario cinematográfico, se basa en que las pirámides fueron construidas por esclavos.

Sin embargo, la realidad es que fueron obreros libres quienes construyeron estos fabulosos monumentos egipcios.

Dichos obreros, que trabajaban en agotadores turnos, fueron bien tratados y alimentados por sus contratadores, ya que se trataba de personal cualificado que, además, se encargaba de levantar las construcciones con mayor valor espiritual para los egipcios de la época.

Viajes para visitar las Pirámides de Egipto. Una de las experiencias más fascinantes que uno puede vivir

Egipto, la cuna de las civilizaciones, cuya capital es El Cairo que se llama «la madre del mundo». Las huellas más antiguas de actividad humana se remontan en Egipto a la época Paleolítica.

No menos interesante y bello es su paisaje natural, rico y diverso: desde los arrecifes de corales del Mar Rojo hasta los oasis de los desiertos occidentales.

Además El Cairo, su cosmopolita capital y la ciudad más poblada de África, es un museo abierto mezcla perfecta de lo antiguo y lo moderno; y el río Nilo, su joya más preciada, un tesoro de la naturaleza al que Egipto se lo debe todo.

Egipto, un país que ha fascinado a la Humanidad desde épocas muy antiguas…

Documentación necesaria para viajar a Egipto

Es necesario pasaporte con una validez mínima de seis meses, a contar desde la fecha de regreso y visado obligatorio para españoles y comunitarios. El visado se obtiene a la llegada a Egipto, 1 sola entrada cuesta 25$, o su equivalente en euros o libras egipcias.

Resto de nacionalidades distintas de la española y/o comunitarios consultar con la embajada egipcia. Es también común que en las motonaves y en los hoteles, la recepción recoja los pasaportes para hacer una copia de ellos.

Asimismo, el guía o el representante también puede requerírselos.

Días festivos

En Egipto el día festivo es el viernes, siendo éste como el domingo en España, aunque en muchos casos las actividades y lugares turísticos permanecen abiertos.

Taxis

Los auténticos taxis (de color blanco y negro) circulan libremente y es fácil encontrarlos en los hoteles o en paradas próximas a las zonas turísticas. Es aconsejable acordar el precio del trayecto antes de montar al taxi.

Propinas

En los países árabes se convierte en un imperativo en el sector de los servicios: camareros, maleteros, taxistas, chóferes, etc. Es costumbre dar una propina en hoteles entre un 5% y en los taxis un 10%.

Tiendas

En Egipto, los establecimientos turísticos suelen permanecer abiertos hasta las 20:00 h., salvo algunos que cierran al mediodía y vuelven a abrir por la tarde.

Compras

Para ir de compras se precisa tiempo. La palabra compra en Egipto va relacionada con zocos y regateo, invitaciones a tomar té de menta, mucha conversación y buen ambiente. La relación entre vendedor y comprador debe ser un tira y afloja hasta que ambas partes queden satisfechas.

La mayoría de la gente compra joyas de oro y plata (que se venden al peso y no por el trabajo realizado), trabajos de alabastro, un cartouche con tu nombre en escritura jeroglífica o colgantes con escarabajos, ojos de Horus o la mano de Fátima de la suerte engarzados.

Cerámicas, papiros, réplicas de piezas de museos, armas de beduinos, copias de latón de pirámides o collares de semillas.

Gastronomía

La cocina egipcia, fruto de la exquisita mixtura entre la gastronomía árabe, africana y mediterránea, es una de las más importantes y variadas de toda la región.

Hay dos componentes básicos en la dieta egipcia: el aish, que es una hogaza de pan preparada con diferentes harinas; y el fuul, enormes judías que normalmente se preparan con limón. Estas judías suelen acompañarse con yogurt, ajo, quesos y huevos.

Con respecto a la carne, los egipcios gustan mucho de esta sabrosa comida. También es común encontrar platos que contengan todo tipo de pescados, sobre todo en Alejandría.

Consejos para viajar a Egipto

La principal característica del Egipcio es el respeto hacia quien lo respeta, así podemos destacar por ejemplo la costumbre que tienen las egipcias de no entrar a las mezquitas con pantalones cortos, agradecen muchísimo que las turistas al igual que las egipcias respeten esa costumbre y no entren con este tipo de pantalones, pese a ello si alguna de las turistas no tiene pantalón largo o faldas largas, al entrar en la mezquita le harán entrega de una capa para cubrirse. Otra de sus costumbres para entrar en las Mezquitas es la de descalzarse. En algunas Mezquitas en las que se permite la entrada dan a los turistas unas babuchas de tela para colocárselas encima de los zapatos y así no tener que descalzarse, aún así el mismo guía avisará con antelación qué ropa es recomendable llevar para una visita a la mezquita. Durante el tour en verano es recomendable llevar ropa ligera, prendas de algodón, gafas de sol, traje de baño y sombrero. El invierno es corto y suave pero necesitan algunas prendas de abrigo por la mañana temprano y por las noches ya que las temperaturas pueden bajar bruscamente. Asimismo, fuera de los hoteles o restaurantes se recomienda no comer fruta sin pelar, hortalizas crudas, helados y bebidas muy frías. Aunque lo más apetecible tras una calurosa visita sea una bebida helada, es preferible ingerir bebidas calientes o no tan frías que ayudan a restablecer la temperatura del cuerpo de forma gradual. Es aconsejable llevar algún medicamento contra las infecciones intestinales, la fiebre, resfriados, así como una crema solar con un elevado factor de protección y repelente contra los mosquitos.

Источник: http://panavision-tours.es/viajes/piramides-egipto/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: