Después de una cesárea, ¿en cuánto tiempo puedo embarazarme?

Después de una cesárea, ¿en cuánto tiempo puedo embarazarme?

Después de una cesárea, ¿en cuánto tiempo puedo embarazarme?

Según la OMS (Organización mundial de la Salud), el tiempo adecuado entre un embarazo y otro es mínimo de dos años ya que se considera que es el tiempo necesario que debe transcurrir para que el cuerpo de la madre esté listo para repetir dicho proceso, ya sea que el parto haya sido natural o por cesárea. También es importante mencionar que el tiempo “límite” para volver a concebir después del embarazo que recomienda esta organización es no más de cinco años.

Concebir un bebé antes o después esta vinculado de forma significativa con el aumento de las complicaciones, tanto para la mamá como para el feto, como el bajo peso del bebé o el nacimiento prematuro.

Entre los posibles riesgos para la mamá y el bebé por un embarazo cercano (principalmente por una cesárea previa) a otro están:

– Anemia materna

– Hemorragias en el embarazo

– Bajo peso en el bebé

– Deficiencia de hierro y ácido fólico en la lactancia

– Inflamación del tracto genital

– Desprendimiento de la placenta

– Ruptura o desgarro del útero

– Parto prematuro

Si el tiempo entre los embarazos es demasiado corto, inferior a ocho meses, las complicaciones antes mencionadas aumentan al doble y también hay un mayor riesgo de padecer anemia materna, rotura de membranas y también podría ocasionarse una hemorragia en la segunda mitad del embarazo.

Existe un periodo que se llama puerperio o cuarentena. Se denomina así al tiempo que pasa entre que se expulsa la placenta hasta, aproximadamente, cuarenta días después. Durante este tiempo el cuerpo de la mujer va recuperándose poco a poco, volviendo al estado físico que tenía antes de quedarse embarazada.

En estos cuarenta días puede que no se dé la ovulación de la mujer, sobre todo si esta se encuentra dando el pecho de forma exclusiva. No se recomienda en ningún momento un embarazo en estos cuarenta días.

Por muchas ganas que se tenga de tener hijos, el parto aún está muy reciente, y el cuerpo no ha tenido tiempo para poderse recuperar por completo.

Cambios que sufre el cuerpo en la cuarentena

En los primeros momentos y en los días sucesivos, el organismo de la mujer vuelve a sufrir una nueva revolución hormonal, con dos objetivos: conseguir que el útero se contraiga y que las mamas de la madre empiecen a producir leche. 

Por un lado, caen los estrógenos y la progesterona, que volverán a aparecer unos días previos a la primera menstruación tras el parto, cuando se restablezca el ciclo ovárico. 

Por el contrario, sube la prolactina, la hormona encargada de la producción láctea, y la oxitocina; esta hormona que provocó las contracciones uterinas y que facilitaron el nacimiento del bebé.

La oxitocina no desaparece tras el parto, sino que sigue muy presente en el organismo de la recién estrenada mamá, pero con una diferencia: las contracciones que ahora provoca esta hormona no tienen como misión ayudar al niño a nacer, sino contraer el útero para que se cierre la herida que dejó la placenta al desprenderse y evitar una hemorragia.

La mejor recomendación será, sin duda, visitar a un profesional o ginecólogo para que sean ellos quienes orienten o controlen tanto a la futura mamá como al papá durante todo el proceso de volver a concebir un bebé. Solamente así se logrará hacerlo de la forma más segura posible.

¿Qué cosas se deben tener en cuenta después de una cesárea?

Que tu anterior embarazo haya terminado en una cesárea, no quiere decir que esto ocurra en un segundo embarazo. El tipo de parto del primer embarazo no es determinante en el segundo parto.

No hay una herramienta lo suficientemente fiable para predecir el éxito del parto, es decir, que no se puede saber de manera certeza cómo será tu parto antes de que ocurra. No consideres un fracaso el intento fallido de un parto vaginal, piensa que el tipo de parto va a ser el que más le conviene al bebé y a ti.

Medita a lo largo de la gestación, preguntando vuestras dudas e inquietudes al tocólogo y a la matrona. Esta es la manera de afrontar la última etapa del embarazo con la decisión tomada, al final, con el dolor de las contracciones puede que no pienses con claridad y que nos lleve a tomar una decisión precipitada.

Infórmate de todo, así podrás tomar una decisión meditada, madurada y voluntaria, que has tomado teniendo en cuenta los pros contras.

– En la experiencia de los facultativos médicos, el poder tener un parto vaginal con una baja intervención es la situación ideal. De hecho, la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología establece como valor adecuado, “indicador de calidad asistencial”, una tasa de parto vaginal tras cesárea previa superior al 40%.

– Se debe tener en cuenta que existe un pequeño riesgo de rotura uterina (0,8%), pero esto fundamentalmente ocurre en los casos en los que se provoca el parto. Es por esto que no se recomienda provocar el parto en las mujeres que hayan tenido un parto anterior por cesárea.

– Además, las cesáreas tienen sus riesgos (al igual que la mayoría de las cirugías). En las cesáreas hay mayor riesgo de hemorragia, transfusión, hematoma, etc. También se debe tener en cuenta que el dolor posparto es mayor después de una cesárea y la recuperación resulta más larga y difícil.

– Tampoco hay que dejar de lado las posibles secuelas psicosociales; es un momento de cambios, y si además si se le asocian complicaciones o las limitaciones de la cesárea, pueden llevar a una mayor depresión posparto.

– Debes saber que la creencia de que la cesárea tiene un riesgo mínimo para la madre es falso.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/fertilidad-en-la-mujer/despues-de-una-cesarea-en-cuanto-tiempo-puedo-embarazarme-9463

Embarazos, ¿cuánto tiempo hay que esperar realmente entre cada uno?

Después de una cesárea, ¿en cuánto tiempo puedo embarazarme?

Planificar los embarazos de una mujer a veces resulta complicado, pero es lo más adecuado. Según varios estudios, lo recomendable es dejar pasar un año entre el parto y la siguiente gestación. Con este prudencial tiempo se podrían evitar peligros para la madre y el bebé, y complicaciones como los nacimientos prematuros.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esperar al menos dos años entre dar a luz y volver a quedarse embarazada. Consideran que este tiempo es el que debe transcurrir para que el cuerpo de la madre esté preparado para volver a concebir un bebé.

Una recomendación que se hace para países en los que las condiciones de alimentación y atención a la salud prenatal son muy precarias. En los países desarrollados, como los europeos, donde la mujer se alimenta equilibradamente y está sana, el tiempo podría ser menor.

Sin embargo, cada mujer responderá a las necesidades de su organismo.

¿Cuánto tiempo debe pasar entre embarazos?

Numerosos ginecólogos recomiendan un período mínimo de doce a veintitrés meses como el ideal entre dar a luz y volver a concebir un hijo nuevamente. En un estudio de la Universidad británica de Columbia y la Escuela Harvard T.H.

Chan de Salud Pública, los investigadores concluyeron que quedarse embarazada en menos de un año después del parto se asocia con riesgos para las mujeres de todas las edades.

Los peligros se pudieron observar solo para aquellas que superaban los 35, mientras que los riesgos para el niño se observaron en las madres de todas las edades. En este punto, el resultado incluso suponía mayor peligro para los hijos de las mujeres entre 20 y 34 años.

En la actualidad los motivos laborales tienden a retrasar la maternidad. Tras el primer hijo, agobiadas por su estabilidad, intentan tener el segundo poco tiempo después.

“A medida que las estadounidenses han aprovechado las oportunidades laborales, se han retrasado cada vez más. En 1990, la edad promedio en el primer parto fue de 24,2 años, y para 2014, había aumentado a 26,3.

Además, los primeros nacimientos en mujeres de 35 a 39 años aumentaron 64% entre 1990 y 2012, mientras que los primeros nacimientos en aquellas de 40 a 44 aumentó 230% en el mismo período».

En España, según datos definitivos de la Encuesta de Fecundidad del INE, cuatro de cada 10 mujeres entre 18 y 55 años (42%) han sido primerizas más tarde de lo que parece ideal. El porcentaje aumenta (52%) en mujeres entre 40 y 44 años.

Fuente Pexels

La edad materna y el espaciamiento de embarazos

En el estudio mencionado sobre la edad y su influencia en el espaciamiento del embarazo, también se descubrió la aparición de la mortalidad materna o la morbilidad severa, aunque se tratase de un país desarrollado.

Se examinó la relación entre los riesgos para las madres y los bebés asociados con el espaciamiento en 148.544 casos. Entre las mayores de 35 que concibieron medio año después de un nacimiento anterior, los investigadores encontraron una amenaza de 1,2% de mortalidad o morbilidad severa.

Sin embargo, cuando se esperaban 18 meses entre uno y otro, este se redujo a un porcentaje del 0,5%.
Para las más jóvenes, los investigadores encontraron un 8,5% de riesgo de parto prematuro espontáneo para embarazos espaciados al medio año.

Sin embargo, para aquellas que esperaron 18 meses entre estos, se redujo a 3,7%. Entre las mayores, el peligro fue de alrededor del 6% en el intervalo de seis meses.

¿Qué cambios traen los embarazos en el organismo?

Los embarazos traen cambios corporales y emocionales para la mujer, que necesita de un período que solo su cuerpo puede determinar para recuperarse del todo.

Si además le han practicado una cesárea, el proceso será todavía más lento, ya que se trata de una operación y requiere más reposo y descanso. Todas las madres necesitan al menos doce meses para que su cuerpo y su mente se consideren aptos para volver a gestar.

La episiotomía, los entuertos o la depresión postparto son algunos de los procesos que hay que evitar o tratar para superar después del nacimiento de un hijo.

Siempre priorizar la salud de la madre y el bebé

El cuerpo femenino debe tener el tiempo suficiente para recuperarse del parto. Al menos doce meses a cualquier edad son necesarios, debido a los graves peligros para su salud y la del bebé. Es necesario priorizar una atención prenatal adecuada para todas las mujeres en el primer y segundo embarazo, sobre todo si se trata de uno de riesgo.

Por eso es fundamental informar a las madres recientes de las consecuencias que supone quedarse encinta nuevamente en menos de este tiempo. Una información responsable y una mejora del acceso a los métodos de anticoncepción postparto podría ser fundamental para que prevenir estos casos.

En el caso de quedar embarazada en menos tiempo del recomendado, la madre debe buscar asesoría con un especialista

ConsejosSalud InfantilBebé (0-2 años) Embarazo – parto – postparto Hermano

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/salud-infantil/embarazos-cuanto-tiempo-hay-que-esperar-realmente-entre-cada-uno/

El embarazo tras una cesárea: algunos conceptos clave

Después de una cesárea, ¿en cuánto tiempo puedo embarazarme?

Las cesáreas son un procedimiento quirúrgico que generalmente se realizan en casos en los que haya que preservar la salud de la madre o del feto durante el parto, o se programan en caso de embarazos de riesgo o embarazos postérmino, cuando la madre no se pone de parto. Se trata de una cirugía mayor que, como tal, puede presentar complicaciones, tanto durante la recuperación del parto como de cara a un siguiente embarazo.

¿Qué es una cesárea?

Una cesárea es una intervención quirúrgica que se realiza mediante una incisión en la pared abdominal y en el útero para el nacimiento de un bebé.

Se estima que aproximadamente el 15% de los nacimientos a nivel mundial se realizan mediante esta técnica.

Se trata de una cirugía mayor, que implica más riesgos que un parto vaginal, por ello, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) este procedimiento debe ser realizado siempre que sea la forma más segura para preservar la salud de la madre o del bebé durante el nacimiento.

¿Cómo se realiza una cesárea?

La forma de realizar este procedimiento ha ido cambiando a lo largo del tiempo, lo que ha permitido reducir las complicaciones que puede presentar la mujer, no solo de cara a la recuperación de la cesárea, sino para futuros embarazos, como veremos a lo largo de este artículo.

Antiguamente, la manera estándar de realizar una cesárea consistía en realizar una incisión en la parte superior del útero de manera vertical, desde el ombligo hasta la parte superior de la pelvis.

Sin embargo, actualmente este tipo de incisión solo se realiza ante complicaciones durante el parto o en caso de situaciones concretas como placenta previa (la placenta se encuentra en el segmento inferior del útero), feto en posición horizontal o defectos congénitos.

Hoy en día la forma más común de realizar una cesárea consiste en una incisión de manera horizontal en la parte inferior del útero, unos centímetros por encima del pubis, lo que presenta grandes ventajas, ya que:

  • Es una zona más fina que presenta menos vasos sanguíneos, previniendo así las hemorragias que pueden producirse durante la cesárea.
  • Presenta una cicatrización más fuerte, lo que es clave para futuros embarazos.
  • Su recuperación resulta menos dolorosa.
  • Desde el punto de vista estético la cicatriz resulta prácticamente invisible.

Complicaciones tras una cesárea

Ante la ausencia de complicaciones, tras un parto vaginal las mujeres suelen recibir el alta tras unos dos días. Sin embargo, la vuelta a casa tras una cesárea suele requerir un poco más de tiempo. Además, la recuperación en general también suele ser más larga, pudiendo alargarse el periodo de los loquios.  

Algunas de las complicaciones que pueden producirse tras una cesárea son:

  • Hemorragias o sangrado, que en determinados casos precisan de una transfusión sanguínea.
  • Mayor riesgo de infección, por lo que en algunos casos se utiliza la administración profiláctica de antibióticos.
  • Lesiones en la vejiga o el intestino, ya que son órganos íntimamente ligados al útero.
  • Mayor riesgo de trombos, que se ve aumentado en madres que presentan obesidad o problemas vasculares y/o cardiacos.
  • Molestias comunes a una cirugía, debido tanto al procedimiento quirúrgico como a la utilización de anestesia, que pueden ser dolor en la zona de la intervención, picazón o malestar estomacal.

Para mitigar el dolor tras la cesárea pueden utilizarse analgésicos, aunque deberán ser bajo prescripción médica, sobre todo si se ha optado por la lactancia materna.

Para el alivio de las molestias también se recomienda caminar con frecuencia, lo que previene la formación de coágulos y además ayuda a mantener la motilidad intestinal.

Sin embargo, es esencial no realizar sobreesfuerzos y, si es necesario, pedir ayuda para levantarse o para subir y bajar escaleras.

Si se opta por la lactancia materna es conveniente preguntar a una matrona o enfermera para que nos recomiende la postura más cómoda a la hora de realizar las tomas, de forma que el bebé no presione sobre la herida y tanto la madre como el bebé se sientan cómodos durante las mismas.

Complicaciones en futuros embarazos tras una cesárea

Tras una cesárea, el tiempo de recuperación para la madre es más largo que tras un parto vaginal, por lo que antes de buscar un nuevo embarazo se recomienda esperar a que haya finalizado el proceso de recuperación, incluyendo la cicatrización completa de las incisiones tanto de la pared abdominal como del útero, lo que suele llevar unos 6 meses.

Actualmente, no existe un consenso claro sobre el tiempo necesario para minimizar las complicaciones en un futuro embarazo tras una cesárea, aunque distintos expertos consideran que un año puede ser un tiempo prudencial suficiente entre una cesárea y un nuevo embarazo. Sin embargo, esto depende de cada caso particular debido a las posibles complicaciones derivadas de una cesárea, pudiendo verse alargado este periodo.

Distintos estudios muestran que periodos entre una cesárea y un nuevo embarazo menores de seis meses aumentan el riesgo de presentar complicaciones. En cambio, este riesgo se ve disminuido en aquellas mujeres que respetaron un intervalo de 18-59 meses entre la cesárea y el siguiente parto.

Algunas de las complicaciones que pueden producirse en el siguiente embarazo son:

  • Placenta previa o adherida.
  • Rotura uterina si la cicatriz de la cesárea no se ha consolidado correctamente.
  • Lesiones tanto de la vejiga como del intestino.
  • Hemorragia. Casos leves pueden requerir transfusiones, mientras que en casos muy graves puede ser necesaria la extirpación del útero (histerectomía).

Haber presentado una cesárea no implica necesariamente la realización de una nueva cesárea en el siguiente embarazo.

Los avances en el campo de la cirugía obstétrica, con la realización las cesáreas con una incisión horizontal en la parte inferior del útero posibilitan tener un parto vaginal en el siguiente embarazo, ya que la rotura de la cicatriz del útero debido a las contracciones del parto no es tan frecuente. Gracias a esto, se calcula que aproximadamente el 60-80% de las mujeres con una cesárea previa, presentan un parto vaginal exitoso en su siguiente embarazo.

Las probabilidades de tener un parto vaginal tras una cesárea previa aumentan si:

  • Se ha presentado un parto vaginal previo a la anterior cesárea.
  • Se respeta el tiempo recomendado entre un embarazo y otro.
  • La cesárea ha sido realizada mediante una incisión horizontal en la parte baja del abdomen, ya que disminuye el riesgo de rotura uterina.

Sin embargo, existen factores que aumentan las probabilidades de que el especialista decida realizar una nueva cesárea para evitar complicaciones durante el parto. Algunos de estos factores son:

  • Un tiempo menor de 18 meses entre la anterior cesárea y el nuevo parto.
  • Anomalías en la placenta, posición del feto no adecuada (haya ocurrido antes una cesárea o no).
  • Una operación anterior que implique una cicatriz en el útero.
  • Haber presentado dos o más cesáreas a lo largo de la vida.

Es importante resaltar que no existe una manera eficaz para predecir el éxito de un parto vaginal, por lo que, en cualquier caso, siempre será el especialista quien decida qué procedimiento es más seguro para la madre y el feto.

Como has visto, gracias a los avances en este tipo de cirugías es posible que el siguiente embarazo tras una cesárea se produzca mediante un parto vaginal.

En casos de un futuro embarazo, desde Veritas ofrecemos myPrenatal, un test prenatal no invasivo con el que podrás conocer a partir de la décima semana de gestación posibles anomalías cromosómicas en el feto.

Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotros.

Источник: https://www.veritasint.com/blog/el-embarazo-tras-una-cesarea-algunos-conceptos-clave/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: