Destete parcial

Plan de lactancia para volver al trabajo

Destete parcial

A lo largo de estas semanas os he mencionado, en varias ocasiones la posibilidad de que vuestra matrona os confeccionase un “plan de destete parcial” para reincorporaros al trabajo y mantener la lactancia materna. Hoy os voy a explicar con mas detalle como, cuando y porque realizarlo.

¿En qué consiste?

El plan de lactancia intenta organizar las tomas de lactancia materna para podernos incorporar al trabajo sin dejar de dar el pecho.

No existe un plan único, se debe individualizar según las necesidades de cada mamá.

Es importante tener en cuenta la edad del bebé cuando nos incorporemos, el número de tomas que hace, si está con lactancia materna, mixta o ya hemos introducido algunos alimentos y las horas que estaremos fuera de casa, pero también juega un papel fundamental nuestro tipo de trabajo y las posibilidades de extraernos leche en horario laboral.

Es fundamental que lo pensemos con tiempo y hablemos con nuestra matrona o pediatra 3 o 4 semanas antes de la vuelta al trabajo; es fundamental no solo que nuestro cuerpo se adapte al cambio, también nuestro bebé se tiene que acomodar a los cambios que supone la introducción de alimentos o las tomas dadas con biberón, a un bebé acostumbrado y contento con la lactancia materna le cuesta mucho adaptarse a la sensación de la tetina en la boca y generalmente supone un gran esfuerzo por parte de todos convencerle de la necesidad de comer de esa forma.

Posibilidades

En cualquiera de las posibilidades que te comento a continuación es importante que cuando salgas de tu casa hacia el trabajo hayas dado la toma al bebé y que él vacíe bien el pecho, para que llegues al trabajo sin dolor ni plenitud en la mama.

También es importante que cuando llegues a casa el bebé vuelva a mamar, si justo antes de que tu llegues le dan un biberón o una papilla el bebé no querrá comer y no te vaciará.

Otra de las precauciones que debes tomar es tener un pequeño banco de leche materna. Cuando falten 2 o 3 semanas para la reincorporación, puedes ir extrayéndote leche y congelándola, dejando etiquetado el día de la extracción. Así el bebé sigue tomando leche materna en las tomas en que tu estás trabajando.

Te incorporas pasados los 6 meses y el bebé ya come otros alimentos

Es el caso mas sencillo. En cuanto el bebé empieza a comer purés o papillas hace menos tomas de pecho y nuestro cuerpo se adapta a que el vaciado sea menor, así que seguramente no tendremos grandes problemas a la hora de volver al trabajo. Es importante que te asegures de que puedes tener unos minutos para extraerte leche en caso de notar el pecho duro.

Te incorporas al trabajo antes de los 6 meses, pero vives cerca de tu trabajo y decides coger una hora de lactancia diaria

También es un caso bastante sencillo y una solución aceptable. Realmente no es necesario ningún plan de destete, sólo debes de tener mas o menos claro cuando hace la toma el bebé para pedir esa hora en el trabajo, puedes negociar con tu jefe si te vas a casa a darle el pecho o si te traen el bebé al trabajo.

Te incorporas al trabajo entre los 5 y los 6 meses

Aunque es algo mas complicado no es imposible. Si en tu trabajo existe la posibilidad de que te extraigas la leche, hazte con un buen sacaleches y en cuanto notes sensación de subida de leche hazte la extracción.

Puedes conservar esa leche en una nevera y dársela al día siguiente al bebé.

Seguramente, con el tiempo, cada vez necesitarás extraerte menos veces, no te preocupes, al llegar a casa pon al bebé al pecho siempre que pida y verás como no disminuye la cantidad.

Si te incorporas al trabajo a las 16 o 18 semanas

Es el caso más complicado, aparte de por entrar en conflicto con la OMS que recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses; por lo difícil que resulta para una madre dejar a un bebé tan pequeño a cargo de otra persona y lo poco beneficioso que resulta para el bebé.

En este caso nos pasa como en los anteriores, depende de las horas que tu estés fuera de casa, pero con un problema añadido y es que, seguramente el bebé hace bastantes mas tomas que cuando tiene 5 meses.

Si te incorporas a las 16 semanas y decides coger las horas de lactancia una cada día quizás no sea suficiente porque haga más tomas durante tu jornada laboral, si estás fuera de casa entre 7 y 8 horas no será demasiado complicado, porque llegarás a casa cuando el bebé necesite comer de nuevo, pero si estás mas horas fuera necesitarás sacarte lechepara vaciar el pecho y poder llegar a casa sin sensación de plenitud y dolor (con el riesgo de sufrir una mastitis) y al bebé le tendrán que dar una toma de leche materna que hayas conservado previamente.

Si ya has gastado las horas de lactancia materna porque las acumulaste antes de incorporarte al trabajo y estás fuera de casa entre 7 y 8 horas puedes intentar ir eliminando las tomas en las queno estarás en casa antes de incorporarte, de manera que cuando vuelvas al trabajo tu niño y tu pecho se hayan acostumbrado. De todos modos hazte con un buen sacaleches, es difícil que no tengas que extraerte leche en el trabajo, en este caso con algo de sacrificio es posible no tener grandes problemas. Pero si estás fuera de casa mas de 10 horas y en tu trabajo no existe la posibilidad de extraerte leche, antes de incorporarte habla con tu empresa, intenta negociar un cambio momentáneo de puesto de trabajo, o valora si tienes la posibilidad de la baja por riesgo en la lactancia.

Si nada de eso es posible mantener la lactancia es complicado.

En este caso puedes ir realizando, con ayuda de tu matrona, un destete progresivo, hasta dejar sólo las tomas en las que tienes seguro que estarás en casa y el resto dárselas de leche que tengas conservada o artificial.

En el trabajo utilizar un sujetador firme y darle el pecho justo antes de salir de casa, y nada mas volver; además del resto del día y por la noche todas las tomas que puedas. Es sacrificado, pero en cuanto ambos os acostumbréis esas tomas serán un momento precioso para ambos.

Источник: https://madreshoy.com/plan-lactancia-volver-al-trabajo/

Destete respetuoso: 10 consejos prácticos

Destete parcial

Una madre (o el padre, cuando opina sobre el mismo) busca el destete respetuoso cuando quiere que su hijo o su hija deje de mamar de la manera menos traumática posible para ambos: madre e hijo/a. El destete más respetuoso es el que inicia el propio lactante. Según los estudios de la antropóloga Katherine A. Dettwyler (1999):

En las sociedades donde los niños pueden amamantar «todo el tiempo que quieran», generalmente se destetan, sin lloros ni traumas emocionales, entre los 3 y 4 años de edad.

Pero por distintos motivos, muchas veces es la madre la que debe iniciar ese destete. El lactante es probable que no entienda qué pasa y es aquí donde surgen los problemas. Pero veamos qué podemos hacer.

Tipos de destete según el proceso

El destete se puede realizar de dos maneras según el tiempo que lleve el proceso:

  • Destete repentino: es el que se produce en un lapso de tiempo muy corto, normalmente en un día. La madre deja de ofrecer de repente el pecho a su hijo/a. Es el tipo de destete más traumático tanto para la madre como para el hijo, al que se le niega de repente su principal fuente de consuelo y seguridad. Además, los niveles de prolactina caen drásticamente. La prolactina es una hormona que no solo estimula la producción de leche, sino que también proporciona relajación y tranquilidad. Esto puede provocar cambios de humor en la madre e incluso depresión. Existen muy pocos motivos justificados por los que el destete se tenga que llevar a cabo de repente.
  • Destete gradual: es un destete paulatino a lo largo del tiempo. Este periodo de tiempo puede variar según distintos factores. Permite sustituir la lactancia poco a poco por otros tipos de afecto y nutrición necesarios para tu hijo o hija. El destete gradual también provoca un cambio en la composición en la leche materna: aumenta la concentración de ciertos elementos necesarios como proteínas y hierro (Garza y cols., 1983) y los niveles de inmunidad aumentan y, por lo tanto, le brinda a su hijo una última protección adicional contra las infecciones (Goldman y cols., 1983).

Tipos de destete según la cantidad de tiempo

El destete también puede ser de varias maneras según la cantidad de tiempo que se ofrece el pecho durante el día.

  • Destete total: la madre deja de ofrecer el pecho al hijo o a la hija de manera definitiva.
  • Destete parcial: la madre continua ofreciendo el pecho al hijo pero solo durante un momento determinado del día.
  • Destete nocturno: es el más demandado entre las madres. Es un destete parcial donde se persigue que el hijo/a no mame durante la noche.
  • Destete diurno: es un destete parcial donde el hijo deja de mamar durante el día. Normalmente, este es más fácil de llevar a cabo que el destete nocturno.

Tipos de destete según su origen

Según el porqué del destete, podemos distinguir el destete por:

  • Destete forzoso: es un destete obligatorio donde no existe otra opción. Puede deberse a causas laborales (una separación de varias semanas, por ejemplo), médicas (tratamiento oncológico, por ejemplo), etc.
  • Destete guiado por el hijo o la hija: es un destete donde el propio lactante va abandonando la necesidad de mamar. Puede deberse por el propio desarrollo, a causas sociales (el lactante sienta que su entorno no ve bien que continue mamando, sobre todo en niños mayores de 3 años) o a percepciones del lactante, si ve que la madre siente dolor o molestia cuando mama.
  • Destete guiado por la madre: es el que tratamos en este artículo. La madre decide que quiere dar por finalizada la lactancia con su hijo.
  • Destete debido a presiones, falta de apoyo o desinformación: aunque es la madre en última instancia quien lleva a cabo el proceso, la motivación para ello es externa y normalmente desagradable para ella y, por ende, para su hijo/a.

Consejos útiles para un destete respetuoso

Si queremos un destete respetuoso debemos tener en cuenta diferentes aspectos (debajo del siguiente gráfico, continua la explicación):

Destete con respeto. Infografía.

  • Tiempo: un destete puede durar meses tranquilamente. Cuanto más alargues el destete, más fácil será que tu hijo pueda ir sustituyendo el pecho por otro tipo de afecto. También podrá ir acostumbrándose a la ausencia del pecho.
  • Edad: la edad recomendable para iniciar un destete es a partir de los 18 meses, cuando el bebé ya entiende el ‘no’ y le resulta más fácil esperar.
  • Retrocesos: ten en cuenta que durante el destete, habrá veces que tu hija o tu hijo parezca que da un paso hacia adelante y dos pasos hacia atrás. Es normal y debes contar con ello.
  • Compensa con más atención y mimos: el pecho se ha convertido en la fuente de seguridad y consuelo de tu hijo. Compensa durante el día con más cariño y atención durante el día. Pon en práctica toda tu empatía y muéstrate sensible a lo que necesita durante el destete respetuoso.
  • ¿No ofrecer, no negar?: el mantra «no ofrecer, no negar» para conseguir el destete se repite como si funcionara. Es cierto que no ofrecer el pecho va a ayudar en ese destete. Pero seguramente te vaya a tocar negar. La mayor parte de las veces serán negativas indirectas, donde te tocará poner en práctica tus mejores habilidades para distraerle y que se olvide durante un rato más del pecho. Por la noche, es más complicado: tu hija o tu hijo estará adormilado, no será plenamente consciente y, por lo tanto, no atenderá a razones. Solo buscará el pecho para volver a tranquilizarse y conciliar el sueño. En este caso, cógele, abrázale y consuélale hasta que se vuelva a dormir.
  • Cambia de rutinas: evita sentarte donde le suelas dar el pecho y evita que te vea le pecho o te vea desnuda durante el tiempo que dure el destete. Cuando se haya hecho daño, consuélale de manera alternativa al pecho. Si solías utilizar el chupete para ello, aquí tienes 5 trucos útiles para quitar el chupete.
  • Escoger los momentos: seguro que tenéis ciertos momentos fijos durante el día en el que amamantas: después de levantarse, en la hora de la siesta, al salir del baño… Pídele que elija dos momentos en los que quiera tomar el pecho. Si no tiene capacidad aún para comprender, elige tú por él o por ella y anticípaselo.
  • Acorta las tomas: para ello, debes anticiparle lo que harás, decirle que solo le vas a dar tetita durante un tiempo. Si bien, tu hijo probablemente aún no sepa de minutos ni segundos, así que puedes utilizar algo que sí entienda: «te voy a dar tetita pero cuando termine de cantar esta canción, sueltas». O «cuando haya contado hasta diez, sueltas la teti». O cualquier otra que se te ocurra que pueda servirle.
  • Anticipa y explica: dile previamente qué va a pasar. Para que lo entienda mejor, puedes utilizar cuentos sobre el destete. También puedes hacer un pequeño teatrillo con sus muñecos o peluches, donde explicarás cómo será y lo que sentirá tu hijo o tu hija.
  • Fiesta de despedida: haz una pequeña despedida de la teta. Puede ser soltando unos globos y después merendando algo rico. Leyendo o contando un cuento sobre la teta que se va. Expresa ahí todos los sentimientos posibles: los de tu hijo o tu hija y los tuyos. Porque probablemente tú también pases un duelo, sea más grande o más pequeño.

Destete nocturno

Para iniciar el destete nocturno, puedes seguir dándole pecho para conciliar el sueño. No obstante, puedes esperar a que esté muy cansado para evitar ese momento y/o sustituirlo por un masaje suave y cantar en un ambiente con poca luz.

Explícale y anticipa con cuentos y muñecos qué pasará esa noche: la tetita de mamá estará cansada y necesitará dormir. Así que no podrás tomar tetita esta noche.

Como decía antes, lo más probable es que se despierte y llore. Abrázale. Puede que las primeras noches el lloro sea tan fuerte, que sientas la necesidad de darle el pecho de nuevo: dáselo entonces. Simplemente intenta no darle tantas veces por la noche, que vuelva a conciliar el sueño con un masaje o un abrazo.

Aprovecha las vacaciones: un destete nocturno suele ser duro. Destete respetuoso no suele ser equivalente a destete fácil. Así que es mejor que al día siguiente no tengáis que trabajar fuera de casa nadie de la familia.

Asegúrate de que mama lo suficiente durante el día. Y sé sensible y comprensiva con tu hijo o tu hija durante el día: probablemente lo manifieste de alguna manera. Al fin y al cabo, por la noche está aprendiendo a dormir y volver a calmarse con la ausencia de tu pecho.

Qué no hacer durante un destete respetuoso

El destete respetuoso puede ser duro. Pero eso no significa que tengamos que utilizar herramientas que son irrespetuosas para nuestro hijo a costa de mantener un menor estrés emocional en el adulto. Por eso no es recomendable:

  • Echar picante en el pezón, tapar los pezones. No queremos que el pecho se convierta en una experiencia desagradable para nuestro hijo. Nos gustaría que guardara un buen recuerdo, ¿verdad? Entonces recurrir a estos trucos no es buena idea.
  • Mostrar el pecho como algo negativo. Argumentos como «ya eres muy mayor para tomar teta» muestran que lo que ha hecho hasta ahora está mal. Sé sincera, no es que sea mayor para tomar teta, es que necesitas ese destete por diferentes motivos (cansancio, rechazo del pecho mientras mama, etc.).
  • Castigar o premiar. El pecho no debe ser una moneda de cambio para potenciar un comportamiento determinado. Si nunca lo usaste así, ¿por qué hacerlo ahora?
  • No validar sus sentimientos (ni los tuyos). Es normal que tu hijo se sienta triste o se enfade. Decir «no pasa nada» no lo arregla. Explícale que está triste o enfadado porque no tiene su tetita, que le comprendes.

Conclusiones

En ocasiones el destete respetuoso es un proceso sin demasiados percances. Sin embargo, lo habitual es un destete complicado cuando lo iniciamos antes de los 3 años de edad.

El consejo principal es el respeto, tanto por tu hijo como por ti misma y la paciencia. Recuerda que el proceso tiene final, intenta no tener prisa, aunque no siempre es posible.

Para cualquier otra consulta, ya sabes que puedes contactar conmigo aquí.

Referencias

Alba Lactancia Materna.

Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría.

Bonyata, K., IBCLC.

Dettwyler, K. (1999). A Natural Age of Weaning.

Garza, C., Johnson, C.A., Smith, E. et al.: Changes in nutrient composition of human milk during gradual weaning. Am J Clin Nutr 1983; 37:61

Goldman, A.S., Goldblum, R.M.: Inmunologic components in human milk during weaning. Acta Paedatr Scand 1983; 72:133

FEDALMA: Federación Española de Asociaciones Prolactancia Materna.

Imágenes: StockSnap en Pixabay, Nikola Radojcic en Unsplash

Источник: https://mihijonohabla.com/destete-respetuoso-10-consejos-practicos/

El destete. ¿Qué es y qué debemos hacer?

Destete parcial

Hoy os venimos a hablar del destete, un tema que en ocasiones parece tabú en los grupos de lactancia, y que precisamente debería hablarse más por las implicaciones que tiene.

Como es un tema muy extenso, en este post veremos losnociones básicas del destete, y más adelante os hablaremos de técnicas,recursos y de como afrontar esta situación.

El destete: cuándo ocurre o debería ocurrir

Pues como siempre os recordamos, y como os comentamos en este post sobre la lactancia en niños mayores, la lactancia materna debería durar lo que madre y bebé/niñx quieran. Mientras este binomio disfrute de la lactancia materna y sus beneficios, la lactancia materna se debería proteger y promover.

La OMS nos recomienda mantenerla hasta los 2 años, y a veces esto ocurre y otras veces no, pero en todos los casos la lactancia materna algún día se acaba y culmina con la finalización de un destete.

Es lógico que para no dañar la relación entre madre e hijo/ay mantener esos lazos que la lactancia ha unido, es deseable que este destetesea lo más respetuoso posible para ambas partes.

Dependiendo de la edad del bebé, de nuestra situación personal y de si el destete es dirigido por la madre o el bebé/niñx, la manera de afrontar el destete será diferente en cada caso. Y en cualquier caso supone el cierre de una etapa, lo cual conlleva una serie de sentimientos de los cuales hablaremos más adelante.

Pero ¿qué supone destetar?

El destete es cuando la lactancia, de manera parcial o total, deja de practicarse con nuestro bebé. Éste se inicia de manera inequívoca cuando empezamos la alimentación complementaria, y es una situación que puede (y es recomendable, según las organizaciones mundiales de la salud) prolongarse durante años.

De manera paulatina, con el paso de los meses y los años, elbebé se convertirá en niño/a y realizará cada vez menos tomas, hasta que un díaesa única toma del día, sea la última.

En caso de un destete “natural”, es decir, el que no promovemos nosotras ni nuestro entorno, y que se da por la evolución lógica de nuestros hijos, esto sucederá de una manera muy lenta, tranquila e inevitable.

Primero se sucederá un disminución de tomas, en algún momento dado ocurrirá un destete parcial (nocturno o diurno) hasta que tan solo tome el pecho una vez al día, una vez cada varios días, sólo cuando se ha caído… y hasta el día, en que deja de pedir la teta.

Porque sí, a pesar de los malos augurios, los niños no querrán teta para siempre, y un día la lactancia materna llegará a su final. Y lo deseable, es que ese final sea feliz y respetuoso para todos. Estar acompañada emocionalmente en esta etapa también es importante, por eso siempre os recomendamos contar con vuestra red de apoyo o grupo de crianza, también para esta etapa.

El destete dirigido por la madre

En la sociedad en la que vivimos, son muchas las dificultades e impedimentos que nos encontramos a la hora de dar lactancia materna, por lo que el destete más común sigue siendo el dirigido por la madre.

El sacaleches puede ser muy necesario si realizamos un destete antes de los 12 meses.

Puedes haber tomado esta decisión por la razón que sea, y dependiendo de la edad del bebé las pautas a seguir son unas u otras, pero antes que nada vamos a repasar que cosas NO debes hacer si has decidido destetar:

  • Vendarte los pechos: podemos provocarnos inflamaciones y mastitis
  • Tomarte la pastilla para cortar la leche: a pesar de ser ampliamente recomendada aún hoy por médicos de cabecera, si ya han pasado las primeras horas de vida del bebé, no sirven para nada.
  • No ingerir agua o líquidos: como os hemos explicado a menudo, nuestra producción no depende principalmente de nuestra alimentación, por lo que antes de comprometer la producción de leche nos provocaremos una deshidratación.
  • No extraerte leche: especialmente si el destete sucede durante los primeros meses, extraerte la leche de manera manual o con sacaleches es necesario para evitar inflamaciones y mastitis.
  • Esperar que el destete solucione todas las dificultades en la maternidad: La teta es mágica, pero no tanto, y por quitarla de la ecuación tu bebé no va a empezar a comer/dormir/ser más independiente de manera automática. Si pensamos que la teta es la culpable de nuestros males y que cuando destetemos todo será genial, puede que nos estemos equivocando.

Es importante recordar que la lactancia materna funciona por oferta y demanda, y que la manera adecuada de destetar y dejar de tener leche materna es bajando la demanda.

Por ello, dependiendo de la edad del bebé, deberemosproceder de una manera u otra.

El destete según la edad del bebé

Si destetamos en los primeros días de vida, hay que tener especial cuidado con nuestro pecho y hay que asegurarse que nuestro bebé está bien alimentado.

Si el destete se produce en los primeros 3 meses hay que seguir teniendo mucho cuidado y asegurarnos de que se vacía el pecho (cada vez un poquito menos), ya que sigue produciendo en exceso y es muy fácil acabar teniendo una mastitis.

Hasta los 6 meses la alimentación es exclusiva con leche materna o sucedáneos, así que si el destete se produce en esta época, le ofreceremos leche artificial a nuestro bebé (siempre tipo 1).

A partir de los 6 meses hasta el año, la leche sigue siendoel alimento principal, pero a partir de esta edad, si el destete es parcial(nocturno o diurno) dependiendo de la cantidad de tomas que eliminemos podemossustituirlas también por alimentos, aparte de la leche artificial (tipo 1).

Una vez cumplido el año, la pauta es la misma, pero podemosintroducir la leche de vaca… y tendremos un bebé que ya entiende mucho y que hacreado un vínculo de apego con la teta, así que hay que explicarle lasituación, por qué destetamos y qué vamos a hacer en adelante.

Y sin lugar a dudas, alrededor de los 2 años es el peor momento para destetar. En esta época pasan por una gran crisis de apego, y es muy difícil destetar.

Si te ves obligada a hacerlo en esta etapa, ten mucha paciencia, negocia con tu hijo aplazar y sustituir tomas, no le ofrezcas el pecho si no lo ha pedido y es posible que tengas que pedir a papá (u otra figura de apoyo) que juegue un rol muy activo en esta situación.

En otro post os hablaremos del método padre para hacer un destete nocturno.

Más adelante, pasada esta crisis, las tomas se espaciaran de manera natural y la cantidad disminuirá. Si queremos destetar más o menos rápido, haremos lo mismo: negociar, aplazar, no ofrecer y no negar. Para estas últimas etapas ya no hay que tener muy en cuenta nuestro pecho, ya que la producción ha disminuido lo suficiente como para que no tengamos grandes inflamaciones.

En cambio, si hay que tener en cuenta que nuestros hijos ya son mayores, y han desarrollado un vínculo con la lactancia. Ellos pueden no estar de acuerdo con el destete que nosotras necesitamos, y pueden sufrir por la ruptura de esa relación.

Hablar mucho con ellos y recordarles que nuestro amor por ellos es el mismo, cambiando la teta por otros signos de apego, es vital en esta etapa.

Para los niños puede ser muy difícil asumir el final de la lactancia, así que van a necesitar un extra de cariño y tiempo con mamá.

El destete espontáneo o dirigido por el bebé

Cuando hablamos de destete espontáneo, hablamos del desteteque ha surgido por decisión de nuestro bebé y que puede no necesariamente serlo que nosotras teníamos previsto.

En ocasiones, los niños mayores simplemente ya no quieren lateta, han encontrado por si solos otras formas de obtener ese alimento y eseafecto, y ya no necesitan de nuestro pecho para ello.

Cabe destacar, que antes del año, el destete espontáneo del bebé suele estar provocado por acciones externas al bebé. Hasta esta edad la leche materna es su alimento principal, por lo que es muy poco común que el bebé se destete por si solo con una lactancia bien establecida.

Si se produce un destete no consciente por nuestra parte, seguramente es porque hacía menos tomas de las que necesitaba, las tomas eran limitadas, porque le ofrecíamos la comida antes de la teta o por introducir agua u otros líquidos antes de tiempo.

Estar informada es clave para evitar destetes tempranos.

En el caso de un destete dirigido por el bebé, eres tu quien debe decidir si es lo que quieres o no.

Si no deseas destetar aún y ves que las tomas disminuyendrásticamente más de lo que quieres, siempre puedes usar técnicas de incitaciónpara que el bebé vuelva a mostrar interés por la lactancia.

En cambio, si te viene bien el destete, especialmente si es antes del año, tendrás que poner especial cuidado en tu pecho, revisar que no se inflame y no se ingurgite mediante una extracción manual o con sacaleches cada vez más corta, de manera que vaya disminuyendo la producción poco a poco.

¿Qué nos asusta de dejar de dar el pecho?

Una de las cosas que, lógicamente, más nos asustan deldestete es como afecta a la relación que tenemos con nuestros hijos y comovamos a relacionarnos en adelante con ellos.

La teta es un recurso tan útil, y nos soluciona tan fácilmente tantas dificultades, que pensar en que ya no vamos a tener la teta para todo da mucho vértigo.

Y es que, si hemos conseguido mantener la lactancia duranteaños, la teta es multiusos y mágica. Se cae, teta, tiene miedo, teta, ha pasadoun día malo en la escuela infantil, teta… ¿Y que hacemos ahora, que ya notenemos teta?

Es como un nuevo renacer, como volver a empezar ese viaje de ser madre de ese hijo/a y es lógico que nos asuste.

Por esta razón, nos asusta empezar el proceso, y nos asusta cavilar o dar pasos atrás.

Pues bien, lo primero a tener en cuenta es que no pasa nada si de repente quieres dar marcha atrás y descubres que en realidad no deseas ese destete parcial o total.

Si tu bebé está de acuerdo con ello (y te lo hará saber si es que si o que no), no ocurre nada por dejar el destete, al igual que no ocurre nada si decides que una vez empezada la operación pañal, en realidad no era el momento.

El destete es el final de la lactancia

Y como tal, incluso si es un destete muy deseado por nuestra parte, nos pueden surgir emociones de pena, pérdida y nos podemos sentir tristes por el final de esta etapa.

Es normal tener sentimientos encontrados durante el destete. Busca apoyo y comprensión de madres que hayan pasado por tu situación.

Busca rodearte de mamás que estén pasando por una situación similar, que hayan destetado recientemente o estén en el mismo proceso que tu. Sentirse apoyada y comprendida es clave para hacer de esta etapa, también una etapa bonita de la lactancia materna. Busca tu tribu y encuentra la comprensión que necesitas.

Porque el destete va a suponer en mayor o menor medida un cambioen nuestra vida y en nuestra relación con nuestros hijos, pero puede serigualmente una época maravillosa, que nos permita aprender nuevas maneras decomunicarnos con nuestros hijos, de compartir tiempo en familia y de ofrecerlesapego.

Источник: https://asociacionmamateta.es/destete-que-es-debemos-hacer/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: