Dias férteis segundo o muco cervical

¿Cómo es el moco cervical en el periodo fértil?

Dias férteis segundo o muco cervical

El moco cervical presenta diferentes características dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra la mujer.

Esto se debe a que las hormonas que lo regulan influyen en la mucosidad y hacen que sea distinta en cada etapa.

Por tanto, analizar el moco cervical puede ayudar a saber cuándo se produce la ovulación y conseguir el embarazo en el caso de desearlo.

El moco cervical es uno de los encargados de controlar el proceso de la concepción. Por eso, a lo largo del ciclo menstrual, sufre una serie de cambios para facilitar o dificultar el paso de los espermatozoides al útero y que se dé la fecundación:

Periodo fértilen los días cercanos a la ovulación, permitirá la entrada de espermatozoides aumentando su elasticidad.Periodo infértilserá más espeso y ácido, para impedir que el semen ascienda en el aparato reproductor femenino y prevenir infecciones.Cambios en el moco cervical durante el ciclo menstrual

Por tanto, dependiendo de en qué fase específica del ciclo se encuentre la mujer, el moco tendrá unas características u otras.

Fase folicular

La fase folicular del ciclo menstrual comprende desde el primer día de la menstruación hasta el de la ovulación (día 14 del ciclo), que es cuando se expulsa el óvulo para que pueda ser fecundado.

Por tanto, durante esta etapa, todavía no ocurrirá ni la fecundación ni la implantación, por lo que no es necesario permitir la entrada de esperma. El moco será ácido y espeso para prevenir infecciones. Puede ser transparente o blanquecino.

Al inicio de esta fase, es escaso, pero conforme se acerca la ovulación, aumenta la cantidad debido a que el cuerpo empieza a prepararse para un posible embarazo.

Aspecto y función del moco cervical durante la fase folicular

Ovulación

El momento de la ovulación y los días cercanos a ella son el periodo más fértil de la mujer, ya que es más fácil que ocurra la fecundación. Para que ésta se posible, en esta etapa, el moco cervical modifica sus propiedades permitiendo la entrada de espermatozoides.

Debido a la influencia de los estrógenos, el moco va aumentando en cantidad y se vuelve progresivamente más elástico, con una consistencia muy parecida a la de la clara de huevo. También pierde acidez, por lo que no es un ambiente tan hostil para los espermatozoides.

Aspecto del moco cervical durante la ovulación

El moco fértil puede ser de color blanco, café o turbio. Si aparecen hilos de sangre o tejidos en el moco, puede señalar que la ovulación ya ha tenido lugar: son parte del folículo que se ha abierto para liberar el óvulo.

Fase lútea

La fase lútea es el periodo desde después de la ovulación la menstruación o, en el caso de que haya embarazo, hasta que ocurre la implantación.

En esta etapa, los niveles de progesterona son altos y es lo que hace que las características del moco vuelvan a cambiar. De nuevo es blanquecino, espeso, más cremoso y ácido.

Por tanto, durante la fase lútea, el moco también dificulta el paso de los espermatozoides y microorganismos hacia el útero.

Consistencia y función del moco cervical en la fase lútea

Hay que tener en cuenta que el aspecto del moco cervical puede variar por otros factores diferentes al ciclo menstrual. Por ejemplo, los anticonceptivos hormonales afectan a la mucosidad cervical, ya que interfieren en los niveles de hormonas del ciclo menstrual.

Tampoco será útil si la mujer padece síndrome de ovarios poliquísticos o alguna alteración hormonal. En general, sólo da buenos resultados a las mujeres con ciclo regular ya que la observación del moco cervical es más regular.

Por otra parte, el análisis del moco cervical también puede servir para alertarnos de posibles infecciones en el tracto reproductor femenino. Por ejemplo, si su color es amarillo o verde y ha cambiado su olor, puede indicar que existe alguna enfermedad de transmisión sexual. Además, estas infecciones pueden afectar a la fertilidad.

Análisis casero

Para comprobar la fase del ciclo en la que está la mujer, se debe tomar una muestra de moco cervical con el dedo índice y tocar con el pulgar para comprobar su elasticidad.

Antes de la ovulación, cuando aún no ha llegado el periodo fértil, hay cierta sequedad, ya que la vulva no se lubrica naturalmente y no será fácil tomar una muestra de mucosidad.

En cambio, el moco fértil es acuoso, elástico y filante, es decir, al separar los dedos, se quedará un hilo de mucosidad entre ellos.

Una vez terminada la ovulación, el moco cervical es escaso de nuevo y se caracteriza por presentar una textura pegajosa. El objetivo es evitar la entrada de alguna infección, así como dificultar el camino a los espermatozoides.

Calendario de ovulación y evolución del moco cervical

¿Es un indicador fiable de fertilidad?

El análisis del moco cervical puede ser un buen indicador de la fertilidad femenina, siempre y cuando se aprenda a diferenciar correctamente cada una de sus texturas y los cambios de elasticidad que sufre a lo largo del ciclo.

Sabiendo diferenciar las características del moco cervical cuando estamos próximas a la ovulación, podemos determinar cuáles son los días fértiles y aumentar la frecuencia de las relaciones sexuales en estos días con el fin de conseguir el embarazo.

La principal ventaja de este método es que es fácil de realizar y económico. Sin embargo, como desventaja encontramos que su efectividad es limitada, ya que las mujeres pueden presentar algunas variaciones e irregularidades en el ciclo.

Existen otras pruebas más fiables para saber con mayor exactitud la fecha de ovulació, es decir, los días fértiles. Un ejemplo de ello es el test de ovulación. Se trata de un pequeño instrumento que mide los cambios en el nivel de una de las hormonas clave en la fertilidad: la hormona luteinizante (LH). Este test se puede adquirir en farmacias.

Además, también hay que tener en cuenta que, a pesar de que ocurra la ovulación, pueden haber otros factores que impidan la fecundación, como tener las trompas obstruidas o una mala calidad seminal.

Si no se consigue el embarazo tras un año de relaciones sexuales frecuentes sin protección, es recomendable acudir a una clínica de reproducción asistida para analizar la fertilidad de la pareja.

¿El olor del flujo también varía?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Sí, el olor puede cambiar de una mujer a otra e incluso en una misma mujer, dependiendo del día del ciclo en el que se encuentre. Sin embargo, si este olor cambia de golpe y huele mal, puede ser indicativo de una infección, por lo que será recomendable acudir al ginecólogo.

¿Qué significa el moco en forma de hoja de helecho?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Esta definición hace referencia al patrón que deja al extenderse y secarse el moco en la etapa fértil, es decir, los días próximos a la ovulación.

Este patrón con forma de hojas de helecho crea unas canalizaciones por donde el espermatozoide puede pasar. El paso de las células masculinas por estas conductas es esencial para que se dé la capacitación y activación de estos.

¿Qué es el método Billings?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

El método Billings es una manera natural de controlar la natalidad que se basa en los cambios del moco cervical que hemos explicado. De esta forma, predice el momento de la ovulación y, por tanto, el periodo más fértil y con mayor probabilidad de embarazo.

Lectura recomendada

Tal y como hemos visto en este artículo, el moco cervical sufre una serie de cambios durante el ciclo menstrual. Para que éste se lleve a cabo de una manera correcta, es imprescindible que haya un equilibrio hormonal perfectamente regulado. Puedes adentrarte en este proceso aquí: ¿Cuáles son las fases del ciclo menstrual?

En el caso de buscar el embarazo, el periodo más importante será el ovulatorio. Si quieres saber más sobre cuándo y cómo ocurre, te recomendamos que visites este enlace: ¿En qué consiste la ovulación?

A pesar de los cambios que se producen durante el ciclo, también pueden ocurrir otros que permiten diagnosticar situaciones anómalas. En este artículo te explicamos cómo detectarlos: ¿Cuándo aparece un flujo anormal?

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/moco-cervical-como-indicador-de-fertilidad/

El moco cervical y la fertilidad

Dias férteis segundo o muco cervical

El ciclo menstrual de la mujer conlleva muchos cambios en el organismo y uno de ellos está relacionado con el moco cervical, un indicador de la fertilidad femenina. El moco cervical, a diferencia del flujo vaginal (producido por las glándulas vaginales), es segregado por el cuello del útero y ejerce una importante función en el proceso de la concepción.

Veamos cómo varían las secreciones vaginales durante el ciclo para ser capaces de distinguir en qué momento estamos ante moco cervical indicador de que nos encontramos en nuestros días fértiles. Al observar los cambios en el fluido cervical, se puede predecir la ovulación.

Y aunque es evidente que hay muchos otros factores implicados en que se logre el embarazo, estamos dando un paso importante al conocer con bastante certeza cuál es nuestro periodo más fértil. Es durante esos días (y algunos antes si ya conocemos bien nuestro ciclo) cuando debemos hacer el amor con frecuencia.

Las fases del ciclo menstrual

Recordemos cuáles son los ciclos de la menstruación, para de este modo conocer en qué momento el cuerpo está preparado para que se produzca la fertilización.

  • Fase folicular: la primera fase comienza el primer día de la regla y termina en el momento de la ovulación, cuando se libera el óvulo. Durante la fase folicular se producen cambios en la cavidad uterina y en la mucosa endometrial. Tras finalizar la menstruación, la parte más interna de la vagina es bloqueada por un tapón de mucosidad, un moco ácido y espeso que sirve para prevenir alguna infección. En esta fase el moco cervical es escaso, blanquecino o transparente, de textura líquida o pegajosa. Conforme pasan los días, el cuerpo empieza a prepararse para la posible implantación de un embarazo. A menudo entonces la consistencia del moco se transforma ganando en elasticidad y aumentando en cantidad. Solo algunas mujeres y en algunas ocasiones perciben que ha caído el tapón de mucosidad: aparece un grumo relativamente grande, de color opaco y de consistencia mucho más densa y elástica que el moco fértil. Es el «tapón» que ha estado protegiendo la entrada al orificio uterino durante la fase folicular, que se desprende y es expulsado para dejar libre la entrada, indicándonos así el comienzo del periodo fértil.
  • Fase de ovulación: la ovulación es el proceso de emisión del óvulo tras la formación de un folículo ovárico. El óvulo es el gameto femenino, célula producida por el ovario, portadora del material genético y capaz de ser fecundada por un espermatozoide. En estos momentos del ciclo la película de moco y su pH se incrementa hacia la neutralidad (disminuyendo su acidez), lo que hace que esa mucosidad sea de carácter más elástico: el cuerpo se prepara para una posible fecundación. De este modo se permite a los espermatozoides pasar a través del cérvix a las trompas de Falopio, donde es posible que ya esté un óvulo que pueda ser fecundado. Dos o tres días previos a la ovulación, el moco cervical forma hilos elásticos (se estira y no se corta), se suele comparar a la consistencia de la clara de huevo.
  • Fase lútea: después de la ovulación comienza la fase lútea o del cuerpo amarillo (una glándula que aparece en el ovario después de la ovulación) que dura hasta que se implanta el posible embarazo o hasta que se produce la menstruación y se inicia el siguiente ciclo. Si no se produce la fertilización durante el periodo de tiempo en el que el óvulo está dispuesto, el cuerpo de la mujer se va preparando para eliminar el óvulo con la siguiente regla. Durante esta fase, la progesterona hace que las características del moco cambien, haciéndolo blanquecino, espeso, más cremoso y de PH más ácido.

El moco cervical como metódo de fertilidad

Como hemos dicho, los fuidos cervicales se presentan con diferentes características dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra la mujer.

Es debido a que las hormonas que regulan el ciclo menstrual también actúan sobre el cuello del útero y hacen que éste produzca la secreción de mucosidad diferente en cada etapa.

Por ello «analizar» el moco cervical nos puede ayudar a descubrir cuándo estamos ovulando.

Para comprobar en qué fase del ciclo nos encontramos basta con coger una muestra de moco cervical con el dedo índice y tocar con el pulgar para comprobar su elasticidad. El moco se puede coger introduciendo un dedo en la vagina o después de ir al baño, del que queda en el papel higiénico.

Antes de la ovulación, cuando aún no ha llegado el periodo fértil, hay cierta sequedad: la vulva no está lubricada naturalmente y es cuando más nos costará coger una «muestra» de mucosidad. Poco a poco, al acercarse la ovulación, el moco cervical se incrementará, y la consistencia se hará cada vez más pegajosa y elástica, del modo que hemos explicado más arriba.

Justo antes de ovular, de que el cuerpo esté preparado para la concepción, el fluido cervical aumentará considerablemente y será elástico y resbaladizo, similar a clara de huevo. Es el momento indicado para lograr el embarazo.

El moco cervical puede ser de color blanquecino, amarillento o turbio. La aparición de partículas de sangre o tejidos en el moco puede señalar que la ovulación ya ha tenido lugar, siendo estos tejidos parte de un folículo que se ha abierto para soltar el óvulo.

Hay que recordar que la medicación hormonal como la que contienen la píldora anticonceptiva y los implantes de control de la fertilidad afectan a estos signos naturales de fertilidad, ya que son mecanismos que regulan los niveles hormonales e interfieren en el funcionamiento del cérvix. Por ello, según el tipo de anticonceptivo, se recomiendan tiempos diferentes para abandonarlos antes de intentar quedar embarazada.

Una forma para registrar el ciclos de fertilidad mediante el método del moco cervical es en una tabla similar a la que os presentábamos al hablar de la temperatura basal, aunque en este caso señalando los cambios de flujo (empezando con la regla, de moco cervical escaso a elástico y finalmente espeso) en lugar de la temperatura.

De esta manera se puede aprender a reconocer esos cambios, aunque no se trata de un método adecuado si sufrimos de síndrome de ovarios poliquísticos o alguna alteración hormonal. En general el método da mejores resultados a las mujeres con ciclo regular, porque la observación del moco cervical es más sencilla, cíclica.

En definitiva, el moco cervical es un buen indicador de la fertilidad femenina, si aprendemos a diferenciarlo en sus distintas formas. Una vez detectemos la fase de ovulación podemos mantener relaciones sexuales con más posibilidades de lograr el embarazo. ¡Mucha suerte!

Fotos | Mike Monaghan, Meagan y AlexPears en FlickrEn Bebés y más | ¿Cuáles son mis días fértiles?, Cuáles son los días fértiles para quedar embarazada, Cómo tomar la temperatura basal para saber los días fértiles

Источник: https://www.bebesymas.com/fertilidad/el-moco-cervical-y-la-fertilidad

Días fértiles

Dias férteis segundo o muco cervical

Los días fértiles son aquellos en los que la mujer ha ovulado y, por lo tanto, tiene más probabilidades de quedarse embarazada.

Durante la ovulación, el ovario libera un óvulo maduro que desciende por las trompas de Falopio para ser fecundado por un espermatozoide.

Esto puede producirse en cualquier momento entre el día 10 y el 21 del ciclo menstrual, que suele oscilar entre 28 y 30 días. Así, los días fértiles o más propicios para concebir son los que se sitúan hacia la mitad del ciclo, es decir, 14 o 15 días después de que se produzca la menstruación.

No obstante, determinar el momento preciso de la ovulación no es una ciencia exacta. Diversos factores pueden alterar los días fértiles. En general, si una mujer se plantea ser madre, se recomienda que mantenga relaciones sexuales en especial entre los días 7 y 21 del ciclo menstrual.

Esto no quiere decir que sea necesario tener relaciones diarias, ya que los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de una mujer hasta cinco días después de la eyaculación. Muy diferente es el caso del óvulo, que tan solo puede vivir (y por lo tanto ser fecundado) dentro de las 12 horas siguientes a su liberación, como máximo.

En muchos casos, el óvulo solo vive cuatro horas desde que se desprende del folículo ovárico.

Las probabilidades más elevadas de embarazo se dan cuando el espermatozoide alcanza al óvulo antes de que transcurran seis horas desde el momento de la ovulación.

La corta vida de las células reproductoras femeninas y la duración del proceso que requiere su maduración (en torno a un mes), es la razón por la que muchas mujeres recurren a diversos métodos para intentar predecir el momento en el cual la pared del folículo ovárico se romperá para liberar el óvulo, lo que se conoce como predicción de la ovulación.

Observación del flujo cervical

El flujo o moco cervical es una secreción del cuello del útero que cumple una importante función en el proceso de la concepción, ya que protege el esperma y facilita su camino hacia el útero y las trompas de Falopio para favorecer la fecundación. El cérvix genera una secreción diferente según la etapa del ciclo menstrual; las variaciones que presenta convierten al flujo cervical en un indicador de fertilidad.

A medida que se acerca el momento de la ovulación, la cantidad de flujo cervical aumenta y se va volviendo menos espeso. En los días más fértiles, su textura es similar a la clara de huevo, muy elástico y resbaladizo. También hay posibilidad de embarazo los días previos a la ovulación, cuando el flujo presenta un aspecto cremoso y blanco.

Para evaluar el flujo cervical se puede realizar una exploración manual, buscando la secreción en la parte inferior de la vagina con los dedos pulgar e índice. Si el moco se estira al separar los dedos, podría significar la proximidad de la ovulación.

Medición de la temperatura basal

La temperatura basal es la temperatura del cuerpo después de haber dormido al menos cinco horas. Para intentar predecir el momento de la ovulación con este método, la mujer debe tomarse la temperatura a diario durante un ciclo completo, siempre en las mismas condiciones, y anotar rigurosamente las variaciones.

Para realizar un cuadro de la temperatura basal eficaz, se recomienda ponerse el termómetro todavía en la cama, en ayunas y todos los días a la misma hora.

Es importante no moverse durante este proceso y utilizar un termómetro de precisión para registrar las alteraciones por mínimas que sean.

En ciclos regulares, se detectará un punto en el que la temperatura comienza a ser más alta, lo que puede ser indicio del comienzo de los días fértiles.  

Test de ovulación

Los test de ovulación se pueden adquirir en farmacias y son una herramienta útil para predecir los días fértiles de la mujer.

Estos kits detectan el pico de hormona luteinizante (LH) que se produce justo antes de la ovulación, ya que esta hormona es la encargada de estimular el ovario para que libere el óvulo maduro.

En un ciclo menstrual regular de 28 días, es aconsejable realizar el test el undécimo día después del inicio de la regla. No obstante, es necesario tener en cuenta que no todas las mujeres son capaces de detectar en la orina un pico de LH aunque estén ovulando.

En estos casos, se recomienda recurrir a otros métodos, como los monitores de fertilidad, que predicen los días fértiles a través de los niveles de electrolitos presentes en la saliva, o un análisis de sangre.
 

Noticias sobre días fértiles:

Un embarazo sano comienza antes de la gestación

Unas bragas «inteligentes» anuncian el inicio de la ovulación

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/fertilidad/diccionario/dias-fertiles.html

Quiero quedarme embarazada, ¿cuáles son mis días fértiles?

Dias férteis segundo o muco cervical

Tu fase fértil es el tiempo de mayor probabilidad en el que tus relaciones coitales puedan desembocar en un embarazo. Por tanto, serán los días entorno a la ovulación. Es decir, momento en que el óvulo ha madurado y  se libera del ovario.

¿Cuánto puede durar la ovulación?

La fase fértil puede durar entre tres y cinco días. Hay que tener en cuenta que, su duración depende de la supervivencia del óvulo, así como de  la supervivencia y capacidad de fecundación de los espermatozoides.

  • ¡Estos son los 6 síntomas clave de tu ovulación! Léelos aquí

El óvulo una vez liberado (ovulación)  puede vivir hasta 24 horas y va desplazándose a través de la trompa de Falopio hacia el útero. Por lo general, los espermatozoides sobreviven entre dos y cinco días.

Un factor fundamental para la supervivencia y movilidad de los espermatozoides es el ambiente de la vagina. En la fase preovulatoria, el moco cervical que fluye del cuello del útero a la vagina cambia la acidez de la vagina haciéndola alcalina: éste es el medio ideal para facilitar la movilidad y supervivencia de los espermatozoides.

Para calcularla, tienes que conocer lo que dura tu ciclo menstrual, que es el periodo entre dos reglas consecutivas; durante estos días se producen una serie de cambios en el aparato reproductor por acción de las hormonas sexuales. Todos estos cambios van encaminados a preparar un posible embarazo:

  • El ciclo menstrual comienza el primer día de la regla y finaliza el día anterior a la siguiente menstruación.
  • Cada ciclo tiene una duración media de 28 días, aunque es frecuente que haya variaciones entre 21 y 35 días.
  • Por tanto, se consideran ciclos regulares, cuando la menstruación o regla tiene lugar a intervalos más o menos fijos aunque, no sean de 28 días.
  • Por ejemplo, pueden ser cada 26, 30, 32… Puedes saber tus días fértiles con nuestra calculadora de la ovulación.
  • 8 cosas sobre la ovulación que no sabías: las curiosidades y rarezas de tus días fértiles
  • La primera parte del ciclo o fase preovulatoria– comienza el primer día de la menstruación y termina con la ovulación. Su duración es variable.
  • La segunda fase del ciclo o fase postovulatoria– comienza tras la ovulación hasta el día anterior a la siguiente menstruación. Esta fase suele tener una duración constante entre 12 y 16 días.

La duración de la primera fase, al no ser tan exacta, es la que explica que algunas mujeres tengan ciclos largos o cortos, tomando como referencia los ciclos más frecuentes de 28 días de duración.

Ciclos cortos, largos e irregulares: cómo es la ovulación

Vamos a considerar distintos supuestos para que entiendas con claridad cómo identificar tus días fértiles. Teniendo en cuenta que la segunda fase del ciclo dura entre 12 y 16 días, solo tienes que restar entre 12 y 16 días a tu próxima menstruación.

Si vas a menstruar el 30 de abril, tus días fértiles serían del 14 al 18 de abril, teniendo en cuenta que la vida del óvulo es de 24 horas y la supervivencia de los espermatozoides unas 72 horas. Siempre que tus ciclos sean regulares aunque, no sean de 28 días, lo puedes calcular de la misma forma.

Es interesante conocer que existe una estrecha relación entre el hipotálamo (estructura del cerebro) con la hipófisis y los ovarios. Esto significa que el sistema nervioso y el sistema endocrino (hormonal) interactúan entre sí. Por ello, determinadas alteraciones emocionales podrían alterar el ciclo menstrual.

Mide tu temperatura basal

Deberás medir tu temperatura por la mañana al despertar, antes de levantarte de la cama y siempre en la misma zona: boca, axila o ano.  A esta medición, se le conoce como temperatura basal.

  • Estos son los 12 síntomas más claros de que estás embarazada, ¡anótalos!

En una hoja de seguimiento del ciclo anotarás el valor que te marca el termómetro.

Irás comprobando que, dentro de cada ciclo existe una diferencia de la temperatura entre las dos fases del ciclo.

Una temperatura se refiera al periodo antes de la ovulación y otra después de la misma, hasta la siguiente menstruación. Una elevación de entre 2 y 5 décimas superior indica la ovulación. El desnivel es tan pequeño que, deben tenerse en cuenta circunstancias como sufrir estrés, pesadillas, trasnochar, los resfriados…

El folículo de donde se ha desprendido el óvulo (ovulación) se transforma  en cuerpo amarillo tras la ovulación, segrega progesterona y esta hormona desencadena un aumento de la temperatura basal que oscila entre 0´2 y 0´5 º C, Este ligero aumento, permite diagnosticar a posteriori el día de  la ovulación, observando varios ciclos.

Observa tu moco cervical

Partimos de que el moco cervical, el flujo que sale por la vagina durante los días fértiles, presenta unas características que facilitan la supervivencia de los espermatozoides. Sin embargo estas secreciones, son algo variables en cada mujer. 

Dolor de pecho u ovarios, otros signos de ovulación

Existen otros síntomas que pueden advertir la ovulación, entre ellos, la sensibilidad en el pecho o el dolor ovárico.

En el pecho puede darse aumento de tamaño, pesadez, tirantez, hormigueo o  picor, hinchazón o sensibilidad. Aunque aporta información complementaria, no es, sin embargo, un síntoma suficiente para determinar la ovulación, ya que, algunas mujeres no lo presentan, otras lo presentan coincidiendo con la ovulación y  algunas más adelante.

El dolor ovárico, tampoco es por si mismo, síntoma suficiente pero, sí lo es complementario. Es un dolor muy variable en cuanto a intensidad y localización. Por tanto para distinguir el periodo fértil se puede utilizar un solo método o la combinación de varios.

Artículos Relacionados Ovulación y días fértiles Recopilamos los seis tipos de síntomas se pueden presentar durante la ovulación, que marca el comienzo de los días fértiles de la mujer. Son precisamente los días anteriores a la subida de la llamada temperatura basal son los más de mayor fertilidad en la mujer. Explicamos con detalle… Ovulación y días fértiles La mujer, a diferencia del hombre, solo es fértil durante unos días del mes. Son apenas tres, cuatro o cinco días y es lo que se conoce como ventana fértil. Saber cuándo se produce y hacer coincidir esos días con tus relaciones sexuales te va a permitir incrementar las probabilidades de… Ovulación y días fértiles Si te interesa conocer tu fase fértil, pincha este enlace y utiliza nuestra calculadora de la ovulación La ovulación es decir, cuando el óvulo se desprende del ovario para que pueda ser fecundado por el espermatozoide es un momento crucial en la reproducción humana. Son solo un par de días… Ovulación y días fértiles Si estás pensando en quedarte embarazada te preocupará conocer cuáles son tus días fértiles y tu ovulación. Conocer este proceso, las señales que emite tu cuerpo y los factores que pueden favorecer tu embarazo te permitirá calcular mejor tu periodo fértil y tener mayores probabilidades de…

Источник: https://www.natalben.com/fertilidad/quiero-quedarme-embarazada-cuales-son-mis-dias-fertiles

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: