Doenças primaveris: alergias, conjuntivites, varicela, asma

Enfermedades primaverales: alergia, conjuntivitis, varicela, asma

Doenças primaveris: alergias, conjuntivites, varicela, asma

El aumento en el aire del polen, el polvo y otros contaminantes ambientales hacen que se incremente la incidencia del asma, la fiebre del heno, la varicela y otras enfermedades infecciosas muy comunes entre los niños. Como prevenir es mejor que curar, sigue los consejos que te damos para no pasarte toda la primavera pendiente de la salud de tu hijo

Indice

Alergias

El conjunto de las enfermedades alérgicas causadas por la hipersensibilidad a los granos de polen se denomina polinosis. Afecta principalmente a los ojos y la nariz, pero a diferencia del catarro común, solamente se produce durante esta estación, en la que germinan las nuevas plantas y todo se llena del polen de las gramíneas. También se la denomina fiebre del heno.

Es, después de la alergia a los ácaros, la alergosis más frecuente en nuestro medio. Las alergias han ido aumentando un 10% cada diez años. Actualmente en España, uno de cada cinco españoles es alérgico, y se calcula que en el año 2020 cerca de la mitad de la población sufrirá reacciones alérgicas.

Por lo tanto, es un fenómeno cada vez más habitual, temido por las incomodidades que genera e inquietante por lo que parece un fallo inexplicable de nuestro sistema inmunitario, tan sofisticado y sin embargo, capaz de generar reacciones desmedidas ante estímulos inofensivos. La alergia primaveral continúa siendo un misterio para la medicina.

¿Por qué muchos alérgicos al polen pueden tomar una cucharada de esta sustancia en invierno sin que se genere reacción alguna? ¿Qué es lo que hace que la alergia al polvo y los ácaros sea más frecuente en los países con mayor tasa de aspiradoras por habitante? Hay una primera explicación de tipo ambiental: el polen se combina con partículas químicas procedentes de la contaminación, creando compuestos más complejos contra los que reacciona el sistema inmunitario. La causa concreta es una respuesta errónea y excesiva del sistema inmunitario frente a sustancias presentes en el aire inhalado, principalmente polen y polvo, aunque también cualquier otra sustancia reconocida como extraña y potencialmente peligrosa para el organismo (alérgenos). El primer encuentro del sistema inmunitario con un alérgeno no produce síntomas. Los macrófagos (células que forman parte de las defensas corporales) degradan al alérgeno y crean anticuerpos específicos frente al mismo, de modo que en posteriores encuentros con dicha sustancia se produce su reconocimiento y se desencadenan una serie de procesos en cascada, que conducen a la liberación de determinadas sustancias químicas que reciben el nombre de «mediadores alérgicos», entre las que destaca la histamina. Ésta, una vez liberada, es transportada hacia una serie de células localizadas en diferentes órganos del cuerpo, que poseen receptores específicos para ella. La unión de la histamina a sus receptores desencadena a su vez una respuesta en los diferentes tejidos que se manifiesta por los síntomas alérgicos tan bien conocidos por todos. La histamina contrae los bronquios, dilata los vasos sanguíneos, aumenta la permeabilidad capilar, aviva la secreción de moco en las vías respiratorias y estimula las terminaciones nerviosas, dando lugar a dificultades respiratorias, enrojecimiento local en los lugares de introducción del alérgeno (principalmente la nariz), hinchazón local, congestión nasal y picor y dolor de ojos, nariz y garganta, síntomas de esta patología.

Se desconoce por qué unas personas se ven afectadas y otras no, pero sí se sabe con seguridad que la posibilidad de padecer fiebre del heno depende de una predisposición genética, de una debilidad local en los tejidos y del grado de exposición a los pólenes.

Asma

El asma es también una enfermedad alérgica respiratoria muy común en países desarrollados como España, tanto, que los profesionales de la medicina y las autoridades sanitarias se han visto obligados a desarrollar diferentes estrategias orientadas a frenar el tremendo impacto de esta enfermedad respiratoria.

Aunque las personas asmáticas pueden tener ataques en cualquier época del año, son más comunes en primavera.

Asimismo, la mayoría de las veces el asma comienza en las primeras etapas de la vida: en casi el 50% de los casos, el pico de inicio se localiza por debajo de los 7 años de edad y en la mayor parte de los niños los síntomas suelen aparecer antes de cumplir los dos años.

Entre los factores capaces de empeorar el asma están las infecciones respiratorias y los alérgenos (ácaros del polvo, pólenes, hongos, epitelios de animales…).

Los pólenes de gramíneas y olivo ocasionan un gran número de casos de rinoconjuntivitis y asma primaveral (mayo-junio), por eso en esta época hay que tener más control sobre ella. Es importante que los pacientes asmáticos adopten las medidas oportunas para controlar su enfermedad, como recibir atención médica sistémica, tomar de forma regular los medicamentos de control de acuerdo con las indicaciones de su médico y evitar los factores causantes y agravantes del asma.

Varicela

Algunas enfermedades exantemáticas o eruptivas, como la varicela, también suelen incrementarse en estos meses, por lo que es conveniente conocer sus síntomas y sobre todo las medidas preventivas para evitarlas o para disminuir sus efectos en la salud.

Los síntomas principales son presencia de fiebre y un exantema (erupción en piel) del tipo papulovesicular, lo que da las lesiones de inicio características en forma de vesículas rodeadas por un halo rojizo.

Estas lesiones producen una importante picazón, que muchas veces es la causa de las complicaciones de la varicela.

Las medidas generales para su prevención son aplicar la vacuna correspondiente, evitar el contacto con personas enfermas y llevar una vida sana para que el sistema inmunológico esté fuerte.

Infecciones de las vías respiratorias

Unas de las más comunes en esta época son la amigdalitis y la faringitis estreptocócica, más frecuente en niños de 5 a 15 años, aunque puede darse en niños más pequeños y en adultos. La amigdalitis estreptocócica es más común a finales del otoño, en invierno y a comienzos de la primavera.

La infección se disemina por contacto de persona a persona con las secreciones nasales o la saliva, a menudo entre miembros de la familia o personas que habitan en la misma casa. Las personas con amigdalitis estreptocócica se enferman de 2 a 5 días después de haber estado expuestas.

La enfermedad generalmente comienza de manera repentina. La fiebre a menudo es más alta al segundo día. Muchas personas también presentan dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas o escalofríos. La amigdalitis estreptocócica puede ser muy leve, con sólo unos cuantos síntomas, o puede ser severa.

Aunque el dolor de garganta generalmente se mejora por sí solo, se toman antibióticos para prevenir complicaciones raras pero más serias, como la fiebre reumática.

Además, para aliviar el dolor de garganta se recomienda beber líquidos calientes con miel, hacer gárgaras varias veces al día con agua tibia con sal, chupar pastillas para la garganta, usar un vaporizador de aire fresco o un humidificador para humectar y aliviar una garganta seca y dolorosa.

Conjuntivitis

Es la inflamación de la conjuntiva, la capa más externa del ojo, que recubre la zona visible del globo ocular y la parte interior de los párpados. Puede ser de varios tipos: infecciosa (causada por bacterias o virus), alérgica (causada por una reacción alérgica), irritativa (causada por un cuerpo extraño en el ojo) o química (causada por una sustancia química).

  La más común en esta época es la alérgica. La conjuntivitis que aparece en primavera causa más picor y escozor que secreción. Para mejorar las molestias se pueden administrar analgésicos o poner compresas frías o tibias.

También deben limpiarse las secreciones y costras y despegarse los párpados con agua hervida tibia, suero fisiológico estéril o un líquido adecuado de la farmacia.
 

Consejos para vivir la primavera sin muchas molestias

– Evita ir al campo en las épocas de polen. Ya sabes: “Más vale prevenir que curar”. A partir del mes de marzo empiezan a aparecer datos fiables en la prensa local, canales meteorológicos y en los partes del tiempo de televisión sobre las concentraciones de polen en el aire. Esquiva también los parques cuando estén barriendo los jardines y podando el césped.

– No permanezcas durante mucho tiempo al aire libre los días de sol y viento. Sol y viento es la peor combinación posible para los alérgicos, tanto en invierno como en verano; no olvides que los árboles de la familia del ciprés polinizan incluso a finales de enero.

– Mantén cerradas las ventanas. Para evitar la entrada en casa de polen y partículas a las que eres alérgico, procura mantener las ventanas de casa cerradas cuando hace viento. Pon filtros en el aire acondicionado.

– Usa gafas de sol en estos días para que tus ojos sufran lo menos posible.

– Evita cortar el césped o tumbarte sobre él.

– Tómate la medicación prescrita por tu médico. No salgas nunca sin colirio.

– No seques la ropa en el exterior durante los días de recuentos altos. El polen puede quedar atrapado en ella.

– Pulveriza la casa con agua. Puede servirte como truco para antes de dormir. Pulveriza agua en tu dormitorio para que los pólenes que hayan entrado durante el día se depositen y dejen de flotar en el aire.

– Consulta con tu médico. Es la máxima que hay que seguir cuando notes algún tipo de molestia.

– Recurre a las vacunas. Muchas personas alérgicas inician, poco antes de la llegada de la primavera, una serie de vacunaciones subcutáneas controlada por su alergólogo.

– Come bien e incorpora a las comidas alimentos que contengan frutas y verduras, es decir, vitaminas y minerales.

– Cuida mucho la higiene personal.

– Evita introducir al ambiente contaminantes como humo de tabaco, basura, etc.

Varicela

Definición:

Es una enfermedad infecciosa causada por un virus del grupo Herpes llamado Varicela Zoster.

Síntomas:

Fiebre y aparición de un exantema (erupción en piel) característico con forma de vesículas rodeadas por un halo rojizo. Estas lesiones producen una importante picazón, que muchas veces es la causa de las complicaciones de la varicela. Con el paso de los días, estas vesículas se van transformando en costras que al estar completamente secas dejan de ser contagiosas.

Tratamiento:

Vacunarse contra ella. A pesar de la vacunación, es muy frecuente su contagio y casi todo el mundo la pasa en un momento u otro. Lo único que se puede hacer es aplicar pomadas para calmar el picor y reducir la fiebre con paracetamol.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/enfermedades-primaverales-alergia-conjuntivitis-varicela-asma-1597

Asma y alergia durante el Covid 19

Doenças primaveris: alergias, conjuntivites, varicela, asma

Todos los pacientes con alguna afección respiratoria pueden experimentar el agravamiento de sus síntomas si se infectan por el nuevo coronavirus.

El asma y las alergias pueden presentar síntomas similares a la infección de Covid-19 y es muy importante aprender a diferenciar estas patologías.

Según el Ministerio de Salud, las personas con alergias no tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad del Covid-19, pero los pacientes asmáticos deben extremar las precauciones porque son más susceptibles a contraer la infección por coronavirus.

Para estos pacientes es muy importante recordar las medidas de prevención contra el coronavirus:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar tocarse la cara.
  • Evitar ventilar el hogar entre 12 y 17 horas, ya que es la franja horaria con más cantidad de polen en el aire.
  • Seguir los tratamiento prescritos por el médico para el asma o las alergias.
  • La persona alérgica que esté recibiendo una vacuna sublingual se la debe seguir administrando.
  • Mantener la distancia de seguridad.

Durante la primavera y el verano las alergias y otras afecciones comunes aparecen y se vuelven más frecuentes. La mayoría de estas se manifiestan en las vías respiratorias y pueden presentar síntomas muy parecidos al coronavirus, por este motivo es muy importante aprender a diferenciar estas afecciones y enfermedades.

Los pacientes con alergia o asma no están más expuestos al contagio que el resto de la población, pero debemos considerarlos grupos de riesgo para evitar complicaciones en caso de infección por Covid-19.

Recordamos los síntomas del coronavirus:

  • Fiebre alta.

  • Tos seca.

  • Disnea y falta de aire.

  • Sequedad ocular o conjuntivitis leve.

  • Náuseas y vómitos.

  • Dolor de garganta.

  • Dolor de pecho.

  • Diarreas.

  • Cefalea y mialgia.

  • Pérdida del gusto.

  • Pérdida del olfato.

  • Dolor muscular.

  • Dolor abdominal.

En casos más graves, la infección puede causar neumonía., fallo renal e incluso puede ser mortal.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica que afecta a las vías respiratorias que llevan el aire hacia dentro y fuera de los pulmones.

El asma hace que las paredes internas de las vías respiratorias se inflamen y estrechen, volviéndolas más sensibles y pueden reaccionar fuertemente a aquellas cosas a las que el paciente es alérgico.

Cuando las vías respiratorias reaccionan se estrechan y los pulmones reciben menos aire.

Según la OMS, el asma es una de las enfermedades respiratorias no transmisibles de larga duración con mayor prevalencia. Su tasa de mortalidad es baja, pero si el paciente se infecta por coronavirus puede experimentar complicaciones graves.

Esta enfermedad respiratoria se trata con dos tipos de medicamentos:

  • Tratamiento para aliviar y detener los síntomas.
  • Medicinas para el control a largo plazo para la prevención de síntomas.

Asma Síntomas

La enfermedad respiratoria del asma, por lo general, causa síntomas como presión en el pecho, dificultad para respirar, sibilancias y tos durante la noche o temprano por la mañana.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los pacientes asma presentan los mismo síntomas. Es crucial distinguir entre dos tipos de asma:

  • Asma Bronquial.
  • Asma Alérgica.

Síntomas de Asma Bronquial

El asma bronquial produce los típicos síntomas del asma y puede ir acompañado de ataques de asma.

Los ataques de asma son la consecuencia de una inflamación en el revestimiento de los bronquios que dificulta la entrada de aire en los pulmones, manifestándose con dificultades respiratorias, tos y ruidos respiratorios. Un ataque de asma se produce cuando los síntomas del paciente empeoran y este puede llegar a necesitar atención médica de emergencia.

Existen ciertos desencadenantes que pueden contribuir a la aparición de un ataque de asma:

  • Alérgenos.
  • Infección viral.
  • Irritantes como el tabaco o el frío.
  • Fármacos.

Asma Alérgica Síntomas

El asma alérgico aparece en episodios de crisis que se caracteriza por:

  • Exceso de mucosidad.
  • Sensación de ahogo.
  • Sibilancias en el pecho.
  • Tos con o sin expectoración.
  • Dificultad respiratoria.

Todos estos síntomas contribuyen a la obstrucción de la entrada del aire desde el exterior.

Tos Asmática 

Debemos ser conscientes de que hay muchos causante de la tos prolongada y que presentar alguno de los síntomas mencionados anteriormente no significa que el paciente tenga asma. El doctor deberá hacer el diagnóstico en función del estado de los pulmones, el historial médico y un examen físico.

También es muy posible que se hagan exámenes para la alergia.

Alergia Verano

Una reacciónalérgica es un intento defensivo exagerado que ocurre en cierta personas, es decir, la alergia es una reacción anormal del organismo debido a que responde de forma exagerada cuando entra en contacto con alguna sustancia procedente del exterior. Los demás individuos no reaccionan al contacto con estas sustancias.

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), las enfermedades alérgicas afectan a un 30% de la población.

Dependiendo del tipo de alérgeno presentaremos unos síntomas u otros. Algunas sustancias alérgicas son:

  • Polen.
  • Epitelios y caspa de animales.
  • Ácaros.
  • Hongos.
  • Fármacos.
  • Insectos.
  • Algunos alimentos.
  • Productos industriales.
  • Sustancias irritantes (Tabaco, frío…).

Por lo general, las alergias pueden provocar los siguientes patologías:

  • Asma alérgico.
  • Dermatitis de contacto.
  • Angioedema.
  • Anafilaxia.
  • Conjuntivitis.
  • Reacciones cutáneas.
  • Rinitis.
  • Dermatitis atópica.
  • Urticaria.

¿Qué alergias hay en julio?

Las alergias se suelen relacionar con el otoño y la primavera, sin embargo, durante el verano aparecen otras alergias con las que debemos tener cuidado debido a la alimentación, los ácaros de polvo y el incremento de actividades al aire libre.

Hay 6 tipos de alergias que son muy frecuentes en verano:

  • Exposición prolongada al sol (reacciones en la piel como urticaria por vasodilatación).
  • Cloro (puede causar asma).
  • Cambios de tiempo (aumenta o disminuye el tráfico de polen y moho).
  • Insectos (puede ser mortal).
  • Fruta (picor y erupciones en la boca).
  • Humo de las barbacoas y hogueras (puede causar ataques de asma).

¿Qué alergias hay en agosto?

Durante el mes de agosto siguen existiendo las mismas alergias que en julio. Os dejamos algunas recomendaciones para prevenir las alergias durante el verano:

  • Disminuir las actividades al aire libre durante la mañana y el mediodía.
  • Mantener las ventanas y puertas del hogar cerradas entre las 12 y 17 horas, ya que es cuando hay más polinización. También incluye las ventanas del coche.
  • Moverse despacio al estar cerca de insectos voladores que pican y no intentar espantarlos.
  • Precaución al consumir refrescos y otras bebidas edulcoradas, ya que atraen a insectos como abejas y avispas.
  • Evitar también la vestimenta con colores vivos y los perfumes intensos, ya que los insectos los confunden con las flores.
  • Los alérgicos a las picadura de insectos deben llevar consigo epinefrina, ya que para ellos puede ser mortal.
  • Se recomienda el uso de repelente de insectos.
  • Evitar cortar el césped.
  • Las personas sensibles al humo de las barbacoas y hogueras deben colocarse en contra del viento.
  • Mantener los alimentos cubiertos hasta que los vayamos a consumir. Su olor atrae a los insectos.
  • Evitar el melocotón, el kiwi y el melón, ya que en personas alérgicas al polen pueden generar picor y erupciones en la boca.
  • Si eres alérgico a los frutos secos y a la leche cuidado con los helados, comidas y postres que puedan incluirlo, ¡no te despistes!
  • Se recomienda utilizar gafas de sol para disminuir el impacto del polen en las conjuntivas de los ojos.
  • Tampoco debes descuidarte de vigilar los pescados y el marisco que puede haber en algunas ensaladas, paellas o pastas.

Cómo saber si la tos es por alergia

La alergia, por lo general, provoca los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento en la piel o en los ojos.
  • Estornudos frecuentes.
  • Congestión nasal.
  • Urticaria por vasodilatación.
  • Eccemas.
  • Rinoconjuntivitis alérgica.
  • Rinitis.
  • Lagrimeo.
  • Asma alérgico con falta de aire, sibilancias y opresión en el pecho.
  • Hinchazón de la cara.
  • Aparición de ronchas por todo el cuerpo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Convulsiones.
  • Pérdida de consciencia.
  • Entre otros síntomas.

Debemos ser conscientes que, en función del agente alérgico que entre en contacto con la persona, ésta presentará unos síntomas u otros.

Existen varios tratamiento para personas alérgicas:

  • Inmunoterapia.
  • Medidas de control ambiental.
  • Vacunas contra la alergia.
  • Fármacos.

Cuidados a domicilio: Servicio esencial para combatir la pandemia Covid-19

Los Cuidadores a domicilio son claves para garantizar la salud y bienestar de los grupos de riesgo durante la pandemia por coronavirus.

En Cuideo te ofrecemos la combinación perfecta para garantizar la seguridad, comodidad y calidad de vida de los adultos mayores y las personas dependientes: Personas cuidadoras y teleasistencia domiciliaria con Cruz Roja.

Hasta que no se encuentre una vacuna efectiva, debemos aprender a convivir con el coronavirus, esto implica que el riesgo de contagio sigue estando presente y debemos seguir estrictamente las medidas de prevención contra Covid-19.

No podemos bajar la guardia y tener un experto a nuestro lado puede ayudarnos a prevenir el contagio y a garantizar cuidados de calidad para las personas de riesgo. Él o ella les ayudará procurar el aislamiento, minimizar el contacto y extremar la higiene.

También evitará la soledad en personas de la tercera edad, controlará su medicación, le preparará actividades físicas y mentales, cuidará de su dieta con alimentos para combatir el coronavirus y velará por su seguridad en todo momento.

Ahora más que nunca es muy importante que las familias conozcan las ventajas de contar con un cuidador a domicilio y los consejos para cuidadores profesionales y no profesionales para afrontar la pandemia Covid-19.

Como hemos comentado anteriormente, es muy importante diferenciar estas afecciones, porque aunque existan rasgos característicos para cada una de ellas, las diferencias pueden ser muy sutiles en algunos casos. 

La principal diferencia entre el coronavirus y el asma o la alergia es que las dos últimas afecciones no cursan con fiebre y los síntomas se controlan fácilmente con la medicación prescrita. La aparición de fiebre o de complicaciones de los síntomas habituales del paciente pueden estar advirtiendo de la presencia del coronavirus. Entonces deberemos acudir al médico.

Las personas que estén con algún tratamiento médico para su enfermedad respiratoria o alergia deben mantenerlo con normalidad durante la pandemia. Los cuidadores y cuidadoras ayudarán a las familias a asegurarse de que su familiar sigue correctamente el tratamiento dictado por el médico.

Источник: https://cuideo.com/blog-cuideo/asma-y-alergia-durante-el-covid-19/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: