Dolencias en niños frecuentes en verano

Gastroenteritis, otitis y otras

Dolencias en niños frecuentes en verano

Así como en invierno tenemos las enfermedades más rankeadas, también hay un top ten del verano, y algunas coinciden. A los virus les encanta el calor, campan a sus anchas en los meses estivales produciendo infecciones típicas del verano como gastroenteritis, otitis o conjuntivitis, entre otras «itis».

Ah, y también nos acompañan de vacaciones, así que no bajéis la guardia. Hay enfermedades que nos visitan sin falta cada verano y raramente faltan a su cita. Estas son algunas de las enfermedades más frecuentes en verano en bebés y niños.

La faringitis es la inflamación de la faringe ocasionada por la infección de un virus, más frecuentemente, o una bacteria. Puede iniciarse después de un proceso infeccioso como la gripe, resfriado o amigdalitis en cuyo caso recibe el nombre de faringoamigdalitis.

Durante la época invernal son más frecuentes las faringitis de origen viral, mientras que las de tipo bacteriana suelen incrementarse en el cambio de estaciones, sobre todo en la primavera. Las más frecuentes son las faringitis producidas por la bacteria del estreptococo, que producen una rápida irritación de garganta y dolor muy agudo acompañado de fiebre.

Se inflaman las amígdalas y la faringe, con presencia de llagas, acompañado de congestión nasal, y ocasionalmente diarrea y erupciones cutáneas.

La faringitis de origen vírico, no se cura con medicinas y las recomendaciones son similares a las del tratamiento del catarro, en cambio si es de origen bacteriano se administran antibióticos que deben ser recetados por el médico.

También son frecuentes en verano las faringoamigdalitis irritativas producidas por el aire acondicionado. No suele provocar fiebre, sólo dolor de garganta producido por la exposición al flujo de aire frío.

Otitis

La otitis de la piscina o del nadador se manifiesta con un dolor fuerte y molesto en el oído que se incrementa al tocarlo. También puede notarse secreción líquida que al principio suele ser de un color claro, pero después se torna más espesa y amarillenta como el pus.

La humedad o las aguas poco higiénicas, entre otros factores, son las causantes de la aparición de esta infección en los oídos de nuestros pequeños. Las bacterias presentes en el agua provocan la inflamación de la piel que recubre el conducto auditivo externo, produciendo la otitis.

Mantener las orejas limpias y secas en todo momento, especialmente después de cada baño, y prestar atención a los tapones de cera, en verano es frecuentes que la cera acumulada en el oído absorba el agua del mar o de la piscina y se hinche, provocando la formación de un tapón.

Micosis

Las micosis u hongos son muy frecuentes en verano, especialmente el denominado pie de atleta, generalmente producido en las duchas de las piscina. Para evitarla conviene ducharse con las zapatillas y secarse bien entre los dedos con la toalla.

Los hongos patógenos pueden afectar cualquier órgano humano, pero las más frecuentes son las infecciones de la piel y de las mucosas.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, membrana que cubre la parte anterior de los ojos y el interior de los párpados. Puede producirse por diversos motivos, desde una reacción alérgica al polvo, el moho, la caspa animal, el polen o una irritación a causa de un resfriado, un brote de sarampión o la luz ultravioleta.

Entre los síntomas que se derivan de una conjuntivitis, el ojo rojo es el más común. Además, también se puede producir un mayor lagrimeo, legañas, picor, sensación de cuerpo extraño, fotofobia o incluso lesiones en la córnea.

Las aguas poco cloradas pueden producir conjuntivitis infecciosas, mientras que los productos químicos que se utilizan para desinfectar el agua de las piscinas puede provocar conjuntivitis irritativas.

Gastroenteritis aguda

La mayoría de las gastroenteritis son ocasionadas por virus, pero en verano aumentan las gastroentirits producidas por intoxicación alimentaria, como la salmonella. Puede deberse a fallos en el sistema de conservación de los alimentos o pérdida de la cadena de frío debido al calor extremo en esta época del año.

Los síntomas principales de la gastroenteritis en niños son diarrea, vómitos, dolor abdominal y calambres. El tratamiento consiste en hidratar al niño con suero oral hiposódico sin modificar la dieta. En caso de no tolerar alimento, consultar con el médico.

Moluscos

Las piscinas son foco de contagio de moluscos, una infección en la piel que se manifiesta en forma de perlita de entre 2 y 5 mm.

Las lesiones que aparecen en la piel son causadas por un virus de la familia de los poxvirus. Puede contagiarse por contacto directo con las lesiones de un niño infectado, e incluso un mismo niño puede autocontagiarse al rascarse y trasportarlo a otras partes de su cuerpo.

La infección se propaga especialmente en las piscinas porque al estar la piel expuesta es más factible que los niños se contagien, o al tocarse las lesiones pueden propagar el virus en la piel de otro niño.

En Bebés y más | Enfermedades que acechan en la vuelta al cole

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/gastroenteritis-otitis-otras-itis-enfermedades-frecuentes-bebes-ninos-verano

5 infecciones infantiles frecuentes en verano

Dolencias en niños frecuentes en verano

Aunque creamos que los niños se enferman más durante el invierno, lo cierto es que en las vacaciones veraniegas puedes padecer varias patologías. En el siguiente artículo te contaremos cuáles son las infecciones infantiles frecuentes en verano para poder evitarlas o, al menos, tratarlas a tiempo.

¿Cuáles son las infecciones infantiles frecuentes en verano?

Los virus y las bacterias no ‘respetan’ fechas, épocas del año ni vacaciones; están siempre a la orden del día. Pero más allá de asustarnos e intentar aislar a nuestros hijos, lo mejor que podemos hacer es informarnos. Las infecciones infantiles frecuentes en verano son:

1. Pie de atleta

Los hongos en los pies son habituales por el uso de piscinas comunitarias o a las que asisten muchas personas al mismo tiempo. Además, cuando no se seca correctamente la zona y se colocan calcetines y calzado inmediatamente despuées de bañarse, las posibilidades de sufrir este problema aumentan.

El pie de atleta se puede reconocer fácilmente, ya que se presentan áreas enrojecidas, con vesículas, piel escamada y, en ocasiones, mal olor. Además, la picazón es otra señal típica de la micosis.

Los hongos también pueden aparecer en las uñas y en otras partes del cuerpo, como por ejemplo las axilas. Se tratan con antifúngicos tópicos o, en casos más graves, con medicación oral.

Para evitar el pie de atleta, se recomienda reducir al máximo la humedad entre los dedos y usar prendas que faciliten la transpiración. Usar talcos o polvos similares puede ayudar también. No andar descalzo en gimnasios, aseos y áreas comunes de piscinas es otra forma de prevención.

2. Infección urinaria

Otra de las infecciones infantiles frecuentes en verano; la infección urinaria aparece cuando el niño ‘aguanta’ demasiado las ganas de ir al baño o cuando no se lleva a cabo una higiene correcta. Es más común en las niñas y los síntomas son escozor al orinar y micciones frecuentes, con poca cantidad cada vez.

Si la infección urinaria es más grave, el pequeño experimentará dolor en los riñones (espalda baja) o en la vejiga (bajo vientre). Instar a que vayan al baño aunque no quieran y enseñarles cómo asearse bien son las mejores maneras de evitar esta enfermedad.

3. Otitis

Otra infección muy relacionada al verano y al uso de piscinas. La otitis se manifiesta como una inflamación dolorosa en los oídos e incrementa cuando el niño pasa muchas horas en el agua, también de la playa. La humedad que acumula favorece la aparición y el desarrollo de los gérmenes.

Además del dolor, la otitis produce picor, sensación de taponamiento, problemas para oír bien, enrojecimiento y en algunos casos, secreciones de color amarillo o marrón. Una de las mejores maneras de evitar que padezcan este problema es secarles bien los oídos al salir del agua.

“Si los niños son propensos a sufrir otitis, se recomienda no permitir que pasen mucho tiempo sumergidos, que usen tapones especiales o que se coloquen un gorro antes de darse un chapuzón”

4. Conjuntivitis

Una de las infecciones infantiles frecuentes en verano que también se contagia en el agua. La inflamación de las conjuntivas de los ojos puede estar causada por la cantidad de cloro que hay en la piscina o porque el virus está presente en el agua.

Usar antifaces para el agua, evitar rascarse los ojos cuando se tiene la sensación de que ha entrado arena, lavar con suero fisiológico y secar bien la zona son las mejores formas de prevención.

5. Gastroenteritis

En la lista de enfermedades infecciosas, no puede faltar la que provoca trastornos a nivel estomacal. Puede estar causada por la ingesta de alimentos en mal estado (que se han puesto malos debido al calor) o poco cocinados, así como también por beber agua o zumos que se compran en un puesto callejero.

La gastroenteritis también aparece con los cambios en la dieta cuando estamos de vacaciones. Los síntomas son: diarrea, vómitos, dolor estomacal, gases, dolor de cabeza e incluso fiebre. Es fundamental llevarle al pediatra y que le indique una dieta liviana.

Las infecciones están a la orden del día cuando tenemos niños en casa, por ello es muy importante la prevención. De esta manera, evitaremos que los pequeños se enfermen y se sientan mal durante las vacaciones.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/5-infecciones-infantiles-frecuentes-en-verano/

Dolencias en niños frecuentes en verano

Dolencias en niños frecuentes en verano

El verano es época de playa, paseos, diversión… pero también tiene sus inconvenientes, en especial para los niños, como picaduras, heridas, vómitos o intoxicaciones alimentarias.  Pequeñas patologías ante las que demos saber cómo actuar.

Índice

Prevenir, mantener la calma y acudir a los servicios médicos sólo en caso necesario son algunos de los consejos que debemos seguir en verano.

Picaduras y mordeduras

Prevención

1- No caminar descalzo por el césped. En el césped puede haber muchos insectos que, al pisarlos, se pueden revolver y picar. Por eso, hay que ir siempre con chanclas o calzado.

2- No agitarse ni ponerse nerviosos al ver abejas o avispas. Estos insectos solo pican si se ven amenazados, por lo que no hay que ponerse nerviosos ni intentar ahuyentarlos, ya que pueden verse amenazados y picar.

3- Aplicarse repelentes de insectos si se va a ir a zonas con muchos insectos, como cerca de ríos, lagos, la playa… Estos repelentes pueden usarse tanto en niños como en embarazadas, pero siempre buscando aquellos que sean adecuados. Lee bien las etiquetas o consulta al farmacéutico.

4- Utilizar manga larga al salir al campo, sobre todo las personas alérgicas a las picaduras.

Signos y síntomas

Dolor

Ardor y picor

Inflamación y enrojecimiento

Sangrado

Tratamiento

Abejas: quitar el aguijón, aplicar frío local (por ejemplo, un hielo envuelto en un paño), y aplicar una loción calmante con calamina o amoniaco.

Mosquito: limpiar la picadura con agua y jabón, aplicar frío local y usar una loción calmante con aloe vera, calamina o amoniaco.

Araña: limpiar bien la picadura, aplicar paños húmedos, dar un analgésico si el dolor es muy fuerte y ofrecer al niño un antihistamínico para evitar la reacción alérgica.

Medusa: quitar los restos de tentáculos si los hubiera, lavar bien con agua salada, aplicar frío local sin contacto directo del hielo, no frotar con toallas o arena. Lo mejor es acudir al centro de socorrismo de la zona para que apliquen una loción específica calmante ya que las picaduras de medusa duelen mucho.

Vómitos y diarreas

Causas

Procesos víricos, ingesta de alimentos en mal estado o ingesta de agua contaminada. En verano, hay que tener cuidado al viajar para no beber agua del grifo en zonas no conocidas y conservar bien los alimentos para evitar que se estropeen.

Prevención

Lavarse bien las manos antes de comer o manipular alimentos.

Refrigerar bien los alimentos y no tenerlos al aire mucho tiempo.

Evitar la deglución accidental de agua de piscinas o de mar que pueden tener microorganismos patógenos.

Beber agua embotellada, sobre todo cuando se viaja.

Signos de alarma

Vomitar todo lo que se come, sin retener nada de líquido.

No tomar ni agua ni suero.

Somnolencia, no despierta con facilidad.

Ojos hundidos.

No producir lágrimas.

Sangre en heces o vómitos.

Tratamiento

Tomar suero oral en sorbitos pequeños cada poco tiempo para evitar la deshidratación.

Reposo intestinal.

Dieta blanda astringente con alimentos como la patata cocida o la manzana.

Medicación antiemética (recetada siempre por un médico, nunca automedicarse).

Si no se puede detener la deshidratación, será necesario ingresar al niño en urgencias para ofrecerle líquidos por vía.

Caídas, golpes y raspaduras

Pausas

Caídas y golpes tras montar en bicicleta, patines, patinetes…

Accidentes en la piscina.

Caídas al hacer senderismo.

Todo esto puede causar escoriaciones, contusiones, esguinces y fracturas.

Tratamiento

Limpiar la herida con agua limpia y jabón.

Aplicar un antiséptico como clorhexidina o betadine.

Si hay sangrado, taponar con una gasa o paño limpio y seco haciendo presión durante unos minutos, hasta que el sangrado cese.

En caso de rotura de un hueso, colocar un cabestrillo con un palo y vendas alrededor para mantener el hueso hasta que se llegue al médico.

Si la hemorragia no para o hay torcedura o esguince, acudir a un centro sanitario. También si la herida es profunda y hace falta dar puntos.

Otitis

Causas

Baños constantes en la piscina y el mar que hace que entre agua al oído.

Proceso vírico.

Otitis recurrentes.

Signos y síntomas

Dolor de oído.

Fiebre.

Tinnitus.

Irritabilidad.

Tratamiento

Ofrecer paracetamol para el dolor.

Aplicar calor seco local para reducir el dolor.

Acudir al médico para que valore la necesidad de tomar antibiótico oral o por gotas para acabar con la infección si es bacteriana.

Esguince

Definición:

Distensión traumática de un ligamento que produce rotura del mismo.

Síntomas:

Dolor, hematoma y dificultad para movilizar la articulación comprometida.

Tratamiento:

Reposo. A veces pueden ser necesarias sesiones de rehabilitación.

Contusión

Definición:

Lesión causada por un golpe o caída en la que no se ha dañado la piel.

Tratamiento:

Aplicar hielo envuelto en un paño limpio o bolsa sobre la zona dañada. No hacer ningún movimiento brusco.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/dolencias-en-ninos-frecuentes-en-verano-5703

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: