El autobús del cole, en regla

Autobuses escolares: 10 reglas de oro para saber que tu hijo viaja seguro — Autobild.es

El autobús del cole, en regla

Llegó la hora de la vuelta al cole.

Desde la Dirección General de Tráfico aseguran que el autobús es uno de los medios más seguros y más utilizados para llegar a los centros escolares e insisten en que los padres deben exigir que los vehículos que transportan a sus hijos cumplan la normativa. Ahora bien, ¿saben los padres cómo debe ser un autobús escolar que garantice que sus hijos viajan seguros?

Los expertos en seguridad vial del club automovilista, Eurosistema nos han explicado que las condiciones de seguridad que deben cumplir los autobuses de transporte escolar están recogidos en el Real Decreto 443/2001. De acuerdo con este texto legal hay 10 normas que todos los buses escolares deben cumplir.

1. Antigüedad de los vehículos.

La norma establece que solo podrán dedicarse a transporte escolar vehículos con un máximo de 10 años de antigüedad al inicio del curso escolar.

Como excepción, se admiten aquellos que al comienzo de las clases no hayan superado los 16 años, «siempre y cuando la empresa encargada del servicio acredite que el vehículo se venía dedicando con anterioridad a la realización de esta misma clase de transporte, o bien presente el certificado de desguace de otro vehículo que en el corriente curso escolar o en el anterior hubiese estado adscrito a una autorización de transporte regular de uso especial de escolares».

2. Características técnicas.

Los vehículos deben cumplir un listado de 31 características técnicas. Todas están recogidas en el artículo 4 del Decreto 443/2001 y hacen referencia a la ordenación de los dispositivos integrantes del habitáculo de uso, señalizaciones y elementos de emergencia y los sistemas de funcionamiento.

En la lista figuran algunos puntos importantes, como que en los autobuses fabricados a partir de 2006 todos los asientos deben contar con cinturones de seguridad; o que las puertas deben disponer de barras para facilitar las operaciones de subida y bajada.

También es importante recordar que, por ley: «los niños comprendidos entre cinco y once años deberán utilizar cinturones de seguridad de tres puntos y que se deberá disponer de cojines elevadores de distintas alturas, en función de su edad y estatura, que permitan ajustar el cinturón a sus medidas». La norma establece a este respecto que «cuando no se cumplieran estas condiciones, los cinturones no podrán ser utilizados por niños de las edades indicadas».

3. Señalización

Todo bus escolar debe contar con total visibilidad la señal V-10 como distintivo indicativo de transporte de menores: un cartel con fondo amarillo reflectante y una silueta de dos niños en color negro.

Por supuesto, todos los autobuses escolares deben tener superada favorablemente la ITV.

5. Conductor

El conductor debe contar con la licencia apropiada para vehículos de dicha categoría, es decir, permiso D de conducir y no deberá tener anotaciones en el registro de infractores.

El texto legal establece que en todos los autobuses escolares será obligatoria la presencia a bordo del vehículo durante la realización del transporte de, al menos, una persona mayor de edad.

Este acompañante debe conocer el funcionamiento de los sistemas de seguridad del autobús, y será quien se encargue de cuidar de los menores durante los traslados y las maniobras de subida y descenso.

Cuando en el vehículo viajen niños con necesidades especiales o más del 50% sea menor de 12 años, también deberán acompañarles hasta el recinto escolar.

7. Itinerario

Sobre el recorrido a realizar y la ubicación de las paradas de la ruta escolar, el Real Decreto establece que tanto el itinerario como las paradas «será comunicado, previamente, por el órgano que haya de otorgar la autorización al competente sobre la regulación del tráfico, de manera que dicho órgano valide que todas ellas contemplen las máximas condiciones de seguridad posibles».

En este sentido, lo ideal es que la parada se realice dentro del recinto escolar; si no es posible debe ser en un lugar que garantice la seguridad de los niños y siempre a la derecha en el sentido de la marcha.

En aquellos lugares en que no se pueda detener el bus escolar en el lado derecho, «se arbitrarán las señalizaciones y medidas pertinentes, incluso la presencia de un agente de la circulación».

8. Duración

El tiempo máximo de duración de un servicio no puede alcanzar una hora por cada sentido del viaje, salvo casos excepcionales y justificados.

El vehículo debe tener suscritos todos los seguros obligatorios para realizar dicho servicio de transporte.

10. La empresa es la responsable

La Entidad organizadora del transporte está obligada a exigir a la empresa que acredite cumplir con la autorización, la ITV y los seguros obligatorios.

La mayor parte de los accidentes se producen al subir y al bajar

Agrupabus, por su parte, ha comprobado que la mayor parte de los accidentes en ruta escolar se producen durante el ascenso y descenso de los niños.

«Este tipo de transporte por sus características es más lento, es responsabilidad de todos nosotros facilitarles en la medida de lo posible su función, por ejemplo, dejando libre sus paradas establecidas y permitiendo su incorporación de nuevo a la circulación tras una de ellas», explican sus expertos en seguridad vial.

«Un transporte escolar seguro es aquel en el que, en su interior, además de toda la seguridad existente, los menores respetan las indicaciones del conductor y el acompañante, y permanecen sentados durante la marcha», insisten desde Agrupabus.

La empresa de transporte recuerda tres máximas que los padres deberían enseñar a sus hijos antes de subir al autobús escolar:

  1. No deben llevar objetos sueltos o pelotas, pues pueden salir rodando hasta los pies del conductor y provocar un accidente
  2. Uno de los momentos más críticos son las subidas en las paradas establecidas ya que los menores se impacientan por entrar al autocar. Los niños no deben acercarse hasta que esté completamente detenido y el acompañante indique que pueden subir.
  3. Lo mismo sucede a la hora de bajar. En este momento, es el acompañante quien controla que nadie se levante hasta que se hayan detenido por completo, pero los pequeños tienen que saber que en caso de frenazo o golpear con el bordillo de la acera, si van de pie podrían golpearse con los asientos o caer por las escaleras.

Источник: https://www.autobild.es/reportajes/autobuses-escolares-10-reglas-oro-saber-hijo-viaja-seguro-488223

El autobús del cole, en regla

El autobús del cole, en regla

El crecimiento de las ciudades ha provocado que las distancias se alarguen, y pocos son los afortunados que pueden disponer de un centro escolar a la vuelta de la esquina.

Por ello, las rutas que acercan a los niños al cole o a la guardería mediante transportes colectivos se han convertido en la medida más cómoda para padres e hijos.

Y, aunque los accidentes en los que están implicados autobuses escolares son escasos, no está de más prestar atención a su seguridad.

Indice

  • Aspectos que recoge el Real Decreto
  • Consejos para aumentar su seguridad

La normativa que regula la seguridad en el transporte escolar, el Real Decreto 443/2001 de 27 de abril, común en toda Europa, es de obligatorio cumplimiento en todo el territorio español y, aunque las empresas de transporte son las verdaderas responsables de su ejecución, es recomendable que los padres vigilen que se cumpla la normativa.
 

Aspectos que recoge el Real Decreto

Antigüedad de los vehículos

El autobús no deberá tener más de 10 años al inicio del curso o 16 si ya se dedicaba  antes al transporte escolar. Y deben estar homologados.

Velocidad

El limitador de velocidad y el tacógrafo son obligatorios en todo autobús escolar y la velocidad máxima para circular tendrá que ser 10km/h inferior a la establecida en la vía.

Pasajeros

Únicamente habrá un niño por asiento. Los vehículos de más de 9 plazas, cuando exista pasillo delante de los asientos ocupados por menores de 16 años deberán contar con cinturón de seguridad.

Si los niños tienen entre 5 y 11 años, los cinturones serán de 3 puntos de anclaje y ajustados a su altura, por lo que tendrán que ser elevados con cojín u otro dispositivo destinado a tal fin.

No obstante, aunque el uso de cinturón no sea obligatorio en todos los vehículos, es recomendable que todos los asientos de los autobuses escolares lleven cinturón de seguridad.

Características técnicas del vehículo

El suelo del autobús debe ser antideslizante para evitar caídas. Además es imprescindible que junto a las puertas haya asideros para facilitar la bajada y subida de los niños.

La marcha atrás tendrá que llevar un dispositivo acústico, y el distintivo de “Transporte escolar” deberá iluminarse delante y detrás tanto de día como de noche, cuando los niños entren o salgan.

Los mecanismos de accionamiento de apertura de emergencia estarán debidamente protegidos para evitar una utilización no adecuada por parte de los menores. Los bordes de los escalones tendrán que ser de colores vivos.

Trayecto

La duración del viaje, en condiciones normales, no podrá superar las 2 horas entre la ida y la vuelta. Los niños bajarán y subirán del vehículo por la puerta más cercana al conductor.

Acompañante

Será obligatorio un acompañante adulto si al menos la mitad de los ocupantes son menores de 12 años.

Esta persona velará por la seguridad de los niños, por lo que deberá conocer los protocolos de actuación en caso de accidente.

  Deberá atenderles en las operaciones de acceso y abandono del vehículo, así como, en su caso, de la recogida y acompañamiento de los alumnos desde y hasta el interior del recinto escolar.

Consejos para aumentar su seguridad

Independientemente de que la empresa de transportes deba cumplir con la ley, la precaución y la seguridad son imprescindibles. No olvidemos que hablamos de niños y que sus actos son, casi siempre, imprevisibles. Ten en cuenta estas recomendaciones: – Llega a la parada con suficiente tiempo.

Las prisas provocan que el niño corra, pase por lugares indebidos o que cruce sin mirar. – Mientras esperan el autobús los menores deben permanecer lo más alejados posible de la calzada. Lo aconsejable es que algún adulto se encargue de su cuidado.

– Al subir al vehículo los niños deben ocupar su plaza cuanto antes, sin levantarse ni molestar al conductor durante todo el trayecto.

– Da ejemplo. Los niños aprenden por imitación. Si tú no respetas las normas ellos tampoco lo harán.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/por-lo-legal/el-autobus-del-cole-en-regla-904

Seguridad en el coche y en el autobús

El autobús del cole, en regla

  • Tamaño de texto más grande

Tanto si vas de camino a tu entrenamiento de fútbol, a casa de tu tía o al museo de la ciencia como una excursión escolar, probablemente irás en coche o en el autobús de la escuela. La mayoría de los niños pasan tiempo cada día viajando en coche o en autobús.

Los coches y los autobuses pueden ser estupendos porque pueden ser más rápidos que ir en bici, andando o en monopatín. Llegarías muy tarde a tu entrenamiento si no te llevasen en coche, y sin el autobús de la escuela, sería difícil ir a jugar un partido al pueblo vecino.

Pero ir en coche o en autobús implica cierta responsabilidad: es necesario que viajes con seguridad. Afortunadamente, esto no es difícil. Sigue leyendo y sabrás cuáles son las normas para ir en coche y en autobús con seguridad.

Normas básicas sobre el cinturón de seguridad

Siempre que vayas en coche, lleva puesto todo el tiempo el cinturón de seguridad. No importa lo corto que sea el trayecto; aunque sólo vayas a la vuelta de la esquina, debes abrochártelo.

Esto es importante porque si el coche en el que vas tiene un accidente, el cinturón de seguridad te aguantará. Incluso aunque el coche se mueva un poco, podrías golpearte si no llevas puesto el cinturón de seguridad.

En cuanto entres en un coche, siempre abróchate enseguida el cinturón. Esto significa ajustarse tanto la banda que pasa sobre el hombro como la de la cintura.

Algunos coches tienen un cinturón de seguridad que pasa de manera automática sobre el hombro cuando se cierra la puerta, pero el cinturón de la cintura aún se debe abrochar manualmente.

Otros coches tienen una banda que pasa por el hombro conectada como una sola pieza con la banda que pasa por la cintura, y el conjunto se debe fijar manualmente.

En los coches antiguos puede haber dos cinturones separados o sólo el cinturón de la cintura, sin el que pasa por el hombro. Cualquiera que sea el cinturón que encuentres, las instrucciones son siempre las mismas; abróchate el cinturón.

Si llevas un cinturón de seguridad correctamente:

  • la banda de la cadera (inferior) debe descansar ajustada sobre la parte superior de tus caderas. Nunca debe quedarte en la mitad superior de la barriga.
  • la banda del hombro debe quedarte bien ajustada por encima del hombro y del pecho, no debajo del brazo ni sobre cuello o la cara.

A veces es necesario ajustar la longitud del cinturón de seguridad para que se adapte bien a un niño, así que pídele a un adulto que compruebe si tu cinturón está bien ajustado.

Ir en el coche de un amigo o de un familiar no es una excusa para no llevar el cinturón de seguridad. Aunque tu amigo o los padres de tu amigo no lo lleven puesto, lleva siempre el tuyo. Y no compartas nunca un mismo cinturón con un amigo; puede parecer que os sostiene a los dos, pero podríais haceros daño en un accidente.

Sillitas de seguridad para niños

Si eres un niño de 8 años o menor, necesitarás también una sillita de seguridad. Estas sillas te ayudan a que te mantengas bien sentado con la altura suficiente para que el cinturón se te pueda ajustar correctamente sobre el pecho.

Cualquier niño que pese entre 40 libras (18,1 kilogramos) y 80 libras (36,3 kilogramos) debe ir en una silla de seguridad.

Los niños deberían seguir utilizando la sillita hasta que alcancen una altura de 4 pies y 9 pulgadas (1,4 metros) y pesen al menos 80 libras (36,3 kilogramos).

Una vez alcancen esta altura y peso, pueden viajar sin riesgos en el asiento normal del coche llevando el cinturón de seguridad. Así que pregunta a tus padres si eres lo suficientemente mayor como para ir en coche sin una sillita de seguridad.

Ir detrás

Esta es otra importante norma de seguridad: siéntate en el asiento trasero del coche. Los niños de 12 años o menores tienen que ir sentados detrás. Y en eso no hay discusión. Éste es el lugar más seguro. Si vas sentado detrás, y el coche en el que vas tiene un accidente, tendrás menos probabilidades de golpearte con algo fuerte como el parabrisas.

Si vas en el asiento de atrás con tus amigos, hermanos y hermanas, todos debéis llevar puesto el cinturón y no jugar alborotando. Para el conductor, puede ser difícil concentrarse en conducir y ver lo que está pasando fuera si estáis dando saltos en la parte de atrás. En pocas palabras: puede ser peligroso y todos podríais resultar heridos.

¿Qué hay de los airbags?

Quizá sepas algo sobre los airbags porque muchos anuncios sobre coches que aparecen en la televisión hablan de ellos. Si un coche con airbags tiene un choque frontal, las bolsas saldrán de golpe del interior del volante y del salpicadero y…

¡pusssh! Se inflarán como grandes globos. Esto ocurre muy rápidamente, en una abrir y cerrar de ojos. En un accidente, amortiguan los efectos del choque sobre los pasajeros impidiendo que se golpeen contra el salpicadero o contra el parabrisas.

Pero aunque los airbags han salvado las vidas de muchos adultos, los niños de 12 años o menores nunca deben sentarse en los asientos delanteros de un coche que lleve airbags. La razón de esto es que los airbags están hechos para proteger el cuerpo de una persona de mayor tamaño, y al abrirse podrían hacer daño a los niños.

¿Y qué pasa si alguien que te va a llevar en su coche te pide que te sientes delante? En primer lugar, asegúrate de que el conductor adulto conozca esta norma: los niños de 12 años o menores nunca deben ir delante. Si no tienes otra opción que sentarte delante, sigue la norma de seguridad nº 1: ¡ponte el cinturón de seguridad!

Los airbags no deben sustituir a los cinturones de seguridad. Pide a un adulto que te ayude a retirar tu asiento todo lo que se pueda, para que quedes lo más alejado posible del airbag. Y mantén la espalda sobre el respaldo del asiento; no te inclines hacia delante ni te muevas de un lado a otro.

Ir en autobús

Ir en el autobús de la escuela es un poco diferente a ir en un coche, porque además de ser un pasajero prudente, debes tener en cuenta cómo subir y bajar del autobús de manera segura. Tanto si vas a la escuela cada día en autobús como si sólo lo coges de vez en cuando para ir de excursión o ir a dar un concierto con la orquesta de tu escuela, es importante que sigas estas reglas.

Cuando veas que se acerca el autobús, todos los que esperan deben formar una cola. La cola debería empezar a unos cinco pasos gigantes (o 10 pies, o 3 metros) del bordillo de la acera y seguir apartada de la calle, en vez de acercarse a ésta.

Espera hasta que el autobús se detenga y el conductor abra la puerta e indique que podéis subir al autobús.

¡Esto es importante! El conductor es el único que puede ver bien el tráfico de la calle y estar seguro de que no hay riesgo en que subáis al autobús.

(Si tienes que cruzar la calle para subir al autobús, asegúrate de que el autobús haya parado del todo y que se hayan encendido las luces rojas.)

Cuando hayas subido, escucha las instrucciones del conductor, y aunque tengas prisa por ir a sentarte con tus amigos, no corras ni empujes.

Normas de seguridad para el autobús

Como cuando vas en coche, lo mejor que puedes hacer al subirte al autobús es abrocharte el cinturón de seguridad (si el autobús tiene cinturones de seguridad). La razón de esto es porque también es importante que en el autobús vayas sujeto.

Si se produce un accidente, el cinturón evitará que saltes de tu asiento y te golpees. Y estate tranquilito cuando vayas en el autobús: nada de dar saltos, correr arriba y abajo o lanzar cosas.

Estas cosas dificultan la concentración del conductor, y los niños podrían hacerse daño.

Así que después de un corto trayecto en autobús, llegas al lugar del concierto y ¡no puedes esperar a que llegue el momento de coger tu tuba y empezar a tocar! Pero no vayas tan deprisa; al bajar del autobús, tienes que prestar atención también. Cuando bajes, agárrate a la barra de seguridad y ten cuidado de que tu mochila o tu bolsa de libros no se quede atrapada en la barra o la puerta.

Una vez hayas salido, nunca pases por detrás del autobús.

Si tienes que pasar por delante del autobús, camina por la acera junto al autobús hasta adelantarte al menos unos 10 pies (3 metros) del autobús, asegurándote de que te vea el conductor, y entonces cruza.

Si se te cae algo al cruzar la calle, no te agaches nunca para recogerlo; el conductor podría no verte. En vez de eso, dile al conductor que se te ha caído algo.

¿Te das cuenta de que viajar con seguridad es fácil? Si sigues estas sencillas normas, estarás más protegido cuando viajes en coche o en autobús, ¡y será más divertido! Así que prepara tu mochila, abróchate el cinturón, ¡y en marcha!

Revisado por: Yamini Durani, MD

Fecha de revisión: noviembre de 2015

Источник: https://kidshealth.org/es/kids/car-safety-esp.html

Comportamiento en el autobús escolar Modales y educación

El autobús del cole, en regla

Redacción Protocolo y Etiqueta

Autobus escolar. Comportarse bien en el autobús de la escuela
protocolo.org

Publicidad

La mayor parte de los niños que no tienen una escuela o un colegio cerca de su domicilio, necesitan utilizar un transporte escolar que suele ser el autobús -salvo aquellos niños a los que les llevan sus padres o los padres de sus amigos o vecinos en el coche-.

Dada la gran cantidad de niños que puede transportar un autobús, hay que establecer algunas normas de comportamiento, para que todo marche bien. Hay que cumplir unas reglas, no solo por educación, también por su seguridad.

Reglas de comportamiento a tener en cuenta en el autobús escolar

Vamos a dar las principales normas de comportamiento, aparte de las que pueda establecer cada colegio o empresa de transporte:

1. Cuidado al subir al autobús. Debes esperar a que se pare del todo el vehículo, y no estar cerca del bordillo de la acera, pues puedes ser atropellado por el autobús si se arrima mucho a la calzada.

2. Si es la primera vez que montas en el autobús escolar, hay que hacer caso de todas las instrucciones que da el conductor del autobús o las personas que están al cuidado de los escolares.

3. Una vez que subes al autobús debes ir directamente a tu asiento y no debes quedarte de pie por el pasillo o charlando en otro asiento que no es el tuyo.

4. Hay que tomar asiento de forma correcta. Sin poner los pies en el asiento de adelante o sacar las piernas al pasillo -alguien se puede tropezar y caer-. Lo pies siempre en el suelo.

5. No puedes ir dando gritos en el autobús o hablando a voces con otros compañeros. Debes utilizar un tono normal de voz.

6. No hables ni moleste al conductor cuando está conduciendo, es muy peligroso despistar al conductor. Espera a que haga una parada para preguntarle algo.

7. Hay que cuidar todos los elementos del autobús como si fuesen tuyos. No puedes estropear o romper nada del autobús -además si lo haces, lo tendrán que pagar tus padres-.

8. No se permite fumar, o tomar cualquier tipo de sustancia ilegal dentro del autobús por muy mayor que te creas. Fuera, tampoco deberías hacerlo. Los adolescentes son bastante proclives a 'creerse mayores' para hacer ciertas cosas.

9. No debes pelearte, dar empujones o cualquier otro tipo de juego que entrañe un peligro para tí o para el resto de tus compañeros. Dejemos los juegos para el colegio; el autobús no es un sitio para jugar.

10. Está prohibido decir tacos, groserías, palabras malsonantes o cualquier otra que no sea un vocabulario correcto.

11. No se puede sacar ninguna parte del cuerpo por la ventanilla ( ni la cabeza, los brazos, las piernas, etcétera). Es muy peligroso y muy temerario.

12. No se debe tirar ningún tipo de objeto, tanto dentro como fuera del autobús.

Autobús escolar. Bus escolar. Los buenos modales en el autobús escolar
foto base ArtisticOperations – Pixabay

13. No se puede comer dentro del autobús. Nada de abrir el bocadillo o la fiambrera que nos han dado en casa.

14. No puedes tomar bebidas alcohólicas ni otras bebidas no aptas para tu edad.

15. No puedes llevar objetos peligrosos en la mano o sueltas, como cuchillas o tijeras, palos de hockey o cualquier otro elemento con el que se pueda hacer daño a alguien, o causar un accidente.

Te puede interesar: Niños educados. Niños con buenos modales

16. Cuidado con la mochila o cartera al subir y bajar del autobús. Corre el peligro de engancharse en la puerta, en el asiento cuando vas por el pasillo del autobús y generar algún pequeño percance.

17. Cuando subas al autobús debes colocar tu cartera o tu carpeta sobre tus rodillas para no molestar a nadie.

18.- No debes dejar nada en el pasillo, con el consiguiente peligro para el resto de personas que se pueden tropezar y caer.

19.- Aunque debemos seguir las indicaciones del conductor y de los profesores que nos acompañan, los niños más pequeños se suelen sentar en la parte delantera y los mayores en la parte trasera. Es decir, se colocan de menor a mayor edad (empezando por los asientos delanteros, los más cercanos al conductor).

20.- Debes permanecer sentado hasta que el autobús se detenga por completo. Una vez parado, ya te puedes levantar para salir de forma ordenada.

Источник: https://www.protocolo.org/familiar/educacion-infantil/comportamiento-en-el-autobus-no-viajas-solo-modales-y-educacion.html

De los carruajes al autocar amarillo pollo: La fascinante historia de los icónicos autobuses escolares

El autobús del cole, en regla

No hace mucho tiempo que ha llegado la vuelta al cole, al igual que tampoco hace mucho que las carreteras se llenaron de autobuses amarillos llenos de niños camino de la escuela.

Después de contaros quién inventó el autobús y su historia, ahora es el turno de los famosos autobuses escolares, especialmente esos tan pintorescos que podemos ver en los Estados Unidos.

Como ya sabréis, los autobuses escolares se utilizan para transportar a los niños desde diferentes lugares a las escuelas a las que asisten.

Es lo que en España se conoce popularmente como “ruta escolar”, aunque en nuestro país se emplean autobuses o autocares convencionales.

Es más, pocos países, a excepción de los Estados Unidos y Canadá, utilizan autobuses especialmente diseñados para este fin.

La necesidad de utilizar estos autobuses surgió de la falta de medios de transporte que conectaran diversas áreas, especialmente rurales, con las escuelas.

El transporte público era escaso y, como podréis imaginar, poco seguro, sobre todo para los más pequeños de la familia.

Si bien es cierto que en la actualidad son muchos los países y colegios que ofrecen este servicio, la tendencia creció -que no nació- en los Estados Unidos.

Hagamos un viaje en el tiempo…

Al colegio en carruaje

A finales del Siglo XIX, la mayoría de los chavales iba a pie a la escuela, pero los más afortunados -y adinerados principalmente- recurrían ocasionalmente a carruajes de alquiler tirados por caballos, más conocidos como ‘Hid Hack’. Estos carruajes solían transportar unos 20 niños aproximadamente, los cuales accedían al mismo por una puerta trasera para no asustar a los caballos (característica que, curiosamente, aún se mantiene).

Este medio de transporte creció como la espuma, llegando a ser muy popular, pero su fama fue bastante breve, ya que las nuevas formas de propulsión avanzaban a pasos agigantados y los caballos empezaban a quedarse obsoletos. Esto dio paso a la aparición de los primeros autobuses escolares como tal, aunque durante un tiempo convivieron peculiares vehículos que eran un híbrido entre camión y autobús.

Dichos vehículos no eran otra cosa más que camiones que contaban con un habitáculo para el conductor y, en su parte posterior, montaban unas cabinas de madera de generosas dimensiones que eran desmontables, de forma que estas pudieran separarse del chasis cuando el camión se utilizara para una tarea diferente a la de transportar a los alumnos.

El primer autobús escolar

En la época de los carruajes, uno de los principales fabricantes de este tipo de vehículos era Wayne Works, pero su primera incursión en el mercado de los autobuses escolares no tuvo lugar hasta 1892, cuando una escuela de Ohio le solicitó un transporte especialmente diseñado para esta tarea.

El vehículo resultante fue bautizado como ‘School Car’ y básicamente era un carruaje tirado por caballos que contaba con una gran cabina posterior, la cual albergaba asientos perimetrales en forma de bancos de madera. Lamentablemente, en 1902 un incendio destruyó las instalaciones de Wayne Works, lo que obligó a paralizar la producción para reconstruir la factoría.

Ya con nuevas instalaciones, Wayne Works estaba listo para aventurarse en el apasionante mundo de los vehículos motorizados, y en 1910 volvió al mundo de la educación con el lanzamiento del primer autobús escolar motorizado. A diferencia de su predecesor, este autobús escolar gozaba de algunas comodidades, como los asientos acolchados que sustituían a los antiguos bancos de madera.

Este modelo es el primer lanzamiento documentado de un autobús escolar construido sobre el chasis de un automóvil.

En 1920, la compañía introdujo el uso de ventanillas de vidrio y, en 1930, vio la luz el ‘Super Coach’, que podía transportar hasta 76 niños, lo que le convirtió en el de mayor capacidad de la época. Con el paso de los años y, hasta su desaparición a mediados de la década de 1990, Wayne Works tuvo una gran influencia en la forma en la que se diseñan los autobuses escolares actuales.

En los años ’30 también nacen los modelos ‘Top California’ completamente metálicos, que suponían un gran avance en la fabricación de vehículos.

En esa fecha nace también el modelo ‘Style-Transit’, que permitía transportar a un mayor número de viajeros y experimentó su mayor popularidad en la década de 1950, al necesitarse vehículos que transportaran el gran número de niños nacidos en el baby-boom.

Blue Bird y su Ford Model T

Puede que te suene el nombre de Blue Bird Corporation y, desde luego, no es para menos, pues hablamos de uno de los fabricantes de autobuses escolares más grandes y notorios que existen en los Estados Unidos en la actualidad. La empresa nació en 1920, después de que el propietario de la concesionaria de Ford, Albert Luce, decidiera fabricar una carrocería de autobús para el Model T.

Presentado finalmente en 1927, la idea surgió en realidad de un cliente, quien encargó una caja posterior de madera para el Model T que acababa de adquirir. La finalidad no era otra que trasladar a sus empleados de un punto a otro, y aunque la caja de madera no duró mucho con tanto trote, Luce había aprendido una gran lección.

Algunos años más tarde, en 1935, se puso en marcha en el estado de Georgia la primera planta dedicada íntegramente al desarrollo de autobuses escolares de Blue Bird Body Company.

De cara al siguiente modelo que desarrolló, optó por utilizar acero para los paneles de la carrocería y equipó las ventanillas laterales con cortinas enrollables.

Rápidamente su idea sentó las bases de los autobuses escolares y no tardaron en aparecer modelos muy similares en el mercado.

Albert Luce acababa de crear un estándar de autobús escolar para todas las compañías.

Lejos de desaparecer, con el paso de los años la firma no hizo otra cosa más que crecer y Blue Bird se convirtió en un fabricante internacional de autobuses escolares.

En 1958 inició sus operaciones en Canadá y, ya en 1982, abrió una planta en Guatemala.

En total, llegó a contar con hasta cinco fábricas en las que desarrollaba modelos para uso urbano, suburbano, escolar, comercial y vehículos de recreo.

A día de hoy, sólo perdura la factoría de Forth Valley, en Georgia, y en octubre del 2009, Blue Bird constituyó una sociedad conjunta con el fabricante canadiense de autobuses escolares Girardin Minibus, bajo la denominación Micro Bird, Inc.

Frank W. Cyr y el mítico autobús escolar amarillo

Mientras que en España se vivía el desenlace de la Guerra Civil, al otro lado del Charco el educador estadounidense Dr.Frank W.

Cyr decidió hacer algo para establecer unas reglas básicas para los fabricantes de autobuses escolares.

Tras años de investigación, había descubierto que los niños de los Estados Unidos no acudían a la escuela en transporte escolar en igualdad de condiciones.

Por aquél entonces existía toda una variedad incomprensible de autobuses, algunos muy nuevos y otros realmente anticuados.

Cada uno lucía una coloración en su exterior, y el estado en el que se encontraban este tipo de vehículos era de lo más variopinto.

Por todo ello, con el objetivo de marcar unos estándares a las compañías, organizó en 1939 la primera conferencia sobre el transporte escolar.

El Teachers College de la Universidad de Columbia fue el lugar elegido para reunir a todos los funcionarios de transporte de los Estados Unidos, así como a los representantes de las principales compañías que fabricaban autobuses escolares y empresas de pintura. En la conferencia, financiada por la Fundación Rockefeller, hablaron y debatieron hasta acordar un total de 44 normas que se aplicarían a todos los autobuses escolares.

Según un informe de American School Bus Council, actualmente hay alrededor de 480.000 autobuses escolares que operan en los Estados Unidos.

Entre las normas más reseñables cabe destacar el establecimiento de una longitud y una altura estándar, el ancho del pasillo, la comodidad de los asientos… La mayoría de estos estándares ha variado mucho desde entonces, pero hay algo que ha sobrevivido con el paso del tiempo, el mítico color amarillo de su carrocería, lo que los convierte en todo un icono norteamericano.

Estos autobuses escolares transportan a unos 25 millones de niños actualmente, resultando una de las operaciones más grandes de transporte público en el país.

Oficialmente, el color utilizado en los autobuses se llama National School Bus Chrome y su razón de ser tiene mucho en común con los taxis de Nueva York.

En el caso de los autobuses, las letras negras sobre fondo amarillo eran las más fáciles de detectar en condiciones de baja luminosidad, resultando el amarillo un color muy llamativo capaz de distinguirse desde la lejanía.

Tan pronto como se establecieron estos estándares, los diversos distritos escolares comenzaron a comprar y a operar con sus propias flotas.

A medida que el número de estudiantes aumentó, el tamaño de los autobuses también creció exponencialmente, adaptándose cada generación a las nuevas disposiciones federales en materia de seguridad, así como a las nuevas normas de emisiones más estrictas.

Fuente: Autoevolution

Источник: https://www.autonocion.com/historia-autobus-escolar-amarillo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: