El perro y la carne

¿ES BUENA LA CARNE PARA PERROS?

El perro y la carne

En este artículo vamos a detallarte cuáles son los beneficios de que tu perro coma alimentos —ya sean secos o húmedos— ricos en proteína animal. También hablaremos de si es o no una buena idea que coman carne cruda de vez en cuando. ¿Comenzamos?

Carne para perros: la importancia de las proteínas

Los alimentos que contienen carne para perros son esenciales para tu perro. Ya sea un componente del pienso como de otros preparados húmedos para perros, es necesario que la alimentación de tu perro se base en proteínas provenientes de la carne

Tu perro necesita proteínas de alta calidad para mantenerse sano. Dado que los perros son carnívoros, aunque no estrictos, su aparato digestivo está diseñado para digerir este tipo de proteínas de la carne.

Por eso, es esencial que cuando elijas el tipo de alimento que vas a ofrecerle a tu perro, te cerciores de que contiene proteínas de la carne, ya sea fresca o deshidratada. Y, sobre todo, huye de las harinas.

¿Conoces cuáles son los beneficios de las proteínas de la carne para tu perro? Sigue leyendo.

Carne para perros: beneficios de las proteínas de la carne para perros

  • La carne para perros es el componente principal de alimentos tanto secos como húmedos. La carne para perros puede ser de pollo, pavo o cordero. También son beneficiosas las proteínas animales que provienen de pescados como el salmón. Todas las carnes mencionadas aportan a tu perro proteínas de alta calidad y valor biológico; es decir, aquella que se absorbe y no se desecha.
  • ​​La importancia de los aminoácidos presentes en las proteínas. Tu perro puede fabricar sus propios aminoácidos. Son los llamados aminoácidos no esenciales y, por tanto, no necesitan estar presentes en la dieta. Sin embargo, hay otros aminoácidos que sí son esenciales y deben estar incluidos en el alimento. En el caso de los perros, hay 10 aminoácidos esenciales.
  • Las proteínas son los ladrillos del cuerpo de tu perro. Son componentes básicos para la estructura muscular y tienen varias funciones:
    • Estructural. Conforman la estructura corporal de tu perro. Lo ayudan a fabricar, reparar y mantener los tejidos como músculos, piel, pelo, tendones… 
    • Defensiva. Los anticuerpos están formados por proteínas.
    • Transporte. Por ejemplo la hemoglobina, que transporta oxígeno por la sangre.
    • Enzimas y hormonas. Regulan el organismo de tu perro para que funcione correctamente.
    • Energética. Si se agotan las grasas y carbohidratos, las proteínas se convierten en energía.
    • Buen sabor. Las proteínas logran que el alimento de tu perro tenga buen sabor y él quiera comérselo.
  • Las proteínas no se almacenan, como sí lo hacen las grasas, por ejemplo. Es necesario que tu perro las ingiera cada día a través de la carne para perros. Si la dieta de tu perro contiene poca proteína, con el tiempo mostrará síntomas de debilidad, pérdida de peso y un pelo áspero y opaco.

Cuándo es necesaria una alimentación rica en proteínas

No todos los perros tienen las mismas necesidades alimenticias.

Sin embargo en algunas ocasiones, según su estilo de vida, las necesidades de proteínas que necesita un perro son mayores que las que pueda necesitar un perro sénior o con una vida muy sedentaria.

Para que lo tengas en cuenta, estos son los motivos por los que un perro puede necesitar ingerir más proteínas:

  • Vida muy activa: Si tu perro practica deporte, te acompaña en algunas de tus actividades al aire libre o es un perro de búsqueda y rescate.
  • Perras gestantes y en periodo de lactancia: Las perras, cuando tienen cachorritos necesitan más proteína y grasa para producir leche y mantener a los perritos bien nutridos.
  • Cachorros: Los perros más pequeños necesitan crecer y, para eso, son imprescindibles las proteínas.
  • Perros enfermos o heridos: Necesitan las proteínas para recuperarse.
  • Perros de gran tamaño: Las razas consideradas grandes o maxi necesitan un aporte extra de proteínas para cubrir sus necesidades alimenticias y mantener su musculatura.

¿Es buena la carne cruda para perros?

Antes de darle carne cruda a tu perro, ten en cuenta las siguientes recomendaciones: 

  1. Aunque la carne es rica en proteínas, no debes alimentar a tu perro solo con carne porque no le va a aportar los nutrientes necesarios. Lo que sí puedes hacer es dársela de forma ocasional, como premio.

    No te preocupes de dársela sin cocinar o procesar; la carne cruda para perros está perfectamente indicada para tu amigo canino. Tanto su dentadura como su estómago están pensados para digerirla.

    Eso sí, desecha la romántica idea de darle un filete de carne; para evitar que pueda atragantarse, es mejor que se la des troceada.

  2. La carne cruda para perros es una buena opción nutricional pero es necesario que la trates con cuidado. Debes evitar que tenga parásitos o bacterias como el toxoplasma, salmonella o escherichia coli. Estos patógenos pueden ser graves tanto para tu perro como para ti. Te recomendamos:

  • Adquirir solo carne de calidad y bien envasada para tu perro.
  • Congela la carne para erradicar los patógenos y descongélala antes de usarla a temperatura ambiente.
  • Puedes pasarla por la plancha, pues el calor también destruye los patógenos.
  • La higiene es fundamental. Mantén limpios los recipientes de comida de tu perro, así como tus manos y las superficies en las que manipules la carne cruda.
  1. Si estás barajando la posibilidad de darle carne cruda a tu perro, consulta con un veterinario o experto en nutrición canina. Te asesorará sobre la mejor manera de manipular la carne cruda para perros y cómo evitar riesgos.

  2. Recuerda que la alimentación húmeda con alto contenido en carne y, por tanto, proteína, es un buen sustituto de la carne cruda. La gama de alimentos TRUE INSTINCT, hecha con ingredientes de primera calidad y suplementada con verduras, puede ser una excelente elección para tu perro.

Como ves, las proteínas de la carne son muy importantes para tu perro. Imprescindibles para mantener su salud y vitalidad y mantener su ritmo de vida activo. Recuerda que puedes usar carne cruda para perros de forma ocasional, como premio, pero debes extremar las medidas de higiene. También puedes optar por las dietas húmedas, ¡verás que le encantarán a tu perro!

Источник: https://www.trueinstinct.com/es/consejos-perros-gatos/es-buena-la-carne-para-perros

El perro y el trozo de carne. Fábula de Esopo para niños

El perro y la carne

‘El perro y el trozo de carne’ es una fábula de Esopo para niños, en donde nos advierten  del error y el riesgo que supone dejarnos llevar por la avaricia. Por su culpa, al intentar abarcar más, podemos llegar a perder lo que teníamos.

Podríamos utilizar un fantástico refrán español para resumir la moraleja de esta fábula: ‘Más vale pájaro en mano que ciento volando’. Y es que, a veces, ansiamos con demasiada facilidad otra cosa sin darnos cuenta de que, al intentar hacernos con ella, podemos perder lo que teníamos.

Fábula para educar a los niños en la prudencia: El perro y el trozo de carne

‘El perro y el trozo de carne’, una fantástica fábula de Esopo sobre la avaricia

Había una vez un perro que andaba siempre vagabundeando. Comía siempre de los restos que las personas tiraban.

Un día, el perro se hizo con un buen trozo de carne, que alguien había tirado a la calle. El perro no podía creérselo… ¿quién tiraba un trozo de carne así? ¡Qué maravilla!

Así que ese día, el perro se fue tan contento hacia el bosque, para disfrutar de la jugosa comida en soledad.

Pero al llegar justo a la orilla de un río, se paró de golpe: ¡No podía ser verdad! En el agua había otro trozo de carne, igual de grande y suculenta que la suya. Y pensó:

¡Menuda suerte la mía! ¡Dos trozos de carne en un día!

Así que, sin pensárselo más, soltó la carne y se tiró al agua a por el otro trozo.

La corriente del río se llevó su trozo de carne y el otro trozo, el que había visto desde desde la orilla… ¡ya no estaba! Resultó ser el reflejo de su propio trozo de carne.

Y así fue como el perro, ese día, no pudo comer.

Moraleja: ‘Si ansías algo que no tienes y dejas lo tuyo por hacerte con ello, puede que te quedes sin nada’.

Escucha el relato de esta fábula mediante estos reproductores de podcast

Si quieres, puedes escuchar el relato de esta fábula de Esopo. Aquí tienes dos reproductores: uno de ivoox y otro de spotify.

Qué temas puedes trabajar con esta fábula de Esopo

Con esta fábula de Esopo trabajarás:

– La importancia de la prudencia y de pensar muy bien las cosas antes de lanzarse a la aventura a por algo.

No hay que dejarse engañar por lo que creemos ver. Antes, asegúrate de que no es ‘un reflejo’, una ilusión que se esfumará en un pestañeo.

– A veces nos dejamos llevar por nuestros impulsos sin pensar.

– No te dejes llevar por la emoción de la avaricia. Desear demasiado puede hacerte perder la razón.

Cuidado con los caprichos: puede que lo que queramos no sea lo mejor y lo que más nos conviene.

Reflexiones sobre la fábula El perro y el trozo de carne para los niños

Es bueno aspirar a más, pero con cabeza, y sin perder nunca la referencia de los riesgos que suponen intentarlo. De lo contrario, podríamos perder todo lo que teníamos hasta el momento:

El protagonista, un perro un tanto glotón: en la historia de esta fábula (atribuida a Esopo, aunque después fue reescrita por más fabulistas),  el protagonista es un perro un tanto ‘glotón’ que se deja guiar por su ansia y cae en el descuido de lanzarse a por el otro trozo de carne, sin pensar si era real o no.

Los impulsos no racionales nos hacen cometer errores: los impulsos ciegos a menudo nos hacen cometer un error. Es lo que sucede también, por ejemplo, con la ambición desmedida o con la codicia. O por qué no, también podemos trasladarlo a los caprichos. Puede que consigamos lo que queríamos pero… ¿realmente nos hacía falta y lo necesitábamos?

Antes de actuar, piensa: lo mejor, antes de lanzarse de cabeza a apagar un deseo ardiente, es pensar qué beneficios me va a aportar y cuáles son los riesgos que estoy dispuesto a asumir, ¿no crees?

Preguntas para ayudar a tu hijo a entender mejor el mensaje de la fábula

Sin duda, una fantástica fábula para reflexionar con nuestros hijos, aunque también puedes ayudarte de la historia para mejorar la comprensión lectora y atención de tu hijo. ¿Habrá entendido el mensaje de esta fábula? Compruébalo usando preguntas como estas:

1. ¿Qué encontró el perro en la calle?

2. ¿Y qué vio el perro en el río?

3. ¿Por qué decidió el perro saltar a por ese trozo de carne tirando el suyo?

4. ¿Qué le sucedió al final al perro? ¿Consiguió dos trozos de carne?

Otras fábulas y relatos sobre los caprichos y la avaricia para niños

La codicia o avaricia y los caprichos y obsesiones nos hacen actuar sin cabeza y por eso cometemos grandes errores. Aquí tienes más relatos que pueden ayudarte a hablar de este tema:

El pez de oro. Cuento para niños sobre la avaricia y la soberbiaEl ratón bajo el granero. Fábula para niños sobre la avariciaEl hombre que no vio a nadie. Fábula china sobre la codicia

El pez de oro: este cuento ruso nos recuerda la importancia de aprender a decir no, de saber cuándo debemos decir ‘basta’. Los deseos desmedidos pueden llevarnos a perder absolutamente todo.

El ratón bajo el granero: esta es otra fábula de Esopo que también trata el mismo tema, el de la codicia. Quería el protagonista de esta historia tanto grano… Ya sabes lo que dice el refrán: ‘la avaricia rompe el saco’.

El hombre que no vio a nadie: la avaricia es cegadora, en el más estricto sentido de la palabra. Hace que deformemos la realidad o que no seamos capaces de verla.

Источник: https://tucuentofavorito.com/el-perro-y-el-trozo-de-carne-fabula-de-esopo-para-ninos/

Dar carne cruda a tu perro, una mala idea que os puede costar la salud

El perro y la carne

«Quiero que mi perro coma lo que un lobo en libertad». Bajo esta filosofía el veterinario Héctor Martín se encuentra de vez en cuando con visitas a sus clínicas Malasaña y Chueca (Madrid) de clientes que defienden dar a sus canes carne cruda. Es la llamada dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food).

«Un carlino o un caniche no se parecen mucho a un lobo, no me los imagino desgarrando un muslo». Subraya Martín la obviedad. Pero la dieta basada en trozos de ave o filetes para perros se ha convertido en una moda peligrosa para cánidos y humanos.

Según un nuevo estudio publicado esta semana en Vet Record (British Medical Journal), es un problema en particular para los bebés, los ancianos y las personas con problemas inmunitarios conviviendo con perros. La razón está en la proliferación de microbios.

A diferencia de los piensos, las carnes crudas no se tratan con calor, ni se liofilizan, ni se pasteurizan

Muchos productos alimenticios crudos para animales domésticos contienen altos niveles de bacterias peligrosas. A diferencia de los piensos, las carnes crudas no se tratan con calor, ni se liofilizan, ni se pasteurizan, procesos necesarios para matar a los patógenos.

Las BARF «se basan en los despojos que no se han sometido a ningún tipo de tratamiento para reducir el contenido microbiano, por lo que existe el riesgo de que existan patógenos», explica desde Uppsala (Suecia) la autora principal en el estudio Ingrid Hansson, del Departamento de Salud Pública Veterinaria de Universidad de Ciencias Agrícolas.

Suele argumentarse que en la naturaleza eso nunca ha sido un peligro. Los lobos se han alimentado siempre cazando otros mamíferos. Y perros y lobos comparten el 98% de su genoma.

Sin embargo el argumento flaquea si pensamos que humanos y gatos compartimos un nada desdeñable 90%. Y personas y moscas nos asemejamos genéticamente hasta en el 50% de nuestro ADN.

¿Deberíamos adaptar nuestra dieta a la de esos animales?

De la salmonela a la contaminación fecal

En las clínicas veterinarias se encuentran con preguntas de quienes pretenden alimentar a sus perros con «carnes de ave, pavo, pollo… son las que suelen llevarse la palma. También hay una moda de utilizar conejo», explica Martín e El Independiente.

En el estudio analizaron carne cruda o huesos u órganos comestibles de: vacas, pollos, corderos, pavos, cerdos, patos, renos o salmones. Algunos de los productos también incluían verduras, fibra vegetal y minerales.

Todos, fabricados por 10 empresas diferentes con origen en Suecia, Noruega, Finlandia, Alemania o Reino Unido.

En las muestras se encontraron especies de enterobacterias; Clostridium perfringens, Salmonella y Campylobacter. Las 60 muestras contenían especies de Enterobacteriaceae, que son indicadores de contaminación fecal y bajos estándares de higiene.

En la mitad de las muestras se superó el umbral máximo de bacterias tolerado por la regulación de la UE

Los niveles variaron bastante entre los diferentes fabricantes y, en algunos casos, entre los diferentes productos de la misma empresa. Pero el 52% de 21 de las muestras contenían niveles que excedían el umbral máximo establecido por las regulaciones de la Unión Europea (UE) de 5.000 bacterias por gramo.

Eso sí, no se puede correlacionar directamente la presencia de la mayoría de estas bacterias con el desarrollo de infecciones. Sin embargo, en un tercio de las muestras se halló E.

coli (que puede provocar diarreas) o la clásica salmonela, típica en carne cruda de pollo,  que se traduce en salmonelosis.

 Se encontraron especies de Salmonella en 4 de las 60 muestras, mientras que se encontraron especies de Campylobacter en tres muestras de tres fabricantes diferentes.

Este es un nivel relativamente bajo, pero posiblemente debido a que las especies de Campylobacter son muy sensibles a la congelación, dicen los investigadores. «Es muy probable que Campylobacter estuviera presente en más muestras antes de ser congeladas, con niveles muy altos, ya que algunas logran sobrevivir al proceso», señalan las investigadoras.

Salmonella y Campylobacter son especies zoonóticas de bacterias, capaces de pasar de los animales a las personas y causar infecciones. Las regulaciones de la UE no permiten la presencia de salmonela en ningún alimento para animales.

Problemas urinarios y nutricionales

«Hay una moda con la dieta BARF. En algunos sitios las venden congeladas con ciertas garantías sanitarias. Pero la gente que la hace en casa no la ultracongela. De unos cinco años a una parte hay un repunte importante».

A eso se suman los problemas de abusar de una dieta considerada húmeda. «La dieta húmeda puede tener sus ventajas para el sistema urinario. Y es cierto que puede ser más palatable para el perro (le sabe mejor) respecto al pienso seco. Pero para eso tendría que ser perfectamente equilibrada», explica Martín.

Tanto con la carne cruda como con comida natural preparada, «hemos visto un incremento de problemas con el aparato urinario. Perros que empezaban a orinarse en casa. Nos ha ocurrido y al principio nos volvía un poco locos. Ves la dieta y suele haber un exceso de sodio. Sobre todo con comida llamada natural«; piezas de pollo, por ejemplo, que sí están cocinadas como para humanos.

Lo mismo ocurre con una dieta completamente cocinada, pero propia de humanos. «Puede estar muy bien formulada.

Hay nutricionistas profesionales a los que se puede contratar, pero es difícil de llevar a cabo y no te la puedes saltar. No lo recomiendo para nada en cachorros».

Los expertos suelen desaconsejar, en todo caso, dar huesos cocinados a los perros, ya que se pueden astillar con facilidad y provocarles heridas en su aparato digestivo.

Los animales se pueden acostumbrar con facilidad a una dieta. «Cuando hay que cambiársela y diseñar una específica por motivos de salud podemos encontrarnos con un problema».

Con todo, el veterinario cree que lo importante es que, se decida lo que se decida, se haga con toda la información y no basándonos en bulos o creencias erróneas.

Dieta BARF con menos riesgos

Las autoras del estudio sueco y la Asociación Británica de Veterinaria hacen varias recomendaciones si se decide alimentar a un perro con carne cruda. Sin entrar en la formulación adecuada, para reducir el riesgo de infección y resistencia a los antibióticos la comida cruda para perros debe:

  1. Ultracongelarse y mantenerse en el congelador hasta su uso, descongelando a no más de 10ºC
  2. Mantenerla separada de otros alimentos
  3. Usar un equipo de cocina específico o lavarlo bien después de su uso
  4. Cuidado con los líquidos: las bacterias en los jugos de la comida cruda pueden salpicar y propagarse a otros alimentos y superficies
  5. Los perros pueden transferir bacterias al acercar sus hocicos a las personas inmediatamente después de comer
  6. No usar carne cruda en la alimentación canina si el perro toma antibióticos. Se puede aumentar la resistencia bacteriana

La vicepresidenta junior de la Asociación Británica de Veterinaria, Daniella Dos Santos, añade que «no recomendaría hacer una dieta de alimentos crudos en el hogar sin una guía veterinaria, debido al potencial de deficiencias nutricionales en las dietas caseras».

Perros y gatos veganos

En el otro extremo argumental están quienes sostienen que los animales domésticos no deberían comer carne ni productos de origen animal. «Hay piensos veganos para perros y gatos», recuerda Martín. «Los gatos –carnívoros estrictos– es difícil que lo acepten».

Perros y gatos necesitan una fuente de taurina, que se obtiene naturalmente de la carne

En general, estas mascotas necesitan una fuente de taurina, «que se obtiene naturalmente de la carne, así como un aporte de proteína que, para un gato, tiene que ser alto». Las de origen vegetal no cumplen con los objetivos nutricionales deseables para felinos.

Martín respeta las decisiones sobre la alimentación de sus humanos compañeros y entiende que haga esto por «razones de conciencia», pero «quizás se esté equivocando al haber elegido mascota. Un conejo es un vegano estricto».

Источник: https://www.elindependiente.com/vida-sana/2019/03/09/dar-carne-cruda-a-tu-perro-una-mala-idea-que-os-puede-costar-la-salud/

¿Es buena la carne cruda para los perros?

El perro y la carne

Todos amamos a los perros. Son el mejor amigo del hombre y la mascota por excelencia. De hecho, en España hay unas 13 millones de mascotas registradas y de esta cifra, el 89% lo representan los perros, seguidos de los gatos.

En consecuencia, queremos saberlo todo sobre ellos: factores tan importantes como su educación para que sean obedientes así como con su alimentación con cuestiones tan básicas como la siguiente: ¿es buena la carne cruda para los perros? Aquí te contamos todo sobre esta cuestión con una respuesta sencilla.

La cuestión de si es buena o no la carne cruda para los perros puede ser más compleja de lo que parece a priori. De hecho, en un primer momento tendríamos que establecer que no hay que respuesta totalmente clara, es decir, no estaría muy claro si la carne cruda es buena o no para los perros.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que hace unos años, el pienso no se fabricaba y, en consecuencia, los perros tenían que cazar y, por tanto, alimentarse de carne cruda. En muchas casos también se alimentaban mayoritariamente de comida de las personas como también ocurre hoy en día.

A día de hoy, con todas las posibilidades que tenemos a la hora de alimentar a nuestros peludos, hay bastante polémica en torno a darles carne cruda. Por un lado, existen determinados expertos que creen que no habría ningún problema en alimentarles con carne sin cocinar, y por otro lado, hay quienes afirman que lo mejor es darles la carne cocinada.

¿Carne cruda o mejor carne cocinada?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la carne constituye el 75% de la alimentación de un perro. En cualquier caso, las raciones de carne no deben ser muy abundantes en tanto que el estómago de un perro es bastante pequeño. Lo mejor es darle raciones pequeñas unas dos o tres veces al día.

Hay que tener en cuenta que la carne cruda es buena para el perro porque se adapta perfectamente a su organismo. Esto tiene que ver con que las piezas dentales tienen la suficiente fuerza para poder desgarrar la carne.

Por otro lado, el estómago de un perro es pequeño y musculoso, pero está preparado para la digestión de la misma. E igualmente, el intestino es corto lo que evita la putrefacción de la carne durante la digestión.

Finalmente, los jugos digestivos del perro y su saliva son perfectos para poder asimilar la proteína cárnica.

En cualquier caso, aunque la carne cruda sería la mejor opción en tanto que contiene todos los nutrientes que tu can necesita, ocurre que no siempre es segura porque puede contener parásitos, sobre todo, si es carne de caza.

En caso de carne para el consumo humano, en ese caso no debería haber riesgo de contagio. Si quieres asegurarte, lo mejor es quela hagas a la plancha un poco para que quede poco hecha y no pierda sus propiedades.

 

¿Qué carne cruda le puedo dar a mi perro?

Con respecto a las opciones que tenemos a la hora de darle carne a nuestro perro, estas son: en primer lugar, carne magra, a poder ser de cabra, vaca u oveja; y en segundo lugar, si tu perro es de tamaño pequeño opta por ofrecerle carne de ave, como la de pollo carne de conejo.

Queda descartada la opción de darle vísceras en tanto que son bastante peligrosas. Puede darse el caso de estar muy contaminadas y de que tengan toxinas y demás sustancias que el organismo de un perro puede rechazar. 

Recetas de carne cruda con verduras para perros

Si queremos hacer algo más elaborado para nuestro perro o en caso de que este tenga rechazo a comer la carne cruda, podemos optar por alguna receta con verduras.

En este caso, en primer lugar, tenemos que lavar bien y trocear alguna verdura como pepino, calabacín o zanahoria. Luego, troceamos la carne que hayamos escogido (por ejemplo, carne magra). Lo juntamos todo y se lo presentamos de forma apetecible en un plato.

No olvidemos que la carne la podemos cocinar un poquito, si así lo deseamos.

Otra receta puede ser con arroz blanco cocido (muy importante, que sea sin sal) y luego ya hacemos lo mismo con las verduras y la carne. El arroz es beneficioso para los perros en tanto que le da la energía que necesita. De la misma forma, el arroz es un alimento fácilmente digerible que no hará daño al estómago de tu perro. 

Finalmente, podemos optar por una receta con huevo. Hacemos lo mismo con las verduras (de nuevo, calabacín, zanahoria y pepino son las mejores opciones) y la carne cruda troceada.

Luego, añadimos el huevo que, preferiblemente debe estar cocido para eliminar el riesgo de salmonelosis y garantizar una buena asimilación de los nutrientes del huevo, si bien es cierto que a priori tampoco sería perjudicial dárselo crudo.

También te puede interesar sobre perros..

  • 5 motivos por los que tu perro te lame
  • ¿Por qué los perros se muerden?
  • Los mejores perros para personas que viven solas
  • ¿Los perros pueden comer sandía?

Источник: https://www.elespanol.com/curiosidades/mascotas/bueno-dar-carne-cruda-perros-aliementacion-comer-problemas/521698739_0.amp.html

Las mejores carnes para nuestro perro

El perro y la carne

Saber cuales son Las mejores carnes para  nuestro perro no siempre es tarea fácil. La evolución que ha tenido el mercado de la alimentación para perris en los últimos años, ha sido tan grande que, en la actualidad podemos encontrar infinidad de tipos de alimentos basados en distintos tipos de carnes, ovinas, porcinas, aves, caza, pesca…

Algo que sí tenemos todos bastante claro es que, tanto si nuestro perrete es BARFero como si sigue una dieta a partir de pienso o recetas caseras, su principal ingrediente siempre deberá ser la carne, ya sea pollo, pavo, cordero, pescado… sin embargo es normal que nos perdamos a la hora de elegir cual de todas ellas o que combinación entre varias es la más apropiada para nuestro peludo según sus características, edad, ritmo de vida o enfermedades.

Por este motivo, hoy me gustaría hablaros de las variedades más comunes de carne que se conocen en el mundo de la alimentación canina y que entre todos descubramos cual o cuales serían las más apropiadas para nuestro amigo de cuatro patas.

1. Prestar especial atención a la composición

Antes de comenzar por las carnes, debemos echar un pasito atrás y empezar por algo que tantas y tantas veces hemos comentado, leer la lista de ingredientes y la composición.

Cuando compremos cualquier artículo de alimentación debemos tener en cuenta la cantidad de carne fresca que contiene, frutas, verduras, proteínas, grasas, fibras, vitaminas y minerales… debemos asegurarnos de que cubre todas sus necesidades o incluso si contiene algún elemento que pudiera producirle alergia o problema digestivo.

Si necesitáis un poquito de info de como leer el etiquetado de un pienso os recomiendo este post en el que explico con detalle cómo hacerlo: https://www.sitandplas.com/mi-verdad-sobre-el-pienso-para-perros/

2. Tipos de carnes y sus propiedades

La base en la alimentación de un perro es la carne y, por lo general, no tienen ningún problema en digerirla sea del tipo del que sea, a no ser que tenga alguna intolerancia o alergia a alguna carne en concreto.

Por eso es habitual encontrarnos piensos o preparados BARF con carne de pollo, pavo, ternera, cordero, ciervo… el problema surge en averiguar cual o cuales son las mas apropiadas para nuestro amigo.

Vamos a ver las propiedades de algunas de ellas y así sabremos si queremos cambiar, probar o quedarnos con lo que ya conocemos:

POLLO. La carne del pollo es fácilmente digerible para el sistema digestivo de los perros.

Se trata de una carne rica en proteínas pero baja en grasas, fácil de consumir y es fuente de minerales como el fósforo, que contribuye al mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales, además de las principales vitaminas del grupo B, destacando la niacina y la vitamina B6.

Es importante destacar que la carne de pollo es la que más intolerancias provoca, por eso en una dieta de descarte, debería ser la primera en desaparecer.

PAVO. Es un tipo de carne baja en grasas saturadas pero alta en proteína y ácidos grasos esenciales. Además, en ella abundan minerales como el selenio, fósforo, zinc y potasio y un menor aporte de hierro que otras carnes. Por supuesto vitaminas B6 y B12. Es muy recomendable en dietas de control de peso y en la alimentación de perrines Senior o abus.

TERNERA/VACA o BUEY: Dentro de la categoría de vacuno nos podremos encontrar 3 tipos distintos de carnes y, aunque cualquiera de las tres son excelentes para perros adultos con una actividad normal o moderada me gustaría desarrollar cada una de ellas ya sus propiedades son distintas:

Ternera: la ternera es un animal “joven” (entre 10 y 18 meses) y por lo tanto se considera carne blanca, este tipo de carne no es la más habitual en los productos comerciales pues resulta más cara, sin embargo tiene un mayor aporte nutricional que la de sus mayores.

Dependiendo de la pieza utilizada puede llegar a contener hasta un 21% de proteínas, además de aminoácidos esenciales, hierro y zinc. La carne de ternera no contiene hidratos de carbono. Es fuente de potasio, fósforo y
entre las vitaminas las de mayor presencia son las del grupo B, en particular vitamina B12, niacina, vitamina B6 y riboflavina.

Vaca: este tipo de carne proviene de animales adultos (mayores de 18 meses) y pasa a considerarse carne roja, esta sí que es la carne más común para elaborar productos comerciales ya que su precio desciende considerablemente al de la de ternera. Eso no quiere decir que sea de menor calidad, sino que su aporte nutricional es distinto.

Este tipo de carne contiene menos vitaminas del grupo B que la de Ternera ya que con la edad de los animales estos elementos disminuyen. Es rica en potasio, zinc y no contiene azúcar ni hidratos de carbono.

Buey: la carne de buey deberá proceder de un animal adulto (más de 48 meses) y por tanto también tiene la consideración de carne roja.

Debido a su escasez y precio es muy difícil encontrar recetas que incluyan este tipo de carne, sin embargo alguna veremos.

Le sucede lo mismo que a la carne de ternera, con la edad del animal el aporte nutricional de su carne va disminuyendo. Sin embargo es mejor en cuanto a yodo, manganeso, zinc y selenio.

Por supuesto tampoco contiene azúcar ni hidratos de carbono.

CORDERO. Es una carne muy nutritiva y fuente de minerales entre los que destacan el zinc de alta disponibilidad y

el fósforo. Entre las vitaminas que aporta esta carne hay que destacar la niacina, la vitamina B6 y B12. Su alto contenido en grasas la hacen una opción excelente para perrines en edad adulta y con mucha actividad diaria, pues le aportará una mayor cantidad de grasas y energía.

También es ideal en cachorros pues al igual que un perrete adulto y activo, los cachorros necesitan un gran aporte de energía y proteína para desarrollarse sanos y fuertes.

PATO: la carne de pato, al igual que la de cordero es de las que más aporte calórico contiene y por supuesto es superior a la carne de pollo y pavo. Tiene muy buena aceptación entre los perretes muy activos de “morro fino” por su sabor gustoso y aromático.

En la carne de pato sobresalen las vitaminas como la riboflavina, niacina, vitamina B6 y vitamina B12, las cuales contribuyen al metabolismo energético normal. En cuanto a minerales, esta carne supone una buena fuente de selenio, fósforo y zinc.

CIERVO. La carne de ciervo y/o venado, contiene una gran cantidad de proteínas y tiene mucha menos grasa que la de origen vacuno, por lo que resulta especialmente nutritiva nuestros amigos peludos.

Por supuesto también tiene un alto contenido en vitaminas B6 y B12, niacina y riboflavina.

Su contenido en proteína es del 22% y muy baja en grasa, aproximadamente el 2%, eso la convierte en una carne ideal para perros adultos o senior con un estilo de vida moderado.

JABALÍ. La carne de jabalí es muy parecida a la de cerdo, pero más sabrosa, aromática y su contenido en grasas es más bajo (por debajo del 4%), destaca su riqueza proteínas y minerales como el fósforo, el potasio y el selenio, además de las vitaminas del grupo B.

Cada vez más se encuentran recetas perrunas que incluyen la carne de jabalí, que es estupenda para la dieta de un perrete adulto o senior con un estilo de vida moderado.

SALMÓN: la carne de atún es la carne de pescado azul más utilizada para la producción de alimentos perrunos. Posee un 12% de grasa, sin embargo se trata de una grasa rica en ácidos grasos omega-3. Por otro lado es una carne que que tiene un aporte de proteína del 18%, muy cercano al 21% de la carne de ternera.

Es perfecta para dietas dedicadas al cuidado del pelaje o digestiones sensibles, aunque hay que tener especial cuidado con las raciones y seguir siempre las instrucciones del fabricante.

Destacan los minerales como fósforo, selenio, yodo y potasio, además de un aporte significativo de las vitaminas del grupo B, en particular vitamina B6, B12, tiamina y niacina, entre otras como la D y E.

3. Mi opinión y experiencia acerca de las carnes

El consumo de carne es algo normal y necesario en los perros, combinada con productos vegetales dará lugar a una  dieta equilibrada y con todos los nutrientes esenciales para ellos.

Al principio es normal que vayamos un poco perdidos a la hora de decidirnos por la que sería la carne ideal para nuestro amigo, pero él mismo os dirá cual le sienta bien y/o le gusta más.

Hulk y Django tienen sus carnes favoritas, por ejemplo Hulk es un apasionado del cordero ¡le chifla! y además es una carne que le sienta de maravilla, quizá no es la mejor carne para un perrete senior, ya que su contenido en energía y grasas es superior a otro tipo de carnes como la de Pollo o Pavo, pero Hulk es un perro que hace ejercicio diario, así que necesita un extra que con esta carne nos viene de perlas!

Django en cambio es más de ciervo y jabalí, como ya os he comentado en más de una ocasión, el piojo es de morro fino y no se lleva al hocico cualquier cosa!! por eso las recetas que contienen ciervo o jabalí le vuelven loquito. Son carnes muy aromáticas, de sabor fuerte y que a su vez tienen un aporte nutricional increíble, bajas en grasas pero ricas en proteínas, el equilibrio perfecto para cualquier perrete activo como él.

¿y vosotros? ¿cual es la carne favorita de vuestros peludos? Desde aquí os animo a probar las distintas variedades y dejar que sea vuestro amigo peludo el que decida cuál es su favorita

Источник: https://www.sitandplas.com/las-mejores-carnes-para-nuestro-perro/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: