El Plan Padre: una opción para afrontar el destete

Cuentos para el destete: «Tetita», «La Fiesteta», «Las tetas de mamá» y «La teta cansada»

El Plan Padre: una opción para afrontar el destete

Para todas las madres que tenéis hijos ya mayorcitos que toman teta y estáis pensando en el destete, hoy os traigo cuatro cuentos muy chulos que os pueden ayudar en este proceso para que sea más llevadero, tanto para la mamá como para el peque. ¡Vamos a verlos!

Y es que, así como es fácil encontrar cuentos para trabajar la retirada del pañal, del chupete, la hora de dormir, el lavarse los dientes o los miedos, cuando se trata de destete, las opciones se reducen mucho. Por suerte cada vez tenemos más opciones, pero hasta hace muy poco, era muy difícil encontrar cuentos que trataran el destete. 

El primero que os traigo es un pequeño gran libro de Diana Oliver, periodista especializada en temas relacionados con la maternidad y la crianza, y que cuenta con las ilustraciones de Fernando Martín. El cuento se llama Tetita y ha sido editado por la editorial Minis.

Es un libro de pequeño formato, muy bonito, y con unos dibujos muy atractivos para los peques.

Cuenta la historia de un destete dirigido, un proceso difícil tanto para los pequeños que tienen que despedirse de su tetita, como para las madres que muchas veces pueden sentirse culpables por dar este paso cuando, por el motivo que sea, deciden finalizar la lactancia.

En Tetita nos la historia de Mara, que desde que nació, tenía siempre disponible su tetita cuando ella quería: en el autobús, haciendo la compra, en el parque, para dormir… hasta que un día su mami le contó que tenía un bebé creciendo en su tripa con lo que iba a tener un hermanito.

En principio parecía una buena noticia, pero un día su mami le dijo que la tetita tenía que descansar porque estaba dolorida. Y claro, ante este cambio tan importante Mara se sintió muy triste y enfadada, aunque poco a poco, con la ayuda de unos padres atentos y cariñosos, pudo ir aceptando la nueva situación.

En este cuento acompañamos a Mara durante este proceso de embarazo, destete y llegada del hermanito; es un libro muy bonito y muy útil para las familias que se encuentran en situaciones similares. Si queréis seguir a Diana, podéis encontrarla en su blog marujismo, en madresfera, y en los artículos que escribe para El País, eldiario, y otros medios.

El siguiente cuento del que os voy a hablar es la Fiestea, de Miriam Tirado, con unas ilustraciones súper chulas de Joan Turu, y que han publicado tanto castellano y en catalán, en Carambuco ediciones.

En la Fiesteta se nos habla de otro final posible para una lactancia en niños ya mayorcitos, que es ponerle un punto final a este proceso con una fiesta para despedir con alegría este periodo tan bonito y tan intenso que es la lactancia. En este cuento acompañamos a Noah en su proceso de destete.

Noah tomaba Teta siempre que quería y cuando lo hacía le acompañaba “su nubecita del bienestar”. Al principio, esta nubecilla le acompaña cuando toma tetita, pero poco a poco las dos van creciendo y le empieza a acompañar también mientras hace otras actividades como jugar, dar y recibir abrazos o cosquillas.

Un día su madre decidió que había llegado el momento de dejar la teta y para celebrar con alegría el final de esta lactancia, Noah y su madre deciden hacer una fiesta con un pastel, música y muchos invitados.

Es un libro muy chulo con el que podemos hablar de lactancia y destete con nuestros hijos que, con esos dibujos tan bonitos seguro que os encanta a todos. Si hay algún despistado que no conociera aún a Miriam Tirado, corred a buscar su canal de en el que nos ofrece vídeos súper divertidos en los que habla de temas relacionados con la crianza. 

Ahora os voy a hablar de cuento que más nos ayudó a nosotros en casa en este proceso (cuando nos encontrabamos en este punto los dos anteriores aún no existían).

Este cuento es “Las tetas de mamá” y está escrito por Cristina Aranda, en el que nos cuenta la historia de Ariadna, una nena de dos años, que junto a su madre, vivirá este proceso de destete.

Este cuento es muy interesante porque nos presenta diferentes escenas en las que la nena tiene que esperar para tomar teta en determinadas situaciones, en las que su madre le ofrece alternativas distintas a la teta, le cuenta hasta 10 para acortar las tomas, etc.

Y finalmente es la propia Ariadna quien le dice a su madre que ya no necesita más teta. Este libro es fácil de conseguir por internet, pero difícil en librerías. Os dejo los enlaces a todos los libros en el post que acompaña a este vídeo.

Otro libro interesante es el de “La teta Cansada” de Montse Reverte, con ilustraciones de Victria Usova. En este caso se trata de un libro dirigido a bebés de más de 18 meses, que pretende ayudar en el proceso de un destete parcial nocturo.

En este cuento la teta le explica al niño que está cansada y que necesita dormir por la noche, pero que mamá y papá le pueden dar la mano o abrazarle si lo necesita. Este cuento se puede descargar de forma gratuita desde la web dormirsinllorar.

com o también se puede comprar en papel.

Y otra opción es que cada familia se inventéis vuestro propio cuento, contando vuestra propia historia, ya que ser el protagonista del cuento es algo que suele encantar a los niños. No es necesario ni escribirlo ni dibujarlo, cada noche puede cambiar, y los peques pueden participar.

Espero que estos cuentos os sean útiles en un proceso que muchas veces se vive como bajo cierto tabú. ¿Conocéis alguno más aparte de los que hemos comentado? ¡Contadnos en los comentarios!

A la venta en todas las libreras nuestros libros «Niños sin etiquetas» e «Hijos y padres felices»«.
En «Niños sin etiquetas» (Ed. Paidós, 2020) hacemos un recorrido por las etiquetas que más habitualmente se utilizan para calificar a los niños: consentidos, malcriados, caprichosos, mentirosos, desobedientes, tiranos, dependientes, mal comedores… Y damos algunas ideas, consejos y múltiples ejemplos para para educarlos evitando caer en ellas.
«Hijos y padres felices» (Ed. Kailas, 2017) es nuestro libro sobre crianza centrado en la etapa 0 a 3 años: apego, lactancia, alimentación, sueño y colecho, rabietas, límites, premios y castigos, movimiento libre, retirada del pañal… Aquí abordamos gran parte de lo que ocurre durante los primeros años de vida de los niños. 

Y si os interesan los temas relacionados con la crianza y la educación, podéis acceder ya a nuestros cursos en la Escuela Bitácoras, “El sueño en la infancia”, “Rabietas y límites desde el respeto” y “Cómo fomentar la autonoma”. Cada uno de ellos con más de tres horas de contenido. Son cursos que puedes hacer a tu ritmo, viendo cada lección tantas veces necesites, e incluso descargando en mp3 el audio para escucharlo dónde y como quieras. ¡Y si utilizas el código ALBERTOSOLER tendrás un 10% de descuento!
Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Previous Post

Cómo educar niños autónomos | Mi charla para Gestionando Hijos

Responder

  • Tras leerle La teta cansada a mi peque de tres años:-¿Te ha gustado?-Sí-¿Has entendido que la tetita necesita descansar por la noche, para despertar con fuerza por la mañana?-Sí-¿Tú también dejarás descansar a la tetita por las noches?

    -Mmmmhhh, ¡no!

    Doctor, ¿es grave?

    Responder

  • Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Источник: https://www.albertosoler.es/cuentos-destete-tetita-fiesteta-tetas-mama-teta-cansada/

    El destete: cómo hacerlo del modo más respetuoso posible

    El Plan Padre: una opción para afrontar el destete

    La palabra destete en España significa: cese de la lactancia materna. Y además, este hecho es algo que se lleva a cabo en relativamente poco tiempo. Cuando decimos ‘ Voy a destetar a mi hijo’, pensamos en un proceso relativamente corto.

    Sin embargo, en países anglosajones, el destete es un proceso gradual (y largo) que empieza una vez que el bebé ha comenzado con la alimentación complementaria. Es decir, la incorporación de nuevos alimentos va desplazando de forma progresiva la leche.

    La edad de destete natural en humanos, en base a estudios antropológicos, se estima entre los 2’5  y 7 años de edad. Es decir, el niño/a dejará de tomar pecho por sí mismo si se le da esa opción normalmente en ese rango de edad.

    Sin embargo, no siempre es posible llevar a cabo el destete natural.

    Hay ocasiones que la madre no se siente cómoda con la lactancia, que ya ha dejado de disfrutar de ella o que tiene que interrumpirla por cualquier otro motivo.

    En ese caso, es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones para llevar a cabo el destete de la forma más respetuosa posible.

    A tener en cuenta:

    • El niño no lo ha decidido.  Como en una relación de pareja cuando se acaba, una de las dos partes no está de acuerdo. Con esto no pretendo culpabilizar a nadie ni mucho menos, solo que seamos conscientes de ello. Él lo va a pasar mal, por lo que debemos ser comprensivos y tener mucha paciencia a lo largo del proceso.
    • No es solo alimento. Debemos recordar que el pecho no es solo alimento, es mucho más. Es consuelo, es amor, contacto, seguridad… Por lo que si decidimos destetar, tenemos que ofrecerle todo eso al niño/a de otra manera. ¡Hay que darle mucho cariño!
    • No es un proceso fácil. ¡Paciencia! Cuando queremos destetar, a veces queremos hacerlo lo más rápido posible. Queremos que acabe ya. Sin embargo, el destete es un proceso que requiere su tiempo. El niño/a necesita una adaptación a ese gran cambio, por lo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de planificar el destete. Sabemos cuándo empieza pero no cuándo termina.
    • Motivación para el destete. Antes de iniciar este camino y acompañar a las madres en él, me gusta cerciorarme de dónde viene la motivación para el destete. Esta motivación ha de partir de la propia madre. Que sea ella la que de verdad quiera hacerlo por un motivo u otro, y que no sea debido a la presión del entorno, familiares o médicos.
    • Momentos de crisis no son buenos para el destete. Este es un tema delicado, porque precisamente una madre puede plantearse el destete por una crisis, y cuando pase, ya no hacerlo, porque ya está bien. Momentos en los que haya un cambio importante como inicio de guardería, vuelta al trabajo de la madre, nacimiento de un hermano, retirada de pañal, etc., son momentos en los que el bebé se siente inseguro/a y es probable que reclame más el pecho. Ya sabes que el pecho es seguridad y confort. Es la forma de sentirse a salvo. Por eso recomiendo a las mamás que no tomen las decisiones en caliente, sino que esperen a tomar un poco de distancia y hacerlo en ese momento. Obviamente, hay veces que la situación es tal que no se puede esperar y hay que llevarlo a cabo, pero aún así, hay que tenerlo en cuenta.

    Estrategias para el destete

    Hay muchas, y depende sobre todo de la ‘prisa’ que se tenga en conseguir el destete.

      • No ofrecer, no negar. Esta es la forma más natural, pero también más lenta. Se trata de no ofrecer el pecho al niño, pero tampoco negar cuando pide. En niños más mayorcitos ocurre que suelen estar distraídos jugando y no se acuerdan de pedir teta. La madre puede aprovechar esos momentos.
      • Distraer. Seguiríamos el paso anterior, pero cuando el niño pida teta, lo distraemos con algo que le guste mucho: ‘¿Contamos ese cuento que tanto te gusta?’ ‘¿Vamos al parque?’ ‘¿Hacemos un puzzle?’ Debemos ser cuidadosas con esto, y si no ‘sirve’ nuestra distracción y el niño insiste, darle el pecho. Porque si ‘se da cuenta’ de nuestras intenciones puede que lo reclame con más fuerza e intensidad.
      • Aplazar. Esto se puede llevar a cabo con niños en torno a los 2 años. Se trata de aplazar el momento de tomar el pecho cuando el niño lo pida: ‘Vamos a contar ese cuento y cuando acabemos te doy teta’. O ‘vamos al parque y cuando volvamos’.
      • Acortar las tomas. Cuando esté tomando teta, explicarle que vamos a contar hasta 10 por ejemplo y entonces, parar.
      • Ayuda de familiares, sobre todo el padre. Que esté pendiente de cuando pida para poder distraerlo y hacer otras cosas.
      • Hablar con el niño. Siempre. Independientemente de la edad. Explicarle lo que ocurre. Que mamá ya no se siente bien dando la teta, que ya no le gusta, pero que no significa que no lo quiera. Que lo quiere muchísimo y que ahora harán otras cosas juntos. Lo niños entienden desde muy pequeños y además tienen una gran capacidad para empatizar.
      • No mentirles. No decirles que mamá tiene pupa. No decirles, después de esto te voy a dar teta y no hacerlo (porque puede que en el momento no se dé cuenta, pero después sí). Ellos necesitan poder confiar en nosotras. No poner productos en el pecho para que sepa mal y lo rechacen. Se sentirán confusos y aunque sea más fácil para nosotros, no lo es para ellos. Debemos afrontar nuestra decisión y explicarles los motivos. 
      • Poner una fecha en el calendario. Esto se puede hacer con niños más mayores. Marcar una fecha e ir tachando los días hasta que llegue esa fecha en la que ya no tomará el pecho.
      • COMPENSAR: Compensar todos esos momentos de ausencia de teta con mimos, cariño, brazos y AMOR. Acompañarlos en este proceso de cambio de la forma más amorosa posible.

    Si quieres saber cómo aplicar estas estrategias de primera mano, y conocer experiencias relacionadas, puedes ver el Seminario Online «Pautas para acompañar durante el destete», que podrás ver con una inversión de tan solo 11,95 euros:

    Y recerda que lo puedes ver sin coste añadido si formas parte de la Tribu CSC. El primer mes es gratis para que puedas probar, y no solo puedes ver este y los demás webinars, sino también todos los que se vayan a impartir, en directo.

    Autor/a

    • Lactancia materna durante el embarazoAunque en la generación que nos precede ver a una mujer embarazada amamantando era algo muy difícil, porque la mayoría de nuestras madres dejaron de lactar entres los 3 y los 6 meses, ahora es…
    • Lactancia materna ¿prolongada?Es posible que en los últimos años hayas leído u oído a diversas personas hablando de «lactancia prolongada», en lo que es un término difícil de definir. Hace unos años parecía que cuando alguien decía…
    • El destete nocturno: «Cariño, mamá está cansada»Es muy habitual que aunque la madre esté disfrutando de la lactancia materna, haya noches (algunas, o quizás todas), que acaben siendo insufribles porque el niño siga demandando mucho pecho para dormir, y que muchas lleguen…

    Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/el-destete/

    El destete nocturno, nueve consejos para hacerlo de forma respetuosa

    El Plan Padre: una opción para afrontar el destete

    Son varios los motivos que pueden llevar a una madre a decidirse a destetar a su bebé. Si tras haberlo valorado y consultado en un grupo de apoyo a la lactancia -por si hubiera algún problema que se pudiera encarrilar-, la madre continúa con la idea de destetar a su hijo, lo más recomendable es comenzar poco a poco.

    Muchas madres deciden iniciar el destete eliminando primero las tomas nocturnas. Hemos hablado con una asesora de lactancia para saber cómo llevar a cabo este proceso de una forma respetuosa para el bebé, y estas son las claves que nos ha dado.

    Hemos hablado sobre el destete nocturno con Macarena Ruiz, doula, asesora de lactancia, creadora del grupo de Asesoras de Lactancia Online y directora de cursos de lactancia.

    Antes de compartir los consejos que nos ha dado, conviene recalcar que el destete no debe ocurrir de repente, sino que debe ser un proceso mediante el cual la madre o el bebé vayan reduciendo paulatinamente tomas hasta eliminarlas definitivamente.

    Hay madres que antes de destetar por completo, optan en primer lugar por destetar de noche. Si es tu caso, Macarena aconseja apoyarse durante todo el proceso en una asesora de lactancia y tener presente dos cuestiones:

    • Si destetas creyendo que de esta forma tu bebé dormirá toda la noche, Macarena nos recuerda que el sueño es un proceso evolutivo y que los despertares nocturnos son normales, tanto si toma pecho como si pasa a tomar biberón.

    «El destete nocturno no debería ser un recurso para que nuestro hijo se duerma solo. Es decir, no hay que creer que trataremos los problemas de sueño si destetamos por la noche»

    • El destete nocturno no debería llevarse a cabo antes de los 12-18 meses. Por sus necesidades nutricionales y de desarrollo, la leche materna sigue siendo el principal alimento de un bebé de esta edad, por lo que la asesora aconseja no destetar nunca antes de esta edad.

    Una vez tomada la decisión de destetar por la noche, se recomienda seguir una serie de pautas teniendo en cuenta que este proceso no será rápido ni, posiblemente, fácil

    1. Tener presente los sentimientos del niño

    El niño no es quien ha elegido destetarse, por lo que debemos entender los momentos de frustración y enfado que se pudieran producir durante el proceso.

    «Como madres, tenemos que hacer un gran trabajo de contención y paciencia. No podemos permitirnos el perder los nervios con el bebé, gritarle o regañarle. Es una situación difícil para él y debemos manejarla de forma absolutamente respetuosa» – nos recuerda Macarena.

    «Aunque hagamos lo posible por llevar a cabo un destete respetuoso, hay que saber que no será un destete feliz porque lo más probable es que nuestro hijo llore y lo pase mal»

    2. No dejar de lado nuestros propios sentimientos

    Es posible que durante el destete sintamos tanto culpa como alivio a partes iguales. La asesora nos explica que ambos sentimientos son normales, y que no debemos ser duras con nosotras mismas. Es comprensible que queramos cerrar una etapa y eso no debe hacernos sentir mal.

    3. Hablar con nuestro hijo y explicarle qué va a ocurrir

    Macarena nos aconseja que hablemos con nuestro hijo y le expliquemos en todo momento lo que va a ocurrir, cómo y cuándo vamos a empezar, qué pasos vamos a dar… Si nuestro hijo entiende el concepto de «pacto», podemos llegar a un acuerdo con él para intentar que el proceso sea más sencillo.

    «Podemos decirle que a partir de una determinada hora ya no podrá mamar. Se lo explicaremos con palabras sencillas o utilizando el cuento de la «teta cansada», que también necesita irse a dormir. Este es un excelente recurso para acompañar a los niños» – explica la asesora.

    4. ¡No cualquier momento vale para iniciar el destete!

    Una mudanza, la llegada de un hermano, el inicio de la guardería… Cualquier cambio importante en la vida familiar no se considera recomendable para iniciar un proceso tan delicado como este.

    5. Dosis extra de mimos

    Compensemos a nuestro bebé con dosis extra de abrazos, mimos y besos, para que la pérdida de la teta por la noche sea aceptada de mejor grado.

    6. Ofrecer líquidos o alimento

    Cuando nuestro hijo tenga algún despertar durante la noche y busque mamar, ofrezcamosle alternativas como agua, leche o cualquier otro alimento.

    7. Des-colechar, si el niño acepta

    A veces funciona cambiar al niño de cama y llevarle a dormir con los hermanos mayores, si los tuviera. La emoción e ilusión por ser mayor y dormir junto a ellos puede hacer más fácil el proceso.

    Pero Macarena nos alterta de que este paso debemos darle sólo si al niño le hace especial ilusión, porque forzar el destete dejando atrás también el colecho podría suponerle un cambio demasiado brusco.

    8. «Plan padre» o involucrar al papá en el destete

    Esta opción suele funcionar muy bien cuando la pareja está muy involucrada y es consciente de lo que el proceso de destete nocturno supone. Consistiría en que el padre sea quien sostenga al bebé cuando se despierte, le apoye, le de mimos, lo entretenga…

    «Podemos poner en práctica este recurso de varias formas. Una de ellas podría ser haciendo que el bebé duerma al lado del padre en vez de al lado de la madre. O incluso que la mamá se vaya a dormir a otra habitación» – aconseja Macarena.

    9. Retroceder y parar cuando lo necesitemos

    No siempre es fácil un proceso de destete, por eso no debemos ser intransigentes y creer que una vez iniciado, no hay que dar marcha atrás.

    «Debemos permitirnos retroceder o parar cuando lo necesitemos, porque ninguna solución es mágica, y el destete es un proceso duro tanto para el bebé y para la madre. Si se dieran situaciones difíciles o noches complicadas, podemos volver a darle el pecho, aunque solo sea un momento, o incluso a suspender el destete si no nos vemos con fuerzas de seguir adelante» – nos aconseja la asesora.

    La OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses del bebé, y continuar con ella hasta, como mínimo, los dos años. Reconoce, además, que es un derecho del niño y como tal debemos protegerla.

    Pero cuando surgen situaciones que, como madres, nos llevan a tomar esta decisión, lo mejor es hacerlo de la forma más respetuosa posible, evitando consejos dañinos y siendo guiadas y acompañadas en un proceso que, como hemos dicho al inicio, puede no resultar tan fácil como inicialmente pensamos.

    Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/el-destete-nocturno-nueve-consejos-para-hacerlo-de-forma-respetuosa

    Embarazo y niños
    Deja una respuesta

    ;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: