El rey león

El Rey León: ¿alternativa reaccionaria a la crisis del planeta?

El rey león

Fotograma de El Rey León 2019 de Walt Disney Pictures

Se ha estrenado recientemente una nueva versión de la película El Rey León (The Lion King), de Walt Disney, realizada con técnicas que producen una especial sensación de realidad. Esto invita a reflexionar sobre las características ideológicas de uno de los relatos audiovisuales de mayor éxito en la historia del cine.

En 1996, trabajaba en una ONG especializada en audiovisuales educativos.

Ese año recibí una invitación de la Comisión Europea para dinamizar en Birmingham (UK) un taller de reflexión sobre distintas concepciones del desarrollo dirigido a representantes de ONG y funcionarios de la Comisión. El taller lo preparamos e impartimos dos personas.

Como nuestra especialidad era utilizar el cine como herramienta didáctica, nos permitieron realizar un videofórum sobre El Rey León. Tuvimos éxito y después vinieron otros sobre la misma película.

¿Qué relación cabe establecer entre El Rey León y la problemática del desarrollo? La historia cuenta la crisis que padece un ecosistema (las Tierras del Reino) cuando el rey Mufasa es derrocado por su hermano Scar.

Con el apoyo de las hienas expulsa al legítimo heredero y conquista el poder. Scar y las hienas no asumían el lugar subalterno que la Naturaleza les había concedido y querían cambiar de posición en la «cadena alimenticia».

El triunfo de los usurpadores altera la estructura social y rompe el equilibrio natural del «ciclo de la vida».

El orden natural estaba garantizado por Mufasa y todos los reyes anteriores que habían comprendido que su función era respetar y hacer respetar las leyes de las que depende el equilibrio del ecosistema y la continuidad de la vida.

El principio es claro: cada uno debe estar donde le ha situado la Naturaleza por nacimiento y el rey debe estar por encima de todos asegurando, incluso por la violencia, que ese orden no se altere.

Se trata de un modelo de sociedad estamental y medievalizante.

Amenazan ese orden quienes no se resignan al lugar social y territorial que les ha sido asignado. Scar representa a un miembro de la élite gobernante que quiere sustituir al rey legítimo.

Las hienas representan a un sector social compuesto por sujetos excluidos a los que –como regla– debe mantenerse siempre fuera de las fronteras del reino.

Son seres poco inteligentes, manipulables y crueles que obedecen a Scar cuando este les promete no volver a pasar hambre.

Abundantes referencias

Se ha hablado de la influencia de Hamlet en la trama de El Rey León, del machismo (por ejemplo, las leonas pueden ser más fuertes que los leones –Nala derrota dos veces a Simba– pero la corona le corresponde al varón), de los rasgos etnocéntricos de los personajes (los leones «buenos» son de color claro y formas redondeadas y los personajes «malos» son de color oscuro y formas angulosas) o de la analogía xenófoba entre las hienas y los inmigrantes latinos (las hienas comen «tacos» y, en algunas versiones, tienen acento mexicano).

Además, en el filme hay abundantes referencias religiosas (cristianismo contra islam,  ya que el sol brilla sobre el territorio de «los buenos» y la media luna sobre el de «los malos»), políticas (como los distintos conceptos de monarquía, según Zazú) e históricas (el fascismo o nazismo, cuando las hienas desfilan ante Scar).

«Hay una propuesta política: recuperar y conservar un orden pre-moderno y antiliberal»

Estos elementos están articulados alrededor de una propuesta política: recuperar y conservar un orden pre-moderno y antiliberal donde el Dios-Naturaleza determina nuestro lugar en la Tierra y en la estructura de la sociedad, otorgando el control a una autoridad fuerte y paternalista, como lo es el rey león legítimo (Mufasa, Simba), con la mediación de una figura religiosa (Rafiki) y aliados que pueden ofrecer respaldo militar. El rey es respetado por el pueblo, en parte porque este teme su violencia y en parte porque es la garantía de que continúe el «ciclo de la vida», aunque esto suponga aceptar ser comido como consecuencia del lugar que el Dios-Naturaleza ha asignado a cada sujeto y grupo social en la cadena alimenticia.

La clave política está, por tanto, en la naturalización de un determinado orden social y en la legítima fuerza que puede ser aplicada contra cualquier conducta que pretenda alterarlo.

Mufasa persigue y amenaza a las hienas, Simba es reconvenido por Zazú y Mufasa cuando juega a ser un rey que hace lo que se le antoja.

Scar y las hienas son asaltados por Simba y sus aliados (las leonas, Rafiki, Timón y Pumba), y libran un combate que se salda con la derrota y el exilio de los usurpadores.

Contexto histórico y social

En los años 90 ya estaban en la agenda internacional la problemática del calentamiento global y la destrucción de los ecosistemas, las migraciones y los procesos de asentamiento urbano. Es también la década en la que se desarrolla la primera Internet (Web 1.

0) y con ella las empresas, las Administraciones Públicas y los movimientos sociales transforman sus estructuras. El nuevo instrumento de comunicación abre grandes posibilidades y expectativas para una mayor democratización de las sociedades y de las organizaciones. El Rey León se estrena en junio de 1994.

El 1 de enero de ese año comienza en Chiapas (México) la revolución Zapatista.

En el mundo acontecían grandes cambios. Desde 1986, la perestroika promovía reformas en la URSS, y entre 1988 y 1991 Gorbachov lideró la glásnost impulsando profundos cambios en la potencia comunista. En 1989 cayó el Muro de Berlín y, tras él, el bloque del Este.

A finales de 1991 se disolvió la Unión Soviética. Entre 1990 y 1991 tuvo lugar la Primera Guerra del Golfo, con el presidente norteamericano George H. W.

Bush al frente de una amplia coalición de países aliados para expulsar de Kuwait a las fuerzas iraquíes del presidente Sadam Husein, antes aliado de los EE.UU. en la guerra contra Irán.

En aquellos años, la derecha política norteamericana discutía acerca de qué cabía esperar tras la caída de la URSS.

Francis Fukuyama defendía la idea del «fin de la historia» como el triunfo definitivo de la democracia liberal a nivel planetario.

En 1993 Samuel Huntington, en un artículo publicado por la revista Foreign Affairs (transformado en libro en 1996) planteaba que lo que cabía esperar era un «choque de civilizaciones».

Rechazo a la autodeterminación

Esta información permite interpretar la ideología de El Rey León en su contexto histórico.

Su argumento no apuesta por ninguna forma de democracia, solo distingue entre distintas formas de dictadura, es elitista al modo feudal y claramente antiliberal en su rechazo a la autodeterminación personal y grupal, y a la movilidad de los sujetos en la estructura y territorios de la sociedad. Representa, además, algo muy parecido a un choque de bloques civilizatorios.

¿Hay detrás de El Rey León una intencionalidad propagandística? No he encontrado evidencias al respecto, aunque tampoco debería descartarse como hipótesis, pues desde la Segunda Guerra Mundial ha quedado sobradamente acreditada la relación entre los gobiernos norteamericanos y la industria del cine utilizada con fines de propaganda.

«La naturalización de una ideología se consigue cuando sus representaciones nos emocionan»

La factoría Disney, además, ha producido muchas películas con mensajes y matices ideológicos distintos.

No es necesario acudir a ninguna teoría conspiratoria para reconocer el contenido ideológico de un film y preguntarse por su influencia en las mentalidades.

No tiene por qué haber sido producido con fines de propaganda, pero puede desempeñar esa función. La intencionalidad de los guionistas y productores no es determinante para que un relato tenga, de hecho, eficacia ideológica.

La mayoría nos emocionamos viendo la película y aceptamos subconscientemente su contrato comunicativo: primero, que Mufasa, Simba y sus aliados son «los buenos» y Scar y las hienas son «los malos» y, segundo, la violencia es un medio legítimo para restaurar y mantener el buen orden social-natural. Si luego analizamos la película en sus detalles nos daremos cuenta de sus explícitos contenidos elitistas, machistas, racistas, xenófobos e islamófobos.

¿Hasta qué punto El Rey León u otras películas con fuerte contenido ideológico pueden influirnos? Suponemos que lo hacen, pero ¿en qué medida? ¿Con qué evidencias podemos aportar pruebas? Vivimos en sociedades abiertas y plurales en las que no hay un solo discurso dominante, ni todos los discursos hegemónicos son equivalentes. En las sociedades democráticas hay muchas mediaciones culturales activas y los individuos podemos elegir y combinar ideas y prácticas diversas. Es un error caer en el determinismo.

Ahora bien, hoy en EE.UU. hay un presidente que construye muros en su frontera sur y expulsa sin piedad a los inmigrantes pobres. En EE.UU.

, Europa y Rusia crece la influencia política e ideológica del conservadurismo iliberal que quiere cerrar fronteras y pone en cuestión los derechos de las mujeres y de las minorías, mientras miles de refugiados padecen en campos y centros de internamiento o se ahogan en el Mediterráneo.

El Rey León vuelve a las pantallas con un relato más naturalizado si cabe, los personajes parecen más «de verdad», más «naturales».

Su contenido se recrea y se relanza veinticinco años después, en un contexto de crisis de las democracias y riesgos geopolíticos (conflictos de EE.UU. y sus aliados con Corea del Norte, Irán, China, Rusia…).

La naturalización de una ideología se consigue cuando sus representaciones nos emocionan y las aceptamos acríticamente como «lo normal» y «lo correcto» por naturaleza.

(*) Francisco Javier Malagón Terrón es profesor Asociado en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Источник: https://ethic.es/2019/07/el-rey-leon-alternativa-reaccionaria-a-la-crisis-del-planeta/

‘El Rey León’: conoce la historia del clásico

El rey león

‘El Rey León’ es uno de los mayores éxitos de Disney y un clásico de animación. Está dirigida por Rob Minkoff y Roger Allers y forma parte del proceso llamado Renacimiento de Disney.

Este periodo hace referencia a los años en los que Disney se consagró como una de las más exitosas productoras de películas animadas. ‘El Rey León’ se estrenó en cines en 1994.

Dentro de la propia compañía tuvieron dudas sobre si esta película gustaría al publico e incluso estuvo a punto de no producirse. Lo que habría sido un gran error, ya que ‘El Rey León’ salvó a Disney de una dura crisis económica.

Su éxito fue arrasador y se ha convertido en una de las producciones más rentables de Disney. Todo lo que toca se hace de oro: El musical de ‘El Rey León’ lo han visto más de 100 millones de personas desde su estreno. El live action estrenado en 2019 recaudó 31.25 millones de euros.

Pero cuando se habla de las películas de ‘El Rey León’ solo se suele nombrar la primera de 1994 y este live action, cuando la historia de ‘El Rey León’ cuenta con otras dos películas. ¿Cuál es el desarrollo que vemos desde esa primera película? ¿Cómo se relacionan todas ellas?

La historia del éxito

Cuando Disney comenzó a coquetear con la idea de ‘El Rey León’, se encontraba en sumergido en una crisis económica y creativa. Desde los 80, no atraían al público con sus producciones, que contaban con un presupuesto moderado.

‘El Rey León’ llegó como un regalo caído del cielo y junto todos los ingredientes necesarios para crear un gran éxito: la dirección de Rob Minkoff y Roger Allers, la música de Hans Zimmer, Elton John y Lebo M.

y una historia sencilla pero conmovedora.

El marketing de la película no tuvo nada que ver con anteriores producciones de Disney. ‘El Rey León’ se convirtió en una marca. Peluches, juguetes, ropa… se comercializó todo lo posible para aumentar aún más la rentabilidad de la película. Y no solo recaudo en el cine. Cuando se lanzó en VHS, se vendieron más de 20 millones de copias en los primeros días.

Dos historias de Shakespeare

Por todos es conocido que, muchas veces, Disney se basa o adapta historias y cuentos populares. Quizás, con ‘El Rey León’ es más difícil de reparar en esta inspiración, pero si analizamos sus dos películas veremos que las historias de Shakespeare tuvieron mucho que ver en la creación de ambas películas.

‘El Rey León’ toma muchos elementos de la historia de ‘Hamlet’. Esta tragedia escrita por William Shakespeare y publicada en 1603, cuenta la historia del Príncipe Hamlet. Hamlet es el encargado de vengar la muerte de su padre, el Rey Hamlet, que fue asesinado por su tío Claudio y así recuperar el trono.

Si cambias estos nombres por los de Mufasa, Simba y Scar, obtienes la trama de ‘El Rey León’. Por supuesto, Disney suavizó muchos aspectos de esta tragedia para que la película pudiera estar dirigida al público más joven.

Y si pensabas que se trata solo de una casualidad, basta con echar un vistazo a ‘El Rey León 2: El tesoro de Simba’ para ver que estas películas siguen el esquema shakesperiano.

‘El Rey León 2: El Tesoro de Simba’ es la secuela de ‘El Rey León’, que se estrenó en 1998. Cuenta la historia de Kiara, la primogénita de Simba y Nala y futura reina de las tierras del reino. Esta vez, tenemos la historia de ‘Romeo y Julieta’.

Kiara conoce a Kovu, el hijo adoptivo de Scar, y ambos se enamoran. Esto provoca un gran conflicto en las dos manadas: la de los desterrados y la de las tierras del reino. Kiara y Kovu tendrá que luchar para que sus dos familias logren entenderse y poder estar juntos.

Por suerte, Disney hizo que al final ninguno de los dos muriera.

Una secuela acertada

‘El Rey León 2: El Tesoro de Simba’ es una buena secuela, a pesar de que no cuente con la popularidad de la primera película. Cuenta una historia que concuerda con la que nos cuentan en ‘El Rey León’.

Sigue el mismo esquema de su predecesora y su banda sonora se mantiene al mismo nivel, con canciones como ‘He Lives In You’ o ‘We Are One’. El problema es que la fórmula de la primera película parece seguirse tan a rajatabla que hay escenas que resultan casi un calco de la primera la segunda película.

Por ejemplo, el momento en el que Zira canta para animar a las leonas en la lucha contra la otra manada es prácticamente igual al acto de ‘Preparaos’ de Scar con las hienas en ‘El Rey León’. De hecho, se desarrolla en la misma guarida.

Incluso la escena final, en la que la villana Zira muere después de acabar cayendo a un precipicio en el que es arrastrada por un río es muy similar a la muerte de Mufasa. Aunque puede justificarse diciendo que es, efectivamente, una referencia a la primera película.

Aun así, la calidad de ‘El Rey León 2: El Tesoro de Simba’ en cuanto animación está a la altura de la primera película. Tiene menos escenas memorables, lo que le hace perder algo de fuerza, pero no es una obra de mala calidad.

Algo que es sorprendente si tenemos en cuenta que es una película que no se estrenó en cines, sino que se vendió directamente en VHS.

‘El Rey León 2: El Tesoro de Simba’ es una secuela que buscaba contentar a los fans de la primera película… Y lo consigue.

El reinado de Timón y Pumba

Timón y Pumba son los dos personajes más populares del universo de ‘El Rey León’ y los favoritos de pequeños y adultos. Por eso, no era de extrañar que lograran tener su propia película en la que fueran protagonistas.

‘El Rey León 3: Hakuna Matata’ es una “precuela” de la primera película, aunque también se cuenta los hechos ocurridas en esta, desde el punto de vista de Timón y Pumba. Esta película es la más diferente a sus antecesoras.

Cuenta con el humor de sus dos protagonistas, sobre todo con el sarcasmo de Timón, capaz de sacarte una carcajada durante de la película.

Y a pesar de que pueda parecer que se hará repetitiva, ya que parte de la película nos cuenta una historia que ya hemos visto, este enfoque más desenfadado y gamberro hace que veas la historia como nunca. Con el humor, se parodia algunos de los aspectos claves de ‘El Rey León’, como las enseñanzas filosóficas de Rafiki.

La magia de la música

La banda sonora de ‘El Rey León’ es única. Posiblemente, sea de las mejores bandas sonoras de Disney. Cuenta con un musical único y sus canciones son versionadas por orquestas en todo el mundo.

¿Quién no conoce el ‘Hakuna Matata’? ¿O ‘Circle of Life’? El éxito de la música de ‘El Rey León’ se debe a la aparición en ella de tres genios como Hans Zimmer, Elton John y Lebo M. Juntos crearon la banda sonora de la película, que le da un espíritu único y distintivo.

No es arriesgado pensar que el éxito de ‘El Rey León’ no hubiera sido el mismo sin su banda sonora. Traspasó el cine y llegó a las radios de todo el mundo. ‘Circle of life’ llegó incluso a ser número uno en Estados Unidos la primera semana de su estreno.

La banda sonora vendió más de 18 millones de copias y ‘Can You Feel The Love Tonight’ ganó el Oscar a mejor canción original.

Elton John consiguió “hacer pop” para niños. Le dio el toque comercial a la banda sonora y la convirtió en todo un éxito. Hans Zimmer se encargó de llevar esta esencia al cine, creando piezas tan memorables y ponen la piel de gallina como ‘…To Die For’ y Lebo M.

le dio autenticidad. El músico africano supo llevar un trocito de la sábana a cada una de las canciones, cogiendo los elementos más característicos de la cultura musical africana. Todo esto dio como resultado la obra maestra que todos conocemos.

Ficción vs realidad

Disney decidió estrenar el Live Action de ‘El Rey León’ 25 años después del estreno de la película original. Desde el principio hubo dudas sobre cuál sería el resultado.

En esta versión perdemos cosas como los colores distintivos y brillantes de ciertos personajes (como Scar) en favor del realismo. Y por supuesto, no cuentan con la misma “expresividad” de la animación original.

Pero ¿hubiera tenido sentido que estos elementos estuvieran en este remake? Posiblemente, habría dado como resultado una versión aún más cutre que ‘Cats’.

La palabra lo dice “Live Action” así que no esperes ver un león marrón con la melena negra. Este remake destaca porque es toda una potencia visual: el hiperrealismo de los animales, sin perder el toque de fantasía y las localizaciones te dejaran con la boca abierta.

La historia es la misma, ¿Para que alterarla si ya se sabe que funciona a la perfección? Le faltan algunas escenas esenciales de la película original, como el famoso desfile de las hienas que no aparece en este remake. Y sobran cosas, como la canción original de Beyonce, ‘Spirit’ para la película.

Porque por mucho que sea Beyonce, se queda corta en comparación con las canciones originales. Pero es una buena versión y una nueva forma de ver la historia de siempre.

¿Por qué gusta a todos?

‘El Rey León’ y todo su universo une a mayores y pequeños porque es una historia en la que te puedes ver reflejado sin importar la edad que tengas.

Llevo viendo ‘El Rey León’ prácticamente desde que nací y es una película que ha crecido conmigo en todos los sentidos. Parece que tiene una lección o un mensaje para cada nueva etapa de mi vida.

Y son pocas las películas que envejecen tan bien junto a ti.

Al final, ‘El Rey León’ es la historia de encontrarte a ti mismo, del amor hacía tu familia y conocer poco a poco quién eres, aunque esto último este siempre en constante tiempo. Y, todas estas reflexiones y preguntas nunca tendrán edad.

Источник: https://mewmagazine.es/el-rey-leon-conoce-la-historia-del-clasico/

El Rey León: 7 geniales curiosidades sobre cómo se hizo la película

El rey león

Si ya has visto la adaptación de imagen real de El Rey León, entonces te estarás preguntando cómo lograron que se sintiera tan realista si únicamente tiene un plano en imagen real y el resto es animación.

IGN visitó el set de la película durante la producción y salió de allí con siete curiosidades geniales sobre cómo se hizo.

Rodaron El Rey León dentro de un videojuego de Realidad Virtual

La película se filmó en un mundo de videojuegos creado para parecerse a la ambientación icónica de El Rey León.

El director Jon Favreau y sus compañeros cineastas se pusieron cascos de realidad virtual para explorar las ubicaciones en el juego y alinear tomas, luego programaron a los personajes animales para «actuar» de acuerdo con el guión.

Una vez que obtuvieron todo a la perfección, filmaron cada escena y la enviaron a una cámara de efectos visuales para finalizarla en la pantalla grande.

Viajaron a África para estudiar a los animales

Favreau realizó un viaje de tres semanas a Kenia con su equipo para estudiar a los animales en su hábitat natural. Esta investigación les dio una perspectiva de primera mano sobre cómo los animales se comportan cuando están corriendo, descansando, comiendo, durmiendo e interactuando unos con otros.

El viaje fue especialmente revelador para el supervisor de animación Andy Jones.

«Fue bastante fascinante para mí porque solo había visto a estos animales en zoológicos y verlos realmente en su propio entorno y tener una idea de cómo se mueven entre ellos y cómo reaccionan entre ellos.

Especialmente los leones. Los grandes felinos frente a los animales de presa.

Aprendimos mucho sobre los comportamientos y las diferentes cosas que vamos a tratar de incluir en esta película», nos dijo Jones.

Las actuaciones de los actores se reflejaron en la animación

Mientras estábamos en el set, nos mostraron el área de «caja negra» donde los actores se reunían para realizar una escena.

Darles a los actores algo de espacio para moverse e interactuar era preferible a que solo leyeran sus líneas en una cabina de doblaje.

Mientras actuaban, las cámaras capturaron sus actuaciones para que los animadores pudieran incorporar ciertos matices en el producto final.

«Somos capaces de reunir a algunos de los actores donde tienen una escena juntos y, de hecho, hacer que se salgan un poco del guion y obtener algunos patrones de contacto visual y ciertas cosas que podemos usar para su desempeño de los animales», dijo Jones. «Los actores realmente están manejando a estos personajes un poco, lo que es bueno».

Algunas de las escenas de Timón y Pumba son improvisadas

La mayoría de las líneas de la película se extraen directamente del guión original, pero a los momentos más cómicos se les dio más libertad.

Puede que no sea una sorpresa que, cuando los comediantes Billy Eichner y Seth Rogen se reunieron para representar sus escenas como Timón y Pumba, crearan algunas bromas que eran demasiado buenas como para no usarlas.

«Tuvimos buenas sesiones de caja negra con ellos donde realmente comienzan a improvisar mucho», dijo Jones. «Creo que Seth encarna a Pumba realmente bien. En cuanto al personaje, su voz, el tono y cómo lo realiza.

Hay un cierto nivel de encanto e inocencia en su desempeño que en realidad está funcionando muy bien en Pumba. Y lo mismo con Eichner y Timón. Tiene este tipo de enfoque sarcástico que también funciona muy bien».

Tenían que ser cuidadosos al mostrar violencia

La batalla final entre Scar y sus hienas contra Simba y sus aliados de repente adquiere un contexto completamente nuevo en la acción en vivo mientras se arañan, muerden y de otra manera tratan de mutilarse mutuamente. Representar tal secuencia en la acción en vivo significaba que los animadores tenían que tener cuidado de no hacerlo demasiado realista.

“Fue más fácil, la película original estaba animada y podían hacer tomas a cámara lenta. Suaviza algo del impacto y esas cosas porque es una caricatura», explicó Jones.

«[Para El Rey León de acción en vivo] cuanto más realista hagamos esto puede llegar a ser sangriento o algo que no quieras ver, algo por lo que no llevarías a tus hijos, así que tuvimos que ser muy cuidadosos sobre dónde dibujábamos la línea y cuánto mostramos.

El trabajo de cámaras es una gran parte de eso. Para hacerte pensar que viste más de una pelea de la que podrías haber visto o simplemente más violencia de la que pudiste haber visto».

Recrear el Cementerio de Elefantes fue especialmente desafiante

De todos los escenarios en El Rey León, recrear el Cementerio de Elefantes fue especialmente desafiante porque el estilizado estilo de esa secuencia animada estaba en contra de la filosofía de Favreau de hacer que la película pareciera un documental de animales de National Geographic.

“[La escena del cementerio de elefantes] obviamente tiene raíces tremendas y en la película original una imagen tan poderosa, estos grandes huesos y cachorros se deslizan sobre los colmillos y cosas así.

Y, sin embargo, para imaginarlo en un estilo documental, creo que es un ejemplo de un mundo en el que si literalmente proporcionáramos estos enormes huesos y todas estas cosas en el mismo volumen que estaba en la película animada, creo que te sacarían fuera [de la experiencia]», explicó el diseñador de producción James Chinlund.

Eso significaba hacer cambios clave en la escena, como quitar el caricaturesco descenso de Simba y Nala por un conjunto de colmillos, y basarlo en una ubicación del mundo real, una fuente termal de azufre en Etiopía llamada Lago Abbe.

«La idea es que con el tiempo los elefantes y las cosas quedaron atrapados en este estanque, algo así como los pozos de alquitrán o algo así, así que verás muchos huesos, y las hienas han decidido ocupar esta parte del mundo porque como carroñeros hay buenas elecciones», dijo Chinlund.

Tuvieron que calcular cómo de rápido corría Simba

¿Cómo de lejos llegó Simba cuando se escapó de casa? Es una pregunta que quizás muchos se hayan preguntado, pero dada la forma realista en que Chinlund se encargó de recrear el mundo de El Rey León, realmente tuvo que calcularlo.

«Recuerdo haber visto la película [del Rey León original] y nunca pude averiguar cómo de lejos se escapó Simba para que creciera de manera independiente. ¿A qué distancia huyó realmente?”, reflexionó Chinlund.

“Me encanta la primera película, pero la geografía fue un gran problema para mí en esa película. Es una película animada, por lo que utilizaron la capacidad deslizable de la ilustración para cambiar de escala.

«La Roca del Orgullo cambió de forma y escala a lo largo de la película, así que no creo que su intención fuera verse como una pieza geográfica ajustada, pero me frustró como diseñador».

Y así, Chinlund se propuso construir un mapa del mundo para responder a la pregunta. Decidieron que Simba estaba allí afuera tres o cuatro días cruzando el desierto antes de que terminara en la orilla del Bosque Nuboso, por lo que si un cachorro viaja unas 12 millas por día, Chinlund da una estimación aproximada de 50 millas (80 kilómetros aproximadamente).

Источник: https://es.ign.com/el-rey-leon/153244/feature/el-rey-leon-7-geniales-curiosidades-sobre-como-se-hizo-la-pelicula

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: