El tabaquismo materno aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en los hijos adolescentes

El tabaquismo materno aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en los hijos adolescentes

El tabaquismo materno aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en los hijos adolescentes

Las madres que fuman durante el embarazo aumentan en sus hijos el riesgo de desarrollar síntomas psicóticos en sus años de adolescencia, según un estudio de la Universidad de Cardiff en Reino Unido que se publica en la revista British Journal of Psychiatry.

Índice

Tabaco y síntomas psicóticos

La investigación muestra un vínculo entre el consumo de tabaco materno y los síntomas psicóticos. Los autores observaron un efecto dosis-respuesta, lo que significa que el riesgo de síntomas psicóticos era mayor en los niños cuyas madres fumaron más intensamente durante el embarazo.

El estudio también examinó si el consumo de alcohol y cannabis durante el embarazo se asociaba con un mayor riesgo síntomas psicóticos.

Beber alcohol durante el embarazo se asoció con un aumento de los síntomas psicóticos, pero sólo en los niños de madres que habían bebido más de 21 unidades de alcohol por semana al inicio del embarazo.

Sólo unas pocas madres en el estudio dijeron haber fumado cannabis durante el embarazo y no se descubrió ninguna asociación con síntomas psicóticos.

Las razones del vínculo entre tabaquismo materno y los síntomas psicóticos se desconocen, pero los investigadores sugieren que la exposición al tabaco en el útero podría tener un impacto indirecto al afectar a la impulsividad, la atención o la cognición de los niños.

Otros riesgos de fumar en el embarazo

A pesar de que todos los expertos inciden en la importancia de no fumar nada de nada durante la gestación, los datos muestran que un 30% de embarazadas continúa fumando durante estos meses, convencidas de que fumar poco es mejor que dejar de fumar y sufrir ansiedad. Pero eso no es cierto, ya que la nicotina, y otras sustancias del tabaco, son muy perjudiciales para la salud del feto y el desarrollo del embarazo.

Así, entre los problemas más importantes que fumar durante el embarazo pueden causar encontramos:

1- Aumento del riesgo de aborto espontáneo.

2- Placenta más grande, probablemente para compensar la falta de oxígeno que le llega al feto a causa del tabaco. Una placenta más grande tiene un riesgo mayor de sufrir desprendimiento prematuro, hemorragias o rotura prematura de la bolsa, lo que provocaría un parto prematuro. Incluso puede llevar a la muerte fetal o neonatal.

3- Menor peso al nacer, concretamente entre 150 y 250 g menos que aquellos recién nacidos cuyas madres no fuman.

4- Aumento del riesgo de muerte perinatal.

5- Alteraciones genéticas en el feto que incrementan el riesgo de sufrir leucemia infantil y otros tipos de cáncer en la edad adulta.

6- Mayor riesgo de desarrollar de adultos una dependencia a la nicotina.

7- Retraso de desarrollo dentro del útero, especialmente de los pulmones.

8- Problemas de respiración una vez nacido.

9- Predisposición al asma y a contraer enfermedades respiratorias una vez nacido.

10- Mayor riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante.

11- Desarrollo de trastornos del aprendizaje.
 

¿Cuándo debo dejar de fumar?

Lo ideal es dejar de fumar antes de quedarte embarazada, ya que el tabaco no solo afecta a tu salud general, sino que dificulta la fertilidad.

Además, en las primeras semanas se forman los órganos principales del bebé, por lo que es cuando más daño puede hacer el tabaco a su desarrollo.

No obstante, si estás embarazada y todavía no has dejado de fumar, no lo dudes y déjalo cuanto antes, ya que dejar de estar expuesto a esta sustancia siempre será beneficioso para tu bebé y puedes evitar que desarrollo problemas como el bajo peso al nacer o el parto prematuro.

¿Cómo dejar de fumar?

1- Toma la decisión firme de dejarlo. Lee de nuevo todos los daños que puedes causar a tu bebé para convencerte de que es la mejor decisión que puedes tomar. 2- Lo mejor es dejarlo radicalmente, pero si crees que te ayudará ir reduciendo gradualmente, también puedes hacerlo así. 3- Busca apoyo en tu pareja y familiares. Pídeles que te ayuden a no caer en la tentación.

4- Evita lugares o personas que fumen para que no te entren ganas al ver a otros fumando. 5- Cuando sientas muchas ganas de fumar, busca otra actividad que mantenga tu mente ocupada y te ayude a no pensar en el tabaco, como comer algo sano, mascar un chicle sin azúcar o realizar algún hobby. 6- Busca la ayuda de un médico que te ayude a dejar de fumar.

7- Existen libros para dejar de fumar que tienen bastante éxito. Prueba con alguno de ellos. 8- Elimina todo lo que te recuerde al cigarrillo (paquetes, mecheros, ceniceros…) y mantén tu casa y el coche ventilados para eliminar el olor a humo. 9- Practica ejercicio con regularidad, te ayudará a no pensar en el tabaco y mantenerte en forma. 10- Evita el estrés y las preocupaciones.

Muchas veces fumamos cuando estamos estresados.

11- Busca una imagen de una placenta de una mujer que ha fumado en el embarazo y una que no, se te quitarán las ganas de fumar solo con verlo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/el-tabaquismo-materno-aumenta-el-riesgo-de-sintomas-psicoticos-en-los-hijos-adolescentes-11273

Riesgos para la salud debido al tabaquismo

El tabaquismo materno aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en los hijos adolescentes

En los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de todas las personas que continúan fumando morirán debido al hábito. Más de 480,000 personas mueren cada año en este país a causa de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. Esto significa que cada año el fumar causa aproximadamente 1 de cada 5 muertes en los Estados Unidos.

  • El hábito de fumar cigarrillos mata a más estadounidenses que el alcohol, los accidentes automovilísticos, el SIDA, las armas de fuego, y las drogas ilegales en conjunto.
  • Los fumadores de cigarrillos mueren más jóvenes que los no fumadores.
  • Fumar acorta la vida de fumadores masculinos por unos 12 años y la vida de las fumadoras por aproximadamente 11 años.
  • Fumar no sólo causa cáncer, sino que puede ocasionar daño a casi todos los órganos en el cuerpo, incluyendo los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos, los órganos genitales, la boca, la piel, los ojos y los huesos.

Cómo afecta el tabaco el riesgo de cáncer

Fumar causa aproximadamente 30% de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos, incluyendo alrededor del 80% de las muertes por cáncer de pulmón. El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer entre ambos hombres y mujeres, y uno de los cánceres más difíciles de tratar.

Fumar no aumenta solamente el riesgo de cáncer de pulmón, sino que también es un factor de riesgo para los cánceres de:

Los cigarrillos, los cigarros (puros), las pipas y los productos de tabaco sin humo causan cáncer. No existe una manera segura de consumir tabaco.

¿Afecta la inhalación del humo el riesgo de cáncer?

Sí. Dondequiera que el humo alcance las células vivas, causa daño. Incluso los fumadores que no inhalan el humo respiran las grandes cantidades de humo que salen de sus bocas y de la punta encendida del cigarrillo, cigarro o pipa. Ellos están en riesgo de padecer cáncer de pulmón y otras enfermedades causadas por el humo de segunda mano.

Cómo el fumar tabaco afecta a los pulmones

Fumar daña las vías respiratorias y los pequeños sacos de aire en sus pulmones. Este daño comienza temprano en los fumadores, y la función pulmonar continúa empeorando mientras la persona fume. Sin embargo, puede que tome años antes de que se pueda notar el problema lo suficientemente como para diagnosticar la enfermedad pulmonar.

Asimismo, fumar puede ocasionar que la pulmonía y el asma empeoren. Además, causa muchas otras enfermedades pulmonares que pueden ser casi tan graves como el cáncer de pulmón.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD, por sus siglas en inglés) es el nombre para referirse a enfermedades de pulmón de largo plazo incluyendo bronquitis crónica y enfisema (las cuales se detallan más adelante). El riesgo de COPD aumenta mientras más usted fume y cuánto más tiempo lo haga. Esta enfermedad empeora con el tiempo, y no existe cura.

A continuación se presentan algunos datos sobre la COPD:

  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es la tercera causa principal de fallecimientos en los Estados Unidos.
  • El hábito de fumar es por mucho la causa más común de COPD.
  • Más mujeres mueren de COPD que hombres.

El tipo de ruido torácico (como el de la respiración sibilante), la falta de aliento durante actividades, y la tos con mucosidad (flema) son algunas de las señales iniciales de la COPD.

Con el tiempo, la COPD puede dificultar la respiración incluso al no estar haciendo actividad alguna.

La última etapa de COPD es considerada como la enfermedad más lamentable para una persona, pues ocasiona que la persona respire con jadeos y que sienta como si estuviera ahogándose.

Bronquitis crónica

La bronquitis crónica es un tipo de COPD en la que las vías respiratorias producen demasiada mucosidad, lo que obliga a la persona a toser para expulsarla. Éste es un problema común para los fumadores.

Las vías respiratorias se inflaman (dilatan) y la tos se hace crónica (de larga duración), síntomas que en ocasiones parecen mejorar, pero la tos suele regresar.

Con el tiempo, las vías respiratorias se obstruyen por tejido cicatrizado y mucosidades, lo cual puede resultar en infecciones pulmonares graves (neumonía).

No hay cura para la bronquitis crónica, pero dejar de fumar puede ayudar a mantener los síntomas bajo control. Dejar de fumar también ayuda a evitar que el daño ocasionado por la enfermedad empeore.

Enfisema

El enfisema es otro tipo de COPD que poco a poco destruye la capacidad de una persona para respirar. Normalmente, los pulmones contienen millones de diminutos sacos que ayudan a que el oxígeno llegue a la sangre.

En un enfisema, las paredes entre los sacos se desintegran y crean sacos más grandes, pero en menor número, por lo que la cantidad de oxígeno que llega a la sangre disminuye.

Con el tiempo, estos sacos se afectan tanto que una persona con enfisema debe esforzarse demasiado para poder obtener suficiente oxígeno, incluso al no estar haciendo actividad alguna.

Las personas que tienen enfisema presentan riesgo de muchos problemas que causan una función pulmonar deficiente, incluyendo pulmonía. En las etapas más avanzadas de la enfermedad, los pacientes sólo pueden respirar sin malestar mediante la ayuda de un tubo de oxígeno.

El enfisema no es curable ni reversible, pero puede ser tratado y aliviado si la persona deja de fumar.

¿Por qué los fumadores tienen esa “tos de fumador”?

El humo del tabaco contiene muchas sustancias químicas y partículas que irritan las vías respiratorias y los pulmones. Cuando un fumador inhala estas sustancias, el cuerpo trata de eliminarlas al producir mucosidad y al toser.

La conocida tos mañanera de los fumadores se produce por muchas razones. Normalmente, las estructuras parecidas a diminutos vellos (llamados cilios) en las vías respiratorias ayudan a expulsar los materiales nocivos de los pulmones.

Pero el humo del tabaco debilita la acción purificadora, por lo que algunas partículas del humo permanecen en los pulmones y la mucosidad se queda en las vías respiratorias. Mientras un fumador duerme (y no fuma), algunos cilios se recuperan y comienzan a funcionar nuevamente.

Al despertar, el fumador tose porque los pulmones están tratando de eliminar los irritantes y la mucosidad acumulados del día anterior.

La denominada “tos de fumador” puede ser una señal temprana de COPD.

Cómo afecta el tabaco a su  corazón y a los vasos sanguíneos

El hábito de fumar causa daños al corazón y a los vasos sanguíneos (sistema cardiovascular), incrementando el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular. Es una causa importante de enfermedad coronaria, que puede conducir a un ataque al corazón.

Asimismo, fumar causa la hipertensión arterial, reduce su capacidad para ejercitarse y aumenta la probabilidad de coagulación de la sangre. También disminuye los niveles del colesterol HDL (bueno) en la sangre.

Fumar es un factor de riesgo principal para la enfermedad arterial periférica (PAD), en la cual se acumula placa en las arterias que llevan sangre a la cabeza, los órganos y las extremidades. Esto aumenta su riesgo de enfermedades del corazón, ataques cardíacos y accidente cerebrovascular.

El fumar puede causar o empeorar la pobre circulación de la sangre en los brazos y las piernas (enfermedad vascular periférica o PVD). Esto puede causar dolor en las piernas cuando camina, y pueda ocasionar llagas abiertas que no sanan.

La cirugía para mejorar la circulación sanguínea a menudo no es eficaz en las personas que siguen fumando.

Por esta razón, muchos médicos que hacen cirugías en los vasos sanguíneos (cirujanos vasculares) se niegan a realizar operaciones en pacientes con PVD a menos que ellos dejen de fumar.

Mujeres

El consumo de tabaco puede afectar la salud del sistema reproductor femenino. Las mujeres que fuman tienen una probabilidad mayor de confrontar problemas para quedar embarazadas. Cuando están embarazadas también suelen tener problemas que pueden perjudicar tanto a ellas como a sus bebés, por ejemplo:

  • Las fumadoras son más propensas a tener un embarazo ectópico (donde el embrión se implanta por fuera del útero), lo cual puede poner en riesgo la vida de la madre.
  • También tienen una probabilidad mayor de ruptura de membrana prematura y placentas que se separan del útero muy prematuramente.
  • Esto puede traer como consecuencias hemorragia grave, parto prematuro y una cesárea de emergencia.
  • Las mujeres que fuman son más propensas a tener un aborto natural, partos de bebés fallecidos, bebés con labio o paladar leporino y bebés por debajo de un peso sano.
  • Fumar durante el embarazo también se ha relacionado con un mayor riesgo de defectos de nacimiento y síndrome de muerte súbita infantil.

Las mujeres que fuman tienden a ser más jóvenes al comienzo de la menopausia que las no fumadoras y puede que presenten más síntomas molestos mientras pasen por esta etapa.

Es importante saber que los cigarrillos electrónicos (como los vapes y los cigarrillos electrónicos tipo bolígrafo) contienen nicotina. Para obtener más información sobre los cigarrillos electrónicos, consulte ¿Qué sabemos sobre los cigarrillos electrónicos?

Hombres

Fumar daña las arterias y el flujo de sangre es una parte clave para que se produzcan las erecciones. Los hombres fumadores tienen un mayor riesgo de llegar a tener impotencia sexual (disfunción eréctil) mientras más fumen y cuánto más tiempo lo hagan. Al menos un estudio ha vinculado también fumar cigarro a la impotencia sexual en los hombres.

Fumar también puede afectar el semen (lo que reduce la fertilidad) y aumentan el riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento.

Otras maneras en que el tabaco afecta su salud

No todos los problemas de salud relacionados con fumar terminan en muertes. El hábito de fumar afecta la salud del fumador de muchas maneras, causando daño a casi todos los órganos del cuerpo, y ocasionando muchas enfermedades. A continuación presentamos algunos ejemplos de otras formas en que el tabaco afecta su salud:

  • Mayor riesgo de enfermedades de las encías y pérdida de dientes
  • Las heridas toman más tiempo para sanar
  • Disminución de la función del sistema inmunitario
  • Mayor riesgo de diabetes tipo 2
  • Disminución del sentido del olfato y del gusto
  • Envejecimiento prematuro de la piel
  • Mal aliento y dientes manchados
  • Aumento del riesgo de cataratas (opacidad de las lentes de los ojos)
  • Baja densidad ósea (huesos más delgados), que significa un mayor riesgo de fracturas de huesos, incluyendo la fractura de cadera
  • Mayor riesgo de artritis reumatoide
  • Mayor riesgo de degeneración macular relacionada con la edad, que puede causar ceguera
  • Mayor riesgo de úlceras pépticas

Muchos de los problemas relacionados con el fumar pueden robar la calidad de vida a una persona mucho antes de que muera. Las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar pueden hacer que sea más difícil respirar, desplazarse, trabajar o divertirse. Dejar de fumar, especialmente a edades más tempranas, puede reducir la discapacidad relacionada con el fumar.

Los niños que fuman tienen problemas de salud relacionados con el hábito

Fumar cigarrillos y usar productos de tabaco causa graves problemas de salud en niños y adolescentes. Con el tiempo, los fumadores entonces presentan los problemas de salud discutidos anteriormente y a menudo a edades más tempranas.

Uno de los problemas más graves es la adicción a la nicotina, que conduce al uso de tabaco a largo plazo a medida que los niños avanzan en edad.

Hay evidencia que indica que la nicotina causa daño al desarrollo cerebral de los adolescentes.

Es importante saber que la mayoría de los cigarrillos electrónicos (como los vapes y los cigarrillos electrónicos tipo bolígrafo) también contienen nicotina.

Los niños y adolescentes que fuman con regularidad suelen tener más problemas de salud que los niños que no lo hacen, tales como:

  • Episodios de tos
  • Falta de aliento, incluso cuando no se está haciendo ejercicio
  • Respiración sibilante o jadeante
  • Dolores de cabeza más frecuentes
  • Aumento en la producción de flema (mucosidad)
  • Enfermedades respiratorias de mayor gravedad y que ocurren con más frecuencia
  • Síntomas de resfriado y gripe más fuertes
  • Deterioro de la condición física
  • Deficiencia de la función y del crecimiento pulmonar, que aumenta el riesgo de COPD

El consumo de tabaco está relacionado con otras conductas perjudiciales en los adolescentes

La investigación ha mostrado que los adolescentes que consumen tabaco son más propensos a consumir alcohol y drogas ilegales que los que no consumen tabaco.

Los fumadores son más propensos también a estar involucrados en peleas, portar armas, tener intentos de suicidio, padecer de problemas de tipo emocional como la depresión, y a tener conductas sexuales de alto riesgo.

Esto no significa necesariamente que el consumo de tabaco causó estos comportamientos, pero son más comunes en los adolescentes que usan tabaco.

Además, los estudios han demostrado que el uso de cigarrillos electrónicos (también conocido como vaporear) de los jóvenes está fuertemente ligado al uso posterior de los cigarrillos regulares y otros productos de tabaco.

El uso de cigarrillos electrónicos puede desempeñar un papel en un niño o adolescente que desee experimentar con otros productos de tabaco más dañinos.

Para obtener más información sobre los cigarrillos electrónicos, consulte ¿Qué sabemos sobre los cigarrillos electrónicos?

Источник: https://www.cancer.org/es/saludable/mantengase-alejado-del-tabaco/riesgos-para-la-salud-debido-al-tabaquismo/fumar-tabaco.html

Salud mental del adolescente

El tabaquismo materno aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en los hijos adolescentes

Introducción

La adolescencia (10 a 19 años) es una etapa única y formativa. Los múltiples cambios físicos, emocionales y sociales que se dan en este periodo, incluida la exposición a la pobreza, el abuso o la violencia, pueden hacer que los adolescentes sean vulnerables a problemas de salud mental.

Promover el bienestar psicológico de los adolescentes y protegerlos de experiencias adversas y factores de riesgo que puedan afectar a su capacidad para desarrollar todo su potencial es esencial tanto para su bienestar durante la adolescencia como para su salud física y mental en la edad adulta.

Determinantes de la salud mental

La adolescencia es un periodo crucial para el desarrollo y el mantenimiento de hábitos sociales y emocionales importantes para el bienestar mental, tales como adoptar pautas de sueño saludables; hacer ejercicio con regularidad; desarrollar habilidades para mantener relaciones interpersonales, hacer frente a situaciones difíciles y resolver problemas; y aprender a gestionar las emociones. También es importante contar con un entorno favorable en la familia, la escuela y la comunidad en general. En todo el mundo, se estima que entre el 10% y el 20% de los adolescentes experimentan trastornos mentales, pero estos no se diagnostican ni se tratan adecuadamente (1).

Los factores que determinan la salud mental del adolescente en cada momento son múltiples. Cuantos más sean los factores de riesgo a los que están expuestos los adolescentes, mayores serán los efectos que puedan tener para su salud mental.

Algunos factores que pueden contribuir al estrés durante la adolescencia son el deseo de una mayor autonomía, la presión para amoldarse a los compañeros, la exploración de la identidad sexual y un mayor acceso y uso de la tecnología.

La influencia de los medios de comunicación y la imposición de normas de género pueden exacerbar la discrepancia entre la realidad que vive el adolescente y sus percepciones o aspiraciones de cara al futuro. Otros determinantes importantes de la salud mental de los adolescentes son la calidad de su vida doméstica y las relaciones con sus compañeros.

La violencia (en particular los malos tratos y la intimidación) y los problemas socioeconómicos constituyen riesgos reconocidos para la salud mental. Los niños y los adolescentes son especialmente vulnerables a la violencia sexual, que tiene claros efectos perjudiciales sobre la salud mental.

Algunos adolescentes corren mayor riesgo de padecer trastornos de salud mental a causa de sus condiciones de vida o de situaciones de estigmatización, discriminación, exclusión, o falta de acceso a servicios y apoyo de calidad.

Entre ellos se encuentran los adolescentes que viven en lugares donde hay inestabilidad o se presta ayuda humanitaria; los que padecen enfermedades crónicas, trastornos del espectro autista, discapacidad intelectual u otras afecciones neurológicas; las embarazadas y los padres adolescentes o en matrimonios precoces y/o forzados; los huérfanos y los que forman parte de minorías de perfil étnico o sexual, o de otros grupos discriminados.

Por otra parte, los adolescentes con problemas de salud mental son particularmente vulnerables a la exclusión social, la discriminación, la estigmatización (que afecta a la disposición para buscar ayuda), las dificultades educativas, los comportamientos de riesgo, la mala salud física y las violaciones de los derechos humanos.

Trastornos emocionales

Los trastornos emocionales surgen habitualmente durante la adolescencia. Además de la depresión o la ansiedad, los adolescentes con trastornos emocionales también pueden experimentar reacciones excesivas de irritabilidad, frustración o enojo.

Es posible que se superpongan los síntomas de más de un trastorno emocional, y que se den cambios rápidos e inesperados de estado de ánimo y arrebatos emocionales.

Los adolescentes más jóvenes también pueden desarrollar síntomas físicos relacionados con su situación emocional, como dolor de estómago, dolor de cabeza o náuseas.

A nivel mundial, la depresión es la cuarta causa principal de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años, y la decimoquinta entre los de edades comprendidas entre los 10 y los 14.

La ansiedad es la novena causa principal entre los adolescentes de 15 a 19 años, y la sexta para los de 10 a 14. Los trastornos emocionales pueden afectar profundamente al rendimiento académico y la asistencia escolar. El retraimiento social puede exacerbar el aislamiento y la soledad.

En el peor de los casos, la depresión puede conducir al suicidio.

Trastornos del comportamiento infantil

Los trastornos del comportamiento infantil son la segunda causa principal de la carga de morbilidad entre los adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y los 14 años, y la undécima entre los de edades comprendidas entre los 15 y los 19.

Cabe incluir entre ellos el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (que se caracteriza por la dificultad para prestar atención, el exceso de actividad y el desprecio por las consecuencias de las propias acciones, en un grado no apropiado para la edad de la persona) y los trastornos de la conducta (que presentan síntomas como los comportamientos destructivos o desafiantes). Los trastornos del comportamiento infantil pueden afectar a la educación de los adolescentes y llevar a comportamientos delictivos.

Trastornos alimentarios

Los trastornos alimentarios aparecen habitualmente durante la adolescencia y el principio de la edad adulta. Son más comunes entre las mujeres que entre los hombres.

Afecciones como la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracones compulsivos se caracterizan por la adopción de comportamientos alimentarios perjudiciales, como la restricción de calorías o el atracón compulsivo.

Los trastornos alimentarios son perjudiciales para la salud y, a menudo, coexisten con la depresión, la ansiedad y/o el abuso de sustancias.

Psicosis

Los trastornos que incluyen síntomas de psicosis emergen más comúnmente a finales de la adolescencia o principios de la edad adulta. Los síntomas de la psicosis pueden incluir alucinaciones o delirios.

Tales experiencias pueden afectar gravemente a la capacidad del adolescente para participar en la vida diaria y la educación, y en muchos casos llevan a situaciones de estigmatización o a violaciones de los derechos humanos.

Suicidio y autolesiones

Se estima que 62 000 adolescentes murieron en 2016 como consecuencia de autolesiones. El suicidio es la tercera causa de muerte entre los adolescentes de mayor edad (15 a 19 años). Cerca del 90% de los adolescentes del mundo viven en países de ingresos bajos o medianos, y más del 90% de los suicidios de adolescentes tienen lugar entre los que viven en esos países.

Los factores de riesgo para el suicidio son muy variados, e incluyen el uso nocivo del alcohol, los abusos durante la niñez, la estigmatización de la búsqueda de ayuda, los obstáculos para recibir atención y el acceso a medios para llevarlo a cabo.

La información recibida a través de los medios digitales sobre comportamientos suicidas es una preocupación emergente para este grupo de edad.

Conductas de riesgo

Muchos comportamientos de riesgo para la salud, como el uso dañino de sustancias o las prácticas sexuales de riesgo, comienzan durante la adolescencia. Los comportamientos de riesgo pueden responder a una estrategia inútil para hacer frente a la mala salud mental, y además tener efectos muy negativos sobre el bienestar mental y físico del adolescente.

En todo el mundo, la prevalencia de los episodios de ingesta masiva de bebidas alcohólicas entre los adolescentes de 15 a 19 años fue del 13,6% en 2016; el riesgo más elevado correspondió a los hombres.

El uso de tabaco y cannabis son preocupaciones adicionales. El cannabis es la droga más consumida entre los jóvenes, en 2018 aproximadamente el 4,7% de los jóvenes de 15 a 16 años la habián consumida al menos una vez. Muchos fumadores adultos consumieron su primer cigarrillo antes de los 18 años.

La comisión de actos violentos es una conducta de riesgo que puede aumentar las probabilidades de que la persona tenga un bajo rendimiento educativo, sufra lesiones, participe en delitos o muera. La violencia interpersonal fue clasificada en 2016 como la segunda causa de muerte entre los adolescentes de mayor edad.

Promoción y prevención

Las intervenciones de promoción de la salud mental de los adolescentes van orientadas a fortalecer su capacidad para regular sus emociones, potenciar las alternativas a los comportamientos de riesgo, desarrollar la resiliencia ante situaciones difíciles o adversidades, y promover entornos sociales y redes sociales favorables. 

Estos programas requieren un enfoque que abarque múltiples niveles y varias plataformas de difusión —por ejemplo, los medios digitales, los entornos de atención médica o social, las escuelas o la comunidad—, así como diversas estrategias para llegar a los adolescentes, en especial a los más vulnerables.

Detección y tratamiento tempranos

Es crucial abordar las necesidades de los adolescentes que padecen trastornos de salud mental definidos.

En el caso de los adolescentes es clave evitar la institucionalización y la medicalización excesiva, priorizar los enfoques no farmacológicos y respetar los derechos de los niños recogidos en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y otros instrumentos de derechos humanos.

El Programa de acción para superar las brechas en salud mental ofrece orientaciones basadas en pruebas científicas para ayudar a personas no especialistas en la materia a detectar mejor los trastornos mentales prioritarios y brindar apoyo a las personas que los padecen en entornos con pocos recursos.

Respuesta de la OMS

La OMS trabaja para desarrollar estrategias, programas y herramientas dirigidos a ayudar a los gobiernos a dar respuesta a las necesidades de salud de los adolescentes. Cabe destacar los siguientes recursos

En el contexto de las emergencias, la OMS ha desarrollado herramientas para diversos fines, entre ellos:

Todas ellas abordan problemas relacionados con los jóvenes.

(1) Kessler RC, Angermeyer M, Anthony JC, et al. Lifetime prevalence and age-of-onset distributions of mental disorders in the World Health Organization’s World Mental Health Survey Initiative. World Psychiatry 2007; 6: 168–76.

Источник: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: