El tabaquismo pasivo provoca caries

Efectos del tabaco en la salud oral

El tabaquismo pasivo provoca caries

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) acaba de publicar el informe “Cesación tabáquica y salud bucal” en el que expone los efectos negativos del tabaco en la salud oral y cómo los profesionales de la salud dental podemos ayudar al paciente a dejar de fumar. Aquí extraemos algunas de las conclusiones para concienciar de la importancia de no fumar.

Efectos nocivos del tabaco en la salud:

Como bien dice en el informe, el humo del tabaco es un carcinógeno capaz de producir cáncer y se ha demostrado que no existen dosis mínimas “inofensivas” para el fumador activo ni para el fumador pasivo, ya que todas las exposiciones al humo ambiental pueden provocar algun tipo de daño.

A parte del cáncer de pulmón, se considera que el tabaco está implicado en el desarrollo del 30% de todos los tumores como el cáncer de laringe, faringe, estómago, hígado, esófago, páncreas, cólon, útero, mama, riñón, vejiga y leucémias agudas de diferentes tipos. El riesgo de tener diabetes es del 30-40% más alto en los fumadores activos que los no fumadores y hay una relación dosis-respuesta entre la cantidad de cigarrillos fumados y el riesgo de diabetes.

El tabaco es un factor independiente de riesgo cardiovascular tanto en fumadores como en fumadores pasivos y las mujeres (fumadoras y fumadoras pasivas) son más susceptibles a este daño que los hombres los cuales pueden sufrir accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria, a parte de cáncer de pulmón, procesos respiratorios agudos y muerte súbita del lactante entre otros. El tabaquismo tiene un impacto en la fertilidad y la salud materno-fetal: embarazo ectópico, bajo peso del bebé, muerte súbita del lactante, etc.

14 efectos nocivos del tabaco en la salud bucodental:

La tasa de supervivencia relativa en 5 años del cáncer oral es de un 50%.

El tumor maligno más frecuente en la boca es el carcinoma oral de células escamosas y el tabaco es el factor más relevante a tener en cuenta.

Se observa una relación entre la cantidad de cigarrillos diarios y el riesgo de cáncer oral: según el informe de la SEPA, el 85% de los casos son grandes fumadores (más de 2 cajas diarias).

La SEPA también expone que los pacientes que no dejen de fumar durante el tratamiento oncológico tienen una peor respuesta a la quimioterapia y/o radioterapia reduciendo la tasa de supervivencia.

Si al tabaco se le suma un elevado consumo de alcohol, el riesgo de desarrollar cáncer oral aumenta aún más. Los estudios que cita el informe apuntan a dos opciones: que el alcohol diluye determinados componentes carcinogenéticos del humo del tabaco y/o que el alcohol aumenta la permeabilidad del epitelio oral promoviendo así el efecto cancerígeno de los productos del tabaco.

  • Lesiones potencialmente malignas en la mucosa oral

El tabaco es el factor etiológico más importante en la aparición de lesiones malignas de la mucosa oral, como es la leucoplasia oral (la lesión más frecuente). 

Hay que estudiar más la relación entre la formación de candidiasis oral y el tabaco, pero sí que hay evidencias de que, si el paciente no deja de fumar una vez terminado el tratamiento antimicótico, sufre una recaída de la infección fúngica.

La palatitis nicotínica es una lesión blanca, rugosa y asintomática con pequeñas manchas rojas producidas en el paladar por el calor derivado de fumar con pipa o, a veces, con cigarrillo. Si se deja de fumar, puede ser reversible.

La melanosi del fumador es la pigmentación (cambio de color) de la mucosa oral provocada cuando las substancias químicas del humo del tabaco estimulan la producción de melanina.

Se cree que se reduce la cantidad de saliva y cambia su composición salivar creando sensación de sequedad oral.

La halitosis es también un síntoma de alteración de la saliva.

  • Alteración del sabor y el olfato

Como la halitosis, la alteración de los sentidos del sabor y del olfato también está relacionada con la alteración de la saliva.

Mayor riesgo de caries en fumadores de larga evolución, ya que tienen el Ph y la capacidad amortiguadora de la saliva levemente reducidos.

La sialometaplasia necrotitzante es una lesión reactiva en la que una isquemia local provoca un infarto en los acinos salivales. El tabaco y el alcohol pueden ser desencadenantes.

  • Retraso en la cicatrización de las heridas

Después de fumar los niveles plasmáticos de adrenalina y noradrenalina aumentan produciendo una vasoconstricción periférica dificultando la curación de heridas y cicatrices. También se cree que provoca un efecto tóxico directo sobre los fibroblastos (células imprescindibles en los procesos de curación de los tejidos periodontales).

El tabaco mancha el esmalte y amarillenta los dientes, las restauraciones dentales y las prótesis dentales. La piel de la cara y en especial la del contorno labial, sufre un envejecimiento: los tejidos pierden firmeza y elasticidad apareciendo arrugas.

  • Periodontitis y pérdida de dientes

La periodontitis es una enfermedad de la encía en la que se destruyen los tejidos que sujetan los dientes por causa bacteriana. Desde los años 90, el tabaco es considerado un factor de riesgo independiente para el desarrollo de la enfermedad periodontal.

Los fumadores presentan mayor pérdida de dientes y de hueso alveolar, mayor profundidad de sondaje y afectación furcal que los no fumadores y, cuantos más cigarrillos al día se fumen, peor afectación, peor respuesta al tratamiento periodontal (quirúrgico y no quirúrgico) y peor cicatrización de los tejidos.

El tabaquismo pasivo, advierte la SEPA, también aumenta el riesgo de periodontitis.

  • Periimplantitis y posible fracaso del tratamiento con implante dental

Los tejidos periimplantarios son susceptibles de perder un implante por: mala oseointegración o por la pérdida de soporte óseo periimplantario. En dos casos, el tabaco es un factor de riesgo importante.

Fumar predispone al fracaso del implante, ya que interfiere con la integración del hueso y acelera la reabsorción ósea del contorno del implante.

¿Cómo los dentistas podemos ayudar a dejar de fumar?

Dejar de fumar es clave y el paciente puede encontrar en su dentista un apoyo más en el proceso de abandono del hábito. El protocolo a seguir suele ser el siguiente: el dentista realiza un cuestionario al paciente para evaluar su grado de dependencia a la nicotina, le aconseja según su caso y le ayuda en el proceso.

Dentro de los consejos también se incluyen una correcta higiene bucodental, revisiones periódicas al dentista y consultar al dentista anomalías que se detecten.

FUENTES:

SEPA i CNPT. “Cesación Tabáquica y Salud Bucal” (maig 2018) http://www.sepa.es/web_update/wp-content/uploads/2018/05/Informe_Tabaco_ok.pdf

SEPA. “Tabaco, la amenaza silenciosa” (2013)  https://www.sepa.es/images/stories/SEPA/INICIO/pdf/CTE4.pdf

Etiquetas: cigarrillo, consells, dejar de fumar, dentista, fumar, humo, pipa, puro, salut dental, salut oral, tabaco

Источник: https://www.centredentalcastellsague.cat/es/salud-dental-y-noticias/efectos-del-tabaco-en-la-salud-oral/

Dientes de fumador: enfermedades y efectos del tabaco

El tabaquismo pasivo provoca caries

A estas alturas ya es más que conocido por todos que el tabaco es de las mayores amenazas para la salud pública y no lo es menos para nuestra salud bucodental.
Los dientes de fumador son el primer indicio de los problemas que puede acarrear este hábito para la estética y sobre todo para la salud de nuestra sonrisa.

El Tabaquismo

El principal componente del tabaco es la nicotina, un ingrediente psicoactivo muy adictivo. Además su combustión produce componentes muy peligrosos para el organismo.

Aunque su consumo está descendiendo, es causa directa de la muerte de 7 millones de personas y más del millón de fumadores pasivos al año, según la OMS.

Es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares.

En el caso de la salud bucodental el tabaco puede producir o agravar enfermedades como:

Enfermedades bucales producidas por el tabaco

Como hemos visto fumar perjudica directamente a la salud de nuestra boca. Repasamos las principales afecciones y cómo combatirlas, pero no es ningún secreto que la clave es dejar de fumar, si es tu caso.

Dientes de fumador

Los dientes del fumador están expuestos tanto al tabaco como a la nicotina. Como resultado, es probable que los dientes se amarillenten, se manchen y aparezca mal aliento. Además, cuanto más se fuma, más se verá afectado el sentido del gusto.

La nicotina y el alquitrán en el humo del tabaco pueden causar dientes amarillos o manchados y pueden afectar a la autoestima. Cepillarse los dientes varias veces al día es una forma de mejorar su apariencia. Esto no solo previene las manchas, sino que también protege contra la enfermedad de las encías.

También ayuda elegir una pasta de dientes diseñada para combatir las manchas en los dientes de las personas que fuman. Estas pastas dentales incluyen ingredientes especiales para ayudar a mejorar la decoloración.

Las limpiezas y blanqueamientos dentales son los principales tratamientos para la tinción dental.

Enfermedad de las encías y periodontitis

El tabaco aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedad de las encías. Esta enfermedad, también llamada enfermedad periodontal, es una infección que afecta a las encías y al hueso que sujeta los dientes. Se desarrolla cuando el sarro y las bacterias se acumulan debajo o por encima de las encías, produciendo inflamación.

La enfermedad de las encías está relacionada con el tabaco ya que las personas que fuman tienden a tener más sarro en los dientes que los no fumadores. La nicotina del tabaco reduce la producción de saliva, lo que facilita la acumulación de sarro y bacterias en la boca.

Los signos de que las encías de un fumador tienen problemas, como la inflamación y el sangrado, son menos evidentes de lo habitual. Hay que prestar especial atención en este aspecto para evitar problemas mayores.

Caries

Aunque fumar no es causa directa de caries, el consumo de tabaco disminuye el flujo de saliva, lo que favorece el crecimiento de la placa bacteriana y por lo tanto a la aparición de caries, sobre todo en las raíces de los dientes.

En este sentido un fumador debe cepillarse los dientes con mayor exigencia y cuidando de llegar a todos los recovecos.

Aliento de fumador

El aliento del fumador es otro problema que algunas personas tienen. Esto es causado por las primeras etapas de la enfermedad de las encías o la boca seca debido a la irritación y sequedad de las mucosas y a la disminución de la producción de saliva.

Las personas que padecen de mal aliento por tabaquismo no son del todo conscientes del olor desagradable porque el tabaco afecta también a sus sentidos del gusto y el olfato.

Es muy importante mantener una correcta higiene bucodental para que no derive en una halitosis crónica.

Otras afecciones comunes en fumadores

  • Aumento de la tasa de fracaso en la aceptación de tratamientos de implantes dentales.
  • Reducción de la efectividad del sistema inmunológico, pudiendo dar lugar a la aparición de la enfermedad de las encías, así como contribuir al cáncer oral.
  • Dificultad para la cicatrización de heridas en la boca.

Conclusión

Para ayudar a prevenir tanto el mal aliento del fumador como la aparición de la enfermedad de las encías en pacientes fumadores, es importante cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar hilo dental, aumentar la ingesta de líquidos para prevenir la boca seca, usar un enjuague bucal antibacteriano, masticar chicle sin azúcar, realizarse limpiezas dentales regulares para eliminar la placa y el sarro de los dientes y, por supuesto, intentar deducir en la medida de lo posible el consumo de tabaco o dejar de fumar por completo.

1 1.07 K

Источник: https://www.adeslasdental.es/dientes-de-fumador-enfermedades-tabaco/

¿De que manera afecta el tabaco a la la salud bucodental del fumador pasivo?

El tabaquismo pasivo provoca caries

El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos  y tanto los  fumadores como los no fumadores están expuestos  a sus efectos nocivos.

En el humo del tabaco hay aproximadamente unos 4000 productos químicos conocidos, se sabe que 250 son nocivos y más de 50 son cancerígenos;  el 15% del humo que desprende un cigarrillo lo aspira la persona que lo fuma, el 85% del humo queda en el ambiente, disperso por el aire, el fumador pasivo inhala involuntariamente las sustancias químicas, tanto tóxicas como cancerígenas como pueden ser: alquitrán, naftalina, arsénico, cloruro de vinilo, nitroxaminas, etc. propagadas por el humo que desprende la citada combustión.

Consecuencias de ser un fumador pasivo

Las consecuencias  en la salud  para un fumador pasivo  es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria, cáncer de pulmón,   cáncer de senos paranasales, enfermedades cardiacas, etc.

y es muy peligroso en  niños, adolescentes, mujeres embarazadas,  (también  es fumador pasivo el feto de una mujer embarazada fumadora activa o pasiva),  de síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el feto, de personas mayores y personas asmáticas que tienen problemas respiratorios.

Este tipo de consumo pasivo han llevado en Europa a aprobar unas leyes antitabaco que ya han  entrado en vigor  para proteger a las personas que están expuestas al humo  del tabaco sobre todo en lugares cerrados, bares, hospitales, colegios,  transportes y lugares públicos.

¿De que manera afecta el tabaco a la salud bucodental del fumador pasivo?

En la cavidad oral, aumenta el riesgo de melanosis gingival, caries (tanto en los dientes de leche como en los permanentes) también aumenta la enfermedad periodontal y el cáncer oral.

El humo del tabaco daña las célulasepiteliales orales (las responsables de formar todas nuestras mucosas) e induce a la liberación de mediadores inflamatorios que pueden causar hiperplasia gingival (aumento del tamaño de las encías),
recesióngingival (encías retraídas) y pérdida de inserción clínica.

Con respecto a la enfermedad periodontal,  en año 2001 el American Journal of Public Health hacia un estudio en USA en el que las personas no fumadoras que estaban expuestas al humo que había en el ambiente, tenía más probalidades de desarrollar enfermedades periodontales que las que no estaban expuestas.

En el año 2011,  de nuevo el  American Journal of Public Health hacia  otro nuevo estudio en el que demostraba que las personas no fumadoras  que estaban expuestas al humo del tabaco de 1 a 25 horas a la semana,  incrementaba en un 29% el riesgo de padecer una peridodontitisgrave.

En el año 2014,  en una revisión sistemática (artículos científicos integrativos ampliamente usados en disciplinas del área de la salud)  que incluía 13 estudios (9 clínicos y 4 in vitro),   se llegó a la conclusión que el humo del tabaco ambiental pone en peligro la salud oral y sistémica de los fumadores pasivos e incrementa la síntesis de citocinas proinflamatorias  (pequeñas sustancias químicas que se crean o que ayudan a producir una inflamación), de ahí que los biomarcadores de inflamación se muestren elevados en la saliva de los pacientes expuestos a dicho humo y que la expresión de las proteínas inflamatorias en el líquido crevicular gingival (líquido que se produce en pequeñas cantidades en el surco gingival que  rodea el cuello de un diente) esté aumentada. Desde el punto de vista clínico, la exposición al humo del tabaco en el ambiente,  sobre la salud periodontal,   requiere de más investigaciones.

Recientemente, el Journal of Periodontology ha publicado los resultados de un estudio transversal  (estudios diseñados para medir la prevalencia de una exposición y/o resultado en una población definida y en un punto específico de tiempo), en el que se que deduce que el humo del tabaco ambiente, aumenta el riesgo de padecer periodontitis  de manera individual, y que  incrementa en un 28% la probabilidad de desarrollar enfermedad periodontal  a las personas que están expuestas al humo ambiental del tabaco  con las que no están.

El hábito de fumar no solo es negativo para tu propia salud general y bucal, sino también para la de las personas que te rodean,  tu propia familia, etc., ellos  están sufriendo pasivamente los agentes tóxicos del tabaco.

El equipo del Centro Dental Internacional te aconseja una revisión odontológica con tu odontógo como mínimo una vez al año, es una medida preventiva que cada vez la gente se van concienciado más de ello, porque no hay que ir al dentista cuando sentimos dolor, eso es una alarma de que algo no funciona bien en nuestra boca y que se podría evitar con las revisiiones, la prevención  te ayuda a tener una boca sana, mantener una perfecta salud bucal, detectar posibles problemas  y evitar tratamientos invasivos.

Источник: http://dentalinternacional.es/de-que-manera-afecta-el-tabaco-a-la-la-salud-bucodental-del-fumador-pasivo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: