Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Contents
  1. Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?
  2. Seguir las indicaciones del Médico
  3. Cinturón siempre, a menos que esté contraindicado
  4. Airbag, siempre activado
  5. ¿Se puede conducir después del parto?
  6. Embarazadas al volante
  7. ¿Es peligroso que una embarazada vaya al volante?
  8. Medidas de precaución para las embarazadas al volante
  9. Conducir embarazada puede ser una practica de riesgo
  10. Conducir embarazada: algunas lagunas
  11. Progesterona y somnolencia
  12. Los daños
  13. Conducir embarazada: tres mentiras y dos verdades que seguro te van a contar — Autobild.es
  14. Si estás embarazada no puedes conducir. MENTIRA
  15. El médico te puede prohibir conducir si estás embarazada. MENTIRA
  16. El airbag no representa un peligro. VERDAD
  17. El primer y el tercer trimestre son los más 'complicados' al volante. VERDAD
  18.  
  19. Embarazadas al volante: todo lo que debes saber
  20. El embarazo incrementa el riesgo de accidente de tráfico
  21. Un innovador proyecto de formación a embarazadas
  22. El cinturón de seguridad: siempre obligatorio
  23. La importancia de ajustar bien el cinturón
  24. Conoce los adaptadores de cinturón
  25. ¿Hasta cuándo puedo conducir antes del embarazo?
  26. La importancia de sentarse correctamente al volante
  27. ¿Debo desactivar el airbag durante el embarazo?
  28. En caso de sufrir un accidente ¿cómo actuar?
  29. Formación con blog propio
  30. Embarazada al volante, ¿misión imposible?
  31. ¿Se debe conducir estando embarazada?
  32. El uso del cinturón
  33. La forma correcta de usar el cinturón estando embarazada
  34. Otras recomendaciones de seguridad para la embarazada al volante
  35. Síntomas que dificultan la conducción
  36. Cosas que no debe hacer una embarazada al volante
  37. ¿Hasta cuándo puedo conducir estando embarazada?
  38. Revisado por:

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Como norma general, una mujer puede conducir desde el principio hasta el final de su embarazo. Mientras tengas en cuenta algunos riesgos y tomes las necesarias precauciones, no tienes por qué dejar de llevar el volante.

Indice

Seguir las indicaciones del Médico

Puede que necesites el coche para moverte en tu día a día o que simplemente prefieras este método de transporte. En cualquier caso, la conducción es, por regla general y en condiciones normales, compatible con el embarazo. Por eso es importante que conozcas las precauciones que debes tomar durante tus nueve meses de embarazo.

Para estar segura, debe ser tu médico el que te indique -en función de cómo se vaya gestando tu embarazo- si es seguro que te coloques detrás del volante o no. En casos de riesgo de parto prematuro o de diversas alteraciones el embarazo, por ejemplo, no será recomendable.

Los momentos más vulnerables son el primer trimestre, por el mayor riesgo de interrupción del embarazo, y el tercero, por el mayor volumen de este.

El asiento debe estar en una posición cómoda, a la distancia adecuada y con el respaldo lo más recto posible. Además, en casos de trayectos largos, si no pueden evitarse, se debe parar cada hora para estirarse, moverse, fomentar la circulación, hidratarse y descansar la vista y concentración.

El estilo de conducción, obviamente, debe ser cuidadoso y suave, tomando las precauciones que sean necesarias y evitando maniobras bruscas. Hay que tener en cuenta que la capacidad de concentración se ve muy influida por los cambios orgánicos que se dan en el cuerpo durante el embarazo.

Cinturón siempre, a menos que esté contraindicado

El cinturón es uno de los componentes de la conducción que más preocupa a las mujeres embarazadas. Que si presiona sobre el feto, que si las embarazadas están exentas de usarlo… Son múltiples las creencias que circulan en torno al uso del cinturón durante el embarazo.

El cinturón sigue siendo obligatorio para las embarazadas a menos que esté específicamente contraindicado por su médico.

Es importante saber que se ha determinado que el uso del cinturón reduce el riesgo de lesiones fetales graves en caso de accidente en un 50%. Si lo piensas, es lógico.

En caso de accidente, sin llevar cinturón, la zona que primero y más fuerte impactaría contra el volante o el salpicadero del vehículo es la tripa.

¿Cómo llevarlo? Lo ideal es un cinturón de tres anclajes (los que tienen una banda en la cadera y otra en el pecho), mejor que los de dos (los que solo sujetan por la zona de la cadera, o del pecho). La banda inferior no debe colocarse sobre la tripa, sino bajo esta, sobre las ingles.

De esta forma la presión de la sujeción ante un accidente queda más repartida y se reduce la presión sobre el feto. La banda del pecho debe también ir lo más fuera posible de la barriga, y siempre sobre el pecho (no bajo o sobre el cuello).

Puede que debas ajustar el asiento para adecuar la posición recomendada.

Airbag, siempre activado

Nunca se debe desactivar el airbag, sino ajustar la altura y distancia del asiento para que este no resulte peligroso para el bebé. Para esto, debes medir que el airbag quede a unos 25 centímetros de ti y siempre orientado hacia tu cara y tórax, nunca hacia tu abdomen.

¿Se puede conducir después del parto?

Tras el parto, debe ser el médico el que decida cuándo es conveniente que vuelvas a conducir. Como regla general, se suele considerar conveniente esperar un mes después de dar a luz para volver a situarse detrás del volante. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/psicologia-embarazo/embarazada-y-al-volante-como-y-hasta-cuando-6863

Embarazadas al volante

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

El día  a día de las embarazadas está lleno de restricciones, por eso hay tantas dudas sobre qué podemos hacer. Particularmente, una mujer al volante recibe muchas recomendaciones sin importar si está embarazada o no.

En el caso de aquellas futuras madres que conducen, la reglamentación deja la misma claridad que las abuelas y las vecinas. Las medidas de seguridad se duplican cuando una embarazada va al volante, te contamos de qué se trata.

No es que esté prohibido conducir si estamos embarazadas, pero sí debemos cuidarnos más. Los especialistas recomiendan que dejemos de conducir después del segundo trimestre de gestación. Sin embargo, tomando las medidas necesarias, podemos hacerlo hasta el término de nuestro embarazo.

De cualquier manera, se entiende que es durante el primer trimestre cuando existe mayor riesgo. En el comienzo del embarazo, el principal temor es el posible desprendimiento de la placenta.

Luego, al final de la gestación el feto podría sufrir lesiones directas y todavía hay riesgo de rotura del útero.

  Estos riesgos son potenciales en el momento de conducir, debido a colisión o desaceleración violenta.

¿Es peligroso que una embarazada vaya al volante?

El principal riesgo que corre una mujer en estado de gestación cuando circula en un vehículo, es un eventual movimiento brusco. Como sabemos, ya sea como pasajera o conductora, el riesgo podría ser el mismo, solo que conducir tiene más responsabilidad.

Además, en ocasiones se prohíbe el uso del cinturón en las embarazadas y se exige una distancia mínima de 20 cm del airbag. Estas medidas restringen a la mujer que desea conducir durante su embarazo, porque le impide cumplir con la ley.

Por otro lado, el embarazo puede producir alteraciones en la capacidad de conducir de la mujer. Por ejemplo, esta es afectada por los niveles de azúcar en la sangre, sufre problemas de tensión y su visón puede fallar. En tal sentido, es importante que la gestante se realice chequeos con su especialista para garantizar una buena salud.

En términos generales no es peligroso que una mujer embarazada conduzca, además, no está prohibido por la ley. Sin embargo, los riesgos a los que se enfrenta, merecen mayor precaución antes de decidirlo.

Los inconvenientes más significativos tienen que ver con la seguridad dentro del vehículo y una posible colisión. Aunque todas las personas corremos el mismo peligro al conducir, la gravidez provoca una condición delicada en muchos sentidos.

Medidas de precaución para las embarazadas al volante

Lo primero que debe considerar una mujer embarazada antes de ponerse a conducir es su salud. Se recomienda que chequee su presión y se asegure de no haber presentado mareo o somnolencia previa a la conducción.

Si ha conducido con regularidad durante su embarazo, es importante comprobar que se siente segura hasta el momento. Otras medidas pueden ser:

  • Usar correctamente el cinturón de seguridad, por debajo del abdomen y sobre la ingle, nunca debe apretar el vientre. La banda de la parte superior, se coloca entre los senos y se recomiendan tres puntos de anclaje en el uso de cinturón.
  • Retrocede el asiento para evitar que el volante roce la barriga
  • Es importante que el posa cabeza esté a la altura deseada, de manera que garantice una protección al cuello
  • Viajemos con ropa y calzado cómodos, que no sean ajustados y permitan mayor maniobrabilidad
  • intentemos ubicar la dirección y altura del volante siempre hacia el pecho
  • procuremos descansos regulares cuando los viajes sean largos, estirar las piernas, ir al baño y sentirnos cómodas
  • En caso de accidentes, es conveniente esperar por la ayuda de los especialistas y acudir al médico aun cuando no presentemos lesionas aparentes
  • Mantener siempre activado el airbag
  • Evita conducir si has sentido contracciones
  • Mantener la espalda recta
  • Adecuemos nuestro estilo de conducción a la situación que vivimos. Evitemos acelerar demasiado o de manera brusca, al igual que cualquier maniobra violenta como frenar o girar
  • Después de dar a luz, el médico decidirá cuando podemos retornar al volante.

Источник: https://eresmama.com/embarazadas-al-volante/

Conducir embarazada puede ser una practica de riesgo

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

EFE/JESÚS DOMÍNGUEZ

Para el doctor Óscar Martínez Pérez, del grupo de simulación obstétrica y ginecológica del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, en teoría no hay una semana a partir de la cual no se puede conducir embarazada, pero está el sentido común y es preciso que se sienta cómoda haciéndolo y que siga unos determinados consejos de seguridad.

Hay pacientes, señala, que ya se sienten muy pesadas con un mes de embarazo y otras que no, y lo importante “es no conducir mucho tiempo ni distancias muy largas”, pero añade, que no obstante, es mejor ser pasajero que conductor, y en  este último caso no se debe desactivar el airbag porque si se protege la madre, se protege al feto.

También observa que a la hora de decidir si coger el coche, tampoco es lo mismo una gestación única que una gemelar de 30 semanas.

“Una mujer embarazada puede conducir, pero si en su trabajo es imprescindible que lo haga en largas distancias y muchos días de la semana debe considerar la oportunidad de pedir una baja por riesgo laboral”.

Su grupo de Puerta de Hierro acaba de constituir un equipo de investigación con los bomberos de la Comunidad de Madrid para llevar a cabo accidentes simulados y establecer qué sucede, los posibles daños y cómo se debe proceder, tanto en el rescate, como en la asistencia y traslado de la gestante.

Conducir embarazada: algunas lagunas

EPA

Considera el especialista que existe una laguna en relación a este tema en todos los ámbitos, empezando porque no se fabrica un cinturón especial para mujeres embarazadas que esté homologado:”No hay normativa al respecto y los fabricantes de coche no se han parado a pensar nunca en esta cuestión”.

No obstante, en internet se pueden encontrar fácilmente modelos de cinturones, con una almohada pequeña incorporada, no homologados, que presumiblemente protegen más la barriga de la gestante que los que no tienen cojín.

Aconseja el especialista que es importante, sobre todo a partir de la semana 20, que el cinturón normal de los coches pase por debajo de su abdomen, es decir que esté colocado lo más bajo posible, sobre el pubis.

También aconseja una separación del volante, de al menos 25 centímetros, respecto de la tripa, y hay que poder levantar el volante para que no este a la altura del abdomen.

Progesterona y somnolencia

Evitar que el asiento esté en angulo recto, “es mejor con el respaldo algo inclinado hacia atrás”, es otro de los consejos de Óscar Martínez, quien advierte de otras circunstancias a tener en cuenta:

“La progesterona se presenta como la hormona más importante del embarazo y es la responsable del aumento  de la somnolencia, pero además  hay situaciones donde prescribimos esta hormona como medicamento para que la paciente la tome como suplemento a la que ella produce”.

Otra medicación muy utilizada, como el cariban, que se receta para evitar las náuseas del embarazo también produce somnolencia, al igual que la alfa metil dopa (aldomet®), que se prescribe a las gestantes con hipertensión.

De acuerdo con el especialista, no existe evidencia de que las variaciones en el estado de ánimo de la gestante influyan en la  seguridad vial y para los embarazos de alto riesgo “es preciso consultar con el tocólogo” si se puede conducir embarazada.

Observa Óscar Martínez, que con la progresiva incorporación de la mujer al trabajo, las del mundo occidental conducen cada vez más tiempo, durante distancias más largas, porque las ciudades se han expandido y hasta edades gestacionales más avanzadas.

Por todo ello, reitera que no entiende como los coches más avanzados en tecnología y seguridad no han incorporado algo tan sencillo como un cinturón adaptado y homologado.

Y señala que la incidencia de accidentes de trafico severo en la gestante gira en torno al tres por mil.

“La primera causa de que una mujer tenga una accidente grave con consecuencias para su bebé es no llevar cinturón”.

Los daños

EFE/ National Geographic Channel

Si la mujer no lleva cinturón el daño puede ser “tremendo” y puede haber lesiones en el bebé y en la madre, debido al golpe, y si lo lleva puesto sobre la barriga y no por debajo, puede haber “lesiones de desprendimiento de placenta”.

Cuanto mayor es el golpe hay mayor riesgo de lesiones de más gravedad, pero advierte este ginecólogo que en lesiones pequeñas de baja intensidad en las que el cinturón se tensa fuerte, si no está bien colocado también puede provocar lesiones en la placenta, que recuerda es la fuente de oxigeno del bebé.

Otro problema, indica, es que no existe un protocolo normalizado en los hospitales sobre como tratar a una gestante que ha sufrido un accidente de coche:”No hay protocolo ni para el traslado, ni para la atención hospitalaria, ni para el rescate. Existe un enorme agujero que provoca una enorme variabilidad en las atenciones”.

Además, se debe tener en cuenta que a veces los daños son muy sutiles, no se presentan en las primeras horas, con lo que la mayoría de los expertos recomiendan que una mujer que sufre un accidente debe estar en periodo de observación durante cuatro horas.

El feto debe ser monitorizado, y sobre todo se requiere estar atentos por si pudiera haber un desprendimiento de placenta .

“Si se aprecia sangrado, dolencias abdominales o contracciones cada 10 minutos no esperadas, resulta muy aconsejable prolongar su estancia hospitalaria otras 4 horas, y si en ese intervalo de tiempo añadido no se vuelven a presentar síntomas, la mujer puede ser dada de alta”.

(2 votes, average: 5,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/conducir-embarazada/

Conducir embarazada: tres mentiras y dos verdades que seguro te van a contar — Autobild.es

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Al primero que te diga que no te pongas el cinturón porque te puede hacer daño, le mandas leer esto, por favor

Te acabas de quedar embarazada y tu suegra te lanza una alerta: «pues ya te puedes olvidar del conducir». ¿Y eso por qué? ¿De verdad te crees esa rancia historia? 

No te dejes engañar. Si todo va bien, estando embarazada podrás hacer vida normal y eso implica continuar al volante de tu coche. Aquí van tres mentiras y dos verdades sobre embarazo y conducción para que sepas lo que realmente puedes y no puedes hacer.

Si estás embarazada no puedes conducir. MENTIRA

Estás embarazada, no estás enferma, luego puedes conducir; lo que sí debes haces es tomar una serie de precauciones para garantizar tu seguridad y la de tu bebé.

Ocho consejos que no debes olvidar si conduces y estás embarazada

Lo primero que debes hacer es colocar correctamente el asiento (lo tendrás que repetir varias veces en los próximos meses, a medida que tu figura vaya cambiando). Pon el respaldo lo más recto posible y el reposacabezas de tal manera que su parte superior quede a la misma altura que la parte más alta de tu cabeza. 

Procura que entre el volante y tu cuerpo queden al menos 25 cms de distancia.

Mentira, mentira y requetementira. El cinturón de seguridad siempre es la mejor garantía en caso de accidente, tanto si estás embarazada como si no. 

Todos los estudios demuestran que el cinturón de seguridad protege a la madre y al bebé en caso de impacto, pues sin él podrías chocar contra el volante y esto podría provocar un desprendimiento de placenta, que puede dar lugar a contracciones anticipadas e, incluso, derivar en un aborto.  

Lo que sí es cierto es que debes tomar una serie de precauciones y asegurarte de que te lo colocas de forma correcta. Entonces, ¿cómo deben ponerse el cinturón de seguridad las embarazadas?

  • La parte superior del cinturón debe ir lateralmente por el abdomen, entre los senos y apoyándose en la clavícula.
  • La parte inferior del cinturón tiene que quedar lo más baja posible, entre la tripa y los muslos, con el fin de retener a la madre por la pelvis y así evitar ejercer fuerza sobre el feto.  Así, en caso de accidente, la presión se repartirá de forma homogénea en el útero y la tripa estará segura.
  • También es importante que la ropa vaya siempre por debajo del cinturón, a fin de evitar presiones incómodas.

Para garantizar que colocas el cinturón de forma correcta hay sistemas de ayuda. Se conocen como cinturones de seguridad para embarazadas; el BeSafe o el Emobokids son dos ejemplos:

El médico te puede prohibir conducir si estás embarazada. MENTIRA

Como no hay ley escrita que prohíba conducir a las mujeres gestantes, el médico no podrá impedir que te pongas al volante.

Ahora bien, si sufres patologías asociadas al embarazado (lumbalgia, diabetes gestacional…) que limiten tus movimientos, dificulten tu visión o te obliguen a tomar medicamentos que puedan afectar a tus reflejos sí te aconsejará que no conduzcas. Debes hacerle caso.

El airbag no representa un peligro. VERDAD

Con el airbag sucede lo mismo que con el cinturón de seguridad: se ha extendido el bulo de que si estás embarazada y viajas en coche debes desconectarlo pero esto es un grave error.

Para cuando nazca tu bebé, te explicamos por qué debes llevarlo a contramarcha el mayor tiempo posible

El airbag no constituye ningún peligro para el bebé. En caso de choque, se hincha solo en el entorno de la cabeza y el pecho. Da lo mismo que conduzcas tú o vayas en el asiento del copiloto: el airbag reacciona a la colisión antes que el cinturón de seguridad, impidiendo que éste presione tu tripa demasiado.

Para mayor seguridad, si conduces, recuerda la regla de los 25 centímetros.

El primer y el tercer trimestre son los más 'complicados' al volante. VERDAD

Me explico. No hay una ley escrita que prohiba conducir durante los tres primeros o los tres últimos meses del embarazo, pero toda mujer que ha vivido la experiencia sabe que su cuerpo experimenta una serie de cambios que no siempre son compatibles con la conducción.

En el primer trimestre del embarazo es habitual sufrir malestar, náuseas y mareos que pueden suponer un peligro para la futura mamá que conduce. También son muchas las mujeres que notan somnolencia (por las alteraciones hormonales, los cambios de los niveles de azúcar en sangre…).

En el último tramo del embarazo, el peso que lleva en su vientre empieza a pasar factura, se siente más cansada y hacer ciertos movimientos no es tan fácil como antes.

Salvo que tu médico te diga lo contrario podrás seguir conduciendo, pero a partir del sexto mes no es recomendable que hagas viajes largos tú sola (ojo, igual que no te dejarán montar en avión… por si acaso). 

Si afrontas un viaje largo en carretera tómatelo con calma. Bebe mucho líquido, para cada dos horas (quizá tu vejiga no aguante tanto…) para ir al baño y aprovecha para caminar unos minutos. También es importante que ventiles bien el habitáculo pues la revolución hormonal que vive tu cuerpo te hace más propensa al mareo (aquí te dejo un truco infalible y rico para el mareo en el coche).

 

Источник: https://www.autobild.es/reportajes/conducir-embarazada-dos-verdades-tres-mentiras-187432

Embarazadas al volante: todo lo que debes saber

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

¿Puedo conducir hasta antes del parto? ¿Es obligatorio utilizar el cinturón de seguridad? ¿Qué debo hacer con el airbag? Son algunas de las dudas que más surgen a muchas de las mujeres que se desplazan en coche durante el embarazo.

Desde la Dirección General de Tráfico señala que la mujer gestante tiene el mismo riesgo de sufrir lesiones por accidente de tráfico que cualquier otro ocupante del vehículo.

Sin embargo, las consecuencias se traducen en daños tanto para ella como para el feto.

De ahí la importancia del conocimiento y empleo correcto de los dispositivos de retención, con el fin de prevenir los riesgos de un accidente.

Hablamos con uno de los mayores expertos en Sistemas de Retención para embarazadas, como es Ricardo Alemán, un educador vial almeriense que lleva a cabo en Roquetas de Mar (Almería) un innovador proyecto de formación para este colectivo, por el que han pasado más de 500 mujeres y familiares directos de las mismas. Ahora se propone un nuevo reto para este colectivo: conseguir sistemas de retención para los taxis de esta localidad, como actualmente lo tienen en el caso de los menores con los sistemas de retención infantil.

El embarazo incrementa el riesgo de accidente de tráfico

Un estudio realizado por un grupo de científicos canadienses, revela que las mujeres embarazadas son más propensas a sufrir un accidente de tráfico, que puede causar la muerte del feto o poner a ambos, madre y futuro bebé en riesgo de discapacidad.

Una conclusión que se llegó tras analizar a 507.602 mujeres que dieron al luz entre 2006 y 2011 y comprobar que algunas condiciones propias de la gestación como náuseas, fatiga, insomnio o falta de atención, podrían propiciar cometer errores al volante, aumentando con ello el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

Los datos, que fueron publicados en la revista Canadian Medical Association Journal bajo el título “Embarazo y riesgo de accidentes de tráfico”, revelaron que del total de estas mujeres sufrieron 6.

922 accidentes – 177 al mes – a lo largo de los tres años previos a quedarse embarazadas, mientras que en el segundo semestre del embarazo sufrieron 757 accidentes – unos 252 al mes -, mientras conducían el vehículo.

El citado estudio revela que, estadísticamente una de cada 50 mujeres embarazadas estarán involucradas en un accidente de tráfico en algún momento de la gestación, sobretodo en el segundo trimestre en el que hay un mayor riesgo de sufrir un accidente grave.

En 2013, la tasa de riesgo de sufrir un accidente de tráfico en una mujer embarazadas en España se situó en 304,6 casos por cada 100.000 embarazadas, según el estudio de movilidad durante el embarazo llevado a cabo por el RACC en colaboración con Catsalut (Emergències Mèdiques) y la Fundación Faros de Sant Joan de Deu.

De los casos citados, la mayor parte de las víctimas sufrieron heridas leves, en total unas 290,4 por cada 100.000. Las que sufrieron heridas graves fueron 12,8 y los fallecimientos se situaron en 1,4.

Pese a esta reducción sostenida de la siniestralidad en carretera, el estudio estima que hasta 38 mujeres embarazadas y fetos murieron como consecuencia de un accidente de tráfico en 2013 en España.

Un innovador proyecto de formación a embarazadas

Cuestiones con las que comentábamos al principio de este post, son las que ayuda a resolver Ricardo Alemán, un policía local de Roquetas de Mar (Almería), que desde hace cuatro años impulsa ‘Roquetas de Mar Educación Vial’, un proyecto sin ánimo de lucro, que se ha convertido en todo un referente nacional en sistemas de retención infantil y seguridad vial para embarazadas. Tanto es así que fue uno de los ponentes expertos invitados a las XI Jornadas Estatales de Educación Vial llevadas a cabo el pasado mes de mayo, en Sanxenxo (La Coruña).

Para este monitor en educación vial de la ESPA (Escuela de Seguridad Pública de Andalucía), “la educación vial va más allá de los colegios e institutos y más, cuando la primera causa de mortalidad infantil es de personas menores de 14 años en accidentes de tráfico, por ello hay que transmitir una concienciación en sistemas de retención infantil”.

El cinturón de seguridad: siempre obligatorio

Entre las embarazadas “sorprende la falta de conocimiento sobre el cinturón de seguridad, ya que la gran mayoría creen que están exentas de utilizarlo, cuando desde 2006 su uso es obligatorio, según el artículo 117 del Reglamento General de Circulación”, subraya Alemán.

Son muchas las embarazadas que se sienten incómodas o que piensan que el cinturón puede dañar el feto e incluso desconocen las ventajas de su utilización. Por ello, Ricardo Alemán, hace hincapié en la “importancia de sensibilizar y concienciar a las embarazadas del riesgo que corren”.

“Llevar el volante un poco más alto del vientre de la mujer, procurar no conducir en los primeros tres meses de embarazo, más propensos a la somnolencia y caminar durante diez minutos para estirar las piernas, en caso de viajes largos de dos horas ”, son algunos de los consejos de sentido común que es conveniente aplicar, señala Alemán.

“No olvidemos que sin cinturón las probabilidades de muerte fetal se incrementan en un 50 por ciento”, remarca Alemán.

La importancia de ajustar bien el cinturón

Para este experto la regla de oro es ajustarse adecuadamente el cinturón colocando la banda inferior por debajo del abdomen, sobre los muslos a la altura de las inglés, “nunca por encima de la ‘barriga’, ya que en caso de accidente, el peso de la madre y la presión del cinturón pueden provocar daños en el feto”. Mientras, la banda diagonal debe ir sobre el hombro, sin rozar el cuello, entre las mamas, sin apoyarse en ninguna de ellas y rodeando el abdomen.

Ricardo Alemán insiste siempre en utilizar el cinturón de seguridad de tres puntos y añade que “en el mercado existen una serie de dispositivos que ayudan a ajustarse correctamente el cinturón de seguridad”.

Conoce los adaptadores de cinturón

Al hilo de lo que comenta este experto, estos son los adaptadores de cinturón que se encuentran en el mercado y que han sido diseñados para colocar de manera correcta el cinturón de seguridad.

Cojín con cintas

Es un cojín que comercializa Clippsafe, se ata al asiento mediante dos cintas, que deben ir alrededor del respaldo y que se ajustan mediante un tensor. Además, lleva dos abrazaderas laterales, que sujetan la banda por debajo del abdomen.

Cojín con Isofix

Bajo el nombre comercial de Besafe Pregnant, este incorpora unos ganchos de sujeción Isofix, que permiten que se utilice también en los asientos traseros. Coloca la banda inferior en V entre las piernas, evitando holgura en las cintas, ya que la mantiene por debajo del vientre.

Chaleco

Este dispositivo, comercializado en el mercado bajo la marca Emobikids incorpora un pequeño chaleco muy ligero y de tacto suave, que se coloca la mujer y guía las dos bandas del cinturón de seguridad para mantenerlas en la posición adecuada. La banda superior diagonal, queda situada sobre el hombro, alejada del cuello y ajustada entre las mamas y la inferior u horizontal se sitúa por debajo del útero de la embarazada, evitando que cruce el abdomen

Alemán califica este dispositivo, fabricado en España, como el mejor ya que es el que “más garantiza la salud del feto y de la madre”. Además es el “más útil de los tres al poder llevarlo en el bolso y utilizarlo bien en el coche, taxi, autobús,… mientras que los otros se dejan fijos en los vehículos y no son plegables”.

El citado experto asegura que “se han realizado pruebas de impacto con una dummy embarazada, que han permitido medir el riesgo fetal comparando las consecuencias de una colisión cuando la ‘madre dummy’ portaba el chaleco y cuando no lo llevaba”. Afirma que “en estas pruebas se ha demostrado que con el chaleco puesto, el riesgo de daño fetal se reducen en un 53 por ciento”.

¿Hasta cuándo puedo conducir antes del embarazo?

Al contario de lo que muchas mujeres piensan, Ricardo Alemán asegura que es posible conducir durante todo el embarazo, siempre y cuando se tomen las medidas de seguridad, con la salvedad de que el médico prescriba lo contrario. Además, “no es recomendable conducir cuando se sufren alteraciones del embarazo, contracciones o riesgo de parto prematuro”.

La importancia de sentarse correctamente al volante

A la hora de posicionarse al volante, Alemán recomienda a la mujer embarazada “modificar los ajustes tanto del asiento como del volante, tantas veces como sea necesario, para hacer del coche el espacio más seguro posible. Por ello, si el volante es ajustable en inclinación es conveniente “dirigirlo, cuando se conduce, hacia el pecho, nunca hacia la cabeza o el abdomen”, subraya.

En el caso del reposacabezas, “debe estar situado a la altura de la cabeza con el fin de proteger tanto la cabeza como el cuello de la gestante”.

¿Debo desactivar el airbag durante el embarazo?

No, el airbag frontal no debe desactivarse cuando la ocupante se encuentre embarazada. Para Alemán “es más recomendable regular la distancia del asiento respecto al volante o salpicadero del vehículo para asegurar el riesgo de colisión”.

“Para que los airbags sean más seguros debe existes unas distancia mínima de 25 centímetros”, subraya este experto. Al mismo tiempo recuerda que “los airbags sólo actúan cuando los cinturones de seguridad han hecho su trabajo en el caso de haberse producido un accidente”.

En caso de sufrir un accidente ¿cómo actuar?

Ahora que las vacaciones estivales tocan su fin para la mayoría de los españoles y se producen en la carretera 6,5 millones de desplazamientos, según las previsiones de la DGT, es cuando se multiplican las probabilidades de un mayor riesgo de sufrir un accidente. Por ello no sólo es de vital importancia extremar la precaución al volante, sino también llevar puesto los sistemas retención infantil. Pero ¿cómo deben actuar la embarazadas en caso de accidente?

Siempre y cuando vayan con alguien “señalizar la maniobra y llamar al 112, con el fin de pasarle toda la información para que realicen las diligencias previas de atestado por el accidente”, son las primera actuaciones a realizar, según Alemán, como medidas de autoprotección para evitar que se produzca un accidente más.

Alemán recuerda que “toda embarazada que sufra un accidente por muy leve que parezca debe buscar asistencia médica y por supuesto, acudir al ginecólogo, para ver sus consecuencias”.

Formación con blog propio

Sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la educación vial, este formador da a conocer sus conocimientos, de manera altruista, a través de su blog. Un ‘hobbie’ que realiza en su tiempo libre y que le llena de satisfacción. Más aún cuando las que han pasado por sus cursos agradecen sus consejos al volante llegando a manifestarle el haber evitado accidentes.

Fotos | Sergio F&M, Bienvenido Alcántara

Circula Seguro | Consejos de protección para mujeres embarazadas

Circula Seguro | Consejos para conducir embarazada y segura

Alemán Consejos para conducir con seguridad Embarazadas proyecto seguridad —

Источник: https://www.circulaseguro.com/embarazadas-al-volante-lo-debes-saber/

Embarazada al volante, ¿misión imposible?

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Un alto porcentaje de accidentes de tráfico tiene lugar en trayectos frecuentes y conocidos.

Esto, unido a la incomodidad de conducir embarazada y el miedo a que el bebé sufra algún peligro, hace que muchas mujeres se planteen si es necesario dejar de conducir cuando saben que están embarazadas.

Pero, ¿está contraindicado conducir durante la gestación? En este post vamos a dar respuesta a esta duda, ofrecer recomendaciones de seguridad para la embarazada al volante, y resolver esos falsos mitos sobre el uso del cinturón y los peligros en el feto.

¿Se debe conducir estando embarazada?

Realmente no existe una prohibición expresa que impida conducir a las mujeres embarazadas. No obstante, diversos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas tienen más riesgos de sufrir accidentes de tráfico.

Por ejemplo: en el estudio realizado por investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) con el título Embarazo y riesgo de accidentes de tráfico, participaron 507.

000 embarazadas para analizar si las características comunes del embarazo aumentaban el error humano y por tanto los accidentes de tráfico.

El estudio concluía que la gestación está asociada con un riesgo sustancial de accidente automovilístico grave durante el segundo trimestre y, por tanto, dicho riesgo merece atención prenatal.

Estos datos no implican que las mujeres embarazadas deban dejar de conducir ni que exista impedimento (si un médico no indica excepcionalmente lo contrario), pero sí sugiere que haya que tomar más medidas de precaución que sin estarlo.

Las estadísticas indican que las etapas de mayor riesgo para el feto son el principio y el final de la gestación. Existe más peligro de desprendimiento de placenta en los tres primeros meses. Además, cuando nos acercamos a la fecha del nacimiento, hay más probabilidades de parto 48 horas después de un accidente de tráfico, por lo que podría tener lugar un parto prematuro.

El uso del cinturón

Las embarazadas, como cualquier otro ocupante de un vehículo, deben usar obligatoriamente el cinturón vayan conduciendo o como pasajeras. Se ha comprobado que, en caso de accidente, el cinturón de seguridad reduce el riesgo de muerte hasta un 80%. Además disminuye las posibilidades de lesiones, tanto para la madre como para el bebé.

Muchas mujeres alegan que les resulta muy incómodo usar el cinturón de seguridad estando embarazadas (sobre todo si su estado es avanzado), pero desde 2006 es obligatorio llevarlo así que no es opcional ni negociable.

Por otra parte, en la sociedad se mantiene la falsa creencia de que el cinturón, al estar situado por debajo del abdomen, puede dañar al bebé. Por eso muchas mujeres se lo ponen mal o deciden no usarlo.

Pero es una creencia errónea y sin evidencia científica. Todo lo contrario. Lo que sí ha quedado demostrado es que en caso de golpe frontal, se puede provocar desprendimiento de placenta y, por tanto, hemorragias en el útero por no usarlo o hacerlo incorrectamente.

Además, ante un accidente o frenazo se podría adelantar el parto o el bebé podría sufrir traumatismo al chocar la cabeza del feto con la pelvis de la madre, por no contar con la sujeción del cinturón. Para evitar estas situaciones, es fundamental que la embarazada sepa colocarse adecuadamente el cinturón de seguridad.

La forma correcta de usar el cinturón estando embarazada

Aunque parezca que no es necesario explicar cómo colocarse el cinturón, existen estudios que demuestran que un gran porcentaje de mujeres embarazadas realizan un mal uso de este elemento de seguridad. Aunque el 91,66% conoce la obligatoriedad del uso del cinturón, un 89% reconoce una incorrecta colocación, según un estudio realizado por la Revista Matronas.

Lo más importante para la correcta colocación del cinturón de seguridad es que las bandas elásticas no queden encima de la barriga. Para ello es necesario que:

  • La banda horizontal del cinturón se ponga por debajo del abdomen, ajustándola a los huesos de la cadera para que no haya holgura y así se evite el movimiento y no suba hacia el vientre. Eso sí, sin que apriete en exceso.
  • La banda diagonal debe ir ajustada sobre el hombro y el esternón, sin que roce el cuello. Además, es importante que la banda se coloque entre las mamas, pero sin apoyarse en ninguna de ellas. Con esa posición también conseguiremos que rodee el abdomen y no lo presione.

A esto hay que añadir que ambas bandas deben quedar bien ajustadas al cuerpo, sin holguras, para evitar el movimiento. Es importante no utilizar ni cojines, pinzas ni otro tipo de rellenos entre el cinturón y la mujer que puedan afectar su capacidad de retención.

Además de la colocación correcta, existen accesorios para evitar que el cinturón se deslice y pueda causar daño al bebé. No son necesarios si se ponen de forma correcta (como ya hemos indicado) las dos bandas. Si aun así te decides a usarlos, es fundamental asegurarse de que dichos dispositivos están homologados antes de su  uso.

En relación al popular cinturón para embarazadas, cabe destacar que su función es exclusivamente la de reconducir la banda horizontal por la pelvis para que se mantenga fijo y no se desplace hacia arriba. También es importante evitar las ropas holgadas y saber que el asiento debe estar lo más vertical posible (dentro de los límites de la comodidad) y que el culete debe ir bien atrás. 

Otras recomendaciones de seguridad para la embarazada al volante

En el estudio recientemente mencionado también se concluye que un 88% de las gestantes piensa que el airbag resulta peligroso para el feto.

Se trata de una creencia también errónea. El uso del airbag es seguro en principio.

Hay que tener en cuenta que, en caso de accidente, esta bolsa de aire solo llegaría a tu cabeza y a tu pecho, por lo que no tendría que afectar al feto.

No obstante, no debemos olvidar que en caso de embarazo se recomienda que se aumente la distancia entre la barriga y el volante. La separación debe ser de al menos 20 centímetros.

Con este alejamiento se intenta evitar que, en caso de impacto, la barriga sufra un golpe que pueda conllevar un desprendimiento de placenta u otras consecuencias para el feto.

Si respetamos dicha separación, el uso del airbag no solo no está prohibido (no hay que desactivarlo, como en algún momento se recomendó), sino todo lo contrario porque en caso de accidente protegería a la madre y, por tanto, también al bebé.

Síntomas que dificultan la conducción

A pesar de que no exista prohibición, el sentido común debe estar por encima de cualquier decisión estando embarazada.

Hemos visto en el primer estudio mencionado, que la gestación está asociada con un riesgo sustancial de accidente automovilístico.

Esto se debe a factores como: la distracción, las náuseas, las bajadas de tensión o azúcar, la somnolencia, la fatiga, las jaquecas… y otros síntomas que son recurrentes en las mujeres embarazadas.

Estos cambios en el organismo pueden influir en la capacidad de concentración y, por tanto, en la conducción. Por eso es necesario limitar el uso del vehículo si padeces molestias o síntomas asociados al embarazo. Intenta conducir en los momentos en que sepas que se reducen estos factores que limitan tu capacidad de conducción.

También se recomienda acortar la duración de los viajes (no superando las dos horas de duración) y realizando las paradas necesarias para hidratarte, descansar, estirar las piernas, etc. Asimismo, se deben evitar las comidas copiosas, pero también los largos periodos de ayuna.

Es preciso también que extremes las medidas de seguridad si sientes contracciones y que consultes con tu especialista la conveniencia de ponerte al volante si tu embarazo sufre riesgo de parto prematuro. Por último, si sufres algún accidente, por leve que te pueda parecer, debes acudir al médico para que valore si ha habido alguna consecuencia o lesión.

Cosas que no debe hacer una embarazada al volante

La Fundación Mapfre ha creado un decálogo de cosas que no deben hacer las mujeres embarazadas cuando conducen. Algunas las hemos mencionado, pero las vamos a incluir a modo de resumen:

  • Ir sin cinturón de seguridad o colocarlo mal.
  • No seguir las indicaciones del médico o la matrona. Si el especialista o la matrona nos desaconsejan seguir poniéndonos al volante por algún motivo, debemos hacerles caso.
  • Seguir conduciendo a pesar de que el vientre está demasiado cerca del volante.
  • No descansar lo suficiente o realizar labores inapropiadas que supongan esfuerzo.
  • No adaptar el asiento y volante a nuestras nuevas necesidades. Debemos modificar la altura y posición del asiento.
  • No hidratarse o parar para descansar durante los trayectos largos.
  • Usar cojines o almohadas sobre el asiento, así como utilizar pinzas para el cinturón, ya que puede afectar a su funcionamiento.
  • No acudir al especialista en caso de colisiones leves también es un error.

¿Hasta cuándo puedo conducir estando embarazada?

Es una pregunta muy recurrente entre las embarazadas y su respuesta es muy sencilla: hasta que dejes de sentirte confiada o cómoda haciéndolo. No obstante, la mayoría de los especialistas desaconsejan que se conduzca entrado en el tercer trimestre.

Conoce qué ocurre en tu cuerpo durante el tercer trimestre, qué síntomas tendrás y cómo afrontarlos así como los mejores cuidados para afrontar esta etapa del embarazo con el Seminario Online «El tercer trimestre»

Si aun así decides hacerlo, no viajes sola a partir de la semana 30 por si surgiera alguna emergencia. Y si puedes llevar la bolsa para el hospital en el maletero, aún mejor. Se trata de un elemento que genera tranquilidad.

Por último, recuerda siempre anteponer el sentido común. Si no te encuentras cómoda, el transporte público es una buena opción o pídele a otra persona que conduzca en tu lugar. Siempre debes cuidarte al volante, ¡pero ahora tienes que cuidarte por dos!

Revisado por:

  • Alergia, asma y embarazo

    Alergia, asma y embarazo son combinaciones incómodas, pero por muy incómodo que sea ir con el moquillo colgando o lagrimeando mientras te pican los ojos, estos son solo síntomas menores, ya que hay personas que…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/embarazada-al-volante/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: