Embarazo con cáncer

El embarazo durante y después del cáncer de mama

Embarazo con cáncer

Ser diagnosticada con cáncer de mama durante el embarazo tiene una gran repercusión tanto en la futura madre como en su entorno familiar.

Sin embargo, si el ginecólogo detecta alguna alteración en los senos, es necesario realizar las pruebas para obtener el diagnóstico definitivo o para determinar en qué estadio se encuentra el tumor.

Estas pruebas pueden ser: ecografía, biopsia y/o Rayos X de tórax con protección del feto. 

La mamografía no es la prueba de preferencia, pues, aunque supone un riesgo mínimo de radiación sobre el feto, la densidad que presenta la mama durante la gestación puede dificultar el diagnóstico. Por otra parte, se aconseja evitar la realización de una Tomografía Axial Computarizada (TAC), pues implica una alta dosis de radiación.

Una de las dudas que podrían surgir en la futura madre es: ¿El cáncer puede transferirse de la madre al feto? No se han reportado casos como este, aunque si el cáncer se propaga a la placenta, podría incidir en la cantidad de nutrientes que la madre aporta al feto.

Tumores más difíciles de detectar

El cáncer de mama en mujeres embarazadas es poco frecuente, pues representa entre el 6% y el 15% de los tumores de mama en pacientes entre 24 y 44 años, de acuerdo con las cifras publicadas por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama, GEICAM

Asimismo, estos tumores son más difíciles de detectar durante la gestación, debido a los cambios que ocurren en la mama. Por esta razón, generalmente el cáncer de mama en mujeres embarazadas es detectado en un estadio más tardío que en el caso de las mujeres no gestantes. 

¿El tratamiento para el cáncer de mama es seguro para el feto?

Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), señalan que la cirugía (mastectomía radical) es el tratamiento de preferencia. En cambio, la radioterapia puede suponer un riesgo para el feto, debido a la radiación.

Asimismo, se desaconseja la quimioterapia durante los tres primeros meses de embarazo, debido al riesgo de malformaciones. Este tratamiento, aunque tras el primer trimestre de embarazo no se relaciona con un elevado riesgo de alteraciones en el feto, sí puede implicar riesgo de parto prematuro o pérdida. 

En cuanto a la terapia hormonal, los estudios sobre su aplicación en mujeres embarazadas resultan escasos y su eficacia aún no ha sido determinada. 

¿Puedo dar pecho a mi bebé después del tratamiento?

Es posible la lactancia materna tras el tratamiento del cáncer de mama, siempre y cuando la madre no esté recibiendo quimioterapia o terapia hormonal, ya que podrían ocasionar alteraciones al lactante. 

Evitar la lactancia no incidirá en el pronóstico de la madre, aunque se aconseja su supresión en caso de cirugía. 

¿Puedo quedar embarazada si he tenido cáncer de mama?

Si has tenido un cáncer de mama, antes de intentar quedarte embarazada es necesario esperar un tiempo después de finalizar el tratamiento y la desaparición de la enfermedad. El tiempo dependerá de tu edad, del estadio en el que se encontraba el tumor al ser diagnosticado, así como del pronóstico y el tratamiento. En todo caso, resulta una decisión que debes evaluar junto a tu médico.

Algunos tratamientos contra el cáncer de mama pueden afectar la capacidad para concebir de forma temporal o permanente. Por ello se aconseja que converses con tu equipo médico sobre los riesgos de infertilidad y las opciones con las que cuentas para poder ser madre tras superar la enfermedad, como pueden ser la criopreservación de ovocitos o de la corteza ovárica.

Referencias consultadas

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA CONTRA EL CÁNCER (AECC). Embarazo y Cáncer de Mama. [en línea] [consulta: junio 2019] Disponible en: https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-mama/mas-informacion/embarazo-cancer-mama

GRUPO ESPAÑOL DE INVESTIGACIÓN DE CÁNCER DE MAMA (GEICAM). Un 50% de los casos de cáncer de mama gestacional son más agresivos y difíciles de tratar [en línea] [consulta: junio 2019] Disponible en: https://www.geicam.org/actualidad/noticias/actualidad-sanitaria/la-mitad-de-los-casos-de-cancer-de-mama-gestacional-son-los-mas-agresivos-y-dificiles-de-tratar

Cáncer de mama y embarazo [en línea] [consulta: junio 2019] Disponible en: 

Cáncer de mama y embarazo

BREASTCANCER.ORG Pregnancy After Treatment [en línea] mayo, 2016 [consulta: junio 2019] Disponible en: https://www.breastcancer.org/tips/fert_preg_adopt/preg_post_treat

Being Diagnosed During Pregnancy [en línea] marzo, 2019 [consulta: junio 2019] Disponible en: https://www.breastcancer.org/tips/fert_preg_adopt/bc_pregnancy

Fertility and Pregnancy Issues During and After Breast Cancer [en línea] marzo, 2019 [consulta: Junio 2019] Disponible en: https://www.breastcancer.org/tips/fert_preg_adoptCANCER.

ORG Cuando se descubre cáncer de seno durante el embarazo [en línea] octubre, 2017 [consulta: Junio 2019] Disponible en: https://www.cancer.

org/es/cancer/cancer-de-seno/pruebas-de-deteccion-y-deteccion-temprana-del-cancer-de-seno/cuando-se-descubre-cancer-de-seno-durante-el-embarazo.html

Источник: https://kernpharmabiologics.com/pacientes/unamigaatulado/blog_amiga/el-embarazo-durante-y-despues-del-cancer-de-mama/

Cáncer y embarazo cuando coinciden

Embarazo con cáncer

Con el cáncer afectando a personas cada vez más jóvenes y la edad de la maternidad retrasándose empezamos a ver mujeres en las que cáncer y embarazo coinciden. Es una situación todavía poco frecuente, pero plantea situaciones de toma de decisiones importantes sobre cómo y cuándo hacer el tratamiento. Este artículo habla de la coincidencia de cáncer y embarazo.

Este artículo se centra en aspectos psicológicos. No sustituye ninguna información médica ni está planteado para orientar a las personas hacia un tratamiento u otro.

La coincidencia de cáncer y embarazo

Hasta hace unos años era poco frecuente que las mujeres jóvenes tuvieran enfermedades oncológicas propias de la edad adulta. Si aparecía el cáncer lo hacía décadas después de que la mujer hubiera tenido hijos.

Actualmente, sin embargo, vemos mujeres con cáncer a una edad cada vez más joven.

Por otra parte, la edad de la maternidad también se está retrasando (la media de edad de las mujeres al tener el primer hijo ha pasado de los 25 años en 1975 a los casi 31 en 2015).

Por eso en la actualidad es más habitual que cáncer y embarazo coincidan -aunque sigue siendo poco frecuente-.

Los tipos de cáncer que afectan más a las mujeres durante el embarazo son el cáncer de mama, el cáncer de cuello de útero, el linfoma y el melanoma.

De todos estos, el melanoma es el único que tiene un pequeño riesgo de transmitirse al feto, porque puede hacer metástasis a través de la placenta. Aún así es un riesgo muy bajo.

Las causas del tumor durante el embarazo son las mismas que en las mujeres no embarazadas, por lo que lo único que explica que se presenten en el mismo momento es una coincidencia. Y como en ambas situaciones (el cáncer y el embarazo) la mujer está sometida a un control médico, el seguimiento de una facilita la detección de la otra.

Opciones de tratamiento del cáncer en mujeres embarazadas

En términos generales el tratamiento de una mujer a la que coinciden cáncer y embarazo dependerá del momento de la gestación, del tipo y extensión del tumor, de su estado general de salud y, siempre que se pueda, de sus preferencias personales. Se tiene en cuenta que el objetivo de curar el cáncer se combina con el de proteger a la mujer y el hijo que espera.

Cuando la cirugia no afecta el útero se considera bastante segura. Esto incluye la anestesia, que normalmente no da lugar a complicaciones para el pequeño. De todos modos, un/a obstetra puede ayudar a la mujer a decidir cuál es el mejor momento para hacer la intervención.

En relación a la quimioterapia, el riesgo de afectar el embrión es más elevado durante el primer trimestre (cuando se le están formando los órganos) que durante el segundo y el tercero.

De todos modos el riesgo siempre está, y en unos medicamentos más que nos otros. Se puede producir un parto prematuro y bajo peso al nacer la criatura. Por ahora no está claro si la quimioterapia durante el embarazo afectará al niño durante su vida.

En esta página encontrarás más información.

En radioterapia, el aumento de la precisión de los últimos años hace que, con ciertas precauciones, se pueda llevar a cabo en mujeres con cáncer y embarazo, siempre y cuando se haya superado el primer trimestre. El embrión es especialmente sensible a la radiación. Esta página contiene una información muy completa sobre esto.

Tengo cáncer y estoy embarazada: Qué debo hacer

La coincidencia de cáncer y embarazo en una misma persona y momento produce un choque muy importante en el estado de ánimo. El embarazo se suele vivir con alegría y esperanza para el futuro, al contrario que la enfermedad oncológica.

Por eso muchas mujeres tienen, como primera reacción, un dilema: ¿Qué es más importante; curar el cáncer o proteger al niño o la niña que se está gestando? No hay una respuesta correcta.

Es un escenario de toma de decisiones complejo, en el que hay que tener en cuenta varios factores:

  • El momento del embarazo: Los riesgos suelen ser más elevados durante el primer trimestre. Como no se hace un solo tratamiento, sino que se combinan entre ellos, se suele buscar la opción que permite los mayores beneficios con los mínimos perjuicios. Algunas mujeres deciden esperar a que el embarazo haya evolucionado y, si es necesario, adelantar el parto para comenzar antes el tratamiento. Otras optan por abortar para evitar que el cáncer se complique. Ninguna de estas decisiones es fácil, ni ninguna mujer merece que la juzguen o critiquen por haberla tomado.
  • Quién toma las decisionse: En última instancia, la mujer afectada. Pero es menos difícil hacerlo con la participación de su pareja (si tiene), de la familia y de los profesionales sanitarios. Conjuntamente y habiendo evaluado todas las opciones.
  • Cómo se toman las decisiones: Con la información disponible y con el tiempo de reflexión necesario. Reservando la posibilidad de cambiar de decisión, si es posible, más adelante. Las personas cambian y sus circunstancias también.

También es normal tener miedo de si la decisión tomada no es la correcta, y de si eso significa que se es una mala madre.

Algunas mujeres se sienten culpables por cómo el tratamiento puede afectar el embrión, o por si no habrían podido hacer algo para evitar que cáncer y embarazo coincidieran (como ir al médico más a menudo).

Estos pensamientos son comprensibles y merecen atención (lo cual no quiere decir que la mujer esté en lo cierto cuando se culpabiliza). A veces reconocen que estos pensamientos son irracionales.

¿Me podré quedar embarazada después de haber hecho tratamiento por el cáncer?

Entre el 15% y el 30% de niñas y adolescentes tratadas de un cáncer pierden la fertilidad. Esto es porque los óvulos no se producen durante la vida, sino cuando la mujer todavía es un embrión dentro de su madre, y algunos tratamientos afectan estos óvulos.

Las posibilidades, en estos casos, son la preservación de óvulos (sacarlos antes del tratamiento para conservarlos sanos y utilizarlos después), la preservación de embriones ya fecundados -si la mujer tiene pareja masculina o ha encontrado un donante de esperma- o utilizar óvulos de una donante. Queda claro que todas las opciones son muy condicionales: cada posibilidad es para situaciones concretas. Por lo tanto la decisión a tomar debe ser muy personalizada.

Deja tu comentario u opinión y te responderé personalmente. Y si te ha gustado este artículo, compártelo con tus contactos!

Источник: https://psicologiaencancer.com/es/cancer-y-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: